Decine21
Entrevistas Desenterramos con nuestras preguntas las claves de su nueva película

Carey Mulligan, un tesoro en "La excavación"

El verano de 1939, poco antes de estallar la II Guerra Mundial, se produjo en Inglaterra un sensacional descubrimiento arqueológico. Sus impulsores no eran académicos de postín, sino gente corriente que puso en la tarea todo su empeño. Carey Mulligan da vida a la viuda Edith Pretty, que impulsó una excavación en los túmulos de su propiedad a los nadie había prestado excesvia intención. La actriz nos explica cómo le ha llegado al alma trabajar en “La excavación” a las órdenes de Simon Stone.

¿Conocía Carey Mulligan algo de la historia del tesoro de Sutton Hoo y del papel que Edith Pretty jugó en su descubrimiento?

Nunca había escuchado antes el nombre de Edith Pretty. El personaje era muy convincente, pero sumergirse en su vida real fue extraordinario. Era muy adelantada a su tiempo como mujer de principios del siglo XX. Viajó mucho, tenía estudios y fue generosa durante toda su vida.

Sorprende la ilusión que su personaje pone en la excavación de los túmulos que hay en su propiedad.

Hay una frase en que Edith dice 'Es un barco, Robert'. Esa simple frase me hizo llorar. Había algo tan puro e infantil en el descubrimiento... Y, sin embargo, también les cambió la vida. Ella muestra un auténtico sentido de la aventura y de entusiasmo por la vida. Pero está enjaulada por las circunstancias de su reciente viudez.

carey3

¿Cree que el tema de la muerte es importante en la película? Ella es viuda, hay restos funerarios, y está el tema de una dolencia que se la puede llevar en cualquier momento, sabe que no vivirá mucho...

Edith lucha con su propia mortalidad. Una vez que comienza la excavación, siente como si se hubiera abierto la Caja de Pandora. Surgen todas esas preguntas sobre cómo se nos recuerda y cómo vivimos después de nuestro propio fallecimiento.

Creo que Edith sintió que la vida de su hijo se había vuelto muy pequeña, y que no podía brindarle el tipo de emoción o aventura que él quería. Invitar a estas personas a entrar en su vida y comenzar esta gran aventura abrió mucho su mundo y creó recuerdos para Robert a modo de legado.

¿Ha sido difícil trabajar con un niño actor como Archie Barnes, que interpreta a su hijo?

Siempre supone algo más de responsabilidad compartir una escena con un niño, pero lo mejor de Archie es que es un actor de verdad. Cada escena con él era estimulante y divertida. Fue un placer tenerle cerca.

¿Cómo ha sido el trabajo con el director de La excavación, Simon Stone?

Simon Stone proviene del teatro, y eso le protege contra todos los tropos del drama de época que podrías temer. En su dirección y en el trabajo de la cámara, todo parecía muy nuevo y espontáneo. Inyectaba una verdadera sensación de diversión en cómo se hacía todo. Procuraba que cualquier situación en que nos pusiera, pudiera sentirse como algo real. Así parecía que los actores estuviéramos descubriendo un tesoro de verdad, porque el equipo enterró algunas réplicas increíbles. La sensación de descubrimiento y emoción en sus rostros cuando las encuentran es real.

Todo lo que realmente quieres de un director es alguien en quien puedas confiar lo suficiente como para entregárselo, y con una historia emocional muy complicada para Edith, sabía que él estaba muy en sintonía con su situación a lo largo de la historia.

Es muy interesante la relación de Edith con Basil Brown, no sigue los derroteros que cabría esperar. Da gusto ver las escenas que comparte con Ralph Fiennes. ¿Le resultó fácil trabajar con él, o le intimidaba?

Ella está intrigada por él, y él asume que ella está buscando un tesoro. Cuando ella revela que ha tenido su propio interés en la arqueología desde niña, los dos llegan a un punto en común con bastante rapidez; lo hacen tanto por amor al descubrimiento como por amor a la historia.

Hay un hermoso momento de conexión en el que ambos se dan cuenta de que, en muchos sentidos, son realmente similares y eso les quita toda la jerarquía en sus vidas. Son solo dos personas, en cierto momento de sus vidas, encontrando a un amigo.

Es una maravilla trabajar con Ralph. Cada toma es ligeramente diferente y matizada, pero muy segura. Es un gran apoyo como compañero de escena. Nos poníamos muy sentimentales con nuestras escenas, ya que la mayor parte del tiempo están solo ellos dos manteniendo encantadoras conversaciones íntimas.

carey2Quizá la escena más impactante de la película, ocurre cuando le toca desenterrar a una persona sobre la que se derrumba un montón de tierra. ¿Cómo la preparó?

Gracias a ese momento todo el mundo muestra una nueva forma de respeto por Edith, ven su lado activo. La mayoría de las veces la han visto como “la señora de la casa”, pero en esa escena trabaja con sus manos, con las rodillas hincadas en el suelo mientras saca el barro de la boca de Brown. Fue lo más aterrador que he hecho en mi vida, ¡me sentí responsable de la vida de Ralph Fiennes! El equipo echó antes el barro, y luego yo sola tenía que cavar y cavar con las manos. Simon rodó durante lo que parecía una eternidad, hasta que estábamos agotados, lo que coincidía justo con lo exhausto que habrías estado en vida real.

¿Y qué tal la relación con Lily James? Su personaje no aparece hasta bastante avanzado el metraje...

Me encantó trabajar con Lily. Me encanta trabajar con otras mujeres en general, porque eso no sucede a menudo. Lily es una actriz genial, receptiva y comprometida. Hay una relación realmente hermosa entre Peggy y Edith, quien definitivamente tiene una experiencia de la vida que quiere transmitir a Peggy.

carey4

La trama arranca en vísperas de la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué debería aprender un espectador de un film que invita a escuchar la llamada del pasado?

Hay algo curioso en la coincidencia de que este descubrimiento tuviera lugar en Inglaterra en ese momento específico, justo antes de que comenzara la guerra. Lo hace muy conmovedor, ya que apuntala un sentido de orgullo y pertenencia que nos urge.

Espero que el público se lleve consigo la sensación de asombro y magia que produce un descubrimiento realmente simple. La historia despierta de algún modo al niño que tenemos dentro, porque al final de cada día deberíamos ser capaces de descubrir en él un tesoro enterrado.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales