IMG-LOGO
Libros

"Fred Zinnemann", de Christian Aguilera

Fred Zinnemann (Christian Aguilera, Cátedra, colección Signo e Imagen / Cineastas, 360 págs)

Esta biofilmografía de Fred Zinnemann a cargo de Christian Aguilera, tiene un comienzo de película. El autor nos da cuenta de su hallazgo, en una librería de viejo de Inglaterra, de un ejemplar de la autobiografía del cineasta, que en su interior contenía una carta manuscrita de su puño y letra, donde agradecía la misiva de admiración que le había escrito su antigua propietaria. Un tesoro sin duda, para cualquier cinéfilo de pro, y una señal e incentivo para que Aguilera se lanzara a la aventura de este libro, que hace el número 120 de la extensa colección de Cátedra dedicada a directores de cine.

No puede ser un director cualquiera quien, de una filmografía cuyos largometrajes no llegan a la veintena, tiene dos títulos que han logrado el Oscar a la mejor película, además de la estatuilla para su director, De aquí a la eternidad (1953) y Un hombre para la eternidad (1966). Aguilera pone en valor a un cineasta que merece un mayor reconocimiento del que los estudiosos del Séptimo Arte le suelen dar. Y ofrece un exhaustivo repaso a la trayectoria del austríaco judío Frederick Zinnemann (1907-1997), que incluye su formación inicial en la fotografía en París, su etapa en Berlín, y la marcha a Hollywood, donde comenzó su labor de cineasta filmando cortos para la Metro Goldwyn Mayer. Aunque no abundan en exceso los detalles personales, se nos recuerda la muerte de los progenitores del director en campos de concentración nazis, y su largo matrimonio con Renee Bartlett, más de sesenta años juntos y el fallecimiento de ambos con escasos meses de diferencia.

Aguilera repasa todos los títulos de la filmografía de Zinnemann, dando cuenta de su trilogía de la postguerra, de la asociación con Stanley Kramer y Carl Foreman, y la simbología antimmcarthysta de Solo ante el peligro (1952), o de la sensibilidad en Historia de una monja (1959) y Julia (1977), y de la fuerza y tensión de Chacal (1973). También hace mención de proyectos largamente acariciados, y del chasco de quedarse fuera de ellos, el caso de El viejo y el mar. Entre los logros de este cineasta humanista, destaca su descubrimiento de actores de la talla de Montgomery Clift, Marlon Brando, John Hurt y Vanessa Redgrave.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos