IMG-LOGO

Biografía

Dexter Fletcher

Dexter Fletcher

54 años

Dexter Fletcher

Nació el 31 de Enero de 1966 en Enfield, Londres, Inglaterra, Reino Unido
Filmografía
Terminal

2018 | Terminal

La Terminal es una estación de ferrocarril que ha quedado semiabandonada. En la cafetería trabaja una joven –llamada la "rubia de bote"– que sirve a los pocos clientes que campean por allí. Esta joven ha acudido a un jefe criminal para cerrar un acuerdo: quiere trabajar para él, y para eso está dispuesta a acabar con sus enemigos y, si falla, él podrá matarla. Un producto bastante singular e inclasificable, que da mucho menos de lo que promete. El ambiente siempre nocturno, neones por doquier, colores saturados, etc. compone una puesta en escena bastante artificial que se incrementa con un argumento confuso, poco claro en cuanto a las motivaciones de cada personaje: la joven rubia, dos asesinos a sueldo, un profesor con una enfermedad pulmonar, un encargado de mantenimiento, dos ladronzuelos... El director y guionista Vaughn Stein, que debuta en el largometraje, incluye además largos parlamentos entre ellos que resultan poco esclarecedeores y agotan bastante. Lo mejor es sin duda la presencia de Margot Robbie, caracterizada como una 'femme fatale' de catálogo y bastante lunática pero que interpreta con mucho oficio su papel.

4/10
Eat Locals

2018 | Eat Locals

Los tres mosqueteros (2011)

2011 | The Three Musketeers

Ya en 1921, Douglas Fairbanks protagonizó una vigorosa versión muda de la obra más conocida de Alexandre Dumas père, versionada posteriormente con desiguales resultados entre otros por Allan Dwan, Richard Lester, Stephen Herek, Peter Hyams y George Sidney (autor de la mejor versión). Esta adaptación se toma más licencias que sus predecesoras con respecto al original. Esta vez, Athos, Porthos y Aramis están a punto de conseguir un diseño para una particular máquina de guerra del mismísimo Leonardo Da Vinci, pero en el último momento son traicionados por Milady, por lo que se quedan sin nada. Desencantados, se limitan a emborracharse y lamentarse de que ya no quedan causas justas a las que unirse. Hasta que un día, se cruza en sus vidas el joven D'Artagnan, engreído gascón que aspira a ser mosquetero del rey, y que tras retarles en duelo a uno detrás de otro, acaba ayudándoles en una disputa con los guardias del cardenal Richelieu. Juntos, tendrán la oportunidad de ayudar a la reina en una desesperada misión. Parecería que el director Paul W.S. Anderson, conocido por las adaptaciones de videojuegos Mortal Kombat y Resident Evil, ha buscado un proyecto distinto de cara a cambiar de estilo. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Prima la acción estilo 'consolas', y la cinta está llena de elementos fantásticos, como dirigibles, ametralladoras, etcétera, en pleno siglo XVII. Abundan también las ralentizaciones tipo Matrix, recurso que también utilizaba El mosquetero, la versión de la obra de 2001. Si en su momento llamaba la atención la elección de Gene Kelly, demasiado mayor –pero lleno de carisma– para ser D'Artagnan, en esta ocasión resulta cuanto menos curiosa la juventud del actor escogido, Logan Lerman (Percy Jackson y el ladrón del rayo), si bien su edad es muy similar a la del personaje en el texto original. Le acompañan estrellas más o menos conocidas, como Matthew Macfadyen (Orgullo y prejuicio) que es Athos, Ray Stevenson (Roma) como Porthos, Luke Evans (Tamara Drewe), como Aramis, Christoph Waltz –Richelieu– y la esposa y actriz fetiche del realizador, Milla Jovovich, como Milady. La presencia de Orlando Bloom, como el Duque de Buckingham, no es casual, ya que se busca un tono similar al de Piratas del Caribe. Por regla general, las interpretaciones son correctas pero insulsas. No se le puede pedir a Anderson que desarrolle en profundidad la historia, y que los personajes evolucionen. Todo parece de fantasía y poco creíble. Pero mantiene el tono para todos los públicos de las viejas películas de aventuras, y el que busque dinámicos duelos a espada, acción interminable y batallas, sin más trascendencia, lo pasará bien.

5/10
Tristán + Isolda

2006 | Tristan + Isolde

Tras la decadencia y caída del imperio romano, las diversas tribus de Inglaterra buscan la unidad. Sobre todo por la rivalidad ancestral con la isla vecina, Irlanda, donde reina el monarca Donnchadh. En uno de los encontronazos entre unos y otros, muere aparentemente el valiente caballero inglés Tristán. En realidad, ha sido víctima de un veneno que le da apariencia de cadáver durante unas horas; en ese tiempo, las honras fúnebres le colocan en una barca que la corriente marina lleva a la costa irlandesa. Allí le encuentra Isolda, hija del rey Donnchadh, que le cuida sin importarle su pertenencia al teórico enemigo. Y nacerá, cómo no, el amor. Los amores trágicos de Tristán e Isolda fueron musicalmente inmortalizados por Richard Wagner, además de formar parte de múltiples leyendas y narraciones en torno al ciclo artúrico. La película de Kevin Reynolds (Robin Hood, príncipe de los ladrones), que maneja un guión de Dean Georgaris, se encuadra en la tradición reciente de cierto cine histórico revisionista, que quiere dar una visión contemporánea y realista de ciertas historias. Así, el film está en la línea de El reino de los cielos y El rey Arturo, que combinan la desmitificación con el evitar, de intento, no meterse en la mentalidad de la época. Esto se nota en el presente film sobre todo en el personaje de Isolda, paladín feminista que no es fácil imaginar en aquellos tiempos, y en las dudas de Tristán, que le llevan a plantearse si anteponer su felicidad personal al bien de su pueblo, y a engañar a su señor por el amor de su amada. Además de la historia romántica, el film contiene muchas y vistosas escenas bélicas, ya desde el arranque, cuando se produce un inesperado ataque en que Tristán, niño, salva la vida por un pelo, gracias a la intervención de Lord Marke, que se convertirá en una suerte de padre para él.

4/10
Doom

2006 | Doom

Adaptación cinematográfica del videojuego homónimo, que revolucionó el sector. Apenas tenía argumento, por lo que los guionistas han compuesto una historia completamente nueva. Los miembros del ETRT, un escuadrón de marines armados hasta los dientes, investigan una estación espacial ubicada en Marte, horas después de perderse el contacto con los científicos que la habitan. Encuentran el lugar desierto, y acechado por criaturas pesadillescas. El polaco Andrzej Bartkowiak, especialista en acción, ha tenido éxito con títulos como Romeo debe morir. En esta ocasión, compone un predecible refrito de grandes éxitos de la ciencia ficción –a los guionistas de Alien habría que pagarles derechos de autor–, que sirve sobre todo para el lucimiento de The Rock, últimamente uno de los reyezuelos del género.

3/10
Layer Cake

2004 | Layer Cake

Un tipo sin nombre (Daniel Craig), con aspecto de hombre de negocios en algún área anodina, se dedica realmente al tráfico de estupefacientes, actividad que le ha generado pingües beneficios. Cree que, ahora que está a tiempo, es el momento de desaparecer sin hacer ruido: debe cortar lazos con todos sus contactos sin previo aviso, largarse a algún país exótico, y gozar de su fortuna para el resto de sus días… Pero las cosas no son tan sencillas. Su jefe, ignorante de estos planes, le hace antes dos encarguitos, con idea de promocionarle: localizar a la hija drogadicta de otro criminal, y arreglar una compra de éxtasis. Y las cosas se van a enredar, y mucho, cuando delincuentes de todos los colores, incluido un señor de la guerra serbio, se enfrenten en un violento juego hiperviolento de consecuencias imprevisibles. Matthew Vaughn, productor de Lock & Stock y Snatch. Cerdos y diamantes, debuta en la dirección con un thriller que se mueve en las mismas coordenadas: negocios turbios, abundante violencia, lealtades traicionadas, coincidencias fatales, diálogos más o menos ingeniosos, salpicados de expresiones procaces. De hecho, la idea era que dirigiera Guy Ritchie, quien declinó el ofrecimiento. Escrito por J.J. Connolly, a partir de su novela, el autor simplificó y suprimió personajes para centrarse en el tipo encarnado por Craig. De éste dice Connolly: "Interpretó el papel casi como un personaje sacado de un film de Clint Eastwood. Sin nombre, sin antecedentes, sin pista alguna, sin indicio alguno acerca de su procedencia, y esto exige gran arrojo." "Me pareció", afirma Daniel Craig, "que era un hombre muy normal haciendo un trabajo muy poco común. La vieja idea que se tenía de la forma en que los delincuentes y los comerciantes de drogas hacen negocios ya no es la que era; hacen negocios como se hacen los negocios; tienen el mismo aspecto que los agentes de bolsa, hablan igual. Comercian con cocaína por pura casualidad y, según mi personaje, no es peor que vender acciones y valores en el centro financiero de Londres."

4/10
Below

2002 | Below

Hermanos de sangre

2001 | Band of Brothers | Serie TV

Extraordinaria serie de diez capítulos, que completa la visión de Spielberg en Salvar al soldado Ryan. El director y Tom Hanks producen esta miniserie, que con inusitado realismo centra su visión en la Compañía Easy, perteneciente a la División 101 aerotransportada, la que fue lanzada en paracaídas el Día D sobre Francia, y tuvo un papel decisivo en la II Guerra Mundial. Durante varias horas veremos sus avances y sus batallas con los alemanes, en lugares míticos donde se libraron momentos que cambiaron la historia, como Carentan o Bastogne. La serie se basa en el libro homónimo de Stephen Ambrose, uno de los mayores expertos en la Segunda Guerra Mundial, que se centra a su vez en las propias vivencias de los protagonistas. Quizá uno puede hacerse un poco de lío con tanto soldado, a los que prestan rostros actores poco conocidos, pero la perfección de las imágenes, la cuidada autenticidad de los diálogos, la estudiada tensión de muchos pasajes, y la realista y cercana puesta en escena, nos sumergen de lleno en el horror bélico y en el heroísmo de los combatientes. Poco a poco el espectador va reconociendo sus nombres y pasa a interesarse por su suerte, desde los oficiales Winters, Speirs, Dixon y Lipton, a los soldados Guarnere, Malarkey, Perconte, Webster, etc. Del reparto, únicamente suenan los actores Damian Lewis (El cazador de sueños) y Ron Livingston (Trabajo basura).

8/10
Topsy-Turvy

1999 | Topsy-Turvy

Arthur Sullivan y W.S. Gilbert forman un tándem artístico casi perfecto, sus obras musicales cómicas siempre tienen una buena acogida en la escena londinense de finales del siglo XIX. Pero su última producción “La princesa Ida”, ha recibido críticas negativas, y Sullivan tiene la sensación de que las historias que le ofrece su compañero son repetitivas: el modelo estaría agotado, y cree que debería concentrar sus energías en una ópera que sería su obra maestra, lo que pasaría por la ruptura con Gilbert. Sin embargo, una exposición sobre Japón podría inspirar una nueva obra y evitar la disolución de la compañía. Puede resultar sorprendente que el británico Mike Leigh, un cineasta conocido por sus películas contemporáneas y su dibujo de personajes corrientes en situaciones reconocibles, opte por un inusual biopic sobre los populares Arthur Sullivan y W.S. Gilbert, en una película con un cuidado diseño artístico, que le dio dos Oscar, en los apartados de vestuario y maquillaje. Sin embargo el film le sirve para abordar el mundo del teatro y la creación artística, que al fin y al cabo es el suyo, y los personajes que pinta, aunque figuren en enciclopedias, no dejan de ser gente corriente, a la que Leigh, por así decir, nos presenta “en zapatillas”, por ejemplo en la intimidad del hogar, debatiendo con la esposa, etc. Hay una buena selección de pasajes musicales y un buen trabajo actoral, y de nuevo destaca el guión, que estuvo nominado al Oscar.

6/10
Lock & Stock

1998 | Lock, Stock and Two Smoking Barrels

Un grupo de pelagatos pierde una fortuna en una partida de póker. Tienen una semana para pagar la deuda. La cosa se complica con un asunto de drogas, y con la peculiar afición de Harry (el ganador de la partida) por las armas de fuego antiguas. Peculiar muestra del joven cine británico, que combina el thriller con la comedia, un poco a lo Tarantino. Con un ritmo trepidante, y unas cuantas sorpresas inesperadas, el film sabe huir de los convencionalismos. Resulta impactante la escena de apertura y la música, muy marchosa. El joven director y guionista Guy Ritchie dibuja con detallismo el ambiente gangsteril barriobajero donde transcurre la historia; y salpica el relato con sangre abundante.

6/10
La Biblia: Salomón

1997 | Solomon | Serie TV

Salomón fue el último rey de Israel y destacó por su sabiduría, inteligencia y rápida capacidad de juicio. Hijo de David y Betsabé, subió al trono antes de la muerte de su padre. Fue un buen gobernador pues supo mantener la paz en su reino, al cual convirtió en un territorio próspero, y logró levantar distintos edificios arquitectónicos como el Templo de Jerusalén. Se dice que se casó con 700 mujeres y que eso fue la causa de que su reino derivara en idolatría. Salomón es el protagonista de este episodio de la aclamada serie "La Biblia", de nuevo dirigido por Roger Young (La Biblia: José, La Biblia: Moisés). Ben Cross, Max Von Sydow, Anouk Aimée y Vivica A. Fox como la reina de Shaba, son algunos de los actores más eminentes que se dan cita en este episodio.

5/10
El hombre que no sabía nada

1997 | The Man Who Knew Too Little

Wallace, un dependiente de un videoclub, viaja a Londres para celebrar su cumpleaños con un rico hermano. Este le ha preparado un regalo muy especial: participar en el Teatro de la Vida, una experiencia interactiva donde el participante vive una aventura gracias a un guión y a unos actores. El film recuerda a The Game, de David Fincher, e incluso a Familia, del español Fernando León. Sólo que en este caso se apuesta por la línea de la comedia, donde aporta su nada despreciable granito de arena, Bill Murray.

6/10
Jude

1996 | Jude

Adaptación de la novela de Thomas Hardy, sobre el tormentoso romance entre un joven y su prima en la Inglaterra del XIX. Los temas tratados se muestran desde una perspectiva reflexiva y trabajada. Lo mejor son los rasgos psicológicos de los personajes, todos ellos muy bien interpretados por un excepcional elenco de actores del que destaca Kate Winslet (Sentido y sensibilidad, Titanic). Jude Fawley (Christopher Eccleston) es un joven picapedrero muy inteligente que sueña con estudiar en la universidad. Tras un breve e infeliz matrimonio se traslada a Christminster, donde conoce a su prima Sue, de la que se enamora perdidamente. Su ilícita unión les obligará a cambiar continuamente de trabajo y domicilio.

6/10
El sueño del mono loco

1989 | El sueño del mono loco

Inquietante film que desarrolla la historia de Dan Gillis, un guionista norteamericano que recibe la oferta de escribir el guión de una película dirigida por un incipiente y extraño director llamado Malcolm. En un principio el guionista rechaza la propuesta , pero la atracción sexual que le despierta la hermana de Malcolm el empuja finalmente a escribir el guión. Será el comienzo de una pesadilla sembrada de temas oscuros, sexo y drogas. El resultado de la película es mediocre y la morbosidad de la trama parece demasiado retorcida. La película está dirigida por el español Fernando Trueba, aunque casi todo el equipo artístico y técnico es extranjero. Y Jeff Goldblum, tres años después de rodar La mosca (1986), hace lo que puede con su papel protagonista.

3/10
Gothic

1986 | Gothic

Alucinada ficción, creada por el director iconoclasta Ken Russell (La guarida del gusano blanco), y que imagina los sucesos que tuvieron lugar en velada que pasaron Percy B. Shelley, Mary Shelley, Claire Clairmont y el Dr. Polidori, en la casa del poeta romántico Lord Byron. La reunión, efectivamente, tuvo lugar en la realidad, y de hecho originó dos novelas hoy consideradas clásicos del terror: "Frankenstein o el moderno Prometeo", de Mary Shelley, y "El vampiro", de Polidori. Russell cuenta con un reparto bastante logrado para ofrecer una película muy gótica, llena de imágenes grotescas, que tiene lugar dentro de una enorme mansión, con cortinajes, pasillos interminables, galerías, candelabros, armaduras, etc. No hay duda de que visualmente, el director se las apaña para impactar, y cuando quiere algo más, entonces no duda en crear imágenes oníricas e inquietantes, nacidas del interior de los sueños de los personajes. El film es como una invocación de los miedos que los personajes tienen en el subconsciente, mostrados con las dosis de morbo, sexo y pesadilla tan propias de Russell.

4/10
Caravaggio

1986 | Caravaggio

Derek Jarman (muerto de sida a los 52 años) recrea la azarosa vida del famoso pintor Caravaggio. Ofrece una muy explícita visión hedonista y homosexual de su vida.

4/10
Revolución

1985 | Revolution

En pleno siglo XVIII, Tom Dobb es un pobre hombre que malvive con su hijo Ned en Nueva York, habitando en un bote hasta que estalla la guerra de Independencia de las colonias americanas contra Inglaterra. Es ahí cuando ambos se encuentran con Daisy McConnahay, una rica dama que les pide la embarcación para suministros a cambio de un recibo y promesas de prosperidad. Ned es reclutado con los voluntarios y su padre Tom decide hacer lo mismo para estar al lado de su hijo. Hugh Hudson (Carros de fuego) firma un título histórico sobre la Independencia de las colonias americanas y se centra el drama en las vicisitudes de un padre y un hijo. Con un buen reparto encabezado por Al Pacino y seguido de Nastassja Kinski, Donald Sutherland o Joan Plowright, la cinta promete más de lo que da, aunque el resultado es correcto.

4/10
El hombre elefante

1980 | The Elephant Man

Una rara enfermedad ha deformado el cuerpo de John, cebándose en su rostro y su cabeza, que oculta con una capucha. John es exhibido como un monstruo en las ferias, hasta que un cirujano se apiada de él, lo ingresa en un hospital e intenta ayudarle... ¿Que sucederá? Uno de los films más conmovedores de David Lynch, que está inspirado en hechos reales. La historia da vueltas a la idea de que la hermosura no es sólo el aspecto físico de las personas. Un canto al espíritu humano, rodado en un audaz blanco y negro, cuenta con unas magníficas interpretaciones. A destacar John Hurt, que da vida a John Merrick, el hombre elefante.

8/10
Rocketman

2019 | Rocketman

La trayectoria personal y profesional del cantante, pianista y compositor británico Elton John, articulada alrededor de una sesión de adictos anónimos, en la que cuenta su historia y cómo ha tocado fondo por el alcohol, las drogas y el sexo, a lo que se une una tremenda soledad, aun rodeado siempre de gente. Lo que nos lleva a su infancia, un entorno familiar desgraciado: es hijo único e introvertido que responde al nombre de Reggie Dwight, el padre les deja, y se cría con su despreocupada madre y su entrañable abuela, que es la primera en darse cuenta de que tiene un talento musical excepcional. Una formación adecuada en el Conservatorio, no exenta de dificultades, y los primeros pasos en el mundillo profesional de los conciertos y las discográficas, le permiten conocer a personas fundamentales en su vida, como el letrista Bernie Taupin, o gente de la industria, Ray Williams, Dick James y John Reid. Dexter Fletcher demostró en Amanece en Edimburgo su habilidad para articular una película musical con canciones ya existentes, en ese caso de “The Proclaimers”. Aquí vuelve a las andadas, aunque con un film de perfil diverso, pues la idea es abordar la trayectoria de un músico consagrado, al estilo de la reciente Bohemian Rhapsody dedicada a Freddie Mercury, aunque con la particularidad de que Elton John todavía vive, y que ha participado en el film, incluso figura acreditado como productor. El guión es obra de Lee Hall, que hizo el libreto de Billy Elliott: El musical, donde precisamente John ejerce de compositor. En la trama existe un esfuerzo por huir de la autocomplacencia, el retrato del artista no es acomodaticio, tiene aristas: no se trata pues de echarle incienso sin ton ni son, sino que se pintan sus luces y sombras. Elton John asegura que ha querido ser sincero al impulsar el film, y aunque sin duda quiere reivindicar la persona en la que finalmente se ha convertido, queda claro que el camino recorrido no ha sido de rosas. La idea así es plantear una historia de redención, donde sobresale el don musical, pero también las inseguridades y las adicciones que le hacen dar tumbos, y unas necesidades afectivas que no sabe cómo colmar, porque de algún modo siempre ha estado y se ha sentido solo. De modo que se pinta la familia desestructurada en la que se cría Reggie, se hace hincapié en la duradera amistad con Bernie, y se incide en el esfuerzo por llevar dentro de la vorágine de la fama una vida que querría llamar normal, y hacer las paces con su sexualidad, lo que incluye un matrimonio con una mujer, Renate Blauel, a modo de fachada, y la tempestuosa relación homosexual con su representante y amante John Reid. De todos modos, la opción de Hall y Fletcher es ofrecer reinventados estos elementos realistas, como es típico en tantos musicales, pues la puesta en escena incluye números con trazos fantásticos, como el de Rocketman suspendido en el aire, ingrávido, cuando da uno de sus característicos brincos al piano, o el de apertura, con todos los personajes descoloridos menos Reggie niño. Y esto ayuda a que el muestrario de las personas que de algún modo hicieron daño a John, sublimado, no dé la impresión de componer una suerte de ajuste de cuentas, o que las escenas de orgías con imaginería homoerótica, no resulten excesivamente provocativas; incluso se viene a decir, de algún modo, que, al modo Gollum en “El Señor de los Anillos”, han jugado un necesario papel para esculpir la personalidad del artista. Además, como resulta obligado, la selección de canciones de John, por ejemplo la inicial “The Bitch Is Back” para presentar a la madre, sirve bien al propósito de hacer avanzar la historia. Estamos ante una de esas películas en que hay acierto en el reparto al completo. Por supuesto destaca Taron Egerton, actor habitual de Fletcher y del productor Matthew Vaughn, que logra convertirse en John, también a la hora de interpretar sus canciones, en un trabajo donde ha podido colaborar directamente con el personaje real. Pero además hay un buen grupo de estupendos secundarios, como Bryce Dallas Howard, la indolente madre, Gemma Jones, la abuela, Jamie Bell, el letrista y amigo Bernie Taupin, o Richard Madden, el representante y amante.

6/10
Eddie El Águila

2016 | Eddie the Eagle

El drama deportivo basado en hechos reales se ha convertido en todo un subgénero, que suele dar buenos resultados, aunque arrastra el inconveniente de que en general las tramas suelen ser muy similares: una persona o un equipo se esfuerzan denodadamente por alcanzar la victoria en su disciplina deportiva, con constancia y tesón, tratando de dejar a un lado el ego, y en competición con otros rivales a veces no demasiado buenas personas. El interés adicional muchas veces radica en que el susodicho no parece tener demasiadas opciones para ganar. Pues bien, la historia del británico Eddie el Águila, que participó en los Juegos Olímpicos de Invierno en Calgary en 1988 como saltador de esquí, logra trascender los convencionalismos, usándolos cuando le conviene a su favor, sin que resulten nunca cargantes. Y es que muchos de los elementos citados en el párrafo anterior se encuentran presentes, pero se les da una vuelta, el guión de Simon Kelton y Sean Macaulay ofrece más de un inteligente requiebro. Para empezar, el espectador tiene claro que, en sintonía con el espíritu olímpico y la máxima de Pierre de Coubertin –lo importante no es ganar, sino participar– que lo que le importa a Eddie Edwards es competir en los Juegos Olímpicos. Lo que no tiene nada fácil, pues siendo niño tuvo problemas con las rodillas, no es un atleta natural. Además su familia es de extracción humilde –el padre es escayolista–, y no disponen de medios para darle una preparación adecuada. Pero Eddie tiene a su favor un optimismo a prueba de bombas, que alguno describiría como ingenuidad, y una fuerza de voluntad que no se rinde ante nada, él, simplemente, lo da todo. Así que sorteará mil y un obstáculos, incluida la incredulidad de tantos, y logrará la complicidad de un saltador malogrado, Bronson Peary, que podría hacer las veces de entrenador. Dexter Fletcher parece haber encontrado su camino como director tras Amanece en Edimburgo en títulos que logran que el espectador salga de la sala de cine animado y reconfortado para el quehacer diario. Su film, producido por Matthew Vaughn, tiene por momentos un tono de epopeya, pero sin que suene exagerado, siempre ajustado, porque no estamos ante un personaje que pretenda ser “el rey del mundo”. Y combina bien los aspectos dramáticos con los humorísticos, incluidos los tiernos y emotivos –esa madre que siempre cree en su hijo– y por supuesto los deportivos, cada vez que el protagonista, eficaz y creíble Taron Egerton salta desde el trampolín desde distintas alturas se nos encoge el corazón. La relación de Eddie con Bronson (magnífico Hugh Jackman, tremendamente natural) funciona muy bien, y hay momentos mágicos, que algún torpe director habría convertido en ridículos –las dos escenas que podríamos describir de “encuentros”, de las que mejor no desvelar detalles–, y que aquí resultan memorables.

7/10
Amanece en Edimburgo

2013 | Sunshine on Leith

Adaptación al cine de "Sunshine on Leith", de Stephen Greenhorn, que obtuvo una excelente acogida en los escenarios británicos, tras su estreno en 2007. Sigue la línea de otros musicales nostálgicos que recopilan las canciones de conocidos conjuntos musicales "jukebox", como Queen, en "We Will Rock You", o Abba, en Mamma Mia!, que también conoció su correspondenciente adaptación a la pantalla. Amanece en Edimburgo cuenta con los conocidos temas de The Proclaimers. Dos jóvenes –buenos amigos– regresan de la Guerra de Afganistán. Uno de ellos, Davy, se enamorará de Yvonne, mientras que el otro, Ally, hace lo propio con Liz, hermana del primero, a la que pretende pedir en matrimonio aprovechando la celebración de las bodas de plata de los padres de ella, sus futuros suegros. Pero una revelación del pasado está a punto de dar al traste con el matrimonio de estos últimos. Como en otros musicales, el argumento acaba resultando muy sencillo, y sirve de enlace entre las diferentes canciones, en este caso muy bien integradas. Amanece en Edimburgo despierta la nostalgia del público más veterano, que reconocerá los éxitos más pegadizos del conjunto escocés, compuesto por los gemelos Charlie y Craig Reid, entre los que se lleva la palma el legendario "I'm Gonna Be (500 Miles)", con uno de los estribillos más tarareados de la historia: "I would walk five hundred miles". El veterano Peter Mullan (que se permite hasta cantar un tema con su voz grave) destaca en un reparto bastante ajustado. El film está rodado con frescura, con coreografías sencillas pero eficaces, y cierto aire a cine social británico a lo Ken Loach, en la descripción de personajes humildes, pero con un tono amable, sólo roto por algún detalle 'gamberro'. Gira en torno a la dificultad para mantener el amor, lo que resulta complicado en un mundo globalizado en el que los traslados laborales son cada vez más frecuentes.

6/10

Últimos tráilers y vídeos