saltar al contenido principal

Hablan el guionista y el director de una película con el espíritu de Los Beatles

Ha ocurrido al fin. La colaboración de dos grandes cineastas británicos, Richard Curtis y Danny Boyle. La ocasión la ha propiciado “Yesterday”, una comedia romántica rebosante de buenos sentimientos, como le encanta a Curtis, y que Boyle ha sabido hacer suya. Hablamos con ambos en profundidad acerca de cómo se gestó la película.

 

¿Cómo nació Yesterday?

Richard Curtis: Uno de nuestros productores acudió a mí con una genialidad de Jack Barth, una historia sobre un músico que recuerda las canciones de Los Beatles en un mundo en el que los demás no parecen conocerlas. Me entusiasmó la idea y, en ese momento, le dije que no quería leer ningún guion..., porque quería intentar escribirlo yo. Acabé escribiendo la película basada en esa noción tan sencilla y brillante. Total, que aunque la extraordinaria premisa es de Jack, el guion y la forma de la historia son míos.

Yo no pensaba dirigirla. Ni siquiera me planteé quién debía hacerlo, porque lo primero que hay que hacer es escribir un guion que merezca que alguien lo dirija. No obstante, cuando lo acabé, Danny Boyle fue la primera persona a la que pregunté. Colaboramos en una pieza para los Juegos Olímpicos en la que trabajé con Rowan [Atkinson], creando una actuación para Mr. Bean. Fue genial que Danny quisiera algo divertido en mitad de la ceremonia de inauguración, porque no es algo muy común.

Danny siempre quiere más de todos los aspectos de una escena, y eso es apasionante. Es un cineasta eufórico. No paraba de hablar de que Jürgen Klopp gestiona el equipo de fútbol del Liverpool con algo llamado ‘Gegenpressing’, que es presionar todo lo posible en el ataque, y asegura que eso es precisamente lo que él quiere siempre hacer.

No me parecía muy probable en aquel momento que aceptara. En cierto modo, Cuatro bodas y un funeral es la antítesis de Trainspotting, y viceversa. Pero se puede interpretar de ambas formas que lo hiciera. Como esperado o como inesperado.

Danny Boyle: Me lo leí el guion] de una sentada y le contesté de inmediato por correo electrónico con una frase contundente. Le dije que era una genialidad por derecho propio. Pero Richard me comentó: “Bueno, no exactamente. Está basado en una historia ya escrita que yo he reescrito”. En todo caso, fue una sorpresa maravillosa y una auténtica gozada de imaginar: la sencilla idea de que todo el mundo olvidara a Los Beatles, menos un cantautor de Suffolk que sobrevive como puede con su música.

rodaje3

¿Se ha tenido que ceñir mucho Boyle al guión que le entregó Curtis?

RC: Cuando Danny vino a vernos, nos pidió realizar una especie de audición, como si fuera un candidato más, lo que por supuesto era una idea absurda. Pero su intención era comprobar que las ideas que consideraba claves fueran aceptables para nosotros. Si no, no quería aceptar el proyecto. Por eso, nos presentó claramente la película que quería hacer.

Escribir siempre es un proceso de cambio. Para cuando está editado, acabas eliminando 25 páginas por completo, así que no soy muy tiquismiquis con el tema. Fue todo para bien. Jack está contando una mentira a lo largo de casi toda la historia, y ¿cómo se expresa eso? Yo había insistido varias veces en que él se sentía muy culpable, y Danny me dijo que esa insistencia era difícil de mantener; ¡hay un límite respecto al número de veces que puedes centrarte en la cara del personaje para que veamos lo culpable que se siente! Se le ocurrió la idea de meterlo en una pesadilla en la que todos sus peores sueños se hacían realidad, así que ahora hay una escena donde visualizamos con eso la culpabilidad de Jack, en vez de limitarnos a verlo a él poniendo cara de circunstancias. Es una escena bastante contundente. Fueron cambios de ese tipo, para hacer la película más visual, más emocionante y mejor.

DB: Siempre he considerado a Richard el poeta aclamado del romance y la comedia de Gran Bretaña. Me fascina su devoción a la intersección entre romance y comedia. Hace tiempo hice un par de películas, Tumba abierta y Trainspotting, que contaban con un presupuesto muy bajo, pero que fueron muy bien en taquilla, y todo el mundo se lanzó a llamar a nuestra puerta insistentemente para preguntarnos qué íbamos a hacer a continuación. Para decirnos que hiciésemos esto y aquello. Y yo me salí por la tangente e hice lo que yo consideraba una comedia romántica, Una historia diferente, de la que estoy muy orgulloso.

Pero cuando volvimos tras el rodaje, antes de montarla, recuerdo leer el guion de Richard de Notting Hill. Y pensé: “Esto sí que es una comedia romántica en su sentido más estricto”. Ha sido genial formar parte del proceso de trabajar en un guion como este firmado por él, y mostrar un romance totalmente sincero que realmente cree en el amor. Creer en Los Beatles es creer en el amor. Y nadie puede acusar a Richard de no creer.

¿Es Yesterday sobre todas las cosas, una historia de amor?

DB: Alguien mencionó algo sobre el número de veces que aparece la palabra “amor” en las canciones de Los Beatles en comparación con la Biblia. Los temas de Los Beatles ganan por goleada. Espero que eso sea lo que la gente saque de la película: que es una historia de amor. Así que ¿qué mejor que acudir a Los Beatles para una historia así de romántica? Es una historia de amor por partida doble. Amor por esta música, que ya forma parte de la cultura mundial, y una inesperada y preciosa historia de amor que se desarrolla a su compás y que aprovecha el arco de la trama, haciéndonos vivir una auténtica montaña rusa de emociones.

El eje del mundo realmente cambió cuando se le otorgó a la gente poder para expresar sus instintos sobre el arte, el amor y la poesía. Todos esos ingredientes que pueden contener esas canciones cambiaron el mundo radicalmente a fuerza de movimiento... hacia la sensibilidad adolescente y de la gloria del pop. La gente decidió decir sí a la vida. Y todo por esos cuatro tipos.

rodaje2

¿Cómo fue la selección del protagonista, Himesh Patel?

RC: Hubo candidatos que hicieron audiciones fantásticas. Acudieron actores muy buenos que no sabían cantar, y cantantes muy buenos que flojeaban en la interpretación.

DB: Nos trajeron a un actor diciéndonos que salía en EastEnders. Yo no veo la serie normalmente, pero sí que lo reconocí. Fui jurado en la sección de cortos de un festival llamado Shuffle, que dirige mi hija y que se celebra en el East End, el barrio de Londres donde yo vivo. Voté por Two Dosas, un corto de 15 minutos protagonizado por Himesh en el que estaba muy divertido, con ese humor jocoso, moderno, de golpes, que le caracteriza. No lo relacioné entonces, pero luego me di cuenta.

Tocó “Back in the U.S.S.R.” con la guitarra acústica, y fue uno de esos momentos revelación. En cuanto la cantó, lo supe. Había otros candidatos más obvios para el papel, pero desde ese instante lo tuve claro. Era él. Es como si nunca hubiera escuchado esa canción antes, y mira que me encanta. La hizo suya.

Era totalmente respetuoso con los temas de Los Beatles, pero desplegando mucha libertad a la hora de interpretarlas. No era la típica versión de karaoke tratando de dar tu propio toque. Era como si estuviésemos escuchando un tema nuevo. No sé cómo lo hacía, pero Himesh era capaz de hacer sonar todo como si fuera suyo.

RC: A Danny y a mí nos encantó Himesh. Era ingenioso y encantador; irradiaba esa claridad y esa belleza que hacía que las canciones de Los Beatles desprendiesen vida propia, y nos pareció fabuloso el que no fuera particularmente famoso... menos para los fans de EastEnders. Para esa gente en concreto, es una de las ocho personas más famosas del mundo.

Lily James está fantástica como Ellie, la amiga, y más que amiga, del protagonista, no tiene glamour, y sin embargo…

DB: Lily James ilumina todo a su alrededor. Es la primera vez que trabajo con ella. Cuando vino, hablamos un poco y leímos un par de escenas juntos. Siempre me gusta interpretar las escenas con el actor o la actriz en cuestión. Yo hacía de Jack en las audiciones de ella, y de Ellie en las de Himesh. Enseguida me quedó claro que es una actriz fantástica. El personaje de Ellie es su amiga y también su mánager en cierto modo, porque siempre le está ayudando a mover su material y a conseguir actuaciones. Contrasta diametralmente con la otra mánager, Debra. Las dos son actrices muy divertidas, pero Lily despliega una gracia especial haciendo de Ellie que está siempre presente aunque ni ella misma se dé cuenta. Eso es oro puro.

RC: Hace una interpretación fabulosa. Es la única actriz que vimos para este papel de una chica normal pero encantadora, con el pelo revuelto y cierto mal gusto vistiendo. Es el alma y el corazón de la película.

DB: Lily ayudó mucho a Himesh llevando el peso del papel protagonista. Hay chispa entre ellos. Se llevaron de maravilla y compartieron en gran medida la responsabilidad en la película.

coned

Y luego está Ed Sheeran, haciendo de sí mismo. Creo, Richard, que sois buenos amigos...

RC: Ed es el hijo que nunca tuve.Yo me teñí el pelo de naranja cuando era joven, y Ed igual. Lo cierto es que, en cierta medida, la película trata de Ed: un Ed que no ha triunfado, pero que es de Suffolk y que está prometido a una chica con la que fue al colegio. En resumen, la misma historia que Jack. Hay muchos ingredientes de la vida de Ed que me rondaban la cabeza porque hace muchos años que lo conozco. Estábamos en Suffolk con Danny cuando Ed vino a cenar con nosotros y Danny le soltó: “Deberías participar en la película. Tú deberías ser la persona famosa que descubre a alguien anónimo y le ayuda a triunfar”.

DB: Fui a una cena tipo Hollywood, supongo, pero en Suffolk, que es donde vive Richard. Ed vive cerca. El propio Himesh creció en Cambridge, donde sus padres regentaban una tienda que está muy cerca. Hay muchas conexiones.

No creo que Ed supiera quién era yo; lo pillé buscando mi nombre en Google en el transcurso de la velada. ¡Por suerte, estoy en internet! Le oí decir: “¿Este es el tío que va a dirigir la película?”.

A priori uno supondría que no sería complicado interpretarse a sí mismo...

DB: Es a lo que se dedica. Pero era una idea muy en ciernes, cogida con pinzas. Ha vivido una experiencia similar profesionalmente: cantautor que toca en pubs locales de Suffolk y que se ve catapultado a un éxito y a una fama increíbles con una serie de canciones que lo han llevado hasta allí. Nada que ver con famoseos vacuos; es todo fruto de su talento y su trabajo duro componiendo. Nos pareció idóneo usarlo así en la película, tal y como es.

Le dije que tenía que pasar tiempo con nosotros ensayando. Era perfectamente consciente que, debido a su éxito, es una persona con muy poco tiempo. Pero acudió a los ensayos y se lo tomó muy en serio; incluso tomaba notas muy bien.

Sabe lo que es componer canciones, así que cuando le pregunta a Jack que cómo lo ha hecho, que no le cree, es muy verosímil pensar que un profesional como él sabe mejor que nadie que una canción como “Yesterday” no se te ocurre así, sin más. Al parecer, a Paul McCartney sí que le pasó, pero, en general, esa clase de milagros no pasan como si nada. Hay mucho trabajo detrás. Para Jack, sin embargo, las canciones parecen surgir literalmente de la nada en cosa de 10 minutos. «”The Long and Winding Road” no parece llevarle más de 10 o 15 minutos.

¿Aceptó enseguida Ed componer canciones? ¿No temía las comparaciones con Los Beatles?

RC: Cuando empecé a escribir Yesterday, pensé que sería una gran idea contar, además de con las canciones de Los Beatles, con un tema maravillosamente romántico al final, que presumiblemente hubiera compuesto Jack. Se lo mencioné a Ed y me dijo que él lo haría. Volvió a los dos días con una canción que nos pareció perfecta, así que nos emocionamos mucho.

Y sin embargo, al final no escuchamos en la película el tema “How Would You Feel?”, que acabó en el álbum “Divide”.

RC: Sí, fue toda una decepción. [más tarde compuso “One Life”]

manager

Hablemos de Kate McKinnon. ¡Compone una manager tremenda, Debra!

DB: Ellie es una persona con infinita paciencia y con una devoción que va más allá de sus responsabilidades. Debra representa la cara menos amable del mundo de los negocios. Contrastan de un modo maravilloso.

RC: Es una rubia avariciosa. Es como el diablo de la película. [se ríe] McKinnon no hacía más que repetir que era la mala. Me encantó escribir ese papel. Normalmente no incluyo a gente mala en mis películas, pero lo primero que escribí, que fue la serie La Víbora, era solo de personajes perversos, así que estuvo muy bien volver a hincarle el diente a un personaje tan grosero casi continuamente. Como mis hijos dirían, es una criticona. No para de malmeter.

DB: Kate es una comediante de primera. También es la prueba viviente de que, cuando estos profesionales tienen la oportunidad, suelen demostrar que también son actores maravillosos. No reprime su capacidad cómica, pero es capaz de realizar improvisaciones cuando preparamos una escena con un determinado fin que Richard haya querido darle, y ella lo borda a la primera. Despliega esas ideas cómicas como si nada, pero manteniendo la esencia del personaje, que es muy extremo y, al parecer, está basado en su propio agente.

Nos ha permitido imprimir mucha agilidad a esos momentos, sin que pareciesen sketches cómicos o sin forzar el realismo de la historia. Se lo toma muy en serio, como los comediantes suelen hacer fuera de cámara; Kate es una profesional de los pies a la cabeza. Sabe centrar toda su habilidad, energía y talento. Fuera de cámara, se prepara y lo trabaja todo lo mejor posible. Fue todo un placer contar con ella.

Otro personaje con el que te encariñas es Rocky, el amigo de Jack.

RC: No hay literalmente nadie libre que pueda trabajar para él como “roadie”..., excepto la opción más irresponsable y desastrosa. Su amigo Rocky es un exdrogadicto semirreformado. El papel lo interpreta Joel Fry de un modo alegre, idiosincrático y sublime. Es una maravilla.

DB: Joel es un músico fabuloso. La directora de casting me dijo que tenía que ver a Fry, pero que no se encontraba muy bien y que le habían recomendado quedarse en casa, porque estaba malo. Joel acabó acudiendo y, literalmente, estaba para meterse en la cama. Tocó unas cuantas canciones y lo hizo lo mejor que pudo. La directora de casting dijo que no lo iban a seleccionar para el papel de Jack, pero que teníamos que verlo para Rocky y meterlo en la película.

Fue una fantástica elección, porque es una persona increíble, es muy divertido y noble. Tiene ese algo para los personajes cómicos; interpreta lo que mi madre solía calificar de “tontorrón”. Pero es un tipo muy especial y maravilloso, a la vez. Ese Rocky fue un descubrimiento muy agradable y un papel cómico muy divertido de escribir. Solo tengo buenas palabras.

También hace de sí mismo James Corden, celebérrimo en la pequeña pantalla en Estados Unidos por su programa “The Late Late Show”...

DB: Conocí a James antes de que se marchara tras Gavin & Stacey. Yo iba a recibir un premio teatral en Londres por dirigir “Frankenstein” en el National, y él iba a recibir otro por “One Man, Two Guvnors”. Estábamos entre bastidores y le dije: “Me gusta mucho tu trabajo. ¿Qué es lo próximo que vas a hacer?”. Me dijo: “Me voy a Estados Unidos, a probar allí”. Y fíjate ahora. Se fue, pero no ha perdido su apetito por este oficio.

No habríamos podido permitirnos reproducir la magnitud de ese programa. Prepararon para nosotros una versión de su programa un sábado. Con toda su infraestructura y equipo, era la única forma de que pudiéramos hacerlo. Tuvimos que volar a Los Ángeles la noche anterior, rodar y volar de vuelta. Era nuestro primer día, y Himesh realizó una formidable interpretación de “Something”. James es tremendo, increíblemente hábil a la hora de manejarse en ese extraordinario y constante revuelo que se da en ese programa a lo largo de la semana. Es muy rápido trabajando y un buen actor. Te pregunta lo que quieres y te lo da, sin tonterías.

James da la impresión de ser muy indiscreto, por la charlatanería que despliega en el programa, pero fue muy ladino porque estaba planeando el viaje por Liverpool con Paul McCartney para su famoso “Carpool Karaoke”. Nunca nos dio una sola pista. No nos dijo que se iba. Así que cuando lo vi, pensé: “Sí, lo estabas planeando y no soltaste prenda”.

Tuvo que ser muy complicado escoger determinadas canciones de Los Beatles, y descartar otras. ¿Cómo fue el proceso?

RC: Hemos tratado de representar todas las facetas del trabajo de Los Beatles —su lado más rockero, más romántico, más reflexivo. Mantuve una relación extraña con las canciones del grupo mientras escribía la película. Intentaba no escucharlas demasiado porque pensaba “¿Qué recordaría Jack?”. Un día, Danny le pidió a Himesh que nombrara todas las canciones que pudiera de Los Beatles. Fue difícil. Lo que tienes que hacer es repasar los discos.

¿Puedes explicar rápidamente, Richard, por qué seleccionaste algunas canciones?

RC: Pues sí.

canciones

Yesterday”: Paul McCartney sentía que era la muestra perfecta de genialidad. Fue una canción tan milagrosa que cuando la escribió, pensó que debía de haberla soñado o plagiado. En la película, es la primera canción de Los Beatles que Jack toca tras su accidente, y la reacción de sus amigos al oírla le da a Jack (y a nosotros) la primera pista de que está pasando algo raro. Sus amigos le aseguran que jamás la han oído y se creen que él la ha escrito. Para esa escena, necesitas una canción perfecta con la que todo el mundo se quedaría con la boca abierta al oírla. Por eso elegí “Yesterday”. Después tenemos a Jack grabando una selección de canciones —”She Loves You”, “I Want to Hold Your Hand”, “I Saw Her Standing There”— que transmiten esa alegría de Los Beatles de los primeros 60, cuando solamente están él, Ellie y su amigo Gavin.

In My Life”: Esta es la canción que Jack interpreta en el canal de televisión local, es la que Ed Sheeran ve. Pensamos que estaría genial meter una canción perfecta y sofisticada y, curiosamente, “In My Life” es la canción que Ed tocó recientemente para Paul y Ringo. Resulta encantador que sea esta la canción que Ed escucha. También quisimos que fuera una indirecta que, al final de la canción, Ellie cree que es una declaración de amor..., pero no lo es.

Back in the USSR”: En su primera noche como telonero de Sheeran en Rusia, Jack decide tocar una versión de esta canción para captar la atención de un público distraído que no está ni remotamente interesado en escucharle. Sobra decir que consigue llamar la atención de los asistentes. Simplemente, pensamos que sería un buen tema para que Jack tocara en Rusia.

The Long and Winding Road”: Mientras están de gira, una noche Sheeran reta a Jack a una competición amistosa de composición después de un concierto. Jack “crea” este clásico en cuestión de minutos. Para esta competición entre Jack y Ed, queríamos algo que sonara perfecto al instante. Se me ocurrió que “The Long and Winding Road” era el ejemplo ideal.

Penny Lane,” “Eleanor Rigby” y “Strawberry Fields Forever”: Las tres son clásicos, pero a Jack, guiándose solo por la memoria, le resultan las más difíciles de rememorar en detalle. Están puestas en la película para recordarnos que aunque las conocemos, detallar las letras es harina de otro costal. Intenté escribir “Eleanor Rigby” cinco veces de memoria y ninguna de las veces lo conseguí.

Here Comes the Sun,” “While My Guitar Gently Weeps” y “Hey Jude”: Estas son las canciones que Jack graba en Los Ángeles, con un poco de ayuda de Ed Sheeran, como potenciales singles para su próximo álbum. Jack empieza a grabar en Los Ángeles y queríamos abrir el abanico, por eso incluimos dos temas de George, “Here Comes the Sun” y “While My Guitar Gently Weeps”.

Y “Hey Jude” nos dio uno de los muchos momentos cómicos de la película. La canción está para poder hacer un chiste, cuando Ed la cambia a “Hey Dude”. También durante esta sesión de grabación Jack intenta meter música de su propia cosecha en el disco, cosa que no funciona. Jack mete una de sus canciones y claramente no está a la altura de la brillantez de Los Beatles. Eso supone un encontronazo con la realidad y un amargo recordatorio de su falta de talento como compositor.

Help!”: Para el lanzamiento de su disco, Jack interpreta esta canción en el tejado de un pub frente a una multitud enfervorecida. En este punto, Jack está atravesando una crisis metafísica. Está con la chica equivocada y haciendo cosas por el motivo equivocado. Ahí es cuando canta “Help!”.

La canción era interesante por ese motivo. La interpreta como una canción alegre y encantadora, pero en realidad es un grito de socorro. John Lennon la describió como su “canción Bob Dylan”. Eran canciones de desesperanza y, a la vez, exuberantes.

All You Need Is Love”: Esta canción representa el momento en el que Jack comprende lo que realmente importa. “All You Need Is Love” es el mensaje que Jack ha olvidado y que vive en el corazón de la película. Tras tocarla, le confiesa a Ellie cómo se siente y que se ha equivocado en todas las decisiones.

Y, Danny, decidiste grabar las canciones en vivo, algo bastante arriesgado...

DB: Es absolutamente normal en una película con mucha música en vivo tenerla grabada previamente y después hacer que los actores hagan playback mientras ruedan. Yo no quería hacer eso porque hay muchos tecnicismos. Es virtualmente imposible hacer que la música interpretada en vivo suene bien debido al ruido de fondo. Que quede desincronizado, que se pierda el ritmo... Hay muchísimas cosas que pueden salir mal. Pero la interpretación de Himesh en el casting me convenció de que debíamos grabarle en vivo. Se puso delante de mí, le escuché tocar “USSR” y supe que ahí estaba la película.

Esa es la forma en la que estas canciones deben funcionar. Si no, la película sería genial para fans recalcitrantes de Los Beatles, pero para todos los demás sería como un karaoke. Odio que los actores hagan playback, aunque a día de hoy lo consigan hacer con brillantez. Para mí, es como si se hiciera playback en un diálogo. ¿Por qué hacer algo así? Necesitas creer que ese momento le está pasando a esa persona para que tú seas testigo de ello.

¿Por qué situar la trama en Suffolk?

RC: Situé Una cuestión de tiempo en Suffolk. Todo ocurría en una casa frente al mar, pero no dimos con la casa adecuada, así que tuvimos que trasladar todo a Cornwall. Es bonito que esta vez hayamos podido hacerlo en el lugar que decía el guion.

Es un sitio que conozco bien. Escribo en un pequeño cuarto que da a la ensenada de la playa y al mar. Hasta cierto punto, hay un montón de Ed Sheeran en la historia, ya que él proviene de aquí. Nos encantan los acentos y los nombres. Aquí es donde quería situar la película. Es un pequeño rincón de Inglaterra de donde no esperas que surja una superestrella del pop como Ed, si no fuera porque sí que ha ocurrido. También sentía que conocía el lugar.

Pero lo interesante fue que, cuando Danny se sumó al proyecto, dijo que debíamos conocer la zona realmente. Quería pasar mucho tiempo aquí, salir por ahí y captar el ambiente. Durante el proceso de buscar las localizaciones perfectas, todo se extendió más allá del pequeño mundo que yo había descrito.

DB: Gran parte de la historia transcurre en las áreas más rurales de Suffolk, con una conexión obvia con Ed. Hay playas preciosas por aquí alrededor, pero no solo son pintorescas, para mí son más interesantes que eso. Fue maravilloso poder llevar la historia a la costa, pero no solo retratarla. Quería llevarla hacia las ciudades como Lowestoft en Suffolk y Gorleston en Norfolk, justo al sur de Great Yarmouth. Estas maravillosas ciudades están un poco olvidadas, la verdad. Gorleston tiene una historia increíble. Era muy importante en la época eduardiana, como Brighton. Era el sitio en el que había que estar, pero ya no está en el radar.

Tienen particular encanto las escenas en el hotel Pier a pie de playa...

RC: Jack había estado planeando con mucho esmero su lista de temas y resulta que no puede tocar ni una sola canción. Decidimos que, un año después, cuando de pronto es la persona más exitosa de la historia, volviera al hotel a tocar, desde una terraza que da a la playa. Nunca ha tenido una audiencia superior a 17 personas, y de pronto está ante 5 000 espectadores. También nos encantaba la idea de subirlo al tejado porque es una referencia a cuando Los Beatles tocaron “Get Back” y “Don’t Let Me Down” desde el tejado de Apple.

DB: Jack sale al tejado y devuelve “Help!” a sus raíces. Es un grito de desesperación, una llamada de auxilio, no solo una canción pop pegadiza. Jack lanza así un grito de auténtico dolor junto a la banda en una gloriosa versión punk de la canción. Esta es una de las bonitas maneras con las que Himesh no solo revivió, sino también reimaginó las canciones sin forzarlas; fue muy honesto y auténtico con la narración, su situación y el momento. Todo se rodó en el hotel Pier; detrás estaba el puerto con los barcos entrando y saliendo, lo que aportaba un paisaje industrial muy adecuado para esa canción. Después de todo, esos chicos [Los Beatles] venían de una gran ciudad portuaria, industrial.

Y como Jack, también viajaron a Liverpool..

DB: Para él es raro ir a Liverpool porque está como robando las canciones. Pero esa conexión que hay entre el talento de un cantautor y su tierra, toda esa textura y cultura que alimenta y produce la música... Jack va allí y se engancha a ella.

Supongo que se le puede disculpar porque hay peligro de que las canciones se olviden, y él se las está devolviendo a la gente. Parecía lo correcto regresar a Liverpool y rodar allí como si fuese la primera vez que viéramos esos escenarios. Eso es duro allí, porque están muy orgullosos del grupo. ¡Tuvimos que hacer algunos borrados digitales!

El tiempo pasa y los escenarios cambian...

DB: Fue desgarrador. Aquellos recuerdos eran específicos de Liverpool. Hay otra escena en la que Jack escucha mi canción favorita de Los Beatles, “Hello Goodbye”, en el túnel de Mersey. Creo que esas cosas solo tienen significado para la gente de Liverpool, pero estoy orgulloso de ellas. Hay un par de cosas en la película que resultarán desconcertantes para el resto del mundo, pero no las hemos quitado porque la conexión con la ciudad es más importante que pretender que todo el mundo comprenda todo. Ellos lo sabrán.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE