saltar al contenido principal

Ver cine no es un vicio. Es una virtud. Llegan a las salas un conjunto de películas que pueden ayudar a crear el buen hábito del espíritu crítico y así sumergirnos en historias fantásticas.

Quién le ha visto y quién le ve. Resulta increíble pensar que el niño protagonista de El imperio del sol es ese señor gordo y calvo que hace de Dick Cheney en El vicio del poder, ahí está la magia del cine y la fuerza de una buena interpretación, en este caso la de Christian Bale, transformado físicamente para dar vida al personaje. La película de Adam McKay, una de la favorita en los Oscar, es una satíra polícita que hace pensar al espectador en el modo en que se gobierna el mundo y cuáles son las motivaciones de los políticos. También invita a pensar en los cambios históricos de entidad Atardecer, magnética cinta del húngaro Laszlo Nemes que transcurre en Budapest, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, cuando el mundo va a conocer unas convulsiones que lo van a transformar por completo; las indagaciones de la protagonista en una sombrerería en busca de su pasado, son la excusa perfecta para esta reflexión.

También tenemos historias de mujeres en otras dos cintas de autor un tanto irregulares. La tercera esposa transcurre en el Vietnam de finales del XIX, y plantea una trama sensual y exótica acerca de una joven que debe madurar cuando se convierte en la nueva mujer de un terrateniente. Más bizarra es Border, en que una mujer más fea que Picio con un sentido extraordinario del olfato, queda fascinada por un tipo igual de feo, al que le toca registrar en el puesto de aduana donde trabaja. Original, en la medida en que no la ves venir, Ali Abbasi habla de crisis de identidad y de lo poco que nos conocemos a nosotros mismos, de un modo no apto para todos los paladares.

Aunque no hay mejor Astérix que el de los comics de Uderzo y Goscinny, la nueva película animada sobre el guerrero galo y sus irreductibles amigos que resisten a los romanos es simpática. Astérix: El secreto de la poción mágica no se basa en un álbum concreto, y aunque la animación no puede tener el encanto de las viñetas, hay un esfuerzo de fidelidad a la señas de identidad de la "bande dessinée" original. También de Francia llega la comedia El gran baño, con el tono amable que tan bien se le da al país vecino y con el protagonismo de , el film habla de un grupo de outsiders que toman la peregrina decisión de formar un equipo masculino de natación sincronizada; podía tener más gracia, pero se ve con agrado.

Finalmente, dos documentales la mar de interesantes. Todos los caminos sigue una historia de calado humano, los esfuerzos de una familia por apoyar a su hija con una enfermedad rara. Y en la línea de grandes filmes de arte tenemos Los nenúfares de Monet.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE