saltar al contenido principal

“Se tienen que volver a contar las historias de determinados personajes”

Intimida un poco quedar con el autor de películas fantaterroríficas tan oscuras como “Evil Dead (Posesión infernal)” y “No respires”, que estrena ahora “Millennium: Lo que no te mata te hace más fuerte”. Pero pese a su altura, el uruguayo de familia sueca Fede Álvarez resulta ser un tipo bastante afable, que parece encerrado en su propio mundo de ficción, y transmite una enorme pasión cuando habla de su cine.

 

¿Qué ha sido lo más difícil de adaptar el libro a la pantalla?

Ser fiel a los personajes, y que no se corrompan. Todo el mundo espera que se hagan cambios, porque un libro funciona de forma diferente a una película. Gran parte del crédito está en los guionistas, y al final en el actor, que cambia cosas, porque siempre arreglan los diálogos, es muy común que comenten “yo no lo diría así” y hagan un arreglo. Filtran mucho lo que estaba previsto.

mille 3Pero esta novela se ha transformado mucho, de hecho Lisbeth era muy secundaria y aquí se ha convertido en la protagonista absoluta. ¿Cree que eso conectará más con el público?

Espero que sí. La idea consistía en darle a Lisbeth Salander su propia película. En todas las anteriores parecía el asistente de un hombre, ya era hora de que asumiera el protagonismo. Durante el proceso de adaptación se pensó que no teníamos que hacer lo mismo: que toda la historia fuera a través de Mikael Blomkvist. Eso se había hecho muchas veces. Es posible que los apasionados de las novelas pongan alguna pega, pero nos arriesgamos.

Hasta ahora, Blomkvist era el sueño de todos los hombres, un héroe que tenía una novia de 20 años. En este momento lo convertimos en un asistente, por lo que se convierte por primera vez en fantasía femenina. Es más joven, guapo, y termina quedándose a cuidar el niño en la casa.

Vienes de dos películas de terror. ¿Cómo ha sido pasar a rodar un thriller de acción?

Para mí lo más complicado es que mis trabajos anteriores se tenían que construir con un ritmo más lento. Por el contrario, este tipo de películas tienen que ser una especie de montaña rusa. Va subiendo el ritmo progresivamente. Aquellos a los que no les guste el género pueden quedar agotados. Vio el film Santiago Segura y cuando le pregunté si le había gustado me dijo que no, porque asegura que estas películas le cansan.

Mi desafío era que sin perder el ritmo, hubiera momentos en que se ralentizara la acción, para disfrutar de los personajes. Y que así pueda gustarle a gente como Santiago Segura.

Cada vez hay menos sangre en su cine. ¿A qué se debe?

Tenía 33 años cuando rodé Evil Dead (Posesión infernal), pero después uno madura y se vuelve más tranquilo. A mí me fascinaba esta película porque presenta un mundo donde existen elementos muy perversos. Ese tipo de historias son las que me interesan, así que acepte el proyecto. Creo que puede ser positivo comprobar las maldades a las que es capaz de llegar el ser humano desde la seguridad de una sala de cine.

Pese a todo, algunos temas que se ven en el film, como los abusos infantiles, pueden remover al espectador en su butaca.

El truco está en sugerir, sin pasarse. Sigo la máxima de la vieja escena de la ducha de Psicosis de Alfred Hitchcock, si hablas con la gente te aseguran que vieron puñaladas y el cuchillo destrozando a la actriz, pero si la miras con detenimiento no es así, todo lo ha inventado la mente del espectador. El cine tiene ese poder. En mi película los espectadores tienen claro los temas tan turbios que se están tratando, pero en realidad éstos no salen, ni siquiera se nombran. Mis películas son un poco como cuentos de hadas, por lo que tienen mucho de irreal. Ésta es una fabula sobre dos hermanas, que se separan, y acaba en el bosque, con una mujer vestida de rojo corriendo. Tengo hasta moraleja final.

Más que denunciar temas como la violencia sexual contra los niños, quería rodar un film de acción, en el que se viera que los seres humanos no somos tan diferentes, aunque algunos acaben cometiendo actos terribles. Es lo que aprende poco a poco Lisbeth Salander: que la línea que la separa de su hermana es bastante fina, corremos todos el riesgo de decantarnos hacia el mal. También hablo de que un personaje malvado puede tener una influencia muy negativa durante muchos años, como en el caso del padre 

mille 2

de los personajes.

Esta película se parece más a las películas de 007 y Jason Bourne. ¿Es lo que se pretendía?

Nunca lo ocultamos, hasta la música de Roque Baños remite a esas sagas. La decisión de haber llevado la saga a ese terreno no es mía, ya estaba en los libros. El primero recuerda a Agatha Christie, va sobre una investigación, y apenas hay acción. Fue muy importante para la novela nórdica negra, porque le dio una relevancia internacional que antes no tenía. Pero en el resto de volúmenes, evoluciona el estilo, hacia el ‘pulp noir’, que es más parecido al cine de James Bond. Los villanos parecen propios del agente con licencia para matar. Fue una progresión natural que atravesaron los libros.

Ha colaborado usted con un español, al que acaba de citar, Roque Baños, que ha puesto música a todos sus filmes. ¿Qué tiene para que repita con él?

Es muy bueno, pero además si trabajas mucho con alguien se convierte en parte de tu voz como realizador. Pedro Luque, al que conozco desde niño, ejerce siempre como mi director de fotografía y supone una pata muy importante de mi estilo. También la música, ya que Roque no compone para otros como lo hace para mí, de hecho la de mis películas es siempre muy parecida, parece el mismo tema que va evolucionando.

Tenemos una relación tan fluida que la colaboración es mejor. Cuando necesito algo, sabe lo que le va bien a la película. En esta ocasión, tuve suerte, porque al final en los títulos de crédito aparece una versión en piano de la banda sonora, y como yo toco ese instrumento tenía el sueño de que me dejaran tocarlo alguna vez. Roque me lo permitió. Sólo los amigos te dejan hacer eso.

“Millennium: los hombres que no amaban a las mujeres” no dio tanto dinero como para que se diera luz verde a las secuelas. ¿Cree que esta vez se corre el riesgo de que ocurra la mismo?

El film de David Fincher era muy caro, ya que es un realizador estupendo, que firma con muchos recursos. Como resultado, fue menos rentable, pese a que acudió mucha gente a verlo en las salas. Para la industria no era negocio, y ahora podría serlo, yo he necesitado un presupuesto inferior.

Espero que continúe la saga, porque se tienen que volver a contar las historias de determinados personajes. Uno a veces se queja de que se recupere a viejos conocidos, pero aunque pensamos que son inmortales, en realidad pueden caer en el olvido si no se hacen películas sobre ellos. Yo le hablo de Robocop a un chico de 12 años y no tiene ni idea de quién es. Si se dejaran de hacer películas de James Bond, en 15 años habría muerto; con nuestra generación se perdería. Es importante seguir contando sus historias, y también de Lisbeth Salander, porque no existe otro personaje igual, una hacker que llega a extremos imposibles para defender a las mujeres de las injusticias. No salva a otros hombres.

Entrevista Fede Alvarez¿También se tenía que parecer al cine de superhéroes?

Es un género que no me acaba de gustar. Se han hecho demasiadas cosas. No son películas malas, tienen su mérito, yo voy a verlas y no me parecen mal. Pero no me interesan del todo.

En mis películas nadie es del todo malo, ni bueno, como en ese género. Mis personajes son reales. Yo he presentado a Lisbeth casi como un superhéroe al principio, pero poco a poco he tratado de quitarle la máscara, y mostrar al personaje con sus defectos, más cercano al espectador. Y se da cuenta de que ha podido cometer grandes errores. Ella considera que puede decidir a quién castiga, pero a veces puede equivocarse en sus decisiones. También puede cometer pecados. No era la persona que pensaba que era. Me criaron en la escuela católica, y me ha quedado en el subconsciente la necesidad de buscar en uno mismo de qué es culpable. Uno debe redimirse de sus fallos.

Las películas de superhéroes acaban cuando matan al malo, y el protagonista se va. No me gustan.

Es una película muy europea. ¿Quería reivindicar los paisajes de Suecia?

Escribí la última versión del guión, pensando en que el film tenía que transportarte a esa vieja Europa. Yo he vivido durante toda mi infancia en Bélgica, y aunque soy uruguayo por parte de padre, mi familia materna procede de Suecia. Así que también había algo de nostalgia a la hora de que la historia transcurriera en el Viejo Continente. Ese mundo me toca muy de cerca, y me proporciona calor en el alma, pese a que sean escenarios muy fríos. Era fundamental capturar ese mundo. No es del todo real, porque te aseguro que el Estocolmo real es más tranquilo que el que aparece en la cinta. Ojalá que pueda despertar el interés del público por Escandinavia.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE