saltar al contenido principal

IN MEMORIAM

Hazel Court era una actriz británica considerada una de las Scream Queens (reinas del grito) de finales de los 50 y principios de los 60. En esa época protagonizó títulos legendarios del género fantaterrorífico a las órdenes de dos de los grandes: Terence Fisher y Roger Corman. Compartió la pantalla con Christopher Lee, Vincent Price, Boris Karloff y Jack Nicholson. La intérprete, de 82 años, falleció el martes, 15 de abril en California, tras sufrir un ataque al corazón.

Ha muerto Charlton Heston. Y con él mueren otra vez Moisés, el Cid Campeador, Miguel Ángel, por citar sólo algunos de los personajes históricos que encarnó con formidable convicción… El actor atlético, de rostro rocoso y potente timbre de voz, héroe de la pantalla en historias de corte épico, ha fallecido en su casa de Beverly Hills en Los Ángeles a los 84 años. Padecía desde 2002 el mal de alzheimer que también había afectado al amigo que fuera actor y presidente de los Estados Unidos Ronald Reagan, por lo que se había retirado completamente de la escena pública.

El estadounidense Jules Dassin falleció el lunes 31 de marzo en Atenas, a los 96 años, por causas que no se han hecho públicas, aunque al parecer llevaba en el hospital dos semanas, y desde luego su edad era avanzada. En Grecia era una celebridad, porque su esposa y musa, Melina Mercouri, fallecida hace unos años, era una de las actrices más populares del país, y fue ministra de Cultura durante el gobierno de Andreas Papandreu. Dassin está considerado uno de los miembros de la llamada Generación Perdida del Cine, junto con Joseph Losey, John Huston, Robert Rossen, Edward Dmytryk y Elia Kazan.

Cincuenta años ha durado la carrera como guionista de Abby Mann, responsable de producciones muy variopintas, aunque sobresalía especialmente en el campo de la justicia, y por su visión bastante crítica con los tribunales estadounidenses.

Realmente el mes de marzo de 2008 pasará a los anales de la historia del cine como un mes especialmente luctuoso. A la larga lista de fallecidos integrada por Anthony Minghella, Paul Scofield, Arthur C. Clarke y Rafael Azcona, se suma ahora Richard Widmark, que murió el 24 de marzo de 2008 con 93 años en su casa de Roxbury, Conneticut, después de una larga enfermedad.

Rafael Azcona, decano de los guionistas españoles, y responsable de varios clásicos indiscutibles, ha fallecido el lunes 24 de marzo, como consecuencia de un cáncer de pulmón. Su esposa ha explicado que fue incinerado, como era su deseo. Tenía 81 años y había sido galardonado con el Premio Nacional de Cinematografía. Además, recibió seis Goyas como guionista y otro más de carácter honorífico. Su especialidad eran las historias de personajes de la calle, humildes, a los que retrataba con realismo, aunque exageraba sus características hasta un nivel estrambótico y esperpéntico.

Un papel para la eternidad. Paul Scofield quedará grabado en la memoria cinéfila por su maravillosa encarnación de Santo Tomás Moro en Un hombre para la eternidad, el papel que le dio un merecido Oscar. El actor falleció el 19 de marzo a los 86 años debido a una leucemia.

Hay cineastas que con 100 títulos a sus espaldas apenas han aportado nada a la historia del Séptimo Arte. Y otros que con un solo film ocupan un lugar de honor. Entre estos figura el recién fallecido Arthur C. Clarke, coguionista de la mítica 2001: una odisea del espacio.

Anthony Minghella, director de El paciente inglés y El talento de Mr. Ripley, ha fallecido, a los 54 años. Su representante ha hecho pública la triste noticia. El cineasta británico había sido operado la semana de un cáncer en el cuello y amígdalas; y aunque aparentemente todo había discurrido bien, ayer sufrió una hemorragia interna de la que no se ha podido recuperar. Oscar al mejor director por El paciente inglés, Minghella era un artesano preciosista, que se distinguía por la cuidadosa ambientación de sus trabajos, la fidelidad a sus fuentes literarias, el ritmo relajado, y una visión pesimista de la vida. Su desaparición ha causado una enorme conmoción en Gran Bretaña, pues desde 2003 era el director del British Film Institute.

El gran público desconoce su nombre, pero era la gran estrella de películas que a pesar de contar con grandes actores, provocaban que los espectadores dijeran a la salida: ¡Qué buena fotografía! Ocurría con peliculones como Carros de fuego y Memorias de África, tan vistosos y espectaculares gracias al trabajo de David Watkin. El veterano director de fotografía ha muerto el 19 de febrero en Brighton (Gran Bretaña) a los 82 años, como consecuencia del cáncer.

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE