IMG-LOGO
Noticias

Las veteranas estrellas ofrecen una rueda de prensa virtual vía Skype

Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton presentan virtualmente “Terminator: Destino oscuro” en Madrid

Tenía 12 años cuando un póster gigante de “Terminator” adornaba un céntrico cine de la Gran Vía, impactando a los viandantes. Si me llegan a asegurar entonces que los protagonistas presentarían la sexta entrega casi tres décadas después en una rueda de prensa vía skype habría pensado que era una historia de ciencia ficción como el propio film. Pero con mucho menos pelo que entonces acudo al recién inaugurado Yelmo Luxury, antiguo Palafox, de Madrid, para asistir al encuentro virtual de Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton con un reducido grupo de periodistas especializados de España, país donde se ha filmado gran parte de “Terminator: Destino oscuro”.

 

“Cuando vino a verme James Cameron para decirme que iba a producir una nueva entrega de Terminator, en la que volvería Linda Hamilton, ignorando todas las entregas desde la última que dirigió, Terminator 2: el juicio final, me sentí entusiasmado”, reconoce Arnold Schwarzenegger. “Después delegó la realización en Tim Miller que ha resultado ser un genio, sobre todo a la hora de crear secuencias con efectos visuales”.

Linda HamiltonEl film tiene un fuerte componente feminista, ya que la veterana Hamilton da la alternativa a dos heroínas recién llegadas a la saga, Natalia Reyes –como una joven trabajadora de una fábrica– y Mackenzie Davis –una heroína llegada para salvarla de un asesino del futuro–. “Siempre ha habido mujeres fuertes en el cine, yo fui una de ellas, y me alegro de que hoy seamos heroínas del cine de acción, armadas, y muy peligrosas, a las que vemos en la pantalla pateando culos”, explica la actriz. “Eres muy modesta, Linda”, le reprende el culturista austríaco. “No fuiste una más. Fuiste la que elevó el listón, y has sido la principal inspiración para las que te han seguido. Invito al público a que vea que sigue en forma, a sus 63 años. Y eso que le gusta quejarse, siempre que rodaba una escena peligrosa decía que le dolía todo el cuerpo. Pero yo la veía tan bien”.

Por otro lado, Terminator: Destino Oscuro se puede interpretar también como una crítica a la administración de Donald Trump –a quien su compañero de partido Schwarzenegger no para de criticar todo el tiempo, sobre todo en redes sociales– ya que parte de la acción se desarrolla en México –pese a que esas escenas se rodaron en Madrid–, muchos personajes hablan en español en la versión original, y tiene como principal protagonista a la citada Reyes, que da vida a una latina. “No sé si el guión tenía como objetivo poner en solfa al presidente”, comenta Hamilton. “Pero resulta inevitable que surja el debate, lo que supone un añadido interesante a la acción. El propio Miller dio un discurso sobre este tema antes de rodar una secuencia, donde decía que era lamentable que se esté cuestionando a los inmigrantes, y que era un honor para nosotros ayudar, haciendo reflexionar a los espectadores. La propia Reyes lloró al escucharle”.

cartel terminator destino oscuroA Schwarzenegger le gusta que el film sea para mayores de 18 años. “Terminator termina y destruye. No estábamos rodando Terminator se mete a canguro. Es inevitable para el tipo de historia que queríamos contar”. “Si dices más de un taco, ya no puede tener la calificación para mayores de 13 años", añade Hamilton. "Pero mi personaje está muy enfadado con el mundo, así que suelta muchas palabrotas. Suavizarlo sería falso, no colaría”.

A Linda Hamilton –que habla mucho más y con mayor desparpajo que su compañero de reparto– le hubiera gustado tener más tiempo para conocer Madrid (ciudad que ya había visitado, pues yo mismo la conocí en la rueda de prensa que ofreció aquí su entonces marido, Cameron, en 1997 para dar a conocer Titanic). Pero esta vez casi no tuvo tiempo de ver nada. “Tuve que darle prioridad al trabajo, y pasé mucho tiempo en la habitación del hotel estudiando mis escenas. Tengo que volver para recorrer las calles”, afirmó. Algún espontáneo le gritó que se ofrecía a acompañarla.

Arnold Schwarzenegger¿Volverán? “Yo después de todo esto vuelvo a mi tranquila casa de Nueva Orleáns”, argumenta Hamilton. “No quiero volver a rodar otra entrega y repetirme. En todo caso, me lo pensaría si sale alguna idea nueva, que me convenza de que haya más cosas interesantes que contar. Pero no voy a hacer todo este esfuerzo por nada”. Al escuchar esto, Schwarzenegger se asusta. “¿No quieres estar en otro rodaje conmigo? ¡Si lo hemos pasado estupendamente! Me rompes el corazón”. “Está bien, regresaría a la saga… ¡si me lo pide Schwarzenegger!”, reconoce finalmente la intérprete. Quién iba a decir que los enfrentados en pantalla T-800 y Sarah Connor se llevaban tan bien y tenían tanta química en la vida real.

Lo último del mundo del cine