Decine21

Libros

"El crepúsculo del mundo", de Werner Herzog

El crepúsculo del mundo (Werner Herzog, Blackie Books, 181 págs)

Primera novela del cineasta alemán Werner Herzog. No extraña en absoluto que el director de películas de ficción con base real y documentales como Aguirre, la cólera de Dios, Fitzcarraldo y Grizzly Man, que muestra al ser humano en convivencia y confrontación con la naturaleza salvaje, se haya sentido subyugado por la historia del soldado japonés de la Segunda Guerra Mundial Hiroo Onoda, y haya decidido como punto de partida de su primera obra de ficción sobre papel esta fascinante historia auténtica. Y el arranque del libro no defrauda, pues prueba cómo Herzog es un magnífico contador de historias. Genio y figura, sólo a él le saldría del alma declinar la oferta de conocer al emperador de Japón, con ocasión de su estancia en ese país, dejando helados a los que en ese momento compartían su mesa, por esa falta de tacto, y confesar que en cambio sí desearía conocer algún día a Onoda. Curiosamente el libro de Herzog ha coincidido casi en el tiempo con el estreno del film de casi tres horas Onoda, 10.000 noches en la jungla, que curiosamente tampoco tiene detrás a un japonés, sino al francés Arthur Harari.

El autor confiesa que algunos detalles del libro son exactos, y que otros no lo son. Lo que le importa es tratar de captar el estado espiritual de Hiroo Onoda (1922-2014), y ofrecer la oportunidad al lector de entender medianamente por qué este teniente del ejército nipón, destinado a la selvática isla filipina de Lubang, resiste ante las fuerzas enemigas cumpliendo con las órdenes recibidas, y con el pasar de los años se niega a creer que la guerra ha terminado y que su país ha sido derrotado. En condiciones de supervivencia extremas, primero con algún compañero y luego solo, aguanta en la selva; y cuando un joven compatriota, Norio Suzuki, se presenta ahí cargado de tres sueños, sólo aceptará entregar las armas si un oficial japonés así se lo ordena.

Herzog describe con maestría y detalle en su breve novela las condiciones de vida de Onoda, pero no al modo denso de un Joseph Conrad. Su lenguaje es directo y al autor le interesan sin duda más las personas que las descripciones de la naturaleza –que no obstante también ofrece–, y en este caso la extraña medida que el protagonista tiene del paso del tiempo, y de lo que significan pasado, presente y futuro, y la dignidad que conserva en todo momento, nunca se convierte en un salvaje desalmado. Y así tienen encanto las interacciones con los otros soldados, y dejar el mando a uno por un día, el modo en que interpreta avances en la aviación y la conquista del espacio, interpretando las señales que ve en el cielo con sorprendente agudeza.

Apenas se apunta, pero la idea de cómo fue el regreso a la civilización también invita a pensar en cómo cambiamos, cada uno y nuestro entorno social, y lo importante que es, en cualquier caso, conservar nuestro criterio, la capacidad de pensar y actuar en consecuencia.

  • Libros de cine
  • Werner Herzog
  • Blackie Books
  • El crepúsculo del mundo

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales