Hirokazu Koreeda busca "La verdad" en su última película
IMG-LOGO
Entrevistas

Ha trabajado con Juliette Binoche y Catherine Deneuve

Hirokazu Koreeda busca "La verdad" en su última película

Por primera vez, el director japonés Hirokazu Koreeda dirige una película con actores internacionales, y en un idioma, el francés, que no es el suyo natal. Se trata de “La verdad”, y lo hace para hablar de su oficio de cineasta. Tuve ocasión de hablar con él en el marco incomparable del Festival de San Sebastián.

La película se titula La verdad y aborda el tema de la verdad. ¿Cree que el cine tiene la cualidad de poder atrapar la verdad, o bien la verdad se acaba confundiendo con la ficción?

Me pareció muy interesante la conversación que mantuve con Juliette Binoche en que le pregunté en qué consistía para ella el acto de interpretar. Me dijo que interpretara de ninguna manera interpretar consiste en mentir, sino que se trata de conferir vida a un personaje que no la tiene. Es la gran diferencia entre la interpretación en el cine y la “interpretación” en la vida real.

Por eso, lo que quería decir, al hablar de la verdad, es que el arte de interpretar, dentro de una película o una obra de teatro, es una forma de verdad.

¿Qué piensa Hirokazu Koreeda cuando le comparan con el cineasta Yasujiro Ozu? ¿Es una especie de sombra que siempre le acompaña?

No siento a mi lado esa sombra, y desde luego no estoy luchando contra el espectro de Ozu. Es algo que me dicen los demás, pero yo no lo siento. Sí que es cierto que la influencia de este director se puede detectar en mi película Nuestra hermana pequeña, pero esto es porque está rodada en Kamakura, una ciudad muy vinculada a Ozu. Pero aparte de eso, nunca he sentido su presencia a mi lado. Eso sí, hablando en general, no me parece mal que nos dejemos influir por personas que ya han muerto.

koreeda2Ha rodado en francés e inglés. ¿Cómo ha afrontado el reto de atrapar una cultura europea que no es la suya?

Las dificultades son las mismas que puedo tener cuando ruedo en Japón. La diferencia principal tal vez sea que mis conversaciones con el productor y los actores a la hora de preparar la película fueron más extensas de lo habitual.

Era la primera vez que trabajaba con Éric [Gautier], el director de fotografía. Y aunque no hablara su idioma, muchas veces bastaba un gesto o una mirada, pare entendernos, más allá de las palabras. Cuando estás haciendo una película hay un lenguaje interno. También me pasaba con Pascalino [Chavanne], el diseñador de vestuario, un caso en el que me di cuenta de que quería dar una importancia especial al color verde. Cuando estás rodando, tiene mucha importancia este tipo de comunicación gestual, más que verbal.

En lo que se refiere a los diálogos, no entiendo lo que están hablando, ya que se están expresando en un idioma que no entiendo, pero por el tono de la voz y las miradas puedo reconocer si lo están haciendo bien o si están dejando de transmitir algo que yo quiero que esté presente. Pasa igual que con una entrevista como la que estamos manteniendo ahora mismo, yo no sé lo que me dicen, o no entiendo la traducción del intérprete, pero por la cara de mis interlocutores me hago cargo de si me han entendido o no.

Antes de comenzar el rodaje mantuve largas entrevistas con Juliette Binoche y Catherine Deneuve, para conocer nuestros puntos de vista. Y al terminar, Deneuve me dijo que gracias a esa larga conversación había comprendido qué tipo de director era, y lo que deseaba transmitir. De modo que me alegré de haber dedicado ese tiempo a la preparación del film.

¿Cree que esta incursión europea va a cambiar el tipo de películas que dirigirá en el futuro?

Posiblemente la imagen de dos personajes con carácter en este film se trata de algo muy especial, yo quería dibujar a dos mujeres de fuerte personalidad, madre e hija. No puedo asegurar si este modo de mostrar la familia puede afectar a mis trabajos en el futuro, y es que en realidad no hago una película con la conciencia de que pueda estar evolucionando mi punto de vista. Muestro las cosas como las veo en ese momento. Por eso me cuesta un poco responder.

La película tiene múltiples guiños y referencias al clásico de El mago de Oz. ¿Por qué escogió este film a modo de subtexto?

Sí, era mi intención presentar la llegada de Clémentine [Grenier] a la casa, como la llegada de la niña a la casa de la bruja en ese film, y se encuentra con unos personajes transformados en animales. Quería darle un aspecto de fábula o cuento de hadas.

Lo hablé mucho con el director artístico y el diseñador de vestuario, les preguntaba a qué animales les recordaba cada personaje, y uno evocaba a un oso, otro a una ardilla, o a un pavo real y esto lo asumieron a la hora de darles un aspecto o moverse en un entorno.

La familia es un tema recurrente en su cine, de modo que quizá este film es coherente con sus intereses previos, y trata un tema universal. Pero cambia tal vez el contexto, y quizá la familia en Occidente atraviesa desafíos diferentes a los que tiene en Japón. ¿Cree que hay que reivindicar las culturas locales y nacionales frente al fenómeno de la globalización?

Cuando hago una película no tengo intenciones de lograr algo de alcance universal. Eso, simplemente es el resultado de la obra concreta que acometo. Cuando acometí Still Walking, el modelo para el personaje principal era mi propia madre. Pero cuando proyecté la película en San Sebastián hace unos años, me encontré con que había espectadores que me comentaban, “pero, ¿cómo lo ha hecho?, aquí ha retratado a mi propia madre”, y es que en efecto hay modelos reconocibles y extrapolables a otros contextos culturales.

El personaje de Catherine Deneuve muestra a una estrella en declive, a la que no llegan papeles a la medida de su talento. Como valedor de actrices de cierta edad, como la fallecida Kirin Kiki, ¿qué opina de que grandes actrices queden relegadas a un segundo plano, u olvidadas, debido a sus muchos años?

Pienso que en Occidente las actrices mayores tiene más oportunidades que las de mi país, a éstas ya no les llegan papeles a partir de los 30 años. En mis películas, por sus características, hay personajes de todas las edades, y esto permite acudir también a actrices veteranas.

koreeda3¿Siente las inseguridades de los artistas que muestra el film, el modo en que se reacciona ante sus películas?

No me preocupan las críticas, no les suelo hacer caso. Tengo películas mejores y peores, y no puedo estar dando vueltas a ese tema todo el tiempo, debo concentrarme en lo que hago en cada momento. En cuanto a los actores, a medida que pasan los años, el cuerpo ya no se mueve con la misma facilidad que cuando uno es joven, y eso lo acusan. Y tampoco los niños pueden darte todo lo que quisieras. Son los actores de edad intermedia, lo que tienen más posibilidades de ajustarse a lo que deseas. El trabajo de un director con actores de distintas generaciones exige lograr un equilibrio con lo que te pueden ofrecer unos y otros.

No sé cuál será mi próximo proyecto. Llevo cinco años seguidos rodando película, y quiero tomarme un respiro, aunque pienso que a partir del próximo mes de marzo, me pondré de nuevo manos a la obra.

¿Qué opina de que Japón haya escogido El tiempo contigo, una película de anime, para postularse al Oscar a la mejor película internacional?

El anime se encuentra sin duda muy pujante, y es una forma de contar historias. Lo importante es que la animación sirva para contar historias. Como ocurría con esa película israelí, Vals con Bashir.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers