Decine21

Reportajes

Tras interpretar al Padre Pío en una película

Shia LaBeouf se convierte al catolicismo

Los caminos del Señor son inescrutables. El antaño exitoso protagonista de “Transformers” e hijo del aventurero más célebre de las pantallas en “Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal” llevaba una trayectoria personal y profesional errática, rodeado por el escándalo. De pronto, ha encontrado inesperadamente la paz.

Shia LaBeouf se convierte al catolicismo

Excesos con el alcohol y otras sustancias, y una denuncia de su ex novia FKA Twigs por malos tratos. Excentricidades de todo tipo planeaban sobre Shia LaBeouf, que parecía a punto de tirar su vida por la borda, en lo personal, en lo afectivo y en la actoral. En esta tesitura, el actor se vio tan mal que reconoce que llegó a tener un arma sobre la mesa, buscando una salida en falso: “No quería vivir más cuando ocurrió todo esto. Sentía una vergüenza como nunca antes había experimentado, el tipo de vergüenza que hace que te olvides de respirar”. Al mismo tiempo, busca un poder superior que le ayudara, mientras iniciaba un proceso de desintoxicación. Y ciertamente lo que ha ocurrido parece providencial, un milagro sin efectos especiales.

En una entrevista con “The Hollywood Reporter” LaBeouf cuenta que estando con su padrino en el proceso de los 12 pasos para desintoxicarse le llevó a una playa, le puso de rodillas y le pidió que detuviera las olas. “No podía. Él dijo, 'las olas son más poderosas que tú, claramente, así que reza hacia las olas hasta que Dios se te muestre'. Las olas se convirtieron en un poder superior para mí durante un tiempo”. A esto seguiría un tiempo de varios meses de camping con su furgoneta, buscando más señales como esa.

Entonces le llegaría una inesperada oferta de trabajo, a modo de última oportunidad, en un cauce inesperado: en un zoom de sus reuniones de los 12 pasos, en la que estaba el director Abel Ferrara, que le preguntó si conocía al Padre Pío. Se refería al santo capuchino Pío de Pietrelcina, sobre el que estaba preparando una película, que acaba de presentar ya terminada en el Festival de Venecia, y en la que le ofreció este personaje. Para preparar el film, LaBeouf decidió convivir con los monjes capuchinos, aparcando en un patio del convento y viviendo en su furgoneta. Y la experiencia le cambió, descubrió en esas personas el amor de quien no pedía nada a cambio, no sentía que “le estuviesen intentando vender algo”, “no me pedían nada, ni siquiera hacerse fotos”.

PADRE PIO 6 photo by Christian Mantuano scaled

De un modo especial le marcó prepararse para interpretar al Padre Pío celebrando la misa cómo se hacía en la época, según el rito de san Pío V, en la liturgia vio una conexión con su trabajo de actor, con el sacerdote actuando en nombre de Cristo en la consagración. Hasta llegó a contactar con el católico Mel Gibson para que le hablara de esto, y reconoce que su colega al principio era algo escéptico, pues en el pasado él le había tratado de persuadir de que su fe católica perjudicaba su carrera de cineasta. Y es que él se veía como agnóstico, y con frecuencia mantenía debates con otras personas tratando de persuadirles de su postura.

De los monjes, según ha contado en una larga entrevista con el obispo Robert Barron de casi hora y media, disponible en YouTube, le impresionó el hermano Alex, que le hizo descubrir la oración. “Yo no sabía nada de la oración, ni siquiera del silencio, o la tranquilidad. Tenía un teléfono móvil en el bolsillo que me daba todo lo que mi ego necesitaba y que sonaba continuamente. No sabía tampoco nada sobre la meditación. Entendía la oración solo como memorizar palabras de otro, como un actor. El hermano Álex me dijo: 'Vete a esa capilla con el Santísimo y estate callado. Simplemente siéntate y guarda silencio'”. También cuenta que ha descubierto el rezo del rosario: “Hace de la oración algo táctil, es una gran oración: me saca de lo cognitivo y me introduce en lo físico, y eso abre un paréntesis en mi continuo monólogo interior.” Además confiesa haber descubierto el Evangelio y a Jesús, y lo que es la sonrisa y la alegría.

Hijo de un matrimonio interreligioso, a pesar de haber hecho el “bar mitzvah” de los judíos, y de que estaba bautizado, la religión no había desempeñado un papel relevante en su vida. La madre de Shia ha muerto hace unos días, y uno de los consuelos para el actor, además de haberse reconciliado con ella, ha sido que por ella le ha sido concedido descubrir “la necesidad de una relación con Dios. No un interés o sólo una creencia, sino una relación construida sobre pruebas, tan tangible como un abrazo. Su último don para mí ha sido la persuasión final para la fe. Era una buena chica. Fue amada por muchos y conocida por pocos. Que Dios te bendiga, mamá”. Al leer las confesiones de san Agustín y la relación con su madre santa Mónica, vio además cierto paralelismo.

Recientemente, también en Venecia, la debutante como directora Olivia Wilde, que presentaba su film No te preocupes, querida, decía haber despedido a un LaBeouf demasiado intenso, para poder continuar con la protagonista Florence Pugh; el actor ha publicado una carta abierta desmintiendo esa versión, pero llama la atención la elegancia de la respuesta, deseando lo mejor para Wilde y la película, e incluso afirmando –“no es broma”, recalca– que “todas las noches rezo para que tú y tu familia tengáis salud, felicidad y todo lo que Dios me ha concedido”.

  • Shia LaBeouf
  • Olivia Wilde
  • conversión
  • FKA Twigs
  • Padre Pío
  • obispo Robert Barron

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales