IMG-LOGO

Biografía

Alain Delon

Alain Delon

84 años

Alain Delon

Nació el 08 de Noviembre de 1935 en Sceaux, Hauts-de-Seine, Francia

Premios: 1 Festival de Cannes (más 1 premios)

El galán europeo

07 Febrero 2008

Galán por antonomasia del cine europeo, fue el rostro más emblemático del cine francés e italiano de los años 60 y 70, cuando protagonizó clásicos inolvidables. Su innegable atractivo, pose de ‘chulo’ y  enorme talento interpretativo le convirtieron en toda una leyenda, especializado en rebeldes, amantes románticos, jóvenes abnegados,  y tipos duros. A pesar de su enorme tirón popular, Alain Delon no ha tenido una vida fácil.

Nacido el 8 de noviembre de 1935 en Sceaux (Hauts-de-Seine), Alain Delon procede de un hogar roto –sus padres se separaron cuando sólo tenía cuatro años–, por lo que tuvo una infancia dura. Era un niño marginal y solitario, siempre metido en líos, al que expulsaron de varios colegios. A los 16 años se enrola en el ejército, por lo que acabó sirviendo en el cuerpo de paracaidistas, durante la guerra de Indochina. Cuando se licencia, ejerce diversas ocupaciones, como portero, vendedor o camarero, hasta 1957, cuando decide visitar el Festival de Cannes, invitado por su gran amigo Jean-Claude Brialy, que empezaba a hacer carrera como actor, con papeles secundarios. Éste le presentó a importantes personajes del mundillo cinematográfico y directores, a los que no les pasó desapercibido el enorme potencial de Delon. Enseguida le ofrecieron su primer contrato, para interpretar a un destacado secundario en Quand la femme s’en mêle, un drama desconocido de Yves Allégret.

Delon llegó al cine y triunfó enseguida, pues tras otro breve papel en Una rubia peligrosa –donde coincidía por primera vez con Jean-Paul Belmondo, el otro grande del cine francés– le ofrecieron su primer papel protagonista, en Amoríos, de Pierre Gaspard-Huit. Esta apasionada historia de amor se convirtió en todo un acontecimiento, no sólo por su éxito en las taquillas, sino por razones extracinematográficas, pues Delon enamoró realmente a la protagonista femenina, la mítica Romy Schneider, a la que considera “el gran amor de su vida”, según comentó a un periodista tras la muerte de la actriz. A pesar de todo, parece que el frívolo actor no se dio cuenta de este pequeño detalle en su momento, pues tras un intenso romance que acaparó la mayoría de portadas de la prensa del corazón en su momento, Delon desoyó las súplicas de Schneider, que quería regularizar la situación, y acabó abandonándola, dejándola sumida en una intensa depresión, y provocando que tuviera que ser tratada con calmantes. No se explica por qué, a pesar de todo, la adorable protagonista de Sissy emperatriz mantuvo la amistad con Delon durante toda su vida.

Con Schneider a su lado, Delon inició su etapa de mayor apogeo. La actriz le apoya con una brevísima aparición en la primera secuencia de A pleno sol, de René Clement, donde Delon encarna a Tom Ripley, el carismático asesino creado por Patricia Highsmith. A continuación, Delon y Schneider fueron dirigidos por Luchino Visconti en su montaje de la obra teatral ‘Lástima que sea una puta’ de John Ford, el dramaturgo isabelino, no el brillante cineasta. La obra fue todo un exitazo y Visconti decidió volver a confiar en Delon para convertirle en el bondadoso e inocente Rocco, en Rocco y sus hermanos, uno de los títulos clave del director, que reflejaba el éxodo del campo a la ciudad, el gran fenómeno demográfico de la época. Visconti quedó tan satisfecho con su trabajo que volvió a recurrir a él en otra de sus grandes obras, El gatopardo, Palma de Oro en Cannes, en 1963.

Otro relevante director italiano, Michelangelo Antonioni, confía en Delon para interpretar a un corredor de bolsa en El eclipse. Intentó la aventura de Hollywood, con títulos como Texas, junto a Dean Martin, pero allí nunca revalidó su éxito. A pesar de sus experiencias internacionales, el actor prefiere concentrarse en el cine francés, con títulos como Gran jugada en la Costa Azul –clásico del cine policial con Jean Gabin–, El tulipán negro, La piscina –de nuevo con Romy Schneider–, ¿Arde París? o El silencio de un hombre, de Jean-Pierre Melville, emblemático título del cine negro francés. Delon protagonizó esa película con Nathalie Canovas, fotógrafa marroquí con quien acababa de contraer matrimonio, y que usaba como actriz su nombre de casada, Nathalie Delon. Poco después del rodaje nacía el primer hijo del matrimonio, Anthony, que sigue como actor los pasos de su padre. Tras divorciarse de Nathalie, Delon tendría posteriormente otros dos hijos, Anouchka y Alain, con otra pareja, Rosalie van Breemen, y otro hijo, Christian Aaron Boulogne, con Nico, modelo alemana nacida en España. “Se me da muy bien hacer tres cosas: mi trabajo, las estupideces y los niños”, ha comentado Delon.

Tras el éxito de El clan de los sicilianos, que protagonizó junto a Jean Gabin, Delon se concentra en la producción de títulos como Borsalino, que le emparejó con un viejo compañero, el anteriormente citado Jean-Paul Belmondo. Delon también produjo e impulsó El otro Sr. Klein, de Joseph Losey, donde realiza una de sus mejores interpretaciones, como un hedonista individuo que se aprovecha de los judíos perseguidos durante la ocupación nazi de Francia.

Delon llegó a protagonizar Aeropuerto 79, la entrega europea de la famosa saga catastrofista, en la que un Concorde sufría un atentado. A continuación, probó fortuna como director con Por la piel de un policía, El choque y Le Battan, que no tuvieron demasiada repercusión. A lo largo de los 80 y 90 siguió bastante activo en teatro, televisión y cine, con películas irregulares, normalmente menos exitosas que las de décadas anteriores. Gana el Cesar al mejor actor por Nuestra historia, de Bertrand Blier, que también le dirigió en Los protagonistas, donde lo mejor era su monólogo. La comedia Uno de dos le une nuevamente con Belmondo. Desencantado con los proyectos de bajo interés que le ofrecían, con el cambio de milenio abandona casi por completo el cine –no así el teatro y la televisión– aunque ha hecho una excepción para encarnar a Julio César, en Astérix y los juegos olímpicos.

Ganador de 1 premio

  • Palma de Oro honorífica

Ganador de 1 premio

  • Oso de Oro honorífico
Filmografía
Astérix en los Juegos Olímpicos

2008 | Astérix aux jeux olympiques

Tercera entrega cinematográfica en imagen real de Astérix, el irreductible galo creado por Uderzo y Goscinny. Aunque repite Gérard Depardieu en el papel de Obélix, el film no cuenta con la presencia del cómico Christian Clavier, que interpretó a Astérix en las dos partes anteriores. Ha sido sustituido por Clovis Cornillac (Héroes del cielo), al que hasta ahora prácticamente sólo conocen en Francia y que no recuerda ni por asomo al héroe de las viñetas. El ‘notición’ es el regreso al cine de Alain Delon, que aunque ha rodado alguna producción televisiva, está ausente de la gran pantalla desde Los actores (2000). Al veteranísimo actor le ha correspondido encarnar a Julio César. El argumento toma algunas cosas del cómic homónimo, pero en general la adaptación es bastante libre. Aquí, Alafólix, un joven de la aldea de Astérix, se ha enamorado de la princesa griega Irina, pero el padre de ésta pretende que se case con Bruto, que en esta película, para desesperación de historiadores, es hijo de Julio César. Por una serie de circunstancias, Irina convence a su padre de que debe casarse con alguien valeroso, por lo que le propone que entregue su mano al ganador de los Juegos Olímpicos, a punto de celebrarse. A la competición se presenta Bruto y también Alafólix. A éste le acompañan sus convencinos Astérix, Obélix, el druida Panorámix y el bardo Asurancéturix. Aunque sólo pueden participar los griegos, y de forma excepcional los romanos, Astérix argumenta (curiosamente, esto sí estaba en el cómic) que ellos son teóricamente romanos, pues la Galia ha sido conquistada por Roma, salvo su aldea, claro, que resiste ahora y siempre al invasor. El amplísimo presupuesto deviene en lujosa ambientación y depara la suficiente espectacularidad en los decorados, así como unos efectos especiales convincentes. De hecho, a nivel visual, recuerda mucho a los cómics, es decir, que han conseguido hacer lo más difícil. También es positivo que se puede interpretar como denuncia de la corrupción en el deporte y apología del juego limpio. Por desgracia, el humor sutil del guionista Goscinny ha sido sustituido por chistes facilones. Especialmente prescindibles son las frases de Alain Delon tomándose a broma a sí mismo (estilo “soy emperador por mis propios méritos y no le debo nada ni a Rocco, ni a sus hermanos” o “me han dado el César al mejor emperador”). Su autosaludo imperial ‘Ave, moi’ (Ave, yo mismo) está calcado de Ser o no ser, de Lubitsch. Los cameos llegan a resultar agotadores al final, pues cuando todo ha acabado aparecen por allí casualmente Zinedine Zidane, Jamel Debbouze, de nuevo repitiendo su papel de Numérobis, que interpretó en Astérix y Obélix: Misión Cleopatra, y otros personajes que montan una especie de show que no viene a cuento.

4/10
Uno de dos

1998 | Une chance sur deux

Alice tiene 20 años. Acaba de salir de la cárcel (le encanta robar coches). Su madre murió un mes atrás. En una cinta de vídeo le deja un mensaje en que le revela que estuvo enamorado de dos hombres, y que cualquiera de ellos podría ser su padre. Así que cita a los dos, y a ambos les explica que ahí está su hija. El asunto es que, tras la aparente vida normal de Léo y Julien se esconden dos aventureros de tomo y lomo. Y junto a "su hija" acaban metidos en un buen lío por culpa de una misteriosa maleta. El film tiene la gracia de recuperar a dos pesos pesados del cine de aventuras francés: Jean-Paul Belmondo y Alain Delon. Y presentarlos como héroes envejecidos (ya no son galanes, sino tiernos papás), pero capaces de aguantar una buena persecución como en sus mejores tiempos. Patrice Leconte conjuga acción y comedia, y como él explica, "la suma de Belmondo y Delon acaba dando un padre que no está nada mal".

5/10
El día y la noche

1997 | Le Jour et la nuit

Compleja película del filósofo y cineasta Bernard-Henri Lévy, envuelta en un halo pretencioso y de innumerables tiempos muertos, que provocó las iras de la crítica durante su presentación en el Festival de Cannes. Sus diálogos trascendentes y las diversas historias incoherentes que se entrecruzan hacen que ni el atractivo y veterano reparto (Alain Delon, Lauren Bacall y Paco Rabal) ni la preciosista música de Maurice Jarre puedan salvar el asunto que, además, tiene insuflas de cine social. La historia es la de un productor de cine y una actriz que viajan hasta México para intentar convencer a un escritor retirado de que convierta en un guión su primera novela. El escritor vive en una suntuosa villa junto a su esposa, su amante y un montón de viejos amigos.

3/10
Las cien y una noches

1995 | Les cents et une nuits

Monsieur Cinema (Michael Piccoli) es un anciano centenario, que vive solo en una enorma villa. Como la memoria empieza a jugarle malas pasadas, requiere los servicios de una joven que debe refrescar sus células grises, contándole historias de películas de todas las épocas y lugares. También vienen a visitarle personajes varios relacionados con el cine, estudiantes y empresarios sin escrúpulos. La película se concibió para celebrar el centenario del cine, pero Agnès Varda se excede en el metraje, es de esos trabajos donde el ejercicio más placentero es reconocer al desfile de actores que pululan por los fotogramas. Nostalgia para cinéfilos.

4/10
L' Ours en peluche

1994 | L' Ours en peluche

Un acaudalado profesor recibe una misteriosa llamada telefónica donde una voz le indica que es culpable de un grave delito por el cual ha sido condenado a una próxima muerte. Ante este hecho, y para no involucrar a su mujer e hija, el profesor decide investigar por su cuenta y descubrir tanto a su futuro asesino como los hechos de que se le acusan. Adaptación de una novela de Georges Simenon, escritor belga de novelas policiacas muy utilizado en el cine francés, lo que demuestran títulos como Le Président, de Henri Verneuil (1961), La Mort de Belle rodado en 1961 por Édouard Molinaro, Ana Kaufman (1973), de Pierre Granier-Deferre, así como su serie sobre el inspector Maigret. Lo mejor de L’ours en peluche son las estimulantes presencias en pantalla de Alain Delon y Francesca Dellera.

4/10
Un crime

1993 | Un crime

Vano intento por parte de Alain Delon y Jacques Deray de reeditar éxitos del pasado en el terreno del cine policíaco como Borsalino (1970) o Flic Story (1975). Para ello se adaptó una novela de Gilles Perrault convertida en guión por los propios Delon y Deray, en un argumento que se fundamenta en un asesinato donde nada es lo que parece. La película no fue bien recibida por los espectadores, que demostraron la decadencia en taquilla de Alain Delon; mientras que la crítica tampoco fue muy magnánima ante una obra acusada de manida y algo pretenciosa, al estar repleta de trucos de guión y confusos flashbacks. En realidad lo único destacable es la presencia de Manuel Blanc, que construye un personaje de la nada.

3/10
El regreso de Casanova

1992 | Le Retour de Casanova

Nueva desmitificación del mito de Casanova (aunque nada que ver con el tono crepuscular y barroco del film de Fellini), según un guión de Jean-Claude Carrière que adapta una novela de Arthur Schnitzler. Para ello, nada mejor que contar con el protagonismo de otro galán venido a menos como Alain Delon, cuya presencia en pantalla fue veneno para la taquilla durante los años 90, después de haber sido el actor favorito del público. El film mantiene un tono distendido y eficaz en cuanto a sus decorados y vestuario. Un Casanova de mediana edad vaga errante y sin dinero por las tierras de Francia hasta que las autoridades italianas le den permiso para regresar a su hogar veneciano. Un día encuentra a un viejo amigo que le invita a su casa, pero una vez allí Casanova descubre que la mujer de su amigo fue una de sus numerosas conquistas.

4/10
Dancing Machine

1990 | Dancing Machine

La acción tiene lugar en una academia de baile donde algunas de sus estudiantes para bailarinas están siendo misteriosamente asesinadas. El profesor de la escuela, un antiguo y célebre bailarín, se encargará de investigar estos crímenes encontrando numerosos impedimentos para ello. Vulgar coproducción entre Francia y España que intenta mezclar el género del "giallo" con el de "cine de baile" (que los italianos popularizaron durante los años 80 en títulos olvidables como Dance Academy y Dancers), y para la que contaron en su reparto con la presencia de Alain Delon, quien también se encarga del guión junto al músico Marc Cerrone, Didier Decoin, Loup Durand y Paul-Loup Sulitzer. Vista la película no se comprende el porqué de cinco guionistas. Como curiosidad, hay que decir que la fotografía es del español José Luis Alcaine.

2/10
Nouvelle vague

1990 | Nouvelle vague

Experimento fílmico de Jean-Luc Godard que, además, se encarga de la música. Su título nos evoca su mejor época, la del revolucionario movimiento francés de la 'nouvelle vague' de los años 60. Y el argumento es lo de menos, solo una excusa del otrora genio galo para disertar sobre sus intenciones filosóficas, intelectuales y cinematográficas, insinuando más que mostrando y divagando en subterfugios y enigmas para asombrar al espectador. Detrás de una historia incomprensible hay críticas sociales, políticas, económicas (la protagonista es una rica heredera italiana) y un trasnochado mensaje anticapitalista, utilizando para ello una técnica visual a medio camino entre la innovación y la desesperación. Solo para fans, muy fans, mucho, del director.

3/10
No despertar a un policía que duerme

1988 | En Réveillez Pas un Flic Qui Dort

Un comisario de policía decide tomarse la justicia por su mano, tras asistir a la puesta en libertad de varios criminales. Se une a algunos compañeros suyos para crear una organización secreta dedicada a la caza de delincuentes. Después de sus primeras acciones, los altos mandos policiales le encomiendan al comisario Grindel que descubra a los autores de los actos violentos. Esta espectacular reflexión sobre la guerra sucia cuenta con dos de los mejores actores franceses, Michel Serrault y Alain Delon. Adapta una novela de Frederic H. Fajardie. El propio Delon es coautor del guión.

4/10
Trayecto mortal

1986 | Le Passage

Extraña cinta con elementos fantásticos, donde un dibujante de comics que viaja con su hijo sufre un accidente de coche con resultado mortal para el muchacho. Por ello, desesperado, no ve otra solución que aceptar un pacto con el diablo para recuperar a su hijo, lo que trae consigo fatales consecuencias. Un gran fracaso comercial en la carrera de Alain Delon, a pesar de que algunos momentos de la trama son ciertamente inquietantes. Le acompaña en el reparto Christine Boisson, que había coincidido con la estrella francesa en Flic Story (1975), tristemente célebre por la erótica Emmanuelle (1974). Trayecto mortal constituyó el debut de su director, René Manzor, tras haber dirigido anteriormente episodios de la serie El autoestopista (1983). Después el hombre ha seguido inmerso en el mundo de la televisión y sólo regresó al cine en 1990 para dirigir el cuento negro Game Over - Se acabó el juego, donde un niño le daba la Nochebuena a un Santa Claus con malas intenciones.

5/10
Palabra de ley

1985 | Parole de flic

Intento de Alain Delon de regresar al top de la taquilla francesa, en un thriller donde él escribió el guión, produjo y cantó la melodía principal. Aquí encarna a un policía retirado que vive obsesionado porque no atrapó nunca al asesino de su esposa. Cuando a su hija le quitan la vida vuelve a la acción, dispuesto a llegar hasta el final con todas sus consecuencias. El cartel anunciador con un Delon extrañamente sonriente y una granada en la mano, ya dejaba bien claras las intenciones de una cinta que obtuvo críticas sangrantes en su estreno en París, además de resultar un nuevo fracaso comercial en la carrera del actor. Su director es José Pinheiro, cuyos títulos más destacables son No despertar al policía que duerme (1988) y Commissaire Moulin (2005) en televisión. A destacar el papel del veterano Jacques Perrin, que como productor y director del documental Nómadas del viento (2001) fue nominado al premio de la Academia.

2/10
Notre histoire

1984 | Notre histoire

Muchas películas de Bertrand Blier tienen un punto de partida memorable... y una resolución decepcionante (en este sentido véase Traje de noche o ¿Cuánto me amas?). Esta no es una excepción: un hombre frustrado por su situación personal y alcoholismo crónico está sentado en el compartimiento de un tren. Una bella mujer se sienta a su lado y le propone hacer el amor. Cuando terminan, ella se marcha. Él decide seguirla...A partir de aquí todo se desmorona, incluyendo la crítica a la alta burguesía y a una pretendida historia de 'amor fou'. A pesar de todo, se salva en parte por el buen hacer de su pareja central, Alain Delon (que consiguió el César como mejor actor) y Nathalie Baye en un enigmático rol. El reparto se complementa con Vincent Lindon, Jean Reno y Michel Galabru.

4/10
El amor de Swann

1984 | Un amour de Swann

Volker Schlöndorff osa adaptar parte de "En busca del tiempo perdido" de Marcel Proust. Durante un día seguimos las veleidades amorosas de Swann, en un entorno de la alta sociedad donde va perdiendo crédito.

5/10
Le Battant

1983 | Le Battant

Segunda película consecutiva dirigida por Robin Davis y Alain Delon tras El choque, esta vez según una novela de André Caroff. En realidad, el film era un proyecto personal del actor, que no solo codirigió la cinta sino que también colaboró en el guión y la produjo. Así que está claro que se convierte en la estrella absoluta del film, aportando clase y distinción, y dedicando la historia al director René Clément. Un delincuente es acusado de haber robado unas joyas y haber asesinado a un hombre. Aunque admite el primer hecho, es inocente del asesinato. Ocho años después sale de prisión dispuesto a descubrir a los auténticos culpables, aunque para ello tenga que enfrentarse con policías y mafiosos. En el reparto destaca la presencia de una joven Anne Parillaud.

5/10
El choque

1982 | Le Choc

Thriller basado en la novela 'La position du tireur couché', escrita por Jean-Patrick Manchette. En ella, un asesino a sueldo quiere abandonar su oficio. Cosa que no será fácil porque sabe demasiado y hay intereses ocultos que no le van a dejar llevar a cabo sus planes. Aunque cambia de personalidad y se esconde en una granja, es descubierto por un comando especial que le obliga a escapar. El principal interés del film es ver juntos a los dos máximos divos del cine francés, Alain Delon y Catherine Deneuve, aunque ambos parecen un poco distantes en sus respectivos roles. Codirigida por el propio actor y Robin Davis, tiene buenos momentos de acción y ciertos ecos a los reflexivos asesinos a sueldo de Melville aunque sin llegar a su calidad. Excelente música de Philippe Sarde, que volvería a usar su evocador tema de amor en Juguete mortal (1986).

5/10
Por la piel de un policía

1981 | Pour la peau d'un flic

Choucas es un detective privado que utiliza métodos expeditivos y no muy legales para solucionar sus casos. En uno de ellos ha de encontrar a una joven ciega que ha desaparecido misteriosamente. La cosa se complica porque existen intereses ocultos para impedir que Choucas dé con el paradero de la muchacha. Cuando la madre de la joven es asesinada, el detective se verá envuelto en un complot, donde él parece una pieza clave. Un proyecto personal de Alain Delon, escrito por él mismo y Christopher Frank, basado en la novela "Que d'os!" de Jean-Patrick Manchette. Una joven Anne Parillaud aparece muy sexy, mientras que la canción principal de la película –'Bensonhurst Blues', cantada por Oscar Benton–, se hizo tremendamente popular.

4/10
Teherán 43

1981 | Tegeran-43

Película de acción en torno a la Segunda Guerra Mundial, concretamente en la cumbre de Teherán que protagonizaron Churchill, Roosvelt y Stalin en 1943. Alain Delon es un agente soviético, enviado a investigar un complot para asesinar a varios líderes occidentales.

5/10
El derecho a matar

1980 | Trois hommes à abattre

Una de las muchas películas policíacas que Alain Delon protagonizó en estos años, intentando recuperar el éxito de sus filmes con Melville. Esta vez, con guión suyo y del director Jacques Deray (con diálogos del gran especialista Christopher Frank), adaptó una novela de Jean-Patrick Manchette. En su argumento, un jugador profesional atropella a un hombre, le sube a su coche y le lleva hasta las puertas de un hospital. Su vida se verá envuelta en una compleja trama cuando descubre que ese hombre ha muerto por disparos y que él aparece como principal sospechoso. Nueva colaboración entre el especialista en cine negro Jacques Deray y Delon, aunque en esta ocasión el thriller no salió tan redondo como en otras ocasiones. La rubia Dalila Di Lazzaro es la chica de turno, más bien destapada.

4/10
El matasanos

1979 | Le Toubib

La acción tiene lugar en la Francia de 1983, cuando da comienzo la Tercera Guerra Mundial. El médico Jean-Marie Desprée es enviado a un hospital de la zona europea en conflicto. Allí se enamora de una bella enfermera, sin darse cuenta de que algo extraño ocurre a su alrededor. Fábula futurista y de buenas intenciones, basada en la novela 'Harmonie ou les horreurs de la guerre', de Jean Freustié. Producida por su actor principal, Alain Delon, constituyó uno de los sonoros fracasos de su carrera. A la pobreza visual se une un argumento algo desconcertante y ciertos mensajes algo pastosos de seguir. Al menos la música de Philippe Sarde tiene algo de carácter y refleja el tono emotivo que podía haber tenido la romántica historia.

4/10
Aeropuerto 79: Concorde

1979 | The Concorde: Airport '79

Los guionistas de la saga Aeropuerto tuvieron que devanarse los sesos para darle una nueva vuelta de tuerca. Hasta que a uno se le ocurrió que la trama bien podía desarrollarse en el mítico (y ahora retirado) avión supersónico Concorde. Entre las ideas para amenizar la función figuran la amenaza de misiles nucleares, y el peligro de partirse en dos al sobrepasar los Alpes. Para el film estuvo disponible el séptimo aparato Concorde construido hasta entonces. Y se dio la circunstancia de que en algunos países como España, al estrenarse con un año de retraso, se tituló el film como Aeropuerto 80.

4/10
Un intruso en el juego

1978 | Attention, les enfants regardent

Mientras sus padres están de vacaciones en Irlanda, los niños de la familia Lacour son cuidados en su gran mansión por una gobernanta de nacionalidad española, que les deja hacer lo que quieren mientras ella se divierte con algunos de sus amantes. Por eso los pequeños pasan todo el rato viendo la televisión y comiendo chucherías. Sin embargo todo cambiará cuando un misterioso personaje (Alain Delon) llega a la casa y se instala en ella. Adaptación de la novela "Los niños están observando" de Peter J. Dixon y Laird Koenig, remodelada en un inquietante guión gracias a los diálogos de Christopher Frank y el buen hacer narrativo del director Serge Leroy, quien había mostrado buenas maneras con sus anteriores títulos La traque (1975) y El hombre que nos persigue (1977). Un macabro cuento infantil con similitudes con otros títulos no menos morbosos donde los niños son protagonistas como A las nueve cada noche y Viento en las velas. Filme a reivindicar y recuperar, con un adecuado score de Éric Demarsan.

7/10
Muerte de un corrupto

1977 | Mort d'un pourri

Xavier Maréchal acepta servir como coartada de un amigo suyo que ha asesinado a un hombre que le estaba chantajeando. Además, ha tomado unos papeles donde aparecen los nombres de varios políticos que han estado robando de las arcas públicas. Cuando su amigo es asesinado, Xavier debe hacer todo lo posible por salvar su vida sin la posibilidad de acudir a la policía debido al clima de corrupción generalizado en que se ha visto envuelto. Adaptación de una novela de Raf Vallet, dirigida con tensión y talento por Georges Lautner siguiendo el tono de cine negro clásico en el cine francés. Alain Delon –que fue candidato al César como mejor actor– ofrece una interpretación rica en matices como hombre atrapado por las redes del sistema, muy bien acompañado de Stéphane Audran, Mireille Darc y Klaus Kinski. La impagable música de jazz de Philippe Sarde le da mucho ambiente al relato.

7/10
Armaguedon

1977 | Armaguedon

Film planteado como un peculiar duelo entre los actores Alain Delon y Jean Yanne. Ambos persiguiéndose psicológicamente durante toda la trama como un psiquiatra policial y un asesino psicótico, respectivamente. Lo mejor son los momentos de gran tensión entre los dos, intentando cada uno de ellos ganar por la mano al otro en más que interesantes interpretaciones. Todo proviene de una reflexiva novela de David Lippincott, que ahonda en los problemas de terrorismo de la sociedad actual y el cómo confrontarlos sin necesidad de traspasar la línea de la permitido. Música instrumental del maestro del bandoneón, Astor Piazzolla, del que se recuerda su 'Theme de Carrier' y su modélica aportación a la escena del hotel.

6/10
El gang

1977 | Le gang

Pierrot, un huérfano, huye del reformatorio con 13 años. Le cría como un hijo un delincuente, que se queda paralítico en un ajuste de cuentas. Cuando crece, Pierrot monta su propia banda. Protagoniza un intenso Alain Delon.

6/10
L'Homme pressé

1977 | L'Homme pressé

Adaptación de una novela escrita en los años 30 por Paul Morand, y que narra la historia de un anticuario cuya obsesión por cualquier objeto fuera de lo común acabará de forjar una compleja personalidad. Dirigida por Edouard Molinaro, en realidad un director más centrado en el mundo de la comedia, resultan interesantes los diferentes giros que va dando la historia, así como el clima reflexivo que se extiende ante el personaje central, muy bien comprendido por Alain Delon en un rol diferente al habitual. Le acompañan en la trama Monica Guerritore y Mireille Darc. Atención especial merecen los diálogos escritos por Christopher Frank, todo un especialista en lograr clímax de tensión y que también escribiría otras películas de Delon como Un intruso en el juego (1978), El derecho a matar (1980) y Le Battant (1983).

6/10
El otro señor Klein

1976 | Mr. Klein

Robert Klein es un 'bon vivant' amante de las obras de arte que reside en París. Aprovechando las leyes antisemitas del régimen de Vichy, en la Francia ocupada por los nazis, compra maravillas artísticas a bajo precio, ya que muchos judíos de buena posición andan necesitados de liquidez monetaria. Tan cómoda posición se altera cuando el propio Klein es sospechoso de ascendencia judía. Al parecer, existe otro misterioso señor Klein, que sí sería judío, y que al ver la coincidencia de apellidos ha sembrado la confusión entre las autoridades. De ser un tipo seguro de sí mismo, el Klein protagonista de nuestra historia empieza a inquietarse por su progresiva identificación con su “alter ego”. Inquietante film dirigido por Joseph Losey y producido por su protagonista, Alain Delon. Viene a ser una especie de fábula donde del inicial desapego de Robert Klein por las andanzas del tipo con que es confundido, de su actividad y previsible destino por la cuestión racial, se pasa a cierto involucramiento que se resuelve en un soberbio final, entre irónico, fatalista y lógico, en el que se vendría a decir que cuando el humanismo desaparece, todos nos convertimos en víctimas. Delon es perfecto para atrapar la frialdad progresivamente sufriente de su personaje. También se logra atrapar muy bien lo que es un estado bajo régimen policial, y el acostumbramiento a tal situación de tantos. La película ganó 3 premios Cesar, incluidos los de mejor película y director. También justamente premiada la dirección artística de Alexandre Trauner, que para la ocasión creó la colección de arte del protagonista, que contiene esculturas, y cuadros de todas las épocas, desde pintura flamenca a cubista.

6/10
La última esperanza

1976 | Comme un boomerang

En una noche de juerga donde mezcla alcohol y drogas, el hijo de Jacques Batkin, un reputado hombre de negocios, asesina a un policía. Dispuesto a todo para salvar a su hijo de una condena a muerte, el padre contrata los servicios de un importante abogado. Sin embargo, éste, investigando los hechos, descubrirá comprometedores datos criminales en el pasado de Batkin. Tratada desde un prisma más dramático que policial, resalta la melódica banda sonora de Georges Delerue en un interesante trabajo de José Giovanni (que en su juventud había tenido problemas penales y era gran conocedor de los bajos fondos) y Alain Delon, quienes ya habían colaborado en Alias "El gitano".

5/10
Alias "El gitano"

1975 | Le Gitan

Original planteamiento basado en una novela de José Giovanni (1923- 2004) y llevada al cine por él mismo. Un director más que notable, especialista en cine negro desde su afortunado debut con La ley del superviviente (1967), y con algunas de sus novelas convertidas en estupendas cintas como Un tal La Roca, de Jean Becker (1961) y Los aventureros, de Robert Enrico (1967). Alain Delon encarna con solvencia, aunque también con un punto de exageración, a un gitano que lidera una banda de atracadores, siempre bordeando la entrada a la cárcel. Su condición de nómada, así como algunas reglas de raza que debe saltarse para seguir con sus fechorías, constituyen gran parte de la base dramática de la cinta. Adecuado toque musical del folklore gitano a cargo de Claude Bolling, y buenas interpretaciones de Paul Meurisse y Annie Girardot.

6/10
El Zorro (1975)

1975 | Zorro

Don Diego es un noble con fama de ocioso que, al morir su amigo Miguel, toma posesión como nuevo gobernador de la provincia de Nueva Aragón. Aprendiendo a combatir la injusticia de su amigo asesinado, Diego se transforma en un aventurero para el pueblo llamado El Zorro, que se opone a los planes tiránicos del coronel Huerta. Con su sombrero de ala ancha, capa negra y antifaz para no descubrir su identidad, El Zorro será un nuevo ídolo del campesinado. Nueva aportación al personaje creado por Johnston McCulley durante 1919 en su novela “The Curse of Capistrano” y que el cine ha presentado en numerosas ocasiones ,siendo las más renombradas El signo del Zorro (1940) y La máscara del Zorro (1997). Alain Delon no tiene el carisma de Tyrone Power ni la simpatía de Antonio Banderas, pero su elegancia y presencia física le basta para completar una de las películas más entretenidas y vistosas sobre el héroe. No podemos dejar de mencionar las dos antológicas canciones de Guido y Maurizio de Angelis –'Zorro Is Back' y 'To You Mi Chica'–, que amenizan el film.

6/10
Historia de un policía

1975 | Flic Story

Roger Borniche es un policía reconocido por su gran humanidad, que nunca lleva armas. Intentará capturar a Emile Buisson, un duro criminal temido por su crueldad. Desconocida pero amena muestra del mejor cine negro francés, que se basa en hechos reales. Alain Delon resulta el actor más indicado para interpretar al protagonista.

5/10
Flic story

1975 | Flic Story

Historia basada en auténticos hechos criminales, acontecidos en la Francia inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Sigue las pesquisas del detective de la policía Roger Boniche para detener a Émile Buisson, un peligroso y sanguinario criminal que se acaba de evadir de la cárcel. La película contrapone a dos hombres muy distintos. Uno es un policía honrado que, incluso trata con humanidad a los fuera de la ley. El otro, en cambio, es un criminal desalmado que no duda en matar a sus propios cómplices si sospecha de su lealtad. El film, que se inscribe en la tradición del "polar" francés, es de un seco realismo que recuerda al Don Siegel de Código del hampa. No hay una glorificación de la violencia, y el uso de la música se limita a lo indispensable, cara a acentuar el carácter casi documental de esta verosímil crónica. A destacar el fantástico duelo actoral entre Alain Delon y Jean-Louis Trintignant, y ello aunque sólo comparten el magnífico clímax del albergue, y el epílogo de la cinta.

6/10
Creezy, mujer objeto

1974 | La Race des 'seigneurs'

Julien Dandieu (Alain Delon, en su habitual rol de seductor) es un hombre hecho a sí mismo desde que comenzó a trabajar de minero hasta que fue ascendiendo en las distintas clases sociales del país hasta llegar a ser un decidido político de izquierdas. Ahora, en plena cima del éxito, deberá escoger entre su amor por la joven modelo Creezy (Sydne Rome) y sus ambiciones profesionales que le han de unir a otra mujer llamada Julien (Jeanne Moreau), con importantes conexiones en las esferas más altas de poder. La novela de Félicien Marceau se adentra en los entresijos más turbios de la política y de cómo el amor y la ambición parecen enemigos irreconciliables. Melodrama social y romántico, con un acertado reparto. Su director, Granier-Deferre, volvería a dirigir a Alain Delon en otros títulos como El matasanos (1979).

6/10
Borsalino & Cia.

1974 | Borsalino & Co.

François Capella, compañero de aventuras delictivas de Roch Siffredi ha sido asesinado, y ante su ataud, Siffredi jura vengar la muerte de su amigo. Cuando elimina al asesino, que es el compinche del mafioso Volpone, Roch iniciará un sanguinario enfrentamiento con éste por todo Marsella. Secuela de Borsalino que protagonizó Alain Delon y Jean-Paul Belmondo. En esta ocasión repite sólo Delon y protagoniza una historia sórdida donde vuelve a adentrar al espectador en el mundo de la mafia francesa.

4/10
Los senos de hielo

1974 | Les Seins de glace

Historia de amor ‘fou’ envuelta en un halo de misterio, que sigue fielmente las enseñanzas del maestro Hitchcock. Todo ello según la novela 'Someone Is Bleeding' de Richard Matheson, cambiada sustancialmente por el director Georges Lautner, que logra una de sus obras más siniestras y desesperadas, con memorables interpretaciones de la pareja Alain Delon/Mireille Darc. En ella, el escritor de televisión François Rollin, de vacaciones en su mansión de Niza, se enamora perdidamente de una fascinante y enigmática mujer llamada Peggy. A pesar de los avisos del abogado de la joven de que se trata de una mujer trastornada, François no atiende a razones e intenta protegerla aún cuando ella asesina a su marido. Huyendo de la policía, ambos se esconden en un humilde apartamento en una relación abocada al desastre.

8/10
Scorpio

1973 | Scorpio

Compleja trama de espionaje que, como suele suceder en estos casos, exige estar muy vivaz para enterarse de todo. La CIA sospecha que uno de sus agentes más veteranos (excelente Burt Lancaster) les está traicionando. Por ello envían a un sicario con el apodo de “Scorpio” (Alain Delon, en uno de esos personajes fríos que tanto explotó en el cine de Melville) para que le ejecute. Con una competente factura técnica e impactantes escenas de violencia, hay que destacar la ambiental partitura de Jerry Fielding en la penúltima de las seis colaboraciones que realizó con el director Michael Winner. La película se rodó en Washington, París, Londres y Viena, e incluso hay una referencia a la Guerra Civil española.

6/10
Tony Arzenta

1973 | Tony Arzenta

Tony Arzenta es un asesino a sueldo de la Mafia que busca dar un nuevo rumbo a su vida olvidando todos los crímenes que ha cometido. Sin embargo, dejar ese mundo no será nada fácil. Alain Delon encarna a un personaje nada amable, algo que volvería a hacer años después en El choque. El film entronca más con el estilo de cine italiano de denuncia policial (en un subgénero que se popularizó durante los años 70 en muchas cintas denominadas 'Italian Crime') y acción algo atropellada, que con las tramas reflexivas y psicológicas francesas donde precisamente Alain Delon fue baluarte principal. Este título fue la segunda colaboración del actor con Duccio Tessari tras El Zorro (1975). Además de algunas estimables escenas de persecuciones, en Tony Arzenta, destaca una violencia algo sádica y su reparto con Rosalba Neri, Richard Conte y Carla Gravina.

5/10
Las granjas ardientes

1973 | Les Granges brulées

Como indica su título, la protagonista de la historia, una mujer llamada Rose, vive con su familia en una lejana granja de una helada región francesa. La policía encuentra el cadáver de una mujer en las cercanías y la culpa recae en los dos hijos de la mujer. Cuando un policía investiga el caso comienza a encontrar muchas claves secretas en la vida de esta familia. Segunda y última película para el cine de Jean Chapot tras La ladrona (1966) –con Romy Schneider y Michel Piccoli–, pues luego tan solo trabajó para la televisión hasta su muerte en 1998. El film sigue la trama criminal de forma algo convencional, aunque se distingue por un buen reparto en el que, además de Alain Delon, destaca la presencia femenina de Miou-Miou, Simone Signoret y la hija de ésta en la vida real, Catherine Allégret. La música de Jean-Michel Jarre es bastante discutible en el entorno de las imágenes.

5/10
Tratamiento de shock

1973 | Traitement de choc

Hélene Masson acude a una clínica de lujo con objeto de hacerse un tratamiento de rejuvenecimiento. Pronto comienzan a suceder extraños sucesos, como el suicidio de un paciente. Cuando uno de los trabajadores portugueses del lugar intenta pedir ayuda a Hélene y luego desaparece, ella comienza a investigar por su cuenta. Apasionante thriller donde se mezcla el suspense con la crítica social acerca de los emigrantes clandestinos portugueses utilizados como conejillos de indias para robarles la sangre y satisfacer a las señoras de alto standing en sus tratamientos de belleza. Tanto Delon, el siniestro médico, como Girardot, la mujer atrapada, están magníficos. Incluye una secuencia en una playa nudista.

6/10
Dos hombres en la ciudad

1973 | Deux hommes dans la ville

La película narra el enfrentamiento entre un inadapatado y un comisario. Tras salir de la cárcel, Gino consigue reintegrarse en la sociedad y trata de llevar una vida normal y honesta. Un inspector de policía, que no cree en su inocencia, no para de recordarle constantemente su vida pasada y Gino, traumatizado, vuelve a delinquir.

5/10
El asesinato de Trotsky

1972 | The Assassination of Trotsky

Considerada una de las peores películas de la historia del cine, se trata de una revisión de los últimos días de la vida de León Trotsky, uno de los dirigentes más relevantes de la Revolución Bolchevique que, por sus disidencias con el dictador Stalin, fue expulsado del partido en 1927, desterrado de la Unión Soviética en 1929 y  asesinado por el español Ramón Mercader (un sicario al servicio del Kremlin) durante su estancia en México en 1940. Sin embargo, todo comenzó a torcerse cuando el guionista seleccionado fue Nicholas Mosley, hijo del líder fascista Sir Oswald Mosley, que acabó escribiendo una serie de inconexas ideas que acabaron por destrozar el filme. Richard Burton se metió en la piel del líder soviético adelgazando quince kilos para la ocasión, pero fue inútil porque la carrera comercial de la película resultó un desastre.

3/10
La primera noche de quietud

1972 | La Prima notte di quiete

Un profesor de poesía, con problemas con el alcohol y el juego y sumido en un estado nihilista por el suicidio de una amante, queda embelesado por la belleza de una de sus estudiantes que, a su vez, está inmersa en una oscura trama de pornografía y prostitución. Coproducción entre Francia e Italia, tomando del primer país a la estrella de la cinta (Alain Delon) y del segundo a su director Valerio Zurlini. Un melodrama con exponentes claramente sexuales (aprovechando el tirón de los desnudos que comenzaban a aflorar en el cine mundial) y algunos apuntes intelectuales que acaban por resultar un poco chocantes en la trama. Atención especial merece el resto del reparto femenino con Sonia Petrovna, Alida Valli y Lea Massari.

5/10
Crónica negra

1972 | Un flic

Última película del director Jean-Pierre Melville, que de nuevo intentó repetir esquemas policíacos de sus grandes éxitos (como El silencio de un hombre), volviendo a contar como protagonista con el hierático Alain Delon, esta vez acompañado de otro mito del cine francés, Catherine Deneuve. Aparte de su excelente tiroteo inicial en el atraco al banco, la película se cae a pedazos en una lenta narración y una frialdad rayana en el congelamiento de ideas. Tuvo un presupuesto superior a otras de sus obras, pero el resultado es muy inferior a las mismas. Un comisario de policía descubre que detrás de un atraco a un banco se esconde un antiguo amigo – que ahora regenta un night club–. Los dos están en lados opuestos de la ley, pero también pueden ser las dos caras de la misma moneda.

4/10
La viuda Couderc

1971 | La Veuve Couderc

Comienzo de la trilogía de Pierre Granier-Deferre sobre la obra de George Simenon, completada con El gato (1971), con Simone Signoret y Jean Gabin, y Anna Kauffman (1973), con Romy Schneider y Jean-Louis Trintignant. Esta vez el escritor belga tomó como referencia un hecho real ocurrido en la Francia de 1930, cuando la mencionada viuda Couderc, que habita en una lejana granja, acoge a un atractivo joven que huye de un crimen. Los celos se apoderan de la situación con la presencia de la bella Félicie, hijastra de Couderc. Excelente mezcla de drama y cine policíaco, con un ambiente cada vez más cargado de soterrada violencia, que acaba por estallar. Muy valorada en su momento, no ha perdido ni un ápice su carga de morbosidad y tensión.

8/10
La dulce hembra

1971 | Doucement les basses

Un superviviente de un naufragio llega a un pequeña villa de Bretaña. Allí vive Simon Medieu, que lleva una tranquila existencia lejos del mundanal ruido y sin ninguna alteración. El extraño cambiará todo su mundo. Tercera película consecutiva entre Alain Delon y Jacques Deray tras La piscina (1969) y Borsalino (1970). Esta vez lo más interesante era el morbo de ver juntos en pantalla a los divorciados en la vida real Alain y Nathalie Delon, ésta última una bella mujer de origen marroquí llamada realmente Francine Canovas. Ambos, casados en 1964 y separados cuatro años después, habían causado furor en la prensa amarilla cuando uno de sus guardaespaldas apareció muerto de un disparo en una oscura trama que, supuestamente, implicaba al matrimonio Delon además de a importantes personalidades de la sociedad francesa. En el asunto, nunca del todo resuelto, se mezclaron drogas, mafia y sexo.

5/10
Sol rojo

1971 | Soleil rouge

Extravagante mezcla de spaghetti-western, película de kung fu y western americano, filmado por el director de cintas de James Bond. Esta coproducción rodada en España nos lleva a encontrarnos en su reparto con nombres como los de Julio Peña y Mónica Randall. Ellos secundan al verdadero cuarteto protagonista –Bronson, Delon, Ursula Andress (de ahí lo de James Bond antes comentado) y nada menos que Toshiro Mifune, el protagonista de películas de Kurosawa–. La cinta, definida por su compositor Maurice Jarre como 'surrealista', sería parodiada con ganas en títulos ya decididamente dementes como Mi nombre es Shanghai Joe (1972) y El blanco, el amarillo y el negro (1974). En la Arizona de 1870, el tren del embajador del Japón es asaltado por unos bandidos que se apoderan de una espada de oro que era un regalo del Emperador nipón al presidente de los Estados Unidos. Un samurái al servicio del Imperio y uno de los ladrones traicionado por sus compañeros unen sus fuerzas para atrapar a los asaltantes.

4/10
Borsalino

1970 | Borsalino

François y Roch son dos ladrones de medio pelo que intentan enriquecerse en la Marsella de los años 30. Para ello, se irán introduciendo en los círculos de la mafia, a pesar de ser un mundo corrupto y sanguinario. Jacques Deray dirige esta película sobre la mafia francesa contando entre el reparto con dos tipos que le iban ni que pintado: Alain Delon (La piscina) y Jean-Paul Belmondo (Al final de la escapada). Ambos actores derrochan frescura y chulería en este film por cuyo director fue nominado a los Globos de Oro. El título de la película hace referencia a un tipo de sombreros de fieltro con un lazo alrededor, utilizados por los caballeros en esa época.

5/10
Madly

1970 | Madly

Segunda película de Roger Kahane tras Sortie de secours (1970). Un director que después se perdió en el mundo de la televisión y no volvió a realizar un largometraje para cine hasta 1998 con Je suis vivante et je vous aime. Lo más interesante es su reparto, con la pareja fuera y dentro de la pantalla Alain Delon y Mireille Darc. Precisamente ellos dos fueron los encargados de escribir el guión: una pareja de amantes se sienten más unidos cuantas más aventuras sexuales son capaces de compartir por separado, culminando todo en un extraño triángulo amoroso con un hombre de color. Una comedia especialmente dotada en el reparto femenino que incluye a Jane Davenport y Valentina Cortese, y que intentaba reflexionar (sin mucho éxito) sobre las relaciones humanas. Melódico score de Francis Lai.

4/10
Círculo rojo

1970 | Le Cercle rouge

El oficial de policía Mattei recibe la misión de escoltar en un tren a un peligroso criminal llamado Vogel. Durante el viaje, el delincuente logra escapar, uniéndose a otro ladrón llamado Corey en el atraco a una joyería en la lujosa Place Vendôme de París. Al tiempo, Mattei va buscando pistas para dar con el paradero de Vogel en una lucha contra el reloj. Brillante thriller de Melville, que sigue las líneas maestras del cine negro americano sin dejar de ser fiel a su pausado y ambiental estilo narrativo. Apoyado en un insuperable cuarteto masculino compuesto por Alain Delon, Yves Montand, Bourvil y Gian Maria Volontè, el filme es un muestrario de la psicología y soledad tanto de los criminales como del policía que les persigue. Técnicamente impecable, mantiene una creciente tensión y secuencias maestras como la planificación del atraco. Fue, además, un tremendo éxito de crítica y también de público, con cuatro millones de espectadores en Francia

9/10
Jeff

1969 | Jeff

El mencionado Jeff del título es el pilar sobre el que se construye este curioso film. Él es el jefe de una banda de ladrones de joyas que, se supone, se ha de reunir con su banda después de un golpe. Sin embargo, los delincuentes le esperan infructuosamente sospechando que se ha quedado con el botín. Entre ellos surgen distintas opiniones sobre el comportamiento de Jeff. Uno de los mayores éxitos de taquilla en la carrera de Alain Delon, y su segunda película con el director Jean Herman tras el también policíaco Adiós, amigo (1968). Para la chica de turno, la estrella francesa eligió personalmente a la actriz Mireille Darc, enamorándose de ella y convirtiéndola después en su pareja hasta 1984.

6/10
El clan de los sicilianos

1969 | Le clan de siciliens

Cuando el viejo mafioso Siciliano Vittorio Manalese (Gabin) saca de la cárcel al experto ladrón y asesino a sueldo Roger Sartet (Delon), no pretende hacerle ningún favor. Manalese organiza la huida de la cárcel para que Sartet lo ayude a dar su golpe más ambicioso hasta el momento: secuestrar un avión que se dirige a Nueva York transportando 50 millones de dólares en joyas.

7/10
La piscina

1969 | La Piscine

Jean-Paul y Marianne pasan el verano en una casa de campo. Todo marcha sobre ruedas hasta que inesperadamente aparece Harry, un antiguo amante de Marianne, con su hija de dieciocho años. Ni Jean-Paul ni Marianne pueden evitar sentirse celosos. Esta mezcla de drama con cine de intriga fue uno de los grandes éxitos internacionales del cine francés, sobre todo por el tirón de los protagonistas. Y aunque Deray dirige con un ritmo pausado, sus planos crean una inquietante ambientación.

6/10
Historias extraordinarias

1968 | Histoires extraordinaires

Adaptación de tres relatos asombrosos del especialista Edgar Allan Poe, a cargo de tres directores que permanecen muy fieles a sus respectivos estilos. Aunque se trata de un proyecto que les llega de fuera, los asumen y encajan en sus personales universos. En 'Metzengerstein', que dirige Roger Vadim, una joven libertina del medievo, la condesa Frédérique, no soporta que su primo, el barón Wilhelm, no caiga rendido ante sus encantos, como hacen todos los hombres. Así que, despechada, incendia sus tierras. El barón muere, pero la aparición de un caballo indómito se diría que es la reencarnación del difunto. Aunque visualmente impactante, puden a Vadim sus obsesiones rayanas en lo kitsch, evidentes en los modelitos ligeros de ropa que le toca lucir a Jane Fonda. Louis Malle se hace cargo de 'William Wilson', una extraña historia que el protagonista cuenta en el confesionario a un cura, y que tiene que ver con una larga rivalidad que mantiene el Wilson del título con otro hombre que se llama igual que él, y que le reprocha todo el tiempo sus miserias. Quizá es el mejor episodio del film, con momentos inspirados como el de la partida de cartas. Finalmente, Federico Fellini dirige 'Toby Dammit', que estéticamente encaja con su cine más delirante y surrealista. Su adaptación de Poe le lleva a nuestros día, junto a un actor que se supone va a protagonizar el primer western católico, toda una parábola de la redención. Pelín cargante, lo más sugerente es la partitura de Nino Rota.

5/10
La chica de la motocicleta

1968 | The Girl on a Motorcycle

La liberal Rebecca abandona a su aburrido marido y, montando una Harley Davidson, viaja hasta Heidelberg para visitar a su amante. En la carretera encontrará a todo tipo de excéntricos personajes, incluyendo otros hombres más para su colección. Adaptación de la novela de André Pieyre de Mandiargues, rodada un año antes que la mítica Buscando mi destino aunque manteniendo los mismos principios de drogas, sexo y rock & roll que ésta. Rodada con extravagantes movimientos de cámara, estética hippie algo descontrolada, flashbacks para explicar la historia de la muchacha, planos falsos de carretera filmados en estudio y mucha lujuria, fue el descubrimiento de su protagonista casi absoluta: una fascinante Marianne Faithfull (musa de los Rolling Stones) y su traje de cuero. Aún siendo demasiado coyuntural de la época, mantiene cierta frescura.

5/10
Adiós, amigo

1968 | Adieu l'ami

Primera película que unía a las estrellas americana y francesa Charles Bronson y Alain Delon, que después repetirían en Sol rojo (1971). Ambos eran especialistas en violentos títulos policíacos, algo que no iba a ser una excepción esta vez. A pesar de su más que notable implicación en la película, ésta se resiente de los tópicos y el resultado final es algo decepcionante. Dos amigos y excombatientes de la guerra de Argelia recalan en Marsella para comenzar una nueva vida. Sin embargo, uno de ellos se involucra en los planes de una pérfida mujer para cometer un importante robo. La casualidad hace que este hecho implique a su amigo, lo que lleva al inevitable enfrentamiento entre ambos.

5/10
Diabólicamente tuyo

1967 | Diaboliquement vôtre

Georges tiene un accidente de coche a consecuencia del cual pierde la memoria. Poco a poco parece recuperarla cuando aparecen en el hospital su esposa y su mejor amigo. Trasladado a su casa de campo, comienza a darse cuenta que hasta ahora ha sido un hombre bastante despótico, que ha ganado mucho dinero con negocios nada limpios. Pero hay más, ya que algunos recuerdos que vienen a su mente le hacen sospechar que es otra persona. Último largometraje del veterano Julien Duvivier, en una convencional trama de suspense donde nada es lo que parece y los trucos son demasiados para que al final tengan cierta coherencia. El destino hizo que, tras filmar magistralmente el accidente inicial con diferentes cámaras, Duvivier falleciese en una colisión de tráfico poco después de terminar el rodaje.

5/10
Los aventureros

1967 | Les Aventuriers

Tres amigos –una escultora, un piloto de carreras y un instructor de vuelo– deciden recuperar un tesoro perdido que estaba oculto en un avión que se estrelló en la costa de África, y para ello se embarcan en una peligrosa aventura. Pero solo uno de ellos conoce realmente lo que se esconde tras dicho accidente de aviación. Adaptación de una novela de José Giovanni, que tiene como principal aliciente su trío protagonista compuesto por Alain Delon, Joanna Shimkus y Lino Ventura. Ante las dos estrellas del cine francés poco puede hacer esta actriz canadiense, que lo más célebre que hizo en el cine fue casarse con Sydney Poitier. Rodada en preciosistas escenarios naturales, resulta tan entretenida como olvidable.

5/10
El silencio de un hombre

1967 | Le samouraï

Jeff Cotello es un minucioso asesino a sueldo. Muy "profesional", sus socios ahora pretenden matarle. Pero no es tan fácil. Alain Delon es el lacónico asesino de este clásico de Melville.

7/10
¿Arde París?

1966 | Paris brûle-t-il?

Adaptación de la novela homónima de Dominique Lapierre y Larry Collins, a cargo de un jovencito Francis Ford Coppola y del escritor Gore Vidal. Eso sí, título obliga, dirige el francés René Clément. El film transcurre en 1944, cuando París está ocupada por los nazis pero la liberación se presiente próxima. Los aliados podrían llegar pronto, la Resistencia empieza a hacerse notar, y el embajador sueco maniobra entre bambalinas. Pero pende sobre la ciudad de las luces la espada de Damocles de la orden que el general Dietrich von Choltitz ha recibido del mismísimo Adolf Hitler: quemar París si ve que la plaza está perdida. Como ocurría en El día más largo, rodada cuatro años antes, destaca el nutrido reparto superestelar, que dan vida a los muchos personajes de las distintas historias cruzadas de supervivencia y heroísmo. Y se deja notar una realización plenamente moderna, con variados movimientos de cámara y originales encuadres. El film está rodado en blanco y negro para aumentar la verosimilitud de la trama y favorecer la inclusión de insertos de imágenes reales del París de la ocupación.

6/10
Mando perdido

1966 | Lost Command

Tras haber fracasado en su campaña bélica en Indochina, el militar Pierre Raspeguy retorna a Francia dispuesto a que los altos mandos le concedan otra oportunidad para enmendar su error y liderar un batallón que aniquile a los terroristas de la guerra de Argelia. Adapción de la novela 'Les centurions', de Jean Lartéguy, que, rodada en escenarios naturales y con un reparto internacional (Anthony Quinn, George Segal, Michèle Morgan, Maurice Ronet, Alain Delon y Claudia Cardinale) fue bastante bien recibida en taquilla. Una crítica –no muy feroz, eso sí– contra la actitud del gobierno galo en los conflictos de sus antiguas colonias es una de las partes más interesantes del largometraje. La otra es la música de Franz Waxman y la fotografía realista de Robert Surtees.

6/10
Texas (1966)

1966 | Texas Across the River

Película que narra parte de lo acontecido a los comanches, que atacaron el Estado de Texas (en poder de los españoles hasta 1821), hasta que en 1785 se llegó a un acuerdo de paz. Precisamente Alain Delon encarna a un noble español que se adentra en territorio comanche trasportando un carromato de fusiles, en compañía de un norteamericano encarnado por Dean Martin. Western sin muchas aspiraciones, que reunió a estos dos conocidos actores junto a la exótica Maria Montez y Tina Aumont. Dirigida por Michael Gordon, en realidad se trataba de parodiar el género del oeste burlándose de los indios con todos los tópicos que uno pueda imaginarse. Pasó desapercibida.

4/10
El último homicidio

1965 | Once a Thief

Eddie Pedak es un antiguo delincuente que ha conseguido cambiar de vida y vive tranquilamente con un nuevo trabajo, en una casa nueva y con su bella esposa Kristine, con la que ha tenido una hija. Sin embargo, el pasado vuelve a atormentarle llevándole por el mal camino en forma de inspector de policía y de su propio y descarriado hermano Walter. Cine negro americano, aunque con el francés Alain Delon de protagonista. Rodada en blanco y negro y con un buen ambiente en lo que a los bajos fondos se refiere, además del mencionado Delon destaca en su reparto Ann-Margret como la sufrida esposa, Van Heflin como el policía y el siempre inquietante Jack Palance en el rol del hermano de Delon. El tono adecuado de jazz lo pone Lalo Schifrin

6/10
La muerte no deserta

1964 | L' Insoumis

Tras ser abandonado por su esposa, y con un rumbo incierto en su vida, Thomas se alista en la Legión Extranjera y es enviado al frente argelino. No pudiendo soportar las condiciones de vida, decide desertar. Será reclutado por el grupo de la OAS –cuyos métodos no son nada ortodoxos, en su oposición a la independencia del país–. Una vez dentro de la organización, le es encomendada la misión de vigilar a una abogada de derechos civiles a la que tienen secuestrada. Sin embargo, acaba enamorándose de ella y le ayuda a escapar. Interesante muestra de melodrama y cine negro, que fue masacrada por la censura francesa, incapaz de asimilar la crítica a los servicios secretos y su nefasta política en el caso de Argelia. Alain Delon se involucró tanto en el proyecto que acabó convirtiéndose en productor.

7/10
Los felinos

1964 | Les Félins

Nueva colaboración entre Alain Delon y el director René Clément, después del éxito de A pleno sol (1960). Si ésta se basaba en una novela de Patricia Highsmith, en esta ocasión se adaptó otro libro de novela negra de Day Keene, en que un gángster americano descubre que su esposa le ha estado engañando con un playboy francés. Huyendo de los matones del gángster, el amante encuentra refugio en una misteriosa mansión de la Costa Azul donde acepta un trabajo como chófer. Sin embargo, las cosas allí no son como parecen. Acompañan a la estrella francesa Jane Fonda y Lola Albright, en una atractiva combinación de suspense y cine negro repleta de trucos de guión bastante bien hilvanados. A destacar la soberbia partitura de jazz de Lalo Schifrin que aporta mucho ambiente a las imágenes.

7/10
El Rolls-Royce amarillo

1964 | The Yellow Rolls-Royce

A base de sketchs, la película va contando diez años de vida de un rolls-royce amarillo. Primeramente, es el marqués de Frinton el que se lo regala a su esposa, descubriendo, poco después, que su mujer lo utiliza para irse con su amante. Grandes estrellas de Hollywood van pasando a lo largo de la película como Ingrid Bergman (Encadenados, Casablanca): Shirley MacLaine(Irma la Dulce, El apartamento, Tess y su guardaespaldas); o Alain Delon (El gatopardo, La piscina, Uno de dos).

5/10
El tulipán negro

1964 | La Tulipe noire

En vísperas de la Revolución Francesa, un enmascarado conocido como 'El tulipán negro' se convierte en todo un héroe popular al robar dinero a los aristócratas del lugar. Convertida su captura en máxima prioridad de la monarquía, para evitar el alzamiento popular, el oficial al mando logra descubrir que su identidad secreta no es otra que la del noble Guillaume de Saint Preux. Descubierto, éste no tiene más remedio que huir dejando a su hermano Julien la misión de ser el nuevo 'Tulipán'. Sin embargo, éste descubre que todo lo que su hermano ha estado haciendo hasta ahora no ha sido sino en su propio beneficio, con lo que decide cambiar las cosas y poner su espada al servicio del pueblo. Basada en la novela de Alejandro Dumas, se trata de una entretenida cinta de acción, romance y aventuras, rodada en España (de ahí la presencia de Adolfo Marsillach y Laura Valenzuela en su reparto) y con un vigoroso Alain Delon en un doble y agradecido papel.

7/10
El gatopardo

1963 | Il gattopardo

Los que defienden a capa y espada aquello de que siempre la película es peor que el libro deberán revisar esta adaptación por parte de Luchino Visconti de la inmortal novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Y es que Visconti sabía tanto como Lampedusa del tema central, la decadencia de la aristocracia, al pertenecer el cineasta a una familia noble, igual que el protagonista de la obra: un siciliano del XIX que ve cómo sus privilegios se acaban. Se trata del príncipe siciliano Fabrizio di Salina, que en 1860 trata de apegarse a su viejo mundo en declive, mientras Garibaldi llega con su ejército a la isla, para unificar Italia, y acabar con el viejo régimen feudal. Salina permite que su sobrino Tancredi se aliste en el ejército y contraiga matrimonio con Angelica, hija de un nuevo rico que representa la burguesía en ascenso. “Algo debe cambiar para que todo siga igual”, viene a decir la obra de Lampedusa, que muestra el nacimiento de un nuevo mundo en el que la burguesía sustituye a los nobles, ofreciéndoles dinero, mientras que estos se dejan comprar. Resulta deslumbrante el modo en que Visconti despliega su narración, sin prisa ninguna. Y de ese modo logra dibujar con minuciosidad a sus personajes, de modo especial al príncipe de Salina, una espléndida composición de Burt Lancaster, quizá la mejor de su carrera. Sus conversaciones con el padre Pirrone rebosan cinismo, por un comportamiento hipócrita del que es consciente; con don Ciccio cuestiona la democracia, por un plebiscito en que el único voto negativo ha sido manipulado; con los jóvenes prometidos medita acerca de la fugacidad de la vida, y lo efímero de la belleza; con Chevally, que le hace la propuesta de ser senador de la república, honor que rechaza por considerar que en la política sólo caben los que están ahí para medrar. La mirada del cineasta es melancólica. Los pocos pasajes que protagonizan los personajes (notablemente el recorrido de la casa vacía de Tancredi y Angelica, unos radiantes Alain Delon y Claudia Cardinale) acentúan la pena por la juventud que se va. Porque Fabrizio es bien consciente de que su mundo tiene los días contados. Con esta obra maestra, Visconti abandona definitivamente el neorrealismo de sus orígenes. El cineasta se inscribe en una tendencia del cine italiano conocida como “caligrafista”, que consiste en la minuciosa reconstrucción de una época, mediante un ritmo pausado. Destaca la modélica utilización del color del director de fotografía, Giuseppe Rotunno, que se inspira en las obras de los pintores Delacroix y Hogarth. El escenógrafo Mario Garbuglia dota a los escenarios de tantos detalles que todo parece digno de un museo, mientras que los esmerados trajes de Piero Tosi parecen de verdad. Además, Visconti aprovecha para lucirse como cineasta épico con la vistosa secuencia de la batalla de Palermo. Entre todas las secuencias, se lleva la palma el inolvidable baile, que ocupa un tercio del metraje, en el que el príncipe Salina legitima en la sociedad a la famlia de Angelica, al tiempo que él mismo decide permanecer en un segundo plano a partir de ese momento. El film ganaría la Palma de Oro en el Festival de Cannes. Se trata asímismo de un título clave en la filmografía de Burt Lancaster, estrella del cine de acción y aventuras, que se consagraba definitivamente como actor dramático de peso, tras otros logrados papeles en Vencedores o vencidos y El hombre de Alcatraz. Tras hacerse por fin con el reconocimiento de la crítica, el actor iniciaba una segunda e interesantísima etapa en su carrera, en la que volvería a colaborar de nuevo con Visconti en Confidencias. Le acompañan dos de las grandes estrellas del cine europeo de la época, que ya habían trabajado con Visconti en Rocco y sus hermanos, Delon y Cardinale.

9/10
Gran jugada en la Costa Azul

1963 | Mélodie en sous-sol

Charles acaba de salir de la trena. Han sido cinco largos años, y cuando vuelve a su casa apenas reconoce el barrio, donde han edificado inmuebles como setas. Llegado al hogar, su esposa le expresa su deseo de aprovechar unos ahorros para montar un chiringuito en la Costa Azul y llevar una vida honrada. Pero Charles, ya con una cierta edad, no se conforma con ir tirando, desea un retiro a lo grande, en un sitio donde nadie sepa quién es. Y para ello debe dar un último y gran golpe. Tiene el plan perfecto, que le permitirá acceder a la cámara acorazada de un casino en Cannes, que alberga cien millones de francos. Cuenta para sacar adelante el “trabajo” con un cómplice, compañero de prisión, el joven Francis. Éste debe abandonar sus aires chulescos y llevar una vida de playboy al que el dinero le sale por las orejas; así se ganará la confianza de la gente, podrá pasear entre bastidores de la zona de las coristas que actúan en el local, y así tener acceso a la azotea, lugar clave para poder asaltar la cámara acorazada con Charles. Estupenda película de robo sofisticado, que funciona como un perfecto mecanismo de relojería. Cautiva no sólo por la inteligencia con que se describe el robo, sino por los tipos humanos que se pintan en el camino: el veterano Charles, como tipo que se las sabe todas, compuesto por un perfecto Jean Gabin; el jovenzuelo, chulo, vanidoso, vulnerable, Francis, al que da vida un jovencísimo Alain Delon, que ya pruebas de su talento, el manejo de su proverbial laconismo; y los otros secundarios, singularmente Henri Birlojeux, el cuñado con un punto de honradez, que se suma al golpe; Viviane Romance, la corista conquistada; e incluso el español José Luis de Villalonga como el elegante dueño del casino. Henri Verneuil maneja con pericia la historia, entregando escenas memorables, como la de Charles embaucando al cuñado de Francis, para ver si es un tipo de fiar, o la noche en que discuten Francis y la corista. El director de El clan de los sicilianos da pruebas de manejar bien el mecanismo de las escenas de suspense, no sólo durante el robo como tal, sino en los momentos en que la policía se mueve cerca de los culpables, sobre todo en el memorable final de la piscina.

7/10
El eclipse

1962 | L'eclisse

Riccardo y Vittoria. Una pareja en crisis. Ella quiere dejarle, él no está de acuerdo. La habitación cerrada no deja ver el exterior, pero retiradas las cortinas de los amplios ventanales, vemos que ya es de día. Toda una metáfora del amor eclipsado, agotado. Vittoria deja la casa, Riccardo la alcanza. Ella le da esquinazo, trata de encontrar consuelo en su madre, que está en la Bolsa, pero ni siquiera se da cuenta de lo hondo de su desconsuelo. Entre los corros está Piero, agente de Bolsa, que echa el ojo a Vittoria, y trata de cortejarla. Ella pasa la noche con unas amigas, esquiva a Riccardo, no acaba de atreverse a ir en serio con Piero... Y así van discurriendo las cosas.Magnífica película de Michelangelo Antonioni, Premio Especial del Jurado en Cannes en 1962, que compone una trilogía de la soledad con La aventura y La noche. Se trata de una penetrante mirada al vacío interior, al amor que se agosta y que renace de sus cenizas, al desnortamiento de una sociedad que un día gana millones de liras en bolsa y al siguiente se desespera porque su dinero se ha esfumado... Las escenas de histerismo en los corros de la Bolsa, frente a otros amplísimos planos donde circulan personajes solitarios, sugieren un paisaje apocalíptico, de fin del mundo, de que se está tocando fondo en las relaciones humanas; algo que se acentúa en las escenas de “naturalezas artificiales muertas” del último tramo. Tienen gran fuerza los planos que el cineasta italiano ofrece de los actores de espaldas, sus cogotes, sus nucas, son tremendamente expresivos de su capacidad de incomunicación, del misterio que albergan en sus almas. Monica Vitti, Alain Delon, Francisco Rabal, están perfectos al componer a sus personajes desolados, tocados siempre por la tristeza, pero en los que aún palpitan algunas ilusiones, sus pasiones por supuesto, pero también un anhelo inefable de felicidad. Se suele hablar de antiargumento al referirse a Antonioni, y está claro que el guión suyo y de Tonino Guerra lo es todo menos convencional: no se ajusta a las reglas clásicas de los tres actos, se detienen en el tedio de la cotidianeidad, aparentemente no ocurre nada, aunque ocurre todo. Es la paradoja de unas secuencias intensas, tras las cuales las cosas básicamente no han cambiado.

9/10
El diablo y los diez mandamientos

1962 | Le Diable et les dix commandements

Comedia de quince episodios que toman como base los Mandamientos, dirigida por Julien Duvivier y que tiene un reparto de lo más curioso con Mel Ferrer, Michel Simon, Lino Ventura, Fernandel (en el papel de Dios), Louis de Funès, George Wilson y Alain Delon. Como suele suceder en este tipo de obras, algunos son brillantes y otros ciertamente se quedan en la anécdota. La historia comienza cuando el jardinero de un convento de monjas es obligado por el Obispo a aprenderse los Diez Mandamientos debido a su mal comportamiento. Sin embargo, el Diablo (transformado en serpiente) enreda y cambia el significado de los mismos.

5/10
Qué alegría vivir

1961 | Che gioia vivere

En la Roma de 1921 un joven idealista llamado Ulises se afilia al partido Fascista convencido de que podrá cambiar las cosas. Poco a poco comienza a involucrarse en actos violentos contra sus opositores, al tiempo que conoce el amor verdadero. Arriesgada historia sobre los orígenes del fascismo en Italia, que sigue en algunos puntos la estela neorrealista, conteniendo además algunos audaces apuntes de comedia negra. En realidad el tema está tratado en forma de comedia social, como su propio título en español indica. Segunda colaboración entre el director René Clément y Alain Delon después del thriller A pleno sol (1960).

6/10
Amores célebres

1961 | Amours célèbres

Rocco y sus hermanos

1960 | Rocco e suoi frateli

En busca de una vida mejor, Rosaria Parondi, una madre viuda del sur de Italia, emigra a Milán con cuatro de sus hijos: Rocco, Simone, Ciro y Luca. Allí se reencuentran con Vincenzo, el quinto, que ya se ha establecido. Los chicos encuentran trabajos rudimentarios que les permiten sobrevivir a duras penas. Rocco es llamado a filas, y mientras cumple con el servicio militar, empieza a salir con Nadia, una prostituta que había estado con su hermano Simone, el mayor, que trata de abrirse paso en el mundo del boxeo. Uno de los grandes títulos del cine europeo, y la última gran película de temática neorrealista de Luchino Visconti. El cineasta refleja la realidad social de los emigrantes que dejaban el campo en el momento en que trataban de salir adelante en la ciudad, como ocurría en la película española Surcos, rodada nueve años antes. Explora sobre todo el amor familiar, pero también la  intolerancia y la injusticia. Visconti suele hablar de los cambios sociales a lo largo del tiempo. Pero un tema se repite con frecuencia en su filmografía: la familia. En esta ocasión, estamos ante una familia matriarcal, con una madre testaruda que recuerda muchísimo a la protagonista de Bellísima, otra de sus mejores películas. En ambos casos, hay una madre que quiere que sus hijos vivan mejor que ella.

9/10
A pleno sol

1960 | Plein soleil

El señor Greenleaf tiene a su hijo Phillip malviviendo por Italia y derrochando el dinero con vicios y mujeres. Por ello, contrata a Tom Ripley para que encuentre a Phillip y lo devuelva a su casa por la suma de 5000 dólares; misión que no será fácil. Phillip se las hace pasar canutas a Tom y éste acabará por tomar una drástica y trágica solución. La película está basada en la novela de Patricia Highsmith, y está dirigida por el francés René Clément. Cuanta con el guaperas Alain Delon (El gatopardo, La piscina). Sobresale por su interpretación de cínico cazafortunas, papel que le dio un empujón a su carrera y despuntó como galán de los 60. Le acompaña Maurice Ronet y una debutante Marie Laforêt, en el papel de la deseada Marge. El film puede encuadrarse en la 'nouvelle vague', movimiento francés que marcó una época y que dio películas como Al final de la escapada o Hiroshima, Mon Amour. Tuvo un remake en 1999, titulado El talento de Mr. Ripley, dirigido por Anthony Minghella.

7/10
Le Chemin des écoliers

1959 | Le Chemin des écoliers

Adaptación de la novela de Marcel Aymé que hoy en día tendría ciertos problemas debido al toque perverso que acompaña a su trama, en especial en lo referente a las relaciones entre menores de edad. Se aprovecha de un estupendo reparto con la estrella cómica Bourvil acompañado de Françoise Arnoul, Lino Ventura, Alain Delon y Jean-Claude Brialy. En el París ocupado de 1943, el adolescente Antoine hace creer a sus padres que está pasando unas vacaciones en el campo cuando en realidad se dedica al mercado negro y está a punto de hacerse con un importante cargamento de champagne. Al tiempo, intenta impresionar a su novia Yvette.

5/10
Débiles mujeres

1959 | Faibles femmes

Comedia donde se habla de diferentes clases de mujeres, siempre preocupadas de su belleza y relación con toda clase de hombres (principalmente guapos y ricos), demostrando que no son precisamente el sexo débil de su título, con un argumento extraído de la novela de Sophie Catala. Con un tono lúdico y algo anodino, lo mejor que se puede decir del film es que está bien ambientado y que se rodea de un atractivo reparto femenino en el que están Mylène Demongeot, Pascale Petit, Jacqueline Sassard, Monique Mélinand, Anita Ruff y Simone Renant. También en su reparto encontramos al joven Alain Delon ofreciendo lo mejor de sí mismo como futura promesa del cine francés.

3/10
Una rubia peligrosa

1958 | Sois belle et tais-toi

La joven Virginia escapa de un reformatorio de monjas y se alista en una banda de delincuentes capitaneados por un joven llamado Loulou de quien ella se enamora. Tras cometer un atraco y ser perseguidos por la policía, Virginia se entrega para salvar a sus compañeros. Interrogada por el inspector Morel, éste le propone ser confidente policial para recuperar las joyas robadas. Sin embargo, la muchacha tiene otros planes y, tras seducir a Morel, se aprovecha de la situación y ayuda a sus antiguos compañeros a cometer otro robo. Comedia policíaca con algunos altibajos, pero que acaba resultando una agradable mezcla de cine negro, burla social e incluso cine romántico. Actualmente, más que por sus valores cinematográficos es conocida porque en ella aparecen como delincuentes juveniles los posteriores mitos del cine galo Alain Delon y Jean-Paul Belmondo.

4/10
Cristina

1958 | Christine

En la Viena de 1906, el teniente de la armada Franz Lobheiner decide acabar su relación amorosa con Lena, la esposa de un importante barón, al conocer a una aspirante a cantante de ópera llamada Christine. Sin embargo, los celos de Lena amenazan con romper su relación. Melodrama romántico basado en la obra teatral 'Liebeleï', escrita por Arthur Schnitzler. Significó la primera oportunidad de Alain Delon como protagonista, algo que aprovechó al aparecer atractivo y cautivador. Aunque no tanto como Romy Schneider, que es quien con su resplandeciente presencia acaba por conquistar las imágenes de un film que recrea lujosamente la Viena Imperial. A partir de este título, los dos actores antes citados compartirían un apasionado romance en la vida real que mantendrían durante algún tiempo.

4/10
Quand la femme s'en mêle

1957 | Quand la femme s'en mêle

Adaptación de la novela 'Sans attendre Godot' de Jean Meckert, donde un gángster debe hacer frente a numerosos problemas: mientras está lidiando con una guerra de bandas, debe soportar cómo su novia recibe la visita de su ex marido y su hija. Su director, Yves Allegret, había realizado su primer largometraje en 1940, y sería después un realizador interesante con títulos como Los orgullosos (1953) y Niebla en las cumbres (1956). En el film que nos ocupa mezcla drama con cine negro, en una buena muestra de lo que después sería una constante en el cine de su país: las películas de gángsteres. Protagonizada por Edwige Feuillère y Jean Servais, en su reparto encontramos a un debutante llamado Alain Delon.

4/10
Un crime

1993 | Un crime

Vano intento por parte de Alain Delon y Jacques Deray de reeditar éxitos del pasado en el terreno del cine policíaco como Borsalino (1970) o Flic Story (1975). Para ello se adaptó una novela de Gilles Perrault convertida en guión por los propios Delon y Deray, en un argumento que se fundamenta en un asesinato donde nada es lo que parece. La película no fue bien recibida por los espectadores, que demostraron la decadencia en taquilla de Alain Delon; mientras que la crítica tampoco fue muy magnánima ante una obra acusada de manida y algo pretenciosa, al estar repleta de trucos de guión y confusos flashbacks. En realidad lo único destacable es la presencia de Manuel Blanc, que construye un personaje de la nada.

3/10
Dancing Machine

1990 | Dancing Machine

La acción tiene lugar en una academia de baile donde algunas de sus estudiantes para bailarinas están siendo misteriosamente asesinadas. El profesor de la escuela, un antiguo y célebre bailarín, se encargará de investigar estos crímenes encontrando numerosos impedimentos para ello. Vulgar coproducción entre Francia y España que intenta mezclar el género del "giallo" con el de "cine de baile" (que los italianos popularizaron durante los años 80 en títulos olvidables como Dance Academy y Dancers), y para la que contaron en su reparto con la presencia de Alain Delon, quien también se encarga del guión junto al músico Marc Cerrone, Didier Decoin, Loup Durand y Paul-Loup Sulitzer. Vista la película no se comprende el porqué de cinco guionistas. Como curiosidad, hay que decir que la fotografía es del español José Luis Alcaine.

2/10
Trayecto mortal

1986 | Le Passage

Extraña cinta con elementos fantásticos, donde un dibujante de comics que viaja con su hijo sufre un accidente de coche con resultado mortal para el muchacho. Por ello, desesperado, no ve otra solución que aceptar un pacto con el diablo para recuperar a su hijo, lo que trae consigo fatales consecuencias. Un gran fracaso comercial en la carrera de Alain Delon, a pesar de que algunos momentos de la trama son ciertamente inquietantes. Le acompaña en el reparto Christine Boisson, que había coincidido con la estrella francesa en Flic Story (1975), tristemente célebre por la erótica Emmanuelle (1974). Trayecto mortal constituyó el debut de su director, René Manzor, tras haber dirigido anteriormente episodios de la serie El autoestopista (1983). Después el hombre ha seguido inmerso en el mundo de la televisión y sólo regresó al cine en 1990 para dirigir el cuento negro Game Over - Se acabó el juego, donde un niño le daba la Nochebuena a un Santa Claus con malas intenciones.

5/10
Palabra de ley

1985 | Parole de flic

Intento de Alain Delon de regresar al top de la taquilla francesa, en un thriller donde él escribió el guión, produjo y cantó la melodía principal. Aquí encarna a un policía retirado que vive obsesionado porque no atrapó nunca al asesino de su esposa. Cuando a su hija le quitan la vida vuelve a la acción, dispuesto a llegar hasta el final con todas sus consecuencias. El cartel anunciador con un Delon extrañamente sonriente y una granada en la mano, ya dejaba bien claras las intenciones de una cinta que obtuvo críticas sangrantes en su estreno en París, además de resultar un nuevo fracaso comercial en la carrera del actor. Su director es José Pinheiro, cuyos títulos más destacables son No despertar al policía que duerme (1988) y Commissaire Moulin (2005) en televisión. A destacar el papel del veterano Jacques Perrin, que como productor y director del documental Nómadas del viento (2001) fue nominado al premio de la Academia.

2/10
Le Battant

1983 | Le Battant

Segunda película consecutiva dirigida por Robin Davis y Alain Delon tras El choque, esta vez según una novela de André Caroff. En realidad, el film era un proyecto personal del actor, que no solo codirigió la cinta sino que también colaboró en el guión y la produjo. Así que está claro que se convierte en la estrella absoluta del film, aportando clase y distinción, y dedicando la historia al director René Clément. Un delincuente es acusado de haber robado unas joyas y haber asesinado a un hombre. Aunque admite el primer hecho, es inocente del asesinato. Ocho años después sale de prisión dispuesto a descubrir a los auténticos culpables, aunque para ello tenga que enfrentarse con policías y mafiosos. En el reparto destaca la presencia de una joven Anne Parillaud.

5/10
El choque

1982 | Le Choc

Thriller basado en la novela 'La position du tireur couché', escrita por Jean-Patrick Manchette. En ella, un asesino a sueldo quiere abandonar su oficio. Cosa que no será fácil porque sabe demasiado y hay intereses ocultos que no le van a dejar llevar a cabo sus planes. Aunque cambia de personalidad y se esconde en una granja, es descubierto por un comando especial que le obliga a escapar. El principal interés del film es ver juntos a los dos máximos divos del cine francés, Alain Delon y Catherine Deneuve, aunque ambos parecen un poco distantes en sus respectivos roles. Codirigida por el propio actor y Robin Davis, tiene buenos momentos de acción y ciertos ecos a los reflexivos asesinos a sueldo de Melville aunque sin llegar a su calidad. Excelente música de Philippe Sarde, que volvería a usar su evocador tema de amor en Juguete mortal (1986).

5/10
Por la piel de un policía

1981 | Pour la peau d'un flic

Choucas es un detective privado que utiliza métodos expeditivos y no muy legales para solucionar sus casos. En uno de ellos ha de encontrar a una joven ciega que ha desaparecido misteriosamente. La cosa se complica porque existen intereses ocultos para impedir que Choucas dé con el paradero de la muchacha. Cuando la madre de la joven es asesinada, el detective se verá envuelto en un complot, donde él parece una pieza clave. Un proyecto personal de Alain Delon, escrito por él mismo y Christopher Frank, basado en la novela "Que d'os!" de Jean-Patrick Manchette. Una joven Anne Parillaud aparece muy sexy, mientras que la canción principal de la película –'Bensonhurst Blues', cantada por Oscar Benton–, se hizo tremendamente popular.

4/10
El derecho a matar

1980 | Trois hommes à abattre

Una de las muchas películas policíacas que Alain Delon protagonizó en estos años, intentando recuperar el éxito de sus filmes con Melville. Esta vez, con guión suyo y del director Jacques Deray (con diálogos del gran especialista Christopher Frank), adaptó una novela de Jean-Patrick Manchette. En su argumento, un jugador profesional atropella a un hombre, le sube a su coche y le lleva hasta las puertas de un hospital. Su vida se verá envuelta en una compleja trama cuando descubre que ese hombre ha muerto por disparos y que él aparece como principal sospechoso. Nueva colaboración entre el especialista en cine negro Jacques Deray y Delon, aunque en esta ocasión el thriller no salió tan redondo como en otras ocasiones. La rubia Dalila Di Lazzaro es la chica de turno, más bien destapada.

4/10
La última esperanza

1976 | Comme un boomerang

En una noche de juerga donde mezcla alcohol y drogas, el hijo de Jacques Batkin, un reputado hombre de negocios, asesina a un policía. Dispuesto a todo para salvar a su hijo de una condena a muerte, el padre contrata los servicios de un importante abogado. Sin embargo, éste, investigando los hechos, descubrirá comprometedores datos criminales en el pasado de Batkin. Tratada desde un prisma más dramático que policial, resalta la melódica banda sonora de Georges Delerue en un interesante trabajo de José Giovanni (que en su juventud había tenido problemas penales y era gran conocedor de los bajos fondos) y Alain Delon, quienes ya habían colaborado en Alias "El gitano".

5/10
Le Battant

1983 | Le Battant

Segunda película consecutiva dirigida por Robin Davis y Alain Delon tras El choque, esta vez según una novela de André Caroff. En realidad, el film era un proyecto personal del actor, que no solo codirigió la cinta sino que también colaboró en el guión y la produjo. Así que está claro que se convierte en la estrella absoluta del film, aportando clase y distinción, y dedicando la historia al director René Clément. Un delincuente es acusado de haber robado unas joyas y haber asesinado a un hombre. Aunque admite el primer hecho, es inocente del asesinato. Ocho años después sale de prisión dispuesto a descubrir a los auténticos culpables, aunque para ello tenga que enfrentarse con policías y mafiosos. En el reparto destaca la presencia de una joven Anne Parillaud.

5/10
El choque

1982 | Le Choc

Thriller basado en la novela 'La position du tireur couché', escrita por Jean-Patrick Manchette. En ella, un asesino a sueldo quiere abandonar su oficio. Cosa que no será fácil porque sabe demasiado y hay intereses ocultos que no le van a dejar llevar a cabo sus planes. Aunque cambia de personalidad y se esconde en una granja, es descubierto por un comando especial que le obliga a escapar. El principal interés del film es ver juntos a los dos máximos divos del cine francés, Alain Delon y Catherine Deneuve, aunque ambos parecen un poco distantes en sus respectivos roles. Codirigida por el propio actor y Robin Davis, tiene buenos momentos de acción y ciertos ecos a los reflexivos asesinos a sueldo de Melville aunque sin llegar a su calidad. Excelente música de Philippe Sarde, que volvería a usar su evocador tema de amor en Juguete mortal (1986).

5/10
Por la piel de un policía

1981 | Pour la peau d'un flic

Choucas es un detective privado que utiliza métodos expeditivos y no muy legales para solucionar sus casos. En uno de ellos ha de encontrar a una joven ciega que ha desaparecido misteriosamente. La cosa se complica porque existen intereses ocultos para impedir que Choucas dé con el paradero de la muchacha. Cuando la madre de la joven es asesinada, el detective se verá envuelto en un complot, donde él parece una pieza clave. Un proyecto personal de Alain Delon, escrito por él mismo y Christopher Frank, basado en la novela "Que d'os!" de Jean-Patrick Manchette. Una joven Anne Parillaud aparece muy sexy, mientras que la canción principal de la película –'Bensonhurst Blues', cantada por Oscar Benton–, se hizo tremendamente popular.

4/10

Últimos tráilers y vídeos