10 efectos del coronavirus en el mundo del cine
IMG-LOGO
Crisis del Coronavirus

El Séptimo Arte, en cuarentena

10 efectos del coronavirus en el mundo del cine

Continúa extendiéndose el covid-19, lo que ha provocado medidas como los cierres de centros educativos en Madrid, empleados que trabajan desde casa, aumento de compras masivas en supermercados, etc. Como cabe esperar, las consecuencias colaterales de la pandemia también afectarán al Séptimo Arte. Repasamos los 10 efectos más significativos del coronavirus en el mundo del cine.

1. Suspensión de festivales. A tres días de su arranque, el Festival de Málaga ha sido aplazado ‘sine die’, por la incertidumbre que genera la evolución del coronavirus. Las autoridades sanitarias no han prohibido que se celebre el evento pero sí que recomiendan no viajar o acudir a lugares donde se concentre mucha gente, por lo que parece prudente retrasarlo. No ha sido el único certamen afectado, pues todos los que iban a tener lugar estos días en diferentes localizaciones del mundo han corrido la misma suerte: el Festival de Sofía, el ZagrebDox –dedicado al documental–, el Festival de Cine Documental de Tesalónica, el South by Southwest, festival de referencia del cine ‘indie’, etc. También ocurre con eventos relacionados con el séptimo arte, como el Visegrad Film Forum, de Eslovaquia, o el Meeting Point, de Vilna, en Lituania.

Por ahora se mantiene la cita más importante, el Festival de Cannes, que está programado para celebrarse entre el 12 y el 23 de mayo. No se ha cancelado, en espera de nuevas noticias. Hace unos días la organización divulgó un comunicado al respecto. “Entendemos la preocupación, pero hasta ahora nada indica que tengamos que posponer el Festival”, explicaba el texto.

2. Aplazamiento de galas de premios El evento cinematográfico más grande de Italia, los Premios David di Donatello, ha sido retrasado por este motivo. Otras citas importantes, como los César de Francia, ya se han celebrado, porque en caso contrario también se verían afectadas.

3. Cancelación de rodajes. La séptima entrega de Misión imposible se retrasa porque el equipo tuvo que suspender el rodaje durante varios días en Venecia a finales de febrero. Quizás sea la producción más importante perjudicada por el coronavirus, pero no la única, el equipo de Red Notice, con Dwayne Johnson, tampoco ha podido viajar a Italia, y en China el prestigioso realizador Wong Kar-Wai ha tenido que aplazar las filmaciones en Shanghai de Blossoms, su nuevo trabajo.

Coronavirus Sin tiempo para morir4. Retraso del estreno de películas. Las distribuidoras de cine temen que el coronavirus dañe a las cifras de taquilla a nivel global. De ahí que se haya pospuesto el estreno de diversos títulos. Por ahora, la noticia más importante es que Sin tiempo para morir, la nueva entrega de la saga de James Bond, pasa de llegar a las carteleras en abril a desembarcar en noviembre. Ocurre algo similar con Peter Rabbit 2: A la fuga, que pasa de finales de marzo al 7 de agosto. En España se harán esperar también Un amigo extraordinario y los estrenos nacionales El inconveniente y Operación Camarón.

5. Reducción de la asistencia de espectadores a las salas, con cierres o capacidad reducida. En China, los propietarios de la mayoría de salas decidieron cerrar hace unas semanas. En Italia han sido clausurados por ahora por las autoridades.

En España, las salas de cine deberán reducir un tercio su aforo, en zonas de "transmisión significativa", como por ejemplo Madrid. La idea es que se eviten aglomeraciones excesivas, y que pueda haber una separación prudencial entre los asistentes. Todo indica que acudirá menos público, por miedo a un posible contagio, por el riesgo de quedarse sin entradas al haberse limitado la capacidad de las salas, y porque va a haber menos estrenos.

6. Auge de las plataformas de ‘streaming’. Netflix, HBO y similares están de moda, y cada vez suman más usuarios. Pero el coronavirus no hará más que remar a su favor, sobre todo porque los ciudadanos pasarán más tiempo en casa, por el cierre de los centros escolares, el aumento del teletrabajo –que evita que se pierda tiempo en transporte–, suspensión de festejos como las Fallas de Valencia, etc. Esto beneficiará a las ofertas de ocio doméstico, sobre todo al consumo de series y películas que ofrecen este tipo de compañías.

7. Recuperación de películas que tratan de epidemias. Nueve años después del estreno de Contagio, de Steven Soderberg, el film vuelve a situarse en las listas de los más vistos de iTunes, junto a los últimos estrenos. Lo mismo ocurre con cintas similares, sobre propagaciones de virus, como Estallido, pues ayudan al debate público sobre lo que puede ocurrir.

8. Suspensión de presentaciones de libros de cine. En las últimas décadas, ha disminuido la tirada de publicaciones relacionadas con el Séptimo Arte, sobre todo por la consolidación de internet. Ya era un sector herido que ahora se lleva una nueva puñalada: estos días se han cancelado todos los actos para dar a conocer al público las novedades, como ha ocurrido con el resto de eventos similares.

9. Cierre de lugares de entretenimiento relacionados con el cine. Por ahora, se han cerrado los parques temáticos de Disneyland en Shanghai y Hong-Kong, como consecuencia de la epidemia. No se ha anunciado el cierre de otros recintos similares, como Disneyland Paris, o el Parque Warner de la Comunidad de Madrid, pero todo indica que se verán afectados.

10. ¿Se rodarán más comedias y musicales? Resulta inevitable que se vea afectada a largo plazo la Economía de los países en los que se ha extendido el coronavirus, sobre todo en el caso de China, que ha visto como estos días su tejido central se ha paralizado. Si esto hubiera durado mucho tiempo, el país habría entrado en recesión. Al parecer, se empieza a controlar la pandemia, por lo que todo indica que sólo sufrirá una desaceleración económica. En otros países, está por ver las pérdidas que se produzcan. No se sabe cómo afectará todo esto a la industria audiovisual, pero lo que suele ocurrir en épocas de crisis, como en el crack del 29, es que aumenten las producciones de evasión, comedias ligeras y musicales, pues el público prefiere ver películas alegres y distendidas, cuando abundan los problemas. Por otro lado, al igual que la paranoia nuclear se vio reflejada en la ciencia ficción de los años 50, el miedo de la población al covid-19 influirá en el cine apocalíptico.

Lo último del mundo del cine