saltar al contenido principal

Extensiones del mirar (Manuel Vidal Estévez, Cátedra, Colección Signo e Imagen, 240 págs)

“Siempre se habla desde una determinada concepción del mundo y del discurso”, afirman en el prólogo de este libro Jenaro Talens y Santos Zunzunegui, compañeros de aventuras cinéfilas y ensayistas de Manuel Vidal Estévez en la revista ya desaparecida Contracampo.

“Extensiones del mirar” consiste en una antología de artículos seleccionados por el propio Vidal Estévez que pueden servir a su entender para “historiar los desarrollos que la crítica de cine ha intentado entre nosotros”, todos repletos de erudición y muy ligados a la Teoría del Cine, lo que puede hacerlos poco asequibles al lector no iniciado. Cada uno refleja su personal planteamiento reflexivo de que “la crítica es un discurso a partir de otro discurso, es una interrogación, un cuestionamiento del otro para desvelarse uno mismo”, un atractivo modo de poner en valor lo que se puede aportar con ese análisis, desde una óptica necesariamente porsonal. Y aunque alude a los enfoques en boga hace 30 años, marxista, psicoanalista, estructuralista, confiesa no atarse a ninguno, “es la película quien manda”. Por ello considera importante que con el discurrir de los años se recuperaran las ideas de Historia y subjetividad.

Resulta sugestivo el título del libro, pues invita a que los críticos y estudiosos del cine vean sus aportaciones como extensiones de las películas objeto de análisis. Y en los doce capítulos-artículos , algunos inéditos en revistas, otros no, puede haber espacio para mirar a una película concreta –Al servicio de las damas, de Gregory La Cava, Tristana, de Luis Buñuel, La chinoise, de Jean-Luc Godard, Chevrolet, de Javier Maqua–, bucear en el cine de directores como Akira Kurosawa, a quien se dedican tres ensayos, o acometer análisis sobre la nouvelle vague y el cine en el umbral de la transición política en España.

Y no falta incluso una muestra creativa de tipo brechtiano, el capítulo que cierra el libro “El espectador ante la pantalla: Orden en la sala”, que se constituye como una especie de grito de rebeldía ante formas políticas establecidas que dictan los contenidos de las películas, algo más cierto que nunca en la actualidad, en los blockbusters y franquicias de las majors hollywoodienses. Quizá ese grito repetido de Mao “no olvidéis nunca la lucha de clases” suene a antiguo y apolillado, pero se comprende, ante la actual situación de impotencia que puede experimentar muchos artistas –y espectadores– por modos de hacer acomodaticios e ideologías puramente consumistas y narcisistas.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto