IMG-LOGO
In memoriam

Fallece Michael J. Pollard, nominado al Oscar por "Bonnie and Clyde"

Obtuvo una candidatura al Oscar al mejor secundario por "Bonnie and Clyde". Michael J. Pollard ha fallecido el 22 de noviembre, a los 80 años, en un hospital de Los Ángeles. La noticia la ha dado a conocer Rob Zombie, que le dirigió en "La casa de los 1000 cadáveres", en 2003. "Hemos perdido a otro miembro de nuestra familia", señala Zombie en su mensaje. "Siempre amé su trabajo y su extraordinaria presencia en la pantalla. Era uno de los primeros actores con los que sabía que tenía que trabajar tan pronto como despegara mi primera película. Se le echará de menos".

Nacido el 30 de mayo de 1939, en Passaic, Nueva Jersey, Michael John Pollack pertenecía a una familia de ascendencia polaca. Estudió interpretación en el Actor's Studio, donde tuvo como compañera de clase a la mismísima Marilyn Monroe

 

Tras varios papeles teatrales inició su singladura en el campo televisivo, donde interpretó a adolescentes durante muchísimo, gracias a su baja estatura.  De hecho, tenía 27 años cuando dio vida al líder quinceañero de un planeta habitado sólo por niños en "Miri", uno de los más célebres episodios de Star Trek, la serie original, y un niño que no crecía, al estilo de Peter Pan, en la otra gran serie de culto de la época para los apasionados de la ciencia ficción, Perdidos en el espacio. Curiosamente, un intérprete al que le ocurrió lo mismo, Michael J. Fox, le considera su principal inspiración, y añadió la "J." a su nombre, como tributo, pese a que se llama en realidad Michael Andrew Fox.

En Bonnie & Clyde, de Arthur Penn, daba vida a C.W. Moss, empleado de la gasolinera que se unía a la banda criminal de los protagonistas. En la categoría de actor secundario en los premios de la Academia tuvo como competidor a un compañero de reparto, Gene Hackman, pero finalmente la estatuilla fue a parar a George Kennedy, por el preso al que encarnó en La leyenda del indomable.

Se casó con la también actriz Beth Howland (Un botín de 500.000 dólares), en 1969. Aunque tuvieron una hija, Holly, se divorciaron en 1969.

Desde ese momento, a Michael J. Pollard le llovían los papeles, pese a que nunca llegó a ser una estrella. Destaca su trabajo como líder de un grupo de partisanos en El último obstáculo, y como el delincuente Henry McCarty en Dispara, Billy, Dispara, donde debutaba Nick Nolte. Tras una temporada en dique seco, como consecuencia de problemas con las drogas, se vio relegado a papeles de poca importancia a partir de los años 80, en títulos como Dick Tracy, Los fantasmas atacan al jefe, o en producciones de serie B como la citada La casa de los 1000 cadáveres

Lo último del mundo del cine