Decine21
Blog de Hildy El líder de Podemos aprovecha la serie para lanzar sus consignas políticas

Pablo Iglesias dice que "El juego del calamar" le va a gustar al Papa

Pablo Iglesias reincide en la estrategia del calamar para ponerse a la gresca. O sea, arroja tinta contra sus enemigos políticos y sociales, el capitalismo o la cultura del mérito individual, algo más fácil al parecer que vicepresidir un gobierno, tarea que le cansaba demasiado, o que no le parecía lo suficientemente estimulante.

Con fecha 19 de octubre, Pablo Iglesias es un famoso más que aporta su granito de arena al debate que ha cundido entre la opinión pública acerca de la serie surcoreana El juego del calamar. Es bien conocida la afición del ex vicepresidente del gobierno a las series televisivas y a los juegos, pues ha saltado del juego de tronos al juego del calamar, tirando porque le tocaba y para eso le pagan, desde un artículo de opinión en ctxt.

Le ha gustado más que Los juegos del hambre, porque claro, nació con el pecado original, esta película venía de Estados Unidos, que no deja de ser el malvado imperio capitalista que tanto daño causa. Y aunque la que nos ocupa viene de la capitalista Corea del Sur –en Corea del Norte la creatividad y la libertad brillan por su ausencia–, le ha parecido más válida, quizá porque el director Hwang Dong-hyuk, en cita de Iglesias, afirma que la serie está escrita como “una fábula acerca de la sociedad capitalista moderna, algo que representase una competición extrema”.

El aficionado comentarista de series Iglesias toma el rábano por las hojas y presenta una enmienda a la totalidad a la economía de mercado aseverando que “la serie ridiculiza la creencia neoliberal de que el éxito es el resultado del esfuerzo y el mérito”. Por supuesto, al exhibirse como abanderado del marxismo guiado por la náusea moral que produce el capitalismo, la injusticia y la lucha de clases, y tal y cual, no presenta mácula alguna en la aplicación práctica de un sistema de pensamiento que tantas tiranías, sufrimiento y muertos ha causado. Resulta más cómoda la mirada maniquea del mundo y reconocer sólo los defectos del otro lado, que los tiene, y muy gordos, y soltar frases llamativas para volverse más papista que el Papa, la estrategia del calamar que solo quiere enturbiar las aguas de un mundo real que ya es bastante complicado de por sí, para que él venga a oscurecerlo más.

Lo último del mundo del cine