saltar al contenido principal

Visita Madrid para recoger el Premio Maestro del Fantástico del Festival Nocturna

Quizás su nombre sólo sea conocido por los más apasionados del Séptimo Arte, pero el gran público conoce de sobra sus trabajos más significativos, “Un hombre lobo americano en Londres”, “Granujas a todo ritmo” y el videoclip de “Thriller”. El realizador John Landis visita Madrid para recoger el Premio Maestro del Fantástico que le brinda el Festival Nocturna.

An American Werewolf in London Wolf0El cineasta ha dado una rueda de prensa en la sala de Ámbito Cultural, de El Corte Inglés, junto a Luis M. Rosales, director del certamen, y Gerardo Santos Bocero, que acaba de publicar en español el libro “John Landis, un hombre lobo en Hollywood”, de Ediciones Diábolo. John Landis, que lleva el humor en la sangre, parecía sorprendido de comparecer ante el público en una sala estupenda y acogedora, pero situada tras la sección de sofás, sillas y colchones de los grandes almacenes. “¿Sois todos periodistas o es que estabais de compras?”, ha preguntado. “Si os aburrís podéis iros a comprar algo”. También parecía ilusionado con el libro. “No tenía ni idea de que hubiera salido”.

Luis Rosales: ¿Cómo empezó en el cine?

Todos los que se dedican a esto ha sido porque han visto una película que les ha marcado, en una especie de epifanía. A Ray Harryhausen le ocurrió con King Kong, mientras que a mí con una de sus películas, Simbad y la princesa. La vi con ocho años y le pregunté a mi madre que quién hacía las películas. Me respondió que “el director”, así que en mi más tierna infancia ya tenía claro que yo quería ser director de cine.

Nací en 1950 y crecí en Los Ángeles, donde pude conocer a algunos de los grandes de la época dorada del cine. Cuando tenía 16 comencé a trabajar para Fox, donde colaboré en películas como Regreso al Planeta de los Simios y Tora, Tora, Tora. También participé en series y programas, como Green Hornet, lo que me permitió conocer a Bruce Lee.

Una vez George Cukor estaba rodando El pájaro azul, donde salían muchos hombres vestidos de mujer, al lado de nuestra película de simios. Así que a la hora de comer había dos grupos de mesas, uno de doscientos monos y otro de doscientos travestis. Pensé: ¡Esto es Hollywood!

Gerardo Santos Bocero: ¿Cómo fue su experiencia trabajando cuando era joven en España? Yo vivo en Almería y usted pasó algún tiempo allí.

Cuando tenía 18 años me fui a la antigua Yugoslavia, para rodar Sol rojo, donde estaba Alain Delon, Charles Bronson y Toshiro Mifune, y después el equipo viajó a Almería. Era un caos, porque unos hablaban en francés, otros en inglés y otros en japonés, así que nadie sabía cuando se tenía que parar de rodar una escena. Recuerdo que había una familia española, los Ochoa, que lo controlaban todo mu bien.

Cuando acabó la filmación me dijeron que había mucho trabajo en España, porque en aquella época se hacían muchos spaghetti-westerns. Así que pasé un año aquí. Me dijeron que me mantuviera alejado de la Guardia Civil (risas), y que los hippies de la época por su aspecto siempre eran contratados para hacer de extras.

Dejen que les cuente un chiste. Una mujer inicia una discusión con su marido en Madrid, y cada vez se enfadan más. “¿Sabes lo que eres?”, le dice ella a él. “¡Un idiota!”.

“Si Madrid necesitara escoger a un idiota, posiblemente serías tú”, sigue diciendo la mujer. “Si España eligiera a un idiota nacional, te tocaría a ti. Si la Unión Europea escogiera al más idiota, serías el elegido. Es más, si se organizara una competición internacional, quedarías el segundo”.

“¿Por qué el segundo y no el primero”, preguntaba el marido. “¡Porque eres idiota!”, respondería ella.

libro landisG.S.B.: ¿Por qué etiquetaron Un hombre lobo americano en Londres como una comedia de terror?

Yo quería rodar un film de miedo. Pero como contaba cosas que no pasan de verdad, pues los hombres lobo no existen, la idea consistía en que los protagonistas, dos jóvenes inteligentes, reaccionaran de forma realista a lo que veían. Y esto produce risas, si bien pienso que el conjunto del film se adscribe más al terror. Es sombría. A pesar de todo, es cierto que siempre me han dicho que combino géneros.

G.S.B.: Me gusta una anécdota que ha contado alguna vez usted que le ocurrió cuando filmó Los 3 amigos, con el mexicano Alfonso Cuarón.

Cuarón, gran actor y director, interpretaba a El Guapo en el film. Rodamos en una reserva nacional en Arizona. Su mujer, Laura, hablaba inglés, pero nunca hablaba. Una vez, intrigado, entablé una conversación con ella. Me contó que había ido con su marido a ver a una vidente. Ella le predijo que escribiría el libro de mayor éxito en la historia de México, y que él dirigiría el film con mayor repercusión en Estados Unidos. Estaban muy intrigados desde entonces.

Después me enteré de que tres años después le había preguntado a Cuarón qué podía escribir. “Eres buena en la cocina, haz algo sobre eso”. Así que redactó Como agua para chocolate, que arrasó sobre todo en su país, luego él lo convirtió en película. Muchos años después me encontré con él en Londres. Le pregunté qué hacía ahí y me respondió que había huido de México porque debía dinero.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto