IMG-LOGO

Biografía

Antonio Banderas

Antonio Banderas

60 años

Antonio Banderas

Nació el 10 de Agosto de 1960 en Benalmádena (Málaga), España

Premios: 0 Oscar (más 4 premios y 1 nominaciones)

El camino del malagueño

26 Marzo 2007

Salió de Málaga, pero no para ir a 'malagón', sino a la Meca del cine para convertirse en abanderado del cine español. Tuvo que hacer camino al andar, pues no había camino que llevara a Hollywood a sus compatriotas actores, que siquiera se atrevían a soñar con obtener un papel secundario en una producción estadounidense, una hazaña únicamente lograda hasta ese momento por Sara Montiel y Fernando Rey. Pero este malagueño universal supo manejar su carrera con la sabiduría de un zorro, pues Antonio Banderas lleva década y media ondeando en lo más alto, se instaló mucho antes que 'Pe", deja siempre la sensación de que puede dar más de sí, y ha demostrado con creces que es un director a tener en cuenta. Y todo ello sin perder la espontaneidad y el carácter jovial que proviene de su sangre andaluza.

José Antonio Domínguez Banderas nació el 10 de agosto de 1960, en Benalmádena (Málaga). Hijo de un comisario de policía y de una profesora, en su infancia quería convertirse en futbolista. Abandonó esta temprana vocación tras sufrir una lesión, pues al parecer sufrió una fractura en un pie. Pero no hay mal que por bien no venga, pues gracias a este incidente, descubrió su potencial para la interpretación, al integrarse en un grupo de teatro amateur. A los 13 años ya participaba en el montaje de un musical.

Decidido a probar fortuna en el mundo de la escena, a los 19 años se traslada a Madrid, donde efectivamente obtuvo trabajo en un teatro, concretamente en la sala Lavapiés, como técnico de luminotecnia. No le fue mal al malagueño en la capital, pues poco a poco fue abriéndose un hueco, y aunque al principio contaban con él para trabajos menores, enseguida estaba dando de qué hablar en el mundillo, tras participar en el montaje de Eduardo II de Inglaterra, a las órdenes de Lluis Pasqual. Debutó en el cine a las órdenes de Enrique Belloch en Pestañas postizas, desconocido largometraje rodado en 1982, el mismo año en el que le llegó al actor su gran oportunidad, de la mano de Pedro Almodóvar, que le había descubierto sobre las tablas. Recién convertido en adalid de la Movida Madrileña, el cineasta manchego le ofreció interpretar a un terrorista libio en Laberinto de pasiones. Aquel fue sin duda el principio de una gran amistad, pues al mismo tiempo que el cineasta convertía en su musa femenina por excelencia a Carmen Maura, se decantaba por su "muso" Banderas para sus mejores papeles masculinos. En Matador encarnó a Ángel, alumno frustrado de una escuela de tauromaquia que intentaba violar a la novia de su maestro. A continuación, hizo de homosexual patológicamente celoso en Laberinto de pasiones y poco después se convirtió en Carlos, hijo del amante que Carmen Maura buscaba desesperadamente en Mujeres al borde de un ataque de nervios, que consagró al director y al actor a nivel internacional, al obtener una nominación al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Su última colaboración hasta el momento ha sido ¡Átame!, homenaje a El coleccionista de William Wyler, con un gran trabajo de Banderas, como Ricky, recién salido de un psiquiátrico, que secuestraba a una atractiva mujer para retenerla hasta que se enamorara de él.

Estos trabajos le encumbraron como uno de los actores españoles más requeridos, por cineastas tan distintos como Francisco Betriú (Réquiem por un campesino español), Pedro Costa (El caso Almería), Montxo Armendáriz (27 horas), José Luis García Sánchez (La corte de faraón), Fernando Colomo (Bajarse al moro), Vicente Aranda (Si te dicen que caí) y Carlos Saura (¡Dispara!).

Quien se llevó a Hollywood a Antonio Banderas fue Madonna, deslumbrada por el buen porte del actor, a quien había descubierto en el cine de Almodóvar. La actriz y cantante intentaba seducirle en el documental En la cama con Madonna, que seguía una gira de la intérprete de 'Like A Virgin'. Poco después, Andy García rechazaba protagonizar Los reyes del mambo tocan canciones de amor y los productores decidieron apostar por Banderas, que tuvo que aprenderse el papel fonéticamente, pues apenas chapurreaba el inglés. Con su papel de músico cubano en este drama de Arne Glimcher, inició su despegue en Estados Unidos, pues pasó a ser el latino más requerido en el cine de este país, en paralelo al declive del citado García. Tras el batacazo de La casa de los espíritus, fallida adaptación de la novela de Isabel Allende dirigida por Bille August, Jonathan Demme consagró a Banderas en la industria norteamericana, convirtiéndole en el novio homosexual de Tom Hanks, enfermo de SIDA en Philadelphia. Decidió dejar el cine español, para concentrarse en su carrera en Hollywood, y aunque al principio se doblaba a sí mismo en España, acabó dándose cuenta de que no era su campo, y dejándole esa labor a los profesionales del doblaje.

A partir de ese momento, algunas de sus películas triunfaban, como Entrevista con el vampiro, Desperado y en cierta medida Four Rooms, pero otras se estrellaban en taquilla, como Miami, De amor y de sombras, Asesinos y Nunca hables con extraños. Tampoco obtuvo los resultados esperados Two Much, homenaje a la comedia americana rodada en inglés por Fernando Trueba, pero durante el rodaje Banderas se enamoró perdidamente de Melanie Griffith, una de sus compañeras de reparto. "Antes de que me sedujera, yo era un gran admirador suyo", ha comentado el actor. Aunque Banderas se había casado con la actriz Ana Leza, tan prendado quedó por la hija de Tippi Hedren, que se divorció para unirse a ella. Aunque la prensa pensaba que era un montaje publicitario para vender la película, lo cierto es que hasta el presente permanece con Melanie, con quien tuvo una hija: Stella del Carmen Banderas Griffith.

A Banderas le ha ido especialmente bien en el terreno del cine de aventuras, sobre todo encarnando al héroe latino más popular, en La máscara del Zorro, y su secuela, La leyenda del Zorro, que le emparejaron con Catherine Zeta-Jones. Su papel era mucho más breve en Spy Kids, que tuvo dos secuelas. También protagonizó El guerrero nº 13. Pero el actor ha probado fortuna con el thriller (Femme Fatale), la comedia (White River Kid) y hasta el realismo mágico (Imagining Argentina). Despunta también en el terreno del musical, pues encarnó a 'Che" Guevara en Evita, y triunfó en Broadway con el musical ‘Nine’. Además, le puso la voz al Gato con Botas, celebrado personaje de la cinta de animación Shrek 2, que próximamente tendrá su propia película.

Además de ser un personaje habitual de las ceremonias de los Oscar, y demás entregas de premios, Banderas es conocido por su apoyo a cuanto español asome por Hollywood. Además, debutó como director con la sorprendente Locos en Alabama. Aunque no rodaba cine en España desde hacía más de una década, filmó en su Málaga natal el arriesgado drama El camino de los ingleses, su segundo trabajo como director. “Tuve ocasión de conocer a Woody Allen, porque mi esposa trabajó en Celebrity. Woody me preguntó si no me parecía infinitamente más fácil dirigir que interpretar. No supe darle una respuesta. Ahora, después de dirigir mi segundo largo, tampoco sabría qué decirle”, ha comentado Banderas.

Oscar
2020

Nominado a 1 premio

Goya
2020

Ganador de 1 premio

Goya
2015

Ganador de 1 premio

  • Goya de honor

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

  • Premio Donostia
Filmografía
El otro guardaespaldas 2

2020 | The Hitman's Wife's Bodyguard

Michael Bryce (Ryan Reynolds) intenta llevar una vida pacífica, pero no puede evitar unirse a Darius (Samuel L. Jackson) y su esposa Sonia (Salma Hayek) en una misión a lo largo de la costa de Amalfi.

Las aventuras del Doctor Dolittle

2020 | Dolittle

Tras disparar por accidente a una ardilla, el joven Tommy Stubbins decide llevarla a la mansión del Dr. Dolittle, reputado veterinario que posee el don de hablar con los animales. Le atiende, pese a que tras la muerte de su esposa se ha recluido en su mansión con amigos de todas las especies imaginables, menos humanos, con los que se siente desencantado. Se planteará salir al exterior porque una mensajera, Lady Rose, que ha llegado junto a Tommy, le explica que la reina necesita su ayuda porque está gravemente enferma. El británico Hugh John Lofting escribió en 1920 “La historia del Dr. Dolittle”, que inició una saga de libros infantiles que comprende otros doce títulos. El personaje dio lugar en 1967 a la correcta El extravagante doctor Dolittle, con Rex Harrison, a la imaginativa serie animada Doctor Dolittle, de 1970, y a las prescindibles Doctor Dolittle (1998) y Dr. Dolittle 2 (2001), con un histriónico Eddie Murphy en la piel del protagonista, que ya no aparecía en las siguientes tres secuelas destinadas al mercado doméstico. Resulta curiosa la elección como realizador de Stephen Gaghan, ganador del Oscar al mejor guionista por Traffic, que compone un aceptable espectáculo familiar, con valores positivos, como el respeto a los animales, la necesidad de relacionarse con otras personas, pese a que el hombre no sea perfecto, o las ventajas del trabajo en equipo. Pero el conjunto podría estar mejor rematado. Para empezar, no todas las combinaciones de animaciones CGI con actores resultan convincentes (véase la entrada en avestruz en palacio), pero sobre todo falta alguna secuencia brillante, el humor parece un tanto simplón y el metraje se alarga demasiado. Especializado en personajes sarcásticos, a Robert Downey Jr. no le va nada el protagonista; pero es que el guión no da con diálogos o situaciones en las que pueda demostrar el carisma exhibido en títulos como Iron Man. Algo similar ocurre con actores del nivel de Antonio Banderas, Jim Broadbent y Michael Sheen, cuyos personajes están tan desdibujados que saben a poco. Por no lucirse, ni el director de fotografía, Guillermo Navarro, ni el compositor Danny Elfman están a la altura de otras ocasiones.

5/10
Competencia oficial

2020 | Competencia oficial

Antonio Banderas y Oscar Martínez encarnan a dos actores de muy diferentes trayectorias, cuyos métodos chocarán durante la preparación de una película financiada por un millonario ávido de notoriedad y dirigida por una prestigiosa y algo excéntrica directora, a la que da vida Penélope Cruz.

The Laundromat: Dinero sucio

2019 | The Laundromat

Película-denuncia de las debilidades del liberalismo económico, que permite la creación de productos financieros para que los ricos sean más ricos, no evadiendo impuestos, que sería un delito, sino eludiéndolos, que viene a ser lo mismo, al menos moralmente, pero que no estaría castigado por la leyes. Para ello parte del escándalo real de los papeles de Panamá, en que el dinero de muchísimos inversores se colocaba en empresas pantalla a través del bufete de abogados, con sede en ese país, Mossack Fonseca. El esquema que utiliza el guión de Scott Z. Burns, a partir del libro de Jake Bernstein, copia el esquema de la bastante más lograda La gran apuesta –Jay Roach acertó, y repitió fórmula en la también interesante El vicio del poder–, con un relato entre surrealista y cínico, donde los narradores son los abogados Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, interpretados por Gary Oldman y Antonio Banderas. Éstos explican con desparpajo su forma de ganar dinero, presentándose como víctimas, ellos no habrían hecho nada malo, sólo seguir las reglas que el sistema permite y tolera, y de las que gente "decente" se aprovecha sin problemas. El film, dirigido por Steven Soderbergh, está estructurado en torno a una enumeración de secretos a voces de cómo aprovechar las debilidades del capitalismo, donde los sobornos y la corrupción moral se ofrecen a la vista como una senda natural a seguir. Ello desde el arranque, en que el trágico accidente de un barco conlleva la indemnización nula para las víctimas, porque las responsabilidades habrían derivado de una empresa a otra, hasta que al final nadie se hace cargo de nada. Aunque la narración se sigue con interés, la sensación de calco de La gran apuesta, y cierto estilo descuidado, desfavorece el resultado final. Quien ayuda a elevar el interés es una sorprendente Meryl Streep, que en el último tramo del film sorprende al espectador con una inesperada pirueta interpretativa.

5/10
Dolor y gloria

2019 | Dolor y gloria

Salvador. Un español, director de cine, que triunfó en los 80 en la escena internacional. En lo relativo a su producción artística, en la actualidad se encuentra varado en el dique seco. Se le acumulan las molestias físicas, de columna, y dificultades para tragar, más terribles migrañas, un cuadro que le sume en la depresión y le lleva a estar acostado gran parte del día. En un estado de duermevela afloran recuerdos de infancia en su pueblo natal, de su querida madre Jacinta, de su gusto por la lectura y el cine, del único modo de acceder a la educación. Ello coincide con el reencuentro con Joaquín, protagonista de uno de sus éxitos, con el que terminó mal, siempre le reprochó su adicción a la heroína. Curiosamente otros dolores del alma le llevan a entablar con él una nueva relación, y a sumergirse él mismo en la droga, el comienzo de un inesperado camino que le posibilitará cerrar heridas y tal vez volver a crear. Pedro Almodóvar, director y guionista, como es norma, se pone en esta ocasión más serio de lo habitual, los años pasan, la gravedad se va imponiendo en su cine. “¿Drama o ficción?” le pregunta su médico a Salvador cuando le habla de un nuevo proyecto, y la respuesta del personaje interpretado por Antonio Banderas, su escueto “no sé”, explica parte del secreto del nuevo film del manchego, de claros tintes autobiográficos, hasta el aspecto físico del protagonista se asemeja a Almodóvar, aunque por supuesto, ficcione. Estamos ante una obra muy personal, estructurada en un presente donde los flash-backs asoman con fluidez, en que trata cuestiones muy queridas, la del amor al cine y todo lo que le rodea, pero también el modo en que nos marcan nuestras raíces. El tema de la madre, cómo influye en la vida de las personas, y concretamente en la suya, ya lo había tratado antes Almodóvar. Aquí insiste, aunque sacando a la luz, no sólo lo que es una amorosa y entrañable relación maternofilial, sino también los reproches y la conciencia de decepcionar a ese ser querido, con comportamientos y actitudes que no se pueden compartir, aunque el amor no cese, en una y otra dirección. Al tratarse de una película muy almodovariana, exige una complicidad para conectar con su estado emocional, quien carezca de tal complicidad reconocerá una obra hábil, bien diseñada, llena de guiños personales, cuidada hasta los últimos detalles visuales –decorados, atrezzo– y sonoros, canciones como la del río de Rosalía, las menciones a Chavela Vargas, los libros como subtexto... Pero tal vez los reencuentros y rememoraciones, los amores homosexuales del protagonista y la evocación del primer chispazo de deseo sexual, introducidos con demasiados “deus ex machina”, le resulten artificiosos, algo forzados. Igual que la insistencia en las drogas, la explicación de las “asignaturas” de geografía y anatomía, o el preparado de los fármacos pulverizados para una más fácil ingesta. El director ama sin duda a los personajes, y se agradece una mirada amable, no es ésta una película de ajustes de cuentas ni amarga. Estamos ante una reivindicación del arte como forma de vida, no sólo en el sentido de ganarse un sueldo, sino como casi la única forma de seguir existiendo y soportando este mundo y encarar la inevitable muerte, de encontrar algo parecido a la fe que mueve montañas cuando se carece de una fe religiosa. Y esto, y ciertas pulsiones de puro sentimiento, son las emociones a las que caba agarrarse en el claroscuro de la vida, llena de dolores, y en que los momentos de gloria, desde el punto de vista almodovariano, son escasos y esquivos. Da gusto ver un conjunto de personajes bien perfilados como el de este film, incluso los numerosos secundarios: el médico (Pedro Casablanc), la actriz (Cecilia Roth), el moderador del coloquio (Julián López), la beata del pueblo (Susi Sánchez), el padre de Salvador (Raúl Arévalo), la madre de Salvador ya anciana (Julieta Serrano), la ayudante de Salvador (Nora Navas)... También está bien Salvador niño (el debutante Asier Flores), y por supuesto Penélope Cruz (una madre que compone con desparpajo), Asier Etxeandia (el actor que no se hablaba con Salvador), Leonardo Sbaraglia (un amor reaparecido), y Banderas, que lleva el peso de la película con gran dignidad.

6/10
Genius: Picasso

2018 | Genius: Picasso | Serie TV

Segunda entrega de la serie que National Geographic dedica a grandes genios de la historia en distintas disciplinas, en esta ocasión el pintor malagueño Pablo Picasso toma el relevo al científico Albert Einstein. De nuevo su creador Ken Biller da continuos saltos temporales adelante y atrás para mostrar al artista en su infancia en Málaga, su entorno familiar y sus primeros pasos con el lápiz y el pincel, mientras que ya bien avanzados en el tiempo le veremos en París, atrapado por las circunstancias históricas, que le impelen a acometer obras tan importantes como el Guernica, inspirada en los bombardeos de esa pequeña población durante la guerra civil española. El visionado de los dos primeros episocios permite señalar que se nota que Biller no cuenta en esta ocasión con un esqueleto tan bueno y capaz de vertebrar el relato como el que le proporcionó Walter Isaacson en el caso de Einstein, con su completa biografía. Quizá haya habido también una buena fase de documentación histórica, pero de hecho abundan los clichés, como las corridas de toros, las experiencias en el burdel, las incomprensiones de unos y otros, los tratantes de arte y posibles compradores, o el referirse continuamente a Franco como “ese cerdo fascista”. El esfuerzo de producción no evita una mirada algo simplista, que genera pocas emociones genuinas, ni siquiera cuando asoma la muerte por enfermedad o suicidio. Eso sí, visualmente se juega con mediana eficacia en alguna ocasión a la comparación fugaz entre un encuadre, algo que Picasso ha visto en la vida real, y el cuadro que ha surgido de eso. Tanto Antonio Banderas –que siempre confesado su anhelo de interpretar a su paisano pintor– como el resto de los actores, se esfuerzan, pero no pueden evitar que el conjunto resulte demasiado academicista, toda una paradoja en una narración donde continua –y caprichosamente, por qué no decirlo– se nos lleva a un año y una localización diferente.

5/10
La música del silencio

2018 | La musica del silenzio

La trayectoria personal, vital y profesional de uno de los grandes de la lírica, el tenor italiano Andrea Bocelli. A priori se trata de una interesante historia de superación personal, que podía haber cobrado aliento épico en la pantalla, pues fueron muchos los obstáculos que tuvo que superar Amos Bardi –su nombre auténtico–, desde que siendo niño tuvo que enfrentarse a un glaucoma que le dejó prácticamente ciego. Sin embargo esta limitación física potenciaría su mayor talento, el de una voz portentosa que le llevaría a triunfar en el mundo de la ópera, siempre con tesón y sin dejarse llevar por el abatimiento. La cinta parte de las memorias de Andrea Bocelli, quien ha dado su aprobación a lo rodado. Quizá esta supervisión ha podido pesar, pero sea como fuere, el británico Michael Radford y su guionista Anna Pavignano están lejos del excelente resultado logrado en su celebrada colaboración en El cartero (y Pablo Neruda). Aquí todo resulta demasiado evidente y aleccionador, falta espacio para la emoción genuina. Todo está sembrado de escenas previsibles, ya sea en las dificultades por la ceguera, el apoyo familiar, el paso por festivales, el enamoramiento, o las clases del maestro musical al que da vida Antonio Banderas.

4/10
Como la vida misma

2018 | Life Itself

Tras perder a su mujer, Will lucha por mantenerse a flote y acude a terapia. Su trágica historia irá entrelazándose en el futuro con personas de otros continentes. El norteamericano Dan Fogelman se ha labrado poco a poco una sólida carrera. Sus historias tocan a menudo el ámbito familiar de modo positivo, cosa que ha demostrado con los guiones de películas como Enredados o Crazy, Stupid, Love y en series como ¡Vaya vecinos! o la exitosa This Is Us. Ahora se pone también detrás de las cámaras por segunda vez (tras Nunca es tarde) para ofrecer un emotivo drama familiar, de amplio arco temporal, que nos traslada a distintas familias a ambos lados del atlántico para hablar de la tragedias de la vida, del amor y de las paradojas del destino. Fogelman estructura su narración en cuatro capítulos, cada uno de ellos centrado en las vicisitudes, a menudo dramáticas, vividas por personajes distintos. Al principio, esta opción narrativa sorprende un poco, también por el abrupto e inesperado final del primer tramo protagonizado por Oscar Isaac y Olivia Wilde, cuando el espectador todavía no se hace una idea general del film. Luego, poco a poco, se despliega el modo de proceder de Fogelman y nos vamos habituando a la visión de conjunto, al dar paso a la siguiente generación y trasladar la historia de Nueva York a tierras de Andalucía, etc. Como la vida misma resalta una idea clara y original (tomada de la tesis literaria que prepara uno de los personajes), la de que la vida es un narrador poco fiable. Esta afirmación tiene vertientes diferentes, como la de que, obviamente, lo que va a acontecer en el futuro es una incógnita; pero también la de que a menudo calificamos demasiado a la ligera a los héroes y a los villanos, percepciones subjetivas las más de las veces; o la de que la historia de cada individuo (su amor, su felicidad) es fruto de una larga cadena de sucesos anteriores, que pueden ser muy trágicos e incomprensibles pero que alcanzan sentido una vez contemplamos el conjunto. Aunque el metraje de más de dos horas quizá resulte excesivo, el film va claramente de menos a más, en cuanto a emotividad y riqueza de contenido, y el director y guionista apunta claramente a superar los traumas del pasado por medio del amor, de levantarse siempre cuando llegan inexorables los reveses de la vida. Producida por Estados Unidos y España, Como la vida misma reúne a una platea de intérpretes de renombre internacional, tanto americanos, como españoles. Todos están bien en sus roles, pero quizá destaquen, también por su peso en la trama, Oscar Isaac, Olivia Cooke y los españoles Laia Costa y Antonio Banderas.

6/10
Un golpe sobrenatural

2018 | Za granyu realnosti

Un talentoso jugador reúne a un grupo de personas con poderes especiales para dar un golpe memorable en un casino de Moscú. Sin embargo, encontrarán a un rival duro de pelar, que también tiene ciertos poderes sobrenaturales. Singular película de producción rusa en donde se juega al puro entretenimiento pero cuyo argumento fantasioso le resta entidad irremediablemente. Al menos está rodado con ritmo y con profusión de imágenes efectistas más o menos originales. Por lo demás, resulta cuando menos sugerente la presencia del español Antonio Banderas entre el reparto.

4/10
Unchained

2017 | Unchained

Mariposa negra

2017 | Black Butterfly

Paul es un guionista en horas bajas que vive en un pequeño pueblo de  montaña. Un día recoge a un vagabundo y le ofrece quedarse con él en su  apartada cabaña de madera. Pero el extraño decide tomar a Paul como  rehén y lo obliga a escribir todos sus secretos íntimos, enterrados durante  años...

Gun Shy

2017 | Gun Shy

La superestrella de rock Turk Henry tendrá que cambiar de actividad cuando su atractiva mujer, Sheila, es secuestrada por una banda de terroristas. En un cambio absoluto de rol, Turk deberá moverse por los ambientes más turbios y contactar con los servicios secretos para rescatar a su esposa. Delirante adaptación de la novela de Mark Haskell Smith a cargo del director Simon West (La hija del general, The Mechanic), con protagonismo para un estrafalario Antonio Banderas. La historia es peregrina a más no poder y los personajes parecen parodias de sí mismos, de modo que la cuchufleta es total y ni siquiera se salva Olga Kurylenko, quizá lo mejor de la función. Estrepitoso resultado.

3/10
Security

2017 | Security

Eddie es un ex militar, capitán traumatizado por la guerra, lo que le ha distanciado de su mujer y su hija. Una noche entra a trabajar como vigilante de seguridad en un gran centro comercial y justo ese día aparece en plena noche una jovencita, Jamie, asustada y gritando que la persiguen para matarla. Pronto se sabrá que, efectivamente, la chica es la testigo en un importante juicio y una banda criminal quiere eliminarla. Película de acción de bajo presupuesto y cierto aire de telefilm, pero que por su falta de pretensiones engancha bien con el espectador. El guión es de lo más simple y más o menos previsible, pero juega bien a las bazas de las personalidades de los diferentes vigilantes, liderados finalmente por un Antonio Banderas al que le sobra carisma y que deberá enfrentarse al villano de turno, interpretado por Ben Kingsley en un papel que ha repetido hasta la saciedad.

5/10
Actos de venganza

2017 | Acts of Vengeance

Un abogado decide transformar su cuerpo y tomar un voto de silencio, jurando no romperlo hasta que encuentre al responsable de la muerte de su esposa y su hija y haya completado su venganza.

Altamira

2016 | Altamira

En 1879 se produjo en España el que puede ser considerado el descubrimiento más importante del siglo XIX: las cuevas de Altamira. Marcelino Sanz de Sautuola, aficionado a la antropología, se encontraba de excursión con su hija María, de nueve años. Fue ella la que al entrar en una cueva entre las montañas santanderinas vio por primera vez los bisontes en el techo de la cueva. El descubrimiento significaba que el hombre del paleolítico tenía cultura y talento para expresar artísticamente la realidad, y esa visión histórica del pasado significaba una revolución en el pensamiento científico y religioso de la época. Y el mundo ignoró el hallazgo. El director Hugh Hudson, bastante desaparecido hasta ahora pero que cuenta en su haber con la maravillosa Carros de fuego, se encarga de la dirección de Altamira, que ha contado entre los productores con Lucrecia Botín, sobrina de Emilio Botín y descendiente de Marcelino Sanz de Sautuola. Y es que queda muy claro en la película el principal interés por reivindicar la figura de su antepasado, de modo que se reconozca públicamente su hazaña. Algo, por cierto, que siempre llega con retraso en España –“tan bella y tan injusta”, dice con tristeza el propio protagonista–, siempre dispuesta a menospreciar a sus más grandes personalidades. De hecho, tanto énfasis se pone en la incredulidad ante el descubrimiento que quizá este sea el mayor problema del film: lo poco que cuenta. Los guionistas, Olivia Hetreed (La joven de la perla) y el debutante en la ficción José Luis López Linares, centran todo su esfuerzo en reseñar el escepticismo con que se recibió la noticia, tanto para el mundo científico –que incluso acusó de falsificación a Sautuola– como por parte de la Iglesia del lugar, que veía en las pinturas un ataque a la doctrina bíblica. Y la verdad es que han puesto mucho interés en hacer especialmente odioso al personaje de Rupert Everett, sacerdote tan oscurantista que tiene trazos de la más ridícula caricatura. Funciona sin embargo la relación del protagonista con su mujer, que se ve atrapada supuestamente entre dos fuegos –su fe en Dios y el amor por su marido– y que a la postre es la que tiene mayor sentido común. Y hay que decir que los diálogos están bien escritos y brillan magníficamente en boca de la niña Allegra Allen en su papel de María. Probablemente lo más sobresaliente del film, rodado con mucho academicismo, es la pulcritud de su fotografía, luminosa y contrastada, obra de José Luis Alcaine. También está sumamente cuidada la banda sonora, con evocadores acordes de guitarra creados por Mark Knopfler. Los actores cumplen con oficio, con Antonio Banderas y la persa Golshifteh Farahani (A propósito de Elly) a la cabeza. No se entiende, sin embargo, que en la versión original los personajes hablen en ingles en su terruño cántabro.

5/10
Los 33. Una historia de esperanza

2015 | The 33

La historia de los 33 chilenos que quedaron atrapados en la mina San José, del desierto de Atacama, tras el derrumbe ocurrido el 5 de agosto de 2010, que tuvo un enorme impacto mediático en todo el mundo. Patricia Riggen dirige la versión cinematográfica de lo ocurrido, con un reparto plagado de estrellas internacionales. Ha sido criticada sobre todo en Chile, por dejar en buen lugar al ministro de minería (de derechas) Laurence Golborne, y por haber sido filmada en Colombia, país natal de la realizadora, en inglés. También se puede argumentar que repite los tópicos del cine catastrofista, y que al tener tantos protagonistas, no puede abarcarlos todos, se centra en unos pocos y no acaba de perfilarlos con detalle. Sin embargo, la realizadora construye un sólido relato, que engancha a pesar de que la mayoría de espectadores conocerán el desarrollo de la historia. Incluye alguna breve denuncia a la codicia de la empresa minera, que a pesar de conocer las malas condiciones de la mina seguía explotándola, pero acierta al centrarse sobre todo en el drama humano, tanto de los propios mineros, como de sus familiares, que esperan noticias en el exterior. Habiendo firmado algún título para el público destinado al público creyente, como Los milagros del cielo, la responsable de la cinta hace hincapié en la fe de los personajes, elemento clave que les ayudó a mantener la esperanza en una situación tan extrema. Como resultado, consigue emocionar en algunos tramos, como, en el ascenso de Álex, el primero en salir. Entre los actores destaca Rodrigo Santoro, convincente ministro, Juliette Binoche, sufrida hermana de uno de los atrapados, el gran Gabriel Byrne, ingeniero a cargo del rescate, Mario Casas, joven atrapado a punto de ser padre, y curiosamente Antonio Banderas, como Mario, líder carismático de los mineros, pues por una vez el malagueño se mete en un film decente en los últimos años. La película está dedicada a la memoria del compositor James Horner, que en uno de sus últimos trabajos se luce con una partitura dinámica de aires latinos.

6/10
Knight of Cups

2015 | Knight of Cups

¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si...? Rick es una estrella de Hollywood, marchó a la ciudad de los sueños, la la land, y ha triunfado. Pero en caso de que le preguntemos si es feliz, no contestará afirmativamente. Rick ha llegado a la cima, pero ha olvidado a lo que fue, y que al final se trataba de encontrar la perla preciosa por la que vale la pena vender cuanto se tiene para comprarla. La casa obtenida puede ser lujosa, luminosa, confortable, pero adecuada para que venga el demonio expulsado de ella con una nutrida cuadrilla, a convertir el lugar en un completo desastre. Terrence Malick, director y guionista, nos ofrece una de sus habituales y crípticas parábolas, que bebe sin duda de la tradición evangélica, en la descripción que he hecho de la trama me he permitido parafrasearla, y aún se podían citar otros pasajes como el del hijo pródigo que sale de la casa del padre, y buscando la felicidad, vive disolutamente, algo que también se muestra de modo gráfico, esa sensualidad que ciega e impide ver. Los modos narrativos son, una vez más, fascinantes, aunque quizá reiterativos, por tanto no aptos para todos los paladares. Domina la voz en off, de Rick, y de las mujeres a las que ha amado, su esposa y otras que se le han atravesado por el camino de la vida. De modo que se hace presente más bien el interior de las personas y lo que rumian, un poco al modo de El cielo sobre Berlín, de Wim Wenders, hasta el punto de que las frases realmente pronunciadas apenas se escuchan, son un ruido de fondo, que escuchamos sin demasiada nitidez. Y visualmente la cámara flota en la ciudad de Los Ángeles –ubicación muy adecuada, claro está, para citar a Wenders–, con objetivos cortos y casi, o sin casi, ojo de pez, estupenda fotografía del mexicano Emmanuel Lubezki, y escuchamos sonidos muy nítidos, y una banda sonora poderosa, la original, y los temas que se arrancan una y otra vez sin terminar de seguirse. El peso actoral recae sobre el sufriente y deambulante Christian Bale, el hijo que a ratos se reencuentra con su padre y su hermano, Brian Dennehy y Wes Bentley. Entre las mujeres de la vida de Rick tenemos, entre otras a Cate Blanchett y Natalie Portman, y distinguimos en papeles menores a Antonio Banderas y Armin Mueller-Stahl.

6/10
Los mercenarios 3

2014 | The Expendables 3

Tercera entrega de la saga de Los mercenarios, sin trampa ni cartón, da lo que se espera de ella, mucha acción adrenalítica, actores del género entrados en años –los habituales y nuevos fichajes–, sangre fresca –actores jovencillos, como la debutante luchadora, muy popular en Estados Unidos, Ronda Rousey– y autoparódico sentido del humor. La fórmula inventada por Sylvester Stallone vuelve a funcionar, esto resulta innegable. Y en tal sentido, la trama es casi lo de menos, un esqueleto con la mínima consistencia requerida: Barney Ross está a punto de perder a uno de sus hombres en una misión donde descubre que su eterno enemigo Stonebanks, con el que fundó el grupo de los "Expendables" sigue vivo y más villano que nunca; ve que él mismo y sus chicos ya están mayores, así que para cazar a Stonebanks recluta a un equipillo de jóvenes, menos brutos que sus antecesores y que saben algo de informática; pero claro, al final tendrá que tirar de los "viejos carrozas". La película es entretenida, y tienen gracia algunas de las nuevas incorporaciones, sobre todo Harrison Ford, Mel Gibson, Wesley Snipes y Antonio Banderas, que han tenido margen en algún caso para la disparatada improvisación. La idea de Galgo "Banderas" como un pesado que nunca deja de hablar, pese a cierto histrionismo, da pie a algunos de los momentos más divertidos de la función, donde la complicidad con el espectador permite reírse sanamente de sí mismos a los actores, "Hemos pasado un buen rato", dice Stallone a Ford en cierto momento de la película, frase que presenta inequívocamente un doble sentido sobre el espíritu que guía a estas películas.

5/10
Autómata

2014 | Autómata

Ciencia ficción futurista, la acción transcurre en el año 2044, cuando la Tierra se ha convertido en un planeta insalubre, donde la población se ha visto diezmada, viéndose obligada a hacinarse en ciudades con mucha mugre, donde les prestan una importante ayuda los autómatas que fabrica ROC, una potente empresa cibernética. Para ellos trabaja Jacq Vaucan, agente de seguros especializado en detectar fraudes sobre supuestos daños infligidos por los robots. La noticia de que uno de los autómatas ha violado un protocolo de fabricación le lleva a una exhaustiva investigación, en el momento en que está a punto de convertirse en padre por primera vez. Autómata es una ambiciosa cinta apocalíptica con robots, que siguen unas leyes semejantes a las propuestas por Isaac Asimov en sus novelas de ciencia ficción, y que con su diseño visual de futuro sucio y su desencantado protagonista quiere evocar, y las comparaciones son odiosas, a Blade Runner. En la producción está Antonio Banderas, actor principal, a través de su compañía Green Moon, y dirige el experto en efectos visuales Gabe Ibáñez, que debutó en la dirección de largos en 2009 con Hierro. El papel de Melanie Griffith es pequeño, su personaje no tiene excesiva entidad. No es la primera vez que el cine español se atreve a contar una historia de robots, Kike Maíllo sorprendió muy agradablemente con Eva en 2011. En el apartado técnico los logros pueden ser incluso superiores a este título, pero en cuanto a narración, sólo cabe decir que Ibáñez y sus guionistas se estrellan, los tintes oscuros resultan algo insulsos –las conspiraciones corporativas, los matones de turno–, o de una pretenciosidad excesiva –las consideraciones evolutivas suenan a filosofía barata–, y como la producción tiene empaque, la decepción es mayor. Lástima, aunque se agradece el intento.

4/10
Bob Esponja, un héroe fuera del agua

2014 | The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water

  "¿Quién vive en la piña debajo del mar?". Cualquier padre del mundo conocerá sobradamente la respuesta: "¡Bob Esponja!". La serie que hace furor entre los niños de todo el mundo (y algún que otro adulto) ya conoció un largometraje para cines, en 2004, que seguía básicamente los patrones televisivos, pese a algún cameo real, como el del actor David Hasselhoff. Por contra, Bob Esponja: un héroe fuera del agua ofrece importantes novedades. Por culpa de un desesperado intento de Plankton para robar la receta de las cangreburger que cocina Bob Esponja, ésta parece perderse para siempre, por lo que los habitantes de Fondo de Bikini se quedan sin su alimento favorito. Para buscarla y solucionar la situación, Bob se alía con su enemigo, Plankton, y ambos se embarcan en un viaje espacio-temporal que les llevará hasta la superficie, donde se enfrentarán con un pirata que se ha quedado con la fórmula para montar su propia cadena de comida rápida. Tras un prólogo de imagen real con Antonio Banderas ofreciendo su propia versión de Jack Sparrow, incluye un largo fragmento en animación convencional que parece un episodio más de la serie. Pero después, los personajes salen a la superficie, lo que explora nuevos caminos, en el segmento donde los protagonistas se convierten en personajes creados digitalmente que interactúan con el malagueño y otros actores de carne y hueso. No alcanza las cotas de films como Paddington, de asombrosos efectos especiales, pues aquí el presupuesto es más limitado, pero resulta lo suficientemente imaginativo y fresco. En general, Bob Esponja: un héroe fuera del agua mantiene el tono surrealista, un tanto gamberro, de los orígenes televisivos del personaje, por ejemplo en una inenarrable secuencia en la que los protagonistas se encuentran con un delfín que vela por el equilibrio del universo. Abundan los homenajes cinéfilos a cintas como Mad Max 2, el guerrero de la carretera, El Planeta de los simios, y películas de superhéroes como Marvel Los Vengadores. Y aunque parezca mentira, entre el aluvión de gags alocados, también se puede entresacar alguna que otra reflexión sobre el egoísmo, que conduce al desastre, y en torno a la necesidad de trabajar en equipo, incluso con los rivales, para salvaguardar el bien común.  

5/10
Machete Kills

2013 | Machete Kills

3/10
Ruby Sparks

2012 | Ruby Sparks

Jonathan Dayton y Valerie Faris se enfrentan al inmenso reto de dirigir su segundo largometraje, tras la redonda Pequeña Miss Sunshine, una de las producciones de corte 'indie' de mayor repercusión de los últimos tiempos. Conscientes de que se esperaba mucho de ellos, han tardado seis años en ponerse en marcha. Ruby Sparks refleja precisamente este bloqueo del artista que ha obtenido un gran éxito pero tiene que proseguir con su carrera, a través de su personaje central, Calvin Weir-Fields, que siendo muy joven escribió una primera novela magistral –recuerda al caso de J.D. Salinger–, pero ahora es incapaz de escribir, sobre todo tras ser abandonado por su novia justo a la muerte de su padre. Inesperadamente imagina un personaje, Ruby Sparks, que responde a su ideal femenino, y le inspira hasta el punto de que no puede dejar de escribir sobre ella. Pero un día su creación cobra vida inexplicablemente y se presenta ante él. En un primer momento piensa que está desvariando, hasta que descubre que también pueden verla su hermano-confidente y las otras personas. Dayton y Faris saben de sobra que una de las grandes bazas con las que contaron en su debut fue un inspirado guión de Michael Arndt. Parecen haber esperado hasta dar con un material que les motivara, finalmente un libreto de Zoe Kazan, joven dramaturga y actriz, nieta del realizador Elia Kazan, que fue la amiga pintora del protagonista en Happythankyoumoreplease. Los cineastas le han otorgado el principal papel femenino. Muy seguramente Zoe Kazan desconoce por completo "Niebla", la 'nivola' de Miguel de Unamuno donde su personaje de ficción habla con su creador. En lugar de "Niebla", pesa la sombra de Woody Allen, muy presente en Ruby Sparks, que carece de los diálogos ingeniosos del neoyorquino, pero tiene como protagonista a un intelectual con gafas que acude al terapeuta, y aunque consigue a su mujer ideal, como en Annie Hall, no está contento y corre el riesgo de estropear la relación. Todo gira en torno a un tema tan de Allen como la complejidad de las relaciones de pareja, y la naturaleza caprichosa y variable del ser humano, que cuando se acerca al ideal al que aspira, no se siente conforme. El toque de realismo mágico recuerda a películas como La rosa púrpura del Cairo y Medianoche en París. Por lo demás, en Ruby Sparks se nota el talento de Dayton y Faris por su puesta en escena fresca, muy propia del cine independiente, y porque hablan de la necesidad del apoyo familiar a pesar de las rarezas y particularidades de cada persona. Vuelven a demostrar su habilidad para extraer una gran espontaneidad de los actores, sobre todo en el caso de Paul Dano, que repite con ellos, tras aquel inolvidable aspirante a piloto que había dejado de hablar, y que logra buenos resultados como literato prodigioso en horas bajas. Por su parte, Zoe Kazan demuestra ser la actriz ideal para su irreal personaje. También logran enorme naturalidad Annette Bening (genial como madre ‘new age’), el español Antonio Banderas (su bohemio nuevo novio), el poco conocido Chris Messina (que rodó con Woody Allen Vicky Cristina Barcelona y que aquí es el hermano del personaje central), el veterano Elliot Gould (el psicoanalista) y el británico Steve Coogan (un presuntuoso rival literario). En suma, Ruby Sparks no llega a la altura de Pequeña Miss Sunshine, ni tiene tantas secuencias magistrales, ni funciona tan bien su equilibrio entre fondo y forma y además todo resulta más previsible. Ni siquiera llegará probablemente a tantos espectadores, pues requiere que estén dispuestos a aceptar su surrealista premisa inicial. Pero es un film correcto, que confirma que Dayton y Faris no acertaron por casualidad y merecen ser seguidos.

6/10
Los amantes pasajeros

2012 | Los amantes pasajeros

El vuelo de la compañía aérea Península despega desde Madrid en dirección a México. Pero por problemas con el tren de aterrizaje deberán abortar el viaje. Durante varias horas se mantendrán volando por el espacio aéreo español a la espera de tener luz verde para un aterrizaje de emergencia. Con el fin de evitar problemas, la mayoría de los pasajeros han sido drogados convenientemente. El piloto es un bisexual que está enrollado con uno de los tres azafatos homosexuales que completan la tripulación, junto con el copiloto, éste también con líos de género. Entre los pasajeros están una dominatrix de alto standing, un pobre tipo que huye de una chica enferma, una vidente medio tarada que quiere perder la virginidad, un misterioso hombre de negro, un empresario corrupto y una pareja de recién casados. Todos tendrán sus minutos de historia. Dentro del surrealista y disparatado universo de Pedro Almodóvar Los amantes pasajeros es a la comedia lo que La mala educación es al drama. En otras palabras, estamos ante una de las peores películas del director manchego, al menos de los últimos tiempos. Fracasa estrepitosamente en su intento por encontrar la tecla para meterse al público en el bolsillo, cosa que es la verdadera especialidad de Almodóvar y la clave de su éxito. Sin ese don para llegar a la gente, sus argumentos estrafalarios, erótico-festivos y rebuscadamente inverosímiles se vienen abajo. Y aquí ocurre justamente eso. La trama de toda la película es un monumento a la ligereza, la zafiedad, la exageración del mundo de locas homosexuales y conversaciones vanas de portera, tan típico de su filmografía; pero al contrario que otras veces en Los amantes pasajeros nada adquiere consistencia, todo es anecdótico, trivial, tonto: al final el espectador tiene la sensación de haber estado viendo una gigantesca nada, un conjunto de sketches televisivos de muy baja ralea, montañas de chistes verdes, ejercicio de locazas que en otros tiempos darían que hablar y hoy en día no producen risa, sino más bien aburrimiento. Es como si Almodóvar hubiera querido regresar a los 80, con una bomba de frescura escandalosa, y el trasnochado experimento le hubiera explotado en la cara. Hay lógicamente algunos momentos, contados, en que es imposible no sonreírse (o reírse de la pura vergüenza), tales son las esperpénticas situaciones “amaneradas”, así como ciertos coscorrones a las corrupciones del poder y de los negocios que funcionan momentáneamente. También destaca, claro, el numerito musical, por lo insólito y artificioso de la ocurrencia, y ese aire kitch del conjunto, con la luminosa fotografía de colores claros, limpios, de pintura warholiana. Pero, al fin, todo es tan demente y ridículo que ni un impresionante elenco de actores y actrices de enorme renombre –hay cameos hasta de Antonio Banderas, Penélope Cruz y Paz Vega– es capaz siquiera de evitar la catástrofe de la vacua y procaz farsa que inunda cada uno de los minutos del film. Y, si hay que salvar algo, el trabajo de Blanca Suárez en las pocas tomas de exteriores sería una buena opción.

2/10
Indomable

2011 | Haywire

El prolífico Steven Soderbergh declaró que pensaba en retirarse, pero no deja de tramar excusas para poder estar donde más le gusta, detrás de una cámara, junto con su alter-ego como director de fotografía, Peter Andrews. Apenas acaba de salir de la sala de montaje de Contagio, cuando ya se ha puesto manos a la obra con un film de acción y artes marciales (se ve que lo echaba de menos en su currículum). Mallory Kane trabaja como agente encubierta para una organización que cumple encargos para el gobierno y otras entidades. Cuando acude a realizar un trabajo en Barcelona que consiste en rescatar a un rehén, no imagina que va a ser traicionada y que sus antiguos compañeros iniciarán una implacable persecución para acabar con ella. Soderbergh se pone al servicio de Gina Carano, estrella de las artes marciales mixtas, que ha rodado ella misma las secuencias de acción, sin necesidad de especialistas. Se nota que el realizador ha disfrutado filmando coreografías de puñetazos y patadas, a las que les da un aire fresco gracias a su dinámico estilo para la puesta en escena que combina travellings con planos estáticos, cámara en mano y en general todo lo que se le ocurre. Como siempre el autor de Ocean's Eleven logra sacar tajada a los extraordinarios actores que recluta, en esta ocasión tan renombrados como Ewan McGregor, Bill Paxton, Mathieu Kassovitz, Michael Fassbender, Channing Tatum, Antonio Banderas y Michael Douglas en su primer papel tras superar el cáncer. Por desgracia, el guión es una mera excusa para las persecuciones y peleas. Los personajes parecen de cómic de segunda fila, y todo acaba resultando más ligero que el aire. Está claro que se trata de un Soderbergh menor que apenas deja poso.

5/10
La partícula de Dios

2011 | The Big Bang

El detective privado Ned Cruz se encuentra esposado y ensangrentado. Tres policías le acosan a preguntas acerca de por qué él está siempre allí donde los cadáveres abundan. Cruz comenzará a narrar la historia que recuerda, la cual tiene que ver con un cliente, peligroso ex convicto, que le encargó buscar a su novia, una tal Lexie Persimmon. Cine negro que quiere beber de los clásicos, especialmente literarios al estilo Hammett y Chandler. Antonio Banderas encarna al detective antihéroe, un tipo acostumbrado a llevarse los golpes y a aceptar todo tipo de trabajitos turbios encargados por gente más turbia todavía. El director Tony Krantz nos mete en atmósfera rápido, con el protagonista en la comisaría, contando una historia a la pasma, voz en off que se mezcla con la narración visual de los hechos, chistes a lo Marlowe –“a parte de un espejo no habrás visto en tu vida nada más estúpido”–, claroscuros continuos, colores hipersaturados  un poco al estilo viñeta, en un Los Angeles que parece fantasmal, con neones por doquier y violencia bruta, antros depravados y tugurios malolientes y, por supuesto, con las chicas de turno, misteriosas y seductoras. De todas formas La partícula de Dios cojea debido sobre todo a la historia, que comienza bien pero se va desarrollando por derroteros muy peregrinos, hasta desembocar en una trama tecnológica bastante estrafalaria que viene muy poco a cuento. Además se abusa en exceso del recurso a la voz en off y la puesta en escena, aunque con planos de gran belleza fotográfica, es la mayoría de las veces demasiado manida, artificial, de manera que hay un cierto toque de irrealidad que no le hace ningún bien al resultado. Por lo demás, aparte del protagonismo de Antonio Banderas, es llamativa la presencia de un variado plantel de intérpretes de primera categoría, aunque quizá estén poco aprovechados porque sus personajes son caricaturescos, enormemente tópicos.

4/10
La piel que habito

2011 | La piel que habito

  Vera es una joven encerrada en el sótano de un caserón, que lleva un body puesto todo el día, realiza estiramientos, practica técnicas de meditación y lee libros para pasar el rato. El doctor Robert Ledgard vigila sus movimientos a través de un circuito cerrado de televisión. Prestigioso cirujano plástico, Robert ha desarrollado una técnica transgénica para crear piel artificial, en lo que se diría un homenaje a su esposa, carbonizada en un accidente de coche. La piel que habito ha sido descrita como el primer acercamiento de Pedro Almodóvar al cine fantástico y de terror. Pero tratándose del cineasta manchego no se puede esperar un ajustamiento a la convenciones de ese género, en realidad el único género que sabe cultivar Almodóvar es el almodovariano, que no se parece a ningún otro, lo más parecido al mismo es el culebrón, y éste con rasgos propios e irrepetibles. Por ello, decir que el film adapta la novela “Tarántula” de Thierry Jonquet tampoco es decir demasiado, pues el director lo que hace es llevar ese material de partida a su personal terreno de juego. Y mencionar la revisitación del mito prometeico es obligado, pero aquí no tiene en realidad la fuerza que hemos visto en la mirada de James Whale al doctor Frankenstein. Y éste es el problema de Almodóvar –aunque para algunos, no es un problema–, que vive encerrado en un mundo de exagerados sentimientos, desgarrados pero epidérmicos, no hay hondura en los temas que trata, y ello trata de ocultarlo con tramas alambicadas y retorcidas. En ese rizar el rizo, el director roza el ridículo, nos lleva a situaciones imposibles de vergüenza ajena, porque se supone que son tremendamente dramáticas, pero en realidad provocan la risa nerviosa del bochorno. Otras veces existe la sensación de acumulación de elementos prescindibles, como la aparición del carnavalesco hermano de Robert. ¿Exageramos al hablar de superficialidad? Un personaje alude a los reparos bioéticos a las técnicas de Ledgard, pero aquello suena a impostado. Ciertos comportamientos se explican con una vaga referencia a la locura de nacimiento. Otro comete una violación, pero acabamos simpatizando con él ante la venganza orquestada por uno de los ofendidos. La posibilidad de cambiar de sexo no da pie a ninguna reflexión, digna de ese nombre, sobre la identidad sexual. Como ya ocurría en su film anterior, Los abrazos rotos, Pedro Almodóvar se apresta a recopilar ideas y planteamientos que ya le hemos visto en otras ocasiones: personajes atados y retenidos contra su voluntad, transformismo, muertes traumáticas del pasado, violaciones... Lo que se echa en falta –excepto en una breve escena protagoniza por Agustín Almodóvar– es el sentido del humor, demasiado ausente, a no ser que lo que parece humor involuntario sea en realidad voluntario. Pedro Almodóvar es un director con talento, y aun dentro de una historia de muy limitado interés, consigue captar la atención, aunque sólo sea en el aspecto visual, la puesta en escena. Pero ciertamente los personajes y sus dramas no emocionan, se antojan artificiosos, por lo que los actores, Antonio Banderas, Elena Anaya, Marisa Paredes y compañía, bastante hacen con mantener el tipo.  

4/10
Oro negro

2011 | Black Gold

Como es habitual, Jean-Jacques Annaud suele tomarse con tiempo sus proyectos. Cuatro años después de la fallida Su majestad Minor, el director francés vuelve a las pantallas con una adaptación de la novela "Arab", de Hans Ruesch. La acción transcurre a principios del siglo XX, en Arabia, donde Nesib, el emir de Hobeika, vence una guerra contra Amar, el sultán de Salmaah. Como garantía del acuerdo de paz, se crea una tierra de nadie, y los dos pequeños hijos de Amar pasan a ser rehenes de Nesib. Cuando unos texanos encuentran petróleo en la zona, estalla un nuevo conflicto entre ambos líderes, en el que tendrá un papel fundamental Auda, uno de los niños retenidos, ya crecido, y que se ha enamorado de la hija de su captor, que le corresponde. Aunque tiene detrás una historia de cierto interés, Annaud rueda con cierta desgana y apenas consigue dar brío a sus imágenes. A los momentos de mayor intensidad les falta fuerza, por lo que el espectador no se implica. Apenas le saca jugo a numerosos temas que aparecen de fondo, como la lealtad, la familia y la fe islámica. Además, el reparto es bastante desigual. Mark Strong y el joven Tahar Rahim, famoso por protagonizar Un profeta, vuelven a coincidir poco después de La legión del águila, donde sus personajes eran secundarios, y demuestran que son capaces de lidiar con cualquier toro. Pero Antonio Banderas parece haberse quedado en el registro de La máscara del Zorro, y El Gato con Botas, y le da igual que su personaje sea un emir, mientras que Freida Pinto tiene poca presencia.

5/10
Conocerás al hombre de tus sueños

2010 | You Will Meet a Tall Dark Stranger

La vida es ruido y furia, y en último término no significa nada. Woody Allen encierra su película en esta cita shakespeareana leída en clave nihilista, para mostrar la patética existencia de una serie de personajes, perpetuamente insatisfechos, y cuyos anhelos, cuando se cumplen, conducen a la frustración, por lo efímero de los mismos. Ellos son Alfie y Helena, un matrimonio maduro que se acaba de divorciar. Él se niega a aceptar su ancianidad, y acabará uniendo su vida a una supuesta actriz, que ejercía la prostitución para redondear su sueldo. Ella, angustiada, acude a una farsante adivina, Cristal, que le dice lo que quiere oír. Están además Sally, la hija única de Alfie y Helena, que trabaja en una galería de arte, cuyo matrimonio con Roy, médico trocado en escritor no marcha bien. Ambos alimentan fantasías de otras posibles relaciones, ella con su jefe, él con la musicóloga vecina de enfrente. En la segunda producción de Mediapro de una película de Woody Allen, el cineasta neoyorquino acierta en no ambientar su historia en España –error de bulto en Vicky Cristina Barcelona, pues Allen no ha captado la idiosincrasia hispana–, de modo que vuelve a Londres. Y algo de coincidencia hay con su otra película londinense Match Point, su descorazonadora y cínica visión de los avatares humanos, donde sólo cuenta el azar, y donde la capacidad para contruir la felicidad resulta muy escasa. Sin apenas espacio para el humor, Allen se permite una pirueta con tirabuzón, por así decir, la ironía de que la adivina estaría acertando en sus predicciones, para luego lanzar la carga de profundidad de que ni en broma va a permitir tal salida a la resolución de su trama. Woody Allen cuenta con un reparto magnífico, todos están perfectos en sus respectivos roles. Es cierto que sigue dando vueltas a sus temas de siempre, pero caramba, lo hace con un increíble talento. La escena de la ventana de Josh Brolin, que sugiere que vuelve a estar como al principio de la película, es de una asombrosa inteligencia. De nuevo tenemos tipos humanos tremendamente egoístas, que buscan únicamente su personal felicidad, llama la atención en tal sentido la total ausencia de acciones desinteresadas en ninguno de los personajes.

7/10
Mi novio es un ladrón

2008 | My Mom's New Boyfriend

Henry Durand (Colin Hanks) es un joven agente del FBI que regresa a Louisiana tras una misión en el extranjero. Pero al llegar, algo ha cambiado: su madre Martha (Meg Ryan), antes una mujer enormemente gorda y triste, se ha convertido en una verdadera jovenzuela -que ahora se hace llamar Marty-, con tipazo y mucha marcha, ávida de recibir piropos de los hombres. Entretanto llega a la ciudad un famoso ladrón llamado Tommy (Antonio Banderas), que pretende robar una valiosa Madonna de Bernini. Por cosas del destino Marty se cruza en el camino de Tommy y éste queda totalmente prendado de ella. A su vez, Henry recibe la misión del FBI de seguir todos los movimientos de un famoso ladrón buscado internacionalmente... Tenía el guionista y director George Gallo elementos suficientes –ladrón de guante blanco, mujer divertida, mafia internacional, acción, FBI– para haber diseñado una estupenda comedia romántica, sin embargo el que fuera artífice del genial libreto de Huida a medianoche no acaba de dar esta vez con la tecla adecuada para que la cosa funcione. El resultado no deja de ser convencional, una película amable y bienintencionada, pero demasiado del montón. Esa falta de chispa se transmite también a los actores (o viceversa), y el caso es que el habitualmente convincente Antonio Banderas está aquí excesivamente soso, poco inspirado. También es lastimoso comprobar cómo la otrora pizpireta número uno del cine romántico, Meg Ryan, va perdiendo película a película el brillo de antaño e intenta recuperarlo con forzado histrionismo. El único que parece estar en su sitio, con un papel de tipo perplejo y aburrido, es el hijo de Tom Hanks. Pero él solo no es suficiente para sacar la película a flote.

3/10
The Code

2008 | Thick as Thieves

Gaby Martín es un ladrón hábil pero de poca monta. El experto en robos de arte Ripley se fija en él cuando opera en el metro de Nueva York, y le recluta para robar unas valiosas joyas, los famosos huevos Fabergé, propiedad del Museo Romanoff. Al principio rehúsa el “trabajo”, pero cuando conoce a Alex, la guapa ahijada de origen ruso de Ripley, se lo piensa. Y eso que Ripley no quiere que se “líen”, pues el padre de Alex y socio en los robos murió de un disparo, y cree que ya ha hecho a la joven suficiente daño. Una de ladrones sofisticados, con directora y actores en horas bajas. Mimi Leder ya no es la cineasta que destaba en Urgencias, y que Steven Spielberg fichó para el primer proyecto de DreamWorks, El pacificador. La máscara del Zorro de Antonio Banderas es casi historia, aunque hay que reconocer que el actor es un currante nato, lo que no obsta para que sus tics gestuales cansen; y Radha Mitchell no ha rentabilizado su papel protagonista con Woody Allen en Melinda y Melinda, de hecho su presencia en la película parece justificada sola para insertar un par de tórridas escenas de sexo, y cierto chantaje sin demasiado interés. Total, que lo mejor de este rutinario film es el suspense en las escenas del robo –aunque no se inventa la pólvora– y Morgan Freeman, más activo que nunca, en 2008 hizo la friolera de cinco películas, y eso que tuvo un accidente. Las “sorpresas” se antojan trucos de trilero principiante, y las citas cinéfilas de otras películas una broma un poquito tonta.

3/10
Crónica de un engaño

2008 | The Other Man

Grande, grandísimo chasco. Crónica de un engaño está dirigida por Richard Eyre, responsable entre otra de Iris (2001) y Diario de un escándalo, esta última su mejor película hasta la fecha. Aquí adapta un relato de Bernhard Schlink, autor alemán que ha sido adaptado también en 2008 en The Reader (El lector), con mejor fortuna. El film pretende ser una especie de disección del matrimonio, una mirada a las grietas que pueden existir en una relación de pareja, a través de un triángulo amoroso bastante vulgar. Usando de una estructura que juega al despiste, con abundantes flash-backs, vemos al protagonista, Peter (Liam Neeson), roto, porque su mujer, Lisa (Laura Linney), le ha dejado. Y descubre, en su ordenador personal, correos electrónicos y fotografías de un tipo, Ralph (Antonio Banderas), con el que ella ha tenido una larga aventura. Consciente de que Ralph está intentando reunirse con su esposa, acude a Milán, donde traba conocimiento, aunque sin desvelar su identidad de marido de Lisa; y escucha, de modo obsesivo, el relato que le hace el otro, un perdedor, de su relación con Lisa. Entretanto, la hija de Peter y Lisa, preocupada por su progenitor, le pide que olvide el tema, ha de dejar ir a su madre.Eyre ofrece una película lenta y reiterativa, tal vez con la intención de subrayar las obsesiones del protagonista, lo que no le impide ser cansino, en parte por la pobre visión de la vida familiar y conyugal. Su "sorpresa", que da un vuelco algo dramático al relato, suena a falsete. Y los actores no parecen creerse del todo a sus personajes, especialmente Neeson y Banderas, cuya "amistad" por así decir surge demasiado deprisa, resulta difícil de aceptar. Y hay recursos narrativos demasiado artificiales (las partidas de ajedrez, el ordenador, el móvil), cuando no de una gratuidad que roza el absurdo (la tortuguita, los zapatos).

4/10
Déjate llevar

2006 | Take The Lead

Antonio Banderas interpreta a un personaje real, Pierre Dulaine, curioso individuo chapado a la antigua, que en Estados Unidos puso en marcha un programa de clases gratuitas de baile. Convencido de las propiedades educativas de esta actividad para ayudar a chicos conflictivos, Dulaine se presenta en uno de los institutos más problemáticos de Nueva York y propone a la directora que le deje impartir lecciones a los peores alumnos. Éstos, un grupo de chulitos de barrio apasionados del hip hop, no pueden ni creerse que un tipo pretenda  aficionarlos al tango y al baile tradicional. Si avanzan lo suficiente, Dulaine les llevará a un concurso de baile que premia al ganador con una generosa cantidad de dinero. El film supone la ópera prima de Liz Friedlander, neoyorquina de enorme prestigio en el campo del videoclip. Sigue el esquema típico de las películas de jóvenes problemáticos, cuyo educador les fija un objetivo, en este caso el concurso de baile, y ellos acaban volviéndose sensibles y responsables. El malagueño Antonio Banderas sabe hacer creíble y encantador a su personaje, un profesor carismático y en el fondo entrañable. Como en otras películas similares, la autoconfianza y el afán de superación son algunos de los temas propuestos.

4/10
Ciudad del silencio

2006 | Bordertown

Juárez, ciudad fronteriza entre México y Estados Unidos. Miles de mujeres han sido víctimas de violación y asesinato, sin que las autoridades hagan nada. Pero una mujer, dada por muerta y enterrada en el desierto, salva milagrosamente la vida. Aferrada a su medallita de la Virgen, asegura que ella le salvó. El hecho coincide con la llegada a Juárez de Lauren, una periodista de Chicago, que ha aceptado hacer un reportaje sobre los crímenes únicamente como plataforma para la que es su gran ambición, una corresponsalía en el extranjero. Pero conocer a Eva, la superviviente, y reencontrarse con un antiguo novio, director de un diario local, va a cambiar su forma de ver las cosas Dicen que esta película se basa en hechos reales. De ser así, el director y guionista con raíces hispanas Gregory Nava hace un flaco favor a la realidad; porque lo que cuenta, tal y como lo cuenta, carece de credibilidad. Con un guión que presenta más agujeros que un colador, y unas interpretaciones poco convincentes de Jennifer López y Antonio Banderas, lo mejor es el trabajo de la desconocida Maya Zapata, que interpreta a la víctima asustada, que podría reconocer a sus agresores. No basta con las buenas intenciones. El film del otras veces competente Nava (My Family) lanza andanadas a los gobiernos mexicano y estadounidense, y es muy crítico al hablar de su connivencia con las condiciones laborales y las desigualdades sociales en lugares como Juárez, pero la verdad es que no da una explicación plausible de por qué el interés de estos países en detener al psicópta de turno es nulo; decir que ello daría una mala imagen al tratado de libre comercio parece una explicación disparatada. Pero mayor aún lo es pretender que la mejor idea para dar con el asesino violador es meterse en la boca del lobo, o sea, quedarse adrede a solas con él dentro de un autobús en un lugar desierto. Podía ser un thriller convencional, pero razonable; podía ser un título de denuncia convencional, pero razonable. Así, sólo queda un vehículo de lucimiento –escaso, todo hay que decirlo– de López, y un reparto de raíces hispanas (además de la ‘prota’ y la víctima, Martin Sheen, Sonia Braga, Juan Diego Botto, Antonio Banderas…) que apunta, pero se queda corto, a la mejor idea del film: la de los hispanos que se avergüenzan de sus raíces y buscan el triunfo en los países ricos.

4/10
La leyenda del Zorro

2005 | The Legend Of Zorro

En 1850, California está a punto de separarse de México y convertirse en un nuevo estado de la Unión. Alejandro de la Vega sigue combatiendo la injusticia como El Zorro, el héroe que levanta pasiones entre los ciudadanos. Alejandro está casado desde hace unos años con Elena, y  ambos han sido padres de Joaquín, un niño de diez años. El chaval se queja continuamente de que su padre no está en casa, y de que no sea tan heroico como El Zorro, su ídolo, pues ignora que ambos son la misma persona. Elena también está bastante descontenta porque su marido no se ocupa de los suyos, y le obliga a elegir entre su familia o su identidad secreta. Aunque Alejandro cuelga la capa, pronto surgirán dificultades que le obligarán a luchar una vez más. La culpa es del aristócrata francés Army, que se ha trasladado a California para abrir una bodega, y que fue compañero de clase de Elena. Army corteja a Elena, que acaba separándose de su marido. Desolado, Alejandro trata de recomponer su familia, al tiempo que debe hacer frente a la amenaza de los Caballeros de Aragón, una antigua cofradía secreta que conspira para impedir que California pase a formar parte de la Unión. Siete años después de La máscara del Zorro, el director neozelandés especializado en acción Martin Campbell (Goldeneye, Límite vertical) vuelve a ponerse tras las cámaras en una secuela que recupera a Antonio Banderas y Catherine Zeta-Jones, y que mantiene e incluso supera la frescura del original. Campbell se toma muchas licencias históricas, y se inscribe en la línea del cine de aventuras más clásico, tomando como referencia las películas de Errol Flynn y El signo del Zorro, de Rouben Mamoulian, en la que Tyrone Power interpretaba al personaje creado por Johnston McCulley. De estos modelos, Campbell recupera el tono familiar, la elegancia de la puesta en escena y sobre todo, buenas dosis de humor. Esto permite que el público esté dispuesto a creerse una secuencias de acción tan imposibles como espectaculares, elaboradas con ayuda de sofisticados efectos y especialistas. Antonio Banderas es muy convincente como héroe, pero también logra resultar divertido en las secuencias en las que casi se parodia a sí mismo. Por su parte, Catherine Zeta-Jones demuestra una vez más que es una actriz que brilla con luz propia en cualquier película en que intervenga.  

6/10
Spy Kids 3-D Game Over

2003 | Spy Kids 3-D Game Over

Un nuevo supervillano amenaza al mundo. Se trata de ‘El fabricante de juguetes’ (que tiene la acartonada cara de Sylvester Stallone), que planea lanzar al mercado un videojuego con el que volver poco menos que idiotas a los niños de todo el planeta. Menos mal que andan por ahí Juni y Carmen Cortez. Pero el modo de enfrentarse a la amenaza lo es todo menos sencillo. Pues los chicos deben introducirse virtualmente en el juego, e ir superando diversos niveles. En el camino encontrarán la ayuda de varios chavales que también andan introducidos en el juego. Robert Rodríguez culmina su entretenidísima trilogía de cine infantil, dedicada a una familia de espías, los Cortez, que incluye a tres generaciones. La baza que juega en esta ocasión tiene atractivo doble. Por un lado, el film está situado en el mundo de los videojuegos, y quien esté enganchado a ellos, comprobará que Rodríguez ha hecho los deberes; es decir, habla con conocimiento de causa. Y por otra parte, en su versión tridimensional (pues el DVD ofrece la posibilidad de ver la peli de modo convencional), se recupera el viejo cine que se veía con gafas de colores, y que aunque no sea perfecto, tiene un muy agradable sabor añejo que nos retrotrae a viejas películas como Los crímenes del museo de cera. De nuevo los efectos especiales son la mar de originales, y el peso del protagonismo recae sobre todo en los dos chavales Alexa Vega y Daryl Sabara (de hecho, a Antonio Banderas y Carla Gugino casi no les vemos el pelo).

5/10
El mexicano

2003 | Once Upon a Time in Mexico

Para olvidar un pasado marcado por la violencia, “El mariachi” se ha refugiado en un lugar solitario. Pero Sands, agente corrupto de la CIA, acude en su busca para proponerle una misión: impedir que un importante narcotraficante, Barrillo, asesine al presidente de México. Puesto que tiene sus propios motivos para vengarse de Barrillo, “El Mariachi” acepta el encargo. Le ayudan Lorenzo y Fideo, dos fieles secuaces. Con El mariachi, rodada con medios caseros, Robert Rodríguez llamó la atención de los ejecutivos de Hollywood, que le contrataron para seguir la trama con más medios en Desperado. Animado por su amigo Quentin Tarantino, que le dio la idea central del guión, Rodríguez cierra una trilogía ejerciendo como realizador, guionista, montador y director de fotografía, y al parecer más interesado en las secuencias de acción que en buscar una trama sólida. A Antonio Banderas y Salma Hayek, protagonistas de la segunda entrega, les acompañan en esta ocasión Johnny Depp, Willem Dafoe y Mickey Rourke. Banderas, Hayek y Depp hacen sus pinitos como cantantes, mientras que un famoso cantor, Enrique Iglesias, debuta como actor.

4/10
Imagining Argentina

2003 | Imagining Argentina

Argentina, en los años de la dictadura. Una atmófera extraña reina en el país, y todo individuo sospechoso políticamente de ‘revoltoso’ sufre fácilmente las consecuencias: son los tristemente célebres ‘desaparecidos’, secuestrados por grupos paramilitares de los que oficialmente el gobierno no sabe nada. Cecilia (Emma Thompson), una periodista que viene denunciando la situación, acaba ella misma desaparecida. Su marido Carlos (Antonio Banderas), director de un grupo de teatro infantil, y su hija Teresa (Leticia Dolera), emprenden una búsqueda frenética, en la que utilizan todos los medios a su alcance, incluido un inesperado don de clarividencia de Carlos. En efecto, a Carlos le basta tocar al familiar de un desaparecido, para tener visiones acerca de dónde está esa persona. Mezclar la horrible angustia que atenaza a una serie de personajes, aquejados de unos hechos que desgraciadamente son historia, con unos misteriosos poderes paranormales, viene a ser como mezclar agua y aceite: resulta complicado que el cóctel funcione. A Christopher Hampton, el guionista de Las amistades peligrosas, hay que reconocerle al menos el mérito de intentarlo. Y, desde luego, el reparto con que cuenta es de primera magnitud; además, nos devuelve al ruedo a una Emma Thompson que andaba también algo ‘desaparecida’ de las pantallas cinematográficas.

4/10
Femme Fatale

2002 | Femme Fatale

Mientras se celebra el festival de cine de Cannes, una ladrona (Rebecca Romijn) roba un valioso collar de diamantes para a continuación traicionar a sus socios. Poco después asume la identidad de una mujer suicida, y se fabrica una nueva vida como esposa del embajador de EE.UU. en Francia. Hasta que un fotógrafo (Antonio Banderas) capta la instantánea de una mujer que ha eludido siempre las cámaras: los socios antaño burlados la reconocerán. Brian De Palma, un cineasta hábil visualmente, juega a ser David Lynch, aunque sin olvidar a su referencia por antonomasia, Alfred Hitchcock: la doble personalidad de una mujer remite inevitablemente a De entre los muertos (Vértigo). Así, pergeña un morboso thriller de alto contenido erótico y giros extraños, que abre el argumento a la posibilidad de cómo podrían haber discurrido las cosas si cierto acontecimiento no se hubiera producido.

4/10
Enemigos. Ecks contra Sever

2002 | Ballistic: Ecks vs. Sever

Jeremiah Ecks, un agente del FBI que se retiró tras la traumática muerte de su esposa por culpa de una explosión, recibe la visita inesperada de su antiguo mentor. Le convence para que realice una nueva y peligrosa misión: robar un peligroso arma microscópica que se inyecta en la víctima, y le mata sin dejar huella. Enseguida, Ecks descubre que otra agente está detrás del prototipo, Sever, entrenada para no cometer ningún error. Debut en el cine norteamericano del tailandés Kaosayananda, que utiliza un estilo visualmente dinámico, aunque el film no aporta demasiado. Como curiosidad cuentan que Antonio Banderas salvó la vida de Lucy Liu, apartándola de una explosión descontrolada durante el rodaje.

4/10
Frida

2002 | Frida

Biopic de la célebre pintora mexicana Frida Kahlo, que se basa sobre todo en la monografía de Hayden Herrera, y que trata de hacer válido el tópico de que los genios son raros por definición. El film es un amplio fresco, que narra muchos de los hechos que marcaron su agitada vida artística y sentimental. Desde el tremendo accidente que estuvo a punto de dejarla paralítica (le dejó secuelas de por vida, incluida su incapacidad de tener hijos), hasta y sobre todo su historia de amor con el también pintor Diego Rivera. Resulta imposible abarcarlo todo, de modo que la directora, Julie Taymor, opta por simplificar todo lo que se refiere a las ideas políticas. Así, aunque aparece la figura decisiva de Trotsky, se hace más hincapié en la rápida aventura amorosa de éste con Frida, que en sus convicciones ideológicas. También la bisexualidad de la artista es apuntada sólo fugazmente. Lo más llamativo del film es el modo, visualmente brillante, de abordar el mundo pictórico de Frida. Taymor, que ha demostrado su enorme fuerza visual en el film shakespeariano Titus, resuelve muy bien los momentos de inspiración de la pintora, o algunos pasajes de transición, como la estancia en Nueva York. El apoyo de un maquillaje que convierte a Salma Hayek casi en la hermana gemela de la pintora, y la brillante partitura, ayudan mucho, y fueron premiados con sendos Oscar.

7/10
Spy Kids 2: La isla de los sueños perdidos

2002 | Spy Kids 2: Island Of Lost Dreams

Vuelve la familia Cortez, aunque bien podría apellidarse Bond, y esta vez traen hasta a los abuelos. Ahora, los niños se han convertido en agentes secretos, como sus padres, pero descubren que un misterioso individuo quiere hacerse con el control de OSS, la organización para la que trabajan. Sus pesquisas les llevan hasta una misteriosa isla volcánica, llena de extrañas criaturas, donde un científico loco ha inventado un artilugio que podría destruir el mundo. Aunque la amenaza parece muy peligrosa para unos niños, contarán con la ayuda de sus padres, que llegan hasta la isla en su búsqueda. Esta vez, el director y guionista Robert Rodriguez no necesita presentar a los personajes, y se concentra en la acción desde el primer momento, por lo que la secuela de Spy Kids resulta más ágil aún que el original. Repiten todos los actores originales, incluido Antonio Banderas que vuelve a demostrar una sana capacidad para reírse de sí mismo y de los papeles que normalmente interpreta. La historia está repleta de imaginativas criaturas y vehículos que harán las delicias de los niños, sin despreciar al público adulto porque la trama está salpicada de golpes inteligentes. Por ejemplo, critica de forma simpática que los niños de ahora estén rodeados de demasiada tecnología, pues los protagonistas, cuando no les funciona su sofisticado equipo, se encuentran totalmente perdidos.

6/10
Pecado original

2001 | Original Sin

Película que empareja a dos de las estrellas más cotizadas de Hollywood, Angelina Jolie y nuestro malagueño universal Antonio Banderas. El español interpreta en este tórrido thriller erótico a un empresario cubano de finales del siglo XIX, que decide contraer matrimonio por poderes con una norteamericana. Cuando al fin la conoce, el flechazo es tan rotundo que decide pasar por alto que no se trata de la misma mujer que aparecía en la foto que le habían mandado. A esas alturas los espectadores predecirán que algo huele mal en Dinamarca y que la nueva esposa del protagonista no es trigo limpio.

3/10
The Body

2001 | The Body

Una arqueóloga (Olivia Williams) excava en Jerusalén. Y encuentra un esqueleto de un varón de unos treinta y tantos años, que fue crucificado, y que data del siglo I. ¿Será...? ¡Horror! El Vaticano se echa a temblar, y envía a un cura revolucionario (Antonio Banderas), para que descubra que hay de verdad en todo el asunto. Película con planteamiento de apariencia atrevida: ¿qué pasaría si un dato desconocido pusiera en entredicho los cimientos de la fe cristiana? Un problemilla: el director y guionista Jonas McCord no sabe qué hacer una vez formulada la cosa. Así que, dejando aparte teología y otras gaitas, nos mete en un barullo de intrigas y persecuciones con judíos y monseñores de por medio, indeseables sin excesivos escrúpulos, que no parecen tener muy claro aquello que Alguien dijo de que “la verdad os hará libres”.

2/10
Spy Kids

2001 | Spy Kids

Ingrid y Gregorio Cortez son dos espías internacionales que han dejado su trabajo para formar una familia. Al menos, supuestamente. En realidad, están investigando la misteriosa desaparición de siete espías de la Oficina de Servicios Estratégicos. Todo apunta a que Floop, un excéntrico mago de la tecnología cuyo programa de televisión tiene engatusados a todos los niños, puede estar detrás de las desapariciones. Cuando los agentes Cortez caen en la trampa de su enemigo, el destino mundial dependerá de Carmen y Juni Cortez, unos niños que acaban de descubrir la oculta profesión de sus padres y que pronto aprenderán a manejar los artilugios que pueden llevarles a recuperar a su familia. Tras el El mariachi y Desperado, Robert Rodriguez vira 180 grados y ofrece una entretenida y deliciosa película familiar, escrita también por él mismo. Para él: “Mantener a la familia unida es un eterno desafío. Quiero decir, ¡es como una misión imposible! Pero vale la pena la lucha y el desafío porque no creo que haya algo más gratificante en la vida que la familia”. Spy Kids aúna comedia y acción a grandes dosis, con una puesta en escena de apabullante color e impactantes decorados que parecen salir de la imaginación de los niños protagonistas. De hecho, el acierto del film es precisamente esa identificación entre la realidad y los sueños, algo que ha hecho que miles de niños y jóvenes se identifiquen con los protagonistas. Los efectos especiales son primorosos, igual que la enorme galería de artilugios (mochilas voladoras, coches anfibio, vainas submarinas, aviones infantiles con mandos de video-juego, chicles bomba, etc.) ideadas por la imaginación de Robert Rodriguez.

7/10
Jugando a tope

1999 | Play It to the Bone

Es la pregunta que le hacen a César Domínguez (Antonio Banderas) varias veces a lo largo de esta película. Película que cuenta cómo él y su amigo Vince Boudreau (Woody Harrelson) son elegidos como recambio de última hora en un combate de boxeo, aperitivo de la gran pelea que toca protagonizar a Mike Tyson. Como las carreras de los púgiles no van bien, puede ser su gran oportunidad. Sobre todo porque el ganador tendrá opción a luchar por el título de campeón del mundo. Ron Shelton (Los búfalos de Durham, Los blancos no la saben meter) dirige otro film deportivo, subgénero al que es bastante aficionado. Tras una hora en que los protagonistas viajan por la carretera y sacan a la luz sus chifladuras y traumas –Vince dice que se le aparece Jesucristo, César que probó a ver qué tal era lo de ser marica, pues una vez le derrotó un homosexual–, y sus problemas con las mujeres, llega el momento de medirse con los puños. Al fin, buenas escenas de lucha titánica, y la posibilidad para Domínguez de resarcirse de lo que pasó en el Madison Square Garden, y que, claro está, no vamos a desvelar aquí.

3/10
White River Kid

1999 | White River Kid

Dos pícaros. El “hermano” Edgar vende, vestido de monje, calcetines supuestamente fabricados por los niños cristianos ciegos de la Misión de los Pequeños Hermanos de San Mortimer. Le acompaña Morales, un mejicano ilegal, inseparable compañero. En uno de sus vagabundeos de aquí para allá son secuestrados por un asesino juvenil –White River Kid–, que viaja con su novia. Disparatada comedia, en la que se muestra que los dos caraduras protagonistas tienen, al fin y al cabo, buen corazón. Antonio Banderas se deja dirigir por Arne Glimcher, con quien ya trabajó en Los reyes del mambo tocan canciones de amor, el film que supuso su debut en Hollywood. Le da la réplica el siempre eficaz Bob Hoskins. Glimcher, muy satisfecho del film, asegura que “quiero crear películas que hagan pensar. Yo mismo he cambiado después de este proyecto”.

2/10
El guerrero nº 13

1999 | The 13th Warrior

Ahmed Ibn Fahdlan es un joven y sensible árabe del siglo X, que es expulsado de su tierra natal. Condenado a vagar como un nómada, por enamorarse en su país de la mujer equivocada, se topa con unos guerreros vikingos que le fuerzan a que se una a ellos, en su lucha con unas sanguinarias y misteriosas criaturas devoradoras de hombres. Él es el décimotercer guerrero, que debe ser decisivo en el combate, según la profecía de un viejo adivino. Antonio Banderas afianzó su posición en Hollywood, con un título trepidante, repleto de acción y aventuras, que se inspira en una novela del autor de best-sellers Michael Crichton: "Devoradores de cadáveres". Tan encima de la filmación estuvo Crichton que parece que tuvo alguna trifulca con el director, John McTiernan, autor de clásicos del cine de acción como Depredador, Jungla de cristal o El último gran héroe. El novelista asegura haberse inspirado en una crónica histórica real: “Fahdlan es uno de los pocos historiadores de la época que escribió relatos detallados sobre los guerreros noruegos.” Uno de los aspectos que destacan en el film es el contraste entre el sofisticado Ahmed, que pertenece a una cultura refinada, y los embrutecidos vikingos; sin embargo, ambas partes llegan a intercambiar su sabiduría. Banderas se revela una elección perfecta para el papel protagonista, pues externamente da el tipo perfecto del árabe culto, con dotes para el combate. El esfuerzo de ambientación para las escenas de acción ha sido impresionante: espadas, martillos, mazas, tótems, vestuario, viviendas y embarcaciones, muchas veces iluminados con simples antorchas, dan una sensación de increíble realismo. A destacar, la secuencia de la batalla final.

5/10
La máscara del Zorro

1998 | The Mask of Zorro

¡Ta-chín, ta-chán! Vuelve la gran aventura. Con un héroe como los de antes: ¡Su-per-zo-rro! California, 1821. Gracias a la actuación de un hombre enmascarado, el Zorro (bajo este apelativo se esconde el terrateniente don Diego de la Vega, que no es otro que el excelente actor Anthony Hopkins), los españoles se retiran de California. Ha triunfado la revolución de Santa Ana. Pero antes de la partida Rafael Montero, el comandante del ejército burlado, descubre la identidad del Zorro. Así que provoca la muerte de la esposa de don Diego, mientras éste va a parar a una tétrica mazmorra. Su hija pequeña, Elena, queda al cuidado de Montero, que la cría como si fuera de su propia sangre. Veinte años después Alejandro Murrieta, un simpático ladronzuelo (el inconmensurable Antonio Banderas), se encargará de resucitar la leyenda del Zorro. Es difícil encontrar una peli de aventuras tan entretenida. Ésta posee todo el sabor de un film de Indiana Jones. Hay duelos de espada, tipos enmascarados, mujeres listas y hermosas (Catherine Zeta-Jones), injusticias que resolver, picaresca... ¿Qué más se puede pedir? Encima sirve el film para que el actor español más internacional, el gran Banderas, dé el salto a lo más alto.

6/10
Evita

1996 | Evita

Interesante y cuidadísimo film, a caballo entre película dramática, musical y documental, y realizada por uno de los directores más personales del mundo anglosajón, Alan Parker (El expreso de medianoche). La película narra la vida de la carismática y controvertida Evita (Madonna). Abandonada en su infancia para lograr sus sueños en el Buenos Aires de 1940, subió rápidamente en la vida social desde actriz de series B hasta casarse con el futuro presidente Juan Perón (Jonathan Pryce) y convertirse en la primera dama de Argentina. Finalmente moriría de un cáncer a la edad de 33 años, entre el fervor popular y el desprecio de los militares. Todo ello es narrado sarcásticamente por el mítico Che (Antonio Banderas). Película de una expresiva calidad visual y magníficamente interpretada y acompañada por la imponente música de Andrew Lloyd Webber. La película ganó un Oscar a la mejor canción además de tres Globos de Oro, uno de ellos a la Mejor Película.

6/10
Asesinos

1995 | Assassins

Película al servicio del lucimiento de sus dos interpretes principales, Sylvester Stallone y Antonio Banderas. Nos narra el enfrentamiento entre dos asesinos profesionales, que tiene su origen en un oscuro caso de fraude informático. Se trata de un duelo entre titanes, pues ellos son los mejores en su "especialidad". Tiros, explosiones y persecuciones componen el hilo argumental de este film. Richard Donner dirige eficazmente este thriller de acción. Loable es el esfuerzo de Sylvester Stallone de alejarse de los papeles de Rocky y Rambo, que tanta fama le dieron en su día; y Antonio Banderas, consigue subir un peldaño más en el mundo de Hollywood. Destacable es también la interpretación de Julianne Moore. Estamos ante una eficaz película la de acción, que en especial hará las delicias de los "fans" de Stallone.

4/10
Desperado

1995 | Desperado

Secuela de El mariachi, donde Robert Rodriguez contó, esta vez sí, con un presupuesto generoso y actores bastante más conocidos (Banderas, Hayek, Buscemi, de Almeida, Tarantino...). El resultado es acción a porrillo, aunque, al contrario que en su debut, en este caso la originalidad se quede en el tintero.

3/10
Miami

1995 | Miami Rhapsody

Divertida comedia romántica en la que una irresistible publicitaria, Sarah Jessica Parker (Luna de miel para tres, Mars Attacks!), decide hacer una apuesta arriesgada: casarse de una vez por todas con su novio. Sin embargo el matrimonio exige serias responsabilidades, una de ellas la fidelidad, cosas que no parecen suceder en su propia y recien formada familia. El enredo de amores que se produce a su alrededor será el detonante de multitud de situaciones inesperadas. El admirado Antonio Banderas (Entrevista con el vampiro, Two Much, La máscara del Zorro) y Mia Farrow (Alice, El pico de las viudas) completan un reparto memorable en esta comedia sobre el matrimonio y la fidelidad, escrita y dirigida con inestimable soltura por David Frankel. El estilo recuerda a los ácidos films de Woody Allen.

4/10
Nunca hables con extraños

1995 | Never Talk to Strangers

La psiquiatra Sarah Taylor (Rebecca De Mornay) debe dictaminar si uno de sus pacientes, acusado de asesinato, sufre un desdoblamiento múltiple de personalidad. El caso coincide con la aparición en su vida de Tony Ramírez (Antonio Banderas), un guapo latino con el que entabla un romance. Poco después la doctora comienza a recibir anónimos amenazantes y avisos violentos que la hacen temer por su vida; los primeros indicios parecen señalar que Tony está detrás de todo. Un thriller más, que no contentará ni a los incondicionales del género. Todos los tópicos están reunidos, pero ni un átomo de inteligencia asoma en el resultado final. Violencia efectista, sustos fáciles, sexo de papel couché, son los pobres recursos que maneja, con torpeza, el director. El canadiense Peter Hall, procede del mundo del teatro; nadie lo diría a tenor de los personajes de su película, absolutamente planos. La relaciones entre ellos no tienen mayor relieve: el modo en que se conocen los protagonistas —una ridícula conversación sobre vinos en un supermercado— o su primera noche juntos, son de vergüenza ajena. La pirueta argumental final con que termina cerrándose la película es una completa burla a la inteligencia del espectador.

2/10
Four Rooms

1995 | Four Rooms

Disparatada comedia que narra cuatro historias diferentes que tienen como nexo de unión el hecho de desarrollarse en diferentes habitaciones de un mismo hotel de la ciudad de los Angeles, e intervenir en todas ellas un botones en su primera noche de trabajo. Un grupo de brujas que quieren convocar a una antigua diosa, un matrimonio, en el que el marido quiere matar a su adúltera esposa, los hijos de un matrimonio de mafiosos que la toman con Ted, el botones, que debe aguzar su ingenio si quiere salvar su vida, y una macabra apuesta, son las cuatro historias que componen el hilo argumental de esta película. Narradas por cuatro directores diferentes: Allison Anders, Alexandre Rockwell, Robert Rodriguez y Quentin Tarantino, estamos ante un film un tanto irregular en el que abunda la sal gruesa, y un macabro sentido del humor que parece especialmente dirigido a la fiel parroquia de Tarantino y compañía.

4/10
Two Much

1995 | Two Much

Después de ganar el Oscar a la mejor película extranjera en 1994 con Belle epoque, Fernando Trueba estaba en una posición inmejorable para aventurarse a rodar en Estados Unidos. Con el apoyo del productor Andrés Vicente Gómez, ha llevado a cabo su particular sueño americano: una comedia que resista la comparación con los clásicos del género, en particular con su admirado Billy Wilder. Aunque el film, demasiado largo, tenga sus caídas de ritmo, Trueba sale bien parado de su empresa. Art Dodge (Antonio Banderas) dirige una galería de arte sin demasiado éxito. Para vender sus cuadros recurre a la picaresca de acudir a los domicilios de personas recién fallecidas con algún supuesto encargo que deberán asumir sus parientes. En una de esas ocasiones conoce a Betty Kerner (Melanie Griffith), con la que acaba fijando fecha para casarse. Pero de quien realmente se enamora poco después es de su hermana Liz (Daryl Hannah), que le desprecia tomándolo por un patán sin educación. Para atraer a Liz, Art inventa a Bart, un supuesto hermano gemelo, con el que trata de conquistarla. Fernando Trueba y su hermano David se han basado en una novela de Donald Westlake, aunque la adaptan muy libremente, con el fin de obtener una ágil historia de enredo. Y es que los Trueba no han perdido un norte fundamental: la elegancia y el ingenio dentro de lo disparatado, que es lo que distingue las buenas películas del género de las chuscas incursiones que caen en el olvido. Hay en el film numerosas referencias a directores como el citado Wilder, Howard Hawks, Peter Bogdanovich o Blake Edwards a la hora de concebir secuencias, elaborar un humor de buena ley —dentro de una general amoralidad en clave de humor, hay un par de situaciones groseras—, dibujar personajes secundarios, o jugar con el clásico elemento de la confusión de personalidades. La película es divertida. Tiene un arranque excelente en el velatorio, y aunque a veces la acción se ralentice, mantiene un buen ritmo narrativo. Chispas de genialidad surgen cuando Art atiende simultáneamente a ambas hermanas, o cuando en la boda simula hablar con su hermano. Antonio Banderas se constituye en motor principal de la historia; aunque, justo es reconocerlo, tiene un papel maravilloso para lograrlo. Todos los demás intérpretes cumplen muy bien con su cometido, sobre todo Joan Cusack que, en su pequeño papel de secretaria de Art, saca adelante algunos de los momentos más hilarantes de la película.

6/10
Entrevista con el vampiro

1994 | Interview with the Vampire

En San Francisco, un extraño personaje interpretado por Brad Pitt decide contarle su vida a un joven y ambicioso periodista, interpretado por Christian Slater. Le habla de cómo conoció a Lestat (Tom Cruise), hace más de doscientos años, un vampiro del sur de Norteamérica, que le convirtió en uno de los suyos. Lestat intenta introducirle en su cruel y agónica vida, pero el personaje de Pitt es un vampiro con sentimientos, que se plantea la moralidad de los terribles actos que cometen sus "colegas". Nueva vuelta de tuerca en el género de terror, llevando hasta nuestros días las películas de vampiros, en este caso unos vampiros muy humanizados. La película está llena de glamour por la interpretación de Pitt y Cruise. Destacan a su vez los papeles de una jovencita Kirsten Dunst, inolvidable en su papel de niña vampiro, y de Antonio Banderas, en el trabajo que le introdujo definitivamente en el cine norteamericano. La película , que puso de moda el género en Hollywood, narra una historia en la que tienen cabida todos los sentimientos humanos, pero desde el punto de vista de unos seres inmortales y despiadados. Está basada en la sugerente novela de Anne Rice, que escribe el guión, y dirigida por Neil Jordan con máxima eficacia.

6/10
De amor y de sombras

1994 | Of Love and Shadows

Una de las primeras y fallidas tentativas del actor Antonio Banderas por triunfar en el cine de Hollywood fue su protagonismo en esta adaptación de la novela de Isabel Allende. Por entonces también se encontraba dando tumbos en su carrera la bella Jennifer Connelly, que acompaña al actor malagueño en este mediocre producto de folletinesca denuncia política. La historia tiene lugar en Chile y narra con tintes eróticos la relación pasional entre un fotógrafo simpatizante de la resistencia contra la dictadura de Pinochet y la editora de una revista. Dirige la desconocida Betty Kaplan.

3/10
La casa de los espíritus

1993 | The House of Spirits

Basada en la novela de Isabel Allende, el film nos presenta a Esteban Trueba, un humilde minero que gracias a su fortaleza de carácter, consigue subir en la escala social al adquirir una hacienda abandonada que logra levantar, y al casarse con Clara la hija de un adinerado político conservador. Clara es una extraña mujer con poderes mágicos y con una peculiar relación con Férula, hermana de Esteban. El matrimonio vive con su hija que ha heredado el carácter de su padre; cuando se enamore de un joven líder izquierdista el confilcto generacional entre padre e hija no tarda en surgir. Bille August dirige este apasionante film de gran fuerza dramática realzada por la gran labor de sus intérpretes principales, todos ellos actores de primera fila : Jeremy Irons, Meryl Streep, Winona Ryder, Glenn Close y Antonio Banderas, nuestro actor más internacional.

5/10
Philadelphia

1993 | Philadelphia

Andrew Beckett (Tom Hanks) es un joven ambicioso que tiene un brillante futuro como abogado en el bufete donde trabaja. En su compañía nadie conoce su condición de homosexual, aunque Andrew no se preocupa en ocultarlo. El mundo se le viene encima cuando empieza a sentirse mal. Le aparecen unas ronchas por todo el cuerpo y en el hospital le comunican que ha contraído el sida. Enseguida se lo dice a su amante, interpretado por Antonio Banderas. Andrew trata de seguir haciendo su vida con normalidad, pero sus superiores acaban despidiéndole, argumentando negligencia profesional. Ahora Andrew está dispuesto a que se haga justicia, aunque tenga que enfrentarse con el poderoso bufete donde hasta hace poco trabajaba. Sabe que su caso puede sentar un precedente muy valioso para la gente como él. Animado por su novio, contrata los servicios del único abogado que se presta a defenderle, Joe Miller (Denzel Washington). Una arriesgada película que plantea a las claras por primera vez en el cine el problema del sida. Narrada con habilidad por Jonathan Demme, tiene un afán realista en medio de la terrible tragedia de esta enfermedad. Significa el primer papel de relevancia de Antonio Banderas en Hollywood. Tom Hanks realiza una actuación soberbia, por la que consiguió el Oscar. Oscar también para la mejor canción original a Bruce Springteen, por 'Streets of Philadephia', un prodigioso tema musical.

6/10
¡Dispara!

1993 | ¡Dispara!

Marcos, que prepara un reportaje para el suplemento dominical de un diario, queda prendado de Ana, caballista en un circo en Madrid. Tras una noche de pasión, sueñan con una posible vida juntos, pero la cruda realidad de una violación complica las cosas. Carlos Saura adapta un relato del italiano Giorgio Scerbanenco, en un título decididamente menor, con elementos de thriller y el típico componente de venganza ante el comportamiento injusto. Antonio Banderas es el periodista inquieto y Francesca Neri la mujer ultrajada.

5/10
Cuentos de Borges: La otra historia de Rosendo Juárez

1993 | Cuentos de Borges: La otra historia de Rosendo Juárez

Adaptación en forma de capítulo televisivo de una hora de duración de un relato del argentino Jorge Luis Borges. Trata de un pistolero a sueldo que empieza a trabajar en una hacienda para un cacique. Reparto español de altura, encabezado por Antonio Banderas.

4/10
Los reyes del Mambo tocan canciones de amor

1992 | The Mambo Kings

Dos hermanos cubanos llegan a la ciudad de Nueva York con un sueño: triunfar y alcanzar éxito, dinero y fama. Cuentan para ello con su talento, pues ambos son los mejores en todo lo que se refiere a "salsa", "mambo" y cualquier música con ritmo latino. Por el día deben de sobrevivir en la urbe, por la noche son los reyes del mambo. César es el líder del grupo y es adorado por las mujeres; Néstor más tímido y sensible, sufre por el amor de una mujer no correspondido. Basada en la novela de Oscar Hijuelos y dirigida por Arne Glimcher, estamos ante una película en que destaca la interpretación de sus dos protagonistas: Armand Assante y Antonio Banderas. Antonio daba por entonces uno de sus primeros pasos en el largo camino que lo ha convertido en el actor español más internacional. Destacan las escenas que incluyen los números musicales; la preciosa canción "Bella María de mi Alma" fue nominada para un Oscar de la Academia.

4/10
Una mujer bajo la lluvia

1992 | Una mujer bajo la lluvia

¡Átame!

1990 | ¡Átame!

Ricky, un 'semental' con problemas mentales, acaba de salir del psiquiátrico donde ha estado recluido. Su primer objetivo es acudir al rodaje de 'El fantasma de medianoche', un subproducto de terror protagonizado por Marina, una actriz con la que está obsesionado. Acabará secuestrándola en su propia casa, al tiempo que asegura estar profundamente enamorado de ella. Pedro Almodóvar se inspira claramente en El coleccionista de William Wyler, aunque tamiza esa trama con su personal modo de ver las cosas. Lo que significa un peculiar sentido del humor y una abundante carga erótica, que en momentos raya lo pornográfico. No es el mejor trabajo del manchego, que estira el film hasta el infinito. Aunque su talento de cineasta es evidente, su esfuerzo por convertir lo narrado en una historia de amor no funciona. Protagonizan dos actores fetiche de Almodóvar, Antonio Banderas y Victoria Abril, y Francisco Rabal asume un pequeño papel de director 'atado' a una silla de ruedas (el motivo de personajes 'atados' es usado con ingenio). Hacen un par de cameos la madre y el hermano del director.

5/10
Bajarse al moro

1989 | Bajarse al moro

Chusa va viviendo con trapicheos que consigue cuando 'baja al moro', es decir, a través de los viajes que hace a Marruecos en busca de droga, que luego vende en España. Vive con su prima y tiene un novio que es policía. Basada en una novela de José Luis Alonso de Santos, que colabora en el guión, Fernando Colomo dirige una comedia que se sitúa como exponente de la llamada "Nueva comedia madrileña". Hay momentos con cierta gracia, pero el conjunto es excesivamente chabacano y explícitamente soez, y pinta a unos seres patéticos con muy pocas miras, tan sólo abocados al placer. El cuarteto protagonista es de primera: Antonio Banderas, Verónica Forqué, Juan Echanove y Aitana Sánchez-Gijón.

3/10
Si te dicen que caí

1989 | Si te dicen que caí

1970. En un hospital, Sor Paulina y Nito reconocen los cadáveres de dos amigos de la infancia. Vicente Aranda adapta libremente una obra de Juan Marsé. Victoria Abril interpreta tres papeles.

4/10
La blanca paloma

1989 | La blanca paloma

En la margen izquierda de la ría que divide la ciudad de Bilbao, tres individuos, Mario, Rocío y Domingo, intentan salir adelante en un marco conflictivo. Drama costumbrista que retrata la realidad social de la zona más desfavorecida de Bilbao, con grandes interpretaciones.

5/10
Bâton Rouge

1988 | Bâton Rouge

Isabel Harris, una mujer de clase alta, es acosada por una psiquiatra y un cazador de fortunas. Éstos tienen datos reveladores acerca de la muerte de su marido y la chantajean. Esforzado thriller a la española, que cuenta con un guión coescrito por Agustín Díaz Yanes, posterior director de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto.

5/10
Mujeres al borde de un ataque de nervios

1988 | Mujeres al borde de un ataque de nervios

La película que abrió definitivamente el mercado internacional a Pedro Almodóvar, de las más logradas de su filmografía. Sigue a Pepa, actriz y dobladora profesional de películas, cuya relación amorosa con Iván acaba de romperse, o eso parece. En plena crisis vital, la esposa de Iván, que estaba ingresada en un sanatorio mental, tiene crecientes celos de Pepa. Ésta se entera por casualidad de que Iván tenía un hijo, Carlos, que casualmente ha ido con su novia Marisa a interesarse por el ático que ella tiene en alquiler. Para enredar aún más las cosas, una de las grandes amigas de Pepa, Candela, se ha metido en un lío porque tuvo un romance con un chiíta que ha resultado ser un terrorista. El director manchego es fiel a su estilo alambicado, de subtramas exageradísimas, pero aquí tal recurso funciona por lo disparatado del conjunto de la propuesta, con bastantes momentos para la risa. Carmen Maura está sembrada como protagonista, y algunos personajes secundarios funcionan maravillosamente, como el taxista de Guillermo Montesinos, o la habitual Chus Lampreave, con su típico desparpajo. Llama la atención también la originalidad de muchos planos, y el colorido marca de fábrica de Almodóvar.

6/10
El placer de matar

1988 | El placer de matar

Dos personas muy diferentes comparte una afición común, el placer por disparar y matar. Uno es un personaje solitario y taciturno, metido en líos de drogas, el otro un profesor universitario amargado y frustrado. Ambos son contratados para la realización de un asesinato donde podrán demostrar sus talentos naturales. Félix Rotaeta dirige este thriller a partir de su propia novela, con un reparto que cuenta con nuestro más internacional actor Antonio Banderas, Mathieu Carrière y Victoria Abril. La intriga y la acción están servidas en este film que obtuvo el premio a la mejor película en la IV Semana del cine español de Murcia.

4/10
La ley del deseo

1987 | La ley del deseo

4/10
27 horas

1986 | 27 horas

Matador (1986)

1986 | Matador

Diego (Nacho Martínez), torero retirado, es un asesino que mata a sus víctimas tras hacer el amor con ellas. El director Pedro Almodóvar (Mujeres al borde de un ataque de nervios) relaciona la tensión de la arena del ruedo con el clímax sexual, de un modo muy suyo. La pintoresca idea es que el asesino sigue teniendo sed de sangre, pero no de toros, sino de mujeres. De modo que violación y crímenes conviven en un clima de humorada negra, con el estilo excesivo e inconfundible del manchego.

4/10
Delirios de amor

1986 | Delirios de amor

Película compuesta por varios segmentos que narran diferentes historias de amor. En la primera, una ex estrella de la televisión se enamora de una actriz venida a menos. La relación entre ambos se deteriora con el tiempo. En el segundo segmento, un joven matrimonio se queda estupefacto ante una noticia del periódico. El último relato gira en torno a un anticuario que celebra una fiesta en su casa. Acude una bella e inquietante joven por la que se siente atraído. Como suele suceder en este tipo de películas por episodios, el resultado es irregular. Pero cuenta con un sólido reparto.

4/10
Caso cerrado

1985 | Caso Cerrado

César es un empresario que se acaba de casar con Isabel. Su vida transcurre feliz hasta que se destapa un desfalco económico en su empresa y todas las culpas recaen en él. Desconocida película de Marisol, acreditada ya como Pepa Flores, que pasó sin pena ni gloria por la pantalla. Está acompañada de Patxi Bisquert y Encarna Paso, y entre el reparto se deja ver un jovencito Antonio Banderas haciendo de preso.

4/10
La corte de Faraón

1985 | La corte de Faraón

Película basada en la zarzuela homónima de 1910 que cuenta en un tono desenfadado y picantón la historia de un esclavo egipcio que se ve acosado por altas damas de la corte. La película tiene como protagonistas a un grupo de actores que interpretan esta zarzuela. La cantante Ana Belén da rienda suelta a sus dos caras más conocidas –la de actriz y la de cantante– en este título que sirve de paso para criticar la censura franquista.

4/10
Réquiem por un campesino español

1985 | Réquiem por un campesino español

Adaptación de la celebérrima novela de Ramón J. Sender, rodada con corrección y un buen reparto. En ella cobran protagonismo los recuerdos de un sacerdote, Mosén Millán, a punto de celebrar una misa de réquiem por Paco el del Molino. En la espera, se agolpan los sucesos compartidos desde la niñez, y las dudas acerca de si ha sabido estar a la altura de la amistad que los unía. Se da la triste ironía de que van acudiendo a la iglesia los verdugos de Paco, mientras los remordimientos del mosén crecen. Antonio Ferrandis compone bien al clérigo pusilánime -el hombre cuida las formas de la caridad cristiana, pero ante la injusticia calla o habla con la boca pequeña-, mientras que un jovencísimo Antonio Banderas, como campesino de buen corazón, apuntaba ya maneras. Realizado después de la muerte de Franco, se trata de uno de esos filmes que permite ajustar cuentas con el pasado, y en esa línea se cargan las tintas contra el llamado bando nacional, ya sean las brutales centurias de la Falange, o los privilegiados que no quieren perder sus prebendas.

5/10
Los zancos

1984 | Los zancos

Un profesor universitario ya mayor se viene abajo con la muerte de su esposa. Sin ganas de vivir, Ángel se instala en Torrelodones, y cuando está dando vueltas a la idea del suicidio conoce a una atractiva vecina, la joven Teresa, que le devuelve la alegría de vivir. Ella vive con Alberto, que forma parte de un grupo de teatro callejero, “Los zancos”, y Ángel no puede evitar enamorarse, al tiempo que les ayuda con una obra escrita por él, “El caballero melancólico”. Obra menor de Carlos Saura, hecha con medios justitos, y a la que se criticó sobre todo la poca química entre Fernando Fernán Gómez y Laura del Sol. Mejor está Francisco Rabal, y algo verde andaba Antonio Banderas, en unos de sus primeros papeles para el cine.

5/10
Laberinto de pasiones

1982 | Laberinto de pasiones

Producto ochentero de la llamada "movida madrileña", cuando se encontraba en todo su esplendor. La película es excesiva y emblemática del cine de Pedro Almodóvar en sus primeros años, aquí absolutamente alocado y que no se corta un pelo ni a la hora de salir a cantar él mismo en plan loca, con su amigo de juergas de entonces, Fabio McNamara. El argumento es delirante y gira en torno al enamoramiento del heredero de un reino oriental, con una española. Lo curioso es que él es gay (Imanol Arias) y ella es una ninfómana empedernida (Cecilia Roth). Entre medias mucha procacidad humorística y un retrato costumbrista de la época con tono sexual muy atrevido, y libertinajes de todo tipo: homosexualidad, ninfomanía, incestos, orgías, drogas, travestismo, etc.

3/10
El camino de los ingleses

2006 | El camino de los ingleses

Versos sueltos de un poema nostálgico. Trazos impresionistas de un cuadro de la juventud que se fue. Hay que reconocer a Antonio Banderas director su capacidad de riesgo, a la hora de abordar una película ‘rara’, que para atraer al público, sólo tiene su popular nombre. El film, adaptación de una novela de Antonio Soler, transcurre durante un verano. Y aunque las coordenadas espaciotemporales no se definen con un explícito letrero, estamos en la querida Málaga de Banderas, a mediados de los años 70. Con la voz en off de un recién estrenado locutor de radio, que da a sus comentarios sobre el tiempo un tinte de poesía, seguimos el deambular de Miguelito. Éste es un joven al que acaban de extirpar un riñón, y en cuya estancia hospitalaria, gracias a las charlas con su compañero de habitación, ha descubierto que existe “otro mundo”, el de los sentimientos expresados a través del verso. Su primer amor, una joven con la que coincide en la piscina; sus problemáticos amigos y conocidos, con sus circunstancias, que incluyen un suicidio; la profesora, que le da otra visión de la literatura y las cuitas amorosas… Con estos elementos, típicos de las historias iniciáticas, agitados de modo singular en su coctelera, Banderas rememora lo que a la postre parecen, tamizados por la obra de Soler, sus recuerdos juveniles, su ingreso en la edad adulta y sus hasta entonces desconocidas posibilidades. Banderas director demuestra gusto en el encuadre (el arranque en la mesa de operaciones, sin ir más lejos), el montaje y el puntear de la música, aunque llega a hacerse cargante en la premiosa exposición. El tramo final del film, bellamente pasado por agua, es una buena muestra de sensibilidad. Pero pesa demasiado el limitado, limitadísimo horizonte vital de los personajes. Permitiendo una entrada excesiva al erotismo y al sexo sin compromiso –voyeurismo, prostitución, primeras experiencias, lecciones de alcoba…–, las posibilidades de la juventud quedan reducidas al mínimo. El nuevo mundo por descubrir sólo cabe intuirlo, pero Banderas no nos muestra, siquiera, la punta de ese gran iceberg.

6/10
Locos en Alabama

1999 | Crazy in Alabama

Verano de 1965. Estado sureño de Alabama. Entorno rústico. Un chaval llamado Peejoe va a madurar gracias al comportamiento de su excéntrica tía Lucille. Ésta, madre de una numerosa prole, sufre los malos tratos de su marido. Harta de él, le mata, y se marcha rumbo a Hollywood decidida a convertirse en actriz. En su equipaje, dentro de una sombrerera, lleva... ¡la cabeza de su marido! Pese al mencionado toque de humor negro, este film, adaptación de una novela de Mark Childress (el mismo novelista firma el guión), tiene importantes componentes dramáticos, y una emotiva crítica a las discriminaciones, ya sea por motivos raciales o de sexo. La película se erige así en un interesante documento sobre la era de la lucha por los derechos civiles. Quizá el mayor mérito del debutante director Antonio Banderas sea combina elementos tan dispares como drama y comedia, sin que el conjunto parezca forzado.

6/10

Últimos tráilers y vídeos