Decine21
Blog de Hildy

¿Fuga de cerebros?

Lejos de mí referirme a una lamentable película española titulada Fuga de cerebros . No, nada que ver. Me refiero a otra cosa. El otro viernes
¿Fuga de cerebros?

Lejos de mí referirme a una lamentable película española titulada Fuga de cerebros. No, nada que ver. Me refiero a otra cosa. El otro viernes hablaba con Juan, un buen amigo, que me comentaba que cuando un científico español se va a trabajar fuera de España nos tiramos de los pelos, “parece mentira, un talento tan increíble, y que se ha formado aquí, y se va a trabajar con los yanquis, o con ese ‘millonetis’ que tiene una empresa siempre en busca de patentes”, y patatín, patatán. En cambio, cuando se trata de gente del cine español, afirmaba, aplaudimos con las orejas, ahí está el caso de Penélope Cruz, nominada al Oscar por Nine, y que últimamente –caso Pedro Almodóvar aparte–, suele rodar en Hollywood. Doy fe de que la Academia de Cine de España emitió un comunicado expresando su alegría por el logro de la actriz. Otros casos de actores que cruzan “el charco” son los de Antonio Banderas y Javier Bardem.

Por si fuera poco, hay artistas en diversas disciplinas que hacen lo mismo, a veces repartiendo su tiempo entre España y fuera de España. Ahí está Alberto Iglesias, que ha compuesto la partitura musical de Los abrazos rotos, pero que entre sus últimos trabajos tiene la banda sonora de pelis extranjeras como Cometas en el cielo y El jardinero fiel. O el director de fotografía Javier Aguirresarobe, que aparte de ocuparse de las imágenes de Mar adentro, ha hecho lo propio con los títulos hollywoodienses Luna nueva y The Road (La carretera).

Un caso paradigmático es el de los animadores. Tal vez la cosa cambie después de Planet 51, pero entre los profesionales hispanos del ramo que han fichado por Pixar, Disney, DreamWorks y compañía, se cuentan nombres como los de Carlos Baena, Rodrigo Blaas, Juan Carlos Navarro, Raúl Blas, Enrique Vila y Daniel Muñoz.

Lo último del mundo del cine