Decine21
Blog de Hildy

El desafío del cine de mascarillas

En tiempos de pandemia, mucho se ha hablado de salas de cine cerradas, rodajes interrumpidos, estrenos retrasados o lanzados en streaming. Pero nadie ha rodado en serio una trama en que un mundo con mascarillas sea lo corriente.

Lo máximo a que se llega es a documentales más o menos sentidos –Vitals, El lado humano, 2020–, a comedietas y tramas urdidas en tiempos de encierro más o menos obvias –Confinados, Diarios de la cuarentena, Relatos con-fin-a-dos–, o a ficciones catastrofistas como Inmune, que se estrena hoy.

Lo que echo en falta es una película o serie, con una trama normal en su género, pero que se desarrolle en el mundo de hoy en día, o sea, un mundo en el que sales a la calle y todo el mundo lleva mascarilla. Lo considero un reto porque, claro, ya que pagamos a un actor o actriz, queremos que se le reconozca y luzca bien, y grabar bien sus frases.

En cambio, tener personajes que van a salir a la calle, y se ponen la mascarilla, o tener a uno de ellos más despreocupado que no se la pone, o una escena en un bar en que el Fulano de turno se quita un momento la careta para pegar un trago, pues vaya, eso es la realidad, pero una realidad que no gusta, que es un incordio, y que preferimos ignorar. Curioso, porque en el universo Star Wars, personajes como Darth Vader y El Mandaloriano, cubren el rostro todo el tiempo, y hasta esto les concede un atractivo especial. Los superhéroes también juegan a eso, aunque menos tiempo y no todos.

En fin, ahí lanzo el reto, a quien sea capaz de urdir un policíaco con escena de interrogatorio en comisaría con poli enmascarado y preso con careta transparente, por ejemplo, para estudiar mejor sus reacciones, o tras una mampara, escena judicial con el público guardando la distancia social, etc, etc, y que a la vez entregue una trama de intriga de aquí te espero le doy mi prolongado aplauso. La opción fácil es hacer como si no pasara nada. Pero sí pasa.

Lo último del mundo del cine