Decine21
Reportajes Leyendas urbanas de Hollywood

La maldición de "La semilla del diablo"

Acumula más leyendas urbanas de Hollywood que ninguna otra película. La semilla del diablo, de Roman Polanski, protagonizada por Mia Farrow y John Cassavetes ha quedado para la posteridad como la película maldita por antonomasia.

Leyendas urbanas de Hollywood: La maldición de "La semilla del diablo"

La leyenda: Según la más conocida, a las sectas satánicas no les hizo mucha gracia que Roman Polanski aireara sus actividades a través de La semilla del diablo –desafortunado título español que hace un tremendo 'spoiler' del film–, por lo que pidieron al Maligno que se vengara, no sólo de él, sino de todos los involucrados en la cinta. Watson, Atkins y Krewinkel, tres de los miembros de la "Familia", grupúsculo creado por Charles Manson irrumpieron en la casa del realizador en Rodeo Drive (California), y asesinaron a su embarazada esposa, Sharon Tate, que había salido por primera vez en los títulos de crédito en un film casualmente titulado El ojo del diablo, de 1966, junto a otros tres amigos del matrimonio.

Hechos empíricos: Al asesinato de Sharon Tate se suma que tras rodaje el músico Krzysztof Komeda, amigo de Polanski y compositor de la banda sonora, falleció victima de un coágulo cerebral. Poco después el productor de la cinta, William Castle, fue ingresado de urgencias por una infección, justo en el mismo hospital. La acción del film tiene lugar en el edificio Dakota, donde según los rumores se habían desarrollado rituales de magia negra, y deambulaba por allí el fantasma de Boris Karloff, que había vivido en uno de sus apartamentos. Años más tarde, junto a este inmueble fue asesinado el músico John Lennon. 


Guía didáctica para conocer y debatir sobre la figura de Frankenstein

Top Listas Decine21
Las mejores películas de terror   


¿Qué hay de cierto? Al parecer, Manson no había mandado a sus acólitos a la casa de Roman Polanski para matarle a éste o a su mujer, sino porque estaba convencido de que allí continuaba viviendo el productor musical Terry Melcher, al que había enviado maquetas de sus canciones para que las publicara, pero éste las despreció –como se ve en el film Érase una vez en… Holllywood, de Quentin Tarantino, que reinventa la historia real–. Durante el juicio, ninguno de los asesinos sacó a relucir en ningún momento La semilla del diablo, por lo que todo parece una desafortunada casualidad, así como la muerte de Komeda y la hospitalización de Castle. El film en realidad no se rodó en el Dakota, sino en un estudio de Paramount, sólo se tomaron imágenes del lugar para los exteriores.

Recuerda que puedes leer más historias de cine y estar al tanto de todos los estrenos de cine en Decine21.com.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales