IMG-LOGO

Biografía

Winona Ryder

Winona Ryder

48 años

Winona Ryder

Nació el 29 de Octubre de 1971 en Winona, Minnesota, EE.UU.

Bocado de realidad

01 Abril 2001

Dicen que igual sirve para un roto que para un descosido. Que resuelve con la misma solvencia interpretativa el papel de aristócrata del siglo XIX que el de androide. Y es que el talento que adorna a esta pequeña actriz está fuera de todo género de dudas. A sus 29 años ha rodado con los mejores directores del cine actual y sus numerosos y variados papeles le avalan en su fructífera carrera.

Grandes ojos, sobresalientes pómulos sonrosados, cuerpo menudo, erguido apenas metro y medio. La impresión al contemplarla al natural es que se está ante una auténtica muñeca de porcelana. Pero tras su lánguida y casi etérea belleza, de su aparente fragilidad, se revela una actriz de fuerza mayúscula, inteligente y madura en la precocidad. Alejada de los moldes creados en Hollywood, se mueve libre en pensamiento y obra –le importa un bledo el qué dirán y se desmarca de las ataduras del físico con un look grounge, en las antípodas del glamour–. Es por eso que Ben Stiller puso sobre ella los grandes interrogantes de los veinteañeros “yanquis” y la convirtió en icono de la “Generación X”, en Bocados de realidad (1994). Un film que plantea la dificultad de abrirse camino entre los adultos; algo que, desde luego, no pasó con la pequeña Winona cuando accedió a roles de mujer, después de hacer magníficas y dispares adolescentes.

Su nombre es el mismo de la población donde nació, Winona (Minnesota), un 29 de octubre de 1971. Su apellido auténtico, Horowitz, lo cambió por el del cantante Mitch Ryder. Sus padres pertenecían al movimiento hippie y la educaron de acuerdo con la filosofía contracultural de los '60, “cuestionando la autoridad, actuando como individuos”, como alguna vez ha reconocido. Vivió en una comuna, sin agua ni electricidad, y sintió el ambiente literario del momento: Aldous Huxley, el poeta “Beat” Allen Ginsberg o Timothy Leary (quien fue su padrino), formaban parte del entorno familiar. A su formación intelectual debe el haber respirado de cerca este mundo. También una avidez por la lectura que le pudo encaminar por derroteros distintos a los cinematográficos. Pero ella siempre soñó con emular a Greer Garson y a Natalie Wood.

Lo cierto es que Winona se ha pasado más de la mitad de su vida en el cine. Su debut se produce con Lucas en 1986, pero no suena su nombre hasta su trabajo en Bitelchús (1988). Aquí destaca como adolescente de lengua afilada, vestida a lo Morticia Adams. El éxito del film fue rotundo y rápidamente le llevó a protagonizar Escuela de jóvenes asesinos. La polémica rodeó a este film sobre dos estudiantes que se dedican a darle el pasaporte para el otro barrio, como si fueran suicidios, a los compañeros de clase más indeseables. Aunque se la criticó mucho, es el papel del cual Winona se siente más orgullosa.

Por aquel entonces la estrella de Winona brillaba en el firmamento teenager. También su nombre aparecía en el papel couché y las lista de romances empezaba a engrosar nombres como Christian Slater, Dennis Quaid (con quien hizo Gran bola de fuego, 1989 ) o Johnny Deep. Su amor por este último duró varios años y quedó simbolizado en un tatuaje que él se hizo en el brazo: “Winona forever”. No duró tanto, pero sí lo suficiente para intervenir juntos en la maravillosa fábula de Tim Burton, Eduardo Manostijeras (1990). Con peluca rubia, la Ryder es el amor imposible de un ser extraño de gran corazón que sufre por sus cortantes y afiladas manos.

Con Sirenas (1990), da muestras suficientes de que no había personaje adolescente, en comedia o drama, que se le pudiera resistir. Urgía la transición de niña a mujer. Ésta se produjo de forma espectacular y de la mano de directores consagrados como Francis Ford Coppola y Martin Scorsese. Con el primero hizo Drácula, de Bram Stocker (1992). Ella es el objeto del deseo del Conde y Coppola supo explotar su lado más sensual. De la misma manera, Scorsese le sacó el máximo jugo en el drama costumbrista La edad de la inocencia (1993).

Después de rodar La casa de los espíritus (1993), como anillo al dedo le vino el papel de Joe March, la más intelectual y emprendedora hermana de Mujercitas (1994). Winona borda hasta el último resquicio de su personaje por ser ella misma a quien vemos en la pantalla, con el único detalle de que está vestida de época. Es la consumación de su madurez como actriz, de su versatilidad increíble que le permitirá deslumbrar posteriormente en Donde reside el amor (1995), El Crisol (1996)  y sobre todo en Inocencia interrumpida (1999), la magnífica historia de una joven internada en un hospital psiquiátrico.

Últimamente la hemos visto en Poseídos (2000), donde se le mete en el cuerpo el mismísimo diablo; y como enamorada de un talludito millonario al que le cambia las pilas y le pinta la vida de color de rosa, en Otoño en Nueva York (2000). En la actualidad tiene el proyecto de un remake del clásico de Frank Capra, El secreto de vivir. Un buen motivo, seguro, para seguir disfrutando con esta excelente actriz.

Filmografía
La conjura contra América

2020 | The Plot Against America | Serie TV

La trama se desarrolla en Newark (Nueva Jersey) en una versión alternativa de 1940. El famoso aviador Charles Lindbergh se ha convertido en el favorito para derrotar a Roosevelt en las elecciones presidenciales porque predica que Estados Unidos no debe entrar en la II Guerra Mundial. El jovencísimo Philip Levin, de familia judía, se queda conmocionado cuando comprueba que todo está cambiando a su alrededor. A su padre, Herman, le hierve la sangre cuando comprueba que se extiende el antisemitismo y la violencia, así que rechaza un ascenso que le obligaría a vivir en un barrio donde los suyos no son bien recibidos. Su primo, Alvin, huye a Canadá, y su tía, Evelyn, inicia un idilio con Lionel Bengelsdorf, peculiar rabino colaboracionista con Lindbergh. No resulta nada sencillo captar la maestría del escritor Philip Roth a la hora de llevar sus obras a la pantalla. Han fracasado cineastas consagrados, como Robert Benton, con La mancha humana, Isabel Coixet con Elegy, y Barry Levinson, con La sombra del actor. Y Ewan McGregor escogió un reto muy difícil para debutar como realizador con Pastoral Americana.Quizás algunas de sus obras sean más adecuadas para una miniserie con la extensión adecuada, como viene a demostrar David Simon. El creador de The Wire está al frente de esta producción en este formato para HBO, donde contó con asesoramiento del propio autor, antes de su fallecimiento en 2018. Tiene la ventaja de que adapta uno de sus textos más narrativos, en el que ocurren más cosas que en otros suyos, de tono intimista. Al habitual especialista en ficción de denuncia Simon le interesa usar el libro para reflejar el clima actual de Estados Unidos, en el que detectaría un creciente odio racial. De esta forma, se pueden establecer paralelismos entre Lindbergh, que nunca se presentó a presidente, pero que en la vida real hundió su reputación como héroe que cruzó el Atlántico sin escalas por vez primera, y trágicamente golpeado por el secuestro y muerte de su bebé, por su admiración a Hitler, y Donald Trump, pese a que el libro vio la luz en 2004, mucho antes de que éste iniciara su carrera política. Simon quiere dejar claro que las señales negativas, pese a que en la actualidad aún no son peligrosas, pueden derivar poco a poco en males mayores. Pese a todo, se agradece que no machaque con ese mensaje, y cuide sobre todo a los personajes, para hablar de las relaciones familiares en tiempos difíciles. Simon no siempre se muestra fiel al libro, pero sus cambios no molestarán a los apasionados del mismo. Se apoya en una excelente labor del reparto, encabezado por el talentoso niño Azhy Robertson, que ya fue hijo de Adam Driver y Scarlett Johansson en Historia de un matrimonio. Están en plena forma Zoe Kazan, como su madre, Morgan Spector, el progenitor, y una Winona Ryder (la tía) más contenida que en títulos como Stranger Things. Roba por completo la función el genial John Turturro en la piel del rabino.

7/10
Stranger Things (3ª temporada)

2019 | Stranger Things | Serie TV

Verano de 1985. Los habitantes de Hawkins deambulan entre la piscina y el nuevo centro comercial, que ha perjudicado a numerosos establecimientos pequeños. Mike pasa el día muy arrimado a Once, para desesperación del padre adoptivo de la muchacha, el jefe de policía Hopper, que por otro lado ayudará a Joyce a investigar si está volviendo a pasar algo extraño en el laboratorio secreto gubernamental, que pueda explicar por qué han dejado de funcionar los imanes. No serán los únicos que tengan que desentrañar un misterio, pues la propia Once tratará de averiguar con su inseparable amiga Max qué ha ocurrido con el socorrista local, que se comporta de forma extraña. Mientras trata de hablar por radio con una ingeniosa antena con su nueva novia, Dustin intercepta una señal en ruso, que pretende traducir, primero con ayuda de Steve, que ahora trabaja en una heladería, pero Robin, la compañera de éste, será quien lo consiga. Pese a que sus compañeros masculinos del diario local se ríen de ella, Nancy, hermana de Mike, tratará de demostrar, con ayuda de Jonathan, su novio, su valía como reportera gracias al extraño caso de unas ratas que se alimentan de abono químico. Los hermanos mellizos Matt y Ross Duffer vuelven a recurrir en esta tercera temporada de Stranger Things a los mismos elementos que en las dos anteriores entregas, o sea misterios y terror, a medio camino entre Steven Spielberg y Stephen King, si bien esta vez han trazado una trama deudora de La invasión de los ladrones de cuerpos, de Don Siegel, y La cosa, el film de John Carpenter cuyo póster tiene en su habitación uno de los personajes. Teniendo comprobado que los homenajes a títulos de los ochenta son muy celebrados por sus seguidores, esta vez se han prodigado en imitar escenas de éxitos como El imperio contraataca, El resplandor, Terminator, o el paseo de la bañista de Aquel excitante curso, aunque aquí ha habido rotación de sexos, pues un socorrista se exhibe ante las miradas lujuriosas de varias mujeres talluditas. Por otro lado, los protagonistas acuden a ver El día de los muertos a una sala que también exhibe títulos como Regreso al futuro o Cocoon, y en un videoclub que irrumpe en la localidad se puede alquilar por ejemplo El club de los cinco. Los Duffer mantienen el interés a lo largo de los ocho capítulos, lo que no es poco, sin ninguno que sobre, como ocurría en la anterior temporada. Deslumbran los abundantes efectos visuales, sobre todo los que recrean a criaturas, y varios planos secuencia con muchos extras, en el complejo comercial en el que transcurre gran parte de la trama. Abunda la acción y todo se narra a un ritmo vertiginoso. Pero eso no impide que se dedique mucho tiempo al desarrollo de los personajes, centrándose sobre todo en la entrada en la edad adulta de los jóvenes, y las dificultades de esta etapa, y los retos de mantener el primer amor, y los lazos con los amigos de toda la vida. En el apartado actoral, Winona Ryder y David Harbour siguen ofreciendo aceptables trabajos, pese a que les roban el protagonismo los chavales, con Millie Bobby Brown demostrando que mejora si cabe con el paso del tiempo, y el desdentado Gaten Matarazzo (Dustin) aprovechando que le tocan los mejores golpes cómicos, esta vez apoyándose en un correcto Joe Keery (Steve). Entre los recién llegados llaman la atención la talentosa Maya Hawke, hija de Ethan Hawke y Uma Thurman, como la heladera Robin, y Cary Elwes, protagonista de La princesa prometida, como el cínico alcalde.

6/10
La boda de mi ex

2018 | Destination Wedding

Lindsay y Frank son raritos. Muy raritos. Coinciden en el aeropuerto, y desde su primer encuentro, no dejan de considerarse mutuamente insoportables, y se lanzan afilados dardos verbales. Resulta además que ambos viajan a la pintoresca localidad californiana de San Pedro Obispo de Tolosa, a una boda, el novio es hermano de Frank y ex prometido de Lindsay. Así que les toca pasar tiempo juntos y surgirá cierta atracción. La cinta escrita y dirigida por el poco conocido Victor Levin, curtido como guionista y productor televisivo, sigue el esquema de guerra de sexos, con una incontinencia verbal que acaba siendo insoportable. Se supone que los diálogos son ingeniosos, y quizá haya alguno al que se pueda aplicar este calificativo, pero en general acaban agotando los intercambios verbales sobre sus rarezas, y en que juegan a ver "quién es el más listo de la clase". Levin no es Woody Allen, al que imita incluso en los títulos de crédito y en el uso de la música, ni siquiera Richard Linklater, de quien parece querer seguir el modelo de la trilogía de Antes del amanecer. Se agradece el esfuerzo de Keanu Reeves y Winona Ryder, que han conocido tiempos mejores, pero no salvan la función, algo sosa y bastante poco cinematográfica.

3/10
Stranger Things (2ª temporada)

2017 | Stranger Things | Serie TV

Después de que la primera temporada se convirtiera en un fenómeno inesperado, Netflix ha encargado a sus creadores, los hermanos Duffer, una segunda, que se desarrolla de nuevo en Hawkins, la misma pequeña ciudad de Indiana. Un año después de lo ya conocido, Joyce Byers ha iniciado una relación con el simplón pero buenazo Bob, antiguo compañero de instituto, con esperanzas de consolidar una familia estable para sus dos hijos, el adolescente Jonathan, y el recuperado Will, al que sobreprotege tras su traumática abducción. Pese a que éste tiene visiones del Otro Lado, que ignora si son reales, le dejará –bajo supuesta supervisión de su hermano– salir disfrazado a celebrar Halloween con sus amigos, Mike, Dustin y Lucas. Estos dos últimos andan revolucionados ante la llegada de Max, una chica que les hace ‘tilín’, capaz de darles sopa con onda en actividades supuestamente masculinas, pero hermana de Billy, un inadaptado abusón. La nueva ocupa en el grupo el puesto de Eleven –Once en la versión española–, la chica con poderes psíquicos, que no anda tan lejos como creen, pues ha sido recogida en secreto por Hopper, jefe de policía. Éste se dará cuenta de que algo va mal cuando investiga lo que les ha ocurrido a varios vecinos, que se acusan entre ellos de envenenar su cosecha de calabazas para la carismática festividad… Conscientes de que funcionó sobre todo el factor nostalgia, los autores explotan aún más el filón, hasta el punto de que han incorporado al reparto a Sean Astin, uno de Los Goonies, film ochentero que sirve de inspiración, pero abundan las referencias a otros muchos, desde Los cazafantasmas a Desmadre a la americana, se recuperan imágenes de los videojuegos de la época como “Dragon’s Lair”, y suenan muchos temas musicales representativos. También se explotan de nuevo los mismos temas, la amistad, o la desestructuración familiar, al que se añade el paso a la madurez. Parece que se ha ampliado el presupuesto, lo que se nota porque ha crecido el número de secuencias con efectos visuales, y porque la ambientación está más rematada. El ajustado reparto vuelve a cumplir, aunque sobre todo resulta un acierto que se haya ampliado el tiempo en pantalla de los pequeños Caleb McLaughlin y Gaten Matarazzo, los más aclamados por el público, que llevan el peso cómico de la serie. Todo esto disculpa que no despierte ni de lejos la misma intriga que la primera parte, y que haya perdido el efecto sorpresa. No todos los personajes recién llegados funcionan, se acierta más o menos con el ligue de la madre, con Murray un investigador de lo paranormal sospechoso de embaucador, y sobre todo con la pelirroja Max, pero su hermano, el agresivo Billy, “rebelde porque el mundo me ha hecho así”, resulta un poco tópico, al igual que el doctor Owens, enviado del Departamento de Energía que investiga a Will y Roman, líder de unos atracadores con capacidades sobrenaturales. Los flashbacks sobre el pasado de Once no acaban de funcionar, y tampoco se ha acertado aumentando el número de capítulos de 8 a 9, pues el séptimo ha sido muy criticado por los fans, que lo consideran de relleno.

6/10
Stranger Things

2016 | Stranger Things | Serie TV

Una serie intrigante de Netflix creada por los hermanos Matt y Ross Duffer (Wayward Pines), directores junto a Shawn Levy (Noche en el museo), con aires decididamente spielbergeanos. Ambientada en los 80, abundan los guiños y citas explícitas a la cultura pop de entonces, o sea Star Wars, El Señor de los Anillos, las novelas de Stephen King... La acción transcurre en Hawkings –sin duda un homenaje al astrofísico con ELA–, un pueblecito de Indiana. Cuatro amigos han pasado una noche estupenda de juego rolero, pero hay que volver a casa, y uno de ellos, Will, desaparece misteriosamente, para desesperación de su hermano mayor Jonathan y su madre, separada, Joyce. Al mismo tiempo, una extraña niña con el pelo rapado, Eleven, aparece en el horizonte y la esconden los chicos de la pandilla. Todo apunta a que forma parte de los experimentos que realizan en una zona restringida los responsables de un Departamento de Energía, para crear el arma perfecta para combatir a los soviéticos, son aún los años de la Guerra Fría. Aunque en el camino han abierto la puerta a un inframundo poblado de terroríficas criaturas. Se trata de un entretenimiento de primer orden, donde la influencia de Steven Spielberg se detecta a cada minuto, hay huellas entre otras de Encuentros en la tercera fase, Poltergeist, E.T., el extraterrestre, Los Goonies... Y se juega en la narración con chavales más jóvenes, otros de instituto con sus romances, familias desestructuradas, algunos padres que no se entera de qué va la fiesta, las promesas mas sagradas de tu vida, fríos agentes gubernamentales... Como hacía J.J. Abrams en El despertar de la fuerza, reinventando y volviendo a hacer de algún modo La guerra de las galaxias que ya estaba hecha, aquí tenemos un uso imaginativo y talentoso de elementos conocidos. El reparto cumple con los arquetipos de sus personajes, donde se concede a los jóvenes más personalidad y capacidad de actuar, entre los adultos los más relevantes son la madre de Will, Winona Ryder, el jefe de la policía local, David Harbour, y el villano científico Matthew Modine.

6/10
Show Me a Hero

2015 | Show Me a Hero | Serie TV

Inteligente miniserie de HBO basada en hechos reales que Lisa Belkin ha narrado en un libro de no-ficción, que encaja a la perfección con los intereses habituales del creador de The Wire, David Simon, y del director de Crash, Paul Haggis. Transcurre en 1987 en Yonkers, uno de los municipios del estado de Nueva York, próximo a la Gran Manzana. Allí los ediles se resisten a ejecutar una sentencia del juez Sand para llevar a cabo la construcción de 200 viviendas de protección social, pues la población actual, de mayoría blanca, teme la llegada de negros e hispanos que podrían traer consigo sus propios problemas de delincuencia y tráfico de droga. Esta circunstancia propicia la inesperada elección como alcalde del joven Nicholas Wasicsko gracias a que apeló en su día la decisión del magistrado Sand. Pero una vez rechazada la apelación, parece poco menos que inevitable el cumplimiento de la ley, lo que caldea aún más la presión social, algo parecido a una "guerra" podría estar a punto de estallar. El resultado, pese al detalle de la lucha política y legal, en el que puede perderse el espectador poco atento, es brillante. Se diría que estamos siendo testigos presenciales de los hechos, y el acompañamiento paralelo a las vicisitudes de los políticos de los ciudadanos de a pie, blancos, negros e hispanos, refuerza y hace más rico el cuadro general. No hay maniqueísmos facilones ni esquemas reduccionistas, de modo que se entiende la forma de proceder de los políticos, que se mueven entre hacer lo justo, contentar a sus electores y mirar a su poltrona; o la reacción airada de los ciudadanos de Yonkers, donde caben los prejuicios racistas toscos o un rechazo más inteligente y medido, que poco a poco se atempera. Y ver las dificultades una familia hispana y otra afroamericana ayuda a entender que un barrio mejor podría concederles nuevas oportunidades para salir de ciertos pozos de marginalidad. Resulta muy adecuada la paleta fotográfica de colores que maneja Andrij Parekh, la sensación es de regreso a los 80, en que los índices de criminalidad en Nueva York y el miedo consiguiente eran altos. El reparto es excelente, muy bien escogido, y donde cada uno tiene el mérito de que parece, por así decir, que ninguno está haciendo de sí mismo, en lo relativo a los nombres más conocidos, estupendos Oscar Isaac, Winona Ryder, Bob Balaban, Alfred Molina, James Belushi, Catherine Keener; mientras que detectamos nombres a retener, como el de Carla Quevedo.

8/10
Experimenter

2015 | Experimenter

Interesante película basada en hechos reales, escrita, dirigida y producida por Michael Almereyda. Sigue de un modo didáctico nada cargante, con el protagonista a veces dirigiéndose directamente al espectador, los experimentos del psicólogo y sociólogo neoyorquino de origen judío Stanley Milgram. Éste, influido por la muerte de parientes suyos en los campos de exterminio nazis, y por el aspecto banal de Adolf Eichmann durante sus juicios en Israel, condujo a partir de 1961 una serie de pruebas sobre la obediciencia y el comportamiento ante la autoridad de personas corrientes, lo que le llevó a inesperadas conclusiones. Los resultados produjeron gran controversia en la opinión pública y entre los expertos, al sacar a la luz lo fácilmente que una gran mayoría aceptaba, sin cuestionárselo demasiado, órdenes aberrantes, pero también porque los propios experimentos parecía ser éticamente reprobables. El gran mérito de Almereyda es crear emoción y tensión con la trama, planteando cuestiones morales de calado, en torno a la libertad y a la manipulación, y ello con propuestas visuales originales, y mostrando el lado humano del protagonista, incluida su historia de amor y vida familiar, donde brillan Peter Sarsgaard y Winona Ryder. No estamos ante un biopic convencional, pero al mismo tiempo se nos ofrece un cuadro bastante completo de Milgram y su trayectoria científica en Yale, Harvard y Nueva York, que en un mundo de "reality shows" continúa mostrando la vigencia de bastantes de sus investigaciones sobre el comportamiento del individuo y la masa, y las dificultades para rebelarse contra las corrientes dominantes.

6/10
Turks & Caicos

2014 | Turks & Caicos

El protector (Homefront)

2013 | Homefront

Tras compartir la pantalla con él en la saga iniciada con Los mercenarios, Jason Statham parece haber hecho buenas migas con Sylvester Stallone. Por esta razón, el británico ha desempolvado un viejo guión del veterano Rocky, que adapta una novela de Chuck Logan. Hasta ahora, "Sly" sólo había sido guionista de un film en el que no actúa una única vez, en Staying Alive, donde ejercía como director. En El protector (Homefront), Statham interpreta a Phil Broker, agente de la DEA amenazado de la muerte por un narcotraficante al que envió entre rejas. Decide refugiarse en una remota localidad junto con su pequeña hija, a la que cría en solitario tras la muerte de su esposa. Pero la niña se pelea en el colegio con la sobrina de un capo local que se entera de quién es Broker y decide delatarle al tipo que le persigue para sacar tajada. Statham se repite una y otra vez, y en El protector (Homefront) vuelve a interpretar a un ex poli con niña, como en Safe, envuelto en las típicas secuencias de acción que inundan su filmografía. Pero es consciente de que últimamente sólo tiene éxito con las reuniones de viejas glorias propiciadas por Stallone, así que necesitado de salvar su carrera, se asocia a profesionales con talento. Aquí comparte la pantalla con actores de enorme talento, especialmente James Franco, que consigue hacer cercano a su personaje, un villano, que por desgracia pese a sus esfuerzos no tiene nada de particular. Tampoco logra sobresalir la prácticamente olvidada Winona Ryder, en un papel muy insulso, y otros actores solventes que pasan por la pantalla como Kate Bosworth, Frank Grillo o Rachel Lefevre. También desperdicia en cierta medida su talento el director seleccionado, Gary Fleder, responsable de títulos como Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto, que poco puede hacer para sacar adelante una trama que transcurre por caminos muy trillados. Al menos, logra una realización digna cuyo máximo acierto consiste en que se esfuerza por traer a la mente y rendir tributo a los subproductos de acción de videoclub de los años 80.

4/10
The Iceman

2012 | The Iceman

Película inspirada por un personaje real, Richard Leonard Kulinski (1935-2006), conocido como "El polaco". Técnico en un laboratorio de películas pornográficas, psicológicamente perturbado, tiene a un hermano en la cárcel, y él mismo es un tipo violento, que mata sin piedad. Cualidades apreciadas por mafiosos y criminales que necesitan alguien que les haga los trabajos sucios, de modo que Roy DeMeo se convierte en su enlace para ejecutar los encargos de los Gambino. Kulinski operaba en New Jersey, y mientras realizaba sus actividades asesinas, fue capaz de casarse y formar una familia con dos hijas, con quienes llevaba una vida normal. Ariel Vromen trata de ahondar en la doble vida del protagonista, y la ceguera de una familia que no se enteraba de lo que hacía su esposo o padre, creyendo en cambio que llevaba a cabo una actividad inmobiliaria o financiera sobre la que preferían no saber más. Y lo hace manteniendo una distancia que puede producir rechazo en el espectador. Michael Shannon hace creíble al lacónico psicópata, que se gana a pulso el segundo apodo de "hombre de hielo", aunque tenga a veces arranques calientes de furibunda ira. Winona Ryder se las apaña a medias para componer a la mujer que no se entera, pero algunas reacciones no resultan muy creíbles.

5/10
The Letter

2012 | The Letter

¡Qué dilema!

2011 | The Dilemma

Ronny y Nick son grandes amigos, además de compañeros de trabajo en una empresa automovilística. Ronny, enamorado de su novia Beth, admira el matrimonio modélico de su amigo, hasta que por casualidad ve a Geneva, su esposa, besando a otro hombre. Entonces le surge el dilema de cómo comunicarle una probable infidelidad, de la que quiere cerciorarse. De tanto en cuando Ron Howard aborda géneros y temas con los que no se le suele asociar. Es el caso de esta historia que linda entre el drama y la comedia, que cuenta con un reparto atractivo, ellos y ellas, pero que no acaba de dar con el tono adecuado. A veces quiere discurrir con ritmo alocado, en otros momentos se pretende abordar cuestiones de gran calado, y en fin, no faltan las bromas gruesas, poco acertadas. Es verdad que en alguna ocasión Howard cambia de tercio con suavidad, lo que tiene mérito, pero la película adolece de una indefinición que le perjudica.

4/10
Cisne negro

2010 | Black Swan

Nina, una joven bailarina, aspira a ser escogida como protagonista de “El lago de los cisnes”, con el reto adicional de que se trata de un doble papel, no sólo debe representar al puro cisne blanco de Odette, sino también al cisne negro Odile que trata de arrebatarle su amor. Para ello trabaja muy duramente, impelida por su posesiva madre Erica y por Thomas, el exigente director de la producción. Intensa película sobre el mundo de la danza, aunque muchas de sus ideas pueden aplicarse a cualquiera de las bellas artes. El guión de Mark Heyman, John J. McLaughlin y Andres Heinz a partir de una idea de este último, incide en el cariz obsesivo que pueden cobrar unas legítimas aspiraciones profesionales de llegar a lo más alto. Obsesión que gana en intensidad con la sombra de una madre frustrada, que quiere realizarse en su “niña”, y con los métodos de trabajo de Thomas. En efecto, frente a la vieja idea de algunos actores que dicen no llevarse sus personajes a casa, aquí prevalece, por la presión de Thomas, el planteamiento de que para componer el cisne negro es necesario rebuscar en la parte más oscura de uno mismo, “explorando” en la propia sexualidad y “dejándose llevar”. Esta doble influencia, más su propia sensibilidad y ambición, que le hacen ver en la recién llegada Lily una rival, conforman en Nina un cóctel verdaderamente explosivo. En lo último, y en una diva venida a menos, se detecta la huella imborrable de un clásico sobre el teatro, Eva al desnudo, aunque la película que nos ocupa tiene su propia originalidad. El crudo film, a modo de arriesgada fábula, habla de la fragilidad del artista y los excesos enfermizos por alcanzar su sueño, tomando pie de la propia trama de “El lago de los cisnes”. Lo hace con dureza a veces desagradable, por la exigencia física –esos sarpullidos, el modo en que se trabajan los pies–, o por el camino de desenfreno que Nina emprende en una noche loca y alucinada, donde resulta difícil distinguir la realidad de lo que es una proyección de una mente que empieza a enloquecer, a no pisar suelo firme. Darren Aronofsky dirige con inusitado vigor, una energía que se palpa en las elaboradas escenas del propio ballet, así como en el dinámico montaje de imágenes y sonido, también musical, que muestra el descenso a los infiernos de Nina, su dolorosísima y fatal transformación en cisne negro. Natalie Portman entrega una interpretación valiosísima, verdaderamente muestra una gran variedad de registros en su atormentado personaje. En general hay un gran acierto con todo el reparto, buenos trabajos de Vincent Cassel, Barbara Hershey, Winona Ryder y Mila Kunis.

7/10
Cuando el amor no es suficiente: la historia de Lois Wilson

2010 | When Love Is Not Enough: The Lois Wilson Story Wilson

Drama biográfico que se centra en las vicisitudes del matrimonio formado por Lois y Bill Wilson, que tuvieron frecuentes problemas, en gran parte generados por la adicción al alcohol de Bill. Para demostrar su amor y su compromiso, ambos crearon diferentes asociaciones para ayudar al prójimo, una de las cuales es "Alcohólicos Anónimos". Dirigido por el especialista en biopics John Kent Harrison (Helena de Troya, Juan Pablo II), el telefilm, que tiene un claro corte dramático, cuenta entre su reparto con dos actores muy conocidos, Winona Ryder (Donde reside el amor) y Barry Pepper (Los tres entierros de Melquiades Estrada).

5/10
La vida privada de Pippa Lee

2009 | The Private Lives of Pippa Lee

Pippa se ha trasladado a vivir con Herb, su marido, a una zona residencial donde domina la gente mayor. El propio Herb, editor, es ya un anciano, que saca bastantes años a su esposa. Mujer complaciente, Pippa trata de agradar siempre a las personas de su entorno. Pero no siempre ha sido así. Mientras somos testigos de su evolución en la actualidad, sucesivos flash-backs nos la muestran primero niña con su neurótica madre, influencia mayor que la del padre, pastor de una iglesia cristiana. Y siguen esas "vidas privadas", que incluyen la estancia, siendo una jovencita, en casa de su tía lesbiana Kate, con la curiosa influencia de la compañera fotógrafa de piso, de gustos sadomasoquistas, o la entrada en su existencia de Herb, en una época en que se atiborraba a pastillas. Rebecca Miller, guionista, directora y autora de la novela "Las vidas privadas de Pippa Lee" –por uno de esos caprichos incomprensibles, la distribuidora española ha singularizado "las vidas privadas"– entrega una historia que gira alrededor de Pippa Lee, con elementos tragicómicos de gran patetismo, que recuerdan a las películas de Noah Baumbach (Una historia de Brooklyn, Margot y la boda), por citar ejemplos recientes en que se describen familias desestructuradas y personajes egocéntricos, y al mismo tiempo con buena cabeza. El hecho de que la protagonista sea sonámbula se convierte en metáfora de tantos "ejemplares" humanos que andan por la vida con los ojos cerrados, sin vivir la vida plenamente. Miller maneja bien la compleja estructura argumental, pero lo que nos entrega resulta bastante deprimente. Pinta gracias a un atinado reparto –estupendos Robin Wright Penn y Alan Arkin– una variada galería de personajes, donde llama la atención el desequilibrio dominante, se echa en falta alguien medianamente normal. Los momentos fuertes, sobre todo la muerte, sirven para el acercamiento catártico, pero queda la duda al espectador de si tal efecto tendrá su prolongación en el tiempo.

6/10
Star Trek

2008 | Star Trek

Tanto va el Enterprise al espacio, que al final el filón se agota. Hasta los más fieles seguidores de la célebre astronave se dieron cuenta de que la décima entrega fílmica, Star Trek: Némesis, daba muestras sobradas de que la fórmula se había sobreexplotado. A pesar de todo, en su segundo largometraje como director, J.J. Abrams, creador de las series televisivas Alias y Perdidos, se ha propuesto resucitar Star Trek, que antes de ser una saga cinematográfica fue una de las más conocidas  series televisivas de la historia. Abrams parte de cero, en la línea de Batman Begins, de forma que cualquiera que desconozca por completo a los personajes pueda disfrutar sin problemas de la trama. Pero además, el astuto director ha sabido, mediante una estratagema de guión que conviene no desvelar, hacer que nada de lo que ocurra aquí contradiga lo ya visto en las entregas anteriores, para no molestar a los miles de ‘trekkies’, tal y como se conoce a los fans con los que cuenta la saga. Tan de cero pretende empezar la historia Abrams que abre el film con el nacimiento del protagonista, el capitán James Tiberius Kirk, que viene al mundo al mismo tiempo que su padre se inmola, mientras se enfrenta a la nave de Nero, un capitán renegado de la raza de los romulanos. Tras una infancia rebelde, Kirk acaba convirtiéndose en un brillante cadete de la Flota Estelar, donde aún se recuerda el valor de su progenitor. Allí se hace amigo de McCoy, que estudia para ser oficial médico, conoce a la joven Uhura, experta en lenguajes y formas de comunicación, con la que no acaba de llevarse bien del todo, e inicia una enconada rivalidad con Spock, hijo de una humana y de un vulcano, raza que se distingue por su afán de controlar las emociones. Una supuesta llamada de auxilio llevará a Kirk y al resto de cadetes a embarcarse en el Enterprise y enfrentarse nuevamente con Nero, el romulano que reaparece con un siniestro y destructivo plan... El reparto es completamente nuevo, salvo por la inclusión del legendario Leonard Nimoy, el intérprete original de Spock, que encarna a su personaje envejecido. Para interpretarlo cuando es joven, le ha sustituido el joven Zachary Quinto, en el papel más importante junto con el hasta ahora muy secundario Chris Pine, que encarna al capitán Kirk, El tal Pine es un joven atractivo con  mucho potencial para arrastrar al público adolescente a los cines, al igual que Zoe Saldanha, muy expresiva como Uhura, el más importante papel femenino. Destaca la inclusión en el reparto del especialista en comedia Simon Pegg (Scotty), y de la veterana Winona Ryder, que es la madre de Spock en un corto pero emotivo papel. Sorprende el fichaje del excelente actor Eric Bana para encarnar al villano, Nero, pues aunque borda el papel, no se comprende si era necesario un fichaje que sin duda habrá costado una millonada, para un papel irreconocible, ya que está siempre completamente recubierto de maquillaje. Se declara Abrams más seguidor de Star Wars que de Star Trek, y su película está próxima al primer George Lucas, en la medida en que no pretende hacer ciencia ficción dura, sino una dinámica cinta de aventuras, con mucha acción, y sofisticados efectos especiales. Y sin embargo, sorprende su habilidad para no traicionar a los iniciados. A estos les ofrece numerosísimos guiños que les harán muy felices (la prueba del Kobayashi Maru, la babosa de Star Trek II. La ira de Khan, y hasta la sintonía original de la serie y el monólogo del principio...), pero hay un especial cuidado en que los homenajes estén tan integrados en la historia que no es necesario saber nada para poder seguirla. Es una entrega más ligera de lo habitual, pues aunque contiene notas positivas sobre la amistad, las emociones humanas, el sacrificio y el sentido del deber, está claro que Abrams está pendiente de sorprender continuamente. Su habilidad para conseguirlo es notable, sobre todo en algunos momentos memorables, como la persecución protagonizada por el pequeño Kirk, la secuencia en la que éste se arroja en paracaídas para sabotear una perforadora y su huida de un monstruo gigantesco en un planeta inhóspito. Se le puede achacar una pequeña bajada de ritmo cuando el anciano Spock cuenta su historia, y la inclusión de una secuencia de sexo en una saga que hasta ahora era completamente blanca, para todos los públicos. Pero ha logrado resucitar el cadáver, que es lo de que se trataba.

7/10
Los confidentes

2008 | The Informers

Adaptación de la novela homónima de relatos cortos escrita por Bret Easton Ellis, responsable de títulos como “American Psycho”. Se trata de una historia coral sobre una estrella de rock, un traficante de drogas, un productor de éxito, una presentadora de noticias y un secuestrador. La acción se desarrolla en Los Ángeles a principio de los años ochenta y refleja lo más alto y lo más bajo de la sociedad del momento. Lo más interesante de la película, es su reparto.

4/10
Los diez locos mandamientos

2007 | The Ten

Comedia de reparto coral con rostros conocidos, se divide en diez disparatados segmentos, que aunque dedicados a cada uno de los mandamientos, al final siempre acaban derivando al sexo. Que nadie espere reflexiones hondas en la línea del Decálogo del polaco Kieslowski, aquí lo que tenemos es un humor zafio a lo Judd Apatow, más que la línea estilo Monthy Python. Un narrador que sufre una crisis de pareja sirve de ligazón a las diez historias. Entre los actores se reconoce a Jessica Alba y a Winona Ryder.

3/10
The Darwin Awards: muertes de risa

2006 | The Darwin Awards

Los llamados Darwin Awards nacen de aquellas situaciones graciosas, esperpénticas o absurdas que dan lugar a los accidentes más rocambolescos. Está claro que la realidad supera muchas veces a la ficción, y a veces se producen cosas tan extrañas que uno ni se las cree, como por ejemplo que un tipo muera al caer al vacío después de lanzarse contra el ventanal de su oficina por probar la resitencia del cristal, o que otro salga volando con un coche tras ponerle como motor el reactor de un avión. Los Darwin Awards son para esas personas, y el nombre de los galardones proviene de la propia selección natural que tiene lugar con la muerte de esos idiotas… Pues bien, gran aficionado a estudiar los Darwin Awards es el protagonista de esta historia, un policía llamado Burrows que tiene un increíble talento para analizar las escenas de un crimen, de tal modo que es capaz de imaginar lo que realmente ocurrió con sólo observar un par de detalles y por eso puede prever en cierta manera situaciones similares. Sin embargo, en su último caso él asesino escapó por su culpa y el perdió su trabajo. Su siguiente empleo en una compañía de seguros le lleva a investigar los accidentes más alucinantes y ridículos, y con él viajará una escéptica detective de la compañía. El director Finn Taylor (Soñando con peces) parte, como se ve, de una idea bastante graciosa, y que da de largo para ofrecer al espectador numerosas escenas de absolutos tontainas haciendo alarde de ideas increíblemente estúpidas, que suelen acabar con accidentes de aúpa. Taylor rueda con ritmo, con película granulosa y con cámara en mano, lo que da un aire muy independiente al film, pero al margen de los originales y divertidos gags –con torpezas y casualidades que recuerdan de alguna manera a las muertes de Destino final–, la película no aporta gran cosa. El aire gracioso de la trama y la atmósfera episódica de chiste rebajan también ciertas groserías y el vocabulario soez. Llama la atención el variadísimo elenco de grandes actores que llena el film, la mayoría de los cuales tan sólo está unos segundos en pantalla. Y Joseph Fiennes demuestra que es un actor fabuloso y convence de veras con su personaje de calimero y antihéroe, con algunas escenas –la de la ducha es delirante– muy logradas, mientras que Winona Ryder es felizmente recuperada para el cine con un simpático papel.

5/10
A Scanner Darkly

2005 | A Scanner Darkly

Un futuro no muy lejano. La adicción a las drogas se ha convertido en un problema de primera magnitud. La policía utiliza ‘topos’ que se infiltran en los grupos sospechosos, para dar con los que manejan los hilos de tan lucrativo negocio. Uno de estos ‘topos’ es Bob Arctor, obligado a llevar una vida esquizofrénica, y que porta un sofisticado traje de camuflaje cuando anda en las dependencias policiales, para que sus compañeros no conozcan su verdadera identidad. Adaptación de una novela de anticipación de Philip K. Dick, cuyas historias han dado pie a filmes de la talla de Blade Runner, Desafío total y Minority Report. Richard Linklater aplica la tecnica que ya empleó en Waking Life, y filma a los actores reales, a cuyas imágenes aplica luego animación rotoscópica. El resultado, de personajes con contornos muy marcados y cierta cualidad etérea, tiene su encanto, aunque puede terminar cansando. Linklater, siguiendo las intenciones del autor, señala los perniciosos efectos de la drogadicción. Pero, con ritmo cansino, sucumbe a la tentación de la verborrea, que tan buenos resultados le dio en Antes de amanecer y Antes de atardecer, pero que aquí empantana la narración. Pese a todo tiene logros destacables, como la del citado traje de camuflaje, o la escena final de Arctor en la plantación, recogiendo una florecilla.

5/10
S1m0ne

2002 | S1m0ne

Viktor Taransky. Un director de cine con ínfulas de autor. En su día fue candidato al Oscar, pero el pobre en la actualidad hace lo que puede, que no es mucho. Va dando tumbos sin que su ex mujer, presidente de un gran estudio cinematográfico, le conceda muchas oportunidades. Hasta que un día aparece en su vida un informático al que parecen faltarle un par de tornillos. El tipo, antes de morir, confía a Taransky un sofisticado programa de software gracias al cual podrá dar vida a Simone, una actriz virtual, que conquista al público y a la crítica. Todo el mundo anda loco por esta hermosa y sensible actriz, pero nadie, excepto Taransky, sabe que la chica se reduce, en realidad, a un puñado de bits. Andrew Niccol repite el tema, brillamente entonado en su sobresaliente guión de El show de Truman, del creador apegado a su criatura, que trata de manejar a su entojo, y que finalmente escapa a su control. Aquí tenemos a un director que, a modo de moderno doctor Frankenstein, dedica toda su obra a una excepcional actriz. Lo que tiene efectos inesperados, pues llega un momento en que el público parecer adorar más a Simone que a su excéntrico y ególatra director; y éste debe “hacer el pino” en un disimulo constante, para que nadie descubra su superchería. Niccol advierte nuevamente de los peligros de una sociedad deshumanizada (tema central en Gattaca), incapaz de distinguir a las personas de sus sucedáneos, y que aplaude una película horrorosa, hecha para destrozar a su actriz (Soy una cerda, genial título para el debut en la dirección de Simone). La crítica social está combinada con un afilado sentido del humor, que da lugar a gags muy hilarantes, e incluso con un giro insospechado en el último tramo de la historia. De este modo, Niccol se pregunta: «¿Qué importa si los famosos son reales o no? De todas formas, nuestra cultura de la fama es incapaz de percibir la diferencia. Nuestra capacidad para fabricar fraudes es superior a nuestra capacidad para detectarlos.» En el reparto destaca Al Pacino como el director que vive sólo para sí mismo, y Catherine Keener como su antigua mujer.

6/10
Mr. Deeds

2002 | Mr. Deeds

Longfellow Deeds. Un paleto con corazón de oro, que jamás ha salido de su pueblo. Hasta ahora. Porque resulta que un pariente lejano, ricachón hasta las cachas, le ha dejado en herencia una fortuna. Así que sin comerlo ni beberlo se ve trasladado a la gran ciudad, inmerso en el ajetreado mundo de los negocios, con una enorme mansión a su entera disposición, mayordomo excéntrico incluido. Una aguerrida periodista le tenderá una trampa para conocerle y así preparar el que espera se el reportaje de su vida. Una mezcla explosiva nos sirven los desconocidos Steven Brill (director) y Tim Herlihy (guionista): los ribetes de la comedia más clásica con el humor disparatado y a veces no demasiado sutil de Adam Sandler (El chico ideal, Un papá genial, Little Nicky). Como chica aprovechada que acabará recapacitando sobre su mal modo de actuar se puede ver a Winona Ryder, antes de caer en desgracia por su "affaire" en unos grandes almacenes.

4/10
Poseídos

2000 | Lost Souls

Maya es muy sensible a las asechanzas del diablo. No en vano estuvo poseída por él siendo niña, y sólo un exorcismo la libró de sus garras. Ya adulta dedica sus energías a combatir a Satán, ayudando al padre Lareaux. Una serie de pistas la convencen de que el Anticristo viene ya a la Tierra, y que quiere usar el cuerpo del escéptico escritor Peter Kelson. ¿Logrará salvar su alma del peor de los enemigos? Janusz Kaminski, director de fotografía de La lista de Schindler de Steven Spielberg, debuta en la realización con este film sobrenatural. Explica que el proyecto le sedujo porque “explica la naturaleza de la fe y la crisis espiritual de nuestra sociedad, y a la vez proporciona muchos momentos excitantes”. Tantos que Winona Ryder aceptó ser la protagonista, pues, asegura, “trata de un mundo del que no sabía absolutamente nada”.

4/10
Otoño en Nueva York

2000 | Autumn in New York

Will es el típico playboy al que ninguna mujer se le resiste: cínico y cuarentón, tiene cierto encanto por el que todas caen rendidas a sus pies. Charlotte no es una excepción pero su caso reviste una particularidad especial: ella padece una grave enfermedad que le puede conducir a la tumba en cualquier momento. Como ella es un encanto de chica, quizá la frívola actitud de Will ante la vida dé al fin un vuelco.   Melodrama romántico que empareja al guaperas de Richard Gere con la estupenda Winona Ryder. La película tiene un toque muy personal, quizá porque la dirige una mujer, que además es oriental. Joan Chen trata de profundizar en los motivos que laten detrás del amor verdadero: autosacrificio por la persona amada, que lleva a darlo todo por ella. A alguno quizá la historia le parezca algo empalagosa, pero estamos seguros que más de uno no podrá evitar echar la inevitable lagrimita.

4/10
Inocencia interrumpida

1999 | Girl Interrupted

Los locos años 60. Susanna es una adolescente confusa, insegura. Como tantas, se supone. No opina lo mismo su psiquiatra, que recomienda a sus padres que la ingresen en una residencia de enfermas mentales. Ahí conoce a un grupo de chicas con problemas; trabará amistad con ellas, pese a los diferentes trastornos que sufre cada una. El film se basa en el libro autobiográfico de Susanna Kaysen, que cautivó a Winona Ryder hasta el punto de que la actriz ha ejercido de productora, y se ha reservado el papel protagonista. La actriz, que ingresó en un hospital de las características citadas a los 20 años, se vio muy atraída por la historia: “Me alucinó, y me dio lástima que el libro no se hubiera publicado al final de mi adolescencia. Los conocimientos de Susanna podrían haberme sido útiles para superar mis propios problemas cuando tenía 17 ó 18 años”. Pese a todo, el papel más jugoso del film se lo ha llevado Angelina Jolie, que da vida a Lisa. El Oscar que recibió por un papel de “persona completamente normal que lleva sus instintos al grado máximo” (son palabras de la actriz) parece confirmar esta apreciación. El film hará soltar más de una lágrima al espectador sensible.

7/10
Celebrity

1998 | Celebrity

Lee Simon es un novelista sin éxito, cuyas relaciones con las mujeres son muy poco duraderas. Su intento de colocar un guión en Hollywood le da entrada al mundo de las celebridades: gente acelerada, siempre a la búsqueda de nuevos placeres y sensaciones. El vértigo que sufre Simon en este mundo es descomunal. Woody Allen sigue con sus temas habituales, aunque con un pesimismo más marcado que en otros films. El director (que cede el típico papel que él suele interpretar a Kenneth Branagh) analiza el desconcierto afectivo de numerosos personajes, con un acidísimo sentido del humor y un tratamiento de la sexualidad mucho más oscuro y descarnado de lo acostumbrado. El reparto, como siempre, es fantástico: desde los jovenzuelos Leonardo DiCaprio, Winona Ryder, Famke Janssen y Charlize Theron, hasta los más veteranos Judy Davis, Joe Mantegna y Melanie Griffith.

5/10
Alien Resurrección

1997 | Alien Resurrection

Ellen Ripley murió luchando contra un Alien en la anterior entrega de la serie. Sin embargo, doscientos años después regresa como un clon, creado por un equipo de científicos con un objetivo: recuperar a la reina Alien que estaba engendrando antes de morir. Sin embargo, con ella vuelven los Aliens, que toman la nave donde la nueva Ripley ha sido engendrada. Paralelamente, una tripulación de estrafalarios piratas espaciales han llegado hasta ese lugar para robar todo lo que sea posible. Ripley se une a ellos para combatir a los depredadores espaciales, pero la huida no será fácil, ya que son demasiados. Cuarta entrega de la serie y, aun así, tiene el mérito de ser absolutamente distinta a las demás. Para ello, los productores contrataron a un mago visual, el realizador francés Jean-Pierre Jeunet, que ya había demostrado su solvencia con el éxito de Delicatessen y con el film La ciudad de los niños perdidos, uno de los títulos más caros del cine europeo. Ambos trabajos los realizó junto con su compañero Marc Caro. En esta ocasión, Jeunet salió airoso de su primer trabajo en solitario que, a pesar de conservar las señas de identidad de las anteriores entregas, tiene también el impactante estilo del francés, quien se llevó a Ron Perlman, uno de los actores de La ciudad de los niños perdidos y a Dominique Pinon (Delicatessen). El reparto vuelve a estar encabezado por Sigourney Weaver, protagonista del resto de entregas, pero esta vez incorpora a la estrella, cada vez más en alza, Winona Ryder.

6/10
El crisol

1996 | The Crucible

Adaptación de la obra teatral Las brujas de Salem, del reputado novelista y dramaturgo Arthur Miller, que escribió el guión para su adaptación al cine. En un principio la novela fue una gran metáfora de la llamada Caza de Brujas del senador McCarthy, consistente en la búsqueda de enemigos de Estados Unidos entre los escritores y cineastas del país. Basada en un hecho real acaecido en Massachusetts en el siglo XVII, describe una venganza amorosa que provoca un juicio por brujería. En un pequeño pueblo de Massachussetts falsas acusaciones de brujería recaen sobre inocentes víctimas, debido a que un grupo de chicas miente. La líder del grupo ha sido abandonada por su amante y pretende no parar ante nada ni ante nadie para recuperarlo. A pesar de algún exceso, la dirección y las interpretaciones poseen un fuerte vigor narrativo y su mayor mérito consiste en que enfrentan con hondura superstición y religiosidad. El dibujo de la época se tiñe de oscurantismo, y resulta sobrecogedor. El principal mérito recae en la pareja protagonista, formada por la joven Winona Ryder (Eduardo Manostijeras, La edad de la inocencia) y el camaleónico Daniel Day-Lewis, uno de los mejores actores de la década de los 90, como demostró en títulos como Una habitación con vistas, Mi pie izquierdo o En el nombre del padre.

5/10
Boys

1996 | Boys

John Baker, estudiante universitario, encuentra el cuerpo inconsciente de una mujer cerca de su dormitorio. Cuando lleva a la extraña y misteriosa joven a su cuarto, descubre que se llama Patty Vare, pero la chica rehúsa ir a un hospital y pronto queda claro que está ocultándose de algo. Pronto la relación entre Patty y John crece, hasta el punto de que él hará todo lo posible por protegerla de su enigmático pasado. Discreto film juvenil interpretado por los entonces jovencitos en alza Winona Ryder y Lukas Haas. El aura de misterio no oculta sin embargo a  unos personajes planos, con escaso carisma.

4/10
Donde reside el amor

1995 | How to Make an American Quilt

Finn (Wynona Ryder) acaba de graduarse en la universidad de Berkeley y se retira para terminar su tesis durante el verano a la casa que su abuela y su tía poseen en Grasse, California. Se trata de un sitio tranquilo, ideal para trabajar y para que Finn reflexione sobre una propuesta de matrimonio. Sin embargo, conoce a un atractivo joven, León, que le hace dudar. Mientras trata de tomar una decisión, es aconsejada por un grupo de amigas de su familia que le cuentan sus experiencias personales. Winona Ryder era en el momento de la producción de Donde reside el amor una de las actrices más solventes y que más prometía. Así lo demuestran títulos como Drácula, de Bram Stoker, La edad de la inocencia o esta emotiva película, donde realiza una excelente interpretación. Está secundada por grandes actrices extraordinarias como Ellen Burstyn (Alicia ya no vive aquí) o Anne Bancroft (El milagro de Anna Sullivan).

5/10
Reality Bites (Bocados de realidad)

1994 | Reality Bites

Lelaina (Winona Ryder) es una joven periodista que sueña con ser directora de cine, y que rueda un vídeo sobre sus amigos en el día de su graduación, en el que plasman su visión de la vida. Lelaina trabaja en un programa de televisión, aunque la relación con su jefe es muy conflictiva. Un día, su vida cambia cuando conoce a un ejecutivo de éxito, que representa todo lo que sus amigos aborrecen, pero no puede evitar sentirse atraída por él. Extenso retrato social de los 'jóvenes de la generación X', es decir los de los años 90, de los que ofrece un panorama desgarrador. Su máxima caracteristica es el egoísmo y la falta de expectativas. Los intérpretes resultan excelentes, entre ellos Ben Stiller, que hace el papel de ejecutivo y fue el autor de la realización.

5/10
Mujercitas (1994)

1994 | Little Women

Narra la historia de cuatro hermanas, interpretadas por Winona Ryder, Trini Alvarado, Kirsten Dunst y Claire Danes, que viven felices junto a sus padres. La vida familiar se ve perturbada cuando su padre es llamado a filas, y tiene que incorporarse enseguida para luchar en la Guerra de Secesión. Las cuatro hermanas y su madre, interpretada por Susan Sarandon, deben enfrentarse solas a la vida. Cada una tiene un carácter diferente, pero se llevan de maravilla. Introduciéndonos en su vida, conocemos la sociedad de Estados Unidos a mediados del siglo XIX, las costumbres y la forma en que se desarrollaban las relaciones. Una entrañable película basada en la famosa novela de Louisa May Alcott. Realiza una eficaz recreación de la época a través de estas cuatro jovencitas. Pone de relieve los valores positivos del amor familiar y la honestidad. Cuenta con actrices de primera línea, como la entonces emergente Winona Ryder o la portentosa Susan Sarandon.

6/10
La casa de los espíritus

1993 | The House of Spirits

Basada en la novela de Isabel Allende, el film nos presenta a Esteban Trueba, un humilde minero que gracias a su fortaleza de carácter, consigue subir en la escala social al adquirir una hacienda abandonada que logra levantar, y al casarse con Clara la hija de un adinerado político conservador. Clara es una extraña mujer con poderes mágicos y con una peculiar relación con Férula, hermana de Esteban. El matrimonio vive con su hija que ha heredado el carácter de su padre; cuando se enamore de un joven líder izquierdista el confilcto generacional entre padre e hija no tarda en surgir. Bille August dirige este apasionante film de gran fuerza dramática realzada por la gran labor de sus intérpretes principales, todos ellos actores de primera fila : Jeremy Irons, Meryl Streep, Winona Ryder, Glenn Close y Antonio Banderas, nuestro actor más internacional.

5/10
La edad de la inocencia

1993 | The Age of Innocence

La escritora Edith Wharton llevó a cabo en su novela 'La edad de la inocencia' una notable radiografía de la alta sociedad de la Nueva York de principios de siglo, que ahora se traslada a la pantalla. Newland Archer (Daniel Day-Lewis), un joven producto de esa sociedad, acaba de comprometerse con May Welland (Winona Ryder). Su vida anodina sufre un vuelco cuando irrumpe en ella la condesa Ellen Olenska (Michelle Pfeiffer), la prima de su prometida y una mujer nada convencional. Ellen se acaba de divorciar, ha vivido muchos años en Europa, y no acaba de encajar en los rígidos convencionalismos que gobiernan la sociedad puritana de Nueva York. Los sentimientos de Newland se hallan divididos. Sinceramente desea ser leal a su futura mujer, de modo que se empeña en adelantar la boda. Sin embargo ve en May a un ser aburrido, incapaz de mantener una conversación interesante, la perfecta dama de una sociedad que está empezando a odiar. Todo lo contrario de lo que representa Ellen, por quien se siente cada vez más atraído. Martin Scorsese –que coescribe el guión con Jay Cocks– fue exquisitamente fiel al espíritu de la novela. Del italoamericano podía haberse esperado otra vuelta de tuerca a sus demonios personales, aprovechando una historia que habla de sentimientos reprimidos. En cambio se pone al servicio de la misma con esmero, convirtiendo una mirada, un silencio, un gesto, unas palabras sin aparente contenido, en momentos harto expresivos de un grupo social a veces hipócrita, defensor a ultranza de unos valores y unas apariencias. El principal reparo que se puede poner al film es un uso abusivo de la voz en off, aunque ésta pertenezca a esa gran actriz llamada Joanne Woodward. Le cuesta a Scorsese plasmar la historia en imágenes que puedan sustituir la magnífica prosa de Edith Wharton. Aunque utiliza alguna buena metáfora visual, como la de los leños del hogar de una chimenea, que con su crepitar aumentan la sensación de ahogo, de verdades no dichas con palabras. Acierto pleno hay en la dirección artística de Dante Ferreti, en la fotografía de Michael Ballhaus, en la música de Elmer Bernstein, que dan el perfecto empaque visual y de ambientación a la historia. En éste Scorsese reconoce la influencia de Wyler (La heredera), Ophüls (Madame de...) y Visconti (El gatopardo). Luego están los actores –Day-Lewis, Pfeiffer, Ryder–, que se han metido de lleno en sus personajes, convirtiendo algunos de los momentos del film en memorables. La última conversación entre Newland y May es sencillamente de quitarse el sombrero.

7/10
Drácula, de Bram Stoker

1992 | Bram Stoker's Dracula

Una fiel adaptación de la célebre novela de Bram Stoker, que se inspiró en Vlad IV Tepes (el empalador) Draculea (hijo del diablo), heredero de Vlad III Dracul, descendiente de los hunos. A pesar de esta anunciada fidelidad a la obra de Stoker, Coppola introduce algunas alteraciones, como el prólogo en el que narra que tras vencer a los turcos, Vlad Draculea encuentra a su mujer muerta. Decidió quitarse ella misma la vida al recibir una traidora carta otomana que le comunicaba la muerte de su esposo. Por esto, Vlad Draculea maldice a Dios y es condenado al sufrimiento eterno en la tierra, convertido en un vampiro. Casi medio siglo después, el conde Drácula, interpretado por Gary Oldman, solicita los servicios de un joven y ambicioso abogado llamado Jonathan Harker (Keanu Reeves), con el fin de realizar las escrituras para la compra de un castillo de Inglaterra. Por casualidad, Drácula ve la fotografía de la novia de Jonathan, Mina (Winona Ryder), y se obsesiona con que es el vivo retrato de su amada. Cuando Drácula llega a Londres, deberá enfrentarse al profesor Van Helsing (Anthony Hopkins), experto en exterminar vampiros. Una película impactante, puramente gótica, terrorífica y romántica a la vez. Son muchas las adaptaciones de la novela de Stoker llevadas al cine, con mayor o menor inspiración. Destacan el Nosferatu (1922), de Murnau, o el Drácula (1931), de Tod Browning. Cuenta con un reparto de verdadero lujo, con un insuperable Gary Oldman dando vida al conde. Una película muy recomendable, llena de artificio, rodada con una técnica sorprendente, que cautiva al espectador desde el principio.

7/10
Noche en la Tierra

1991 | Night on Earth

Original recopilación de cinco historias protagonizadas por taxistas en diferentes capitales del mundo. En Los Angeles, por ejemplo, una cazatalentos (Gena Rowlands)intenta convencer a una taxista (Winona Ryder) de que sería la chica perfecta para un papel en el cine, aunque ella es reacia a esta idea. El cineasta Jim Jarmusch siempre se ha mantenido fiel al cine independiente norteamericano, con títulos como Bajo el peso de la ley o Mystery Train. Este título tiene un amplio reparto coral, plagado de rostros conocidos, americanos y europeos.

7/10
Eduardo Manostijeras

1990 | Edward Scissorhands

Una mujer mayor cuenta a sus nietos una historia. Ellos piensan que se trata de un cuento, pero en realidad está basado en una historia real. Un inventor vivía en un castillo en la cima de una colina y había creado un ser vivo llamado Eduardo. Era un joven atractivo, pero tenía un grave defecto, en lugar de manos tenía unas tijeras de metal. Tras la muerte de su creador, Eduardo se queda solo en el castillo, hasta que una vendedora a domicilio se lo lleva a su casa a vivir con su familia. Uno de los títulos esenciales del ecléctico Tim Burton (Batman, Ed Wood). Se trata de una especie de versión moderna de Frankenstein, de Mary Shelley, pues un extrafalario inventor da vida a un ser sensible y bondadoso, que en lugar de dedos tiene tijeras, lo que conducirá su vida hasta la tragedia. Se da la paradoja de que el científico muere poco antes de poder ponerle las manos de verdad que le había construido. Sus características principales son una surrealista puesta en escena, espléndidas interpretaciones y cierta crítica a la frivolidad de la sociedad moderna. Lo mejor es el tono, que recuerda al de los cuentos infantiles y la bella banda sonora de Danny Elfman, colaborador habitual de Tim Burton en títulos como Batman, Mars Attacks o Pesadilla antes de Navidad. Con este filme el realizador de Bitelchus se consagró como el más imaginativo, sobre todo en el aspecto visual, de los directores del Hollywood de los 90. Del reparto destaca el joven Johnny Deep, en uno de sus primeros éxitos y la secundaria habitual del cine de Woody Allen Diane Wiest, ganadora de dos Oscar.

6/10
Sirenas

1990 | Mermaids

Años 60. Rachel Flax es una madre soltera que nunca está a gusto en ningún sitio. Cada vez que monta un escándalo se muda, cosa que hace cada dos por tres, arrastrando con ella a sus dos hijas: Charlotte, una adolescente con tendencias monjiles que vive enamorada de Joe, un muchacho del pueblo; y Kate, de nueve años, que ansía convertirse en una nadadora. Un día, las tres conocen a Lou, un buen hombre que tiene una tienda de zapatos y que poco a poco se enamora de Rachel. Sus vidas transcurren con altibajos y han de aprender a afrontar las adversidades del destino. Cher protagoniza este drama familiar con algunos puntos de comedia que enseña que los lazos familiares están por encima de todo lo demás. Entre el reparto, destaca una jovencita Winona Ryder y Christina Ricci, que supuso su debut en el cine.

5/10
Aquí te pillo, aquí te mato

1990 | Welcome Home, Roxy Carmichael

Dinky Rossetti vive con sus padres adoptivos en Clyde, Ohio. Pero se entera de que en realidad es hija de Roxy Carmichael, una celebridad local que antes fue un tanto pendenciera. Dinky es también rebelde, pero el chico más guapo de la zona, Gerald, ve en ella algo especial. Comedia romántica juvenil dirigida por Jim Abrahams, célebre por sus comedias despiporrantes, al estilo Aterriza como puedas o Hot Shots! La que nos ocupa no cuenta con un guión de Abrahams y no alcanza el mismo nivel pero se deja ver. Además tiene entre su reparto a una por entonces inocente y adorable Winona Ryder.

5/10
Gran bola de fuego

1989 | Great Balls Of Fire

Dennis Quaid se convirtió en el rockero Jerry Lee Lewis, biografía del escandaloso músico que quemaba el piano sobre el escenario. Se narran sus comienzos como cantante, sus éxitos y como cayó en desgracia al casarse con una adolescente de 13 años.

4/10
1969

1988 | 1969

Ralph y Scott, dos amigos recién salidos del instituto, se plantean su futuro. Aunque ingresan en la universidad, se meten en líos. Por otra parte, la guerra de Vietnam esta allí, y ni uno ni otro desean ser reclutados. Lo que en el caso de Scott, le aleja de su padre y su hermano, que sí participa en la causa bélica. Aunque el dibujo de las protestas contra la intervención en Vietnam y de la indolencia estudiantil tiene su interés, lo que sobresale es este film algo cansino son varios actores, entonces desconocidos (Robert Downey Jr., Kiefer Sutherland, Bruce Dern, Winona Ryder), pero destinados a brillar en el firmamento de Hollywood; eso sí, con sus baches.

4/10
Bitelchus

1988 | Beetle Juice

Adam y Barbara han muerto, y convertidos en fantasmas vagan por su mansión de Nueva Inglaterra hasta que un día reciben la inoportuna visita de unos nuevos inquilinos que piensan instalarse en el hogar. La recién llegada familia está compuesta por dos excéntricos padres y su hija Lydia, una adolescente bastante rarita. Adam y Barbara deciden contratar los servicios de Bitelchus, un desagradable tipejo que se dedica a espantar a los mortales. Oscar al mejor maquillaje y un premio de la Sociedad Nacional de Críticos para Michael Keaton fue lo que recibió esta cinta fantástica de Tim Burton. El director empezaba a plasmar su estilo oscuro y estrafalario donde mezclaba el terror y el humor, y el éxito del film comenzó a reunir a miles de seguidores. Entre el reparto, además de Keaton, destaca la presencia de Geena Davis, Alec Baldwin, Jeffrey Jones y una joven Winona Ryder en su tercera aparición en el cine.

5/10
Escuela de jóvenes asesinos

1988 | Heathers

Veronica Sawyer forma parte del grupo de chicas más populares del Instituto Westerburg en Sherwood, Ohio. Las otras tres componentes comparten el mismo nombre de pila: la líder, Heather Chandler; Heather MCNamara, una animadora, y Heather Duke; bulímica aficionada a la literatura. Las 'Heathers' tienen por costumbre ridiculizar a sus compañeros, por lo que son temidas. Cuando llega un nuevo estudiante, el rebelde J.D. Dean, Veronica se enamora de él, pero éste acaba asesinando a la jefa de las 'Heathers', iniciando una cadena de crímenes. Sonoro fracaso en las taquillas, que sin embargo se ha convertido en un film de culto tras sus progresivos pases en televisión. Aporta a las comedias de institutos de la época grandes dosis de humor negro e irreverente, que saca punta a los tópicos del género: los guaperas del equipo de fútbol, los frikis discriminados, etc. Llega a un nivel un tanto disparatado, a la hora de tratar temas serios como el suicidio y el sexo adolescente, pero al menos ofrece algo diferente, y cuenta con unos trabajados diálogos. Que haya ido cosechando defensores con los años se debe sobre todo a sus actores, en especial a Winona Ryder, que ya había rodado títulos como Bitelchús, y que realiza un trabajo memorable en su primer trabajo como protagonista. No desentonan Christian Slater, en el rol de 'malote', ni Shannen Doherty, posterior intérprete de Sensación de vivir, que da el tipo como pija detestable.

5/10

Últimos tráilers y vídeos