IMG-LOGO

Biografía

Kate Beckinsale

Kate Beckinsale

46 años

Kate Beckinsale

Nació el 26 de Julio de 1973 en Finsbury Park, Londres, Reino Unido

La interpretación en las venas

27 Noviembre 2008

Sólo lleva diez años en el cine, y ya ha participado en una veintena de películas. Kate Beckinsale ha protagonizado cintas de todo tipo de género aunque se la conoce, sobre todo, por su actuación en dos filmes de fantasía: Van Helsing y Underworld; en ambos, el escenario principal son las legendarias tierras de Transilvania y sus misteriosos habitantes, con vampiros chupasangres de por medio.

Nació en Londres en 1973. Kate proviene de una familia de artistas por los cuatro costados. Es hija de los actores Richard Beckinsale –ya fallecido– y Jody Loe, y su hermana Samantha, fruto del primer matrimonio de su padre, también se dedica a la interpretación.

Amante de los libros y de la escritura, ya muy jovencita ganó dos años seguidos el prestigioso WH Smith’s Young Writers, primero por un relato y después por una poesía.

Su primer papel, con el que se dio a conocer en el Reino Unido, fue en el telefilm One Against the Wind, con Sam Neill y Judy Davis. Aunque la película obtuvo un éxito notable –ganó un Emmy y un Globo de Oro para Davis–, Kate prefirió seguir estudiando para obtener una formación más completa. Mientras estudiaba Literatura rusa y francesa, continuó recibiendo ofertas nada desdeñables –que afortunadamente aceptó–, como el papel de Hero en Mucho ruido y pocas nueces, adaptación de Kenneth Branagh de la obra de Shakespeare. Otro trabajo temprano fue La tabla de Flandes, mediocre adaptación de la novela de Arturo Pérez-Reverte.

Después de tres años de carrera, abandonó la universidad y decidió concentrarse en su carrera interpretativa; tras una aparición en la producción para televisión La hija de Robert Poste, que en Estados Unidos consiguió engrosar unos cinco millones de dólares,  y cuya historia se estrenaría dos años después en los teatros británicos, las propuestas que recibió Kate en los años siguientes serían de interés bastante menor que los trabajos que había hecho al principio: HauntedComo pez en el agua, The Last Days of Disco, Sueños Rotos, una suerte de remake de El expreso de medianoche, etc. 

Por fin, con la llegada del nuevo milenio, llegaron también nuevas posibilidades. La joven londinense, ya instalada en Hollywood, empezó a protagonizar grandes y exitosas producciones como Pearl Harbor y Serendipity, ambas de 2001; El aviador, donde tuvo el privilegio de trabajar a las órdenes de Martin Scorsese, y donde encarnaba a la mismísima Ava Gardner; el film fantástico Van Helsing, donde ayudaba a un cazador de monstruos que incluía a, prácticamente, todos los personajes de la literatura del género; la también fantástica Underworld, de la que luego se haría la secuela Underworld: Evolution, y que narra la sangrienta guerra entre licántropos y vampiros; y Click, una comedia con algunos elementos dramáticos en la que Beckinsale interpretaba a una esposa que ve cómo su familia se va desmoronando, en lo que supuso una reinvención mala de la magistral ¡Qué bello es vivir!. Papeles, estos últimos, por los que a punto estuvo de estar nominada para esas desafortunadas listas que “premian” a los peores intérpretes.

En otro tipo de rankings, sin duda más agradables, Kate ha ocupado diversos puestos como la mujer más guapa, más sexy o más deseada. Sin embargo, algunos cineastas no comparten este canon de belleza de extrema delgadez, o simplemente por exigencias del guión, la joven londinense se ha visto obligada, en varias ocasiones, a engordar unos cuantos kilos para poder desempeñar su papel. Son los casos de Van Helsing (una luchadora tiene que estar fibrosilla) o El aviador (no se pueden eliminar las curvas del “animal más bello del mundo”).

Lo cierto es que a Kate Beckinsale no se le da mal poner cara de susto, como ya hizo años atrás (Haunted, Sueños rotos) y en 2007 aceptó protagonizar el thriller Habitación sin salida, junto a Luke Wilson. El mismo año estrenó, también, el drama romántico Snow Angels.

En España están pendientes de estreno varios de sus últimos trabajos: Winged Creatures, donde comparte guión con Forest Whitaker y Nothing But the Truth, donde se pone en la piel de una reportera que delata a un agente de CIA pero sin revelar su fuente, lo que le traerá no pocos problemas. En 2009 se estrenarán Whiteout y Everybody’s Fine, ambas en postproducción.

Filmografía
Jolt

2020 | Jolt

Lindy, una mujer con graves problemas de ira, decide llevar ante la justicia a los culpables del asesinato de su amante.

The Widow

2019 | The Widow | Serie TV

Entretenida miniserie de intriga británica, escrita por los hermanos Harry y Jack Williams, que colaboran con los directores Oliver Blackburn y Samuel Donovan, todos bregados en series televisivas como Liar. Sigue las tribulaciones de Georgia Wells, viuda prematura cuando su amado esposo Will emprende un viaje al Congo que termina en accidente aéreo sin supervivientes. Años después, con una Georgia que no levanta cabeza, surgen noticias de que Will podría estar vivo. Paralelamente seguimos las evoluciones de unos niños soldado en la selva del Congo, y los intentos de un tal Ariel Helgason por someterse a un tratamiento que le devolvería la vista, y que resulta ser un superviviente del avión siniestrado, de cuya existencia nadie sabe, y es que el accidente puede que no fuera tal, sino un atentado en toda regla. Técnicamente bien realizada, juega con flash-backs y forward-backs, y con giros sorpresivos y subtramas capaces de atrapar al espectador. Puede que la serie no sea perfecta, es uno de esos productos de factura técnica impecable, pero realizados a toda velocidad. Pero engancha razonablemente, porque sabe presentar una amplia galería de personajes, y tocar diferentes palos temáticos: la infancia que se termina antes de tiempo, la actitud cínica y mercenaria de quien sólo se mueve por dinero, el deseo de conocer la verdad, aunque duela, las dificultades que afrontan los países africanos... Kate Beckinsale sabe combinar en su personaje fortaleza y fragilidad, y está arropada por buenos secundarios como Charles Dance.

6/10
El Tonto

2019 | El Tonto

Farming

2018 | Farming

Canción de Nueva York

2017 | The Only Living Boy in New York

Tras sus dos incursiones en el blockbuster con The Amazing Spider-Man y The Amazing Spider-Man 2: el poder de Electro, el realizador Marc Webb ha regresado a un cine más intimista con Un don excepcional, y esta cinta de iniciación amorosa juvenil, con puntos en común con (500) días juntos, su brillante debut. Tiene como protagonista a Thomas Webb, que se llama así no como referencia al director, sino que por lo visto se pretende homenajear a Charles Webb, autor de la novela en la que se basó El graduado, de temática similar, de hecho, este personaje acaba de graduarse, por lo que busca ocupación. En realidad quiere ser escritor, pero se opone su dictatorial padre, al frente de una potente editorial, que le consigue una cita con una solicitada orientadora, para asesorarle a este respecto. Mientras trata de conquistar a Mimi, la chica de sus sueños, descubre que su progenitor mantiene una aventura extraconyugal con una mujer con la que el chico también acaba liándose. Le confesará tan estrambótica historia a un enigmático vecino, un hombre maduro y desaliñado. Aborda las relaciones familiares, y la necesidad de encontrar apoyo, de abrirse a otras personas, pero los personajes resultan un poco lejanos tal y como están descritos; no ayudan los insulsos diálogos del guionista Allan Loeb (La era del rock). Les da algo de vida un ilustre plantel de actores, sobre todo roba la función Jeff Bridges, por su enorme carisma, pero están muy bien escogidos también los padres, Pierce Brosnan y Cynthia Nixon, o la amante, Kate Beckinsale, así como el joven actor principal, Callum Turner, que hasta ahora ha desarrollado su carrera como secundario. Y Webb dirige con frescura, lo que al menos logra que se visione con cierto agrado.

5/10
Amor y amistad

2016 | Love & Friendship

Adaptación de un relato juvenil de Jane Austen, que la propia escritora no publicó en vida. Sigue los manejos de lady Susan Vernon, una viuda con fama de seductora, que acude a Churchill, la casa de campo de su familia política. Ahí el hermano de su cuñada, Reginald DeCourcy, no tardará caer rendido a sus encantos, pese a su inicial reticencia. A la casa llega también Catherine, la hija de Susan, para la cual busca marido, y esté en el punto de mira sir James Martin, que aunque no demasiado inteligente, tiene un atractivo patrimonio. Al conocedor de la filmografía del estadounidense Whit Stillman no puede extrañarle que al fin haya acometido la adaptación de un texto de Jane Austen, pues al director de Metropolitan le encantan los retratos de personajes de la alta sociedad y/o intelectuales que destilan ingenio en sus intercambios dialógicos, un poco al estilo Woody Allen. La intención manifestada por el cineasta –"la esperanza de añadir otro volumen de Austen a la estantería de sus grandes obras de madurez, a través de la película"– resulta ambiciosa y valiente, pues da a conocer a la escritora británica en una faceta donde prevalece sobre todo el humor, muy "british" con su suave ironía, aunque se apuntan sus temas favoritos, la colisión entre la búsqueda del amor y el sentido práctico. Sin embargo el resultado no es del todo satisfactorio, quizá porque entrega un film poco cinematográfico, demasiado teatralizado con sus interiores y una cámara demasiado estática. Se puede disfrutar, el contenido reparto funciona, pero resulta algo sosita; la música está algo descompensada, y la forma de introducir a los personajes con letreros al inicio desconcierta, mirar los letreros impide fijarse bien en quién es quién.

6/10
Underworld: Guerras de sangre

2016 | Underworld: Blood Wars

Aunque lleva un tiempo enfrentada a los suyos, Selene vuelve a integrarse en una comunidad de vampiros, por mediación de Thomas, padre de su aliado, David. El clan necesita que les entrene, pues la guerra contra los licántropos se ha recrudecido tras la llegada de Marius, un nuevo líder, que busca a la hija de Eve, la hija de Selene, híbrido de ambas razas monstruosas, por el poder de su sangre. Quinta entrega de la saga licántropo-vampírica, que se estrena cuatro años después de la anterior, Underworld: el despertar. Por eso se inicia con un resumen de toda la saga que sorprende porque a pesar de su brevedad condensa de sobra todo lo ocurrido hasta ahora, lo que da que pensar que una vez establecidas las bases en la amena entrega inicial, apenas ha ocurrido nada que justifique que la saga se haya alargado tanto. Por desgracia, esta nueva tampoco añade gran cosa, pues consiste en una sucesión de secuencias de acción que tienen una cosa en común: ninguna de ellas resulta novedosa, ya se han visto otras muchas similares en esta franquicia, y otras del mismo corte. Kate Beckinsale se limita a lucir palmito enfundada en su traje de cuero, y esta vez parece menos motivada, quizás afectada por la ruptura sentimental –acontecida durante el rodaje– con Len Wiseman, director de las dos primeras entregas, que desde entonces se limita a ejercer como productor ejecutivo. Éste cede en esta ocasión la silla del realizador a Anna Foerster, hasta ahora dedicada a capítulos de series, también directora de fotografía en títulos como Asalto al poder. Pero se limita a imitar el estilo de los filmes precedentes, con bastante torpeza. También pretende recordar el tono épico de las batallas de Juego de tronos, quizás por eso se ha reclutado a Charles Dance, habitual de la serie de HBO, para uno de los villanos. Fracasa sobre todo en la batalla final, muy poco realista. Y teniendo en cuenta que el relato empezaba con una historia de amor entre la protagonista y un humano, resulta un error que se haya olvidado por completo a los ciudadanos corrientes, pues se hace difícil identificarse con ningún personaje.

4/10
La casa del pánico

2016 | The Disappointments Room

Dana (Kate Beckinsale) y David (Mel Raido) se mudan desde Brooklyn a una mansión del sur con su hijo de cinco años en busca de un nuevo comienzo. Pero cuando Dana descubre una habitación secreta, se desencadenan una serie de sucesos inexplicables que pondrán a prueba su cordura y poco a poco revelarán el pasado aterrador de la casa.

Absolutamente todo

2015 | Absolutely Anything

Una nave alienígena intercepta una sonda enviada por la NASA con información sobre el planeta Tierra y los seres humanos. Antes de destruir la Tierra y acabar con la raza humana, los alienígenas –un consejo de extraños y parlanchines seres– deciden hacer una prueba: otorgarán poderes de Dios a un hombre elegido al azar. Si hace el bien con sus poderes perdonarán al planeta, si hace el mal, lo destruirán. Los poderes recaerán sobre Neil, un profesor de primaria que sueña con ser novelista y que está enamorado de su vecina del piso de abajo. El miembro de los Monty Python y director de películas emblemáticas como Los caballeros de la mesa cuadrada o La vida de Brian, el británico Terry Jones, entrega una comedia de ciencia ficción de planteamientos muy simplones y con tono de fábula gamberra y plagada de escenas humorísticas, con gags fáciles y un pelín en el límite del buen gusto propio del chalado grupo británico. La verdad es que tiene su punto que los cinco miembros de los Monty Python –John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Michael Palin y el propio Terry Jones– pongan voces precisamente a los aliens, deseosos de hacer añicos a la raza humana, a quienes ven como seres tontos e inferiores. Y en el film hay escenas especialmente divertidas, como esas que recogen los deseos caprichosos de Neil cumplidos “ipso facto” o la persecución “adorable” que sufre el amigo indio del protagonista. Ni que decir tiene que el tópico argumento de Absolutamente todo resulta bastante previsible, dentro del aire de cuento moral sobre el uso que debe hacerse de los propios talentos, algo similar de lo que ocurría en la estadounidense Como Dios. La elección como protagonista del simpático payasete Simon Pegg es bastante acertada, mientras que en el lado femenino la dulce Kate Beckinsale se limita a ser mera comparsa, aunque cumple. Por último, en su último papel en el cine Robin Williams pone voz a uno de los personajes principales, el de un perro caradura que adquiere racionalidad y que ofrece algunos de los momentos más desvergonzados y alocados.

4/10
El rostro de un ángel

2014 | The Face of an Angel

Film inspirado libremente en un caso de asesinato en Italia, el de la joven Amanda Knox, que estuvo acompañado de un importante revuelo mediático. Aquí se cambia el nombre, y la propia película dirigida por Michael Winterbottom apunta a la idea de recreación de los hechos y lo que éstos inspiran al artista, reflexiones sobre lo que es la verdad y el amor. Porque el film nos ofrece el punto de vista de Thomas, un director de cine que ha leído el libro que la periodista Simone ha escrito sobre el tema, y que viaja a Siena cuando está a punto de resolverse la apelación sobre la condena de Jessica, compañera de piso de la asesinada, y de su novio. Sus pesquisas sobre el caso se entrecruzan con su vida personal, un divorcio y la comunicación vía Skipe con su hijita Bea, y una relación sentimental con Simone, también separada, y con dos hijos. Se nota que Winterbottom le gusta Italia, no en balde en una de sus películas nos llevó por Génova, y ahora le toca a Siena, donde no faltan las referencias a Dante Alighieri. Las ideas que subyacen en la película son interesantes, y se nota que está detrás un cineasta de peso, capaz de crear un "mood" sobre una crisis existencial, que engloba lo profesional y lo personal. Pero el resultado final es irregular, las subtramas están descompensadas, y algunos elementos como las escenas de sexo, pasajes de pesadilla, o sospechas sobre unos misteriosos cuchillos, están metidos con calzador, y como mínimo desconciertan. Algunas críticas al periodismo sensacionalista o al sistema judicial italiano, tampoco están demasiado bien integradas en el conjunto. Daniel Brühl componen razonablemente su personaje, y tiene cierto encanto la inocencia casi adolescente de Cara Delevingne, pero a Kate Beckinsale le toca en suerte componer a alguien con un punto de sosería antipática, y que desaparece durante parte del metraje, para volver luego a emerger sin demasiada fortuna.

4/10
Asylum: El experimento

2014 | Eliza Graves

Los límites de la verdad

2013 | The Trials of Cate McCall

Cate McCall es una ex fiscal que perdió a su hija y descuidó su carrera por culpa de una adicción. Con la esperanza de recuperar la credibilidad y ganar la custodia de su hija, Cate debe luchar contra un sistema hundido en la corrupción mientras lleva el caso de una asesina condenada injustamente. 

Contraband

2012 | Contraband

El islandés Baltasar Kormákur (101 Rékiavik, Verdades ocultas) protagonizó y produjo en 2008 el impactante thriller Reykjavik-Rotterdam, dirigido por Óskar Jónasson, que tuvo repercusión internacional. Aunque son habituales los remakes americanos, lo insólito de este caso es que el actor principal pase a ser director, cediendo el protagonismo a Mark Wahlberg, una estrella con tirón.La acción comienza esta vez en Nueva Orleáns, donde Chris Farraday, antiguo contrabandista, dejó la ilegalidad, y ha conseguido regenerarse, iniciando una nueva vida como padre de familia. Pero el hermano de su mujer ha transportado cocaína, con tan mala suerte para él que tuvo que tirar la mercancía para que los agentes de la ley no le descubrieran. El mafioso local para el que trabajaba le exige una exorbitante cantidad de dinero, así que Farraday no tiene más remedio que volver a hacer otro 'trabajito', para sacar de apuros a su cuñado.Kormákur rueda un dinámico thriller, con alguna secuencia angustiosa, como una en la que el cemento tiene un papel primordial. Se le da bien filmar la acción, sobre todo un asalto a un furgón blindado, que sin llegar a la altura de Heat, intenta ir en la misma línea. El punto fuerte de Contraband en cualquier caso es el reparto, pues Walhberg y Kate Beckinsale están a la altura de la ocasión, y les rodean los competentes Ben Foster y Giovanni Ribisi. Quizás resulte un tanto exagerado como pandillero con look macarra el mexicano Diego Luna.Se ve que en principio al público estadounidense no le iba a convencer la motivación del protagonista en el original, donde se contaba que éste vuelve a delinquir porque se ha quedado en el paro, tiene problemas económicos y le van a desalojar. En esta ocasión, empuja al personaje de Wahlberg la necesidad de ayudar al hermano de su adorada esposa. Pero continúa presente el mismo fondo sobre la capacidad del individuo para romper cualquier límite para salvaguardar a su familia.

6/10
Underworld: el despertar

2012 | Underworld Awakening

Kate Beckinsale regresa a la saga de acción creada por su marido, Len Wiseman, que dirigió las dos primeras entregas. En esta cuarta ha preferido ejercer como productor y guionista, para centrarse en el remake de Desafío total (Total Recall), donde también tiene como protagonista femenina a la británica. Tras la precuela, Underworld: La rebelión de los licántropos, donde la presencia de Beckinsale era testimonial, parecía que la serie daba a su fin, pero los resultados en taquilla no fueron malos, lo que ha obligado a Wiseman y compañía a tejer una nueva vuelta de tuerca que estire el chicle. Así, esta vez los humanos han descubierto que existen los vampiros y licántropos enfrentados desde tiempos inmemoriales. Atemorizados, intentan exterminarles. Selene, la guerrera vampírica, acaba en coma, y se despierta en un sofisticado laboratorio de Antigen, una megacorporación. Descubrirá que han pasado doce años, que los hombres lobo han quedado debilitados y apenas salen a la superficie, que todo indica que su amado Michael ha fallecido, y que mientras estaba en coma dio a luz a una niña. En Antigen no parecen dispuestos a dejarla huir con su hija, ya que la están estudiando para crear una vacuna que impida que los humanos se conviertan en vampiros o licántropos. No aporta nada nuevo, pero por otro lado tampoco engaña a nadie. Ofrece secuencias de acción a mansalva, con muchos efectos especiales con los que, entre otras cosas, se ha creado un megalicántropo alterado genéticamente que le pondrá las cosas difíciles a la protagonista. Ésta no parece haber evolucionado a pesar de la experiencia maternal, pues Beckinsale sigue en forma corriendo de un lado a otro, enfrentándose a enemigos durante todo el metraje y poco más. Tiene como antagonista nada menos que a Stephen Rea, que se lo toma en serio en la medida de lo posible. Dura poco, 88 minutos, pero se tarda aún menos en olvidarla. En suma, todo va en la línea de Resident Evil, otra franquicia de mujer guerrera con otro matrimonio de actriz-director al timón.

4/10
Desafío total (Total Recall)

2012 | Total Recall

Futuro no muy lejano. La Tierra ha quedado reducida a la Unión Federal Británica en Europa, que gobierna tiránicamente la Colonia (Australia) a la que se llega por la llamada Catarata. Quaid es un obrero que construye policías cibernéticos, casado pero insatisfecho con su vida, que tiene sueños recurrentes donde es un valiente agente que lucha contra los malos de turno. La publicidad de Rekall, una empresa que ofrece implantar recuerdos en el cerebro, le seduce: quiere tener en la memoria algo más que la rutina diaria, algo que le acerque a aquello con que sueña. Cuando proceden a grabarle los recuerdos solicitados, algo sale mal: y es que el cerebro de Quaid ya había sido manipulado previamente, puede que no sea quien cree que es. Remake de Desafío total (Paul Verhoeven, 1990), de nuevo a partir del relato corto de Philip K. Dick “Podemos recordarlo todo por usted”, que también ha inspirado filmes como la saga Matrix. Los mimbres de la historia son los mismos, o sea, la situación del protagonista tratando de averiguar quién es, con el juego de qué será realidad y qué puro sueño, y el vértigo de descubrir que uno puede ser un héroe o bien un villano sin escrúpulos, con las dudas subsiguientes sobre el libre albedrío, la capacidad de escoger entre el bien y el mal. En tal tesitura, la novedad de Desafío Total (Total Recall), aparte de algunos cambios de guión, casi guiños al conocedor del film original para que participe en una especie de juego de las 7 diferencias (ya saben, ese de "a ver, mire usted, los dibujos son casi idénticos, pero observe atentamente y descubra las 7 diferencias..."), provienen de la traca de efectos visuales e imaginería futurista, donde se constata que en 12 años las posibilidades creativas se han quintuplicado. El problema es que Len Wiseman, conocido por la saga Underworld realizada con su esposa, y actriz también aquí, Kate Beckinsale, entrega su film con una rutina parecida a aquélla de la que se queja su protagonista. La narración de Desafío total (Total Recall) discurre cansinamente, con mucha parafernalia y pocas nueces de personajes que nos conmuevan y con los que compartir andanzas. Vamos, que si nos grabaran la película en el cerebro, el recuerdo no sería memorable.

4/10
Whiteout

2009 | Whiteout

Thriller criminal ambientado en las gélidas tierras de la Antártida, lugar donde una intrépida policía investiga una serie de asesinatos. Los crímenes se producen justo cuando los habitantes del lugar tienen que abandonar la estación por la inminente llegada del invierno. Todos los asesinatos tienen algo en común: sus víctimas formaban parte de una misteriosa expedición, que ha encontrado algo enterrado en el hielo. Las circunstancias del caso obligan a la agente Carrie Stetko (Kate Beckinsale) y a un pequeño grupo de gente a permanecer en el lugar para esclarecer los hechos. Lo malo es que corren un gran peligro: perder el último avión que les saque de allí. La película tiene a su favor el incréible escenario blanco donde tiene lugar la acción. La belleza del lugar es directamente proporcional con la sensación de amenaza que suscita. Es inevitable que la ambientación recuerde a una película terrorífica que tenía lugar también en estos parajes, La cosa, dirigida por John Carpenter. Pero aquí no hay terror propiamente dicho, y la intriga del argumento es poca cosa y acaba por convertirse en algo convencional. De todas maneras, y pese a que todo discurre por terrenos trillados, el director Dominic Sena (responsable de algunos filmes adrenalíticos como Operación Swordfish o 60 segundos) intenta dosificar la intriga poco a poco y cuenta con el atractivo de la Beckinsale. Menos da una piedra.

4/10
Todos están bien

2009 | Everybody's Fine

Remake de la película homónima de Giuseppe Tornatore de 1990, cuenta con el mismo andamiaje argumental de aquélla, aunque con traslación espaciotemporal a los Estados Unidos de 2010, lo que supone paisaje y costumbres diferentes. Frank es un tipo jubilado, viudo desde hace unos meses, que contaba con reunir a sus cuatro hijos en casa durante el fin de semana. Pero cada uno ha excusado su asistencia, otra vez será. De ninguna manera, piensa Frank, que a pesar de una dolencia cardíaca, decide visitarlos en sus distintos lugares de residencia, saltando de ciudad en ciudad, con su maleta a cuestas. El planteamiento es que los hijos no han respondido a las expectativas de su progenitor, pero al ser éste muy exigente los cuatro han orquestado una telaraña de 'mentiras piadosas' acerca de su estatus, que al final acaban saliendo a la luz. Sólo la madre les ha conocido de verdad. Y Frank tendrá que aprender a aceptar, en algún caso con dolor, que sus retoños ya no son unos 'niños', y que han hecho cosas bien y cosas mal. El problema es que el film no va más allá de apuntar la importancia de la familia, de la que hay que aceptar sus imperfecciones, y no aporta nada en la dirección de que lo que marcha mal, hay que procurar arreglarlo. Por ello, las emociones brillan por su ausencia en muchos pasajes. Kirk Jones (Despertando a Ned, La niñera mágica) mantiene ideas como las de Frank asociando la visión de sus hijos con la de su 'versión infantil'. Pero el tono nostálgico se rebaja, y desaparecen ciertos pasajes 'fellinianos' de Tornatore. A cambio se introduce un metáfora algo forzada: Frank trabajó en el revestimiento de cables telefónicos, alusión al problema de comunicación padre-hijos (y esposa, si nos apuran), pero la verdad, en plena era de la telefonía móvil, tal símbolo carece de fuerza. O se varían las situaciones familiares-sentimentales-profesionales de los hijos, con novedades tan 'originales' como las dudas de una hija sobre su identidad sexual. Robert De Niro se enfrentaba a la sombra de un gigante, la de Marcello Mastroianni, y se puede decir que soporta la comparación, aunque en los últimos tiempos al actor se le ve algo desganado, como si no supiera qué dirección dar a su carrera como intérprete; y aquí asume un papel que hace prácticamente sin despeinarse. El resto de actores -los hijos interpretados por Kate Beckinsale, Drew Barrymore y Sam Rockwell, más la camionera Melissa Leo- se limitan a estar, ninguna de sus composiciones es memorable.

4/10
Underworld: La rebelión de los licántropos

2009 | Underworld: Rise of the Lycans

Precuela de Underworld y Underworld: Evolution que explica el origen de la guerra ancestral que enfrenta a licántropos contra vampiros. Los fans de la saga ya saben prácticamente todo lo que va a pasar, pues se han ido dando los detalles anteriormente. La acción transcurre en la época medieval, cuando Victor, el líder de los vampiros, mantiene esclavizados en su castillo a numerosas criaturas lobunas. Una de ellas es Lucian, que puede transformarse en ser humano, por lo que se le considera ‘el primer licántropo’. Lucian es el esclavo favorito de Victor, pero mantiene un idilio en secreto con su hija, lo que desencadenará la tragedia. Aunque se echa de menos a Kate Beckinsale, los actores realizan buenos trabajos. Hereda el protagonismo absoluto Michael Sheen, que ya interpretó a Lucian, el líder de los licántropos, en los otros dos filmes. El protagonista de La reina y El desafío. Frost contra Nixon demuestra su valía en un inesperado registro como héroe de acción. El principal papel femenino lo ha heredado la eficaz y atractiva Rhona Mitra (Shooter: el tirador), y también es digno de mención el trabajo de Bill Nighy. El hilarante roquero de Love Actually –que ha estado también en los anteriores capítulos–, aquí se perfila como un odioso villano. Aunque en un principio estaba previsto que repitiera el director de las dos anteriores entregas, Len Wiseman, al final él mismo decidió mantenerse como productor ejecutivo, y ceder la batuta a un fiel colaborador, el debutante en el largometraje Patrick Tatopoulos, diseñador de efectos mecánicos y criaturas de la saga, y que a pesar de su apellido griego resulta que es francés. Tatopoulos compone una ambientación que mezcla el estilo gótico de la saga con la fantasía heroica al estilo de El Señor de los Anillos –de hecho el director artístico es Dan Hennah, importante colaborador en este apartado de Peter Jackson en sus adaptaciones de la obra de Tolkien–. El film mantiene el toque romántico de sus predecesores y sus secuencias de acción sorprenden, pero es bastante ligero y predecible. También es un error que abuse innecesariamente de la violencia, alejándose del público adolescente al que va claramente destinado.

4/10
Fragmentos

2008 | Winged Creatures

Una cafetería de Los Ángeles. Un tipo irrumpe en su interior, y sin razón alguna la emprende a tiros con su pistola, apuntando a todo 'bicho viviente'. Muere uno de los clientes, y el propio agresor se suicida. El resto de la película se dedica a seguir a varios de los supervivientes: Doris y Anne, esposa e hija de la víctima, la primera desconsolada, la otra fríamente agarrada al consuelo religioso; Charlie, enfermo de cáncer y ludópata, que después de sobrevivir milagrosamente se dedica a jugar aprovechando la racha de 'buena suerte'; Jimmy, amigo de Anne, que no ha vuelto a decir palabra desde la desgracia; Carla, camarera y madre soltera con serios problemas afectivos; y el doctor Bruce, cliente de la cafetería, y que atendió en el hospital a los heridos.El poco conocido Rowan Woods (Little Fish) entrega una película irregular. Después de un arranque fuerte, el desarrollo de los problemas que arrastra cada personaje no acaba de interesar, de modo que se acude al recurso fácil de flash-backs con las impresiones de uno y otro del momento del tiroteo. En el fondo se nos escamotean las razones de las 'patologías' de los protagonistas, de modo que, por ejemplo, las creencias religiosas se presentan sin matices como una dificultad, más que una ayuda, a la hora de afrontar las desgracias. Los distintos 'juegos' a que se agarran algunos personajes -búsqueda de relaciones íntimas, la suerte del juego, el heroísmo del buen creyente, los sabios consejos del buen doctor...- configuran una trama demasiado artificial y poco cohesionada, que sólo salva, en parte, el esfuerzo actoral de un conjuntado reparto.

4/10
Nada más que la verdad

2008 | Nothing But the Truth

En Washington la reportera Rachel Armstrong (Kate Beckinsale) se enfrenta a una posible pena de cárcel por negarse a revelar la fuente que le ha permitido revelar la identidad de un miembro de la CIA. Thriller dramático, con más drama que intriga, inspirado en hechos reales y llevado con buen pulso por Rod Lurie, autor también del guión. La película pone en la balanza asuntos de calado: por un lado la necesidad de contar y hablar de la verdad, y por otro la de mantener en secreto información sobre la seguridad nacional. Aunque no sea memorable, cuenta con un formidable reparto, lo cual hace que el resultado mejore considerablemente. De todas maneras se echa en falta un desenlace mejor elaborado.

6/10
Habitación sin salida

2007 | Vacancy

Las películas ‘snuff’, que muestran asesinatos reales de personas, fueron el tema central de Tesis, debut de Alejandro Amenábar, que criticaba la pasión por el morbo de la sociedad. Siguiendo los pasos  del cineasta español, retoma este asunto el director Nimród Antal, californiano que hasta ahora curiosamente había desarrollado toda su carrera de cineasta en Hungría. La trama homenajea constantemente a Psicosis, el gran clásico de Alfred Hitchcock, con la que comparte su desarrollo casi al completo en un semiabandonado motel de carretera. Allí se ven obligados a pasar la noche, tras la avería que sufre el coche en el que viajan, David Fox y Amy, su esposa, un matrimonio en crisis tras la muerte accidental de su hijo. El siniestro director del lugar les asigna una habitación mugrienta, llena de cucarachas, en la que no se recibe ningún canal de televisión. David prueba unas cintas de vídeo que alguien se ha dejado allí. Resulta que muestran asesinatos que parecen bastante reales, pero lo más inquietante es que el escenario de lo que ocurre en esas películas es la misma estancia en la que ellos se encuentran. La idea de partida es atractiva y el cineasta logra mantener la tensión, algo complicado de conseguir en un escenario casi único. No parece haber contado con un presupuesto muy elevado, pero sí con dos protagonistas que le dan cierto empaque, Luke Wilson y Kate Beckinsale, que realizan un gran trabajo. Aborda tangencialmente asuntos como la superación del dolor, y el lado oscuro de la naturaleza humana, pero se queda en una sucesión de secuencias de suspense, y sustos efectistas. Comparte tema con otro título coetáneo, 1408, cinta de terror que también ocurre en un dormitorio.

5/10
Snow Angels

2007 | Snow Angels

El joven Arthur trabaja de camarero y toca el trombón en una banda. Y sobre todo está enamorado de la pizpireta Lila, una jovencita del instituto bastante graciosa y díscola. Lo bueno es que a Lila también le hace tilín Arthur. Sin embargo, cuando Arthur decide emprender su primera relación amorosa, el mundo de los adultos y sus problemas irrumpirá con fuerza en su vida, haciendo añicos sus idílicos planes. Sentida película, entre el drama y el romance, con sus porciones de secretos y sus momentos logrados. Destacan entre el reparto las caras conocidas de Kate Beckinsale (Underworld) y Sam Rockwell (Bienvenidos a Collinwood).

4/10
Underworld: Evolution

2006 | Underworld: Evolution

Vampiros y hombres lobo mantienen una encarnizada guerra desde tiempos ancestrales. Representantes de ambas razas se asesinan mutuamente sin llamar la atención entre los humanos. Selene, una vampiro guerrera, ha pasado su vida combatiendo a los hombres lobo, a los que creía responsables de la muerte de su familia. Pero al final de la primera parte se enteraba de que el verdadero asesino era Viktor, el líder de su clan. Selene acababa asesinando a Viktor, y por tanto, convirtiéndose en enemiga de los demás vampiros. Perseguida por sus hermanos de sangre, Selena cuenta con la ayuda de Michael, híbrido de ser humano y hombre lobo, del que se ha enamorado, a pesar de pertenecer a razas enfrentadas. Ambos tratarán de encontrar a Marcus, el primer vampiro, a punto de despertarse de un letargo que ha durado largos años. Selene espera que Marcus entienda por qué mató a su jefe y le perdone. Len Wiseman, que debutaba con la primera parte, repite en esta secuela con un presupuesto mucho mayor. Esto se nota en secuencias tan vistosas como la del vampiro atacando una camioneta, o el prólogo que explica el origen de la guerra entre hombres lobo y vampiros. Los sofisticados efectos especiales propician creíbles transformaciones y dinámicas secuencias de acción, muy influidas por el universo de los videojuegos. Éstas remontan un guión que puede resultar lioso si no se está muy atento. Repiten también los actores de la primera parte, y se añaden algunos secundarios de lujo como el ilustre actor británico Derek Jacobi.

5/10
Click

2006 | Click

Michael es un arquitecto de gran proyección, que apenas consigue compaginar el trabajo con sus responsabilidades familiares. Un día acude a comprar un mando a distancia universal, y acaba adquiriendo un sofisticado aparato que le permite manejar su propia vida a su antojo: saltando capítulos, deteniéndola, avanzando rápido o rebobinando. El director Frank Coraci y el actor Adam Sandler empezaron con buen pie, colaborando juntos en la inteligente comedia El chico ideal. Pero después han ido bajando el nivel, con la fallida El aguador, y esta nueva comedia. El prometedor arranque va desembocando poco a poco en un desarrollo previsible –Capra lo bordó hace ya más de sesenta años– y, al margen de algunas divertidas excepciones, el film se diluye por culpa de una sucesión de chistes soeces o simplemente “tontarros”, que no llegan a funcionar. Lástima también que se desaproveche el trabajo de Kate Beckinsale, aquí convertida en simple comparsa. Sandler, eso sí, mantiene intactas sus dotes de comediante. Aunque nunca pierde el tono de comedia, a mitad del metraje se añaden elementos con cierta carga dramática, que resaltan la importancia de la familia, a veces relegada a un segundo plano frente a otras cosas que no son tan importantes como parecen. Entre los secundarios destaca la presencia de David Hasselhoff, legendario protagonista de Los vigilantes de la playa, que se ríe de sí mismo y de su imagen de chulito.

4/10
El aviador

2004 | The Aviator

Aunque el periplo del peso pesado del Séptimo Arte Martin Scorsese ha estado lleno de altibajos en los últimos años, el cineasta remonta el vuelo con esta biografía del fascinante y controvertido Howard Hughes. Playboy, millonario, inversor inmobiliario, productor y director cinematográfico, también fue empresario aeronáutico y gran aficionado a la aviación. El guión del consagrado John Logan (El último samurái, Gladiator) sigue los pasos del personaje durante dos décadas, arrancando a finales de los años 20, cuando ronda los 25 años de edad. Heredero de la empresa paterna, decide invertir una desorbitada suma de dinero en Ángeles del infierno. Se trata de una película de aventuras áereas para la que contrata numerosos pilotos que propician asombrosas secuencias de aviones filmadas sin efectos especiales. El film describe minuciosamente su romance con la mítica Katharine Hepburn, una actriz de fuerte personalidad, y también su aventura en la potente compañía aérea TWA. Como empresario aeronáutico, Hughes prueba sus prototipos de sofisticados aparatos, y realiza un fuerte desembolso para llevar a buen puerto la construcción del Hércules, un aparato. Pero Hughes se estrella con uno de sus aviones, y también empieza a sufrir una enfermedad degenerativa, que le lleva a convertirse en un fanático de la higiene y a recluirse sin apenas contacto con el exterior. Scorsese ha conectado con DiCaprio, actor tan italoamericano como él, con el que repite por segunda vez consecutiva, y que fue el promotor del proyecto. Pero nadie diría que se trata de una iniciativa ajena, pues Scorsese fagocita al personaje. En sus manos, Hughes se convierte en uno de sus típicos antihéroes excéntricos que tras un meteórico ascenso asimilan malamente el éxito y acaban trastocados. El esquema del film recuerda sobre todo a Toro salvaje, pero también a Uno de los nuestros y Casino. Por otro lado, la odisea del personaje para sacar adelante el Hércules, una iniciativa tan bienintencionada como megalómana, recuerdan a empresas épicas del propio Scorsese, como la de sacar adelante Gangs of New York, enfrentándose incluso a los productores del film. En este sentido viene a la memoria Tucker, un hombre y su sueño, donde Coppola hablaba de sí mismo, aprovechando la historia de un empresario real, obsesionado con construir el mejor coche el mundo (como Hughes el mejor avión del mundo). Si bien los detractores pueden argumentar que sobra algo de metraje, también es cierto que realiza una fascinante reconstrucción de la época, incluidos los años dorados de Hollywood. Y como siempre, compone más de una secuencia espectacular (sobre todo el rodaje de Ángeles del infierno) y otras intimistas, pero apasionantes, como la comida en casa de los padres de Hepburn. Maestro del cine, Scorsese integra de forma apabullante elementos fílmicos como la vistosa fotografía de Robert Richardson, responsable de Kill Bill o la música del autor de El señor de los anillos, el canadiense Howard Shore. En definitiva, un título que sin ser totalmente redondo, devuelve a su autor al Olimpo. Y aunque a Scorsese se le escapó una vez más ese Oscar que injustamente nunca le ha llegado, el film se llevó cinco de once nominaciones, convirtiéndose en la más premiada del año. La estatuilla más merecida quizás fue la que se llevó Cate Blanchett, estupenda como la irrepetible Hepburn.

7/10
Van Helsing

2004 | Van Helsing

¿Cómo reunir en una misma película a monstruos que han protagonizado en solitario decenas de títulos? Stephen Sommers, que ha escrito y dirigido esta película, tiene la respuesta. Para empezar, el protagonista será un especialista en cazar monstruos, que ya aparece en la novela "Drácula", de Bram Stoker: Van Helsing. Este intrépido personaje, una especie de Indiana Jones que viste siempre ropa oscura, se transforma en agente secreto del Vaticano nada menos, y sus misiones son enfrentarse con diabólicas criaturas. Aunque sus jefes suelen recomendar que no mate a nadie, que debe procurar salvar también a tan terribles oponentes, Van Helsing no lo suele tener fácil a tal respecto. Contando con Van Helsing, parece razonable pensar que ya tenemos un escenario principal, Transilvania, donde mora el conde Drácula con sus tres sanguinarias novias. Si vamos más allá, e imaginamos a Anna, una chica muy guerrera, que lidera un pueblecito que sufre los embates de los vampiros, y que ésta tiene un hermano que sufre el mal de la licantropía, ya tenemos otro monstruo en el saco. Finalmente, hemos de pensar que Drácula es un no-muerto, y esto, entre otras desventajas, le impide tener descendencia con sus queridas novias. Así que, para superar esta contrariedad, el conde piensa que las ideas del doctor Frankenstein de fabricar una criaturas a partir de cuerpos de difuntos, pueden ser una solución. Y ya tenemos un tercer monstruo. Si a esto sumamos una secuencia de presentación de Van Helsing, en que anda por las calles de París a la caza de Mr. Hyde, tenemos por fin una colección de monstruos de lo más completita. Conociendo los antecedentes de Sommers, sus dos filmes La momia y El regreso de la momia, era de esperar que, a pesar de contar aquí con tanto monstruo, apostara más por la acción y la aventura que por el terror propiamente dicho. Y desde luego, en tal aspecto, la película no defrauda en absoluto. Una vez perfilados los sencillos mimbres argumentales que acabamos de apuntar, no hay un momento para tomarse un respiro. La película es trepidante, como un circo con varias pistas, en el que, en cada una, parece escucharse el grito de guerra ‘¡Más difícil todavía!’. Maquillaje asombroso para las criaturas (un Frankenstein diferente) y efectos digitales para las transformaciones de las criaturas (singularme el hombre lobo), escenarios para dejarte boquiabierto, planos en los que la cámara y los actores, literalmente, vuelan…Todo está al servicio de ese increíble espectáculo visual. Hugh Jackman, Lobezno en las dos entregas de X-Men, es un Van Helsing la mar de razonable. Y Kate Beckinsale, a pesar de su aire de damisela delicada, da bien el tipo de mujer peleona, algo que ya había probado en parte en Underworld. Para los monstruos se apostado por actores no demasiado conocidos, pero que cumplen: Richard Roxburgh es Drácula, Will Kemp el Hombre Lobo, y Shuler Hensley el monstruo del Dr. Frankenstein. Pero no hay que engañarse, éste no es un film pensado para que los actores entreguen composiciones memorables. Estamos ante un film muy físico, y a tal respecto hay que subrayar que muchas de las escenas peligrosas las han hecho directamente los actores sin especialistas, colgados con cables que luego se han borrado digitalmente.

6/10
Tiptoes

2003 | Tiptoes

Una pareja espera su primer bebé, pero pronto llegan los temores de que herede los genes del hermano del padre, de baja estatura. Gary Oldman interpreta a un enano en esta comedia dramática de Matthew Bright (Ted Bundy).

4/10
Underworld

2003 | Underworld

Tras muchos siglos de guerra, los vampiros parecen tener dominados a sus enemigos más peligrosos: los hombres-lobo. Ambas razas se disputan la hegemonía inmortal del mundo de las tinieblas. Pero un hallazgo provoca un giro inesperado que desencadenará una batalla definitiva. Los licántropos buscan a un humano, el doctor Michael Corvin, y Selene, una guerrera vampira, averigua el porqué: su enemigos quieren utilizar su sangre para llevar a cabo una transformación en su raza que les hará invencibles frente a los chupasangres. Selene tendrá que llegar antes y retener al doctor lejos de sus enemigos. Unos cuantos vampiros y licántropos, una guerra ancestral, un romance improbable, estética “mod”, artes marciales, chica guapa, chico bueno y sangre en grandes proporciones… Con esos ingredientes la película no podía fallar. Y no falló: se convirtió rápidamente en número 1 de taquilla en USA y en España. Gran parte del mérito hay que achacárselo a la dirección del debutante Len Wiseman, que hasta entonces sólo había trabajado como decorador artístico en Stargate e Independence Day. Y es en esta faceta “externa” donde reside la fuerza de la película. Su atmósfera gótica está realmente lograda: ambientes oscurísimos, lluvias perpetuas, interiores recargados, contrastes luminosos y vestuario de diseño. Y a esa envoltura tenebrosa, ya de por sí fascinante, se añade la presencia de una actriz en alza que ha cambiado esta vez las sedas y los volantes por la licra negra ajustada y la capa de altos vuelos. Kate Beckinsale es protagonista absoluta, si bien es cierto que el joven Scott Speedman (Mi vida sin mí) hace un trabajo digno. Y atención a la aparición de Bill Nighy en un papel muy, pero que muy distinto, al del divertido y alocado rockero de Love Actually.

6/10
La calle de las tentaciones

2002 | Laurel Canyon

Una joven pareja de estudiantes de medicina se traslada a Los Ángeles. Él acabará su especialidad y ella su tesis doctoral. Como tienen poco dinero, se hospedan en casa de la madre de Sam, productora  musical que está grabando un disco y mantiene un romance con el joven que canta. Entre la madre, su joven novio y Alex se establece un triángulo amoroso. Tras Casi famosos, Frances McDormand interpreta otra cinta sobre la frivolidad del mundo del rock. Al contrario que en aquélla, ahora es la madre la frívola, apasionada por el sexo, drogas y rock and roll, ante la desesperación de su hijo. La directora independiente Lisa Cholodenko no juzga a sus personajes, sino que muestra sus vidas de forma descarnada.

3/10
Serendipity

2001 | Serendipity

El término “serendipity” designa la capacidad que tienen algunas personas de protagonizar encuentros fortuitos y agradables. Y, aunque ellos lo ignoran, Jonathan y Sarah están a punto de convertirse en auténticos maestros de “serendipia”. Todo comienza un día de Navidad en Nueva York. Ambos han acudido a unos grandes almacenes para comprar regalos a sus respectivas parejas. Unos guantes de lana pueden ser una buena elección. Ambos se encuentran frente al mostrador. El problema es que sólo quedan un par de guantes… Conversan, ríen y conectan de modo asombroso, hasta el punto de que deciden tomar algo en una cafetería y patinar sobre hielo en el Central Park. Cuando, al despedirse, se disponen a intercambiar los teléfonos, la duda entra en sus conciencias. Sarah toma una decisión: permanecer en el anonimato. Si han de volver a encontrarse, el destino se encargará de ello y entonces ya no tendrán que preocuparse. Pasarán los años. Sus andanzas han corrido por cauces diferentes y ambos están a punto de casarse… ¡Qué maravillosa puede ser la vida en las películas! ¡Qué disparatada y entrañable! Estamos ante una comedia romántica de corte clásico, donde la casualidad y el enredo componen un divertido y delicioso tapiz que sólo resplandecerá cuando esté enteramente completado. Hay dos cosas que logran que esta película sobresalga muy por encima de los productos del género. Por un lado tienen lugar en ella algunas escenas realmente logradas, de encanto superlativo, como la apuesta en los ascensores del Waldorf Astoria o la lección de astronomía en el brazo de Sarah. Sin embargo esa magia cinematográfica es posible únicamente gracias a la química que hay entre John Cusack y Kate Beckinsale. El encantamiento entre ambos no tiene nada que envidiar a los que se producen en el colegio Hogwarts, por poner un ejemplo conocido. Y tal es el magnetismo de su serendipia que uno sale transformado después de ver la peli, mientras se pregunta ligeramente obsesionado: ¿me puede pasar a mí? La película cuenta además con un buen puñado de fantásticas canciones, unos secundarios bastante apañaditos (los amigos de los protagonistas son un perfecto contrapunto) y un ritmo milimétrico que va "in crescendo" hasta la escena final. Una delicia, vamos.

7/10
Pearl Harbor

2001 | Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 1941 el mundo entero se estremeció cuando la aviación japonesa descargó toda su furia contra la base estadounidense de Pearl Harbor, en Hawai. Cerca de 3.000 personas perdieron la vida y el ataque significó la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. Ahora 60 años después estos hechos se recogen en la filmación más cara llevada a cabo por una sola productora. Para lograr los mejores resultados se contrató al director Michael Bay, un auténtico especialista en películas de acción de gran presupuesto, artífice de éxitos como Armageddon o La Roca. El guión corre a cargo del reputado Randall Wallace y narra la historia de Rafe (Ben Affleck) y Danny (Josh Hartnett), dos amigos de la infancia que aprendieron a volar en aviones fumigadores y que pasado el tiempo entran a formar parte del cuerpo de pilotos del Ejército del Aire de los Estados Unidos. Ambos van a parar a la base de Pearl Harbor, y allí Rafe se enamora de Evelyn (Kate Beckinsale), una bella enfermera que sirve a la Marina. Pero Rafe es un atrevido idealista y no duda en alistarse en el Escuadrón del Águila, un grupo internacional que junto a los pilotos británicos plantaron cara en el aire a los alemanes durante la Batalla de Inglaterra. Se trata de una misión extremadamente arriesgada. Él lo sabe: la diferencia entre un combate real y la vida de un soldado en Hawai es abismal. Y por eso mismo no ha contado con Danny, cuya vida quedará asegurada en los tranquilos parajes de Hawai, y el cual, en compañía de Evelyn, esperará el feliz regreso de su mejor amigo. Pero, por entonces, los japoneses ya planean un ataque que cambiará la historia de Estados Unidos y del mundo entero. La película es una demostración del poderío cinematográfico de Hollywood. Las escenas bélicas son de una verosimilitud soberbia. Hay planos a un tiempo espectaculares y terribles, como el del portaviones hundiéndose con una agónica carga humana en su interior. Entre Ben Affleck y Josh Hartnett (¡vaya descubrimiento de actor!) hay la química suficiente como para encender la pantalla durante la primera hora. Y es que, en el fondo, por encima de las escenas de acción, de factura insuperable, Pearl Harbor es una película sobre la amistad y la lealtad, el valor y el patriotismo. Vamos, que al final uno tiene tentaciones de exclamar a pleno pulmón: “God Bless America”.

5/10
La copa dorada

2000 | The Golden Bowl

Maggie y Charlotte. Siempre han sido amigas. Ahora la primera se dispone a casarse con el príncipe Amerigo. Es el momento en que Charlotte advierte que, a pesar de los pesares, anda enamorada del príncipe. Pero la cosa, en la sociedad inglesa de principios del siglo XX, no permite cambios bruscos: Maggie y Amerigo se casan, y Charlotte, de un modo sutil y hasta retorcido, se compromete con el padre viudo de Maggie; así estará cerca de su amor secreto. Henry James es un novelista formidable, aunque su magnífica prosa es difícil de llevar a la pantalla. Pese a todo, el equipo de James Ivory, Ismail Merchant y Ruth Prawer Jhabvala se pone manos a la obra y logra un film sensible, que aborda con acierto las veleidades del espíritu humano. El reparto es de auténtico lujo.

6/10
Sueños rotos

1999 | Brokedown Palace

Alice y su mejor amiga, Darlene, se han montado un viajecito a Tailandia para celebrar su salida del instituto. Lo que empieza como viaje divertido y exótico, en el que esperan, cómo no, ligar un poco, se transforma en pesadilla. La causa es que conocen al guapetón de Nick, del que se encaprichan; pero el joven está mezclado con un asunto de drogas y se aprovecha de ellas. Resultado: Alice y Darlene van a dar con sus huesos en la cárcel, al estilo de lo que ocurría en El expreso de medianoche. Las prometedoras Claire Danes y Kate Beckinsale protagonizan un film que, si bien resulta previsible, permite desarrollar la evolución de la amistad de las dos chicas. De “genial” pero superficial, se pasa luego al distanciamiento, hasta que se llega a una mejor comprensión mutua.

4/10
The Last Days of Disco

1998 | The Last Days of Disco

Alice y Charlotte son dos amigas que acaban de terminar la Universidad y trabajan por un salario mínimo, por lo que tienen que compartir un apartamento en Nueva York. Otra chica, Holly se unirá como compañera de piso. Los días son rutinarios y serios, pero por las noches, las jóvenes se ponen sus mejores galas para ir a bailar y reflexionar sobre la vida, el amor y las relaciones. La película es una mirada a esa generación de los jóvenes de los setenta y ochenta, con sus dudas, miedos, inseguridades... que se dejaban llevar por la música 'disco' del fin de semana, ambiente propicio para compartir sus sueños con los amigos. El film recuerda a St. Elmo, punto de encuentro, o Fiebre del sábado noche donde otro grupo de jóvenes amigos estaban vinculados por un local de música. Las protagonistas son la dulce Kate Beckinsale (Serendipity, Pearl Harbor) y Chloë Sevigny, actriz de cine independiente que se dio a conocer en Kids.

4/10
Como pez en el agua

1997 | Shooting Fish

Dos jóvenes se ganan la vida practicando toda clase de estafas, tarea para la que se muestran muy habilidosos. Mientras uno es un perfecto charlatán, el otro es capaz de inventar todo tipo de artilugios. Pretenden reunir un millón de libras para comprarse una lujosa mansión. Un día conocen a una chica que se les une y de la cual se enamorarán ambos. Una de las más frescas comedias británicas de los 90, cuyas señas de identidad residen en un guión muy ingenioso y en una banda sonora que recopilaba a los grupos británicos más exitosos del momento. La joven Kate Beckinsale (Mucho ruido y pocas nueces) realiza una excelente interpretación.

6/10
Emma

1996 | Emma

Adaptación televisiva de la conocida novela de Jane Austen, realizada casi a la par de la que protagonizó Gwyneth Paltrow, y para muchos claramente superior. Narra la historia de Emma, una joven que tras considerarse artífice de la boda de su mejor amiga, la señorita Taylor, planea emparejar a los solteros de la ciudad de Highbury, una pequeña y pacífica localidad inglesa. No obstante, pronto comprobará que sus conocimientos acerca de los sentimientos del prójimo son tan escasos como los que ella tiene de su propio corazón. La versión de Diarmuid Lawrence es muy fiel a la fuente original, y atrapa esa increíble plasmación del alma femenina de la que era capaz Austen. En esta ocasión es Kate Beckinsale la que juega a Celestina con su composición de Emma, y verdaderamente se mueve como pez en el agua en los aspectos humorísticos de su personaje. El resto del reparto es muy atinado, pero destaca especialmente Mark Strong.

5/10
Haunted

1995 | Haunted

El profesor Ash, investigador de lo oculto, acude a una mansión donde acontecen sucesos paranormales, y donde le reciben tres hermanos cuya nota dominante parece ser la frivolidad. La dedicación de Ash a demostrar la falsedad de supuestas apariciones se enraiza en un suceso del pasado, a resultas del cual murió ahogada su hermana pequeña. Curioso producción de Francis Ford Coppola, en cuyos elementos podría verse algún precedente para Los otros de Alejandro Amenábar. Estupendos actores en un film de terror que recupera el inagotable tema de las casas encantadas. El personaje de Anthony Andrews, muy unido a su niñera, se diría un guiño al Sebastian que encarnó en la serie televisiva Retorno a Brideshead.

5/10
La hija de Robert Poste

1995 | Cold Comfort Farm

Adaptación de la popular novela de Stella Gibbons, publicada en 1912, y que ya había sido trasladada a la pequeña pantalla en una miniserie de 1968 dirigida por Peter Hammond, con Sarah Badel en el papel de la protagonista Flora Poste. En la Inglaterra de finales de los años 30, Flora es una mujer que, a pesar de tener poco dinero y haber perdido a su familia recientemente, quiere escribir una novela. Para ello necesita dos elementos: una buena historia y un lugar tranquilo donde ponerse a trabajar. Encuentra el sitio ideal en una pequeña granja habitada por una serie de extravagantes personajes que son, precisamente, la inspiración que ha estado buscando. Filmada para televisión y producida por la BBC, fue exhibida en cines en casi todo el mundo. Rodada en localizaciones naturales de Inglaterra, cuenta con un reparto de clase alta con Kate Beckinsale, Eileen Atkins, Rufus Sewell e Ian Mckellen como el predicador.

6/10
La tabla de Flandes

1995 | Uncovered

Julia Darro, restauradora de obras de arte, empieza a trabajar en la Tabla de Flandes, un cuadro del siglo XV que muestra una partida de ajedrez. Tras quitar capas de pintura, descubre en la parte inferior del cuadro una misteriosa inscripción: "Quis negavit equitem". Tras pedir permiso al propietario del lienzo, investigará a qué hace referencia esta leyenda. Insulsa adaptación de una novela de Arturo Pérez-Reverte, que no suele tener mucha suerte en las adaptaciones de sus libros al cine. En esta ocasión, se salva algún momento aislado gracias al buen hacer del realizador Jim McBride (Querido detective) y del reparto.

4/10
La verdadera historia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca

1994 | Prince of Jutland

Corre el siglo VI en Dinamarca. Amled es el joven y alegre príncipe del país, que no sospecha el peligro que se cierne sobre su padre. El rey Harvendel y su esposa Geruth están orgullosos de su hijo y de la bonanza de su reino. Pero el malvado Fenge ha elaborado un maquiavélico plan para ascender al trono por métodos sanguinarios. Durante una jornada de cacería, Amled descubre a un grupo de soldados que pretende ejecutar a un criminal. Amled trata de detenerles y en ese momento descubre horrorizado que el hombre al que van a quitar la vida es su padre, el rey. Amled consigue huir y se hace pasar por loco. Corre a poner sobreaviso a su madre pero antes jura solemne venganza contra su tío Fenge y sus seguidores. Se supone que es la historia real, narrada en las crónicas danesas, en la que se inspiró William Shakespeare para escribir su inmortal obra. Está bien dirigida por el prestigioso Gabriel Axel, que ya consiguió el Oscar a la mejor película extranjera por la espléndida El Festín de Babette. La historia mantiene la tensión desde el principio y supone una visión distinta y curiosa de los hechos.

6/10
Mucho ruido y pocas nueces

1993 | Much Ado About Nothing

Basada en la obra de William Shakespeare, Mucho ruido y pocas nueces es una comedia romántica que ronda la perfección. Cuenta con un excelente reparto que lleva a cabo exquisitas interpretaciones, entre las que destaca la pareja formada por Kenneth Branagh y Emma Thompson, donde surge un picante y divertido romance, pero por si acaso están acompañados por Robert Sean Leonard, Keanu Reeves, Michael Keaton y Denzel Washington, lo que no está nada mal. Kenneth Branagh, que ya ha llevado a Shakespeare al cine en diversas ocasiones -Hamlet (1996), Enrique V (1989)- dirige este film al que sabe imprimir un buen pulso narrativo, enamoramientos, romances, infidelidades, amistad y lealtad traicionada, rápidos saltos de la comedia a la tragedia, de la lágrima a la risa se nos presentan con una naturalidad nunca hasta ahora conseguida. La película cuenta con una elaborada dirección artística, espléndidos vestuarios y una gran banda sonora a cargo de Patrick Doyle.

7/10
El largo camino de la libertad

1991 | One Against the Wind

La historia real de la condesa Mary Lindell, que en el París ocupado por los nazis ayuda a los pilotos ingleses clandestinos que acaban ahí, a recuperar la ansiada libertad. También echa una mano a la Resistencia, y su forma de actuar, ayudada por sus dos jóvenes hijos, es echarle mucha cara en el trato con los nazis, como si fuera una dama de pocas luces acostumbrada a que todo el mundo siga enseguida sus intrucciones. Protagoniza este telefilm ganador del Globo de Oro, Judy Davis, que también se llevó el premio de mejor actriz.

5/10

Últimos tráilers y vídeos