Decine21

Blog de Hildy

Con novedad en el frente de la guerra del streaming

A vida o muerte: La acuciante necesidad de Netflix de reinventarse

Algo está pasando en la guerra de streaming. La diversificación de producto está jugando a favor de compañías como Amazon, Apple y Disney, mientras que Netflix ve que vivir solo de su plataforma con un modelo de suscriptores de pago puede no ser viable. (Imagen: Fotograma de "Sin novedad en el frente", película alemana producida por Netflix)

Como ya hemos informado en Decine21, los resultados de los primeros trimestres en Netflix no han dado las cifras apetecidas. Frenazo en seco en el número de suscriptores, con bajadas apreciables en algunos territorios, más una estrepitosa caída del valor en bolsa después de una época en que todo era subir, subir y subir, la de Red Hastings y Ted Sarandos era la empresa de moda, la que aguantaba en tiempos de pandemia, la que ofrecía las series más “cool”.

La dirección del viento ha cambiado, vivimos tiempos inciertos con guerra de Ucrania y crisis energética, entre otros factores, y esto afecta de un modo clarísimo a las grandes corporaciones que tienen puestos todos los huevos en la misma cesta, el caso de Netflix. Porque Amazon vende de todo como gigante del comercio electrónico, y se puede permitir jugar con Los Anillos de Poder, y lo mismo Apple, que con sus móviles y ordenadores va construyendo poco a poco, sin prisa pero sin pausa, su Apple TV+. Mientras que Disney, a pesar de sus experimentos gaseosos woke, donde deberían ser más cautos, pueden presumir de la reapertura de sus parques temáticos, que son un chorro de ingresos por parte de muchos visitantes que tenían mono de viajar. En tal tesitura, Netflix sólo puede ofrecer más de lo mismo, más películas, más series, con el handicap de que muchas producciones ya están sólo en las plataformas de la competencia; y que de entre lo entregado este año, no ha habido ningún "bombazo".

¿Por dónde está tratando de armar Netflix una aproximación de estrategia que le permita diversificar? Pues por donde puede, que no es mucho. La persecución de que los usuarios compartan sus contraseñas es impopular, y pienso que los de Hastings saben que es una batalla perdida, en la que no pueden apretar mucho las tuercas. Ofrecer “realities”, videojuegos y otras formas de ocio pienso que tampoco van a atraer multitudes. De modo que lo último, que va a seguir el ejemplo de Disney+ y HBO Max –esto también daría mucho que hablar, en Warner no las tienen todas consigo, véase lo de arrojar por la borda una superproducción en la que se habían gastado millones, Batgirl, un misterio muy misterioso–, es el de ofrecer a los usuarios una suscripción a Netflix con publicidad.

A tal respecto, The Wall Street Journal informaba los pasados 6 y 14 de septiembre que habían tenido acceso a un documento dirigido a potenciales anunciantes en Netflix, con estimaciones de que esperaban haber captado a finales de 2023 a 40 millones de suscriptores, 13,3 de ellos procedentes de Estados Unidos. Puede parecer una cifra modesta frente a los actuales 220 millones de suscriptores, pero todo es empezar. Al parecer se ofrecían además proyecciones de suscriptores en una docena de países, entre ellos España, además de Brasil, México, Reino Unidos, Japón, Francia, Alemania, Corea del Sur, Italia, Australia y Canadá.

Como es sabido, en la aventura de implementar la pata publicitaria es socio preferente de Netflix Microsoft. La pregunta que flota en el ambiente es si la compañía de Hastings y Sarandos no acabará siendo absorbida por esta tecnológica. El movimiento tiene todo el sentido, así que habrá que estar muy atentos a las novedades que acontecerán el el frente en los próximos meses. Lo curioso es que Warner hace unos meses hizo el movimiento contrario, apartarse de AT&T, algo de difícil comprensión. En cualquier caso la guerra del streaming continúa, ya lo creo que sí.

  • Netflix
  • Publicidad
  • Guerra del streaming

Lo último del mundo del cine