IMG-LOGO
Reportajes

Estrenos findecine en salas 31 de julio-2 de agosto: Las películas que hay que ver

Conviene salir a la caza de buenas películas, pese a los calores y al covid-19, cine de padre y muy señor mío, para ver en familia, o no. Repasamos los principales estrenos de este fin de semana.

Y comenzamos con Padre no hay más que uno 2: La llegada de la suegra, estrenada el miércoles, y con la intención declarada de su director y protagonista Santiago Segura de apoyar a la taquilla en tiempos de salas desoladas. Secuela de su gran éxito-homenaje al clásico español La gran familia, entrega una cinta amable y simpática, ideal para olvidar los problemas del día a día y degustar en familia, tal y como está concebida.

Y en la misma línea familiar, se estrenan dos películas animadas: Mina y el mundo de los sueños muestra que las familias se rompen y se recomponen de curiosas maneras, Mina debe aceptar que su papá, después de que mamá les abandonara, tenga nueva pareja con una niña de su edad adicta a las nuevas tecnologías; mientras Gatos es una comedia minina con un lugar utópico donde, se supone, los gatos del título viven felices, aunque esto no está tan claro.

Quizá el título más trepidante y sugerente de entre los estrenos es La caza, que es además una parábola de unos Estados Unidos más polarizados que nunca, extremistas liberales y conservadores pueden llegar a extremos insospechados, se nos sugiere en esta cinta escrita por Nick Cuse y Damon Lindelof, con muchas dosis de acción y violencia, donde nunca sabes quién va a morir. La dinámica la traza un siniestro juego-venganza de un bando contra otro, aunque se encuentran a una “participante” de estos “juegos” que va por libre. Hay reparto coral, aunque las chicas que más dominan la función son Betty Gilpin y Hilary Swank, que tienen una pelea de armas tomar con música de Beethoven.

También hay acción en Mortal, irregular película noruega de André Øvredal con protagonista con superpoderes enraizados en la mitología nórdica y psiquiatra que le echa un cable, ellos son Nat Wolff e Iben Akerlie.

Si nos movemos por el cine más contemplativo y autoral, tenemos dos cintas que hay que calificar obligatoriamente de “singulares”. Blanco en blanco es una película chilena de Théo Court, de largos planos y preciosa fotografía, un ritmo que algún espectador considerará casi insoportable. Sigue a un fotógrafo llegado a una remota hacienda en Tierra del Fuego para tomar imágenes de la novia de un cacique a punto de casarse, casi una niña. Lo que invita a plantearse la moral profesional de quien hace fotos a personas o documenta sucesos, como la situación de los indígenas. Mientras que The Bra es una peculiar comedia surrealista sin palabras del alemán Veit Helmer, en que el protagonista, maquinista de tren, busca a la propietaria de una prenda íntima femenina, un sujetador.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers y vídeos