saltar al contenido principal

El cine de superhéroes logra triunfar por primera vez en un gran festival

Había sido muy alabada la visión del archienemigo de Batman que ha ofrecido Todd Phillips en "Joker". Pero no deja de llamar la atención que una película de superhéroes se haya hecho con el máximo galardón del Festival de Venecia.

De todos modos, si se piensa en frío, hace dos años ya ganó el León de Oro con criatura monstruosa, La forma del agua de Guillermo del Toro. Pero ahora nos encontramos con que la hazaña la ha logrado un personaje de cómic de superhéroes cien por cien, el enemigo de Batman de las historietas de DC, Joker visto por Todd Phillips. Además, otra relativa sorpresa es encontrarnos con que, después de que la presidenta del jurado Lucrecia Martel diera la nota anunciando que se negaba a saludar a Roman Polanski por su célebre causa pendiente con la justicia de Estados Unidos, el director de origen polaco ha logrado ganar precisamente el Gran Premio del Jurado gracias a El oficial y el espía, basada en el célebre caso Dreyfuss, de un oficial víctima del antisemitismo.

Han recogido premios importantes también el sueco Roy Andersson, mejor director por About Endlessness, y el hongkonés Yonfan, de quien se reconoció su guion de No.7 Cherry Lane. Además, se han llevado las Copas Volpi de interpretación el italiano Luca Marinelli por Martin Eden, y la francesa Ariane Ascaride por Gloria mundi.

Las películas Netflix se han quedado este año sin premio, a pesar de las alabanzas cosechadas por The Laundromat: Dinero sucio y Marriage Story.

Una vez más se demuestra que los festivales de cine sirven de escaparate para protestar por cuestiones extracinematográficas. Desde los que piden acciones contra el cambio climático, a los reclaman libertad y democracia en Hong Kong, pasando por el todopoderoso movimiento #MeToo.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE