IMG-LOGO
Entrevistas

Directora de "Paradise Hills"

Alice Waddington: "He hecho una fantasía orwelliana adaptada a los jóvenes"

Aunque por su nombre no lo parezca, Alice Waddington es española al cien por cien, una joven directora bilbaína que debuta en el largometraje con Paradise Hills, película con amplio reparto internacional. Estuvimos con ella con motivo del estreno del film.

 

¿Cuál ha sido tu camino personal para llegar a debutar en el cine con Paradise Hills?

Pues mi madre es psicóloga y mi padre profesor, yo nací en Bilbao. Todo empieza por un contacto de mi padre en el mundo del cine, un amigo de cuando estudiaba ingeniería en la universidad. Se llama Quique López, director de fotografía mítico en Euskadi. Hice mis prácticas con él con dieciséis años. Con él colaboré en Ander, que fue mi primer trabajo en el cine. Hasta los veinte años estuve trabajando en sets de cine, en películas, videoclips, etc. Luego estudié publicidad en la universidad y por esa época conocía Nacho Vigalondo, que me animó a lanzarme con mi primer largometraje. Los escribí, hice mi storyboard y tuve la suerte de que fuera a setenta festivales internacionales, entre ellos Palm Springs o Sitges. Más tarde presente en mi proyecto de largo, Paradise Hills, en el Fantastic Fest, donde tuve la suerte de conocer a Guillermo del Toro. Gracias a él accedí a mis managers y mis productores. Luego contacté con el coguionista Nacho Vigalondo y todos comenzamos a desarrollar el guión y definimos la historia como un thriller refrescante de ciencia ficción tropical.

Puede entender la película como una metáfora. Hablas de Uppers y Lowers. ¿Crees que responde a la realidad¿ ¿Hay gente que domina a otros?

Lo primero es que la película es de entretenimiento, es una película para evadirse. En el mundo están sucediendo cosas muy graves y nos viene bien escapar un poco de la realidad. Dicho esto es una película que refleja una destrucción de clase media importante. Efectivamente, por un lado están los uppers, gente adinerada que está todo el tiempo de fiesta y vive más superficialmente, y, por otro, los lowers que básicamente luchar para comer. Hay un gran contraste entre ellos. Y hay varios personajes dentro de esta distopía que representan a ambos bandos.

Alice Waddington¿Hay pocos personajes masculinos y son malvados. ¿Es ésta una película para mujeres?

No estoy de acuerdo con esa premisa. La influencia más positiva en la vida de la protagonista s un hombre blanco de cincuenta años, que es su padre. Y el personaje más negativo es de la duquesa, una mujer de unos 45 años que se encuentra en una posición de liderazgo. O considero que cuando tienes muchas mujeres en una historia, algunas van a ser moralmente fantásticas y otras moralmente horribles, y lo mismo sucede con los hombres, algunos serán figuras negativas y otros positivas. Precisamente hemos intentado que moralmente la película fuera equilibrada en ese aspecto.

Lo más llamativo del film es el diseño de producción. ¿Cómo surgió y preparasteis esa ambientación tan pulcra?

La película visualmente puede invitar a frivolizar, pero tiene muchas lecturas en lo que respecta a esa envoltura visual. Por ejemplo, las influencias coloniales de todo el mundo que hay en el despacho de la duquesa, las propias referencias a esos siglos de conquista en el vestuario. Por su puesto el motivo de la jaula de oro, que se repite en la película tanto en los trajes como en el diseño de producción, con los hombros de los vestidos de las protagonistas, que recuerdan al propio de las instituciones femeninas de los años 40 y 50, con las camisas de fuerza, o en la propia isla, con esos acantilados dorados, mediterráneos, hermosos, pero de los que no se puede huir… En fin, hay muchas influencias que hemos creado más allá del guión que hablan de ese mundo hiperfemenino en que todo está codificado, al igual que en el siglo XVIII la forma de sujetar u abanico tenía distintos significados. En ese sentido se puede ir más allá de los puramente decorativo.

¿Tuviste influencias de otras películas?

Hay multitud de referencias, desde Picnic en Hanging Rock de Peter Weir hasta Daughters of the Dust o incluso La fuga de Logan y El abominable doctor Phibes. Al final hay muchas referencias a películas kitch europeas y británicas y también a películas históricas de elementos menos evidentes. Paradise Hills crea una serie de homenajes a los libros y las películas que yo veía cuando tenía 13 o 14 años. Yo estaba en el instituto y me hicieron un bullying enorme y necesitaba un mundo paralelo al que escaparme. Y si no existía me lo inventaba y lo dibujaba y escribía. Estaban por supuesto El señor de los anillos y La historia interminable, pero muchas veces no me veía en esas narrativas y entonces decidía que las iba a crear. Quizá Dentro del laberinto de Jim Henson es la excepción que confirma la regla.

Paradise Hills pinta un futuro distópico nada halagüeño. ¿Crees que el futuro puede llegar a los extremos de maldad y manipulación en el futuro?

Pienso que hay un elemento como de fantasía orwelliana adaptada a los jóvenes. Es una forma de decirle que las redes de sociales, esa ventana a otro mundo que tienen en la mano, que les dice que no son lo suficientemente perfectos, los suficientemente bellos, lo suficientemente populares, debéis ignorarla, porque es un problema que afecta también a los adultos, que la hemos creado. No tenéis que parecer otras personas, que crearos un avatar que aplane los factores que os hacen únicos, con vuestra personalidad. Lo que tenéis que hacer es ser vosotros mismos y encontrar a las personas que os van a apreciar, que os van a querer como sois. Muchos padres me han comentado que esta película les ha dado herramientas para hablar con sus hijos sobre si ellos les están imponiendo un camino que quizá no está alineado con los que sus hijos quieren hacer en su futuro.

¿Te sentirás privilegiada con el reparto del film? Mucha gente no consigue eso en su primera película.

Sí. De todas maneras me pasé muchos días durmiendo en sofás de amigos hasta que conseguí convencer a la primera, que fue Danielle MacDonald, que venía de Sundance de hacer Patti Cake$, la película con la más he llorado en un avión. Emma Roberts es muy valiente y decidió unirse al film como un experimento y ayudó a ampliar el casting una vez que aceptó ser la protagonista. Eiza González tiene muchos paralelismos en su vida privada con su personaje de artista. Milla Jovovich hace para mí su mejor personaje en mucho tiempo, aunque está mal que yo lo diga. Está totalmente desatada y se lo pasó fenomenal, y creo que se nota en la película. Y Awkwafina no había hecho ningún papel dramático antes y estaba asustada por si no tenía la capacidad para hacerlo, y por supuesto que la tiene. Después ha rodado The Farewell y hasta suena para los Oscar. Y eso me llena de orgullo.

Lo último del mundo del cine