IMG-LOGO
Reportajes

De los seriales a la Edad Dorada de Marvel

Historia del cine de superhéroes (III)

Tras el enorme éxito de "X-Men" (2000), "Spider-Man" (2002), y sus secuelas, Warner decidió volver a entrar en la parcela de las adaptaciones de superhéroes de comics al cine.

Lo hizo a lo grande, apostando fuerte por el hombre murciélago, que había propiciado los mayores éxitos de la casa en este terreno, pero esta franquicia requería de un giro radical, tras el sonoro fracaso de Batman y Robin en 1997. La compañía puso al frente a un realizador en alza, Christopher Nolan, que acababa de triunfar con Memento (2000) e Insomnio (2002). Él mismo escribiría junto a David S. Goyer, artífice del libreto de Blade (1998), Batman Begins, que tendría un tono más oscuro y realista. "El mundo de Batman debe ser una realidad reconocible y contemporánea contra la que surge una extraordinaria figura heroica", explicaría Nolan. Christian Bale encabeza un reparto plagado de actores de primera.

Cabe clasificar a su continuación, El caballero oscuro (2008), como la obra cumbre del cine de superhéroes. Con este título el género alcanza su madurez, de la misma forma que John Ford cambió para siempre con La diligencia (1939) el western, hasta entonces compuesto por filmes de acción, sin personajes tan bien desarrollados y un tono tan adulto como en aquel clásico. Nolan mantuvo alto el nivel con El caballero oscuro: la leyenda renace (2012), que cierra la trilogía.

La competencia sabe que debe aportar nuevas ideas o sucumbir. Kevin Feige se convierte en el hombre fuerte de la recién renombrada Marvel Studios, mientras que Avi Arad se aleja para fundar su propia compañía (con la que ha seguido en el terreno superheroico). Inventa lo que se va a llamar Universo Cinematográfico de Marvel (MCU por sus siglas en inglés) que consiste en trasladar a la pantalla lo que viene siendo habitual desde siempre en los comics de la casa, todas las aventuras de sus personajes transcurren en la misma realidad, lo que ocurre en una de ellos tiene repercusiones que afectan a las otras. 

La cosa iría por etapas. La fase 1 presenta a los principales personajes que posteriormente forman Los Vengadores, el 'Dream Team' de los superhéroes Marvel. Comienza con Iron Man (2008), distribuida por Paramount, a la que seguirían El increíble Hulk (2008), Iron Man 2 (2010), Thor (2011), Capitán América: El primer vengador (2011) y por fin Marvel Los Vengadores (2012). En medio del proceso, tuvo lugar un acontecimiento inesperado. El 31 de agosto de 2009, Disney anunció que había comprado Marvel por 4 mil millones de dólares (una ganga teniendo en cuenta lo que iba a ingresar después). Se quedaba por tanto con todos los personajes, salvo con Spider-Man (que ha seguido siendo de Sony), y los mutantes de X-Men, en poder de Fox.

Los filmes tienen sus propias señas de identidad. Se mantenía el tono optimista, marcado por la abundancia de golpes de humor. Se acostumbró al público a esperar a la finalización de los títulos de crédito, porque incluían escenas de propina, que aportaban pistas sobre la continuidad de las historias. Y por supuesto, siempre había que estar atento a la aparición en un cameo de Stan Lee, 'alma mater' de Marvel, que apareció en todas las versiones en cine de personajes creados por él, hasta su fallecimiento en 2018.

Lo último del mundo del cine

Últimos tráilers