Decine21
Entrevistas “Ejercer como guionista requiere constante aprendizaje”

Entrevista con Chris Brancato, creador de “Narcos”

Co-creador y alma mater de “Narcos”, Chris Brancato sorprende por su extrema cercanía y humildad, y porque disfruta dando las claves para triunfar en el terreno de las series. Recibe a Decine21 en el Matadero de Madrid, donde se celebra la primera edición de Iberseries Platino Industria, evento internacional para profesionales de la industria de la ficción en español y portugués. Participará con una esperada conferencia, que tendrá lugar el 1 de octubre en la Casa del Lector.

Chris Brancato, creador de "Narcos"

Empezamos con lo que todos los guionistas quieren que les confiese un peso pesado como usted. ¿Cómo consigue crear una serie que arrase tanto como Narcos?

Gracias por la calificación, pero no me considero como tal. No siempre he arrasado, he tenido mis altibajos (risas). Tienes que poner en marcha dos cerebros: el creativo, que se apasiona y se emociona con la idea, y otro que mira por el negocio. No basta con inventar una trama sólida, tienes que pensar que vivimos en un momento en el que todo el mundo ha visto de todo, así que, ¿cómo haces para que tu serie destaque? Saber venderse tiene mucha importancia.

como ser showrunnerTiene una carrera extensa, lo que permite suponer que se ha dejado la vida. ¿Hace falta sacrificar las relaciones familiares para triunfar?

Doy mucha importancia al ámbito personal. Es muy difícil conciliar. Pero uno se da cuenta de que si no se guarda el equilibrio entre las dos esferas, tu trabajo acaba sufriendo, y tu vida familiar se resiente. Es complicado dedicar tiempo a lo verdaderamente importante cuando estás embarcado en un rodaje de unas cien horas a la semana. Pero se tiene que hacer, y con los años he aprendido cómo.

Muchos de nuestros lectores no tendrán del todo claro qué hace un showrunner, ¿puede aclarar el término?

Equivaldría a la labor del director de un largometraje, o sea que sería el responsable del producto final. En televisión está al frente del equipo de guionistas, dirige al reparto y supervisa el rodaje, la post producción, la creación de la música. Se requiere estar cómodo no sólo ante el teclado escribiendo, sino también una gran habilidad para interactuar con la gente, pues debe compartir su visión de la serie con ejecutivos, y con los diferentes profesionales que trabajan en la misma. Pienso que se necesita tener una personalidad extrovertida para convertirse en un buen líder.

expediente x¿Cómo se pasa de escribir capítulos sueltos de títulos como Expediente X y Sensación de vivir a estar al frente de una ficción?

Cuando empecé en Expediente X yo era un guionista muy joven, y Chris Carter, showrunner de la serie, reescribía todo lo que yo hiciese, para adecuarla al estilo que quería. Eso suele suceder cuando empiezas, pues rehacen tu trabajo aquellos que tienen más experiencia. Decidí que ése era el objetivo al que yo quería llegar. A medida que fue avanzando mi carrera subí en el escalafón, así que con el paso del tiempo, me convertí al fin en showrunner y ahora mi responsabilidad consiste en tener una visión para la serie y tratar de instruir a los demás libretistas, y decirles cómo tiene que ser cada capítulo. El desarrollo de una carrera escribiendo es un proceso largo, y requiere constante aprendizaje. Yo todavía leo libros sobre cómo componer guiones, y revistas que me ayuden con información. Pienso que una carrera en Hollywood se parece a una maratón, con subidas y bajadas.

Usted se ha estrellado poco. Recuerdo que suprimieron enseguida Of Kings and Prophets.

Creo que la serie mereció una mejor suerte. Pero se emitía en ABC, una cadena abierta de televisión. Tuvo tres millones de espectadores, que en Estados Unidos no es mucho, aunque suena que sí. Así que nos quitaron después de dos semanas, es una pena. 


El mono del organillero

Top Listas Decine21
Estrenos en Netflix  


Pero después le llegó el éxito con Narcos. ¿Cómo la preparó?

Llevé a cabo una intensa labor de documentación en cuanto me contrataron para la serie. Primero me leí todo lo que pillé sobre Pablo Escobar, pero después me fui a Colombia, donde hice entrevistas con todos los militares y policías que le perseguían, y a casi todo su entorno menos a él, pues ya había fallecido. En Estados Unidos hablé con agentes de la DEA. Las únicas personas con las que no hablé fueron los familiares, porque me recomendaron que no lo hiciera.

Una vez que se tienen todos los datos, depende de uno mismo planificar cómo va a transmitir la historia al espectador. El arte de escribir viene después de la labor de la investigación. Mi trabajo consiste en organizar el relato de tal manera que el espectador lo disfrute y sienta algo.

pablo escobarHe leído que pensaban rodar un largometraje antes de que se convirtiera en serie?

Sí, mi amigo Eric Newman, productor, que fue el que me reclutó, llevaba desarrollándolo quince años, pensando en una película de cine. No consiguió que se hiciera. Nos dimos cuenta de que la historia de Pablo Escobar era muy extensa, por lo que resultaba imposible meterla entera en dos horas. Eric fue lo suficientemente listo como para reunirse con directivos de Netflix, cuando la plataforma de streaming iniciaba su actividad, y les dijo que le gustaría convertir el relato en una serie, de unas veinte horas. Le dijeron que sí, y me nombraron showrunner.

No sé si ha llegado a ver Loving Pablo, donde el español Fernando León de Aranoa precisamente se atrevió a condensar la vida de Escobar en 120 minutos. ¿Qué le pareció?

Confieso que sólo he visto parte del film. Pero es que estaba rodado en inglés, y eso no me gustó nada.

¿Cómo fue el trabajo con los actores españoles Javier Cámara y Miguel Ángel Silvestre en Narcos?

Cuando empezamos a hacer el casting para Narcos le dije a Newman que habíamos llamado la atención de las mejores estrellas de la industria en idioma español. Me dijo que le parecía bien, pero que yo tendría un grave problema con el acento. En ese momento no había pensado en ello, así que le respondí: ¿Qué acento? ¡Todos hablan español! Por suerte, Cámara y Silvestre hicieron un buen trabajo, y no se nota que no sean colombianos. He tenido la suerte de trabajar con buenos actores en éste y otros proyectos.

Se rodó en Colombia. ¿No suponía un peligro? ¿Ha cambiado para mejor el país?

Bastante. De hecho, cuando nos disponíamos a trasladarnos allí e iniciar el rodaje, mi familia estaba muy preocupada, por si me iba a poner en riesgo. Los colombianos han derrotado a los narcos, así que ahora se han superado los problemas derivados del terror que desataban. Me encanta Colombia, es un país precioso, he vuelto muchas veces, y sobre todo adoro a la gente. Es mucho más seguro que lo que retrata la serie.

narcosTras Narcos” y Narcos: México, donde usted no trabajó, quedan muchas historias de narcotraficantes que contar. ¿Se rodarán más continuaciones?

Lo abandoné para dedicarme a El padrino de Harlem, así que dejé el testigo a los guionistas de Narcos: México, y no barajo regresar. En cualquier caso, pienso que quedan muchos relatos interesantes que contar, o sea que podría haber mas series. Precisamente, yo voy a regresar al mundo de las drogas con mi siguiente proyecto, Hotel Cocaine, que se desarrolla en los años 70, cuando un hotel de Miami sirvió de punto de encuentro para narcotraficantes latinoamericanos, políticos cubanos, agentes de la DEA. Es la historia de Miami. Prometo que es la última serie que voy a hacer sobre drogas.

Ahora está al frente de otra serie de mafiosos, El padrino de Harlem, ¿Cómo surgió la idea?

Desde siempre he estado fascinado con el gángster Bumpy Johnson. En los 90 escribí con mi amigo y compañero de universidad Paul Eckstein la película Hampones, con Laurence Fishburne encarnando al personaje. Pero el film sólo contaba lo que ocurrió en los años 30, y en un momento dado se acercaron a nosotros el actor Forest Whitaker y un par de productores, que querían crear una serie sobre sus actividades en los 60, ya que tuvo una carrera muy larga. Decidí que la haría si era capaz de encontrar una forma fresca de contar la historia. Me fijé en que Johnson mantenía una amistad con Malcolm X, y ahí vi una colisión entre la lucha por los derechos civiles y el crimen. Me sorprende que en lugar de luchar por lo que les pertenece, muchos individuos que se consideran tratados como ciudadanos de segunda clase recurren a la delincuencia para hacer dinero. Piensan que les está vetada una forma legítima de ascender en la sociedad y ganarse la vida. Para entrar en el hampa no se necesita estudiar, como si pretendes ejercer como médico. Forest Whitaker es un actor maravilloso pero también una buena persona.

¿Qué diferencia existe entre trabajar Netflix y otras compañías?

No sé cómo funciona ahora, porque hace unos años que no colaboro con ellos. Pero hace unos años, la compañía nos dio carta blanca para desarrollar lo que teníamos en mente. Pienso que eso ha sido bueno para la plataforma. Otras empresas te restringen la libertad. Entonces me resultó liberador que no se tenían que prevenir los cortes para anuncios, así que podíamos ir a toda velocidad, sin pensar en interrupciones. También dan más manga ancha para desarrollar personajes oscuros. En las generalistas los podías incluir, pero tenían que dedicarse a una actividad que les permitiera redimirse rápidamente, por ejemplo tenían que ser policías o médicos. Creo que está bien enseñar el lado oscuro de la vida, aunque quien viene de trabajar y dedica un tiempo a ver tu trabajo, quiere también que le des referentes morales, y buenos ejemplos. Por lo demás, la idea fundamental sigue siendo la misma: debes contar la historia de la mejor manera posible, enganchando al espectador, hasta llegar a un clímax.

Recuerda que puedes leer más historias de cine y estar al tanto de todos los estrenos de cine en Decine21.com.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers oficiales