IMG-LOGO

Biografía

David Lean

David Lean

83 años ()

David Lean

Nació el 25 de Marzo de 1908 en Croydon, Surrey, Inglaterra, Reino Unido
Falleció el 16 de Abril de 1991 en Londres, Reino Unido

Premios: 2 Oscar (más 1 premios)

Más grande, más largo, con arte

28 Octubre 2003

50 años de carrera. 16 películas como director. Minuciosidad. Perfección. Una filmografía impecable, que conjugó intimismo y monumentalidad. Pero a la que perjudicó una corriente crítica que consideraba su cine “chapado a la antigua”.

Nació en Londres en 1908. Era británico hasta los tuétanos. Educado en una familia cuáquera, no vio una película hasta los 17 años: El perro de los Baskerville (Maurice Alvey, 1922). Pero fue amor a primera vista: quería hacer cine aunque, confiesa, para los suyos “fue como si dijera que quería trabajar en el circo”. En 1927 se integra en la industria. Y empieza desde abajo, como chico para todo en la Gaumont. Igual prepara el té que maneja la claqueta. Picotea en distintos departamentos, aprende aquí y allá. Le atrae la moviola, y se afianza como montador.

En algunos aspectos, Lean es un misterio. No tenía estudios universitarios, pero sus películas presentan una sólida base literaria. ¿Cómo educó su gusto? Cuando editaba para la Paramount, conoció a Bernad Shaw, que adaptaba su obra Pygmalion. En 1942, en plena guerra, colabora en los trabajos propagandísticos de Michael Powell y Emeric Pressburger. Lean acaricia la idea de dirigir, pero se lo toma con calma. Le ofrecen rodar películas rápidas de bajo presupuesto, y dice “no”. Escucha en cambio al dramaturgo Noël Coward, que pide ayuda para debutar en el cine: ambos codirigen Sangre, sudor y lágrimas (1942). Será norma toda su vida hacer sólo las películas que quiere hacer. La colaboración con Coward se repite en La vida manda (1944), rodada para Cineguild, fundada por ambos y Ronald Neame, y se prolonga en El espíritu burlón y Breve encuentro, de 1945.

Estos dos títulos anticipan un tema que interesa a Lean sobremanera: las dificultades en el amor, matrimonio y adulterio. La cuestión no sólo le afecta personalmente (el director estuvo casado cinco veces), sino que se convierte en parte de su indagación artística: The Passionate Friends (1949), basada en Wells; Madeleine (1950), un caso real; Locuras de verano (1955), la experiencia de una americana en Venecia; los turbulentos amores en tiempos de revolución en Doctor Zhivago (1965), de la obra de Pasternak; el romance imposible de una irlandesa y un británico en La hija de Ryan (1970), adaptación libre de "Madame Bovary" de Flaubert; el viaje iniciático de Adela en Pasaje a la India (1984), de la novela de Forster. Lean aborda de un modo muy particular la cuestión amorosa: presenta personajes influidos por los convencionalismos ambientales, y que sin embargo tratan de superarlos, ser más libres. Con sentido fatalista, no es raro que estos personajes conserven al final de sus peripecias las ataduras del principio (por ejemplo, los protagonistas tentados por el adulterio en Breve encuentro), pero al menos aumenta su estatura espiritual.

Los primeros filmes de Lean fueron alabados por la crítica. Sus adaptaciones de Dickens Cadenas rotas (1946) y Oliver Twist (1948) se consideran modélicas. En cambio, cuando el apasionado viajero Lean abandona el ambiente acogedor pero artificial de los estudios, primero en Locuras..., pero luego, con Sam Spiegel, en El puente sobre el río Kwai (1957) y Lawrence de Arabia (1962), y con otros títulos ya mencionados, se le tacha de megalómano. Los ataques habituales a Cecil B. DeMille son dirigidos a otros cineastas cultivadores antes del intimismo, como Wyler (Ben-Hur) y, por supuesto, Lean. Esos marcos monumentales donde se desarrollan conflictos desgarradores (el coronel que construye un puente en la selva para el enemigo; el liderazgo de un oficial inglés entre los árabes; el amor en un contexto revolucionario), producen un rechazo apriorístico e injusto. Rechazo que alcanza a directores posteriores: Richard Attenborough, que rodó un Gandhi que se planteó el propio Lean, o Steven Spielberg, con un film tan “leaniano” como El imperio del sol. La parsimonia a la hora de rodar, impidió que algunos proyectos se materializaran: las dos películas que preparaba con Robert Bolt sobre el motín del Bounty, y la adaptación de "Nostromo" de Joseph Conrad, en la que trabajaron Christopher Hampton y Bolt. La muerte le alcanzó en 1991: tenía 83 años, pero aún creía poder ver un día navegando al “Nostromo”. Poder de los sueños de celuloide.

Oscar
1963

Ganador de 1 premio

Oscar
1958

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
Pasaje a la India

1984 | A Passage to India

Adaptación de la novela homónima de E.M. Foster, cuenta el viaje iniciático de una joven inglesa a la India, para encontrarse con su prometido. La extraña fascinación que provoca el lugar influirá en todos los personajes británicos. David Lean dirige este drama que obtuvo 11 nominaciones a los Oscar, ni más ni menos, entre ellos a la mejor película. Maurice Jarre (El hombre que pudo reinar, Jesús de Nazaret, Único testigo, La escalera de Jacob, Ghost), consiguió el Oscar a la mejor música y Peggy Ashcroft (Historia de una monja) el correspondiente a la mejor actriz.

7/10
La hija de Ryan

1970 | Ryan's Daughter

Obra capital de David Lean, que logra conjugar rayando la perfección el intimismo de sus primeros filmes (Breve encuentro) con el aspecto grandioso de los últimos (Doctor Zhivago). Cuenta para ello con una maravilloso historia urdida por Robert Bolt, el autor de la obra teatral Un hombre para la eternidad y de su adaptación al cine, que unió su destino creativo con Lean en los míticos títulos Lawrence de Arabia y Doctor Zhivago. La trama, completamente original, está situada en la Irlanda bajo dominio inglés de 1917. Allí el paisaje (el mar, el cielo, las nubes, los acantilados, el viento) es como un personaje más, de subyugante belleza. Rose Ryan, la hija del tabernero del pueblo, es una jovencita romántica e ingenua, enamorada de un viudo casi cincuentón, Charles Shaughnessy, con el que se acaba casando. Pero la llegada al lugar de Dorian, un oficial británico que se recupera de una depresión, desata una pasión amorosa e incontrolable en Rose. Consumado el adulterio, cuando revolucionarios republicanos del IRA sean entregados a los británicos, las sospechas de la traición recaerán sobre Rose, pues su aventura con el inglés es la comidilla del pueblo. Asevera Lean: “La historia trata de las partes más oscuras de nuestra naturaleza, muchas indefinidas. Es muy, muy delgada la línea bajo la superficie que nos separa del salvaje y oscuro lado de nuestra naturaleza.” Aunque inicialmente Bolt se inspiró en Madame Bovary de Gustave Flaubert, enseguida los cauces narrativos se volvieron completamente originales. Guionista y director saben plasmar los complejos sentimientos de los personajes, e integrarlos plenamente en el entorno natural donde nacen. Tienen la suerte también de contar con un reparto espléndido, donde destaca la protagonista, Sarah Miles, que era la esposa de Bolt. Robert Mitchum acomete un papel inesperado en él, el del viudo engañado, y John Mills, que da vida al ‘tonto del pueblo’ se llevó a casa un merecido Oscar. Como su personaje era mudo, el actor tuvo la idea de recibir el premio sin decir una palabra, únicamente inclinando la cabeza a modo de agradecimiento. Para el film se construyó expresamente el pueblo de Kirrary, en la península de Dingle, con todos sus elementos: la taberna, la escuela, las casas, la iglesia… Y una vez finalizado el film se demolieron estos decorados.

7/10
Doctor Zhivago

1965 | Doctor Zhivago

Megahistoria de amor romántico bajo el manto de la revolución soviética. El médico poeta Yuri Zhivago se casa con Tonia, pero conoce a una muchacha llamada Lara Antipova. Ésta se encuentra esclavizada económicamente por un tal Komarovsky, de principios poco éticos. Mientras, la revolución comunista triunfa en Rusia. Pasan los años... Impresionante e inolvidable epopeya de David Lean, parte de ella rodada en Soria. Algunos pasajes son estremecedores, como la llegada de Zhivago medio muerto y el hallazgo de la llave, los lobos en la dacha de Varykino, el impactante final... Reparto estelar en el que sobresale Julie Christie y el inconmensurable Alec Guinness. Guión de altura firmado por Robert Bolt y música para el recuerdo de Maurice Jarre. Grandeza clásica con cinco Oscar.

8/10
Lawrence de Arabia

1962 | Lawrence of Arabia

“Exceptuando una brevísima introducción sólo hemos tratado sobre los dos años que pasó en el desierto… De hecho, fueron toda su vida. Espero que hayamos creado a un héroe excepcional”. Así se expresaba Sir David Lean al hablar de la mítica figura de Thomas Edward Lawrence, el joven oficial del Imperio Británico que en la Primera Guerra Mundial lideró la lucha de las tribus árabes contra los turcos. La película se centra en sus diversas relaciones con varios jefes árabes (el príncipe Feisal, Sherif Ali, Auda abi Tayi) y en las conquistas de las ciudades de Aqaba y Damasco. Ya en la introducción de que habla Lean, cuando aún Lawrence no ha recibido su misión, se revela su indomable carácter: Lawrence apaga una cerilla con los dedos con asombrosa tranquilidad, y, al imitarle, un compañero se queja: “¡maldita sea, cómo duele!”. Lawrence sonríe y le dice: “¡Por supuesto que duele!… El truco está en no pensar que duele”. Así retrata el director inglés a su protagonista, un tipo extraño que hacía gala de una desmedida ambición y una temeraria seguridad en sí mismo para llevar a cabo cualquier empresa. La película es el resultado de la primera colaboración entre el guionista Robert Bolt (Doctor Zhivago, La Misión) y el realizador David Lean. Bolt escribió su aventura en el desierto a partir de las memorias que el propio Lawrence narró en su libro “Los siete pilares de la sabiduría”, pero dibujó el carácter del héroe según él mismo lo concebió. Al metódico Lean tocó sacar lustre al extensísimo guión. Experto en contar historias íntimistas y en dotar a sus personajes de una enorme riqueza interior, el director de Breve encuentro hizo algo que parecía imposible: trazar con profunda meticulosidad los caracteres de los personajes y conseguir a la vez una epopeya grandiosa de las hazañas de Lawrence y de la campaña británica en Oriente Medio. La factura visual de la película es inolvidable. Es famosa la elipsis inicial en la que Lean parte del fuego de un fósforo en una habitación de El Cairo para trasladarnos al rojo sol del desierto. Las imágenes que siguen son de una belleza estremecedora, una sucesión de planos panorámicos inigualables donde vemos dos figuritas que avanzan parsimoniosas por un inmenso mar de arena. El desierto se convierte así en el eje de la película, con su hechizo, pureza –“prefiero el desierto porque es limpio”, dice Lawrence–, su inmensidad y su carácter indómito. Para interpretar al protagonista David Lean había pensado en Albert Finney, pero fue Katharine Hepburn quien aconsejó al productor Sam Spiegel que contrataran a Peter O'Toole, un actor shakespeariano de 27 años sin apenas experiencia en cine. La caracterización de O'Toole es insuperable. Su mirada azul de alimaña despreciativa dota al personaje de una ambigüedad psicológica que permanece en la memoria de todos. Nunca sabemos a ciencia cierta cómo es realmente Lawrence, y ahí está su magia. O'Toole se convertiría en estrella de modo fulgurante y seguiría fomentando ese mismo perfil enigmático en otras películas como Lord Jim o Becket. El resto del reparto es igualmente soberbio. A este respecto dijo David Lean: “En una ocasión el difunto Álex Korda me dijo: ‘Si consigues una buena historia y dos buenos personajes tienes la mitad del trabajo hecho. Si consigues tres buenos personajes tienes mucha suerte. Si consigues cuatro puedes ponerte de rodillas’. Y nosotros teníamos mucho más de cuatro”. La película logró 7 Oscar.

9/10
El puente sobre el río Kwai

1957 | The Bridge on the River Kwai

Segunda Guerra Mundial. Area del Pacífico. 1943. El coronel Nicholson (Alec Guinness) y sus hombres están confinados en un campo de prisioneros japonés. Se ocupan de la construcción de un puente majestuoso. Nicholson se mantiene firme en sus convicciones tradicionales. Mediante su trabajo y su dedicación a este proyecto, Nicholson confía en distraer a sus hombres y mantener alta su moral. De esta manera tratan de justificar sus días en el campo de concentración, a la espera de su liberación o del fin de la guerra. Al comandante japonés que dirige el campo, no tiene otro remedio que ceder ante la testarudez de Nicholson, y deja que éste dirija personalmente la construcción del puente. Pero un oficial norteamericano, interpretado por William Holden, no está de acuerdo con la manera que tiene Nicholson de llevar la existencia de sus hombres en el campo. Sus ideas pasan por una resistencia activa, y planea sabotear la construcción. El enfrentamiento entre ambos es inminente, ante la sorpresa del coronel Saito (Sessue Hayakawa). Una película memorable. Rodada en Malasia, Tailandia y Birmania. Basada en la novela de Pierre Boulle, adaptada por Carl Foreman y Michael Wilson, aunque en los títulos de crédito figura el propio Boulle. Fue un éxito total durante su estreno, y hoy en día está considerada una de las grandes películas de la historia del cine. Un punto de referencia en el cine bélico. Dirigida con maestría por David Lean, experto en narraciones grandiosas. Muestra la inutilidad de la guerra y la compleja personalidad de los militares durante una situación de conflicto. Las interpretaciones son magníficas, desde la de Alec Guinness, que obtuvo un Oscar, hasta la de Holden o el propio Hayakawa. Ganadora de 7 Oscar. Todo el mundo recuerda la música compuesta para la película por Malcolm Arnold, y la melodía que los soldados silbaban cuando marchaban hacia el trabajo.

9/10
Locuras de verano

1955 | Summertime

Jane es una soltera madura que se marcha de vacaciones a Venecia. Allí queda impresionada por la belleza de las tierras italianas, por el sol y por las gentes. También conocerá a Renato, un anticuario que conquistará su corazón. David Lean (Lawrence de Arabia) dirige esta amable cinta sobre dos personas maduras que encuentran el amor. Katharine Hepburn fue nominada al Oscar y le acompaña el italiano Rossano Brazzi (La condesa descalza, Al sur del Pacífico). La preciosa fotografía de Jack Hildyard ayuda a conseguir una delicia de película, ambientada en una de las ciudades más románticas que existen.

6/10
El déspota

1954 | Hobson's Choice

Como su propio título en español indica, Henry Horatio Hobson es el dueño de una zapatería de Lancashire que se comporta como un auténtico tirano con sus hijas, sus empleados y sus conocidos. Su fuerte carácter es conocido en toda la localidad, y le acarrea continuos problemas. A pesar de todo, resulta un personaje entrañable gracias a Charles Laughton, que logró una de sus más recordadas interpretaciones con divertidas ocurrencias, gestos humanos, su latente brutalidad de borrachín y diálogos continuamente enfrentados al mundo que le rodea.El film centra su atención en cómo la hija mayor va a lograr la emancipación del tiránico padre planeando una inesperada boda con el tosco artesano que hace los zapatos a Hobson, y estableciendo ambos un negocio semejante por su cuenta. Esto podría facilitar el futuro de sus hermanas, también en edad casadera. Basada en una obra teatral de Harold Brighouse, escrita en 1915, David Lean logró una de sus numerosas obras maestras en lo que hoy en día es considerado uno de los clásicos del cine británico que resultó ganador del Bafta a la mejor película. Dicho texto ya había sido llevado al cine en dos ocasiones anteriores con su título original de Hobson´s Choice en 1920 y en 1931, existiendo después dos telefilmes de los años 1974 y 1983. En algunos momentos la trama puede recordar a "El rey Lear" de William Shakespeare, pues la enérgica hija mayor es al final la que mejor vela por los intereses paternos. Además del trabajo de Laughton, destaca John Mills, con un meritorio personaje que se va refinando, y Brenda de Banzie, estupenda primogénita de Hobson.

8/10
La barrera del sonido

1952 | The Sound Barrier

John es un ingeniero y piloto en la Segunda Guerra Mundial que sueña con surcar los cielos y ser el más veloz. Tanto es así que está decidido a traspasar la barrera del sonido. Para ello, llevará a cabo su sueño sin tener en cuenta los deseos y la seguridad de su propia familia. Logrado film de David Lean (Lawrence de Arabia) sobre ingenieros aeroespaciales y que obtuvo un Oscar al mejor sonido. Protagoniza Ralph Richardson (Larga jornada hacia la noche).

6/10
Madeleine

1950 | Madeleine

Una distinguida familia se traslada a su nueva residencia. Madeleine, una de las hijas, es "la niña bonita" de su padre y la que ya ha encontrado un excelente partido. Como siempre, por supuesto, un caballero de "la mejor posición". Pero Madeleine está prendada de un joven que vive en la penuria. Un amor imposible, como el de los jóvenes de Verona, por el que solo queda luchar por mantener viva la llama. Además de conseguir excelentes caracterizaciones, el magistral pulso de David Lean narra esta historia de amor con una sensibilidad exquisita.

6/10
Amigos apasionados

1949 | The Passionate Friends

Mary y Steven vuelven a verse las caras después de muchos años. En el pasado estuvieron muy enamorados, pero ella es ahora una mujer casada con Howard, un tipo bien situado socialmente. La llama de la pasión se aviva, lo que despierta los celos del esposo. Y aunque se separan, un nuevo encuentro podría resultar fatal. El tema acerca de las dudas y replanteamientos acerca de un matrimonio ya consumado es recurrente en la filmografía del británico David Lean, desde la anterior y preciosa miniatura Breve encuentro, a títulos posteriores como Doctor Zhivago y La hija de Ryan. Aquí la novedad está en la inesperada base literaria, una novela de H.G. Wells, en la descripción de las altas clases sociales británicas, y en la narración desde el punto de vista de Mary. El papel de Claude Rains recuerda al que había interpretado cinco años antes en El señor Skeffington.

7/10
Oliver Twist (1948)

1948 | Oliver Twist

Versión que ofreció David Lean de la genial novela del británico Charles Dickens, editada por Filmax con una copia remasterizada. Estamos ante la historia de un chaval llamado Oliver, cuya madre murió cuando él nació. Ingresado en un orfanato londinense, el chico escapará de ahí, se criará en la calle, y acabará formando parte de una banda de pilletes a cuyo frente se encuentra el avaro judío Fagin. En uno de los robos, Oliver es atrapado, pero tiene la buena fortuna de que un hombre de buena posición le adopte. Sin embargo, Fagin no está dispuesto a dejar marchar al chico así como así. David Lean atrapó a la perfección la atmósfera dickensiana, con una fotografía en blanco y negro que encaja muy bien en la historia narrada, y que recuerda a los grabados de Gustavo Doré. La pobreza y la miseria presentes en el Londres del siglo XIX se presentan con realismo, desechando cualquier intento de “embellecerlos” y ocultarlos. Ya antes había probado que Dickens no se le resistía, pues adaptó en Cadenas rotas la novela Grandes esperanzas. Para hacer este trabajo no dudó en seguir lo que consideraba básico en la adaptación de una obra preexistente: “Elige lo que quieras hacer de una novela y hazlo; si es necesario, elimina personajes.” Incluso Lean es capaz de inventar escenas no presentes en la obra original, como la del nacimiento de Oliver, al que acompaña la muerte de su madre, un arranque muy visual, donde se hacen innecesarias las palabras. Las intepretaciones que vemos en la pantalla son magistrales. Destaca el trío de delincuentes, encarnado por Robert Newton, Alec Guinness y Kay Walsh. El maquillaje que transforma a los actores es especialmente notable en el caso de Guinness. Tan villano era su personaje, que como contó Lean “fui acusado de antisemita. Nunca he sido antisemita. Sólo hice un villano judío.” La sangre llegó al río de tal forma que en Estados Unidos se cortaron veinte minutos en los que Fagin tenía el protagonismo.

8/10
Cadenas rotas

1946 | Great Expectations

Un niño huérfano visita la tumba de sus padres y se encuentra con un preso que le pide que le traiga víveres y una lima. El reo vuelve a ser apresado. Pasados unos años, el niño huérfano recibe una pensión de un desconocido para su educación. Célebre adaptación de la novela de Charles Dickens "Grandes esperanzas", que obtuvo un gran éxito gracias al excelente reparto y a la falta de teatralidad. Ganó los Oscars a la "Mejor Fotografía" y a la "Mejor Dirección Artística en Blanco y Negro". Tras la cámara un David Lean que también hizo otro Dickens: Oliver Twist (1948).

7/10
El espíritu burlón

1945 | A Blithe Spirit

El espíritu de una mujer, muerta años atrás, se aparece a su marido, un cínico escritor que se ha vuelto a casar, con el fin de amargarle la vida. El escritor tratará por todos los medios de librarse de la presencia de tan funesto fantasma. Acudirá a una medium a la que da vida una Margaret Rutheford la mar de divertida. La dirección y la interpretación sostienen esta comedia fantástica que, además de ganar un Oscar por sus ingeniosos efectos especiales, se convirtió en un clásico tras su presentación en West End en 1941.

7/10
Breve Encuentro

1945 | Brief Encounter

Una mujer casada, con dos hijos que vive en un suburbio, toma todos los jueves el tren para ir a la ciudad. Un día conoce de forma fortuita en la estación a Howard, casado y padre de familia. Poco a poco, ambos entablan una romántica relación amorosa que les saca de la rutina, y se plantean si dejar de verse o romper con sus respectivas familias. Hito del cine romántico sobre el amor imposible. El cineasta británico David Lean (El puente sobre el río Kwai, Lawrence de Arabia) co-escribió el guión a partir de una obra de teatro de Noel Coward. Los dos intérpretes principales, Celia Johnson y Trevor Howard están soberbios. La película es sutil como pocas, pero realista y moderna a más no poder. Y da qué pensar. Merece especial mención la utilización como banda sonora del concierto para piano Núm. 2, de Rachmaninoff. Obra maestra.

9/10
La vida manda

1944 | This Happy Breed

Frank y Ethel Gibbons se trasladan a su nueva residencia en Londres. Allí, el matrimonio convive con sus tres hijos, la abuela y una tía. En una de sus primeras películas importantes, el cineasta británico David Lean adapta una obra de su amigo Noel Coward, con quien debutó en el cine en Sangre, sudor y lágrimas. Se trata de un retrato realista de la vida cotidiana de la típica familia de clase media, durante el período de entreguerras. La trama se centra en los sueños, logros y problemas de convivencia de los protagonistas.

8/10
Sangre, sudor y lágrimas

1942 | In Which We Serve

Tras una encarnizada batalla la aviación alemana logra hundir un acorazado aliado durante la II Guerra Mundial. Sólo unos pocos marinos logran sobrevivir al naufragio. Destrozados y hambrientos, recuerdan sus vidas antes de embarcarse en el que puede ser su último viaje. Una de las mejores películas de guerra de la historia del cine. Fue rodada durante la II Guerra Mundial y aún conserva toda la frescura y actualidad del día de su estreno, resistiendo asombrosamente el paso del tiempo. Unas excelentes interpretaciones y el pulso de los grandes maestros propio de Lean, imprimen una sorprendente fuerza a este film estremecedor.

6/10
Pasaje a la India

1984 | A Passage to India

Adaptación de la novela homónima de E.M. Foster, cuenta el viaje iniciático de una joven inglesa a la India, para encontrarse con su prometido. La extraña fascinación que provoca el lugar influirá en todos los personajes británicos. David Lean dirige este drama que obtuvo 11 nominaciones a los Oscar, ni más ni menos, entre ellos a la mejor película. Maurice Jarre (El hombre que pudo reinar, Jesús de Nazaret, Único testigo, La escalera de Jacob, Ghost), consiguió el Oscar a la mejor música y Peggy Ashcroft (Historia de una monja) el correspondiente a la mejor actriz.

7/10
Locuras de verano

1955 | Summertime

Jane es una soltera madura que se marcha de vacaciones a Venecia. Allí queda impresionada por la belleza de las tierras italianas, por el sol y por las gentes. También conocerá a Renato, un anticuario que conquistará su corazón. David Lean (Lawrence de Arabia) dirige esta amable cinta sobre dos personas maduras que encuentran el amor. Katharine Hepburn fue nominada al Oscar y le acompaña el italiano Rossano Brazzi (La condesa descalza, Al sur del Pacífico). La preciosa fotografía de Jack Hildyard ayuda a conseguir una delicia de película, ambientada en una de las ciudades más románticas que existen.

6/10
El déspota

1954 | Hobson's Choice

Como su propio título en español indica, Henry Horatio Hobson es el dueño de una zapatería de Lancashire que se comporta como un auténtico tirano con sus hijas, sus empleados y sus conocidos. Su fuerte carácter es conocido en toda la localidad, y le acarrea continuos problemas. A pesar de todo, resulta un personaje entrañable gracias a Charles Laughton, que logró una de sus más recordadas interpretaciones con divertidas ocurrencias, gestos humanos, su latente brutalidad de borrachín y diálogos continuamente enfrentados al mundo que le rodea.El film centra su atención en cómo la hija mayor va a lograr la emancipación del tiránico padre planeando una inesperada boda con el tosco artesano que hace los zapatos a Hobson, y estableciendo ambos un negocio semejante por su cuenta. Esto podría facilitar el futuro de sus hermanas, también en edad casadera. Basada en una obra teatral de Harold Brighouse, escrita en 1915, David Lean logró una de sus numerosas obras maestras en lo que hoy en día es considerado uno de los clásicos del cine británico que resultó ganador del Bafta a la mejor película. Dicho texto ya había sido llevado al cine en dos ocasiones anteriores con su título original de Hobson´s Choice en 1920 y en 1931, existiendo después dos telefilmes de los años 1974 y 1983. En algunos momentos la trama puede recordar a "El rey Lear" de William Shakespeare, pues la enérgica hija mayor es al final la que mejor vela por los intereses paternos. Además del trabajo de Laughton, destaca John Mills, con un meritorio personaje que se va refinando, y Brenda de Banzie, estupenda primogénita de Hobson.

8/10
Amigos apasionados

1949 | The Passionate Friends

Mary y Steven vuelven a verse las caras después de muchos años. En el pasado estuvieron muy enamorados, pero ella es ahora una mujer casada con Howard, un tipo bien situado socialmente. La llama de la pasión se aviva, lo que despierta los celos del esposo. Y aunque se separan, un nuevo encuentro podría resultar fatal. El tema acerca de las dudas y replanteamientos acerca de un matrimonio ya consumado es recurrente en la filmografía del británico David Lean, desde la anterior y preciosa miniatura Breve encuentro, a títulos posteriores como Doctor Zhivago y La hija de Ryan. Aquí la novedad está en la inesperada base literaria, una novela de H.G. Wells, en la descripción de las altas clases sociales británicas, y en la narración desde el punto de vista de Mary. El papel de Claude Rains recuerda al que había interpretado cinco años antes en El señor Skeffington.

7/10
Oliver Twist (1948)

1948 | Oliver Twist

Versión que ofreció David Lean de la genial novela del británico Charles Dickens, editada por Filmax con una copia remasterizada. Estamos ante la historia de un chaval llamado Oliver, cuya madre murió cuando él nació. Ingresado en un orfanato londinense, el chico escapará de ahí, se criará en la calle, y acabará formando parte de una banda de pilletes a cuyo frente se encuentra el avaro judío Fagin. En uno de los robos, Oliver es atrapado, pero tiene la buena fortuna de que un hombre de buena posición le adopte. Sin embargo, Fagin no está dispuesto a dejar marchar al chico así como así. David Lean atrapó a la perfección la atmósfera dickensiana, con una fotografía en blanco y negro que encaja muy bien en la historia narrada, y que recuerda a los grabados de Gustavo Doré. La pobreza y la miseria presentes en el Londres del siglo XIX se presentan con realismo, desechando cualquier intento de “embellecerlos” y ocultarlos. Ya antes había probado que Dickens no se le resistía, pues adaptó en Cadenas rotas la novela Grandes esperanzas. Para hacer este trabajo no dudó en seguir lo que consideraba básico en la adaptación de una obra preexistente: “Elige lo que quieras hacer de una novela y hazlo; si es necesario, elimina personajes.” Incluso Lean es capaz de inventar escenas no presentes en la obra original, como la del nacimiento de Oliver, al que acompaña la muerte de su madre, un arranque muy visual, donde se hacen innecesarias las palabras. Las intepretaciones que vemos en la pantalla son magistrales. Destaca el trío de delincuentes, encarnado por Robert Newton, Alec Guinness y Kay Walsh. El maquillaje que transforma a los actores es especialmente notable en el caso de Guinness. Tan villano era su personaje, que como contó Lean “fui acusado de antisemita. Nunca he sido antisemita. Sólo hice un villano judío.” La sangre llegó al río de tal forma que en Estados Unidos se cortaron veinte minutos en los que Fagin tenía el protagonismo.

8/10
Cadenas rotas

1946 | Great Expectations

Un niño huérfano visita la tumba de sus padres y se encuentra con un preso que le pide que le traiga víveres y una lima. El reo vuelve a ser apresado. Pasados unos años, el niño huérfano recibe una pensión de un desconocido para su educación. Célebre adaptación de la novela de Charles Dickens "Grandes esperanzas", que obtuvo un gran éxito gracias al excelente reparto y a la falta de teatralidad. Ganó los Oscars a la "Mejor Fotografía" y a la "Mejor Dirección Artística en Blanco y Negro". Tras la cámara un David Lean que también hizo otro Dickens: Oliver Twist (1948).

7/10
Breve Encuentro

1945 | Brief Encounter

Una mujer casada, con dos hijos que vive en un suburbio, toma todos los jueves el tren para ir a la ciudad. Un día conoce de forma fortuita en la estación a Howard, casado y padre de familia. Poco a poco, ambos entablan una romántica relación amorosa que les saca de la rutina, y se plantean si dejar de verse o romper con sus respectivas familias. Hito del cine romántico sobre el amor imposible. El cineasta británico David Lean (El puente sobre el río Kwai, Lawrence de Arabia) co-escribió el guión a partir de una obra de teatro de Noel Coward. Los dos intérpretes principales, Celia Johnson y Trevor Howard están soberbios. La película es sutil como pocas, pero realista y moderna a más no poder. Y da qué pensar. Merece especial mención la utilización como banda sonora del concierto para piano Núm. 2, de Rachmaninoff. Obra maestra.

9/10
La vida manda

1944 | This Happy Breed

Frank y Ethel Gibbons se trasladan a su nueva residencia en Londres. Allí, el matrimonio convive con sus tres hijos, la abuela y una tía. En una de sus primeras películas importantes, el cineasta británico David Lean adapta una obra de su amigo Noel Coward, con quien debutó en el cine en Sangre, sudor y lágrimas. Se trata de un retrato realista de la vida cotidiana de la típica familia de clase media, durante el período de entreguerras. La trama se centra en los sueños, logros y problemas de convivencia de los protagonistas.

8/10

Últimos tráilers y vídeos