saltar al contenido principal
Nota decine21
estrella
El aviador
Tienda amazon Tienda fnac

El aviador

The Aviator

Principales intérpretes

Premios

  • Oscar (2005): Actriz de reparto Cate Blanchett
  • Oscar (2005): Fotografía Robert Richardson
  • Oscar (2005): Edición/Montaje
  • Oscar (2005): Dirección artística
  • Oscar (2005): Diseño de vesturario

Crítica decine21.com

estrella
7
Caída en picado
Caída en picado

Aunque el periplo del peso pesado del Séptimo Arte Martin Scorsese ha estado lleno de altibajos en los últimos años, el cineasta remonta el vuelo con esta biografía del fascinante y controvertido Howard Hughes. Playboy, millonario, inversor inmobiliario, productor y director cinematográfico, también fue empresario aeronáutico y gran aficionado a la aviación. El guión del consagrado John Logan (El último samurái, Gladiator) sigue los pasos del personaje durante dos décadas, arrancando a finales de los años 20, cuando ronda los 25 años de edad. Heredero de la empresa paterna, decide invertir una desorbitada suma de dinero en Los ángeles del infierno. Se trata de una película de aventuras áereas para la que contrata numerosos pilotos que propician asombrosas secuencias de aviones filmadas sin efectos especiales.

El film describe minuciosamente su romance con la mítica Katharine Hepburn, una actriz de fuerte personalidad, y también su aventura en la potente compañía aérea TWA. Como empresario aeronáutico, Hughes prueba sus prototipos de sofisticados aparatos, y realiza un fuerte desembolso para llevar a buen puerto la construcción del Hércules, un aparato. Pero Hughes se estrella con uno de sus aviones, y también empieza a sufrir una enfermedad degenerativa, que le lleva a convertirse en un fanático de la higiene y a recluirse sin apenas contacto con el exterior.

Scorsese ha conectado con DiCaprio, actor tan italoamericano como él, con el que repite por segunda vez consecutiva, y que fue el promotor del proyecto. Pero nadie diría que se trata de una iniciativa ajena, pues Scorsese fagocita al personaje. En sus manos, Hughes se convierte en uno de sus típicos antihéroes excéntricos que tras un meteórico ascenso asimilan malamente el éxito y acaban trastocados. El esquema del film recuerda sobre todo a Toro salvaje, pero también a Uno de los nuestros y Casino. Por otro lado, la odisea del personaje para sacar adelante el Hércules, una iniciativa tan bienintencionada como megalómana, recuerdan a empresas épicas del propio Scorsese, como la de sacar adelante Gangs of New York, enfrentándose incluso a los productores del film. En este sentido viene a la memoria Tucker, un hombre y su sueño, donde Coppola hablaba de sí mismo, aprovechando la historia de un empresario real, obsesionado con construir el mejor coche el mundo (como Hughes el mejor avión del mundo).

Si bien los detractores pueden argumentar que sobra algo de metraje, también es cierto que realiza una fascinante reconstrucción de la época, incluidos los años dorados de Hollywood. Y como siempre, compone más de una secuencia espectacular (sobre todo el rodaje de Los ángeles del infierno) y otras intimistas, pero apasionantes, como la comida en casa de los padres de Hepburn. Maestro del cine, Scorsese integra de forma apabullante elementos fílmicos como la vistosa fotografía de Robert Richardson, responsable de Kill Bill o la música del autor de El señor de los anillos, el canadiense Howard Shore. En definitiva, un título que sin ser totalmente redondo, devuelve a su autor al Olimpo. Y aunque a Scorsese se le escapó una vez más ese Oscar que injustamente nunca le ha llegado, el film se llevó cinco de once nominaciones, convirtiéndose en la más premiada del año. La estatuilla más merecida quizás fue la que se llevó Cate Blanchett, estupenda como la irrepetible Hepburn.

Marty y los FX

Puesto que se trata de un director muy tradicional, más interesado en las historias y los personajes que en las nuevas tecnologías, Scorsese nunca había dirigido un film con tantos efectos especiales. Pero esta vez decidió aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías, para manipular los colores y asemejar el metraje a las películas de los años 30 y 40, además de para añadir detalles digitales que acentuaran el realismo.

El principal desafío fue recrear los aviones, pues eran modelos experimentales difíciles de encontrar en suficiente buen estado como para volar: se trata del H-1 Racer, que batió todos los records de velocidad, el avión espía XF-11 y el hidroavión de madera Hércules. Todo esto se solucionó recurriendo a maquetas que reproducían a escala el original y que funcionaban por radiocontrol, por lo que se podían rodar en vuelo, con iluminación natural. Las imágenes eran tan fidedignas que las texturas de los fuselajes parecían casi idénticas a las de los aparatos de los documentales que existen de la época. Después, esas imágenes fueron retocadas por ordenador.

La otra cara de Hughes
La otra cara de Hughes

Aunque el 'biopic' de Scorsese se ajusta bastante a la realidad, hay puntos que por motivos de metraje, el director no aborda. Por ejemplo, la enfermedad mental que le convirtió en maniático de la limpieza, se desarrolló a consecuencia de la sífilis, una terrible enfermedad de transmisión sexual, que Hughes desgraciadamente adquirió por su célebre promiscuidad. Recientemente apareció en el mercado la biografía no autorizada del personaje, de Charles Higham, titulada El aviador, quizá para aprovechar el éxito del film, y que revela aspectos controvertidos de su vida. En este libro, el personaje está descrito como un tipo sin escrúpulos, que sobornaba a los medios para que no hablaran de él. También se le considera poco más o menos que responsable de la muerte de John Wayne, Susan Hayward y Pedro Armendáriz, protagonistas de El conquistador de Mongolia, y los tres fallecidos por cáncer, puesto que Hughes, que era productor, les obligó a rodar en el desierto de Yucca (Nevada) a pesar de que el lugar estaba cubierto por cenizas radiactivas.

El accidente

Scorsese abandona su tradicional dibujo de un mundo hiperviolento, pero quizá por echar de menos la cosa, se esfuerza sobremanera en la secuencia del accidente, de intensidad apabullante, donde el espectador casi comparte la sensación de achicarramiento de Leonardo DiCaprio, primero en la cabina del avión XF-11, y luego arrastrándose por el suelo, hasta que recibe asistencia. Hughes salvó la vida de milagro (se rompió huesos del cuello y seis costillas, se dañó los pulmones), y se dejaría su clásico bigotillo, para camuflar cicatrices. Pero le tocó sobrellevar una sensible cojera, y la morfina con que fue tratado le hizo adicto a los opiaceos.

Actores que hacen de actores
Actores que hacen de actores

Por la pantalla de El aviador pululan un buen puñado de actores célebres, que hacen la composición de... otros actores célebres. De este modo, excepto en las apariciones de escasa importancia (como la de Spencer Tracy), Scorsese ha optado por actores famosos de solvencia probada, y ha rehuido lo que sería el puro mimetismo, a base de un parecido previo, que podía proporcionar un desconocido, y kilos de maquillaje (al estilo de la narizota de Kidman en Las horas). De modo que Cate Blanchett (Katharine Hepburn), Jude Law (Errol Flynn), Kate Beckinsale (Ava Gardner), Gwen Stefani (Jean Harlow) imitan modos de hablar y andares, dan el aire de su modelo, lo que no es tarea pequeña.

DVD
Distribuye: Fox
Extras: Español e inglés 5.1. Tráiler.
Cómpralo en... Tienda amazon Tienda fnac
También te pueden interesar
  • Comenta esta Película



    Normas de uso
    • Esta es la opinión de los internautas, no de decine21.com
    • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
    • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
    • Tu dirección de email no será publicada.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE

MAGAZINE



© ESTRENOS 21, S.L. Todos los derechos reservados. 2006-2014 Contacto