IMG-LOGO
Zona friki

Grandes despropósitos de la historia del cine: "Extinction", de Miguel Ángel Vivas

Grandes despropósitos de la historia del cine: "Extinction", de Miguel Ángel Vivas

He llegado a la conclusión de que en el cine de terror resulta muy difícil meter a un actor asociado a la comedia loca, pues puede estropear gravemente la ambientación, como si en El exorcista saliera de repente Chiquito de la Calzada. No sería lo mismo. O si en El resplandor alguien hubiera puesto como dobladora a la protagonista de Sé infiel y no mires con quién.

Recuerdo el caso reciente de Wax, que tenía como prota a Jimmy Shaw, actor que interpreta al cuñado extranjero de Enrique Pastor en La que se avecina, caracterizado por su histrionismo, y claro, así no había quien se lo tomara en serio. Algo parecido ocurre cuando aparece en Extinction Clara Lago, que no se sabe muy bien qué hace ahí, hablando en inglés forzado, uno piensa que está viendo 8 zombies vascos. Porque los muertos vivientes o infectados son los protagonistas de este intento español (coproducido por Francia y Hungría) de aprovechar el tirón de The Walking Dead, con Matthew Fox, un muerto viviente que se niega aceptar que ha sido enterrado como actor tras finalizar Perdidos.

Prometía Extinction, de Miguel Ángel Vivas, la historia de dos vecinos que aunque son en apariencia los únicos supervivientes a la hecatombe humana, además de una niña, resulta que se retiraron el saludo, así que están distanciados. Ya es mala suerte que el último hombre vivo no se hable con el penúltimo, aunque sólo sea por echar la tarde. Por lo demás, apenas salen los zombies, pues todo indica que falta presupuesto para que aparezca alguno más. Y la trama no tiene ningún sentido, voy a dar detalles así que como sé que vais a ir todos a verla, mejor no sigáis leyendo hasta que regreséis de la sala, que os destripo cosas.

Extinction de Miguel Ángel Vivas¿Ya estáis de vuelta? Espero que no os hayáis constipado por la manía de los cines de poner el aire acondicionado a todo trapo. En fin, habréis notado que la peli cuenta que se desata una epidemia de zombies, no se sabe por qué, pasan nueve años y éstos han desaparecido sin dar tampoco ninguna explicación. En ese tiempo todavía puedes saquear supermercados como uno de los protagonistas y encontrar latas que se han mantenido en perfecto estado, y hasta galletas todavía crujientes (sí que las inflan a conservantes).

¿Tendrá que ver la pandemia con el enfriamiento global? No se sabe, pero aquí el mundo se ha convertido en un lugar en el que nieva continuamente. Las desgracias nunca vienen solas.

De repente, los muertos vivientes vuelven a levantarse porque sí. Pero lo mejor de la peli es que el personaje solitario de Matthew Fox escucha voces que le animan... ¡a escabechar a los vecinos! Así que dispara a los altavoces que le hablan, y ya no vuelven a darle la lata ni nada. No le hace falta ir al psiquiatra, y hasta se hace amiguito de sus potenciales víctimas (durante el resto del metraje los guionistas se olvidan del tema).

En resumen, un clásico instantáneo. Muy apropiado el título, Extinction, que sin duda hace referencia a que las ideas en el cine de terror parecen haberse extinguido.


Lo último del mundo del cine