IMG-LOGO

Biografía

Olivier Assayas

Olivier Assayas

65 años

Olivier Assayas

Nació el 25 de Enero de 1955 en París, Francia

Premios: 1 Festival de Cannes (más 1 premios)

Las horas del cine

10 Abril 2019

Olivier Assayas es un cineasta que ama el cine desde siempre, y que tras ejercer la crítica decidió lanzarse al ruedo de la realización. Aunque su obra es variada, destaca el elemento común de indagar en la naturaleza humana, e impregna su cine el espíritu de rebeldía generado alrededor de mayo del 68.

Nacido en París, el 25 de enero de 1955, es hijo del cineasta que adoptó el nombre artístico y más francés de Jacques Rémy, aunque su nombre auténtico era Raymond Assayas, siendo judío de origen griego en Constantinopla, cuando formaba parte del imperio otomano. En cambio su madre, Catherine de Károlyi, de nacionalidad francesa, era de origen húngaro y familia calvinista, y trabajó como estilista para Hermès, y el progenitor de ella era cartelista y diseñador gráfico. Sin duda que este background artístico y cosmopolita contribuyó al desarrollo del gusto artístico de Olivier, que estudió Bellas Artes en la Escuela Nacional Superior de París, y también obtuvo una titulación en literatura moderna en la Universidad parisina de Soborna la Nueva. Su hermano pequeño Michka también mostraría inclinaciones artísticas, y se convertiría escritor, periodista y crítico musical.

Gran amante del cine, ejerció como crítico en la década de los 80, en publicaciones como Métal Hurlant, Cahiers du cinéma y Rock & Folk. En esa época hizo también sus primeros pinitos en el cine, dirigiendo varios cortos.

Demostraba en sus gustos estar abierto a todo tipo de películas, pues le encantaban los títulos de artes marciales, e incluso dedicó un número especial de Cahiers al cine asiático, que propició un viaje de exploración por esas latitudes. Da idea de su inmersión en el lejano oriente que se casara con la actriz china Maggie Cheung, un matrimonio que se prolongó cuatro años, entre 1998 y 2001, ella protagonizaría dos de sus filmes antes y después de la separación, Irma Vep (1996) y Clean, en (2004), por el que ella fue premiada en Cannes. Posteriormente mantendría una larga relación con Mia Hansen-Løve, directora y ocasional actriz de dos de los filmes de Assayas, con la que tiene una hija, y de la que se separó en 2016.

En 1985, Assayas colgará la pluma de crítico de cine... hasta cierto punto, pues su amor por el cine de los otros queda reflejado en la publicación en 1990 de “Conversation avec Bergman”, libro elaborado con Stig Björkman a partir de tres largas entrevistas con el maestro sueco Ingmar Bergman. Además, también el cine le servirá para hablar del cine, con historias de ficción que incluyen cineastas y asistentes personales –además de la citada Irma Vep, un homenaje al cine seriado de vampiresas francés de Feuillade, Viaje a Sils Maria (2014) y Personal Shopper (2016), con Kristen Stewart– o a una actriz de serie de televisión –Juliette Binoche en Dobles vidas(2018)–, o con un documental, HHH, que consagra en 1997 al realizador chino Hou Hsiao-hsien.

Antes de lanzarse a dirigir su primer largometraje, se va haciendo con los procedimientos de la escritura del guión, coescribiendo con André Téchiné, antiguo colaborador de Cahiers, La cita (1985) y El lugar del crimen (1986). En su labor de escribir libretos para otros cineastas destacaría muchos más tarde el caso Roman Polanski, para quien escribiría la adaptación de Basada en hechos reales (2017).

En 1986 debuta con Desorden, que logra destacar en la Semana de la Crítica en Venecia. Muestra el interés por los temas juveniles y la música rock de quien fuera un adolescente cuando tiene lugar los sucesos revolucionarios de mayo del 68, a la vez que apunta su habilidad para trazar perfiles psicológicos atinados en sus personajes. Seguirá abordando historias de jóvenes, y relaciones conflictivas con los adultos en El niño del invierno (1989), París se despierta (1991) y Una nueva vida (1993).

Con Finales de agosto, principios de septiembre (1998) su protagonista, Jeanne Balibar, logra la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián. De todos modos, la película que le catapulta a una especial madurez es sin duda Las horas del verano (2008), crónica familiar especialmente lúcida, que bebe de recuerdos personales y sabe atrapar la nostalgia por el tiempo que se nos escurre de las manos. En el estupendo reparto vuelve a coincidir con Juliette Binoche, a la que había recurrido para su segmento de la cinta coral canto a la capital gala Paris, je t'aime (2006).

Supone un cambio de tercio Carlos (2010), que fue película y miniserie, y donde, excepción a la regla, no firma el guión en solitario; sigue con realismo la trayectoria de Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos, el famoso terrorista revolucionario venezolano. Parece Assayas empeñado en atrapar el espíritu de una época que le alcanza en la juventud, pues luego viene Después de mayo (2012), premio al guión en Venecia, que con honradez trata de señalar los lodos que trajeron los barros revolucionarios del 68. Sobre la escritura fílmica, explica que “al final, lo que más me interesa es aquello que contradice lo que he escrito, porque ahí es exactamente donde la vida real se mete en la película”.

Tras la reflexión sobre la interpretación –Viaje a Sils Maria– y una especie de “efecto colateral” sobre una asistente –Personal Shopper–, demuestra su habilidad para pintar ciertos ambientes urbanos contemporáneos intelectuales con Dobles vidas, donde aúna mundo editorial afectado por la revolución digital ­el tema tecnológico y cómo afecta a la humanidad lo había tocado en el bizarro film de expresivo título Demonlover (2002)–, y vaivenes afectivos de los de toda la vida. Aseguraba Assayas que “Desde siempre nuestro mundo está en constante cambio. El gran desafío es filtrar, saber qué es lo más importante de todo lo que cambia y qué necesita nuestra adaptación o no. Al fin y al cabo, de eso va la política y el mundo de la opinión.”

Siempre activo, con un ritmo de una película cada dos años, actualmente rueda Red Avispa, sobre el caso de cinco espías cubanos, prisioneros en Estados Unidos, con un reparto donde destacan Ana de Armas y Penélope Cruz, entre otros actores hispanoparlantes.

Ganador de 1 premio

Ganador de 1 premio

Filmografía
La red Avispa

2019 | Wasp Network

Película que parte de hechos reales ocurridos en la década de los 90 del siglo XX. Ha caído el muro de Berlín. Los intentos de salir de Cuba se multiplican, los famosos balseros, la economía de la isla sufre los efectos del embargo económico, y la oposición y movimientos anticastristas se afianzan en Miami, donde se afincan los exiliados. Entre los huidos hay personas como René González, piloto que huye en una avioneta dejando atrás a su esposa Olga y a su hijita. Sus conocimientos, al igual que los de otros pilotos, atraen enseguida la atención de los grupos que se oponen a Castro, y que les invitan por amor a la patria a unirse a la causa en operaciones de vigilancia del océano. Algunas acciones, donde pueden detectarse lazos con el narcotráfico o el terrorismo –se quiere dañar la industria turística cubana–, suscitarán dudas a los que participan en ellas. Olivier Assayas no es ajeno al cine político, lo que se detecta sobre todo en Carlos, aunque su fuerte son las historias de familias como la magnífica Las horas del verano. Aquí cuenta con una historia que le permite trenzar ambos planteamientos, también con un punto de intriga, pues el espectador no avisado se llevará alguna que otra sorpresa, las cosas no son lo que parecen, y puede verse tan engañado como el personaje que interpreta estupendamente Penélope Cruz, con un trabajado acento cubano. Probablemente uno de los aciertos sobre cómo enfoca el film Assayas es no caer en el didactismo político facilón, ponerse a contar una maniquea historia de buenos y malos. Quizá está claro dónde residen sus simpatías, pero sabe tomar distancias, y capta el interés a lo largo de todo el extenso metraje, más de dos horas. Como es clásico en películas de espionaje y dobles vidas, late al fondo la pregunta de si verdaderamente existen causas por las que se debe sacrificar, no sólo la propia individualidad, sino la de la familia o la de otra personas, a las que toca pagar el alto precio de las supuestas heroicas decisiones. El film cuenta con un estupendo reparto de actores iberoamericanos, además de Cruz están Edgar Ramírez, Gael García Bernal, Wagner Moura y Ana de Armas.

6/10
Dobles vidas

2018 | Doubles vies

"Todo debe cambiar, para que todo siga igual". La cita de Tomasi de Lampedusa en "El gatopardo" se ha convertido en algo cercano al cliché, se nos recuerda en Dobles vidas, pero recurrir con frecuencia a ella prueba su vigencia, y como se remacha en el film, viene como anillo al dedo, más en unas épocas que en otras. Y en tiempos de cambios tecnológicos, en que con facilidad tenemos cargando 3 ó 4 dispositivos electrónicos, y donde se discute si el libro en papel camina a su extinción, la cultura de lo gratis, y si los caminos de la ficción empiezan a encontrarse agotados, la frase viene sin duda al pelo. Porque a pesar de todo, los seres humanos no hemos cambiado tanto, seguimos buscando la felicidad, pero nos engañamos y engañamos a los otros, aunque a lo postre lo que anhelamos es el equilibrio, la paz, en algo que podamos llamar hogar y familia. Sorprende la capacidad de Olivier Assayas, director y guionista, para imbricar con naturalidad en su relato la reflexión, en forma de conversación continua entre los personajes, de adónde nos lleva la revolución tecnológica, con sus altibajos sentimentales y existenciales. Alain Danielson es el director de una editorial venerable, que se plantea cómo encarar un futuro digital que ya es presente. Está casado con una actriz, Selena, a la que cansa llevar ya tres temporadas actuando en una popular serie policíaca, y ambos tienen un niño. Uno de los autores de la casa, Léonard Spiegel, le ha entregado su última novela, como todas las anteriores con muchos elementos autobiográficos. Pero no acaba de convencerle. Léonard está con la jefa de prensa de un político, pero desde hace tiempo tiene una aventura con Selena. A su vez, Laure, la asesora en cuestiones digitales de Alain, es algo más que eso. En su particular coctelera, Assayas sabe introducir y agitar muchos elementos, y servir una bebida con sabor genuino. Somos capaces de empatizar con unos personajes humanos, del mundo intelectual, que disfrutan con las ficciones escritas o audiovisuales, pero que a la vez atraviesan crisis personales hondas, una suerte de aburrimiento vital de ir tirando, del que no hablan abiertamente. Es una suave angustia, a veces atemperada con algo parecido al amor, que pasaba antaño y que no cambia en tiempos digitales y de "fake news"; los engaños, políticos o personales, siempre han existido, y siempre existirán, nos dice el cineasta francés; como también el "mirar a otro lado", la aceptación de ser engañados, por miedo a que la confrontación genere una pérdida mayor de la que ya se padece. Por la película pululan muchos personajes, presentes en veladas de diverso corte, que sirven para crear esa atmósfera en que se habla de lo divino y de lo humano. Pero el peso recae sobre todo en las dos parejas protagonistas del adulterio, pasiva o activamente, con buenas interpretaciones de Guillaume Canet, Juliette Binoche, Christa Théret, Vincent Macaigne y Nora Hamzawi.

7/10
Basada en hechos reales

2017 | D'après une histoire vraie

Delphine es una escritora de éxito que en plena promoción de su última novela conoce a una joven, Ella, una mujer fascinante con la que conecta automáticamente. Ambas se harán amigas en un santiamén y cuando Delphine entra en una crisis creativa, Ella le ayudará a salir del atolladero e incluso se mudará a su piso para estar pendiente en todo momento de su amiga. Un tema tan eminentemente cinematográfico como es la creación literaria ha encontrado lógicamente eco en muchas películas, lo cual no significa que el éxito esté asegurado. Muchas veces aporta perspectivas complejas y enriquecen la narración –Animales nocturnos–, sin embargo muy menudo la mezcla entre realidad y ficción se cobra víctimas, véase por ejemplo el fiasco de En tercera persona. Lamentablemente Basada en hechos reales parece estar más cerca del segundo caso. Rodada con oficio y el ritmo adecuado, Roman Polanski evita en su película derroteros fáciles que podrían haber derivado hacia la sordidez o la violencia. Prefiere que sea la atmósfera de creciente inquietud la que vaya copando protagonismo. Pero quizá el director polaco ha equivocado esta vez el tono de su film. El caso es que debido a ese enfoque la trama nunca resulta creíble, mientras que el retrato de Ella y sus tejemanejes (una Eva Green demasiado rarita) chirría por todos lados desde el principio, de modo que el espectador se dice así mismo que el guión ocultará algún giro, que las cosas no pueden ser tan obvias, tan simplonas. Y resulta que no, que la impostura lo es todo. Por segunda vez consecutiva rueda Polanski con su mujer, Emmanuelle Seigner, después de la notable La Venus de las pieles, película intimista, también muy literaria y con escasez de personajes. Aquí la actriz es con mucho lo mejor del film, convincente al mostrar los fantasmas de los artistas, los miedos y peligros que les invaden al enfrentarse a cada nuevo desafío creativo.

4/10
Personal Shopper

2016 | Personal Shopper

Maureen trabaja como “personal shopper” de Kyra, una famosa y joven millonaria con quien mantiene un trato distante. Vive en París y se mueve entre las tiendas de moda de las grande capitales, siempre comprando para Kyra artículos de lujo: vestidos, accesorios, zapatos. Y cuando no trabaja Maureen da rienda suelta a su obsesión por recibir una prueba de vida de su hermano gemelo fallecido. Algo para lo que está preparada pues es una médium capaz de recocer presencias sobrenaturales. Tras la notable Viaje a Sils Maria, el director francés Olivier Assayas vuelve a repetir con la actriz Kristen Stewart en este film inferior al precedente, pero con puntos de interés. Asistimos a la rutinaria vida de la protagonista, que se mueve como alma en pena de tienda en tienda de alto postín comprando ropa ajena que ni siquiera le es permitido probarse. Vive además sumida en una tristeza y melancolía vital por la pérdida de su hermano, del cual es incapaz de desprenderse. Assayas es un creador original que huye del encasillamiento con su historia y rueda con magnetismo. Mezcla en Personal Shopper elementos fantasmales en medio de una trama dramática y aun criminal un tanto desconcertante. Apunta con su argumento a la existencia de la vida después de la muerte, pero no puede evitar repetir una y otra vez que no se trata de religión. También es capaz de transmitir intriga –esas dos secuencias en el caserón vacío–, con algún momento próximo al terror, para luego generar un logrado ambiente de desasosiego permanente que cuadra a la perfección con su dibujo de la protagonista, una chica gris, sin vida personal, solitaria e insatisfecha, zarandeada por la melancolía. Hay que reconocer el mérito del director al mantener el interés del espectador, aún cuando algunas decisiones resulten discutibles, como los largos minutos de metraje dedicados a los agotadores mensajes telefónicos, así como cierto gusto por el voyeurismo y una apuesta por la ambigüedad narrativa no del todo satisfactoria. Pero además de la atmósfera inquitante, de leve misterio, es indudable que Kristen Stewart, presente en cada uno de los planos, sostiene la película con un trabajo impecable. Como en el film anterior, repite con un personaje satélite, asistente de una diva en la cúspide de la fama, mientras que ella misma se siente insignificante y desanimada –“me gustaría ser otra persona”, dice–, llenando su vacío con la vida de los otros.

5/10
Viaje a Sils Maria

2014 | Clouds of Sils Maria

La celebre actriz Maria Enders, viaja con su ayudante Valentine a la localidad alpina de Sils Maria, en Suiza, donde se va a rendir homenaje a un célebre autor teatral que le dio un papel crucial en su carrera: el de Sigrid, una joven cuya perturbadora relación con la madura Helene terminaba provocando su suicidio. Aún está de camino cuando llega la noticia de la inesperada muerte del homenajeado, y de que ha sido convocado otro de los actores –con el que Maria mantiene ciertas tiranteces–, para lo que ahora será un elogio fúnebre. En un momento en que su trayectoria como intérprete está en un "impasse", con ofertas de Hollywood poco seductoras, un joven director le propone retomar la obra que le dio la fama, pero asumiendo el papel de Helene, incorporando nuevas ideas del autor, que dejó escritas, y fichando a una jovencita, prometedora actriz, pero siempre metida en líos por el acoso de la prensa y su difícil carácter, que haría de Sigrid. Y surgen los miedos y dudas de Maria, en pleno proceso de separación, y que teme que el reto del personaje de Helene sea excesivo para ella en su actual encrucijada vital. Potente reflexión acerca de la profesión del actor, y del modo en que le afecta representar otras vidas que no son la propia, pero acaban convirtiéndose en parte de él. Es una idea que se encuentra en otros filmes producidos casi a la vez, la valiosa Birdman (o la inesperada virtuda de la ignorancia) y la decepcionante La sombra del actor. Y por extensión, exploración a través de las nieblas existenciales –las nubes que cubren Sils Maria de un modo tan misterioso y simbólico–, acerca de cómo discurre la vida de una mujer, Maria Enders, que puede haber alcanzado tal vez la cumbre de su profesión, pero que no acaba de conocerse a sí misma, se encuentra insegura en el amor y en los asuntos del corazón, a la que la muerte trágica de los que aprecia resbala un poco porque tampoco ella misma se siente segura de si quiere seguir en la brecha, y que se muestra insensible con quienes están más cerca, esa eficaz ayudante Valentine, de la que no sabe apreciar sus cuidados y desvelos en toda su hondura, y cuya opinión no acaba de valorar o, al menos, agradecer. Como es habitual, Juliette Binoche ofrece un gran trabajo actoral, pero merece la pena destacar también a Kristen Stewart, que se hizo merecedora del César a la actriz de reparto por su trabajo, y no es normal que una actriz americana se lleve este galardón francés. Olivier Assayas, guionista y director, sigue probando su capacidad para explorar delicadamente y con matices el alma humana, puede que éste sea su mejor film junto a Las horas del verano, donde también trabajaba la Binoche.

7/10
Después de mayo

2012 | Après mai

Una mirada agridulce a los lodos que trajeron los barros de mayo del 68. Estamos a principios de la década de los 70, los ideales del movimiento siguen en vigor, aunque también empieza a detectarse su corto alcance en cuanto a cambios reales en la sociedad se refiere. Gilles es un joven activista político al que no te interesa mucho lo que le enseñan en las aulas. Tiene una relación con una artista cuyo espíritu sin ataduras el agrada, pero también le atrae otra chica que querría algún tipo de compromiso. A él le gusta el cine, y querría rodar historias que ayudaran a la causa revolucionaria, con un nuevo lenguaje que rompiera con las convenciones habituales propias del orden burgués. Su presencia en una acción violenta con un cóctel molotov, de la que es víctima un guardia de seguridad, hace prudente tomar distancia durante el verano, yendo a otro lugar, para que se calmen las revueltas aguas. Y en efecto el tiempo lleva a que su trayectoria y la de sus amigos evolucione, tomando nuevos derroteros, de modo que cada uno trata de encontrar su lugar en el mundo. Olivier Assayas logra en Après mai recrear no sólo una época, sino el estado anímico de una generación que aspiraba a cambiar el mundo y que ni siquiera se pudo cambiar a sí mismo, en todo caso se embarcó en una nave sobre las aguas de la incertidumbre y la satisfacción. Está claro que en 2012 los anhelos de mayo del 68, y su decadencia que ya empezaba a adivinarse poco después, suenan a anticuados y ya superados, con un comunismo que yace enterrado -a excepción de los peculiares casos chino y cubano- en los libros de historia. Pero en el contexto histórico de crisis económica y moral resuena con cierta potencia la propuesta de Assayas en Après mai, aunque sea para constatar con cierto desánimo que el cambio social es poco menos que imposible, y que entretanto siempre quedarán las relaciones humanas, el amor que nace, y a veces perdura, mientras que otras veces muere. Aunque en Après mai todo suena a leve y trazado con pinceladas impresionistas, el guión de Olivier Assayas fue premiado en el Festival de Venecia. Suena a excesivo, aunque es cierto que el film fluye como un río tranquilo, sin aspavientos, hacia un final a lo Lampedusa, todo cambia para que nada cambie. Y acierta el director con un reparto de desconocidos, que ayuda a dar al relato cierto valor de documento histórico, el acta de un testamento.

6/10
Carlos

2010 | Carlos

La historia de Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos, el famoso terrorista revolucionario venezolano, que tuvo en jaque a policía y servicios secretos de todo el mundo durante dos décadas, entre 1974 y 1994. Rodada por Olivier Assayas (Las horas del verano) como una miniserie televisiva de 6 horas de duración, también cuenta con un montaje para estrenar en salas de cine de casi 3 horas, que es el que aquí comentamos. Al estilo de la reciente R.A.F. Facción del Ejército Rojo, la película sigue con frío estilo documental la enigmática trayectoria de Carlos, un personaje muy comprometido con llevar a cabo la revolución a escala planetaria, con unos planteamientos de corte marxista donde el individuo no cuenta, las vidas son prescindibles en aras al bien colectivo. De modo que le vemos contactando con terroristas palestinos, ejecutando su primer atentado, y con planteamientos de soldado que cumple órdenes pero piensa por cuenta propia cuando debe afrontar acciones casi suicidas. Una de las más espectaculares, que ocupa gran parte del metraje, es la del secuestro de los ministros del petróleo de la OPEP en Viena, y su traslado en avión a Argel. La apuesta de Assayas es por la mirada objetiva y bien documentada que no juzga. Muestra a un Carlos convencido de lo que hace, pero claramente sobrepasado y manipulado por otros en sus erráticos atentados, que evidentemente no van a cambiar el mundo. Destaca el realismo violento con que se muestra todo, gran mérito del director es que el espectador tiene la sensación de ser testigo directo del modo de funcionar del protagonista. Puede sobrar algún elemento exhibicionista del creíble Edgar Ramírez, aunque sea con el propósito de mostrar su evolución física, le vemos en plena forma física, y también en un estado del lamentable abandono. Se echa en falta un poco más de atención al lado humano del personaje, apenas llegamos a saber que Carlos tiene una hijita, y desconocemos si verdaderamente ha amado a alguien plenamente, o si su único amor, por así decir, ha sido la causa revolucionaria.

6/10
Las horas del verano

2008 | L'heure d'été

Tres hermanos adultos, Frédéric, Adrienne y Jérémie, pasan el verano con sus hijos en la casa familiar, actualmente habitada por la anciana madre. Ella, pariente de un célebre artista ya fallecido, tiene varias obras de arte y la propia casa, y querría prever la disposición de estos bienes en previsión de su muerte. Frédéric, el hijo mayor, no quiere oír hablar del tema; él es partidario de no vender la casa en el futuro, pensando en el verano de sus hijos; pero los otros dos hermanos tienen sus vidas hechas en Estados Unidos y China, y la mejor opción para ellos sería la venta. Cuando al poco tiempo fallece la madre, deben ponerse en marcha, tomar decisiones. Lo que produce en ellos sentimientos agridulces, como la amputación de parte de su entrañable pasado. Olivier Assayas logra que parezca simple lo que es harto complicado: atrapar la nostalgia por el tiempo que se va, los recuerdos que se desdibujan, y que acaban desapareciendo ante la llegada de las nuevas generaciones. Los hermanos se quieren, aunque discrepen sobre cómo manejar su herencia. Hay lágrimas contenidas, añoranza por la madre muerta, consuelo por las palabras que oyeron en la iglesia, desconsuelo porque se verán menos a menudo. Hay secretos apenas vislumbrados, de los que no se tenía la menor idea. Y está esa lealtad de Éloise, la doncella anciana que cuidó de la casa, y que se llevará a casa un jarrón que le gusta, del que sólo estima su valor sentimental, aunque se trata, y ella lo ignora, de una valiosa pieza de coleccionista. El cineasta francés da con el tono y el ritmo precisos para su historia, y cuenta con un reparto sensacional.

7/10
Boarding Gate

2007 | Boarding Gate

Sandra es una joven italiana que se ve obligada a huir desde Londres a Hong Kong para romper definitivamente su relación con un magnate de las finanzas. Además, tambien es amante de un asesino a sueldo que quiere matar al primero. Thriller con tintes neo-noir que no convenció a la crítica.

4/10
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10
Clean

2004 | Clean

Emily vive desde hace años con Lee, un músico que obtuvo una gran popularidad en los 80, pero después su estrella se fue extinguiendo poco a poco. La pareja atraviesa grandes problemas económicos, lo que les ha obligado a dejar al hijo de ambos al cuidado de los padres de Lee. Además, ambos han caído en el infierno de las drogas. Cuando Lee aparece muerto por sobredosis en un motel, Emily es arrestada por posesión de drogas, y acaba con sus huesos en la cárcel. El director francés Olivier Assayas (Las horas del verano, Finales de agosto, principios de septiembre) describe el mundillo de la música, e incluye cameos de músicos importantes como Tricky. También aborda el desconcierto de personajes influidos por el mayo del 68 francés, que dejó funestas consecuencias. La actriz de Hong Kong Maggie Cheung –ex esposa del director, que destacó por su trabajo en Deseando amar (In the Mood for Love)– ganó con esta película el premio a la mejor actriz en Cannes en 2004.

4/10
Demonlover

2002 | Demonlover

Dos grandes corporaciones se disputan la exclusividad para distribuir una nueva versión de imágenes manga pornográficas en internet, lo cual dará lugar a grandes tensiones empresariales, delicadas maniobras comerciales, espionaje industrial, múltiples engaños e incluso homicidios... El francés Olivier Assayas pretende advertir contra el peligro de dominación de las grandes compañías de comunicación, pero lo hace con una narración muy extraña, deliberadamente confusa y estridente, que mezcla el ciberespacio con las 'snuff movies'. Una apuesta verdaderamente arriesgada, pese a contar con un reparto solvente.

3/10
Los destinos sentimentales

2000 | Les destinées sentimentales

Historia de amor y adulterio ambientada a finales del siglo XIX. Jean es un pastor protestante casado, padre de familia y marido resignado. Un día, en un baile en Barbazac, conoce a Pauline, una joven de veinte años de la que se enamora perdidamente. Rompiendo las reglas de la sociedad puritana del momento, ambos comienzan un romance juntos.  

6/10
Finales de agosto, principios de septiembre

1998 | Fin août, début septembre

El francés Olivier Assayas cuenta en este desigual film las relaciones de amistad entre unos cuantos hombres y mujeres que rondan la treintena. El desarrollo se centra en un suceso que aúna especialmente a todos ellos a lo largo de un año aproximadamente: los avatares de la enfermedad de Adrien, escritor de mediano éxito. Poco a poco, el espectador va conociendo las diversas circunstancias vitales del grupo de amigos, pero sobre todo de Gabriel, de su novia Anne, un tanto desequilibrada, y de su ex novia Jenny. Cine de personajes, con hombres y mujeres con pocos horizontes vitales y con las ideas muy poco claras respecto a lo que desean hacer en la vida. La historia no tiene demasiado interés y está narrada confusamente, pero los diálogos y aconteceres se siguen sin dificultad. Assayas rehoga la función con un rodaje algo nervioso, a menudo con cámara en mano y utilizando muchos primeros planos y película de grano gordo. La actriz Jeanne Balibar ganó merecidamente la Concha de Plata a la mejor actriz en el festival de cine de San Sebastián.

5/10
Alice y Martin

1998 | Alice et Martin

Martin es un joven veinteañero, introvertido y de difícil carácter, que, tras escapar de su casa rural deambula durante unos días por el campo hasta que acaba recalando en París. Allí se establece con uno sus hermanos y con una amiga de éste, Alice, de la que se enamora. Poco a poco, a raíz de su relación amorosa con Alice,va saliendo a la luz el sombrío y difícil pasado de Martin, así como un suceso terrible que afecta a sus disposiciones para llevar una vida normal. Como es habitual en su cine, André Téchiné entrega una película de ritmo pausado y situaciones cotidianas, aunque bajo esa apariencia subyace un terreno trágico y unas vidas no precisamente muy satisfactorias. La historia se hace tediosa en algún momento, debido quizá a su excesivo metraje y a demasiado "material" superfluo. También es un lastre una estructura narrativa un tanto desconcertante y errática, pero en líneas generales la historia fluye medianamente bien y ofrece alguna interesante reflexión acerca de la culpa, en la línea del "Crimen y castigo" de Dostoievski. Téchiné cuenta para su historia con unos intérpretes formidables (entre ellos Carmen Maura), con un sorprendente debut en el cine de Alexis Loret, que no hace aguas frente a la superdotada y hermosísima Juliette Binoche, que está realmente subyugante. Hay momentos muy logrados, como ciertos pasajes en la casa junto al mar, con una poética luz fotográfica, o la preciosa escena del tango nocturno en medio del asfalto, de planificación y factura visual bellísimas.

5/10
Irma Vep

1996 | Irma Vep

Rene Vidal es un director en declive obsesionado con la idea de hacer el remake de una serie francesa llamada "Les Vampires". Sin embargo, no logra encontrar a una actriz francesa capaz de interpretar el papel de Irma Vep, la protagonista de la historia, por lo que recurre a Maggie Cheung, una asiática que no sabe una palabra de francés. Problemas, malentendidos, ridículos. Dentro y fuera del plató. Al igual que Tom DiCillo en Vivir Rodando y Woody Allen en Un final made in Hollywood, Olivier Assayas se adentra en los problemas de rodaje de una obra ridícula y sin sentido. Cine dentro del cine, sátira del séptimo arte y su manía de revisar los clásicos.

7/10
El agua fría

1994 | L'eau froide

Gilles y Christine llevan una vida despreocupada en París. En una ocasión ella es arrestada por robar discos en un supermercado y entonces sus padres la obligan a ir a un internado. Ella consigue escaparse y empieza a vivir con Gilles en una casa compartida con otros jóvenes como ellos. Entonces se enteran de que en el sur hay una comuna de artistas y deciden trasladarse allí.

6/10
Una nueva vida

1993 | Une nouvelle vie

Olivier Assayas vuelve a tratar los problemas familiares, un tema en el que se introdujo con El niño de invierno y París se despierta. Tine es una mujer de veinte años que vive conforme a lo que marcan los cánones de su madre. Pero un día ella muere y empieza un conflicto entre Tine y su padre...

6/10
París se despierta

1991 | Paris s'éveille

Hace cuatro años que Adrien no ve a su padre Clément. Un día, Adrien vuelve a casa escapando de la policía y trata de reconciliarse con él. Así, los dos empiezan a vivir juntos y empiezan a llevarse bien. Sin embargo, la relación se rompe porque Adrien coquetea con la novia de su padre, una chica joven que quiere ser actriz. Película que ahonda en los problemas de una relación marcada por la falta de entendimiento, la mala suerte y los errores del pasado.

6/10
El niño del invierno

1989 | L'enfant de l'hiver

Un hombre abandona a su mujer embarazada para perseguir a otra que, a su vez, está obsesionada con un actor. Historia sobre el fracaso de la búsqueda de la felicidad, sobre el buscar mal y elegir peor.

6/10
El lugar del crimen

1986 | Le lieu du crime

En un lugar boscoso un niño de 13 años es atrapado un hombre que se ha escapado de una prisión. Le dice que al día siguiente le traiga dinero, y así lo hace. Pero un compañero del fugitivo ataca al chico. El francés André Téchiné vuelve a ofrecer uno de sus filmes académicos, poco vibrantes, aunque siempre sugerentes. Es una de sus muchas colaboraciones con la diva Catherine Deneuve, como en los filmes Los ladrones o Mi estación preferida.

5/10
Desorden

1986 | Désordre

Historia de una chica y dos chicos que, a pesar de no tener dinero, quieren formar una banda de rock. Para ello intentan robar los instrumentos en una tienda, pero el crimen acaba en tragedia.  Olivier Assayas reflexiona sobre la culpabilidad en una película en la que no hay castigo legal, sino psicológico. El director francés explora el remordimiento en las carnes de un grupo de jóvenes.

5/10
La cita

1985 | Rendez-vous

Nina ha llegado a París para actuar y no tiene ningún problema para acostarse con cualquier hombre que tenga a mano. Así, conoce a Paulot, un joven agente inmobiliario, y a Quentin, su compañero de piso. Y empieza una relación de celos constantes y reproches.

6/10
La red Avispa

2019 | Wasp Network

Película que parte de hechos reales ocurridos en la década de los 90 del siglo XX. Ha caído el muro de Berlín. Los intentos de salir de Cuba se multiplican, los famosos balseros, la economía de la isla sufre los efectos del embargo económico, y la oposición y movimientos anticastristas se afianzan en Miami, donde se afincan los exiliados. Entre los huidos hay personas como René González, piloto que huye en una avioneta dejando atrás a su esposa Olga y a su hijita. Sus conocimientos, al igual que los de otros pilotos, atraen enseguida la atención de los grupos que se oponen a Castro, y que les invitan por amor a la patria a unirse a la causa en operaciones de vigilancia del océano. Algunas acciones, donde pueden detectarse lazos con el narcotráfico o el terrorismo –se quiere dañar la industria turística cubana–, suscitarán dudas a los que participan en ellas. Olivier Assayas no es ajeno al cine político, lo que se detecta sobre todo en Carlos, aunque su fuerte son las historias de familias como la magnífica Las horas del verano. Aquí cuenta con una historia que le permite trenzar ambos planteamientos, también con un punto de intriga, pues el espectador no avisado se llevará alguna que otra sorpresa, las cosas no son lo que parecen, y puede verse tan engañado como el personaje que interpreta estupendamente Penélope Cruz, con un trabajado acento cubano. Probablemente uno de los aciertos sobre cómo enfoca el film Assayas es no caer en el didactismo político facilón, ponerse a contar una maniquea historia de buenos y malos. Quizá está claro dónde residen sus simpatías, pero sabe tomar distancias, y capta el interés a lo largo de todo el extenso metraje, más de dos horas. Como es clásico en películas de espionaje y dobles vidas, late al fondo la pregunta de si verdaderamente existen causas por las que se debe sacrificar, no sólo la propia individualidad, sino la de la familia o la de otra personas, a las que toca pagar el alto precio de las supuestas heroicas decisiones. El film cuenta con un estupendo reparto de actores iberoamericanos, además de Cruz están Edgar Ramírez, Gael García Bernal, Wagner Moura y Ana de Armas.

6/10
Dobles vidas

2018 | Doubles vies

"Todo debe cambiar, para que todo siga igual". La cita de Tomasi de Lampedusa en "El gatopardo" se ha convertido en algo cercano al cliché, se nos recuerda en Dobles vidas, pero recurrir con frecuencia a ella prueba su vigencia, y como se remacha en el film, viene como anillo al dedo, más en unas épocas que en otras. Y en tiempos de cambios tecnológicos, en que con facilidad tenemos cargando 3 ó 4 dispositivos electrónicos, y donde se discute si el libro en papel camina a su extinción, la cultura de lo gratis, y si los caminos de la ficción empiezan a encontrarse agotados, la frase viene sin duda al pelo. Porque a pesar de todo, los seres humanos no hemos cambiado tanto, seguimos buscando la felicidad, pero nos engañamos y engañamos a los otros, aunque a lo postre lo que anhelamos es el equilibrio, la paz, en algo que podamos llamar hogar y familia. Sorprende la capacidad de Olivier Assayas, director y guionista, para imbricar con naturalidad en su relato la reflexión, en forma de conversación continua entre los personajes, de adónde nos lleva la revolución tecnológica, con sus altibajos sentimentales y existenciales. Alain Danielson es el director de una editorial venerable, que se plantea cómo encarar un futuro digital que ya es presente. Está casado con una actriz, Selena, a la que cansa llevar ya tres temporadas actuando en una popular serie policíaca, y ambos tienen un niño. Uno de los autores de la casa, Léonard Spiegel, le ha entregado su última novela, como todas las anteriores con muchos elementos autobiográficos. Pero no acaba de convencerle. Léonard está con la jefa de prensa de un político, pero desde hace tiempo tiene una aventura con Selena. A su vez, Laure, la asesora en cuestiones digitales de Alain, es algo más que eso. En su particular coctelera, Assayas sabe introducir y agitar muchos elementos, y servir una bebida con sabor genuino. Somos capaces de empatizar con unos personajes humanos, del mundo intelectual, que disfrutan con las ficciones escritas o audiovisuales, pero que a la vez atraviesan crisis personales hondas, una suerte de aburrimiento vital de ir tirando, del que no hablan abiertamente. Es una suave angustia, a veces atemperada con algo parecido al amor, que pasaba antaño y que no cambia en tiempos digitales y de "fake news"; los engaños, políticos o personales, siempre han existido, y siempre existirán, nos dice el cineasta francés; como también el "mirar a otro lado", la aceptación de ser engañados, por miedo a que la confrontación genere una pérdida mayor de la que ya se padece. Por la película pululan muchos personajes, presentes en veladas de diverso corte, que sirven para crear esa atmósfera en que se habla de lo divino y de lo humano. Pero el peso recae sobre todo en las dos parejas protagonistas del adulterio, pasiva o activamente, con buenas interpretaciones de Guillaume Canet, Juliette Binoche, Christa Théret, Vincent Macaigne y Nora Hamzawi.

7/10
Personal Shopper

2016 | Personal Shopper

Maureen trabaja como “personal shopper” de Kyra, una famosa y joven millonaria con quien mantiene un trato distante. Vive en París y se mueve entre las tiendas de moda de las grande capitales, siempre comprando para Kyra artículos de lujo: vestidos, accesorios, zapatos. Y cuando no trabaja Maureen da rienda suelta a su obsesión por recibir una prueba de vida de su hermano gemelo fallecido. Algo para lo que está preparada pues es una médium capaz de recocer presencias sobrenaturales. Tras la notable Viaje a Sils Maria, el director francés Olivier Assayas vuelve a repetir con la actriz Kristen Stewart en este film inferior al precedente, pero con puntos de interés. Asistimos a la rutinaria vida de la protagonista, que se mueve como alma en pena de tienda en tienda de alto postín comprando ropa ajena que ni siquiera le es permitido probarse. Vive además sumida en una tristeza y melancolía vital por la pérdida de su hermano, del cual es incapaz de desprenderse. Assayas es un creador original que huye del encasillamiento con su historia y rueda con magnetismo. Mezcla en Personal Shopper elementos fantasmales en medio de una trama dramática y aun criminal un tanto desconcertante. Apunta con su argumento a la existencia de la vida después de la muerte, pero no puede evitar repetir una y otra vez que no se trata de religión. También es capaz de transmitir intriga –esas dos secuencias en el caserón vacío–, con algún momento próximo al terror, para luego generar un logrado ambiente de desasosiego permanente que cuadra a la perfección con su dibujo de la protagonista, una chica gris, sin vida personal, solitaria e insatisfecha, zarandeada por la melancolía. Hay que reconocer el mérito del director al mantener el interés del espectador, aún cuando algunas decisiones resulten discutibles, como los largos minutos de metraje dedicados a los agotadores mensajes telefónicos, así como cierto gusto por el voyeurismo y una apuesta por la ambigüedad narrativa no del todo satisfactoria. Pero además de la atmósfera inquitante, de leve misterio, es indudable que Kristen Stewart, presente en cada uno de los planos, sostiene la película con un trabajo impecable. Como en el film anterior, repite con un personaje satélite, asistente de una diva en la cúspide de la fama, mientras que ella misma se siente insignificante y desanimada –“me gustaría ser otra persona”, dice–, llenando su vacío con la vida de los otros.

5/10
Viaje a Sils Maria

2014 | Clouds of Sils Maria

La celebre actriz Maria Enders, viaja con su ayudante Valentine a la localidad alpina de Sils Maria, en Suiza, donde se va a rendir homenaje a un célebre autor teatral que le dio un papel crucial en su carrera: el de Sigrid, una joven cuya perturbadora relación con la madura Helene terminaba provocando su suicidio. Aún está de camino cuando llega la noticia de la inesperada muerte del homenajeado, y de que ha sido convocado otro de los actores –con el que Maria mantiene ciertas tiranteces–, para lo que ahora será un elogio fúnebre. En un momento en que su trayectoria como intérprete está en un "impasse", con ofertas de Hollywood poco seductoras, un joven director le propone retomar la obra que le dio la fama, pero asumiendo el papel de Helene, incorporando nuevas ideas del autor, que dejó escritas, y fichando a una jovencita, prometedora actriz, pero siempre metida en líos por el acoso de la prensa y su difícil carácter, que haría de Sigrid. Y surgen los miedos y dudas de Maria, en pleno proceso de separación, y que teme que el reto del personaje de Helene sea excesivo para ella en su actual encrucijada vital. Potente reflexión acerca de la profesión del actor, y del modo en que le afecta representar otras vidas que no son la propia, pero acaban convirtiéndose en parte de él. Es una idea que se encuentra en otros filmes producidos casi a la vez, la valiosa Birdman (o la inesperada virtuda de la ignorancia) y la decepcionante La sombra del actor. Y por extensión, exploración a través de las nieblas existenciales –las nubes que cubren Sils Maria de un modo tan misterioso y simbólico–, acerca de cómo discurre la vida de una mujer, Maria Enders, que puede haber alcanzado tal vez la cumbre de su profesión, pero que no acaba de conocerse a sí misma, se encuentra insegura en el amor y en los asuntos del corazón, a la que la muerte trágica de los que aprecia resbala un poco porque tampoco ella misma se siente segura de si quiere seguir en la brecha, y que se muestra insensible con quienes están más cerca, esa eficaz ayudante Valentine, de la que no sabe apreciar sus cuidados y desvelos en toda su hondura, y cuya opinión no acaba de valorar o, al menos, agradecer. Como es habitual, Juliette Binoche ofrece un gran trabajo actoral, pero merece la pena destacar también a Kristen Stewart, que se hizo merecedora del César a la actriz de reparto por su trabajo, y no es normal que una actriz americana se lleve este galardón francés. Olivier Assayas, guionista y director, sigue probando su capacidad para explorar delicadamente y con matices el alma humana, puede que éste sea su mejor film junto a Las horas del verano, donde también trabajaba la Binoche.

7/10
Después de mayo

2012 | Après mai

Una mirada agridulce a los lodos que trajeron los barros de mayo del 68. Estamos a principios de la década de los 70, los ideales del movimiento siguen en vigor, aunque también empieza a detectarse su corto alcance en cuanto a cambios reales en la sociedad se refiere. Gilles es un joven activista político al que no te interesa mucho lo que le enseñan en las aulas. Tiene una relación con una artista cuyo espíritu sin ataduras el agrada, pero también le atrae otra chica que querría algún tipo de compromiso. A él le gusta el cine, y querría rodar historias que ayudaran a la causa revolucionaria, con un nuevo lenguaje que rompiera con las convenciones habituales propias del orden burgués. Su presencia en una acción violenta con un cóctel molotov, de la que es víctima un guardia de seguridad, hace prudente tomar distancia durante el verano, yendo a otro lugar, para que se calmen las revueltas aguas. Y en efecto el tiempo lleva a que su trayectoria y la de sus amigos evolucione, tomando nuevos derroteros, de modo que cada uno trata de encontrar su lugar en el mundo. Olivier Assayas logra en Après mai recrear no sólo una época, sino el estado anímico de una generación que aspiraba a cambiar el mundo y que ni siquiera se pudo cambiar a sí mismo, en todo caso se embarcó en una nave sobre las aguas de la incertidumbre y la satisfacción. Está claro que en 2012 los anhelos de mayo del 68, y su decadencia que ya empezaba a adivinarse poco después, suenan a anticuados y ya superados, con un comunismo que yace enterrado -a excepción de los peculiares casos chino y cubano- en los libros de historia. Pero en el contexto histórico de crisis económica y moral resuena con cierta potencia la propuesta de Assayas en Après mai, aunque sea para constatar con cierto desánimo que el cambio social es poco menos que imposible, y que entretanto siempre quedarán las relaciones humanas, el amor que nace, y a veces perdura, mientras que otras veces muere. Aunque en Après mai todo suena a leve y trazado con pinceladas impresionistas, el guión de Olivier Assayas fue premiado en el Festival de Venecia. Suena a excesivo, aunque es cierto que el film fluye como un río tranquilo, sin aspavientos, hacia un final a lo Lampedusa, todo cambia para que nada cambie. Y acierta el director con un reparto de desconocidos, que ayuda a dar al relato cierto valor de documento histórico, el acta de un testamento.

6/10
Carlos

2010 | Carlos

La historia de Ilich Ramírez Sánchez, alias Carlos, el famoso terrorista revolucionario venezolano, que tuvo en jaque a policía y servicios secretos de todo el mundo durante dos décadas, entre 1974 y 1994. Rodada por Olivier Assayas (Las horas del verano) como una miniserie televisiva de 6 horas de duración, también cuenta con un montaje para estrenar en salas de cine de casi 3 horas, que es el que aquí comentamos. Al estilo de la reciente R.A.F. Facción del Ejército Rojo, la película sigue con frío estilo documental la enigmática trayectoria de Carlos, un personaje muy comprometido con llevar a cabo la revolución a escala planetaria, con unos planteamientos de corte marxista donde el individuo no cuenta, las vidas son prescindibles en aras al bien colectivo. De modo que le vemos contactando con terroristas palestinos, ejecutando su primer atentado, y con planteamientos de soldado que cumple órdenes pero piensa por cuenta propia cuando debe afrontar acciones casi suicidas. Una de las más espectaculares, que ocupa gran parte del metraje, es la del secuestro de los ministros del petróleo de la OPEP en Viena, y su traslado en avión a Argel. La apuesta de Assayas es por la mirada objetiva y bien documentada que no juzga. Muestra a un Carlos convencido de lo que hace, pero claramente sobrepasado y manipulado por otros en sus erráticos atentados, que evidentemente no van a cambiar el mundo. Destaca el realismo violento con que se muestra todo, gran mérito del director es que el espectador tiene la sensación de ser testigo directo del modo de funcionar del protagonista. Puede sobrar algún elemento exhibicionista del creíble Edgar Ramírez, aunque sea con el propósito de mostrar su evolución física, le vemos en plena forma física, y también en un estado del lamentable abandono. Se echa en falta un poco más de atención al lado humano del personaje, apenas llegamos a saber que Carlos tiene una hijita, y desconocemos si verdaderamente ha amado a alguien plenamente, o si su único amor, por así decir, ha sido la causa revolucionaria.

6/10
Las horas del verano

2008 | L'heure d'été

Tres hermanos adultos, Frédéric, Adrienne y Jérémie, pasan el verano con sus hijos en la casa familiar, actualmente habitada por la anciana madre. Ella, pariente de un célebre artista ya fallecido, tiene varias obras de arte y la propia casa, y querría prever la disposición de estos bienes en previsión de su muerte. Frédéric, el hijo mayor, no quiere oír hablar del tema; él es partidario de no vender la casa en el futuro, pensando en el verano de sus hijos; pero los otros dos hermanos tienen sus vidas hechas en Estados Unidos y China, y la mejor opción para ellos sería la venta. Cuando al poco tiempo fallece la madre, deben ponerse en marcha, tomar decisiones. Lo que produce en ellos sentimientos agridulces, como la amputación de parte de su entrañable pasado. Olivier Assayas logra que parezca simple lo que es harto complicado: atrapar la nostalgia por el tiempo que se va, los recuerdos que se desdibujan, y que acaban desapareciendo ante la llegada de las nuevas generaciones. Los hermanos se quieren, aunque discrepen sobre cómo manejar su herencia. Hay lágrimas contenidas, añoranza por la madre muerta, consuelo por las palabras que oyeron en la iglesia, desconsuelo porque se verán menos a menudo. Hay secretos apenas vislumbrados, de los que no se tenía la menor idea. Y está esa lealtad de Éloise, la doncella anciana que cuidó de la casa, y que se llevará a casa un jarrón que le gusta, del que sólo estima su valor sentimental, aunque se trata, y ella lo ignora, de una valiosa pieza de coleccionista. El cineasta francés da con el tono y el ritmo precisos para su historia, y cuenta con un reparto sensacional.

7/10
A cada uno su cine

2007 | Chacun son cinéma

Boarding Gate

2007 | Boarding Gate

Sandra es una joven italiana que se ve obligada a huir desde Londres a Hong Kong para romper definitivamente su relación con un magnate de las finanzas. Además, tambien es amante de un asesino a sueldo que quiere matar al primero. Thriller con tintes neo-noir que no convenció a la crítica.

4/10
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10
Noise

2006 | Noise

El "Festival Art Rock" de Saint Brieuc es un festival de música de los más diversos estilos y géneros que permite a los artistas experimentar todo lo que quieran. Solo apto para aquellos capaces de disfrutar de la música experimental. Olivier Assayas, fanático del rock y el espíritu que lo rodea, dirigó este documental en 2006, prueba irrefutable de que la música es una de las pasiones de este cineasta.

6/10
Clean

2004 | Clean

Emily vive desde hace años con Lee, un músico que obtuvo una gran popularidad en los 80, pero después su estrella se fue extinguiendo poco a poco. La pareja atraviesa grandes problemas económicos, lo que les ha obligado a dejar al hijo de ambos al cuidado de los padres de Lee. Además, ambos han caído en el infierno de las drogas. Cuando Lee aparece muerto por sobredosis en un motel, Emily es arrestada por posesión de drogas, y acaba con sus huesos en la cárcel. El director francés Olivier Assayas (Las horas del verano, Finales de agosto, principios de septiembre) describe el mundillo de la música, e incluye cameos de músicos importantes como Tricky. También aborda el desconcierto de personajes influidos por el mayo del 68 francés, que dejó funestas consecuencias. La actriz de Hong Kong Maggie Cheung –ex esposa del director, que destacó por su trabajo en Deseando amar (In the Mood for Love)– ganó con esta película el premio a la mejor actriz en Cannes en 2004.

4/10
Demonlover

2002 | Demonlover

Dos grandes corporaciones se disputan la exclusividad para distribuir una nueva versión de imágenes manga pornográficas en internet, lo cual dará lugar a grandes tensiones empresariales, delicadas maniobras comerciales, espionaje industrial, múltiples engaños e incluso homicidios... El francés Olivier Assayas pretende advertir contra el peligro de dominación de las grandes compañías de comunicación, pero lo hace con una narración muy extraña, deliberadamente confusa y estridente, que mezcla el ciberespacio con las 'snuff movies'. Una apuesta verdaderamente arriesgada, pese a contar con un reparto solvente.

3/10
Los destinos sentimentales

2000 | Les destinées sentimentales

Historia de amor y adulterio ambientada a finales del siglo XIX. Jean es un pastor protestante casado, padre de familia y marido resignado. Un día, en un baile en Barbazac, conoce a Pauline, una joven de veinte años de la que se enamora perdidamente. Rompiendo las reglas de la sociedad puritana del momento, ambos comienzan un romance juntos.  

6/10
Finales de agosto, principios de septiembre

1998 | Fin août, début septembre

El francés Olivier Assayas cuenta en este desigual film las relaciones de amistad entre unos cuantos hombres y mujeres que rondan la treintena. El desarrollo se centra en un suceso que aúna especialmente a todos ellos a lo largo de un año aproximadamente: los avatares de la enfermedad de Adrien, escritor de mediano éxito. Poco a poco, el espectador va conociendo las diversas circunstancias vitales del grupo de amigos, pero sobre todo de Gabriel, de su novia Anne, un tanto desequilibrada, y de su ex novia Jenny. Cine de personajes, con hombres y mujeres con pocos horizontes vitales y con las ideas muy poco claras respecto a lo que desean hacer en la vida. La historia no tiene demasiado interés y está narrada confusamente, pero los diálogos y aconteceres se siguen sin dificultad. Assayas rehoga la función con un rodaje algo nervioso, a menudo con cámara en mano y utilizando muchos primeros planos y película de grano gordo. La actriz Jeanne Balibar ganó merecidamente la Concha de Plata a la mejor actriz en el festival de cine de San Sebastián.

5/10
Irma Vep

1996 | Irma Vep

Rene Vidal es un director en declive obsesionado con la idea de hacer el remake de una serie francesa llamada "Les Vampires". Sin embargo, no logra encontrar a una actriz francesa capaz de interpretar el papel de Irma Vep, la protagonista de la historia, por lo que recurre a Maggie Cheung, una asiática que no sabe una palabra de francés. Problemas, malentendidos, ridículos. Dentro y fuera del plató. Al igual que Tom DiCillo en Vivir Rodando y Woody Allen en Un final made in Hollywood, Olivier Assayas se adentra en los problemas de rodaje de una obra ridícula y sin sentido. Cine dentro del cine, sátira del séptimo arte y su manía de revisar los clásicos.

7/10
El agua fría

1994 | L'eau froide

Gilles y Christine llevan una vida despreocupada en París. En una ocasión ella es arrestada por robar discos en un supermercado y entonces sus padres la obligan a ir a un internado. Ella consigue escaparse y empieza a vivir con Gilles en una casa compartida con otros jóvenes como ellos. Entonces se enteran de que en el sur hay una comuna de artistas y deciden trasladarse allí.

6/10
Una nueva vida

1993 | Une nouvelle vie

Olivier Assayas vuelve a tratar los problemas familiares, un tema en el que se introdujo con El niño de invierno y París se despierta. Tine es una mujer de veinte años que vive conforme a lo que marcan los cánones de su madre. Pero un día ella muere y empieza un conflicto entre Tine y su padre...

6/10
París se despierta

1991 | Paris s'éveille

Hace cuatro años que Adrien no ve a su padre Clément. Un día, Adrien vuelve a casa escapando de la policía y trata de reconciliarse con él. Así, los dos empiezan a vivir juntos y empiezan a llevarse bien. Sin embargo, la relación se rompe porque Adrien coquetea con la novia de su padre, una chica joven que quiere ser actriz. Película que ahonda en los problemas de una relación marcada por la falta de entendimiento, la mala suerte y los errores del pasado.

6/10
El niño del invierno

1989 | L'enfant de l'hiver

Un hombre abandona a su mujer embarazada para perseguir a otra que, a su vez, está obsesionada con un actor. Historia sobre el fracaso de la búsqueda de la felicidad, sobre el buscar mal y elegir peor.

6/10
Desorden

1986 | Désordre

Historia de una chica y dos chicos que, a pesar de no tener dinero, quieren formar una banda de rock. Para ello intentan robar los instrumentos en una tienda, pero el crimen acaba en tragedia.  Olivier Assayas reflexiona sobre la culpabilidad en una película en la que no hay castigo legal, sino psicológico. El director francés explora el remordimiento en las carnes de un grupo de jóvenes.

5/10
Noise

2006 | Noise

El "Festival Art Rock" de Saint Brieuc es un festival de música de los más diversos estilos y géneros que permite a los artistas experimentar todo lo que quieran. Solo apto para aquellos capaces de disfrutar de la música experimental. Olivier Assayas, fanático del rock y el espíritu que lo rodea, dirigó este documental en 2006, prueba irrefutable de que la música es una de las pasiones de este cineasta.

6/10

Últimos tráilers y vídeos