IMG-LOGO
Zona friki

“El último cazador de brujas”: la maldición de Vin Diesel

“El último cazador de brujas”: la maldición de Vin Diesel

La mala pata de Vin Diesel para la taquilla en los últimos años, fuera de la saga iniciada con A todo gas, parece cosa de hechicería. Tampoco ha cazado a muchos espectadores con El último cazador de brujas, mezcla de acción y cine fantástico de presupuesto más o menos holgado, que se puede describir como 'una peli que parece de Nicolas Cage'. De hecho, se parece mucho a El aprendiz de brujo, uno de esos tres o cuatro despropósitos que el enloquecido protagonista de Leaving Las Vegas debe escoger borracho.

No funciona ni su premisa inicial. Kaulder, un guerrero medieval con barba y el pelo a lo punk, consigue aniquilar a la Reina de las Brujas, responsable de una terrible epidemia de peste negra. Pero antes de expirar, ésta le condena a la vida eterna. Así que el hombre llega al siglo XXI convertido en el mayor cazador de hechiceras del universo.

Aunque luego los guionistas lo intentan arreglar, ¿a quién se le ocurre convertir a tu enemigo en un tipo al que no se puede matar, y que con el paso de los siglos se convierte en un experto en acabar con los de tu especie? Además, resulta muy curiosa esta maldición que le condena a la juventud eterna, pero no evita que se quede calvo.

El último cazador de brujasNo ayuda mucho a remontar el film la presencia del pobre Elijah Wood, al que se le nota que está a disgusto con el bigote postizo que le han pegado los de maquillaje, y que parece estar más acabado aún que el protagonista. Ni que dirija Breck Eisner, responsable de bodrios como Sahara, cuya continuidad en su oficio sólo se explica al ser hijo de Michael Eisner, otrora superpoderoso presidente de Walt Disney.

A Vin Diesel le han lanzado mal de ojo algunos productores de Hollywood, cuando en un momento determinado decidió que no rodaba secuelas, que eso no era para él, así que rechazó las continuaciones de xXx y Fast & Furious. Los responsables de estas últimas debieron maldecirle: “¿Qué no quieres rodar la 2? Ojalá vuelvas a la franquicia arrastrándote”. Y ha surtido efecto, así que cuidadín con a quién hacéis enfadar en Los Ángeles.

Ante películas así, la próxima vez invierto el tiempo en esperar durante horas la cola del Primark de Gran Vía, o ya puestos me zampo una hamburguesa, ahora que el informe de la OMS no las tiene en alta consideración, con doble ración de bacon, y un poco de chorizo para acompañar. Y cuando acabe me voy a fumar un puro habano. Es menos peligroso que algunos estrenos.

Lo último del mundo del cine