Decine21
Blog de Hildy ¿Qué fue de las lenguas clásicas?

El león de la Metro ya no sabe latín

Cuántos recuerdos nos trae el rugido del león de la Metro, oír su gggrrrrrr y acordarnos de mil y una películas que tanto hemos disfrutado es todo uno. Sin embargo, hace un par de días, vi al entrañable león, y algo me llamó poderosamente la atención.

En efecto, me disponía a contemplar el pasado martes la última película de Ridley Scott, La casa Gucci, y me encontré con el viejo amigo melenudo, mi león favorito, preparado a rugir a todo meter. Pero al ir a leer el tradicional lema en latín que figura sobre su cabeza en una especie de celuloide que imita al pergamino doblado, “Ars gratia artis”, creí que mis ojos me engañaban, pero no, leí en inglés “Art for Art's Sake”, y sólo después de un rato, se producía una transición donde, sí, aparecía “Ars gratia artis”.

En fin, los que estudiamos latín en el bachillerato, que antes éramos todos, podíamos traducir sin ningún problema a “El arte por la gracia del arte”, o acercándolo al modo habitual de hablar “El arte por el arte”, o “El arte por amor al arte”.

Pero se ve que las generaciones actuales, que prácticamente maman el inglés antes que la teta materna, son incapaces de interpretar lo que ven sus ojos, y ha sido necesario poner la traducción en inglés. Investigando, me entero de que esta modificación en el prólogo de las películas se produjo este año 2021, el 8 de marzo, y que el león está creado por ordenador, será para que ningún animal sufra o sea explotado miserablemente rugiendo en una película de la Metro. Quizá ya ha habido alguna película con esta “innovación”, de ser así, no me había dado cuenta.

Qué pena la postergación de las humanidades en general, y del latín en particular, en los planes de estudio del bachillerato español, y supongo que en gran parte del mundo mundial. Pero quién sabe, quizá esta traducción, subtitulado o como quiera llamarse del lema de la Metro sirva para poner de moda un poquito el latín, que es cultura general, imposible entender nuestro idioma y la cultura occidental si no sabemos nada, o casi, de la antaño lengua vehicular del imperio romano, si se me permite esta hortera expresión.

Así que mucho me temo que “Temporibus peccata latent et tempore parent”, y en fin, si no tienen un traductor a mano, aquí va la versión en español, “Los pecados permanecen ocultos durante mucho tiempo, pero reaparecen en el momento oportuno”. Ojalá sepamos reconocer el del olvido del latín, y hacer oportuna penitencia. Palabra de león.

Lo último del mundo del cine