saltar al contenido principal

Y el día vino. El día de los estrenos, con animación mágica y pancreática, leones, acordeonistas, profesoras y dobles vidas, el buen cine nos espera como quien dice, a la vuelta de la esquina.

El cine de animación puede tratar temas serios. Como el dolor y la enfermedad, cuestiones que propone el anime Quiero comerme tu páncreas, que a pesar de un título que da un poquito de repelús, propone una historia llena de romanticismo y encanto. La otra propuesta animada de la semana es un canto al poder de la imaginación y comparte con la cinta japonesa le tema de la enfermedad, El parque mágico cuenta cómo una niña ve cómo su mundo se le cae literalmente abajo cuando se entera de que su madre está enferma. También interesante, aunque menos lograda que la película de Shin'ichiro Ushijima.

Recomiendo el visionado de Dobles vidas, donde el francés Olivier Assayas sabe combinar el drama de sus personajes con la reflexión de hacia dónde se dirige el mundo editorial, con una revolución digital que nos ha cambiado la vida, y no sólo por el modo en que leemos ahora los libros.

Y a propósito de libros, la semana abunda en adaptaciones literarias. Es interesante El día que vendrá, sobre las heridas que deja la guerra, cualquier guerra, aquí la segunda mundial, el film se basa en un libro de Rhidian Brook, y cuenta con un buen reparto, donde destacan Keira Knightley, Jason Clarke y Alexander Skarsgård. El hijo del acordeonista versiona una novela de Bernardo Atxaga que podía haber dado tal vez algo más de sí. Mientras que After, aquí empieza de todo, parte de una novela juvenil de Anna Todd de esas que piensan, simplificando bastante, que la gente joven busca sexo, y nada más que sexo.

La segunda cinta española se llama Lo dejo cuando quiera, y pretende ser la versión hispana y en plan “graciosete” de Breaking Bad, pero la verdad es que es un poco sosita.

Hace cinco años la israelí Nadav Lapid sorprendió con un film que ahora traslada a la órbita hollywoodiense Sara Colangelo, La profesora de parvulario atrapa la gracia del original, el plantearse cuál es el límite que un educador debe autoimponerse a la hora de sacar a la luz los talentos de sus pupilos.

Finalmente, la película alemana A la vuelta de la esquina reflexiona acerca de la incomunicación en la sociedad posmoderna, a cuento de un tímido trabajador de un supermercado.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit

CALENDARIO ESTRENOS DE CINE