saltar al contenido principal

Ray Bradbury, humanista del futuro (José Luis Garci, Hatari! Books, 303 págs)

 

Con apenas 27 años, un joven José Luis Garci cuya carrera cinematográfica estaba aún por hacer, publicó el primer estudio en profundidad consagrado a Ray Bradbury, uno de los grandes de la ciencia ficción. Con razón pudo el escritor calificar a Garci en sus palabras introductorias de “pionero en lo que a mí se refiere”. El libro, publicado por Editorial Helios en 1971, resultaba casi imposible de encontrar, quien escribe estas líneas pudo consultarlo en la biblioteca de Filmoteca Española, y se convirtió en fuente primordial del capítulo dedicado a Bradbury para “Escritores de cine. Relaciones de amor y odio entre doce autores y el celuloide” (Espasa Calpe, 2006).

Ahora, al fin, vuelve a estar disponible en una maravillosa edición de Hatari! Books, perfectamente ilustrado, y con material adicional, donde destaca el nuevo prólogo de Luis Alberto de Cuenca, el breve epílogo de Bradbury fechado en 1991, y la entrevista que realizan Andrés Moret y Eduardo Torres-Dulce a Garci. Ahí el cineasta español ganador del Oscar por Volver a empezar, y nominado al premio en cuatro ocasiones, explica de dónde nació su interés por un autor que es sobre todo un humanista, le interesan las personas y el modo en que aman y utilizan su libertad, y cómo entró en contacto con él, epistolarmente, y más tarde en encuentros personales en sus viajes a Los Ángeles, a partir de 1983.

Estamos, por supuesto, ante un escrito de juventud, pero en el que Garci es absolutamente reconocible por su tono apasionado, le gusta Bradbury y se identifica con él –“donde hablo de Bradbury y su pasión por el cine, debe ser la mía”–, ha gozado con el aliento poético de sus cuentos de advertencia, sus relatos en “Crónicas marcianas”, “El hombre ilustrado”, “Fahrenheit 451”, y también en “Las maquinarias de la alegría”, “El país de octubre”, “La feria de las tinieblas”; y en “El vino del estío” ha reconocido los trazos autobiográficos de sus primeros años, que hacen eco a los suyos. Le ha leído en revistas y en los libros de Minotauro, ha sentido un cosquilleo que le anima a descubrir al hombre detrás de las historias se lanza a ello con arrojo juvenil, procurando escribirle, y puede uno imaginarse su entusiasmo cuando obtiene la primera respuesta, y cuando acepta escribir el prólogo a su libro.

Aunque sea un libro escrito hace ya casi cinco décadas, tiene la ventaja de que las principales aportaciones de Bradbury se han plasmado en ese momento en el papel. El prolífico autor seguirá escribiendo relatos, pero su mirada no va a variar de modo sustancial; por muchos adelantos tecnológicos que se produzcan, la prioridad antropológica bradburyana prevalece siempre. De modo que las consideraciones de Garci siguen vigentes. Por supuesto en lo referente a su recreación de su traslado siendo chaval a Los Ángeles, donde la pasión por el cine se acrecienta. Y también en la colaboración con John Huston para escribir el guión de Moby Dick, o en el análisis de la traslación a la pantalla de Fahrenheit 451 por parte de François Truffaut. Son además valiosos los comentarios a vuelapluma a los relatos de “El hombre ilustrado”, obra fascinante cuya traslación al cine fue claramente fallida. En la nueva edición está actualizada y es completísima, la bibliografía y filmografía en torno a Bradbury.

Resultan curiosas las dudas de Garci acerca de si le ha influido Bradbury en sus libros y cine, “creo que no”, “no lo sé”. Rechaza que esté presente la huella de su estilo en Historias del otro lado, pero yo no puedo dejar de reconocerla en sus primeros tiempos, pienso en los planteamientos de los cortos La cabina y La Gioconda está triste, e incluso en Las verdes praderas. Quizá cuando interiorizas mucho a un autor, lo haces tan tuyo que simplemente está ahí; aunque no lo veas.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE