Decine21
Blog de Hildy No tan "Stranger Things": El eterno retorno o la audiencia es lo primero

¿Y si el streaming no fuera el refugio dorado para los contadores de historias que nos habían vendido?

Cuando surgió la difusión de películas y series por streaming, los creadores cinematográficos se frotaron las manos. Un contenedor como Netflix y compañía necesitan producto, y deben contentar a todo tipo de públicos.

Pero tras leer el interesante artículo “The Netflix Nightmare: What Happens When an Industry Becomes a Squid Game”, o sea, “La pesadilla de Netflix: Qué ocurre cuando una industria se convierte en un juego del calamar”, de Joy Press en “Vanity Fair”, se confirma lo que ya se empezaba a intuir. Que las plataformas de streaming no son tan diferentes a las televisiones convencionales que emiten sus programas a través de las ondas hertzianas, o lo que se lleve ahora, satélite y cable incluidos. Unas y otras necesitan público, audiencia, lo que en el primer caso se traduce en aspirar al mayor número de suscriptores posible, y en el otro a que los programas sean muy, pero que muy vistos, sobre todo en “prime time”, para que se produzca la deseada inversión publicitaria. Y para lograrlo, ¿qué hace falta? Pues ya se sabe, franquicias, productos que tengan un público fan, historias populares, adaptaciones de best-sellers o de cómics o de videojuegos. La calidad, el riesgo, el prestigio, importan... hasta cierto punto.

Se nos había vendido que en Netflix se apostaba por todo tipo de historias, cuantas más mejor, con gran amplitud de miras, y tal y cual, pascual. No negaré que esto sea así, pero después de ver las orejas al lobo de la bajada de suscriptores, y a la competencia pisando el acelerador de series “mainstream”, como Obi-Wan Kenobi o Caballero Luna, puede que se replanteen las cosas, con una inversión más prudente y conservadora. Porque ahora estrenan demasiado, lo que redunda en mucha morralla de escaso interés. Es cierto que gran parte de ese producto les debe salir bastante barato, pero la sensación de producir o comprar de baratillo películas y series de relleno es cada vez mayor. Y el suscriptor puede mosquearse y hacerse la pregunta: ¿Cuándo fue la última vez que vi en Netflix algo nuevo que me alegró el día, que valía la pena?

En definitiva, Netflix necesita más Ozark y más Stranger Things, la inversión potente debe jugar sobre seguro, so pena de que los clientes insatisfechos se fuguen a Disney, HBO Max, Prime y demás, que ya juegan en la misma liga, y con jugadores de mayor calibre que los de la compañía de Reed Hastings y Ted Sarandos. De todos modos se defiende en el citado artículo la jefa global de TV de Netflix, Bela Bajaria: “¿No estamos todavía en ese momento dorado? ¿Eso ya terminó? No creo que el streaming se esté convirtiendo en una televisión convencional. Simplemente tenemos tantos tipos diferentes de programa que los hay de tonos y formatos diferentes. Veo programas en nuestro catálogo realmente audaces y distintos, como Gambito de dama, La asistenta, El juego del calamar. Y también tuvieron repercusión en la audiencia”. O sea, que tratará de nadar y guardar la ropa. Todo sea que no se ahoguen, ni ellos ni sus competidores, que al final afrontan problemas muy parecidos.

No deja de ser curioso cómo las televisiones en abierto están jugando a una segunda vida con los espectadores jóvenes llevando sus series al streaming, donde quizá terminen viéndolas y rentabilizándolas. Sugiere Press que sería irónico que el novedoso streaming se convirtiera simplemente en la ventana de explotación juvenil de lo que se ve en la televisión convencional. Pero así andan las cosas, con el terreno de juego poco asentado, la guerra del streaming más abierta que nunca, y con el miedo en el cuerpo de todos los operadores, porque si algo está claro es que no hay tarta para todos. No sólo Netflix ha caído en bolsa, en general todas las compañías con intereses en el streaming han sufrido pérdidas, en algunos casos más sostenibles porque no sólo de ofrecer películas y series viven esas compañías, ¿verdad Amazon, Apple, etc?

  • Series
  • Netflix
  • La guerra del streaming
  • Audiencia

Lo último del mundo del cine