IMG-LOGO
Oscar 2020

La quiniela de Decine21

¿Quién va a ganar el Oscar 2020 a la mejor edición o montaje?

En sus puestos. Rugen los motores. Ya ha comenzado la carrera por el Oscar a la mejor edición, en un año de impresionantes trabajos en este campo.

No resulta nada sencillo predecir qué va a ocurrir. En nuestro favorito nos vamos a arriesgar, escogiendo uno distinto al que avala la gran mayoría de analistas del montaje.

1) Le Mans'66

Con una sólida trayectoria de veinte años a sus espaldas, Michael McCusker ya había logrado una candidatura en 2005, por En la cuerda floja. Ha trabajado codo con codo con Andrew Buckland, joven recién llegado que ya había colaborado con él en La chica del tren, único largometraje en el que el segundo está acreditado.

A favor: Consiguen expresar muy bien tanto el punto de vista del innovador diseñador de automóviles Carroll Shelby, encarnado por Matt Damon, como el del excéntrico piloto Ken Miles, al que da vida Christian Bale. Pero se lucen sobre todo a la hora de imprimir ritmo a las 24 horas de le Mans, de 1966, competición que ocupa unos cuarenta minutos de metraje, y que pasará con toda probabilidad a la Historia del Cine como una de las carreras de automóviles mejor rematadas en la pantalla.

En contra: Nadie se echaría las manos a la cabeza si ganan, pero sus competidores arriesgan más, al servicio de historias menos convencionales.

2) El irlandés

Una auténtica leyenda en su campo, Thelma Schoonmaker trabaja casi en exclusiva para Martin Scorsese, con pocas excepciones (una de ellas para ponerse al servicio de Isabel Coixet). Acompaña al italoamericano desde ¿Quién llama a mi puerta?, su ópera prima, de 1967, y de su mano ha logrado tres estatuillas (por Toro salvaje, El aviador e Infiltrados), de un total de ocho candidaturas.

A favor: La veteranía es un grado. Pocos profesionales de esta disciplina vivos podrían haber logrado un conjunto de este nivel, pese a que se trata de una historia que tiene una estructura compleja, y un gran número de subtramas y secundarios.

En contra: Para los académicos más jóvenes, representa a la vieja guardia. Para los mayores, está al servicio de la modernidad de Netflix, que ha distribuido su película sin apenas proyectarla en salas. Otros pueden pensar que ya ha sido suficientemente galardonada, o que el trofeo será más útil para otro competidor más joven, que está abriéndose camino.

3) Jojo Rabbit

El neozelandés Tom Eagles tiene una carrera relativamente corta de diez años, pero había trabajado anteriormente con el realizador Taika Waititi, en el largometraje Lo que hacemos en las sombras y la posterior serie de HBO. Afronta su primera vez en los Oscar.

A favor: Consigue estar al servicio del tono surrealista del relato, equilibrando humor de tintes negros con toques emotivos. Ha logrado el Premio Eddie, que concede ACE, el gremio de editores de cine, pero en comedia, no en drama, categoría que se considera el mejor termómetro para los Oscar.

En contra: Pese a su brillantez, aún le falta oficio para conseguir el nivel de alguno de sus competidores. Él mismo lo admite. “Es alucinante estar en la misma categoría que Thelma Schoonmaker. Es un ídolo para los editores y un dios en este campo. Estoy impresionado”. Parece bastante contento por estar ahí.

4) Joker

Tras una carrera de dos décadas, más centrado en la televisión, o en títulos menores, Jeff Groth ya había trabajado en los largometrajes de Todd Phillips R3sacón y Juego de armas. Ha tenido que asumir el riesgo de pasar de la comedia disparatada al thriller oscuro.

A favor: Nuestra favorita (contra todo pronóstico). Esta película no resulta tan sencilla de rematar como podría parecer. Por un lado se ha escogido un montaje cronológico para que el espectador pueda contemplar de forma lineal la evolución del personaje central, pero se tiene que tener mucho cuidado para que nada parezca fuera de lugar. Por otro lado, el film entraña la dificultad de que tiene lo que se llama un “narrador poco fiable”, es decir que la edición tenía que subrayar que gran parte de lo que cuentan las imágenes (o quizás todo) no es cierto, sino fruto de la imaginación delirante de Arthur Fleck.

En contra: Parásitos le ha arrebatado el Premio Eddie al mejor montaje dramático, que suele coincidir casi todos los años con el Oscar.

5) Parásitos

No sólo se trata de su primera nominación, sino que Yang Jinmo ha hecho historia al convertirse en el primer editor surcoreano que llega a la final de los Oscar, con la primera producción de su país que compite para mejor película.

A favor: La escogen en la mayor parte de las quinielas. No resulta sencillo combinar secuencias de tantos personajes de familias diversas sin que el espectador se pierda, pero este profesional lo logra con creces, integrando muy bien elementos de comedia que precisan de un concienzudo trabajo de edición. Ha logrado no sólo un buen ritmo, sino que además consigue que la tensión vaya ‘in crescendo’. Se luce sobre todo en un combinado de planos en el arranque en el que los Kim van logrando con mentiras que todos sus miembros consigan empleo en el hogar de los Park.

En contra: Se puede considerar todo un logro que le hayan nominado, pero en el fondo los miembros de la Academia podrían percibir a un recién llegado desde el exterior en cierta forma como un parásito; por muy abiertos que estén a aportaciones foráneas, en el fondo no le consideran por el momento miembro de la comunidad.