saltar al contenido principal

¡Que no pare la música! Se estrena la esperada película sobre Freddy Mercury, y llega a los cines una cinta familiar que puede crear afición en los más pequeños nada menos que hacia Tchaikovsky. Los paladares más exigentes pueden probar una deliciosa receta, y no faltan alternativas para los amantes del cine adrenalítico, o de ingeniosa denuncia antirracista.

Se adelantan los estrenos con motivo del puente de Todos los Santos. Y hay películas muy recomendables y de tonos y temas muy variados. Había expectación con dos películas donde la música es protagonista, y que coinciden en contar con dos directores tras la cámara, reconocidos o no. Bohemian Rhapsody es una vibrante película sobre las luces y sombras de Freddy Mercury, su genial creatividad, pero también su lado oscuro. Dirige inspiradamente Bryan Singer, aunque completó el film Dexter Fletcher al ser despedido por la productora. Mientras que la familiar El cascanueces y los cuatro reinos es un colorido y entretenido cuento Disney que utiliza el célebre ballet de Tchaikovsky “El cascanueces” para contarnos una aventura inspirada en “Alicia en el País de las Maravillas” y “Las crónicas de Narnia”, dirigida por Lasse Hallström, pero completada por Joe Johnston.

Spike Lee recupera gran parte de la inspiración de antaño para contarnos en clave de farsa un hecho real, cómo se infiltró un afroamericano policía en el Ku Klux Klan. Infiltrado en el KkKlan no es perfecta, pero exhibe un pulso envidiable, y es muy superior a la simplista Bamboozled, donde Lee se burlaba de los estereotipos raciales. También parte de la realidad el potente film argentino El ángel, que cuenta la peripecia criminal de Carlos Robledo Punch, un joven inmoral de rostro angelical, sin sentido del bien y del mal, capaz de los crímenes más horrendos, aunque a quien le sorprenda debería recordar que también Lucifer era un ser angélico. Resulta desagradable el film de Luis Ortega por su violencia y pasajes homoeróticos, aunque hay que reconocerle un ritmo envidiable, que lo emparenta con el cine estadounidense de los 70 tipo Tarde de perros.

Los que quieran acción adrenalítica no deben perderse la muy entretenida Hunter Killer, que se adscribe al muy agradecido subgénero de pelis de submarinos. No inventa la pólvora, pero contiene los clásicos elementos del peligro de ser torpedeado y el cuestionamiento del liderazgo, a lo que se suma una particular reedición de los años de la Guerra Fría, con peligro de conflicto mundial y tal vez nuclear. Aunque los paladares de la buena cocina quizá aprecien más la cinta oriental Una receta familiar, emotivas cuitas familiares y de búsqueda de identidad que podrían resolverse gracias a los sabrosos platos que se preparan en Japón y Singapur.

No acaba de levantar cabeza Julio Medem, El árbol de sangre tiene destellos de su genio, pero queda muy, muy lejos de los títulos con los que arrancó su carrera allá por los comienzos de los 90. Le superan claramente los hermanos Alenda con Sin fin, una historia romántica con elementos de ciencia ficción, viajes en el tiempo, que tiene cierto encanto.

Finalmente consignamos el estreno de Bécquer y las brujas, documental que no hemos tenido oportunidad de ver.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE