saltar al contenido principal

El nuevo "niño prodigio" de Hollywood

Después de haber hecho pleno en los Globos de Oro, 7 premios de 7 nominaciones, “La ciudad de las estrellas (La La Land)” se perfila como favorita para los Oscar. Damien Chazelle, su director y guionista, nos cuenta cómo ha sido el camino para llevar su historia a la pantalla y convertirla en un musical que ya se puede considerar un clásico nada más nacer.

Se diría que no corren buenos tiempos para los soñadores. Con tal telón de fondo, ¿cómo es posible que haya surgido una película como La ciudad de las estrellas (La La Land)?

Quería hacer una película acerca de dos soñadores, dos personas impulsadas por unos sueños tremendos, sueños que les unirán y que también los separarán.

La ciudad de las estrellas (La La Land) es muy diferente de Whiplash, pero las dos películas tratan un tema que me interesa mucho personalmente: la manera de equilibrar la vida personal con el arte, los sueños con la realidad y, más específicamente, cómo equilibra el artista sus relaciones con el arte y otras personas. En esta ocasión he querido contarlo a través de la música, de canciones, de bailes. Creo que el género musical es un gran vehículo para expresar el juego de malabarismos que representan los sueños y la realidad.

Quería que fuese una historia de amor y también un musical como los que me cautivaban de niño, pero puesto al día, moderno. Me interesaba explorar el uso del color, de los decorados, del vestuario, todos los elementos expresivos de la vieja escuela cinematográfica para contar una historia actual.

chazelle camara 1Resulta indudable su deuda con muchos musicales que todos admiramos…

Es muy probable que [Jacques] Demy sea mi mayor influencia, no solo en esta película, sino en todo lo que he hecho y he querido hacer hasta la fecha. Ninguna otra película me ha enseñado tanto como Los paraguas de Cherburgo; es mi amor más profundo.

Ha apostado por el formato panorámico y unos colores que remiten a ese cine de antaño…

La ciudad de las estrellas (La La Land) transcurre en una ciudad épica, una ciudad de pantalla panorámica. Por eso pensé que debíamos rodar en panorámico, para que fuera tan espectacular como un musical clásico de Hollywood.

¿Y cómo concibió la escena de arranque, en medio de un atasco en la autopista?

En Los Ángeles, la mayoría de coches van ocupados por una o dos personas. Por eso uno se siente solo en la ciudad, entre otras cosas. Pero también muestra que es un refugio para los soñadores. Cuando uno está en el coche, ¿qué hace? Pone música o sueña. Cada soñador tiene un sueño, cada persona vive su propia canción. Estás en tu burbuja, en tu musical. Es el sitio perfecto para que dos soñadores como Sebastian y Mia se conozcan. Las radios de los coches crean un fondo musical, y todos los que están en la autopista se unen poco a poco al momento.

Antes de Whiplash, Damien Chazelle había experimentado con el género musical en su primera película, Guy and Madeline on a Park Bench, un romance en blanco y negro contado con canciones y bailes, realizada en 2009 como proyecto de fin de carrera en la Universidad de Harvard, con un presupuesto mínimo…

Empecé tarde a interesarme por los musicales, casi cuando terminaba el instituto, al mismo tiempo que descubrí el cine vanguardista. El cine de los años treinta era muy experimental y fue así como empecé a ver las películas de Fred y Ginger.

Guy and Madeline fue mi primer intento y solo rascó la superficie de lo que me apetecía hacer con el género. Seguí escribiendo guiones para ver cómo podía desarrollar una idea mayor para un musical partiendo de los mismos principios; es decir, un musical anclado en la realidad, pero en la espectacular tradición del Cinemascope y del Technicolor de los años cincuenta.

Vuelve a trabajar con el compositor Justin Hurwitz, al que conoció en Harvard.

Justin y yo hablamos el mismo idioma. Compuso la música de Whiplash, y ahora de La ciudad de las estrellas (La La Land), y espero que se ocupe de la música de todas mis futuras películas.

Justin ha estado conmigo en cada paso del proceso. Antes de que empezara a escribir los diálogos, cuando aún estábamos en la etapa de construir la historia, Justin ya había empezado a buscar temas musicales para la película. Durante el montaje, yo estaba en una sala, y él trabajaba al otro lado del pasillo.

¿Lionsgate le ha dejado rodar la película tal como la había concebido desde un principio?

Nos dejaron hacer la película exactamente como la imaginamos Justin y yo en 2006. La película que hemos rodado es tal como la concebimos entonces. Reconozco que todos creíamos que deberíamos hacer alguna concesión, ¿desde cuándo la vida concuerda con los sueños? Pero en este sentido, el sueño se ha hecho realidad.

Pero los sueños no siempre se hacen realidad, o no como creíamos, nos sugiere la película…

Es irónico; para que se cumplan los sueños de Mia y de Sebastian, deberán separarse. Me conmueve la idea de que se pueda conocer a alguien que te ayude a transformarte y te guíe hacia el camino que te permitirá ser la persona que siempre has querido, pero que al final debas recorrer el camino solo. Esa relación probablemente moldee el resto de tu vida, pero no durará el resto de tu vida. Me parece algo maravilloso, desgarrador y extraño. Quería que el alma de la película fuese exactamente eso.

chazelle pianoRyan Gosling resulta cautivador, y tengo entendido que quiso aprender a tocar el piano para hacer más creíble la película.

De hecho, no hay un solo primer plano en toda la película realizado por un doble de manos. Siempre son las manos de Ryan. Solo un actor con la ética profesional de Ryan podía convertirse en intérprete musical para la película".

Y Emma Stone presenta el fuste de las grandes actrices clásicas…

Su nivel de interpretación en los números musicales y la forma en la que expresa los matices emocionales es absolutamente impresionante. Creo que es una de las grandes actrices de la época. Lo comunica todo a través de la expresión, los gestos, el lenguaje corporal, no necesita diálogos.

Es lo que buscaba; contar una historia, presentar a los personajes a través de la música, del baile, y Emma lo ha conseguido al mismo tiempo que ha creado una mujer real, de carne y hueso.

Y luego, claro está la química entre los dos…

Emma y Ryan tienen un lenguaje particular, y no me refiero a solo en persona, sino en la pantalla también. Hacen algo muy difícil en esta película, convierten en real un género totalmente irreal. Solo actores del calibre de Ryan y de Emma consiguen que una historia así encaje en vidas reales. Muy pocos intérpretes dan la impresión de ser estrellas mientras se mantienen en la historia narrada.

La película necesitaba comunicar alegría. Debía ser brillante, efervescente cuando los dos protagonistas están juntos, burbujeante como el champán.

Una sorpresa es que la cantante y actriz Mandy Moore aquí haya asumido el papel de coreógrafa de la película...

Sabe muchísimo de danza clásica, pero también necesitábamos a alguien que creara números que no se hubieran visto aún en la gran pantalla. Lo más importante era entender que la coreografía no solo debía tener en cuenta el personaje, sino también el movimiento del cuerpo. Siempre he creído que bailar debe parecer natural. Le expliqué a Mandy que, en esta película, bailar, cantar e interpretar formaban un todo, que no debía haber una separación.

También fue de gran ayuda que Mandy ensayara con Ryan y Emma, además de diseñar la coreografía. Solo así fue posible que los números musicales nacieran realmente de la relación entre Ryan y Emma. La danza es un medio maravilloso para contar la historia de dos personas que se enamoran, para expresar la emoción y el escalofrío que se siente al verse por primera vez.

Ha capturado las dificultades de la profesión artística con los actores y sus números musicales…

Muestra un debate aparentemente sencillo que persigue a muchos aspirantes a artistas. ¿Vas a una fiesta o te quedas en casa ensayando? Pero también va más allá, ¿qué estás dispuesto a hacer para alcanzar tu sueño? ¿Estás dispuesto a transigir, a venderte, a ser otra persona? El número 'Someone In The Crowd' nos muestra que Mia se siente muy incómoda en una situación semejante.

¿Reconoce otras influencias fílmicas, más allá de los musicales?

Whiplash se basó en un montaje muy enfatizado, acorde con el ritmo y el tempo de la batería. La ciudad de las estrellas (La La Land) es lo opuesto a eso. Como modelo, tenía en mente a Max Ophüls, el gran maestro del movimiento de cámara en la historia del cine. A todos nos gustaría mover la cámara como hacía Max Ophüls, y eso era mucho antes de que existiera la Steadycam. Pero se trata de que los movimientos de la cámara sean melódicos, que nunca interfieran con el movimiento de los bailarines, que sean parte íntegra de la coreografía.

[ Y luego está] Toro salvaje [que] planteó una pregunta: ¿Qué pasa si se coloca la cámara en el cuadrilátero? Yo quería colocar la cámara en el baile para que todo ocurriera a nuestro alrededor.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Magazine

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para obtener datos estadísticos anónimos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información consulte nuestra política de privacidad y cookies. Saber más

Acepto