saltar al contenido principal

 

(Cuidado, reventamos la trama del último capítulo, no leer si no lo has visto).

El final de Juego de tronos llegó (y tú partirás). Teniendo en cuenta que muchos fanáticos estaban descontentos con los últimos giros de la trama, el desenlace dejará a muchos más fríos que el hielo en el que vivían los Caminantes Blancos, aunque confieso que a mí más o menos me ha gustado. No estoy de acuerdo con Pablo Iglesias, y todos aquellos que piensan que había degenerado en los últimos seis capítulos.

De hecho pienso que la ficción ha tenido momentos peores, especialmente no hay por dónde agarrar el sexto capítulo de la temporada anterior. Allí, Jon se internaba al frente de los Siete Magníficos de Poniente más allá del Muro, para llevar a cabo un plan absurdo que consistía en capturar un Caminante Blanco para convencer a Cersei de que se tiene que unir a ellos (cualquier espectador sabe de sobra que eso no servirá para nada). Al final, se quedan aislados en una roca en medio del hielo, mientras les rodean las huestes del Rey de la Noche. Pero uno de los protas, Gendry, corre hacia Guardaoriente, donde llega en poco tiempo (pese a no conocer el terreno, recorre en minutos lo que antes el grupo había tardado un día en avanzar), envía un cuervo (que en la serie son como el whatsApp, se reciben inmediatamente) hasta Rocadragón (a 4.800 kilómetros de distancia), donde está Daenerys, que acude a toda velocidad con sus dragones, para encontrar enseguida a Jon y salvarle (se ha tenido que teletransportar porque sino no es posible).

Juego de tronos Jon SnowTeniendo en cuenta todo esto, el desenlace parece bastante sólido, pero también ha sido generoso en momentos surrealistas. ¿Cuál creéis que es mi favorito? Reconozco que me ha impactado que Tyrion Lannister encuentre los cadáveres de sus hermanos sepultados en un minuto (parece que tiene poderes; que le fichen los bomberos ya). Pero acepto la licencia por el sugerente plano del gnomo llorando a los suyos.

Tampoco ha estado mal que Sam aparezca con un libro sobre lo ocurrido desde el arranque que se llama “Canción de hielo y fuego”, igual que la saga de George R.R. Martin. Ya puestos, podían haberle pedido al escritor que apareciera en pantalla, para firmar el ejemplar a los presentes. O que el dragón demuestre una inteligencia casi humana, al quemar el Trono de Hierro (y eso que no lo había visto antes, pero sabe lo que es y todo). O el momento ‘a mi hermano Bram no le funciona el aparato sexual’, de Sansa, o Arya reconvertida en Cristóbal Colón. O el nuevo gobierno debatiendo si llevarán a cabo políticas sociales o reconstruirán los burdeles. O Jon matando a Daenerys mientras le da un abrazo, al más puro estilo de las telenovelas mexicanas. En realidad, el capítulo parece una comedia tipo Aterriza como puedas.

No, mi secuencia preferida ha sido el homenaje a los Monty Python, cuando Samwell Tarly inventa la democracia. En un momento dado propone que sean los ciudadanos quienes voten al monarca, y los poderosos de su alrededor se mondan. ¡Parece que los guionistas han pensado en acabar así la serie! Recuerda al campesino anacrónico que le pregunta al Rey Arturo que quién le ha elegido en Los caballeros de la mesa cuadrada.

–No sabía que teníamos un rey. ¡Creí que éramos una colectividad autónoma!

Me hubiera parecido muy bien que hubieran finalizado con un plano de Sansa elegida presidenta de una mesa electoral, y ya puestos, que lo hubieran contado con un número musical.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE