IMG-LOGO

Biografía

Hilary Swank

Hilary Swank

45 años

Hilary Swank

Nació el 30 de Julio de 1974 en Lincoln, Nebraska, EE.UU.

Premios: 2 Oscar

La señora del Ring

01 Septiembre 2005

Ha dado el golpe con Million Dollar Baby. Pero no se puede decir de la actriz del millón de dólares que no dé ni golpe, pues prepara concienzudamente sus papeles. Trabaja duro, durante meses, cambiando su apariencia física incluso. 

Interpreta a mujeres obstinadas, que luchan a brazo partido por abrirse camino en un mundo de hombres, ya sean detectives, karatekas, pilotos o boxeadoras. Aunque Hilary Swank no tiene aspecto de estrella, su apariencia resulta ideal para interpretar a mujeres con personalidad, acostumbradas a encajar los golpes de la vida. A pesar de que su filmografía no es especialmente amplia, ya tiene dos Oscar.

Como sus personajes, se ha abierto un hueco en el mundo a base de constancia. Y es que Hilary Ann Swank nació en Lincoln, un pueblecito de Nebraska, el 30 de julio de 1974, en el seno de una familia humilde. Cuando todavía era niña, se fijó en ella Suzy Sachs, prestigiosa productora, que convenció a sus padres de que la chica tenía posibilidades en el mundo de la interpretación. Poco después, le conseguía el papel de Mowgli, el protagonista de El libro de la selva, en versión teatral, cuando Hilary tenía nueve años. En el instituto demostró unas magníficas actitudes para el deporte, convirtiéndose en campeona de natación.

En 1990 Hilary se mudó con su madre a Los Ángeles, y se matriculó en el instituto South Pasadena. Justo entonces, decidió dedicarse profesionalmente a la interpretación. Tras presentarse a diversos castings le ofrecen un papel secundario, como compañera de clase de la protagonista, en Buffy, the Vampire Slayer, producción de serie B que dio origen a la serie. Poco después, fue escogida por sus dotes para el deporte entre centenares de aspirantes para protagonizar El nuevo Kárate Kid, cuarta entrega de la saga. En ella, el maestro Miyagi decidía enseñar a guardar el equilibrio y pulir cera a Julie, una huérfana acosada por jóvenes nazis.

Durante los años siguientes, a Hilary no le faltaron papeles, pero se vio relegada a subproductos olvidados, como la mediocre cinta de terror Sometimes They Come Back... Again, segunda entrega de una patética saga de fantasmas. Ella asegura que se toma en serio cualquier trabajo. “Me leo mis líneas en el guión, pero también leo entre líneas. Se trata de encontrar las cualidades de ese personaje que le hacen humano”, explica. Durante el rodaje de Quiet Days in Hollywood, se enamoró de su compañero de reparto, Chad Lowe, hermanísimo de Rob. La pasión era tal que pasaron por el altar ese mismo año. Era una época de suerte, pues por entonces se incorporaba al reparto de la serie Sensación de vivir, que causaba sensación entre los adolescentes. Pero el papel que realmente le daría la gloria sería el de Brandon Teena, un tipo que resulta ser Teena Brando, una chica travestida, en el sobrevalorado drama Boys Don't Cry, donde precisamente lo mejor era su extraordinario trabajo. Basada en una sórdida historia real, Hilary se comportaba y movía como un auténtico hombre. No en vano, llamó la atención de la Academia de Hollywood, que le otorgó un Oscar, aunque competía con Annette Bening, en su mítico papel de American Beauty.

Hilary estuvo a punto de sucumbir ante aquella maldición de los Oscar que hace que la estatuilla no siempre sea positiva para las actrices que la reciben. Y si no, que se lo cuenten a Mira Sorvino, Whoopi Goldberg y Mercedes Ruehl. Y es que no llegaba a atinar del todo escogiendo papeles. En Premonición era una esposa maltratada. En Insomnio era una detective rural que ayudaba a Al Pacino a resolver un asesinato. El núcleo fue la primera superproducción en la que se veía involucrada.

Pero el combate de su vida llegaría cuando Clint Eastwood se fijó en ella para la boxeadora de Million Dollar Baby. No fue fácil preparar el personaje, pues estuvo tres meses entrenándose una media de cuatro horas y media al día sufriendo un millón de dolores. “Me despertaba dando puñetazos a mi marido. Menos mal que Chad tiene espíritu de sparring”, comenta la actriz, que ganó 10 kilos de músculo con una dieta especial. El resultado, mereció la pena, pues se convirtió en la pesadilla de Annette Bening al arrebatarle nuevamente el Oscar.

Oscar
2005

Ganador de 1 premio

Oscar
2000

Ganador de 1 premio

Filmografía
La caza

2020 | The Hunt

Doce extraños se despiertan en el claro de un bosque. No saben dónde están ni cómo han llegado hasta ahí. Tampoco saben que han sido escogidos… para algo muy concreto… para ser cazados. A raíz de una teoría conspirativa nacida en la dark web, un grupo de la élite mundial se reúne por primera vez en una recóndita mansión para divertirse cazando a seres humanos. Pero su plan maestro no sale como esperan ya que una de las víctimas, Crystal, conoce el juego de los cazadores mejor que ellos mismos. Matándoles uno a uno, Crystal conseguirá invertir la situación y acercarse poco a poco a la misteriosa mujer que ideó el juego.

I Am Mother

2019 | I Am Mother

Futuro distópico. En un recinto cerrado –se supone que el exterior está altamente contaminado–, un robot, Madre, está al cargo de un programa para evitar la extinción de la especie humana. En un espacio acondicionado se albergan numerosos embriones, de los que escoge uno, al que cría amorosamente, y a la que llama Hija. Con un sofisticado software, buena alimentación y ejercicio, va creciendo hasta convertirse en una espabilada adolescente. Un día se escuchan unos ruidos del exterior: una desconocida, herida de bala, pide ayuda; y le produce terror ver a Madre, pues según ella el exterior está ocupado por androides –bulldozers los denomina– semejantes al robot, y muy belicosos. Película de ciencia ficción australiana, que constituye una agradable sorpresa. Tiene detrás a dos desconocidos, los coguionistas Grant Sputore y Michael Lloyd Green, el primero ejerciendo además de director. Sabe crear una adecuada atmósfera de suspense, jugando la carta de la ambigüedad acerca de si Madre está ocultando datos de la realidad a Hija, de un modo que hace evocar en más de un momento a la computadora HAL 9000 de 2001, una odisea del espacio, también por esa especie de ojo central que desprende una luz, aquí verdosa en vez de roja. En la trama se da una vuelta de tuerca a la idea de unos robots que pueden mostrar más humanidad que unos seres humanos embrutecidos y con una gran capacidad autodestructiva. Y se insiste en la necesidad de contar con una familia, y más específicamente con una figura materna, para poder tener un crecimiento sano y una buena educación. En el apartado de producción se nota que se ha sabido aprovecha muy bien un presupuesto seguramente ajustado, con un diseño del robot protagonista muy apañado. Pone voz a madre Rose Byrne, y compone un personaje difícil por antipático Hilary Swank, mientras que la recién llegada Clara Rugaard aguanta el tipo sobradamente estando en pantalla casi todo el tiempo.

6/10
What They Had

2018 | What They Had

Trust

2018 | Trust | Serie TV

Pocos meses después de que Ridley Scott documentara el caso de secuestro con petición de rescate en Roma del nieto del magnate del petróleo John Paul Getty en Todo el dinero del mundo, llega esta cuidada miniserie, creada por Simon Beaufoy, guionista habitual de Danny Boyle, de hecho éste ha dirigido los tres primeros capítulos. Como puede imaginarse, el metraje superior permite incluir muchos detalles del caso que no aparecían en el film de Scott. El título, Trust, juega con los múltiples significados de la palabra, incluido el irónico de una inexistente confianza. La familia Getty está completamente desestructurada. El patriarca John Paul Getty es un tipo desalmado, que sólo piensa en negocios y ganar dinero, salirse siempre con la suya. Es incapaz de empatizar con nadie, como si no tuviera corazón. En su espléndida mansión mantiene una especie de harem, además de la esposa oficial, hay otras mujeres con las que pasa la noche según se le antoja, con todas tiene firmados pintorescos acuerdos para que no puedan sacarle los cuartos. La relación con su hijo Paul, divorciado, es mala, le considera mediocre y no le perdona que haya estado enganchado a las drogas. Cuando llega a sus oídos la extraña noticia del secuestro de su nieto Paul, de 16 años, que lleva una vida de playboy y le gustaría dedicarse al cine, lo primero que cree es que se trata de un montaje. Pero incluso cuando constata que está en manos de un grupo mafioso, su modo de actuar sorprende por una increíble frialdad, parece que únicamente estuviera ultimando alguno de sus múltiples contratos. Confiará en su "solucionador" Fletcher Chace para negociar el rescate, aunque las cosas se van a complicar. Además de la compleja telaraña de relaciones en el seno de la familia Getty –Gail, la madre de Paul, Paul, las mujeres, el servicio...–, se pinta con detalle el lado de los secuestradores, con aires padrinescos, sobre todo en lo relativo a los festejos de la confirmación del hijo de uno de los mafiosos. Se incluyen flash-backs de cuando hubo algo que se asemejaba a una Arcadia feliz, se pinta la vida de juerguista que llevaba el secuestrado, se incluyen detalles de abuso de poder de Getty, como sus intentos de dominar el British Museum a su antojo. El ritmo es el adecuado, realmente engancha el visionado. La trama adquiere aires de gran tragedia de aires shakespereanos al tratar los temas de la ambición y de cómo pueden pudrirse los lazos familiares. Hay también mucha ironía, y buen uso a veces de distintos formatos cinematográficos, incluso imitando viejas películas familiares, o de la música, en un sostenido de falsa progresión muy efectivo. Los actores están francamente bien, tanto los más conocidos (Donald Sutherland, Hilary Swank, Brendan Fraser), como los actores italianos, que no resultan tan familiares.

7/10
La suerte de los Logan

2017 | Logan Lucky

En una pequeña localidad de West Virginia viven los Logan, una familia de hermanos sobre la que pesa una especie de gafe. Jimmy, ex promesa de fútbol, y su hermano Clyde, que perdió una mano en la Guerra de Irak, son unos perdedores de libro, y su guapa hermana, la peluquera Mellie, teme que le peguen el mal fario. Pero la noticia de que su ex mujer se va a llevar a su hijita Sadie del estado, lleva a Jimmy a pergeñar un plan para poder luchar por ella: se trata de robar el dinero recaudado en una célebre carrera de la NASCAR en Carolina del Norte. Se ve que el realizador Steven Soderbergh es hombre de costumbres, pues tras dirigir la trilogía iniciada con Ocean’s Eleven no ha podido olvidarse de ella y 10 años después de la última entrega ofrece ahora una especie de versión rural de las andanzas birladoras de Clooney y compañía. En este caso el cabecilla es un tipo totalmente opuesto, aparentemente simplón, a quien acompañan sus hermanos, no precisamente unos lumbreras, y otro grupo de hermanos capitaneados por un convicto. Lo mejor que se puede decir de La suerte de los Logan es que es un film entretenido que da lo que se espera, porque no aspira a más y eso lo consigue. Aún con sus simplezas, el guión de la debutante Rebecca Blunt está bien hilvanado, es dinámico y responde a la perfección al modelo de “plan de robo” en donde cada componente del grupo cumple su papel y todo está perfectamente diseñado (y oculto para el espectador), incluido el golpe de efecto final. Consigue interesar además la vertiente humana del protagonista, padrazo de la pequeña Sadie (una niñita, Farrah Mackenzie, con enorme presencia en pantalla), en conflicto siempre con su ex mujer (insulso papel para la casi desaparecida Katie Holmes). Se homenajea con nostálgico gusto a John Denver y además se incluyen algunos gags simpáticos, el mejor de los cuales es el de la referencia a Juego de tronos en el motín de la cárcel. En cambio, no se le saca todo el partido requerido a los personajes, algunos de los cuales están claramente desaprovechados, como los dos sosos hermanos de Joe Bang, el cuñado del protagonista e incluso el de su guapa hermana Mellie, interpretado con frescura por Riley Keough . El reparto reúne otros muchos rostros de sobra conocidos, con el protagonismo para un más que eficiente Channing Tatum, que no abandona su aire desganado durante todo el film. Le acompaña Adam Driver, que tras Paterson vuelve a interpretar un personaje que es un dechado de sosería y laconismo. Cambia de rol en cambio un oxigenado Daniel Craig en un papel de convicto algo disparatado. Y sorprende la presencia de las actrices Katherine Waterston y Hilary Swank en leves papeles.

5/10
55 Steps

2017 | 55 Steps

Deuda de honor

2014 | The Homesman

A Tommy Lee Jones director –que aquí también tiene protagonismo actoral– le gusta el western singular, que puede tener resonancias existenciales para sus coetáneos: lo demostró con su peculiar Los tres entierros de Melquíades Estrada, y vuelve a hacerlo con Deuda de honor, donde a primera vista lo más llamativo es el protagonismo femenino. Esto último tampoco es algo que él invente, pues filmes como Johnny Guitar, 40 pistolas, Valor de ley en sus dos versiones, o Caravana de mujeres contaban con mujeres fuertes en lo que es un género que se considera genuinamente masculino. Aquí el film sigue a la solterona Mary Bee Cuddy, que vive sola en un pueblo de Nebraska sacando adelante su granja como puede, se trata de una existencia dura, en la que le ayuda ser una persona de fe. Otras mujeres no llevan la vida en el salvaje oeste con tanta entereza como ella, hasta el punto de que tres, que han enviudado o sobrellevan otras desgracias familiares, han enloquecido. En una reunión en la iglesia, acuerdan conducirlas al este, donde podrán recibir la atención que requieren. Mary Bee asume el reto, y en la tarea le va a ayudar Briggs, un buscavidas al que salva de un linchamiento. Será un viaje largo e incómodo, donde chocan los caracteres de ambos, aunque de alguna manera cada uno aprende del otro, van convergiendo. Deuda de honor adapta una novela de Glendon Swarthout, y su visionado resulta algo incómodo, parece difícil empatizar con los dos personajes protagonistas y sus respectivos aires de superioridad, ella desde su rigidez moral, él desde su posición de hombre de mundo. Tommy Lee Jones carga las tintas en la paradójica postura de unos personajes que se muestran generosos en su innegable egocentrismo. En los duros pasajes que muestran la locura y las decisiones en que está en juego la vida de las personas, algunos muy violentos y desagradables, domina un existencialismo amargo y pesimista, una suerte de fatalismo desesperanzado cercano al absurdo. Aunque se logra cierto ritmo, también puede detectarse un cansinismo circular y reiterativo, variaciones sobre la misma idea, esto es lo que le toca al ser humano, viene a decirse. Aunque hay un puñado de actores conocidos en el film, la presencia de Meryl Streep y Hailee Steinfeld es anecdótica, los reyes de la función son el propio Lee Jones y Hilary Swank, que componen bien a sus personajes, dentro de la limitación con que están trazados.

5/10
Siempre estaré contigo

2014 | You're Not You

Kate, pianista clásica, recibe un terrible diagnóstico: padece ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Recibirá como ayudante a Bec, una joven que aspira a convertise en cantante de rock y que lleva una vida desordenada, tanto en la univesidad como con sus relaciones sentimentales. Kate, cuyo carácter es todo lo contrario, ordenado y meticuloso, pronto se convertira en el contrapunto de Bec, y ambas entablarán una sincera relación en donde cada una sacará lo mejor de la otra, aunque tengan altibajos. Acendrado y emotivo drama basado en el libro de Michelle Wildgen, que cuenta como mejor baza con la presencia de Hilary Swank una actriz que sabe como nadie interiorizar el sufrimiento y las emociones. Le acompaña una estupenda Emmy Rossum y completa el reparto un estupendo grupo de conocidos secundarios.

6/10
Mary y Martha. El coraje de dos madres

2013 | Mary & Martha

La madre de George descubre que sufre acoso escolar y decide llevárselo con ella a África para vivir una vida paradisiaca. Sin embargo, la malaria se cebará en la familia, al igual que en la de otra mujer. Ellas son Mary y Marta y sus vidas van a cambiar para siempre. Sentido drama producido para la televisión que cuenta con el inestimable trabajo de las prestigiosas Hilary Swank y Brenda Blethyn. La historia es dura, por momentos triste, pero el guión del gran Richard Curtis resalta la inabarcable esperanza del ser humano. Dirige el competente Phillip Noyce (Salt).

6/10
La víctima perfecta

2011 | The Resident

Juliet es una estresada cirujana que ejerce en Nueva York, algo alicaída tras el final de una relación. Después de pasar un tiempo en un hotel, consigue un magnífico apartamento con estupendas vistas al puente de Brooklyn. Además el casero, Max, es un tipo la mar de apuesto y encantador, podría volver a surgir el amor. No sospecha que tras una fachada amable se esconde un pervertido. Mediocre coproducción de Reino Unido y Estados Unidos, dirigida por el desconocido Antti Joniken, también coguionista, que pretende revitalizar la terrorífica marca de la legendaria compañía Hammer, incluso reservando un rol secundario a uno de sus actores míticos, Christopher Lee. El film acumula tópico tras tópico sin rubor alguno, parece mentira que una cinta de hora y media pueda ser tan reiterativa y poco imaginativa. La relación del débil e impotente Max, con su abuelo August, quizá quiera evocar la relación dominante de la madre de Norman Bates y éste en Psicosis, pero obviamente la comparación es más que odiosa. Y desde luego, darnos media hora de metraje en que se plantea la relación de Juliet y Max, para luego contarnos la misma historia con los aspectos siniestros de Max que se nos habían ocultado hasta ese momento, es un recurso manejado con torpeza manifiesta. Al final todo se reduce a un film voyeurista de acoso y derribo, con agotadora persecución final, en el que da pena ver envueltos al citado Lee y a la doblemente ganadora del Oscar Hilary Swank.

2/10
Noche de fin de año

2011 | New Year's Eve

Último día del año 2011. Hombres y mujeres se preparan en Nueva York para vivir a su modo las fiestas. Claire tendrá que supervisar el acontecimiento anual de la caída de la bola en Times Square; Ingrid querrá vivir todo lo que no ha hecho, con ayuda del joven Paul; dos mujeres embarazadas se disputarán el premio económico al primer nacimiento del año; Laura será la jefa-chef de una gran fiesta a donde acudirá su ex novio, el famoso cantante Jensen; la adolescente Hailey quiere quedar con el chico que le gusta, pero su madre, Kim, se niega; Elise y Randy quedan atrapados en un ascensor, etc., etc. El director Garry Marshall ( Pretty Woman) entrega un film coral al estilo de su anterior trabajo, Historias de San Valentín, film al que se hace explícita referencia en los divertidos títulos de crédito. La historia da justo lo que se espera: un cúmulo de tópicos, que en este caso giran en torno a las tradiciones de la noche de Fin de Año en Nueva York. Todo aderezado con los valores navideños y la esperanza en un futuro mejor, donde a menudo el comienzo de la buenaventura ha de ser el perdón, la valentía, la compasión y la preocupación por el prójimo. Esto se entrega a modo de 'collage', con multitud de historias y personajes que al final acaban entrelazándose de algún modo. El conjunto se incluye dentro de la tradición hollywoodiense más amable y sentimental, no por eso desdeñable. Es cierto, en cambio, que hay pocos momentos inspirados, aunque ninguno desprenda tan excesivo almíbar como para hacer que el resultado produzca demasiado empacho. El amplísimo reparto contiene numerosísimos actores y actrices célebres, algunos de los cuales tan sólo cuentan con unas breves imágenes y diálogos. Por supuesto, unas historias funcionan mejor que otras, también por la labor de los intérpretes, tal es el caso de Michelle Pfeiffer, que está maravillosa en su papel de mujer madura deprimida y un poco tarambana.

4/10
Betty Anne Waters

2010 | Conviction

Kenny y Betty Anne Waters son dos hermanos que a pesar de criarse en un hogar desestructurado, han estado siempre estrechamente unidos. Él, casado y con una hija, es un poco tarambana, y con facilidad tiene problemas con la policía. Pero nada tan fuerte como la acusación de asesinar una mujer, hecho por el que es condenado, ante la incredulidad de los dos hermanos, a cadena perpetua. Pasarán los años con distintas apelaciones que se van perdiendo. Advirtiendo que poca ayuda le cabe esperar de unos abogados que creen a Kenny culpable, Betty Anne toma la determinación de estudiar la carrera de derecho, para ocuparse personalmente de la defensa de su hermano. Casada y con dos hijos, su matrimonio se va a resentir, pero ella piensa que es su deber lograr la libertad de Kenny. El actor Tony Goldwyn se ha ido labrando poco a poco una carrera como director, que incluye la realización de muchos episodios de series televisivas. Aquí maneja un guión de Pamela Grey (Música del corazón), basado en una aleccionadora historia real, sobre el amor fraternal y la confianza mutua mantenidos a lo largo del tiempo, que lleva a la protagonista a sobreponerse con constancia a mil y un obstáculos para demostrar una inocencia en la que cree firmemente. Lo que le da pie a entregar una película de corte clásico, no demasiado innovadora, pero que funciona. Es cierto que este drama judicial tiene numerosos elementos vistos en tantas películas, aquí se puede aplicar con toda propiedad aquello de que 'no hay nada nuevo bajo el sol'. Pero el guión de Grey es sólido, y presenta una sólida galería de personajes, en la que brillan las interpretaciones de Hilary Swank, Sam Rockwell y Minnie Driver, pero también, en roles más breves, Melissa Leo, Juliette Lewis, Peter Gallagher y Clea Duvall. Y junto a momentos de genuino suspense -la búsqueda de las pruebas desaparecidas-, destacan los momentos en que se despiertan las emociones -las conversaciones entre los hermanos, la amiga leal, los hijos de Betty Anne preguntándose si harían lo mismo que su madre por el otro hermano...

6/10
Amelia

2009 | Amelia

Biopic de la piloto norteamericana Amelia Earhart, una de las mujeres más famosas de su tiempo, de quien ya se hizo una película con el título Amelia Earhart: el vuelo final. Si Charles Lindbergh alcanzó la celebridad el 20 de mayo de 1927 al ser el primer hombre que cruzó en solitario el Oceáno Atlántico en avión, Amelia ocupó idéntico puesto en cuanto al género femenino en 1932 –el mismo día en que se cumplían 5 años de la gesta de Lindbergh–, cuando voló en su pequeño monoplaza Lockheed Vega desde Newfoundland (Canadá) hasta tierras irlandesas. Amelia estuvo casada con el empresario y editor George Puttnam, quien le dio su primera oportunidad para cruzar el Atlántico en 1929 (aunque esa vez sólo en calidad de pasajera) y supo después cómo sacar mucho partido comercial y económico a las aventuras de su mujer, gracias al cual pudieron financierase numerosos vuelos en avión y otras actividades pioneras para las mujeres que deseaban ser pilotos. La directora india Mira Nair (La boda del monzón, La feria de las vanidades) dirige este film con corrección y elegancia, pero no puede evitar que resulte bastante aburrido. Quizá sea el guión sin sorpresas, quizá sean los personajes demasiado distantes, quizá sea el modo frío y decimonónico de narrar, pero el resultado carece por completo de garra. Se centra, claro está, en el personaje de Amelia, pero prestando especial atención a su faceta rebelde y feminista. El film muestra a una mujer que basa su libertad en la falta de compromisos, y en su ansia algo irracional y temeraria por volar, lo que acaba por resultar un poco superficial e incluso infantil. Hay una fotografía cuidada, una estudiada música de Gabriel Yared y algunas buenas tomas aéreas, pero todo está como 'embotellado' y también resultan empalagosas y artificiales las frases en off sobre la belleza, la libertad, la plenitud..., a propósito de la mirada de la piloto hacia el cielo, las nubes, las aguas del mar, etc. En cuanto al reparto, Hilary Swank se esfuerza como siempre, aunque esta vez en vano, y los personajes secundarios son más secundarios que nunca. Quizá Richard Gere da más el pego como el marido de Amelia, pero resulta muy banal el personaje encarnado por Ewan McGregor.

4/10
Diarios de la calle

2007 | Freedom Writers

Erin Gruwell es una joven blanca, recién licenciada, muy orgullosa de su padre, un liberal que luchó en su época por los derechos civiles. Deseosa de estar a la altura de su padre, consigue trabajo en el conflictivo instituto Wilson, de Long Beach, donde los experimentos de integración racial en las aulas, donde conviven blancos, negros, hispanos y asiáticos, no parecen estar dando los resultados apetecidos. Erin aparece ante todos los que le rodean -la directora del departamento Margaret, los otros profesores, su marido, su padre, sus alumnos- como alguien ingenuo, que en poco tiempo va a descubrir que la vida es dura, que sus buenos deseos no bastan para ayudar. Y si bien es verdad que algo de esto hay, Erin no se rinde, sino que sigue esforzándose por ganarse a sus alumnos. Y a partir de una clase memorable, a partir de la caricatura que un chico ha pintado de otro compañero, empezará la larga ascensión de obtener la confianza de sus alumnos. Richard LaGravenese, guionista y director, se basa en un caso real de experiencia educativa que se plasmó en forma de libro, "Los diarios de los escritores de la libertad". Allí se recogían extractos de los diarios que Erin animó a sus alumnos a llevar, donde plasmaban las difíciles condiciones de familia, pandilleros y violencia, en las que se veían obligados a sobrevivir. El film es muy sugerente, porque subraya con acierto cómo un profesor debe esforzarse por entender a sus alumnos, para de este modo poder darles la educación y enseñanza que necesitan. Cómo logra concienciarles acerca de sus problemas de convivencia presentándoles el horror del holocausto, o el modo en que les aficiona a la lectura, incluso con sacrificios económicos personales que suponen el pluriempleo, tienen fuerza, y llevan a la hermosa escena en que traen al instituto a la mujer que acogió en su casa a la célebre Ana Frank, inspiradora de la pedagogía de Erin de los diarios. La doblemente oscarizada Hilary Swank da el tipo perfecto de mujer idealista y risueña, a la par que testaruda, a la que mueve un noble fin, que no logra conciliar con la atención de su vida matrimonial. En ese sentido el film es honesto, no pinta a una mujer perfecta, y tampoco pretende que los enfoques pedagógicos de Erin sean la solución perfecta y única al problema educativo. Pero sí se subraya, justamente, su sincero empeño por hacer que las cosas cambien a mejor, con logros notables. En el resto del reparto, los demás personajes son secundarios, pero hacen un trabajo notable Patrick Dempsey e Imelda Staunton, a los que toca asumir los antipáticos personajes del marido y la profesora antagonista de Erin, y Scott Glenn, como el padre de la novata profesora. También hacen un gran trabajo los desconocidos jóvenes que interpretan a los alumnos, y que en algunos casos proceden de los mismos ambientes marginales que retrata el film.

6/10
La cosecha

2007 | The Reaping

El thriller de inspiración religiosa dio buenos resultados en Seven. Algo parecido pretenden los responsables de esta cinta, muy alejada en cuanto a calidad del film de David Fincher. Katherine Winter es una antigua misionera, especializada en desmontar supuestos milagros, ofreciendo razones científicas a sucesos que parecen inexplicables a simple vista. Un día, un tipo le pide ayuda para investigar un extraño suceso que ha ocurrido en Haven un pueblo sureño, donde el río parece haberse convertido en sangre. A partir de su llegada, en el lugar parecen reproducirse las diez plagas que según el Antiguo Testamento asolaron Egipto. A pesar de que le han dado un guión bastante plano, Hilary Swank es tan buena actriz que logra hacer creíble a su personaje, una mujer en crisis de fe, tras la muerte de su esposo y su hija a manos de un fanático religioso. Tampoco decepciona el veterano Stephen Rea, en un breve papel. Ambos elevan en cierta medida el nivel de una cinta que apuesta demasiado por la sucesión de efectos especiales. Y es que parece que el único objetivo del especialista en acción y cine fantástico Stephen Hopkins consiste en mostrar lo bien que los técnicos de efectos especiales son capaces de recrear las citadas plagas, con resultados no aptos para los espectadores más sensibles. Como se puede suponer, los protagonistas sufren una lluvia de ranas, una invasión de insectos, granizo mezclado con fuego, terribles sarpullidos, execrables langostas, etc. Y eso es todo el espectáculo: mucho ruido y pocas nueces.

4/10
Posdata: te quiero

2007 | P.S. I Love You

Holly y Gerry parecen el matrimonio perfecto, se quieren con locura, saben superar sus diferencias. Pero... El cáncer mata a Gerry. Y la viuda Holly no admite consuelo, está hecha fosfatina, se siente incapaz de salir de casa, distraerse o lo que sea, a pesar de los esfuerzos de sus dos mejores amigas y su familia. Para colmo, algo contribuye a que Holly no pase la página de Gerry demasiado rápido. Resulta que su amado esposo, antes de morir, dejó organizado una especie de juego para ella, como una gimkana romántica y sentimental que debería ayudarle a encauzar el resto de su vida. De modo que Holly empieza a recibir mensajitos y regalitos, que sirven para recordar los mejores momentos en común, el modo que se conocieron, etc., servidos con ¿oportunos? flash-backs. Lo que no está claro es que dicho plan ayude a superar la pena. Desde luego la madre de Holly más bien piensa que aquello es regodearse en el dolor. Almibarada tragicomedia romántica, ejecutada por un amante del género, el guionista y director Richard LaGravenese, que adapta una novela de Cecelia Ahern. El resultado es fallido, a pesar de algún momento más o menos emotivo. Lo cierto es que LaGravenese funciona mejor cuando sus guiones románticos los lleva a la pantalla otro, y más si es un gran cineasta como Alfonso Cuarón, Robert Redford o Clint Eastwood, y ahí están para demostrarlo sus títulos La princesita, El hombre que susurraba a los caballos y Los puentes de Madison. Aquí se equivoca en la línea de salida, la petición al espectador de que suspenda su incredulidad con tan disparatado argumento resulta difícil de atender. El desequilibrio de risas, lágrimas y amor es patente, el reduccionismo sentimental excesivo. Y la dirección es demasiado plana para persuadir de que esto tiene pies y cabeza, resulta difícil no conceder la razón a la madre de que todo “el plan” es un ejercicio de sadismo de dudoso gusto. Además, se concilia poco con ese amor romántico y apasionado que se procura ensalzar algunas ideas ridículas de las “amigas” de Holly, como llevarla a un club nocturno gay para divertirse, o animarla a tener sexo ocasional, para llevar mejor la tristeza que le embarga. No basta tener un reparto atractivo, con la “friend” Lisa Kudrow, Gerard Butler, Hilary Swank y Kathy Bates, las dos últimas damas con Oscar, para levantar la cosa, que cae en todos los tópicos imaginables en lo relativo a posibles nuevos amores. Por cierto que en el film se deja ver un tal Jeffrey Dean Morgan, que parece el “primo americano” de Javier Bardem.

4/10
La dalia negra

2006 | The Black Dahlia

A finales de los 40, el asesinato y mutilación de una aspirante a actriz, Elizabeth Short, copó las páginas de sucesos de la crónica negra de Los Ángeles. Con tal crimen como excusa, James Ellroy escribió una novela que ahora adapta al cine Josh Friedman, con Brian De Palma tras la cámara. Cuenta la amistad de dos policías angelinos, Bucky y Lee, antiguos boxeadores. Tras combatir en el ring en una pelea amañada, Lee consigue que Bucky se incorpore al departamento de homicidios, donde compartirán con éxito multitud de casos. Su unión es estrecha, y pasa por el respeto de Bucky hacia la novia de Lee. Pero la obsesión que éste llega a desarrollar por resolver el caso de la muerte de Short saca a la luz demonios interiores que hasta ese momento habían permanecido soterrados. Brian De Palma entrega un film de impecable factura, pero que no hace olvidar L.A. Confidential, la brillante adaptación de la novela homónima de Ellroy. Existe cierto desequilibrio en el entramado argumental, donde brilla la amistad de los policías, y la chica de uno de ellos, pero que está descompensada con la atracción que el otro desarrolla hacia una ‘hija de papá’, la presentación de la familia ‘tronada’ de ésta, y los escabrosos elementos lésbicos y malsanos en torno al crimen, ‘voyeurismo’ marca de fábrica de De Palma. Lo que no quita para que sobresalgan escenas brillantes, como la de la trampa, con un tempo que retrotrae a la de la célebre secuencia de la escalera de la estación en Los intocables de Eliot Ness. Hay un acierto en el reparto, con un Josh Harnett en un papel ‘adulto’, un Aaron Eckhart que crece en estatura actoral a cada film que hace, y una Scarlett Johansson que ilumina la pantalla como las estrellas de antaño. Más difícil, y antipático, es el papel que le cae en gracia, por así decir, a la doblemente oscarizada Hilary Swank.

6/10
Tierra de sangre

2004 | Red Dust

Dirk Hendricks, un policía sudafricano, estudia acogerse a una posible amnistía en el marco de la era postapartheid que vive Sudáfrica, declarando ante la Comisión de la Verdad y Reconciliación. Para ello deberá someterse a un careo con Alex Mpondo, ex preso político y actual miembro del Congreso Nacional Africano. Mpondo fue torturado por Hendricks durante su encarcelamiento. Sarah Barcant, abogada nacida en Sudáfrica, regresará a su país natal, tras muchos años de ausencia, para representar a Mpondo, así como a los padres de Steve Sizela, un amigo de Mpondo que también fue arrestado, y que desapareció sin dejar rastro. Correcto drama que adapta una novela de Gillian Slovo, sobre las heridas dejadas por las injusticias del apartheid, y el actual proceso de reconciliación nacional que se vive en el país. El film aboga por el arrepentimiento y el perdón como la mejores maneras de pasar página. Está protagonizada por Hilary Swank, que la rodó justo antes de la multipremiada Million Dollar Baby.

6/10
Iron Jawed Angels

2004 | Iron Jawed Angels

Hilary Swank, Julia Ormond y Anjelica Huston protagonizan este drama que reconstruye hechos reales, acaecidos en Estados Unidos en los años de la Primera Guerra Mundial, durante la presidencia de Woodrow Wilson. Sigue los pasos de Alice Paul y Lucy Burns, dos pioneras del movimiento a favor del sufragio femenino en Estados Unidos. La situación con que arranca la historia es que varios estados han concedido el voto a las mujeres, pero éste dista de ser un derecho constitucional extendido a toda la nación. La principal asociación de mujeres sufragistas es partidaria de una lucha tenaz y paciente, sin extremismos, por lo que Alice Paul y Lucy Burns, más expeditivas, crean un partido de las mujeres, que negará su apoyo a cualquier político que no respalde claramente el voto femenino; y organizan un piquete que está permanentemente ante la Casa Blanca día y noche, llueva, nieve o haga calor. Las cosas se calientan con la entrada de EE.UU. en la guerra, la detención de mujeres, y un movimiento de huelga de hambre.Resulta curioso que una directora alemana, Katja von Garnier, sea quien esté detrás de esta trama netamente americana, sobre "ángeles con mandíbulas de hierro", expresión que debía ser muy difícil de traducir, por lo que se ha mantenido el título original. El film, producción de HBO, tiene interés histórico, pero se resiente de una realización extraña para una película de época, con una música anacrónica, y un ritmo a veces videoclipero. Falta definición a los personajes, una pena porque el reparto es espléndido. Al final lo que más llega es la huelga de hambre de Alice -son terribles las imágenes en que es obligada a ingerir alimentos-, y los problemas de una de las damas, casada con un senador, y que se moja mucho apoyando la causa.

5/10
Million Dollar Baby

2004 | Million Dollar Baby

Con 74 años, Clint Eastwood sigue en plena forma creativa. Sin dormirse siquiera un momento en los laureles de su anterior film, el aplaudido Mystic River, vuelve a entregar otro que ha acaparado siete nominaciones a los Oscar, de los que ha materializado cuatro, película, director, actriz principal y actor de reparto. Y no sólo dirige con mano firme y ritmo sobresaliente su mejor título desde Sin perdón, sino que entrega una magnífica interpretación. El guión de Paul Haggis toma elementos de los relatos de boxeo de F.X. Toole, reunidos en el libro Rope Burns. Stories from the Corner. Principalmente del que da título a la película, pero también de otro llamado Agua helada (allí aparece Scrap, el personaje del narrador, y el enclenque pero voluntarioso boxeador llamado Peligro). Y aunque ambientada en ambientes pugilísticos, estamos sobre todo ante la historia de un tipo, Frankie Dunn, un entrenador de boxeo que por razones innombradas ha perdido el amor de su hija. La llegada a su gimnasio de Maggie Fitzgerald, una joven terca y decidida, que sueña con triunfar en el ring, le ofrece la oportunidad de poner en marcha una suerte de amor paterno. Cuando este amor reencontrado se halla en peligro, Frankie se ve en una disyuntiva moral que le puede hundir en el más profundo de los abismos. La película fluye con enorme naturalidad. La voz en off del personaje de Morgan Freeman, un completo acierto, se justifica del todo en el desenlace, con una función semejante a la que tenía en Cadena perpetua. La armonía es total entre las imágenes de entrenamientos y combates, y los diálogos y silencios necesarios para ahondar en los puntos fuertes y en las heridas profundas de los personajes. Uno de ellos, el torpe púgil Peligro, ofrece el necesario y casi único contrapunto cómico de esta amarga película, aunque tenga también un deje de patetismo. La soledad de Maggie (estupenda Hilary Swank) queda de manifiesto cuando conocemos a su familia, lo que refrenda la percepción de que en Frankie ha encontrado un padre. Eterno fatalista, Eastwood insiste en la idea de que, con harta frecuencia, los mejores planes acaban torciéndose. Pero hay que reconocerle que no hace trampas con el espectador. Cuando uno de los personajes expresa su deseo de morir, el director juega con todas las cartas sobre la mesa. No estamos, ni mucho menos, ante un eco de Mar adentro, tampoco en el ponderado retrato de un sacerdote católico que tiene calado a su feligrés, y que sabe que su gran ‘tema’ es su hija y no ciertas disquisiciones teológicas de las que le gusta charlar. El final de la película de Eastwood atrapa casi a la letra, pero con imágenes, las últimas palabras del relato de Toole: “Con sus zapatos en la mano, pero sin su alma, [Frankie bajó en silencio la escalera de atrás y se marchó, con los ojos tan secos como una hoja agostada.”

8/10
11:14. Destino fatal

2003 | 11:14

Prometedor debut de Greg Marcks, joven director recién salido de la Escuela de cine de Florida, que parte de un curioso punto de partida. Middleton, una pequeña ciudad estadounidense de provincias. A las 11:14 de la noche, Jack, un joven conductor borracho, atropella a un muchacho con su coche. Se pone tan nervioso que decide fugarse sin llamar a la policía. Mediante la técnica del "flash-back", el cineasta retrocede para narrar la curiosa cadena de acontecimientos que condujeron a este accidente. En los hechos, están involucrados heterogéneos personajes. Cheri, una joven manipuladora, intenta convencer a su novio de que cometa un crimen. Tres adolescentes gamberros arrojan objetos a los vehículos de la carretera desde su camioneta.  Buzzy resulta herida durante un atraco en la tienda donde trabaja como cajera. En realidad, Marcks cuenta cinco veces la misma historia, aunque desde puntos de vista diferentes. Su humor, macabro, en ocasiones resulta grosero. Pero mantiene el interés en todo momento, compone gags visuales sorprendentes, y describe situaciones propias de la América profunda, con personajes característicos de la zona. Además, todas las piezas del puzzle encajan, por lo que se puede decir que el cineasta sale airoso de esta opera prima, que llevaba algunos años rodada, y que se ha estrenado en nuestro país para aprovechar que Hilary Swank ganó el Oscar este año. Su trabajo como mojigata dependienta es excelente.

6/10
El núcleo

2003 | The Core

¿Qué pasaría si el campo magnético de la Tierra sufriera alteraciones de entidad? Pues bastantes cosas terribles: los marcapasos darían disgustos a más de un corazón, habría tormentas eléctricas muy aparatosas, que podrían afectar a más de un monumento… Incluso podría producirse un cambio climático que nos acercaría a algo muy parecido al fin del mundo. Lo malo es que algo de esto está ocurriendo por culpa de un experimento ultrasecreto del ejército de los EE.UU.: la única esperanza para poner el núcleo de la Tierra en su sitio es viajar al centro de la Tierra con una nave especial de morro superperforador, que permitirá lo que parece un viaje imposible. Al mando de la nave se pondrá Beck, una intrépida piloto que ya ha tenido más de una experiencia a bordo de un transbordador especial. Ella y su equipo de “terranautas”, seis personas, deben emprender una increíble carrera para llegar al centro de nuestro planeta, y provocar una explosión atomíca que ponga las cosas en orden. Cada segundo cuenta, y lógicamente los nervios de los integrantes de la expedición se desatan en la gran aventura. El novelista francés Julio Verne demostró una imaginación desbordante en una serie de novelas anticipativas, que hablaban de viajes por el fondo del mar ("20.000 leguas de viajes submarino") y a la luna ("De la Tierra a la Luna"); en el film que nos ocupa es referencia innegable Viaje al centro de la Tierra, con una puesta al día que supone un ropaje científico más o menos presentable. A la tensión por el peligro que corre el planeta y a los efectos especiales, se suma un componente humano que insiste en el asombro ante la hermosura de la naturaleza, los peligros de la investigación científica y la épica del heroismo sacrificado; a esto último ayuda un reparto apañado donde destacan Hilary Swank, Aaron Eckhart y Stanley Tucci.

5/10
Insomnio (2002)

2002 | Insomnia

Si en la película que dio prestigio al director Christopher Nolan, Memento, el protagonista sufría amnesia, su nuevo trabajo tiene como protagonista a un veterano policía que sufre otro tipo de trastorno de la mente, al que hace alusión el título. Se trata de Will Dormer, un veterano agente de homicidios, que para investigar un asesinato se traslada con su compañero Hap a un pueblecito del Norte de Alaska. Allí la luz, metáfora que simboliza la verdad, no deja dormir a Dormer. Le asedian sentimientos de culpa, porque durante toda su carrera no ha dudado en colocar pruebas falsas con tal de resolver todos sus casos. Por contra, Hap está dispuesto a declarar ante asuntos internos, lo que produce cierta tensión en la pareja. Mientras ambos vigilan una playa, encuentran al principal sospechoso, el novelista Finch, que se escabulle gracias a la espesa niebla que cubre la zona. La pareja sale tras él, y Dormer cree sitiarle entre las brumas, pero tras disparar comprueba desolado que ha cometido un error, y que ha matado a su compañero (al que por otro lado le viene bien quitar de enmedio). Decide poner pruebas falsas que señalan como culpable a Finch, pero éste sabe la verdad, y lo utilizará para chantajear al agente. Mientras tanto, una policía local sospecha lo que realmente ocurrió. Esta vez Nolan se basa en una película sueca, con el mismo título, de 1997, y cuenta con una modélica actuación de Pacino, cada vez más atormentado por la culpa. También deja un buen sabor de boca Robin Williams, que prácticamente encasillado en personajes joviales o entrañables, últimamente encuentra un fascinante reto en interpretar a personajes oscuros o psicópatas, como ocurría en las recientes Retratos de una obsesión y Smoochy.

6/10
El misterio del collar

2001 | The Affair Of The Necklace

En vísperas de la Revolución Francesa, tuvo lugar en la corte de Luis XVI el histórico suceso conocido como “l’affaire du collier”. Todo gira alrededor de un precioso collar de 647 diamantes, una pieza de ensueño que Luis XV pensaba regalar a su amante. El rey murió, y los joyeros se quedaron con un palmo de narices. ¿Qué hacer con el encarguito que ha costado una pasta gansa? Entonces entra en escena la condesa Jeanne de la Motte-Valois que, despojada injustamente de sus privilegios nobles, dedica toda su vida a tramar una venganza contra todo y contra todos: y hace creer al ambicioso y libertino cardenal Rohan que Maria Antonieta desea la joya, enredando en sus manejos a un montón de personajes influyentes, hasta configurar un escándalo de proporciones mayúsculas. Hillary Swank, oscarizada por Boys Don't Cry, quizá no tiene el mejor físico posible para un film de época. Pero la intriga que nos cuenta Charles Shyer –que cambia la comedia de El padre de la novia por los misterios palaciegos– es lo suficientemente curiosa para tenernos con la mosca detrás de la oreja durante casi todo el metraje.

4/10
Premonición (2000)

2000 | The Gift

En un pequeño pueblo de Georgia, Annie Wilson (Cate Blanchett), viuda y madre de tres hijos, se gana la vida echando las cartas a sus vecinos para predecirles el futuro. A ella acuden, entre otros, Buddy, un joven desequilibrado en busca de esperanza, y Valerie, una joven que sufre tremendas palizas de un marido violento que no soporta que su esposa visite a la vidente. Aunque el trabajo de Annie no es demasiado bien visto por las autoridades locales, tras la desaparición de una joven, y debido a la falta de pruebas, la policía decide acudir a ella como única posibilidad de descubrir su paradero. En la línea de las últimas películas de suspense con tintes sobrenaturales, Premonición es un producto dignísimo gracias a las interpretaciones de un soberbio reparto, con mención especial para Cate Blanchett, Giovanni Ribisi (el joven médico de Salvar al soldado Ryan) y Keanu Reeves, este último en un papel muy distinto al que nos tiene acostumbrados. Sam Raimi recupera la sórdida habilidad que ya mostró en Un plan sencillo para plasmar con fidelidad el perfilado guión de Billy Bob Thornton, el cual se las arregla para que la historia atrape al espectador hasta el último fotograma. Algunas secuencias, como el primer encuentro de Blanchett con los prometidos Greg Kinnear y Katie Holmes, o la de sus siniestras visiones nocturnas en las ramas del árbol, están muy conseguidas y resultan verdaderamente inquietantes.

4/10
Boys Don't Cry

1999 | Boys Don't Cry

Brandon Teena es una chica inadaptada, con problemas afectivos, a la que le encanta vestirse de chico. Sus rarezas no se entienden en su entorno, así que viaja a otra ciudad, donde hace amistad con un grupo entrañable, donde todo el mundo le toma por varón. Pero claro, el tiempo pasa, y se descubrirá el pastel. Esta película basada en hechos reales ha cosechado multitud de premios en festivales internacionales. La historia es muy dura, pues muestra la crisis de identidad sexual de la protagonista sin tapujos, y la incomprensión de los que la rodean.

7/10
La resurrección del mal

1996 | Sometimes They Come Back... Again

Tras la muerte en misteriosas circunstancias de su madre, Jon regresa a su pueblo natal, donde su hermana murió brutalmente veinticinco años atrás. Jon está dispuesto a superar las supersticiones, pero los demonios que asesinaron a su hermana persiguen ahora a su hija, que tiene la misma edad de aquella. La joven actriz Hilary Swank (El nuevo Karate Kid, Boys Don't Cry) protagoniza esta adaptación de una terrorífica novela de Stephen King.

3/10
El nuevo Karate Kid

1994 | The Next Karate Kid

Nueva entrega de la saga, que presenta la novedad de que en esta ocasión el "viejo maestro" versado en toda clase de artes marciales tiene como discípula a una jovencita. Exceptuando este detalle, el film es más de lo mismo. Kárate, luchas, el proceso de aprendizaje, la paciencia del maestro, el tesón de la alumna... En definitiva, un producto entretenido, sobre todo para los incondicionales de la serie y las artes marciales. Pat Morita vuelve a encarnar de nuevo al anciano profesor de Karate, y Hilary Swank (Boys Don't Cry, Million Dollar Baby ) da vida a la sufrida alumna. La película está dirigida por Christopher Cain.

4/10
Sensación de vivir

1990 | Beverly Hills, 90210 | Serie TV

Los hermanos Brandon y Brenda se trasladan a vivir a Beverly Hills y en su nuevo hogar conocerán nuevas amistades y un próspero futuro que le abre las puertas. En el instituto formarán pandilla con Kelly, Andrea, Steve, Donna, Dylan, de los que se harán inseparables y con los que pasarán risas, lágrimas, deseos, desengaños... que marcarán su adolescencia. Célebre serie de los 90 y todo un éxito entre los adolescentes que, además, hizo famosa a la embrujada Shannen Doherty. Las idas y venidas de los protagonistas del instituto de Beverly Hills triunfaron tanto en la televisión que la serie se mantuvo durante 10 temporadas. Las historias se basaban en las preocupaciones normales de un grupo de jóvenes, tales como el futuro, la familia, la amistad, la moda, los estudios, el sexo..., representado, eso sí, por unos actores jóvenes, guapos y con estilo, que muchos querían imitar. La serie triunfó el tiempo que estuvo pero sus protagonistas han caído en el olvido. Casi ninguno ha destacado después en el cine o la televisión.

5/10

Últimos tráilers y vídeos