saltar al contenido principal

“Cada personaje se puede abordar de muchas maneras”

Se ha hecho famoso en poco tiempo, en todo el mundo, como Hopper, el duro sheriff de la serie “Stranger Things”, uno de los caballos ganadores de Netflix. Ahora, David Harbour acomete un proyecto muy distinto, ya que interpreta al protagonista de “Hellboy”, nueva versión de las peripecias del infernal personaje, que dirige Neil Marshall. Me encuentro con el actor en un hotel madrileño, donde me encandila por su pasión a la hora de defender su nuevo trabajo, irradia optimismo –bastante contagioso– por los poros. Da gusto encontrarse con profesionales así.

 

¿Cómo fueron sus inicios en la industria del cine?

Partía del mundo del teatro. Empecé a la edad de 19 años, por diversos estados. Ganaba poco, unos 50 dólares a la semana con alojamiento, pero tengo buenos recuerdos de aquella época. Después me trasladé a Nueva York, donde me costó mucho abrirme camino, porque nadie me quería contratar, pero poco a poco pude subirme a los escenarios. De ahí pasé a hacer series como Ley y orden.

Desde ese momento empecé a hacer papeles pequeños en títulos como La guerra de los mundos y Brokeback Mountain. Fue un baño de realidad, porque quería hacerme muy famoso en poco tiempo, pero avanzaba lentamente. De hecho, la fama me ha llegado con cuarenta años, cuando ya casi ni lo esperaba. Me alegro de que haya sido así, porque si me llego a hacer tan popular como soy ahora en mi juventud, igual no lo hubiera asumido bien. Pienso que se me podría haber subido a la cabeza.

hellboy 36891 g2Ahora que está en la cima, puede escoger el proyecto que quiera. ¿Por qué se ha decantado por Hellboy?

Ya conocía las dos entregas anteriores, dirigidas por Guillermo del Toro, con Ron Perlman como protagonista, y me encantaban. Pero al leer el guión de ésta me interesó que fuera un proyecto diferente, ya que tenía un tono más oscuro. Tiene entidad propia, y además el personaje atraviesa un conflicto interno, no sabe si apoyar a los humanos, que le desprecian, o a las criaturas que proceden del infierno como él.

Por otro lado, me gustaba la idea de contribuir a las películas de superhéroes, que están tan de moda. No creo que me dieran un papel tipo Capitán América, porque me pegan más personajes un poco más complejos, y marginales, en un proyecto independiente como éste. Por eso, Hellboy era perfecto.

¿A qué se refiere cuando dice que se trata de un film distinto?

Cuenta con el mismo personaje central, pero éste tiene tantos matices, que se puede abordar otro aspecto de su personalidad. Procedo del teatro, así que he visto a unos 150 actores interpretando a Hamlet. Cada actor lo aborda de una manera, por ejemplo como un enamorado, o un príncipe estudiante. Hellboy es igual. En los comics atraviesa muchas situaciones, muy distintas, a lo largo de los años, y hemos optado por abordarlo cuando era más joven. Aún tiene pelo, por ejemplo, y una mentalidad más juvenil. Se siente perdido, aún no ha encontrado su lugar en el mundo, así que tiene un fuerte conflicto interior. Me interesa estudiar cómo descubre que tiene que estar del lado de los buenos, aunque eso le implique llevar a cabo determinados sacrificios. Es además una película más cercana al cine de terror, con sangre, ya que se da una visión del personaje como un habitante de un mundo brutal. No entiende los conceptos de amor y de humanidad, así que tiene que aprender a conocerlos.

¿No cree que tanta violencia aleja la película del público familiar?

Es evidente que esto nos quita público. Pero queríamos mostrar el Apocalipsis de forma bestial, no uno para menores acompañados. Creo que Neil Marshall tomó una decisión arriesgada al irse por ahí, pero me parece un camino interesante.

Hellboy2¿Es difícil reflejar el lado sensible del demonio protagonista cuando ha interpretado la película bajo una gruesa capa de maquillaje?

Sí que lo es. Nunca lo había hecho antes, así que no sabía que iba a ser tan complicado. Llevas kilos de maquillaje, así que tenía que hacer un esfuerzo titánico para mover las cejas y la cara. Hasta ahora interpretaba a los personajes con la menor cantidad de gestos posibles, tratando de buscar la sutilidad. Pero aquí tenía que exagerar para que se percibiera mi expresión bajo tanta pintura. En casa no podía preparar los movimientos porque el maquillaje es muy caro, sólo te lo podían poner cuando íbamos a rodar.

También es un personaje que requería que me moviera de forma distinta a lo habitual. El proceso ha sido muy diferente a mis anteriores trabajos, pero eso ha sido muy positivo, porque suponía un reto para mí.

Lo que más me gustaba del personaje cuando leí el cómic es que era un huérfano al que habían criado los nazis. Luego lo adoptaba un tipo. Yo no he sido adoptado, pero siempre me ha fascinado tratar de entender qué se siente en ese caso. Hellboy se siente un poco abandonado.

¿Ha tenido que entrenarse físicamente para el rodaje?

El cuerpo con el que salgo en la película no es el mío, sino que llevo un traje que me da esa apariencia. El problema es que muchas escenas requerían que hiciera acrobacias, no todas, porque teníamos a dos luchadores olímpicos búlgaros que hacían las más difíciles, pero algunas sí me tocaban a mí. Así que me pusieron a trabajar con Don Saladino, un gurú del acondicionamiento físico. Estuve trabajando duramente con él durante tres meses, con pesas enormes, desde que terminamos de rodar la tercera temporada de Stranger Things, hasta el comienzo del rodaje de Hellboy. Fue un poco agotador. ¡Pero gracias a eso me sentí poderoso! (Risas).

stranger thingsPosiblemente no le dejaran contestarme, pero, ¿puede adelantarme algo de la tercera temporada de Stranger Things? ¡Se estrena el 4 de julio!

Efectivamente, no puedo contar mucho (risas). Pero sí que va a ser aún más arriesgada que las de años anteriores. Lo mejor de la serie es que se reinventa en cada temporada. La primera recordaba a los libros de Stephen King, la segunda más a las películas producidas por Steven Spielberg en los 80. Este año nos iremos para otro lado.

Los nuevos capítulos me dan la oportunidad de explorar más a mi personaje, el jefe de policía Hopper, que ha dejado de ser un tipo solitario, ha experimentado la paternidad, al convertirse en tutor de Once. Ha aprendido mucho más sobre lo que necesita, y quién quiere ser, eso podría llevarlo en diferentes direcciones…

Por ejemplo, al esperado romance con Joyce, el personaje de Winona Ryder

Le hemos visto como policía, y como padre. Pero no como enamorado, a mí me gustaría ver cómo se comportaría si le llega un romance… Así que ni confirmo, ni desmiento nada.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE