Decine21
Entrevistas

Eduardo Verástegui protagoniza una película "Bella"

Eduardo Verástegui es un hombre de intenso carisma, que tiene mucho que contar. Normalmente entrevistarse con los actores supone descubrir que en la mayor parte de los casos sólo han sido ‘guaperas’ que el director ha puesto delante de las cámaras para hacer creíble la historia, pero tienen poco que decir al respecto. Sin embargo, Verástegui es un hombre muy comprometido con su proyecto, que lo defiende a capa y espada, sin pelos en la lengua, y que tiene muchas de las claves que explican que Bella se haya convertido en un pequeño fenómeno, a pesar de ser una película de bajo presupuesto.

Eduardo Verástegui protagoniza una película "Bella"

Por fin, una película sobre hispanos en Estados Unidos que son normales, no son narcotraficantes ni ‘latin lovers’. ¿Esta película es una respuesta a los personajesestereotipados de las películas de Hollywood?

La misión de Metanoia Films, nuestra productora de cine, es hacer películas que tengan el potencial, no sólo de entretener a la audiencia, sino que también influyan en la sociedad, elevando y sanando la imagen de los latinos en Estados Unidos y en el mundo entero.

¿Por qué tenemos ganas de hacer este tipo de cine? Porque Hollywood se ha empeñado en perpetuar esta imagen negativa de los latinos en el cine y en la televisión. Desde los años 40 hasta el día de hoy, siempre nos han puesto como lo peor de lo peor: el bandido, el delincuente, la prostituta, el borracho irresponsable, o el ‘latin lover’. Esos eran los personajes que yo he interpretado durante mucho tiempo. Yo he sido parte de este tipo de cine por ignorancia. Se me olvidaba que cualquier proyecto en el que yo participara iba a afectar en cómo la gente piensa, cómo vive, cómo se comporta y cómo sueña. Es muy triste que seamos casi cincuenta millones de latinos en Estados Unidos y todavía la gente nos tiene miedo. Piensan que somos lo que ven en el cine y la televisión. Me di cuenta de que muy pocas veces vemos a los latinos teniendo la oportunidad de ser héroes. Y no héroes de ciencia ficción como Supermán o Spider-Man, sino los héroes de todos los días: trabajadores honrados, dispuestos a sacrificarlo todo para ayudar a su familia. Cuando me di cuenta de todo esto es cuando hice una promesa de que jamás volvería a trabajar en ningún proyecto que ofendiera a mi fe, a mi familia o a mi comunidad latina. El primer fruto de este compromiso es la película Bella.

Bella trata temas que importan. Sobre todo gira en torno a la familia como soporte vital, y apoyo fundamental del ser humano. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

La familia es la base de la sociedad y lo más importante. Y quería mostrar en esta película los valores familiares. El film es una historia de amor que va más allá del romance, porque habla del amor verdadero, cuando alguien está dispuesto a sacrificarlo todo por alguien sin esperar nada a cambio. Es una historia que no sólo celebra los valores familiares, sino también la vida, nuestra música, nuestra comida y en suma, nuestra cultura. Es una película muy importante.

Creo que nunca había participado en una película tan especial y significativa. Esta película ha cambiado la vida de muchas personas. El cine es un medio muy poderoso y muy fuerte. Es un medio que, si lo utilizas para algo bueno, puede hacer muchísimo bien en esta sociedad. Al mismo tiempo, si lo utilizas para algo no tan bueno, o para manipular a la gente, o para mentir, puede hacer un gran daño. Hay que asumir responsabilidades y tener mucho cuidado antes de contar una historia. Más vale que estés seguro al cien por cien.

Lo digo por experiencia. Yo me he dado cuenta de que estaba equivocado y he contado una historia que ya no se puede editar. Se quedó ahí. No hay nada que hacer, y esa historia hizo mucho daño a la gente. Uno tiene que hilar fino. No se debe actuar porque estás frustrado. Una película tiene que amar, tiene que sanar. Se tienen que contar historias que emocionen, para que esa emoción provoque una reflexión en la gente. Es importante contar siempre la verdad. Mil mentiras parece que crean una verdad.

También realiza un tratamiento bastante valiente del tema del aborto. La camarera embarazada piensa abortar y tu personaje, Jose, la convence para que no lo haga. Este posicionamiento tan pro vida no se ve mucho en la pantalla. ¿Cree que es importante dar un mensaje así a través del cine?

Para mí, la misión más importante de mi vida es ser la voz de aquellos que no tienen voz, y defender a aquellos que no se pueden defender. La vida es sagrada y la vida se tiene que defender, cuidar y proteger en todo momento, desde la concepción hasta la muerte natural. Es muy triste, pero en Estados Unidos más de doscientos mil latinos son abortados cada año. Hay muchos grupos de racistas que piensan que los latinos somos una amenaza a la democracia del país, y creen que lo mejor para acabar con nosotros es poner clínicas de aborto en barrios latinos.

Más de cuarenta y cinco millones de bebés han sido abortados desde que se legalizó el aborto allí. Este holocausto tiene que terminar. Tenemos que alzar la voz, tenemos que hacer justicia y tenemos que proteger los derechos de los latinos. Es por eso que hemos colocado en internet un vídeo que se llama Dura realidad (www.durarealidad.com). No lo vean en Youtube porque lo han editado, lo han cortado y le han cambiado el sentido. Habla de este acto de violencia que mata a los bebés. Expone el programa pro aborto de Obama en Estados Unidos. Uno no puede votar a un presidente que apoya el aborto, porque si no es capaz de proteger a los más inocentes de su país, entonces mi pregunta es, ¿a quién piensa defender? Si él no le enseña a su país a respetar y a amar, ¿quién lo va a hacer? Si un presidente le enseña a su país que el aborto está bien, no le está enseñando a su país a amar. Al contrario, está enseñando que cualquier acto de violencia es completamente justificable. Que puedes hacer lo que quieras. Si eso se permite, en poco tiempo se va a permitir cualquier burrada [la entrevista tuvo lugar muy poco antes de las elecciones estadounidenses].

¿Por qué decidiste que el personaje llevara barba? Recuerda a Jim Caviezel, interpretando al protagonista en La pasión de Cristo, de Mel Gibson. ¿Es un parecido deliberado?

No fue planeado. Es una historia basada en hechos verídicos. El director estudió el guión, y al personaje. Es un hombre que tenía todo lo que él pensaba que era importante en la vida: éxito, dinero, mujeres, etc. Le ocurre una gran tragedia, lo pierde todo y va a la cárcel. Pero encuentra lo que verdaderamente importa en la vida. Después de verle en la cima de la popularidad, de pronto le vemos años después, trabajando como un humilde cocinero en el restaurante de su hermano. Se ha convertido en un hombre callado, con barba. Parece que es una persona que ha dejado de ser un campeón a los ojos del mundo, y sin embargo es un hombre completamente honesto, servicial, que siempre está buscando como ayudar a los demás. Es trabajador y busca la justicia. Es un héroe moderno. La barba es parte de cómo queríamos presentar al personaje, que es un hombre en el que lo importante es la belleza interior, por lo que no queríamos que la gente se dejara distraer por sus apariencias, por su belleza exterior. Por eso la barba y el pelo largo. También representa que él tiene una gran cicatriz y ha escondido su corazón detrás de la barba.

Este personaje tiene que ver mucho contigo. Convertido en una gran celebridad, tenías éxito, dinero, lo pasabas muy bien en fiestas y demás. Pero al parecer no te encontrabas especialmente satisfecho con tu vida. ¿Crees que te faltaba algo?

Después de diez años de carrera cantando en el grupo Kairo, haciendo telenovelas, y luego como cantante solista, me encontraba en una situación de vacío interior. No me atrevía a ir a Hollywood, pero me animó mucho el ejemplo de Antonio Banderas, que se había mudado a Los Ángeles sin hablar inglés, y aún así le contrataron para hacer una película. Pensé que si él podía, yo también podía. Unos años después, me encontraba haciendo mi primera película en inglés, en Estados Unidos, sin conocer el idioma. Me aprendí los diálogos de memoria sin entenderlos muy bien. Era un reto para mí, y lo que pensé que tenía que hacer, pero después de un tiempo, me di cuenta de que no era feliz. Me sentía vacío. Reflexioné y me di cuenta de que todas las razones por las que había empezado mi carrera, a los 19 años, eran razones frívolas, banales y superficiales. Me encontraba en una burbuja rodeado de vanidad y de egolatría. Todo lo que tenía era dinero, fama, placeres y éxito. Hacía un montón de tonterías que no tenían sentido. No había un propósito en mi vida. No había una misión. Estaba completamente seducido por el medio artístico. Perdí la perspectiva de lo que estaba bien y lo que estaba mal. Siempre andaba enojado y decía puras ‘tarugadas’ en las entrevistas. Por ignorancia. Después de diez años de tocar fondo y darme cuenta de que mi vida no estaba completa, empecé a buscar algo más profundo a nivel espiritual.

Por lo visto, una profesora de inglés te hizo replantearte tu vida. ¿Puedes hablarnos de ella?

En ese momento en que buscaba algo más profundo, conocí a una maestra de inglés que no sólo me enseñó el idioma. Me empieza a cuestionar todo y me empieza a hacer preguntas sencillas, pero muy profundas. ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Por qué yo quería ser actor? ¿Quién soy yo? ¿Qué mensaje le quería dar a la sociedad? Gracias a eso, me di cuenta de que estaba utilizando mis talentos de una manera muy egoísta y de que tenía que cambiar mi vida. Ahí fue cuando le prometí a Dios que cambiaría. Ahí experimenté un cambio interno. Desde entonces quiero levantarme todos los días por la mañana y luchar por una misión más grande que yo mismo. Quiero cambiar la vida de los demás. Quiero ser un sirviente de los demás a través de mi trabajo. Quiero contribuir a que este mundo sea un lugar un poco mejor.

Gracias a esta profesora, descubrí que no he nacido para ser estrella de cine. Nací para trabajar en la misión para la que fui creado. Todos hemos nacido para realizar una misión especial que nadie puede hacer más que tú. De ti depende que se haga esa misión, que el mundo cambie y que encuentres la paz interior. Si la ignoras y te pones a trabajar en una misión basada en el egoísmo, ni cambias el mundo, ni encuentras la paz interior. Y tarde o temprano te estrellas, que fue lo que me pasó a mí.

Gracias a su ayuda, entendí que uno no es el centro de la vida. Antes de conocerla, me guiaba por la vanidad. Uno de los frutos de esta purificación ha sido Bella. Es una historia con una fotografía muy elaborada, muy abstracta, muy impresionista, que rompió el récord de recaudación en Estados Unidos de películas de temática latina, en 2007. Todo eso se lo tengo que agradecer a personas que me ayudaron, como Alejandro Sanz, que colaboró musicalmente con la película. Además, cuando se estrenó, la recomendaba en su gira de conciertos. Imagina a Alejandro Sanz en un concierto diciéndole a diez mil personas que fueran a verla, porque es una película muy importante. Al día siguiente, las salas estaban llenas.

¿Espera acometer nuevos proyectos con la productora Metanoia Films?

Por el momento estoy concentrado en la promoción internacional de Bella. Tras mi gira promocional por España, me voy a ir a Hong Kong, a Francia y a Italia. Tenemos previsto iniciar en enero la preproducción de nuestra nueva película, pero todavía no sabemos cuál va a ser. Estamos negociando los detalles de un fondo de inversión que va a financiar de cinco a siete películas, incluyendo distribución.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales