IMG-LOGO
Noticias

Quentin Tarantino se niega a modificar su última película para complacer a la censura china

Todo Hollywood se pliega a los deseos de la censura china para poder estrenar en el país oriental, que supone un mercado millonario.

Hasta que ha llegado Quentin Tarantino y se ha plantado. El cineasta se niega a remontar Érase una vez en… Hollywood para contentar a los censores chinos. Puesto que firmó un contrato con Sony Pictures que especifica que tiene el control final sobre cualquier corte de su largometraje, tiene el poder de decisión final. Esto significa que el film no se exhibirá en los cines de China. El lanzamiento planeado el 25 de octubre fue suspendido porque Shannon Lee, hija de Bruce Lee, presentó una queja ante la Administración Nacional de Cine de China, por presentar a su progenitor como un hombre arrogante que pelea contra el doble de acción Cliff Booth.

En 2012, Tarantino estuvo a punto de negarse a eliminar trozos de Django desencadenado. Finalmente, acordó con las autoridades rebajar algunos pasajes con violencia o desnudos, pero no tuvo mucha repercusión en taquilla allí. Se esperaba que su nuevo trabajo corriera mejor suerte, al estar protagonizado por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt, que arrasan tradicionalmente en China.

Lo último del mundo del cine