IMG-LOGO

Biografía

Nacho Vigalondo

Nacho Vigalondo

Nacho Vigalondo

Filmografía
Justo antes de Cristo

2019 | Justo antes de Cristo | Serie TV

Año 31, a.C. El patricio Manio Sempronio ha sido condenado a matarse ingiriendo cicuta, pero no se atreve a acabar con su vida, así que al final le envían a la legión. Acaba en un campamento de Tracia, junto a su esclavo, Agorastocles, donde tendrá que hacer frente a diversos desafíos. Pepón Montero y Juan Maidagán triunfaron con la telecomedia Camera Café. Ahora han creado para Movistar+ una serie de capítulos autoconclusivos que recoge el surrealismo de los Monty Python, mezclándolo con el humor de Astérix, y la locura de Amanece, que no es poco, de José Luis Cuerda, aunque sobre todo se homenajea (incluido el título) a Dos horas menos cuarto antes de Jesucristo (1982), comedia de Jean Yanne, no del todo redonda, pero que influyó mucho en comedias francesas como Los visitantes (no nacieron ayer) y similares. Pese a su falta de frescura, algún gag aislado sobre anacronismos funciona, sobre todo por el talento natural de Julian López para la comedia, pues hace reír únicamente con sus gestos. Está acompañado por actores que demuestran que también saben hacer reír, como Manolo Solo, Manuel Tallafé y Fernando Cayo, y cuenta con directores que logran un ritmo ágil, entre ellos el especialista en humor Borja Cobeaga y Nacho Vigalondo. Pero se trata de una sucesión de chistes aislados, a veces de tintes algo negros, por lo que no existe ni evolución de personajes, ni tramas que enganchen al espectador y le inviten a ver los siguientes capítulos. Al final, acaba resultando decepcionante.

5/10
El vecino

2019 | El vecino | Serie TV

A Javier todo parece irle bastante mal, pues su negocio de camisetas no acaba de arrancar, así que se ha visto obligado a servir copas en el bar de un amiguete, mientras que la relación con Lola, su novia periodista, no pasa por su mejor momento. Un día se encuentra con un alienígena herido que ha llegado volando a la Tierra, obligado a un aterrizaje forzoso. Antes de morir, le traspasa sus poderes y la misión de vigilar el universo, de la que no le da tiempo a proporcionar muchos detalles. Con ayuda de José Ramón, un vecino al que le cuenta lo ocurrido, Javier tratará de controlar sus nuevas habilidades y usarlas para fines correctos. Los guionistas especializados en programas televisivos Miguel Esteban y Raúl Navarro están detrás de esta serie española de Netflix, que adapta las historietas homónimas, creadas por Santiago García y Pepo Pérez, que parodian la historia de Linterna Verde (Green Lantern). Se ha publicitado bastante la participación de Nacho Vigalondo, al que le pega este proyecto, pues va en la línea de mezclar personajes muy cotidianos con homenajes al cine de género, como en sus películas Los cronocrímenes, Extraterrestre y Colossal. Pero en realidad este realizador se ha limitado a dirigir los dos primeros capítulos. Se agradecen algunos toques costumbristas, y que introduzca algún tema de actualidad, como el daño que pueden causar las casas de apuestas, que se extienden cada vez más por la geografía patria. Por desgracia, el punto de partida suena a ya visto, pues parece mezclar al personaje de cómic Superlópez con la serie estadounidense El gran héroe americano. Pero a diferencia de sus fuentes, no consigue hacer reír, y tiene un ritmo un poco premioso, hasta el extremo de que cada capítulo llega a resultar largo, pese a su corta duración, unos veinticinco minutos. Aunque los que tienen detrás a Vigalondo no resultan una maravilla, superan con creces a los ocho restantes –de Víctor García León y otros–. Y por último, se desaprovecha a Quim Gutiérrez y Clara Lago, que han demostrado su talento para la comedia en otras ocasiones.

4/10
Colossal

2016 | Colossal

La nueva película de Nacho Vigalondo, rodada en inglés, es un homenaje muy personal y diferente a las películas orientales de monstruos tipo Godzilla y demás familia, el hallazgo de guión, firmado también por Vigalondo, consiste en sugerir que entre las andanzas de inmensas criaturas y robots gigantescos y la realidad cotidiana existe una mayor conexión de la que solemos suponer. El film sigue a Gloria, una joven alcohólica y sin trabajo, cuya vida en Nueva York es un desastre, su novio Tim le deja, y ella se va a la desocupada casa de su infancia en una pequeña población. Allí se reencuentra con Oscar, compañero de pupitre tiempo atrás, que le ofrece trabajo en su bar. La llegada al lugar coincide con la asombrosa aparición de un gigantesco monstruo en el centro de Seúl, que de modo descontrolado echa abajo edificios provocando numerosas víctimas. La estupefacta Gloria descubre que ella es de algún modo responsable de ese lejano caos, que desea evitar a toda costa. Aunque la idea tiene su gracia, Vigalondo tiene dificultades en definir a los personajes y sus problemas, los problemas de pareja, el alcoholismo, traumas varios, son cuestiones que debían haberse trabajado mejor. Podríamos decir que Vigalondo tiene un problema antropológico, lo que puede sonar pedante al decirlo de una película sin grandísimas pretensiones, y que asume riesgos como combinar catastrofismo fantástico y drama, pero cualquier película gana mucho cuando se cuida la consistencia de la “fauna” humana que llena sus fotogramas. No basta la imaginación del punto de partida y la agradable presencia de actores como Anne Hathaway y Jason Sudeikis, lo que no quita para que sea una película notable.

6/10
Open Windows

2014 | Open Windows

Tercer largometraje de Nacho Vigalondo, tras Los cronocrímenes, y Extraterrestre, que no acabaron de responder a las expectativas generadas por el sorprendente corto 7:35 de la mañana. Open Windows, coproducción entre España, Francia y Estados Unidos, supone el trabajo más ambicioso del realizador cántabro y el primero rodado en inglés. Nick gestiona una web dedicada a Jill Goddard, estrella de cine de la que se considera un gran fan. Ha ganado un concurso cuyo premio consiste en una entrevista con ella. Pero mientras contempla por internet la presentación de la última película de la actriz, contacta con él online Chord, un extraño individuo que le informa de que ella ha cancelado el encuentro, pero le ofrece poder espiarla gracias a sus habilidades como hacker. Narrada por completo a través de la pantalla de un ordenador, donde se suceden con dinamismo las apariciones de ventanas que ofrecen imágenes captadas por webcam, y móviles y cámaras de seguridad 'hackeadas', Open Windows conecta con la innovación formal del clásico La ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock. El 'invento' funciona a la perfección, dando lugar a un arranque fresco y visualmente potente. Las imágenes de Open Windows dan que pensar sobre la frágil privacidad de las personas en el mundo actual, donde acceder a un móvil o a los archivos privados de un ordenador puede resultar bastante sencillo. El film también reflexiona sobre la hipocresía de una sociedad que teme ser espiada y condena que se roben fotos morbosas de una actriz de moda, pero sus instantáneas se publican en todas partes y todo el mundo parece deseoso de verlas. El guión del propio Vigalondo –asistido por Daniel Mas– abusa de giros efectistas que pretenden sorprender al espectador pero acaban desinteresándole. Y no parecen haberse entendido del todo las claves del buen hacer del maestro del suspense, que en el mítico film citado ofrecía una envoltura vanguardista, pero se apoyaba en una sólida descripción de personajes y una trama bien hilvanada de cariz clásico. Aunque Elijah Wood está bien escogido para encarnar a un joven pardillo, desentona significativamente la otra actriz con presencia importante en pantalla en Open Windows, Sasha Grey, procedente del porno y protagonista de The Girlfriend Experience, de Steven Soderbergh, que al menos tiene pocos diálogos. Igualmente cuestionable resulta el cameo del propio Vigalondo, muy poco convincente en pantalla.

5/10
Extraterrestre

2011 | Extraterrestre

Tras una noche de jarana, Julio y Julia se despiertan en el apartamento madrileño de ella, no se acuerdan del uno del otro, tan bebidos debían andar en la gran juerga. Constatan preocupados que los teléfonos, la tele, internet, no funcionan, y que desde la ventana se vislumbra una gigantesca nave extraterrestre. Las autoridades recomiendan que no se salga a la calle, de modo que ambos se quedan en el piso; enfrente tienen a un lunático vecino cotilla, Ángel, y pronto se suma otro con pinta de zumbado, Carlos, el novio de toda la vida de Julia. Nacho Vigalondo, guionista y director -y por suerte, aquí no actor-, acreditó en Los cronocrímenes talento y originalidad para desarrollar una historia con pocos medios. Aquí se confirma esa capacidad, pues saca enorme partido al punto de partida, y a la ceremonia de fingimiento sobre la posibilidad de que haya un infiltrado extraterrestre, impulsada por la atracción, los celos y la paranoia. La combinación de fantástico y comedia funciona en Extraterrestre, hay momentos muy divertidos -Vigalondo toma la vena de su amigo y coproductor Borja Cobeaga-, y algún giro ingenioso, aunque tal vez la trama se estira en exceso. También sobran un par de detalles de estúpido exhibicionismo, tal vez aprendido por Vigalondo en su etapa de guionista del reality "Gran Hermano".

5/10
Los cronocrímenes

2007 | Los cronocrímenes

Vigoroso debut en el largo de Nacho Vigalondo, que demuestra ser un director con talento. Ha tenido el acierto de inventar una historia de ciencia-ficción –narrada en tono de thriller– que no requiere de grandes efectos especiales, sobre paradojas y viajes temporales, al estilo de Regreso al futuro y Primer. Logra de esta forma sortear las limitaciones de un presupuesto muy limitado y compone un producto digno que parece haber costado mucho más. Aunque conviene no adelantar mucho sobre el argumento, se puede decir que Karra Elejalde interpreta a un hombre normal y corriente que acude al bosque junto a su casa para investigar quién es una misteriosa chica que ha visto merodear por allí a través de sus prismáticos. La encuentra inconsciente y posiblemente muerta, pero mientras comprueba su estado, es agredido por un siniestro individuo recubierto de vendajes rosas, al más puro estilo de La momia. Muestra una gran habilidad el primerizo cineasta para manejar el suspense, por lo que mantiene al espectador interesado por el destino del protagonista de principio a fin. Ha compuesto un guión eficaz, que funciona como un mecanismo de relojería, aunque se le pueden achacar algunos defectos, como su excesiva ligereza, falta de profundidad de los personajes, y que el protagonista pasa de ser el bueno a cometer actos dudosos con demasiada facilidad. También comete Vigalondo un error al seguir los pasos de Shyamalan, otorgándose a sí mismo un papel con demasiado peso, sin ser un actor especialmente brillante. Son desaciertos menores, si se tiene en cuenta que es una propuesta fresca y novedosa en el panorama desalentador que ofrece el cine español. Gustará especialmente al público más ‘friqui’, aunque convencería a cualquier tipo de espectador.

5/10
7:35 de la mañana

2003 | 7:35 de la mañana

Una mujer entra en un bar donde todos los clientes y los camareros permanecen en silencio, mirando al suelo. De repente, se escucha una canción... El corto más reconocido de Nacho Vigalondo, que ya había rodado otros anteriormente. Este divertido musical obtuvo la hazaña de ser nominado al Oscar al mejor corto.

6/10
Camino

2015 | Camino

Open Windows

2014 | Open Windows

Tercer largometraje de Nacho Vigalondo, tras Los cronocrímenes, y Extraterrestre, que no acabaron de responder a las expectativas generadas por el sorprendente corto 7:35 de la mañana. Open Windows, coproducción entre España, Francia y Estados Unidos, supone el trabajo más ambicioso del realizador cántabro y el primero rodado en inglés. Nick gestiona una web dedicada a Jill Goddard, estrella de cine de la que se considera un gran fan. Ha ganado un concurso cuyo premio consiste en una entrevista con ella. Pero mientras contempla por internet la presentación de la última película de la actriz, contacta con él online Chord, un extraño individuo que le informa de que ella ha cancelado el encuentro, pero le ofrece poder espiarla gracias a sus habilidades como hacker. Narrada por completo a través de la pantalla de un ordenador, donde se suceden con dinamismo las apariciones de ventanas que ofrecen imágenes captadas por webcam, y móviles y cámaras de seguridad 'hackeadas', Open Windows conecta con la innovación formal del clásico La ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock. El 'invento' funciona a la perfección, dando lugar a un arranque fresco y visualmente potente. Las imágenes de Open Windows dan que pensar sobre la frágil privacidad de las personas en el mundo actual, donde acceder a un móvil o a los archivos privados de un ordenador puede resultar bastante sencillo. El film también reflexiona sobre la hipocresía de una sociedad que teme ser espiada y condena que se roben fotos morbosas de una actriz de moda, pero sus instantáneas se publican en todas partes y todo el mundo parece deseoso de verlas. El guión del propio Vigalondo –asistido por Daniel Mas– abusa de giros efectistas que pretenden sorprender al espectador pero acaban desinteresándole. Y no parecen haberse entendido del todo las claves del buen hacer del maestro del suspense, que en el mítico film citado ofrecía una envoltura vanguardista, pero se apoyaba en una sólida descripción de personajes y una trama bien hilvanada de cariz clásico. Aunque Elijah Wood está bien escogido para encarnar a un joven pardillo, desentona significativamente la otra actriz con presencia importante en pantalla en Open Windows, Sasha Grey, procedente del porno y protagonista de The Girlfriend Experience, de Steven Soderbergh, que al menos tiene pocos diálogos. Igualmente cuestionable resulta el cameo del propio Vigalondo, muy poco convincente en pantalla.

5/10
Faraday

2013 | Faraday

Faraday es un supuesto telépata frustrado, que está empezando a perder su fe en lo paranormal. Su novia, Diana, es una bloguera cuya máxima aspiración es ser una famosa de internet. Una amiga les pasa el contacto de un piso barato para que puedan independizarse, pero una vez allí descubren que está encantado...

Carne cruda

2011 | Carne cruda

Cutre film español, de serie Z más que de serie B, que parece tomarse a chirigota prácticamente todo. Por su puesta en escena y la calidad de la dirección, se parece más a un programa televisivo de continuos disparates que a un film para ser estrenado en la gran pantalla. Desde luego cualquier seriedad brilla por su ausencia. Sorprende la presencia de Nacho Vigalondo, director de Los cronocrímenes. El planteamiento es tan disparatado como lo que sigue: Quico y Andrés son vendedores de pisos. Un fin de semana en el campo les lleva a caer en las redes de una secta de caníbales liderada por Maruja, una antigua hippie especialista en la preparación de brochetas humanas…. ¿Matar o Morir? Esa es la cuestión… y es que cuando la vida se pone dura, no hay nada mejor que la carne cruda.

2/10
La chispa de la vida

2011 | La chispa de la vida

Roberto es un publicista felizmente casado, con dos hijos, y el creativo que inventó el lema “La chispa de la vida” para Coca-Cola. Pero está en paro, y a pesar de su valía nadie se fija en él. Tiene la esperanza de que su antiguo jefe en la agencia que le dio su momento de gloria le acoja, pero nada. Desesperado, toma el coche medio zombie hasta Cartagena, y se cuela en el Teatro Romano donde antaño estuvo el hotel donde celebró su luna de miel. Terminará accidentado en una situación en que su vida pende de un hilo, y donde las televisiones de todo el mundo están pendientes de su suerte. Álex de la Iglesia parece haberse inspirado en dos fuentes absolutamente reconocibles: El gran carnaval, grandísima película de Billy Wilder, y la aventura real de los mineros chilenos acontecida en 2010, seguida por personas de todo el mundo del planeta, y citada expresamente en el film. La actual situación de crisis económica, más el fichaje de un cómico con la gracia natural de José Mota y una actriz glamourosa como la mexicana Salma Hayek son otros sabrosos ingredientes para una película que prometía mucho más que lo que da. La sensación que transmite es la de un rodaje apresurado, con cierta escasez de medios, aunque justo es reconocer que el cineasta se esfuerza en sacar partido a los vistosos escenarios de las Torres de Madrid y el Teatro Romano. Es obvio que el punto de partida de esta tragicomedia tiene gancho, aunque no sea original. Y que la crítica a la deshumanización de la empresa y los medios de comunicación es acertada y necesaria en los tiempos que corren. Además hay momentos con chispa, si se nos permite la expresión del título, que despiertan la sonrisa. Pero dicho esto no se puede dejar de señalar que la narración resulta algo tosca, todo es muy obvio y repetitivo. Ver por ejemplo a Fernando Tejero repetir al menos tres veces un gesto de OK como agente despiadado, o a Juan Luis Galiardo excusándose una y otra vez como alcalde tratando de salvar su trasero cansa. Y el prólogo hogareño de Mota y Hayek es larguísimo y ralentiza que entremos rápidamente en harina.

5/10
Los cronocrímenes

2007 | Los cronocrímenes

Vigoroso debut en el largo de Nacho Vigalondo, que demuestra ser un director con talento. Ha tenido el acierto de inventar una historia de ciencia-ficción –narrada en tono de thriller– que no requiere de grandes efectos especiales, sobre paradojas y viajes temporales, al estilo de Regreso al futuro y Primer. Logra de esta forma sortear las limitaciones de un presupuesto muy limitado y compone un producto digno que parece haber costado mucho más. Aunque conviene no adelantar mucho sobre el argumento, se puede decir que Karra Elejalde interpreta a un hombre normal y corriente que acude al bosque junto a su casa para investigar quién es una misteriosa chica que ha visto merodear por allí a través de sus prismáticos. La encuentra inconsciente y posiblemente muerta, pero mientras comprueba su estado, es agredido por un siniestro individuo recubierto de vendajes rosas, al más puro estilo de La momia. Muestra una gran habilidad el primerizo cineasta para manejar el suspense, por lo que mantiene al espectador interesado por el destino del protagonista de principio a fin. Ha compuesto un guión eficaz, que funciona como un mecanismo de relojería, aunque se le pueden achacar algunos defectos, como su excesiva ligereza, falta de profundidad de los personajes, y que el protagonista pasa de ser el bueno a cometer actos dudosos con demasiada facilidad. También comete Vigalondo un error al seguir los pasos de Shyamalan, otorgándose a sí mismo un papel con demasiado peso, sin ser un actor especialmente brillante. Son desaciertos menores, si se tiene en cuenta que es una propuesta fresca y novedosa en el panorama desalentador que ofrece el cine español. Gustará especialmente al público más ‘friqui’, aunque convencería a cualquier tipo de espectador.

5/10
7:35 de la mañana

2003 | 7:35 de la mañana

Una mujer entra en un bar donde todos los clientes y los camareros permanecen en silencio, mirando al suelo. De repente, se escucha una canción... El corto más reconocido de Nacho Vigalondo, que ya había rodado otros anteriormente. Este divertido musical obtuvo la hazaña de ser nominado al Oscar al mejor corto.

6/10
Paradise Hills

2019 | Paradise Hills

Un futuro sin determinar. Uma se despierta en un lugar desconocido de la noche a la mañana: un misterioso islote en medio del mar que se asemeja a un vergel, en donde otras mujeres pulcras y vestidas de blanco pasan las horas en los jardines como si de diosas se tratara, servidas por elegantes jóvenes. Allí se respira una extraña paz. Pronto sabrá Uma que está en ese lugar para ser reeducada obligatoriamente durante dos meses, el tiempo necesario para que acepte la proposición de matrimonio que ha rechazado. Al poco tiempo se hará amiga de otras jóvenes que está allí encerradas por otros motivos. Tenía buenas hechuras este film de ciencia ficción distópica con elementos de terror y misterio. El punto fuerte es el planteamiento y una ambientación recargadísima al estilo jardín del Edén, verdor y flores por doquier, personajes envueltos en gasa y maquillaje, colores límpidos, luz clarísima, aspectos que dan como resultado una cárcel de seda, enigmática e inquietante. Se trata del primer largometraje de la española Alice Waddington (Bilbao, 1990), que rueda en inglés con actores extranjeros, aunque la producción es enteramente española. Desde luego, audacia no le ha faltado, aunque el resultado final no alcance cotas demasiado altas. La sensación con Paradise Hills es que se malogra una buena oportunidad de causar impacto. Se genera gran interés al principio, pero poco a poco la cosa se vuelve blandita, con un desarrollo más lento de lo conveniente y un giro de los acontecimientos que se ve venir, aunque el guión –en donde ha participado la propia Waddington y Nacho Vigalondo– no deje de ser original, con ideas que funcionan, como la de la división social en Uppers y Lowers, a la que por otra parte podría habérsele sacado mayor partido. Pero en general falta emoción y la tensión acaba estando muy por debajo de las expectativas. El conjunto es poco consistente. También se antoja un error de bulto la introducción de un importante elemento fantástico que desconcierta y resta credibilidad, además de ayudar a que la pesadilla distópica se diluya y tome derroteros más efectistas. Con todo, la película se deja ver. Aunque lo mejor, acaba siendo seguramente el cuidado diseño de producción a cargo de Laia Colet. Mientras que el trabajo de las actrices, en donde destaca una convincente Emma Roberts, es correcto, aunque probablemente se echa de menos una mayor presencia de Milla Jovovich.

5/10
Colossal

2016 | Colossal

La nueva película de Nacho Vigalondo, rodada en inglés, es un homenaje muy personal y diferente a las películas orientales de monstruos tipo Godzilla y demás familia, el hallazgo de guión, firmado también por Vigalondo, consiste en sugerir que entre las andanzas de inmensas criaturas y robots gigantescos y la realidad cotidiana existe una mayor conexión de la que solemos suponer. El film sigue a Gloria, una joven alcohólica y sin trabajo, cuya vida en Nueva York es un desastre, su novio Tim le deja, y ella se va a la desocupada casa de su infancia en una pequeña población. Allí se reencuentra con Oscar, compañero de pupitre tiempo atrás, que le ofrece trabajo en su bar. La llegada al lugar coincide con la asombrosa aparición de un gigantesco monstruo en el centro de Seúl, que de modo descontrolado echa abajo edificios provocando numerosas víctimas. La estupefacta Gloria descubre que ella es de algún modo responsable de ese lejano caos, que desea evitar a toda costa. Aunque la idea tiene su gracia, Vigalondo tiene dificultades en definir a los personajes y sus problemas, los problemas de pareja, el alcoholismo, traumas varios, son cuestiones que debían haberse trabajado mejor. Podríamos decir que Vigalondo tiene un problema antropológico, lo que puede sonar pedante al decirlo de una película sin grandísimas pretensiones, y que asume riesgos como combinar catastrofismo fantástico y drama, pero cualquier película gana mucho cuando se cuida la consistencia de la “fauna” humana que llena sus fotogramas. No basta la imaginación del punto de partida y la agradable presencia de actores como Anne Hathaway y Jason Sudeikis, lo que no quita para que sea una película notable.

6/10
Open Windows

2014 | Open Windows

Tercer largometraje de Nacho Vigalondo, tras Los cronocrímenes, y Extraterrestre, que no acabaron de responder a las expectativas generadas por el sorprendente corto 7:35 de la mañana. Open Windows, coproducción entre España, Francia y Estados Unidos, supone el trabajo más ambicioso del realizador cántabro y el primero rodado en inglés. Nick gestiona una web dedicada a Jill Goddard, estrella de cine de la que se considera un gran fan. Ha ganado un concurso cuyo premio consiste en una entrevista con ella. Pero mientras contempla por internet la presentación de la última película de la actriz, contacta con él online Chord, un extraño individuo que le informa de que ella ha cancelado el encuentro, pero le ofrece poder espiarla gracias a sus habilidades como hacker. Narrada por completo a través de la pantalla de un ordenador, donde se suceden con dinamismo las apariciones de ventanas que ofrecen imágenes captadas por webcam, y móviles y cámaras de seguridad 'hackeadas', Open Windows conecta con la innovación formal del clásico La ventana indiscreta, de Alfred Hitchcock. El 'invento' funciona a la perfección, dando lugar a un arranque fresco y visualmente potente. Las imágenes de Open Windows dan que pensar sobre la frágil privacidad de las personas en el mundo actual, donde acceder a un móvil o a los archivos privados de un ordenador puede resultar bastante sencillo. El film también reflexiona sobre la hipocresía de una sociedad que teme ser espiada y condena que se roben fotos morbosas de una actriz de moda, pero sus instantáneas se publican en todas partes y todo el mundo parece deseoso de verlas. El guión del propio Vigalondo –asistido por Daniel Mas– abusa de giros efectistas que pretenden sorprender al espectador pero acaban desinteresándole. Y no parecen haberse entendido del todo las claves del buen hacer del maestro del suspense, que en el mítico film citado ofrecía una envoltura vanguardista, pero se apoyaba en una sólida descripción de personajes y una trama bien hilvanada de cariz clásico. Aunque Elijah Wood está bien escogido para encarnar a un joven pardillo, desentona significativamente la otra actriz con presencia importante en pantalla en Open Windows, Sasha Grey, procedente del porno y protagonista de The Girlfriend Experience, de Steven Soderbergh, que al menos tiene pocos diálogos. Igualmente cuestionable resulta el cameo del propio Vigalondo, muy poco convincente en pantalla.

5/10
Extraterrestre

2011 | Extraterrestre

Tras una noche de jarana, Julio y Julia se despiertan en el apartamento madrileño de ella, no se acuerdan del uno del otro, tan bebidos debían andar en la gran juerga. Constatan preocupados que los teléfonos, la tele, internet, no funcionan, y que desde la ventana se vislumbra una gigantesca nave extraterrestre. Las autoridades recomiendan que no se salga a la calle, de modo que ambos se quedan en el piso; enfrente tienen a un lunático vecino cotilla, Ángel, y pronto se suma otro con pinta de zumbado, Carlos, el novio de toda la vida de Julia. Nacho Vigalondo, guionista y director -y por suerte, aquí no actor-, acreditó en Los cronocrímenes talento y originalidad para desarrollar una historia con pocos medios. Aquí se confirma esa capacidad, pues saca enorme partido al punto de partida, y a la ceremonia de fingimiento sobre la posibilidad de que haya un infiltrado extraterrestre, impulsada por la atracción, los celos y la paranoia. La combinación de fantástico y comedia funciona en Extraterrestre, hay momentos muy divertidos -Vigalondo toma la vena de su amigo y coproductor Borja Cobeaga-, y algún giro ingenioso, aunque tal vez la trama se estira en exceso. También sobran un par de detalles de estúpido exhibicionismo, tal vez aprendido por Vigalondo en su etapa de guionista del reality "Gran Hermano".

5/10
Los cronocrímenes

2007 | Los cronocrímenes

Vigoroso debut en el largo de Nacho Vigalondo, que demuestra ser un director con talento. Ha tenido el acierto de inventar una historia de ciencia-ficción –narrada en tono de thriller– que no requiere de grandes efectos especiales, sobre paradojas y viajes temporales, al estilo de Regreso al futuro y Primer. Logra de esta forma sortear las limitaciones de un presupuesto muy limitado y compone un producto digno que parece haber costado mucho más. Aunque conviene no adelantar mucho sobre el argumento, se puede decir que Karra Elejalde interpreta a un hombre normal y corriente que acude al bosque junto a su casa para investigar quién es una misteriosa chica que ha visto merodear por allí a través de sus prismáticos. La encuentra inconsciente y posiblemente muerta, pero mientras comprueba su estado, es agredido por un siniestro individuo recubierto de vendajes rosas, al más puro estilo de La momia. Muestra una gran habilidad el primerizo cineasta para manejar el suspense, por lo que mantiene al espectador interesado por el destino del protagonista de principio a fin. Ha compuesto un guión eficaz, que funciona como un mecanismo de relojería, aunque se le pueden achacar algunos defectos, como su excesiva ligereza, falta de profundidad de los personajes, y que el protagonista pasa de ser el bueno a cometer actos dudosos con demasiada facilidad. También comete Vigalondo un error al seguir los pasos de Shyamalan, otorgándose a sí mismo un papel con demasiado peso, sin ser un actor especialmente brillante. Son desaciertos menores, si se tiene en cuenta que es una propuesta fresca y novedosa en el panorama desalentador que ofrece el cine español. Gustará especialmente al público más ‘friqui’, aunque convencería a cualquier tipo de espectador.

5/10
7:35 de la mañana

2003 | 7:35 de la mañana

Una mujer entra en un bar donde todos los clientes y los camareros permanecen en silencio, mirando al suelo. De repente, se escucha una canción... El corto más reconocido de Nacho Vigalondo, que ya había rodado otros anteriormente. Este divertido musical obtuvo la hazaña de ser nominado al Oscar al mejor corto.

6/10

Últimos tráilers y vídeos