IMG-LOGO
Libros

"Solos ante el cine", de Pedro García Cueto

Solos ante el cine. Cuando se apagan las luces y empiezan los sueños (Pedro García Cueto, Anaya Multimedia, Colección Photo Club, 214 págs)

Pedro García Cueto aúna en este libro su pasión por el cine y la literatura con un planteamiento muy sugerente. El hombre está básicamente solo. Aunque nuestra existencia transcurra en compañía de otras personas –y también de libros y películas–, que la hacen más llevadera, nadie puede penetrar del todo en el yo más íntimo del otro. Incluso nuestra familia, los grandes amigos, los seres queridos, con los que puede haber lazos estrechísimos, se toparán con una frontera que resulta imposible traspasar del todo. Nos entienden porque nos quieren, sí... pero hasta cierto punto. Y de hecho, también cuando nos enfrentamos a una película y a un libro lo hacemos solos, por mucha experiencia colectiva en que pueda consistir un visionado o una lectura.

De modo que la idea de “Solos ante el cine” consistiría en mostrar cómo grandes cineastas han plasmado la soledad del ser humano, una soledad presente también en la actividad del espectador solitario. Y quizá la pega que se puede poner a tan ambiciosa meta, es la entrega de un libro descompensado. En efecto, la obra, que consta de cinco partes, en la primera presta su atención más exhaustiva a la adaptación que hizo Luchino Visconti en Muerte en Venecia de la obra homónima de Thomas Mann, señalando las diferencias entre una y otra, con citas del novelista y comparación con las escenas del film, más apreciaciones de estudiosos.

Luego hay un afán de abarcar mucho en el resto del libro, y la mirada resulta más rápida y ligera a la hora de abordar los personajes solitarios típicos del cine negro, o de analizar a grandes directores y el modo en que han abordado la soledad, donde hay un poco más de espacio para Martin Scorsese, Billy Wilder u Orson Welles, aunque tampoco demasiado.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos