IMG-LOGO

Biografía

Clara Lago

Clara Lago

30 años

Clara Lago

Nació el 06 de Marzo de 1990 en Madrid, España

De niña a mujer

03 Abril 2014

Poquito a poco esta joven actriz ha ido labrándose buenos papeles y ya es un rostro muy reconocible del cine español. Clara Lago va para estrella.

Los aficionados al cine han podido ir comprobando cómo ha ido creciendo Clara Lago, y no me refiero a ir creciendo como actriz, sino a como ha ido convirtiéndose en toda una mujer. La primera vez que la vimos tenía tan sólo 10 añitos, cuando apareció en varios episodios de la serie Compañeros. Quince años después, esta guapa actriz madrileña ha arrasado en la taquilla con su divertido papel de Amaia en la comedia Ocho apellidos vascos, de la que ya se ha anunciado la secuela.

Clara Lago Grau nació en Madrid el 6 de marzo de 1990. Tras aparecer en series como la citada Compañeros o Manos a la obra, muy poquito tuvo que esperar la chiquilla para conseguir un papel protagonista. Cuando tenía 12 años protagonizó El viaje de Carol, interesante película de Imanol Uribe en donde compartía cartel con otro joven de talento, Juan José Ballesta. Clara interpretaba a una niña que llega desde Nueva York a España en plena Guerra Civil. La jovencísima actriz sorprendió por su naturalidad frente a las cámaras, tanto que fue nominada al Goya a la Mejor Actriz Revelación.

Le fueron entonces llegando papeles en películas con cierto gancho, protagonizadas en su mayoría por actores ya consagrados. Pasito a pasito, Clara iba haciéndose hueco. Fue Genia, una chica en busca de diversión en la dramática La vida que te espera (2004), y destacó en Arena en los bolsillos (2006), film social sobre la difícil vida de cuatro adolescentes desarraigados. En 2007, ya con diecisiete años, dio un pequeño vuelco a su carrera con El club de los suicidas, donde junto a Fernando Tejero demostró tener una buena faceta cómica, a la que más tarde fue sacándole mayor partido en filmes como El juego del ahorcado (2008), Primos (2011) o ¿Quién mató a Bambi? (2013), producciones españolas con estilo típico en donde se mezclan frivolidad, humor y sus pequeñas dosis de sensualidad. El caso es que Clara había crecido y se había convertido en una llamativa belleza española, de melena negra y sonrisa pícara, y los directores se han dado cuenta de ello.

Clara ha compaginado muy bien el cine y la televisión, en donde ha seguido participando en series con tirón, como Hospital Central, Lex, Los hombres de Paco o la más reciente El corazón del Océano, sobre las primeras expediciones españolas al Nuevo Mundo. Entre medias ha rodado algunas estimables películas de género, como El mal ajeno (2010), La cara oculta (2011) o Fin (2012), aunque la que más tirón ha tenido en el público fue Tengo ganas de ti (2012), romántica adaptación de una famosa novela de Federico Moccia, en donde daba vida a Gin, una chica con bastante desparpajo.

Y tras el impresionante éxito comercial de Ocho apellidos vascos, Clara Lago no ha tardado mucho en dar el salto internacional. Ha rodado Against the Jab, comedia estadounidense de Patrick Jerome, y en estos momentos se encuentra filmando Welcome to Harmony, tercer largometraje del español Miguel Ángel Vivas (tras las truculentas Reflejos y Secuestrados), pero con nutrido reparto internacional, entre los que sobresalen Matthew Fox (Jack en Perdidos) o Jeffrey Donovan (J. Edgar).

Filmografía
Crónica de una tormenta

2020 | Crónica de una tormenta

Antonio (Ernesto Alterio), el director de un importante periódico debe elegir a su sucesor: Maca (Clara Lago), una mujer que apuesta por la cooperación entre los miembros de la empresa y no por la verticalidad en el trabajo competirá contra el otro subdirector, Vargas (Quique Fernández), un periodista manipulador que se las sabe todas. Maca ha sido la discípula predilecta de Antonio desde la universidad, y también los une un amor platónico, pero si bien parece la candidata idónea para el puesto, Antonio duda sobre su capacidad para manejar el poder. La noche en la que Antonio le cuenta a Maca el proceso de selección, ambos se quedan encerrados en el periódico por una fuerte tormenta, y en el curso de esa noche hablarán a fondo, discutirán y revelarán cuestiones trascendentales de la vida, el periodismo, el amor, la muerte y el sexo. Un intenso y decisivo encuentro, en la noche anterior a la Navidad, que cambiará sus vidas para siempre.

Gente que viene y bah

2019 | Gente que viene y bah

Bea, prometedora arquitecta, ha llegado a un acuerdo con su novio, mediante el que ambos elaboran una lista de famosos en teoría inalcanzables con los que podrían acostarse, sin que su pareja ponga objeciones. En un local al que acuden con compañeros de su trabajo conjunto se encuentran con una de las elegidas por él, presentadora del telediario, así que ella le anima de boquilla a seducirla e incluso le echa una mano. A la mañana siguiente, él le pide matrimonio, y Bea acepta, pero después se entera de que llegó a consumar las relaciones sexuales con la ‘celebrity’, y de hecho así lo cuentan los programas del corazón, así que Bea le abandona y decide volver a su pueblo, con sus hermanos y su madre, una estrambótica mujer que cura las enfermedades a cambio de ‘tupperwares’ con comida. No se espera encontrar de nuevo el amor… Las novelas para treintañeras de Laura Norton (pseudónimo de una autora procedente del cine y la publicidad, que prefiere mantener el misterio) triunfan pero son como la gente, vienen y bah; de premeditada sencillez literaria y ligereza resulta imposible que dejen poso, y además abusan del humor zafio. Se le debe reconocer el mérito –sin el cual posiblemente ni la habrían publicado jamás– de escoger muy bien los títulos de sus obras, no sólo ingeniosos, sino que llaman la atención. Tras el éxito en 2014 de No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, que dio lugar a un film mediocre, tardaba en aterrizar en las salas la versión fílmica de la segunda, de 2015. Supone el debut en el largometraje de Patricia Font, ganadora del Goya al mejor corto por Café para tres, que en el arranque logra interesar, criticando el cinismo en las relaciones sentimentales, la pose de liberal por hacerse el ‘moderno’ que tantas personas fingen en la vida actual, la falsedad en algunos políticos (en el personaje de la hermana alcaldesa de izquierdas) y la falta de expectativas que afecta a gran parte de la juventud. Pero enseguida hace aguas porque el guión resulta previsible, con un guión que abusa de gags facilones, y la realizadora no remonta, por falta de chispa. Resulta un poco vergonzante el humor en torno al stripper enano que ha dejado embarazada en su despedida de soltera a la hermana del personaje central, o una escena en la que los padres de la nueva conquista de Bea la sorprenden en una situación comprometida. Esos momentos recuerdan a las viejas ‘españoladas’ de Mariano Ozores, pero filmadas con desgana. No ayuda un reparto desigual, pues pese a que provocaba carcajadas en Ocho apellidos vascos, a Clara Lago le viene grande la protagonista, una especie de Bridget Jones a la española, pues evidencia una preocupante falta de vis cómica. Tampoco parece demasiado cómodo en este proyecto Álex González, que también fue el principal actor en la citada No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas. En el amplio elenco, sólo se desenvuelven bien en el género Carmen Maura y Alexandra Jiménez, que por desgracia tienen papeles bastante secundarios.

4/10
El vecino

2019 | El vecino | Serie TV

A Javier todo parece irle bastante mal, pues su negocio de camisetas no acaba de arrancar, así que se ha visto obligado a servir copas en el bar de un amiguete, mientras que la relación con Lola, su novia periodista, no pasa por su mejor momento. Un día se encuentra con un alienígena herido que ha llegado volando a la Tierra, obligado a un aterrizaje forzoso. Antes de morir, le traspasa sus poderes y la misión de vigilar el universo, de la que no le da tiempo a proporcionar muchos detalles. Con ayuda de José Ramón, un vecino al que le cuenta lo ocurrido, Javier tratará de controlar sus nuevas habilidades y usarlas para fines correctos. Los guionistas especializados en programas televisivos Miguel Esteban y Raúl Navarro están detrás de esta serie española de Netflix, que adapta las historietas homónimas, creadas por Santiago García y Pepo Pérez, que parodian la historia de Linterna Verde (Green Lantern). Se ha publicitado bastante la participación de Nacho Vigalondo, al que le pega este proyecto, pues va en la línea de mezclar personajes muy cotidianos con homenajes al cine de género, como en sus películas Los cronocrímenes, Extraterrestre y Colossal. Pero en realidad este realizador se ha limitado a dirigir los dos primeros capítulos. Se agradecen algunos toques costumbristas, y que introduzca algún tema de actualidad, como el daño que pueden causar las casas de apuestas, que se extienden cada vez más por la geografía patria. Por desgracia, el punto de partida suena a ya visto, pues parece mezclar al personaje de cómic Superlópez con la serie estadounidense El gran héroe americano. Pero a diferencia de sus fuentes, no consigue hacer reír, y tiene un ritmo un poco premioso, hasta el extremo de que cada capítulo llega a resultar largo, pese a su corta duración, unos veinticinco minutos. Aunque los que tienen detrás a Vigalondo no resultan una maravilla, superan con creces a los ocho restantes –de Víctor García León y otros–. Y por último, se desaprovecha a Quim Gutiérrez y Clara Lago, que han demostrado su talento para la comedia en otras ocasiones.

4/10
El cuento de las comadrejas

2019 | El cuento de las comadrejas

Desde hace cuarenta años, Mara Ordaz, estrella de la época dorada del cine argentino, vive retirada en una impresionante mansión, anclada en el tiempo, rodeada de una extensa parcela. Le acompañan su marido, el actor de poco éxito reconvertido en pintor Pedro de Córdova, el realizador Norberto Imbert, autor de las películas más importantes de Ordaz, y el guionista habitual de éste, Martín Saravia. El cuarteto vive alternando cierta beligerancia entre ellos y algo de armonía, hasta que su vida se ve alterada por la llegada de Francisco y Bárbara, dos automovilistas en apuros, que reconocen a Ordaz. La maldición del Oscar ha afectado a Juan José Campanella, que tras triunfar en la categoría de película extranjera con la impecable El secreto de sus ojos llevaba diez años sin dirigir un largometraje con actores de carne y hueso, centrándose en numerosísimos episodios televisivos, y en el film de animación Futbolín. Para su regreso ha elegido curiosamente un remake un tanto libre de Los muchachos de antes no usaban arsénico, de José Martínez Suárez, título considerado de culto en su país, pues se estrenaba en 1976, justo antes del golpe militar. El film deja claro que el argentino –también coguionista – ha escogido este proyecto sobre todo para divertirse, pues se trata de un sentido canto de amor al cine, que homenajea al original, del que se declara ferviente admirador, y a numerosas películas de antes, como El crepúsculo de los dioses, el film de intriga La huella y las comedias repletas de humor negro de Ealing, como El quinteto de la muerte. Introduce con mucha gracia numerosos elementos metacinematográficos, y se toma a broma a sí mismo, a su film estadounidense El niño que gritó puta, y hasta a la estatuilla dorada. Todo esto no quita que el espectador no enterado, que no capte las referencias, pueda disfrutarla con agrado, sobre todo por sus eficaces giros. Retrato del enfrentamiento intergeneracional, en un mundo despiadado donde sólo triunfa el más fuerte, proclama que la veteranía es un grado, y advierte de que no se puede subestimar al adversario por su edad, ni relegar al olvido a los ancianos. Abundan las réplicas mordaces, y el humor negro, y pese a que el noventa por ciento de la trama transcurre en la misma mansión, algunos planos resultan brillantes, como el del rostro de la joven Mara Ordaz proyectado sobre ella misma de anciana. Quizás tenga un tono demasiado teatral y grandilocuente, y baja un poco el nivel hacia el tramo final, pero esto no desmerece el conjunto. A Campanella se le da muy bien sacar oro del escogidísimo reparto. Destaca Graciela Borges, como Mara Ordaz, una nostálgica Norma Desmond, con su escalera y todo. Pero no desentonan Óscar Martínez (el realizador), Marcos Mundstock (el guionista), Luis Brandoni (el marido), Nicolás Francella, hijo del actor Guillermo Francella, habitual de Campanella, un agente inmobiliario, y la española Clara Lago, socia de éste, que está mejor que nunca, hasta se ha trabajado a la perfección el acento argentino (al igual que en Al final del túnel).

7/10
El pasajero

2018 | The Commuter

Nueva cinta adrenalítica del barcelonés afincado en Hollywood Jaume Collet-Serra, que vuelve a acreditar su solvencia a la hora de crear intriga dirigiendo a su actor fetiche Liam Neeson, El pasajero es su cuarta película conjunta tras Sin identidad, Non-Stop (Sin escalas) y Una noche para sobrevivir. Maneja un guión pergeñado por dos debutantes, Byron Willinger y Philip de Blasi, a los que ha echado un cable un tercero, Ryan Engle. Sigue a un antiguo policía, Michael MacCauley, reciclado en comercial de seguros de vida, feliz padre de familia, quien sigue todos los días la rutina habitual de acudir al trabajo en tren, lo que le proporciona el conocimiento de un buen puñado de pasajeros, con los que se cruza todos los días. El mismo día en que le comunican su despido fulminante, una misteriosa mujer le aborda en el tren que le lleva de vuelta a casa, con una intrigante propuesta que podría proporcionarla la bonita suma de 100.000 dólares. La cosa no suena muy legal, y será el inicio de una espiral conspiratoria de enormes proporciones. El director español tiene la virtud de plegarse a cánones muy clásicos del thriller, con muchos guiños a conocidas películas que transcurren a bordo de trenes, donde asoman cadáveres, desaparecen personas, y todo el mundo resulta sospechoso, y la vez demostrar personalidad visual, con planos muy llamativos,como el que recorre todos los vagones del tren casi al inicio. Aunque quizá no haya aportaciones hipernovedosas al género, el ritmo es fantástico, el film es francamente entretenido. Neeson sabe encarnar al tipo corriente puesto en una situación límite, y llama la atención el fantástico reparto que ha reunido Collet-Serra, con actores muy conocidos, como los que componen el famoso matrimonio exorcista de Expediente Warren, Patrick Wilson y Vera Farmiga, al Jonathan Banks de Breaking Bad y Better Call Saul, e incluso a la española Clara Lago.

6/10
Órbita 9

2017 | Órbita 9

Helena es una joven que desde niña viaja en una nave espacial, sus padres se sacrificaron para ofrecerle una vida mejor en un planeta habitable como la Tierra. Ahora debe hacer escala en una estación de reparación, por un pequeño desperfecto en su nave, lo que le permitirá contactar por primera vez con otro ser humano, el mañoso y apuesto Álex. Surge la atracción, y pronto se descubrirá que las cosas no son lo que parecen. No conviene desvelar mucho más de la trama del debut en largo del antes cortometrajista Hatem Khraiche, español de ascendencia libanesa, que también firma el guión. Se agradece el esfuerzo por hacer cine de género, pues la ciencia ficción no ha sido muy visitada por los directores hispanos, aunque hay excepciones como la valiosa Eva. Aquí el arranque tiene su punto de intriga, pero una vez se pisa, por así decir, tierra firme, la cosa se vuelve bastante convencional, con persecuciones, amores apasionados y elementos conspiranoicos no demasiado originales. Nos queda claro que 2001, una odisea del espacio, sigue inspirando en lo relativo a decorados de interiores de naves, y que Clara Lago ha hecho gimnasia, luciendo tipazo y musculatura, algo que en el caso de Álex González se da más por hecho.

4/10
Al final del túnel

2016 | Al final del túnel

El parapléjico Joaquín vive solo y aparentemente amargado en un caserón, sólo le acompaña su perro, al que pronto deberá sacrificar, y mientras mata el tiempo con trabajos electrónicos en su sótano. Un día se presenta Berta con su hijita, desea alquilar el piso de la terraza, pero él prefiriría otros inquilinos, adivinamos que tal vez su estado físico se debe a un accidente donde perdió a su esposa y a un pequeño. El caso es que ella es resuelta y logra convencerle, y la presencia de las recién llegadas puede que le saque del autismo. Incluso él se muestra dispuesto a compartir con ella un secreto: el espionaje que realiza desde el sótano, pues con sofisticados métodos de escucha ha descubierto que alguien está cavando muy cerca un túnel con aviesas intenciones. Pero... El argentino Rodrigo Grande, director y guionista, cambia radicalmente de género tras las comedias amables Presos del olvido y Cuestión de principios, Al final del túnel es un thriller desasosegante, que menciona explícitamente como referente a Edgar Allan Poe, y algo hay de eso, pues tenemos la sensación de verdadera reclusión del protagonista en su casa, y espacios claustrofóbicos como el túnel del título, aunque lo cierto es que el marco de la historia es la gran ciudad de Buenos Aires. Ello se combina con una trama de robo y peculiar espionaje, de la que preferimos no dar aquí demasiados detalles, más el lado humano que invita al protagonista a recomponer de algún modo la familia que fue. Aunque el film contiene algún truco de prestidigitador que obliga al espectador a suspender en exceso su incredulidad, además de un par de excesos violentos que podían haberse obviado, en general domina la habilidad narrativa, Grande sabe dosificar la intriga e introducir algunos giros inesperados en la narración. En cambio no acaba de acertar en el uso de la partitura musical, demasiado presente, y que no siempre ayuda. Los actores están bien, el papel de parapléjico le va al pelo a Leonardo Sbaraglia, y Clara Lago exhibe un inesperado acento argentino; quizá un poco pasado de rosca está Federico Luppi como uno de los malos, en cambio Pablo Echarri convence en su brutalidad y Javier Godino en su pardillez.

6/10
Ahora o nunca

2015 | Ahora o nunca

Los españoles Eva y Alex se conocieron en Inglaterra en 2005 en un curso de inglés, y por fin se disponen a casarse y darse el "sí, quiero", en compañía de familia y amigos, en el entorno rural donde aprendieron la lengua de Shakespeare. La novia, sus mejores amigas y su futura suegra se han adelantado a hacer los preparativos pertinentes, mientras que él, los dos padres, y el resto de invitados se van a sumar a la fiesta un poco más tarde. Con tan mala fortuna que una huelga de controladores aéreos les obliga a hacer un cambio de planes para viajar, y la boda se retrasa un día. Entretanto, Eva y compañía salen de marcha una noche, y entre copa y copa algo pasa que van a lamentar. Comedia de enredo, más o menos elegante y "blanca" para los tiempos que corren, que trata de reeditar con su tono amable el éxito de Ocho apellidos vascos, repitiendo Dani Rovira en papel protagonista, y sumándose también como secundaria de lujo Clara Lago, el protagonismo de la novia es para María Valverde. No inventa la pólvora, pues recurre a fórmulas ya probadas, pero María Ripoll maneja bien el previsible guión de Francisco Roncal y Jorge Lara, y la simpatía de los actores más las bromas en torno a costumbres de distintos países, resacones de distinto jaez, y el choque generacional o con la futura familia política hace el resto. La película, ligerita e intrascendente, con la idea de que el amor lo puede todo, y que la amistad y la familia son algo fetén, se ve con una sonrisa, sobre todo si te pilla en un buen día.

5/10
Ocho apellidos catalanes

2015 | Ocho apellidos catalanes

El andaluz Rafa ha roto con la vasca Amaia, no se hacía a la idea de vivir en Euskadi, fuera de su amada Sevilla. Pero cuando se entera de que va a casarse con un catalán cruzará la península para evitar la boda, en la que también el veterano pescador Koldo tratará de reconquistar a Merche, de la que se ha distanciado. Ocho apellidos vascos conectó con los espectadores españoles, incluso con los más reacios al cine patrio, por su visión amable de las diferencias autonómicas, y porque hacía reír. Logró lo que parecía poco probable, superar a Lo imposible como la película española más taquillera de todos los tiempos. El director Emilio Martínez Lázaro ha tardado poco más de un año en tener lista una secuela para aprovechar el fenómeno, esta vez incorporando al partido a Cataluña, aunque en cierta manera se la jugaba, pues el film se estrena en el período más conflictivo por la cuestión independentista. No ayuda que el film sea un poco más subido de tono que su predecesor, quizás por influencia de Martínez Lázaro, responsable de El otro lado de la cama, al que el original sólo le cayó de encargo. Aún así el realizador sale airoso, gracias a los guionistas, de nuevo Borja Cobeaga y Diego San José, que consiguen un arreglo eficaz con cuidado a la hora de sacarle punta a los tópicos localistas. Aunque esta vez ninguno de sus gags se recuerda más allá de la salida del cine, y no todos los elementos están bien aprovechados, sí que arrancan algunas risas, en momentos como el que tiene lugar en la madrileña estación de Atocha, el bar donde se reparte jamón... Si en la primera echaron mano de Bienvenidos al norte como referente, aquí han recurrido como inspiración a la alemana Good Bye, Lenin!, para dar lugar a una subtrama en la que el novio monta un guirigay para hacer creer a su anciana abuela que Cataluña ya se ha independizado. Precisamente este último personaje brilla entre los recién llegados, por el talento de Rosa María Sardà, muy por encima de los eficaces, y poco más, Berto Romero y Belén Cuesta. A su lado, vuelven a sacarle tajada a sus personajes Clara Lago, Karra Elejalde, Carmen Machi y sobre todo un Dani Rovira que parece tener espontaneidad para rato.

4/10
Extinction

2015 | Extinction

Han pasado nueve años desde que una extraña plaga que convertía a las personas en peligrosos infectados acabara prácticamente con la humanidad. Sin razón aparente, las amenazadoras criaturas han desaparecido, por lo que Patrick vive aislado pero con cierta tranquilidad, con la pequeña Lu. Pero en las inmediaciones reside Jack Tercer largometraje de Miguel Ángel Vivas, tras Reflejos y Secuestrados, aunque se trata del primero que rueda en inglés. Con esta adaptación de la novela “Y pese a todo”, de Juan de Dios Garduño, intenta emular los grandes éxitos del cine de zombies e infectados, cuando está de moda la serie The Walking Dead. En España se ha demostrado un enorme talento para el terror en títulos como Los otros o [Rec], pero a Miguel Ángel Vivas –coproducido por Francia y Hungría– le falta la frescura de ciertos realizadores patrios, pues aquí todo remite a Soy leyenda, a cualquier película de zombies estrenada anteriormente, o a films sobre el fin del mundo como la española Fin. A Extinction le faltan secuencias de tensión logradas, pues en gran parte del metraje parece que tiende hacia el drama humano, centrándose en las relaciones entre personajes. Pero éstos tienen escaso interés, no están bien construidos, y el desarrollo narrativo se antoja muy poco coherente, además de que está resuelto con unos flash-backs que resultan agotadores. Jeffrey Donovan realiza un trabajo correcto, así como la pequeña Ahna O’Relley. Pero Matthew Fox no parece capaz de superar su encasillamiento como médico de Perdidos. También desentona la española Clara Lago, que aunque interpreta en inglés no puede evitar remitir a 8 apellidos vascos.

4/10
Ocho apellidos vascos

2014 | Ocho apellidos vascos

¿Amor imposible? Rafa, andaluz por los cuatro costados, se enamora casi al instante de Amaia, vasca de pura cepa, a la que su novio ha dejado plantada en vísperas de su boda. Un reencuentro de ella con su padre tras mucho tiempo sin mantener contacto, aconseja a Amaia a mantener la ficción de que los planes matrimoniales continúan en marcha, para lo que persuade que Rafa de que se haga pasar por su prometido. Lo que le obliga a fingir que es de la tierra, sus ocho apellidos vascos lo demostrarían. Simpática comedia que toma pie de los estereotipos sobre vascos y andaluces para abogar por la superación de estúpidos prejuicios muy arraigados y dictados casi siempre por la ideología. Los guionistas Diego San José y Borja Cobeaga ya están acostumbrados a hacer reír a cuento de sus paisanos y de la tiranía de lo políticamente correcto gracias al programa televisivo humorístico “Vaya semanita”, y aquí manejan la misma fórmula, aunque para la dirección han recurrido a Emilio Martínez Lázaro. Da la impresión de que se ha acudido al director de El otro lado de la cama, pensando en que puede tener más gancho comercial, pues su otro intento cinematográfico en comedia, No controles, a pesar de lo divertido de la propuesta, no tuvo demasiado éxito de público. En cualquier caso continúa el esfuerzo por no molestar a nadie, y de no cargar la mano con escenas de alcoba. El film contiene momentos divertidos, e incluso muy divertidos, aunque esto no impide que a veces la narración de Ocho apellidos vascos se estanque o los gags resulten algo reiterativos. El cuarteto protagonista compuesto por Dani Rovira, Clara Lago, Karra Elejalde y Carmen Machi, y hay cierta capacidad de riesgo, sobre todo en el conato de romance entre los personajes de Elejalde y Machi.

5/10
¿Quién mató a Bambi?

2013 | ¿Quién mató a Bambi?

Comedia negra y disparatada, con acción criminal de por medio y desmadre festivo, elementos que la conectan con la exitosa Resacón en Las Vegas, con algunas claves de las comedias de perdedores de los hermanos Coen y con la violencia paródica de Quentin Tarantino. También se podría mencionar como referente El guateque de Blake Edwards, pero sin esa elegancia y medida. Lo curioso del cóctel es que su elaboración es española, lo sirve Santi Amodeo, cuyo debut en el largo, El factor Pilgrim (2000), supuso la carta de presentación de un cineasta no convencional. ¿Quién mató a Bambi? es una historia gamberra, que funciona por acumulación de elementos que complican la vida de personas más o menos corrientes inmersos en situaciones extremas. El mérito de Amodeo es poner un poco de “orden”, por así decir, ante tanta circunstancia inverosímil. Por un lado tenemos a David y su amigo Mudo, que por razones absolutamente increíbles cargan con su jefe inconsciente en el maletero del coche, con los elementos añadidos de que su hija es la novia de David, y que su esposa ha organizado una fastuosa fiesta de cumpleaños. Por otro lado Edu y Gigi, que regentan una pizzería, han decidido secuestrar al jefe de David, pero se confunden y se llevan con la cabeza encapuchada al padre de Edu, un pobre conserje. No es más que el arranque de una ceremonia de confusiones. El film funciona en su propósito de ofrecer una comedia española “diferente”, más cercana a los modelos americanos, aunque con la idiosincrasia española, véase la inclusión del fútbol y jugador de pedigrí como estrella invitada, nada menos que Andrés Iniesta. Para entendernos, no estamos ante un “Torrente” –aunque algunas zafiedades van en esa dirección–, la cinta puede entenderse con más facilidad en el mercado internacional. No obstante, a la película le falta equilibrio y los personajes resultan muy esquemáticos, no resulta fácil identicarse con ellos, a pesar del inteligente reparto.

4/10
Tengo ganas de ti

2012 | Tengo ganas de ti

Hache ha vuelto. Tras pasar una larga temporada en Inglaterra llega de nuevo a Barcelona. Allí le espera su pasado: sus colegas, los recuerdos violentos de su vida anterior, la culpa por los sucesos trágicos que acontecieron entonces, etc. Hache ha cambiado y pronto conocerá a una chica, Gin, que es la horma de su zapato: seductora, guapa, simpática, lista y muy independiente. Sin embargo, el pasado volverá una y otra vez al presente de Hache, un pasado que adopta sobre todo nombre de mujer: Babi, la chica que aún no ha podido olvidar. Tengo ganas de ti es la continuación de la historia narrada en 3 metros sobre el cielo, igualmente con guión escrito a partir de la novela homónima de Federico Moccia. Dirige el film el español Fernando González Molina, que ofrece un panorama muy parecido al iniciado con la primera película, aunque aquí hay más dolor, más pena quizá. Hay que reconocer que la producción técnica destaca por su calidad, hay una buena fotografía, un montaje habilidoso y un ritmo narrativo muy ágil, lo cual se agradece. Por contra hay subtramas que sólo distraen, como la que protagoniza la hermana pequeña de Babi (María Valverde), que resulta forzada y un poquito sobreinterpretada por Nerea Camacho. El gran reclamo de Tengo ganas de ti sigue siendo Mario Casas. El actor interpreta con convicción su ya conocido personaje de malote, de chulo con labia, seductor hasta las trancas, violento y sufridor, fuerte y sensible a un tiempo, tan atractivo que parece de otro mundo. Sabedor del material con el que cuenta, el director se las arregla para fotografiar una y otra vez sus pectorales desnudos, su espalda musculosa... Y la mayoría de las veces, lógico, está acompañado por una también mujercilla fatal con las formas de Clara Lago, magnífica actriz por otra parte. Tanta feromona suelta produce algo de repelús, y ciertas escenas sobrepasan los estándares de la cursilería, como el momento Titanic encima de la moto. Tampoco faltan, por supuesto, los enfrentamientos hormonales entre hombres, dispuestos a mostrar quién es el más machote. Tengo ganas de ti está llamada a entusiasmar al público joven, especialmente femenino. Las seguidoras de las novelas de Federico Moccia pueden estar tranquilas, pues vibrarán con cada escena de este film, diseñado para llevar hasta el extremo todos los sentimientos posibles. No hay pudor. En cada escena se produce, en efecto, una especie de bacanal efectiva: enamoramientos febriles, amores nostálgicos, melancolías del pasado, amistades rotas, lágrimas compartidas, sufrimientos maternofiliales, infidelidades, celos, etc., etc. Todo se vive con una intensidad desproporcionada: un entramado de pasiones exacerbadas por las que Moccia se ha convertido en fenómeno de masas.

4/10
Fin

2012 | Fin

Un grupo de amigos, antaño uña y carne, se perdieron la pista después de que un incidente padecido sobre todo por uno de ellos, apodado “El profeta”, les distanciara. Ahora les ha convocado Sara, conocida como “Madre Teresa”, a pasar juntos un fin de semana campestre, en una casita rural, lejos del mundanal ruido. Aunque la intención es conciliadora, olvidar los malos rollos del pasado, e inicialmente todo son risas y camaradería, pronto afloran las asperezas y los resentimientos. Ello coincide con un extraño fenómeno –¿la explosión, tal vez, de una supernova?–, y la atmósfera empieza a teñirse de tintes apocalípticos, tal vez estemos en los umbrales del fin del mundo. Digno e incluso prometedor debut en el largometraje de Jorge Torregrossa, curtido sobre todo en el mundo de las series televisivas, ha dejado su impronta en algunas tan populares como Herederos, La señora, Tierra de lobos, Gran Hotel, 14 de abril. La República o Imperium. Fin es la adaptación de una novela de David Monteagudo, con guión escrito por Jorge Guerricaechevarría y Sergio G. Sánchez, los guionistas habituales, respectivamente, de Álex de la Iglesia –El día de la bestia– y Juan Antonio Bayona –El orfanato, Lo imposible–. El planteamiento resultan inquietante, y se logra cierta atmósfera angustiosa, con una deuda clara al esquema de Diez negritos de Agatha Christie, o más recientemente, a la serie televisiva Perdidos. En Fin Torregrossa logra entregar escenas con gran poderío visual, como la de la estampida de cabras montesas. Pero hasta que esto llega, tenemos un prólogo algo convencional de reunión de amiguetes, que además ofrece un contraste chirriante con los pasajes más cercanos al final, a los que se intenta dar un tono, no diremos a lo Ingmar Bergman o Lars Von Trier en Melancolía, pero casi. Quizá es el libreto de Fin –y no sabemos hasta qué punto, también la novela–, la mayor debilidad de la cinta, sobre todo en lo referente a la construcción de los personajes, de trazos demasiado bruscos, y conflictos apenas sugeridos. De modo que algunos reproches e histerismos se antojan exagerados, da la impresión en tal sentido de que los actores, aún siendo adecuados a los personajes, no están suficientemente dirigidos, y en algún pasaje se pasan de rosca. Maribel Verdú es la que da más lustre a un reparto donde priman los jóvenes guaperas, incluido el modelo Andrés Velencoso.

4/10
La cara oculta

2011 | La cara oculta

Segundo largometraje del colombiano Andrés Baiz, tras la dura Satanás. Esta vez dirige una coproducción entre su país y España con actores de ambas nacionalidades en el reparto. El propio Baiz coescribe el guión con el cortometrajista Hatem Khraiche. Adrián, español establecido en Colombia donde dirige la Orquesta Filarmónica de Bogotá, está afligido tras la misteriosa desaparición de Belén, su novia. Encuentra consuelo en los brazos de Fabiana, una atractiva camarera con la que vive un intenso romance. Pero en el cuarto de baño de la casa de Adrián, Fabiana cree detectar la presencia de un fantasma, pues escucha ruidos extraños entre otros fenómenos inexplicables. Andrés Baiz es un director de enorme potencial visual e imprime al relato el ritmo adecuado. Además de lograr que los actores resulten convincentes, crea un enorme suspense, por lo que el espectador se sentirá bastante interesado por descubrir la explicación a la historia, y conocer el desenlace. Pero sus personajes son un tanto estereotipados, les faltan señas de identidad que les hagan más creíbles. ¿Está el protagonista masculino sólo tonteando con una música de su orquesta o ha habido algo más y es un cínico mujeriego? Por otro lado Baiz parece tan obsesionado con las secuencias de sexo y el exhibicionismo de las actrices, que cae en la reiteración y el ridículo. Tampoco ayudan a que el film resulte creíble algunas incongruencias, como unos muros que permiten a la persona que está dentro escuchar lo que se dice al otro lado, pero a ella no se le oye de la misma forma, o un espejo que mágicamente permite que si se escribe encima aprovechando el vapor de agua, se pueda leer el mensaje en el otro lado.

5/10
El mal ajeno

2010 | El mal ajeno

Diego es un médico que trabaja en la unidad del dolor del madrileño Hospital de la Paz. Buen profesional, parece completamente insensible a las dolencias ajenas, se ha dicho y repetido que las enfermedades de los pacientes no deben afectarle emocionalmente. Este cultivo de la insensibilidad le ha llevado también a alejarse de sus seres queridos, su mujer médico, su hija adolescente, su padre, médico jubilado. El traumático suicidio ante él del novio de una paciente supone el inicio de un extraño camino, que le hará ver las enfermedades y las personas que las padecen de un modo diferente. Debut en la dirección del cortometrajista Óskar Santos, ha contado con el padrinazgo de Alejandro Amenábar, y en la producción están también otros dos nombres importantes del cine español, Fernando Bovaira y Álvaro Augustín. Además el libreto se debe a otro cineasta en alza, Daniel Sánchez Arévalo. El planteamiento del film, de elegante puesta en escena, es el de una fabulilla insertada en la cotidianidad, donde se recuerda que para tener el corazón grande con los que tienes al lado, también es necesario compadecerse del mal ajeno. Así que la cosa discurre al modo de un 'cuento asombroso', quizá demasiado estirado y con algunos giros dramáticos poco consistentes, pero que logra mantener el interés. Hay inteligencia en no buscar explicaciones al don de curación, y queriendo o sin querer, se entrega un completo catálogo de cierto males que afligen a la sociedad actual, y que sólo se pueden 'curar' con el tan necesario amor: infidelidad, crisis matrimoniales, incomunicación, suicidio, alcoholismo, consumo de drogas, sexo adolescente, falta de recursos para sobrellevar el dolor, ausencia de Dios... Hay acierto en el reparto, donde destaca un contenido Eduardo Noriega. Y algún contrapunto humorístico ayuda a un film desasosegante, como los momentos que comparte el protagonista con su progenitor, y con el paciente tullido.

5/10
Primos

2010 | Primos

Diego está hecho polvo, pues la novia le ha plantado ante el altar en vísperas de su boda. Sus dos primos, Julián y Josemi, tratan de animarle llevándole a Comillas, el pueblo familiar donde veraneaban. Piensan que Martina, una chica que hacía tilín a Diego, podría ser un buen recambio. Se la encuentran con un hijo de padre desconocido. Además Julián conecta con El Bachi, el dueño del videoclub, convertido en un borrachín y con su hija dedicada a la profesión más antigua del mundo. Mientras que Josemi, hipocondríaco licenciado del ejército, se va a entender muy bien con el crío de Martina, que le hace descubrir cosas sobre su supuesta enfermedad. Daniel Sánchez Arévalo firma una comedia con puntos dramáticos, en la línea de sus anteriores trabajos Azul oscuro casi negro y Gordos. O sea, con treintañeros inmaduros –repiten con él los naturales Raúl Arévalo, Antonio de la Torre y Quim Gutiérrez–, guiados por las pulsiones del momento, buenos chicos en el fondo, pero irresponsables y con ideas demasiado primarias sobre el amor. En este caso destaca la camaradería de los primos, un canto a la amistad. Si puede haber cierta frescura narrativa, pesa lo de siempre: vertebración algo forzada de las subtramas de cada primo, abundancia de chistes zafios con una visión muy superficial del amor y la sexualidad, confianza excesiva en rostros “guapitos”, buen “rollito” y musiquilla “guay”.

3/10
Los hombres de Paco (5ª temporada)

2008 | Los hombres de Paco | Serie TV

De Gaulle, agente de la Interpol, exige la dimisión de Paco. Considera intolerable que éste haya perdido un importante informe. Curtis, Povedilla y Kike se enteran de todo, y deciden aplicarle a De Gaulle el método ‘Yamasuki’. El procedimiento consiste en esperar a que De Gaulle se quede dormido para contarle las virtudes del inspector. Más episodios de la popularísima serie televisiva española que parodia el género policíaco.

4/10
Los hombres de Paco (6ª temporada)

2008 | Los hombres de Paco | Serie TV

De Gaulle pide la dimisión de Paco. Este agente de la Interpol está muy indignado por la desaparición de un informe, y habla con Don Lorenzo para que cese a Paco. Curtis y Kike escuchan la conversación y deciden usar un método para convencer a De Gaulle de las virtudes de Paco. La sexta temporada de la famosa serie continuó manteniendo el favor del público.

4/10
El juego del ahorcado

2008 | El juego del ahorcado

Gerona. Sandra (Clara Lago) y David (Álvaro Cervantes) se conocen desde niños. Durante años han mantenido una duradera relación de amistad, se han contado secretos y han dado la cara el uno por el otro. Pero cuando Sandra tiene dieciséis años es asaltada y violada por un desconocido. El suceso traumático deja lógica huella en la chica, pero también provoca que los sentimientos entre ella y David se desborden y cuajen en una pasión amorosa excesiva. Tanto que David tiene celos de cualquier cosa y su amor por Sandra empieza a adquirir formas de enfermiza obsesión. El director Manuel Gómez Pereira y el guionista Salvador García Ruiz (El otro barrio) hacen lo posible por sacar a flote la novela de Imma Turbau. Pero se trata de una misión imposible. Durante todo el metraje el interés por lo que están contando es prácticamente inexistente, sencillamente porque la historia da tumbos respecto a sus intenciones y los personajes nunca logran calar en el espectador. El punto trágico del argumento acaba por volverse anecdótico y la relación entre los protagonistas resulta muy aburrida, reiterativa y falta de aristas. Todo es demasiado obvio. Para colmo, hay una torpeza manifiesta en la estructura narrativa, de modo que se echa por tierra cualquier curiosidad respecto al desenlace. Un error llamativo en un director con la experiencia de Gómez Pereira.

3/10
Lex

2008 | Lex | Serie TV

Mario Estrada es un abogado cínico y sin escrúpulos. Aunque ha obtenido un gran prestigio profesional, sus métodos de trabajo rozan la ilegalidad. Comparte despacho con Dani León, su socia, que también es su novia. El otro componente del bufete es Gonzalo Xifré, el mejor amigo de ambos. Javier Cámara y Santi Millán muestran una vez más su valía para la comedia en esta serie televisiva española.

4/10
Lex (2ª temporada)

2008 | Lex | Serie TV

La actriz Paz Vega se incorpora a la serie. Interpreta a Rocío Janer, abogada amiga del brillante Mario Estrada y sus compañeros del bufete. Rocío es una mujer fatal, acusada de matar a sus amantes. Este personaje está claramente inspirado en el de Sharon Stone en Instinto Básico. Además, en esta temporada los protagonistas sufren las consecuencias de la crisis económica y deben renunciar a su cara vida social.

4/10
El club de los suicidas

2007 | El club de los suicidas

En su anterior film, El penalti más largo del mundo, el madrileño Roberto Santiago dio rienda suelta a la comicidad del actor estrella, Fernando Tejero, para llevar a buen puerto una comedia muy a la española, con numerosos personajes, digamos, costumbristas. Dos años después, repite esquema y actor principal, aunque en esta ocasión la comedia es más bien negra y el guión no acaba de funcionar del todo. Tras un intento de suicidio, debido al abandono de su esposa, Antonio (Tejero) recibe asistencia psicológica por medio de una terapia grupal. Ahí conocerá a diversas personas en su misma situación, como el jugador empedernido Manuel (Luis Callejo), el gordo simplón (Juanma Cifuentes), una chica guapa y dura (Lucía Jiménez), el viejo adicto al tabaco, la adolescente rebelde… Pero Antonio lo que desea es morirse, así que inspirado por una novela de Robert L. Stevenson, “El club de los suicidas”, fundará un grupo de personas paralelo que cada semana se jugará a las cartas a quién le toca morir. Un verdugo elegido al azar se encargará de cumplir el objetivo. La idea es divertida, pero no acaba de cuadrar el tono tragicómico del film. El equilibrio entre la comedia negra y los elementos dramáticos y realistas del argumento es muy inestable. Fernando Tejero no establece con el espectador la conexión de otras veces; aunque logra, por supuesto algunas sonrisas, sobreactúa demasiado para hacer recaer en su personaje un pesimismo vital a veces cargante. En realidad, casi todo el reparto parece no encontrarse cómodo con sus personajes, demasiado inverosímiles. Se salvan, quizá, los trabajos de Juanma Cifuentes, que arranca varias sonrisas gracias a su personaje gordinflón y patético (excelente el gag del perro), de Luis Callejo y del veterano Joan Dalmau.

4/10
Los hombres de Paco (4ª temporada)

2007 | Los hombres de Paco | Serie TV

Paco, deprimido, acude a la consulta de un psiquiatra. Cree que su vida es un desastre y que ha descuidado a su familia. La cuarta temporada cuenta con nuevos actores, como Laura Sánchez, que interpreta a la hermana de Paco.

4/10
Arena en los bolsillos

2006 | Arena en los bolsillos

Lionel, un niño emigrante que procede de Rumanía y cuyo padre ha sido encarcelado, ingresa en un centro de menores. Allí entabla amistad con Iván, chico español cuya madre ha dejado a su padre y se ha liado con un maltratador, que no quiere que salga del centro. Mateo, uno de los educadores, se deja la piel para que sus alumnos aprendan un oficio y vayan por el buen camino. El centro no es un correccional, por lo que Lionel e Iván pueden salir libremente en las horas no lectivas. Durante sus paseos, Iván dibuja graffitis en las paredes, y presenta a Lionel a su novia, Elena, una chica que se siente presionada por su padre. César Martínez Herrada dirigió en 2002 Cuando todo esté en orden, valioso drama protagonizado por Santiago Ramos. En su nuevo trabajo, el cineasta madrileño relata el viaje iniciático de cuatro niños desarraigados, que empiezan a convertirse en adultos. Refleja los problemas ocasionados por las familias desestructuradas, lo que la emparenta en cierta medida con Barrio, de Fernando León de Aranoa, un film muy superior. En éste algunas secuencias parecen forzadas (sobre todo el enfrentamiento de un chico con un guardia de seguridad mucho más grande que él). Otras son bastante tópicas (¿existe alguna película española en la que los protagonistas vayan a la playa y no acaben bañándose en pelotas?). Algunos personajes son esquemáticos, como el maltratador malvado, o los educadores ideales. Además, la película cuestiona al único padre que lucha por controlar y educar un poco a su hija, ya que ésta se siente presionada, poniéndole al mismo nivel que el maltratador o el delincuente. Así, Martínez Herrada, presenta el problema, pero no ofrece soluciones. Y parece bastante tolerante con los graffitis, con los que su personaje sólo ensucia las paredes ajenas, con una firma que no tiene nada de arte.

5/10
La vida que te espera

2004 | La vida que te espera

Val, una chica trabajadora que vive en un pueblecito con su padre y su hermana estudiante, es maltratada y retenida por su vecino, el anciano Severo, por una disputa a causa de una vaca. Cuando su padre, Gildo, acude a rescatarla, se produce una pelea, en la que muere Severo. Mientras la policía investiga el caso, Gildo y Val guardan silencio, al tiempo que ésta vive un idilio con Rai, un peluquero, hijo del fallecido. El cineasta cántabro Manuel Gutiérrez Aragón se fue a rodar en su tierra, el valle del Pas, una historia que ha coescrito con Ángeles González Sinde, la prestigiosa guionista de La buena estrella. El montaje es desconcertante, y algunos comportamientos de los personajes desentonan, pero describe el ambiente rural y cuenta con actores brillantes.

4/10
El viaje de Carol

2002 | El viaje de Carol

Primavera de 1938. Carol, adolescente hija de madre española y padre estadounidense, llega al pueblecito de su madre. Mientras España se deshace en una guerra fraticida (el padre combate como voluntario en las Brigadas Internacionales), madre e hija recalan en el tranquilo lugar, situado en zona nacional. Una muerte inesperada altera la vida de Carol, que trata de conservar intacta su inocencia con los amigos que hace en el pueblo, y con su abuelo. Imanol Uribe visita un pedazo de nuestra historia reciente, la guerra civil española. No hay escenas bélicas, pero sí rencores y obcecaciones ideólogicas de algunos personajes adultos. Aunque lo que más interés despierta es el dibujo que Uribe hace del mundo infantil a punto de pasar a la madurez; y cuenta para ello con un aliado excepcional, Juan José Ballesta, el niño que nos sorprendió en El Bola.

5/10
Compañeros

1998 | Compañeros | Serie TV

Un total de nueve temporadas, repartidas entre 1998 y 2002, se mantuvo esta serie en la televisión española. Fue una referencia en la pequeña pantalla, aunque sus comienzos fueron algo titubeantes. La trama, dirigida al público juvenil y familiar, se enmarca en el estilo de Al salir de clase, aunque era mucho menos frívola que ésta, y recogía las vicisitudes de varios compañeros en un instituto. La pandilla ofrecía momentos de gran diversión y también algunas lágrimas. Por la serie fueron apareciendo algunas caras que más tarde serían muy conocidas en el cine español, como Paz Vega, Juan José Ballesta o Alberto Jiménez.

4/10

Últimos tráilers y vídeos