IMG-LOGO

Biografía

Nick Nolte

Nick Nolte

79 años

Nick Nolte

Nació el 08 de Febrero de 1941 en Omaha, Nebraska, EE.UU.

El príncipe de las interpretaciones

29 Enero 2012

Su imponente presencia física, una voz profunda, y una innegable capacidad para interpretar a personajes muy dispares, han convertido a Nick Nolte en uno de los grandes de la interpretación. La especialidad de la casa son los tipos duros con un lado sensible.

Nacido el 8 de febrero de 1941 en Omaha (Nebraska, EE.UU.), Nicholas King Nolte es hijo de Frank Nolte, agente comercial, y de Helen King, dedicada a las labores del hogar. Siempre fue un chico atlético, muy aficionado al deporte, y se le daba especialmente bien el fútbol americano, por lo que consiguió una beca para estudiar en la Universidad de Arizona. Sin embargo, no era tan buen estudiante, así que finalmente le expulsaron por sus bajas calificaciones.

El joven Nolte intentó estudiar en diversas instituciones, hasta que se dio cuenta de que se le daba particularmente bien la interpretación y se matriculó en el Pasadena City College de California, para estudiar arte dramático. Además, tuvo como profesora a la prestigiosa Stella Adler. "Nunca me he encontrado realmente cómodo con la vida real. Siempre me sentí extraño con ella y cuando por fin pisé un escenario pude saber lo que es la libertad. Sentí que era un lugar en el que podía experimentar todo lo que da la vida, y la incomodidad había desaparecido", ha declarado el actor.

Tras ganarse durante un tiempo la vida como modelo, empezó a abrirse camino en las tablas. Se enamoró de otra actriz, Sheila Page, con la que contrajo matrimonio en 1966. Se prodigó con apariciones breves en series y debutó en el cine como extra en Dispara, Billy, dispara, un western de medio pelo de 1972. A base de trabajar duro fue mejorando sus habilidades interpretativas, y finalmente le dieron el papel protagonista de Return to Macon County, que pasó por los cines sin pena ni gloria.

En aquel momento Nolte no tenía grandes aspiraciones, más allá de poder ganarse la vida honradamente de papelillo en papelillo. Así las cosas, un día le ofrecen un personaje en la adaptación de la novela de Irwin Shaw Hombre rico, hombre pobre, que se iba a hacer para televisión con un presupuesto amplio. El problema era que tenía que encarnar a Tom Jordache –el pobre– a diferentes edades. Pero Nolte se lo toma como un desafío y con ayuda de Sonny Shields, famoso entrenador de boxeo, adelgaza gracias al ejercicio varios kilos, para poder hacer de adolescente. Posteriormente, vuelve a ganar peso para encarnar al Tom adulto en sus últimos episodios.

La serie se convirtió en todo un fenómeno a nivel mundial, y de repente, Nolte se convirtió en una estrella. Su personaje, el hermano más vulnerable, que tiene que trabajar duro para sobrevivir, es el que más llama la atención. Incluso los productores le presionaron para que interpretara al hijo de Tom Jordache, a lo que él se negó. Por desgracia, no asimila bien el éxito y cae en una adicción a la cocaína que le traería muchos problemas en el futuro.

"Es una enfermedad, una enfermedad bastante específica y sobre la que creo saber bastante porque me he pasado toda la vida persiguiendo a científicos para que me expliquen cómo funciona. Mi cerebro siempre quiere más porque no sabe cómo relajarse y eso se convierte en un problema. Por eso no es que me guste ser detenido por conducir bajo el efecto de las drogas, pero en ocasiones ese tipo de situaciones son necesarias para que me dé cuenta de mi estado", confesaba el sufrido actor.

Intentó rentabilizar su fama televisiva en el cine, pero Nolte no atina demasiado a la hora de escoger papeles. Rechazó protagonizar En busca del arca perdida y La cosa, y se decantó por títulos como el thriller Abismo, el drama bélico Nieve que quema, o el drama Generación perdida. Alcanzó finalmente el favor del gran público en la pantalla grande con Límite: 48 horas, un thriller de acción donde compartía el protagonismo con Eddie Murphy. Bordó el papel de fotógrafo en Nicaragua en Bajo el fuego, y protagonizó Un loco suelto en Hollywood, Adiós al rey,y el segmento de Martin Scorsese de Historias de Nueva York, donde era un pintor.

Divorciado de la citada Sheila Page, Nick Nolte ha estado unido a posteriori a Sharyn Haddad y Rebecca Linger, con la que tuvo un bebé. Posteriormente ha tenido otro retoño con la actriz Clytie Lane. También mantuvo un romance con Vicki Lewis, que fue una de sus compañeras de reparto en Aprendiendo a vivir.

En los 90, Nolte dio muestras de su buen hacer en títulos como El cabo del miedo, de nuevo a las órdenes de Scorsese, el drama Afterglow, de Alan Rudolph, El aceite de la vida, de George Miller, Jefferson en París, de James Ivory, Hotel Rwanda, de Terry George, y sobre todo La delgada línea roja, el film bélico de Terrence Malick, donde sobrecogía a la audiencia con su trabajada interpretación del pérfido coronel Tall.

El Oscar se le resiste a Nolte, que fue nominado por El príncipe de las mareas, dirigida y coprotagonizada por Barbra Streisand, aunque el premio fue a parar finalmente a Anthony Hopkins, por El silencio de los corderos. Por otro de sus mejores trabajos, un sheriff traumado por la relación con su padre, en Aflicción, volvió a optar a la estatuilla, pero ese año era el de Roberto Benigni, que se lo llevó por La vida es bella. Tratará de vencer a la tercera tras obtener una nueva oportunidad en la categoría de mejor secundario por su trabajo en Warrior.

Filmografía
The Mandalorian

2020 | The Mandalorian | Serie TV

Tras un rifirrafe con unos matones, el cazarrecompensas conocido como el Mandaloriano captura en una cantina a Mythrol, fugitivo por el que un tal Greef Karga, que gestiona los pagos de este tipo de encargos para el gremio, le abona una buena cantidad de créditos. Necesitado de muchos más, le pregunta por su trabajo mejor remunerado, por lo que éste le ofrece ponerse en contacto con “El cliente”, misterioso individuo que le hará de oro si le trae a un objetivo del que sólo tiene dos datos: su edad –50 años–, y su última posición. Walt Disney sigue dispuesta a sacarle todo el jugo a la saga de Star Wars, por lo que lanza The Mandalorian –primera serie de imagen real de la saga galáctica– como reclamo para Disney+, su nueva plataforma de ‘streaming’. La factoría le ha encargado ponerse al frente como creador y guionista a uno de sus principales activos, Jon Favreau, que ha dirigido filmes de superhéroes como Iron Man, y adaptaciones fotorrealistas de los clásicos animados de la casa, como El rey León. Quizás se le puede reprochar a Favreau que no aporta sustanciales novedades al universo creado por George Lucas, con una historia que transcurre después de El retorno del jedi, que recupera los bajos fondos por los que se movían personajes como Han Solo o Jabba el Hutt; y de hecho el protagonista lleva el mismo casco que Bobba Fett, personaje de sobra conocido por los fans de la franquicia. Pero su tono cercano a los westerns de Sergio Leone, que incluye acertados golpes de humor, y su ritmo dinámico, captan al espectador, y se acierta al partir de personajes recién llegados, sin conexión –al menos en un principio– con los sobreexplotados Skywalker y demás. Como protagonista, Pedro Pascal no muestra mucho su cara, y tiene un personaje atormentado por lo que le ocurrió en su infancia, en el fondo sencillo de interpretar. Destaca el trabajo de algunos secundarios, sobre todo del habitual realizador Werner Herzog, como el misterioso “El cliente”, o Carl Weathers, que fue Apolo Creed, en Rocky, en una breve intervención. También tiene mérito el trabajo del sueco en alza Ludwig Göransson (autor precisamente de Creed: La leyenda de Rocky) en la banda sonora, pero se echa un poco de menos que se escuche –aunque sea brevemente– alguno de los acordes clásicos de John Williams.

6/10
Last Words

2020 | Last Words

2085. Ya no hay electricidad o máquinas sobre la Tierra. El planeta es un vasto desierto. Los cultivos ya no crecen. No han nacido niños en los últimos diez años. Para los últimos supervivientes que tienen la fuerza para escucharlo, suena una misteriosa "Llamada": encuentro en Atenas. Jo, nuestro narrador, un chico de 17 años de origen africano, se convertirá en el último cineasta, el último testigo de los últimos hombres sobre la tierra. A través de las carreteras abandonadas de Europa que conducen a Atenas, Jo lleva consigo un tesoro enigmático: múltiples rollos de película, todos con la inscripción "Cineteca di Bologna".

Objetivo: Washington D.C.

2019 | Angel Has Fallen

Mike Banning no atraviesa su mejor momento de salud. Casado y con una hija pequeña, debería tomarse un respiro en su trabajo como agente de seguridad del presidente de los Estados Unidos, Allan Trumbull. Pero su sentido de responsabilidad le impide hacerlo. En esa situación, se convertirá en el primer sospechoso de un intento de asesinato del presidente, en el que muere todo el equipo de seguridad excepto él. Con Trumbull en coma y la nación en manos del vicepresidente Kirby, Banning deberá descubrir la verdad de la conspiración mientras es perseguido por las fuerzas del orden. Tercera entrega de las hazañas de Mike Banning, el mejor hombre sobre el terreno en el equipo de seguridad del presidente de los Estados Unidos, un papel que le va al pelo a Gerard Butler y gracias al cual ha conseguido hacerse un hueco entre los mejores actores de acción. Desde luego sigue funcionando en pantalla el personaje creado por Katrin Benedikt y Creighton Rothenberger, el ex militar cuya habilidad en el combate le hace salir airoso de las situaciones más inverosímiles y dejar un reguero de cadáveres a su espalda como si tal cosa. Obviamente, la trama de Objetivo: Washington es muy simple, pero las continuas escenas de acción –con drones, bombas, tiroteos, puñetazos, peleas a cuchillo, etc.– no dejan siquiera darse cuenta de ello, mientras el espectador se pregunta cómo diantres saldrá esta vez Banning del atolladero. El resultado es eminentemente entretenido, correctamente rodado por Ric Roman Waugh (El mensajero), aunque por su falta de novedad quizá no alcance el nivel de la primera entrega. De fondo, hay mención al peligro de ciertos gobernantes estadounidenses que demandan continuamente un estado de guerra, ‘modus vivendi’ que necesitan para sacar su propio beneficio. Entre el reparto, además de Butler destaca la presencia de un barbudo Nick Nolte –cuyo novedoso personaje aporta también un punto de humor– y de Piper Perabo, que sustituye a Radha Mitchell como esposa de Banning.

5/10
Head Full of Honey

2018 | Head Full of Honey

El padre

2018 | The Padre

Lena es una adolescente colombiana que está ahorrando dinero para emigrar a Estados Unidos. Como es menor, se encuentra con dificultades, pero cree detectar a un posible aliado en un tipo vestido de cura, en realidad un estafador, cuya cabeza tiene precio, y que es conocido como "El Padre". Este hombre es perseguido por un antiguo juez, Randall, a quien acompaña un secuaz, se trata de razones personales, que más adelante se esclarecerán. Curiosa película canadiense, dirigida por un tal Jonathan Sobol, que nunca tiene un punto de vista nítido, de modo que su interés es muy parcial. Nos cuentan, por ejemplo, que Lena quiere reunirse con su hermana pequeña, adoptada por un matrimonio de Minnesota, que lo compró a una iglesia vía internet. Pero ni este aspecto dramático, o la venganza que ha tramado contra los que vendieron a su hermana, conforman una trama o subtrama consistente, son como versos sueltos, sin ningún interés. Igual ocurre con el alcoholismo de "El Padre", y los motivos que tiene contra él su perseguidor, que carecen de fuerza y emoción. Así que queda un reparto apañado, Nick Nolte y Tim Roth tienen carisma, y la chavalilla Valeria Henríquez da bien ante la cámara. Y una bonita fotografía. Pero ahí queda todo, estamos ante un film del montón, que no resiste el análisis. Lo que debería ser una relación del tipo paternofilial entre precisamente, El Padre, y la huerfanita, no funciona en absoluto.

4/10
Una noche para sobrevivir

2015 | Run All Night

El maduro gángster Jimmy, "El Sepulturero' lleva décadas al servicio de Sean Maguire, líder de un clan mafioso, pero se ha refugiado en el alcohol, hastiado sobre todo porque su hijo trata de llevar una vida honrada como chófer y no le habla. Se verá obligado a ayudarle cuando el chico tiene la mala suerte de convertirse en testigo de una matanza orquestada por el desastroso e impulsivo hijo de Maguire. Tercer trabajo conjunto del realizador español Jaume Collet-Serra y el actor norirlandés Liam Neeson. Una noche para sobrevivir parte de un guión quizás no excesivamente original, pero bien tramado de Brad Ingelsby (Out of the Furnace). Quizás los personajes y algunas situaciones sobre el papel pudieran ser un poco de cómic vacuo, pero el reparto realiza una buena labor, especialmente Neeson, que consigue hacer olvidar que su personaje pasa de borrachín patético a recuperado superasesino en pocos segundos. No está del todo bien escogido Joel Kinnaman, con escasa química con su padre en la ficción, Neeson, pero en general el film cuenta con sólidos secundarios como Ed Harris, que defiende bien al antagonista de la función, y Vincent D'Onofrio, como policía que trata de que la justicia prevalezca. Tiene un brillante futuro la joven Génesis Rodríguez, aunque su personaje es muy breve, al igual que el del veteranísimo Nick Nolte, sin acreditar, pero que brilla en su única secuencia como hermano y tío de los protagonistas. Tiene mérito Collet-Serra, que sabe crear secuencias con cierta entidad dramática, y rueda muy bien la acción, sobre todo las persecuciones de coches. No se queda en el mero espectáculo pirotécnico, sino que obtiene cierta fuerza dramática, por los conflictos paternofiliales a dos bandas.

6/10
Un paseo por el bosque

2015 | A Walk in the Woods

Bill Bryson es un maduro autor de guías de viajes. Sin embargo, aunque antaño fue aventurero empedernido, su vida desde hace años es sedentaria, tranquila, sin altibajos. Vive tranquilamente en New Hampshire. De buenas a primeras un día decidirá emprender entonces una audaz aventura, impropia para su edad: recorrer el célebre sendero de los Apalaches, con sus 3.500 kilómetros entre los estados de Georgia y Maine. Para acompañarle recibirá por sorpresa el ofrecimiento de su antiguo camarada de correrías Stephen Katz, un tipo vividor y algo estrambótico con quien no tiene contacto desde hace años. Agradable y convencional película que responde a la clásica historia de personajes dispuestos a cometer una última “locura” antes de que sea demasiado tarde. La decisión en este caso es recorrer cientos de kilómetros a pie y de paso recuperar antiguas sensaciones. Reúne el director Ken Kwapis (Una aventura extraordinaria) a dos grandes de la interpretación, ya talluditos, Robert Redford y Nick Nolte (éste más desmejorado que su compañero) y gracias a ellos sostiene una película que no inventa nada y que apenas resulta original, pero que se ve con regocijo. Basada en un libro autobiográfico de Bill Bryson, no aquí hay giros de guión, ni sorpresas, tan sólo la camaradería propia de dos compadres a lo largo de su convivencia al aire libre, algunas anécdotas del camino y la correspondiente interacción con otros excursionistas que la pareja se encuentra: la mujer insufrible, el friki de la montaña, la camarera simpática. Esto da lugar a momentos divertidos, realistas, sencillos. Están bien perfilados los antagónicos caracteres de los protagonistas: el metódico, estudioso y cerebral Bill, y el despreocupado Stephen, ligón y deslenguado, a quien le interesan “las cosas grandes más que los pequeños detalles”. De fondo en Un paseo por el bosque planea la idea de recuperar el espíritu juvenil, lo que implica tanto abrir el corazón a los demás, alegrarse ante lo que se tiene y recuperar a los amigos olvidados con el paso de los años, como volver a maravillarse por la magnitud y esplendor de la naturaleza. Y aunque cuente con pocos minutos en pantalla, la película gana muchos enteros con la presencia de Emma Thompson, enorme, tierna, maravillosa mujer del protagonista.

5/10
The Ridiculous 6

2015 | The Ridiculous 6

Tommy Stockburn, blanco que vive con los indios, parte en busca de su progenitor, forajido secuestrado por una banda con la que mantiene una deuda. Por el camino, Tommy descubrirá que tiene cinco hermanos, que querrán ayudarle en su cometido. La plataforma de emisión en streaming Netflix suele lograr buenas críticas con sus series (House of Cards), que revalidó con Beast of No Nation, de Cary Fukunaga, su primer largometraje creado especialmente para su estreno online. Pero se estrella del todo con el segundo, The Ridiculous 6, uno de los films más ridículos, valga la redundancia, de la carrera de Adam Sandler, que ha dejado muy atrás la calidad de El chico ideal, aquella cinta que al principio de su carrera hacía presagiar otra cosa. Aquí vuelve a ponerse a las órdenes del realizador de aquélla, Frank Coraci, que sin embargo en estos años ha perdido gas. Quizás por la aparición del veterano Nick Nolte, el único que logra mantener el tipo como padre del protagonista, The Ridiculous 6 empieza con cierta fuerza. Pero enseguida todo se va al traste por el abuso del humor escatológico (un numerito basado en las deposiciones de un burro da vergüenza ajena) y hasta machista (las mujeres de la tribu tienen nombres como Zorra Fumadora o Sin Sostén, ¡en la línea del cine de Antonio Ozores!). La acumulación de gags con poca chispa deriva en una sensación de que el metraje se alarga innecesariamente. En una línea que recuerda a las secuelas de Torrente, el protagonista, también productor y coautor del guión, cuenta con el apoyo de numerosos 'amiguetes', dispuestos a hacer el tonto, pero totalmente desaprovechados. Así, aparecen por la pantalla los conocidísimos Steve Buscemi, Danny Trejo, Steve Zahn, John Turturro, y Vanilla Ice, entre otros. En suma, un cocktail de humor y western más cercano a la desastrosa Mil maneras de morder el polvo que a la brillante Maverick.

3/10
Devolver al remitente

2015 | Return to Sender

Miranda Wells es una enfermera que vive sola en un chalet de una pequeña ciudad. Sueña con ser cirujana, pero sus esperanzas se truncan cuando es salvajemente violada por un hombre en su propia casa. Tras ese momento, aunque aparentemente hace vida normal, algo se rompe en su interior. Thriller dramático, con pertinaz atmósfera de inquietud, cuyo guión es simple, muy poco original. Salva la función la todoterreno Rosamund Pike, en papel muy suyo, de mujer que esconde algo detrás de su bella sonrisa y su rostro angelical. La película debía de presagiar malos resultados, pues se estrenó directamente en formato doméstico.

4/10
Gracepoint

2014 | Gracepoint | Serie TV

Adaptación para Estados Unidos de la serie británica Broadchurch, a cargo de su mismo creador, Chris Chibnall. La acción se traslada a un pueblecito costero de California, donde nunca pasa nada, hasta que pasa. La detective de la policía Ellie Miller no está nada contenta de que le hayan asignado a un superior recién llegado, el seco y algo obsesionado con el trabajo Emmett Carver. Su incapacidad de tratar con las personas, es puesta a prueba cuando aparece en la arena de la playa, como si lo hubieran arrojado desde un acantilado, el cadáver del chaval de doce años Danny Solano. Porque frente la sensibilidad de Ellie, que conoce a todos los lugareños –de hecho Danny era el mejor amigo de su hijo Tom–, Emett muestra poca mano izquierda con las personas, empezando por su propia subalterna. La miniserie de diez capítulos tiene todos los ingredientes para enganchar. Por supuesto, está la propia investigación policial, con la intriga de quién será el culpable del asesinato, y el choque de caracteres entre los dos personajes principales, los detectives de caracteres tan diferentes. Pero también la presentación de los distintos personajes, con sus secretos inconfensables y pequeñas mezquindades, junto al sufrimiento de la familia del fallecido, y el modo en que queda alterada la vida de los diversos sospechosos: de modo que seguimos la pista al alquilador de piraguas al que da vida Nick Nolte, al sacerdote, al misterioso mochilero, a la vieja de la caravana –una siniestra Jacki Weaver– a la chica del hotel, a la periodista de San Francisco y a los periodistas locales, a los distintos policías, etcétera, que conforman un microcosmos de tipos humanos, con los que el espectador puede empatizar, donde chocan los modos provincianos con los propios de la gran ciudad.

6/10
Los límites de la verdad

2013 | The Trials of Cate McCall

Cate McCall es una ex fiscal que perdió a su hija y descuidó su carrera por culpa de una adicción. Con la esperanza de recuperar la credibilidad y ganar la custodia de su hija, Cate debe luchar contra un sistema hundido en la corrupción mientras lleva el caso de una asesina condenada injustamente. 

Parker

2013 | Parker

Parker es un ladrón sin escrúpulos, quizá la única regla moral por la que se guía es la de la lealtad hacia sus compinches de fechorías. Cuando éstos le traicionan tras el robo de la sustanciosa recaudación de una feria estatal, por no querer sumarse a su nuevo golpe, y le dejan tirado en una cuneta dándole por muerto, no cuentan con que su venganza va a ser de armas tomar. Y en efecto, les va a complicar mucho la vida en el audaz robo de joyas que preparan en Palm Beach. Adaptación de una novela de Donald E. Westlake, servida para la mayor gloria del musculoso Jason Statham, y para mantener viva la maltrecha carrera actoral de Jennifer López. El escritor ha dado pie a películas cuando menos interesantes, con sus novelas o como guionista, véanse A quemarropa, Un diamante al rojo vivo, Los timadores, Two Much, Payback y Arcadia. La que nos ocupa, Parker, no es de las mejores, su ritmo es tremendamente irregular. Ello a pesar de tener tras la cámara a un veterano y competente artesano como Taylor Hackford (Ray, Noches de sol, Oficial y caballero). A pesar del vibrante arranque en la feria, la cosa se desinfla enseguida, y la entrada de juego de la agente inmobiliaria a la que da vida la López no tiene ningún interés. La novia que viene a coser la heridas, o Nick Nolte, el papá de la chica, no personajes sin alma. Y ni siquiera hay un esfuerzo en perfilar un esbozo de plan perfecto de robo de joyas, en tal sentido, la cosa es bastante ramplona. Quedan entonces las peleas, muy, muy salvajes –esa mano de Statham atravesada por un cuchillo, ay, qué repelús–, una violencia seca que tal vez quiere retrotraer a los 70, pero que está servida sin demasiado encanto, si se nos permite usar esta palabra.

3/10
Hateship Loveship

2013 | Hateship Loveship

A puerta fría

2012 | A puerta fría

«¿Cuándo empezó a joderse todo?», se pregunta Salva en la barra del bar del hotel donde se celebra la feria más importante del sector. De vendedor estrella a un paso del despido si en dos días no cierra al menos doscientas unidades. «¿Qué coño ha cambiado, Carmelo, que yo no me he enterado?». Sentado junto a él, Carmelo, su antiguo jefe. Ambos contemplan atónitos el relevo generacional y la deslealtad de un sector que se muestra indiferente con aquellos que fueron imprescindibles.

Gangster Squad (Brigada de élite)

2012 | Gangster Squad

Los Ángeles, 1949. La ciudad se halla bajo una ola criminal debido al dominio de la mafia. El sanguinario Mickey Cohen ha decidido eliminar al antiguo capo de la zona, Dragna, y asciende como la espuma sembrando de violencia las calles. Su plan es convertirse en amo y señor de toda la costa oeste de Estados Unidos, y para conseguirlo ejercerá todo su poder de persuasión: asesinato, extorsión, soborno, etc. El incorruptible jefe de policía, Parker, está harto de tener las manos atadas y decide crear en secreto una brigada para acabar con Cohen. El duro inspector John O'Meara, de los pocos que se ha atrevido a actuar en el territorio del mafioso, será el elegido para liderar el grupo: escogerá a sus propios hombres y podrán actuar fuera de la ley. El director de Bienvenidos a Zombieland ofrece una espléndida recreación de la ciudad de Los Ángeles inmediatamente después de la II Guerra Mundial. Se nos traslada a una ciudad de ensueño, que parece salida de las novelas de Raymond Chandler. Grandes sedanes negros, bellas mujeres, música de jazz, gabardinas y sombreros Stetson, balas y metralletas. El tema y el escenario remiten a un film con el cual es imposible eludir comparaciones: L.A. Confidential. La corrupción campea en todos los estamentos de la sociedad: policías, políticos, jueces, etc. Los asesinatos y el crimen están a la orden del día y los pocos policías honrados han de actuar con contundencia. La otra referencia clara es Los intocables de Eliot Ness, donde también un policía sin mancha creaba su equipo para encerrar a Al Capone, en ese caso en Nueva York. Como fusión de estas dos películas, el atractivo de Gangster Squad (Brigada de élite) es innegable y Ruben Fleischer filma como los ángeles (nunca mejor dicho) esa ciudad a donde tanta gente llega para cumplir un sueño y acaba encontrando una pesadilla. A este respecto, algunas secuencias son fantásticas, como la presentación de O'Meara, un poli tan noble como rudo y tendente a la violencia (como el Bud White de L.A. Confidential) que actúa bajo la poderosa presencia de un estupendo Josh Brolin. Desde luego uno de los distintivos de este film es su explícita violencia. La escena inicial es una declaración de principios de lo que vamos a ver. A lo largo de la historia las balas vuelan con inusitado realismo, los huesos crujen a cada puñetazo, la sangre mana a borbotones. Paradójicamente, a la vez hay algo que resta entidad al resultado: un cierto aire de ligereza y simplicidad en su desarrollo, al estilo cómic. De hecho, no hay más que fijarse en el personaje de Mickey Cohen para remitirnos a viñetas del tipo Dick Tracy. La composición mafiosa del siempre un poquito sobreactuado Sean Penn es aquí demasiado exagerada, no hay un solo plano en que no se desmadre con una mueca o un aspaviento de desequilibrado psicópata. El toque cercano también a los videojuegos lo explicita Fleischer con planos muy visuales, como esos barridos para despachar las redadas policiales o el exceso de congelados y ralentizaciones, véase el tiroteo en el hall del hotel. De cualquier forma, aunque Gangsters Squad (Brigada de élite) es un film poderoso, visualmente contundente, hay cierta falta de hondura en las relaciones entre los personajes. Se insinúan buenos mundos interiores, pero sólo se incoan, y la trama se centra casi exclusivamente en actuaciones trepidantes, en pura acción policial. Quedan así un poco en el aire la amistad y compenetración entre O’Meara y Wooters (sobresaliente otra vez Ryan Gosling), apuntada en un par de momentos de conversación (magnífico ese diálogo en la cocina entre Wooters y la mujer de O'Meara); la relación casi filial entre los polis interpretados por Robert Patrick y Michael Peña; o la presencia del bombón de turno interpretado a la perfección por Emma Stone, pero que no supera en densidad la comparación con la Lynn Bracken de Kim Basinger. Todas estas carencias, que no son las únicas, se deben a un guión quizá no defectuoso pero sí escaso, como incompleto, de modo que el espectador se queda con la sensación de que aquí había una historia, unos actores y un presupuesto para crear una obra maestra, cosa que no se ha conseguido.

6/10
Pacto de silencio

2012 | The Company You Keep

Una activista de los años 60, que participó en un atraco donde murió un vigilante de seguridad, se entrega al FBI después de permanecer 30 años huida de la justicia. Esto permite que un periodista descubra que un respetado abogado, viudo y padre de una adolescente, es en realidad Nick Sloan, también activista perseguido por el mismo suceso. Lo que le obliga, tras entregar la custodia de su hija a su hermano, a una extraña huida, que se diría errática, donde intenta establecer contacto con los camaradas antisistema de antaño. Adaptación de una novela de Neil Gordon a cargo de Lem Dobbs, dirige Pacto de silencio Robert Redford, consigo mismo como protagonista, lo que sólo había hecho en otras dos ocasiones, en El hombre que susurraba a los caballos, y en Leones por corderos. Se trata sin duda de una historia muy de la generación de Redford, aunque no falten algunos roles para actores jóvenes, Brit Osborne, Anna Hendrick y, sobre todo, Shia LaBoeuf. Éste da vida al periodista, y de alguna forma encarna la situación actual con los desafíos heredados de esos idealistas de los años 60, que en desacuerdo con acciones del gobierno de su país, que suponían numerosas muertes violentas, tomaron un camino donde, a pesar de las buenas intenciones, no faltaron, tampoco, las equivocaciones. Para representar a esos luchadores ya envejecidos, que deben preguntarse si las decisiones que fueron tomando valían la pena, Redford a escogido a una pléyade de estupendos actores, donde reconocemos a Susan Sarandon, Nick Nolte, Julie Christie, Brian Gleeson, Chris Cooper, Richard Jenkins, Sam Elliott... La película de Redford no es perfecta, a ratos resulta reiterativa y se estanca; el esfuerzo consciente por no tratar de imponerse al espectador es encomiable, pero como consecuencia a veces le falta un hervor. Pero se agradece su puesta de escena clásica, la cuidada definición de personajes interpretados por actores muy bien dirigidos, y el esfuerzo por tratar temas de entidad, pensando en los desafíos a que se enfrenta la juventud actual, un enfoque que ya vertebraba Leones por corderos. De modo que se recuerda que ciertas cuestiones que conforman la sociedad civil son responsabilidad de todos, y que la lucha por defender las propias ideas –en la arena política o en los medios de comunicación– no debería realizarse a cualquier precio, sobre todo si ese precio consiste en pisotear los derechos individuales de las personas, empezando por el de su propia vida.

6/10
Arthur

2011 | Arthur

Arthur, heredero de una gran fortuna empresarial gobernada por su madre, se comporta como un niño grande sin asumir responsabilidad alguna, hasta el punto de que sigue cuidando de él y sacándole de líos su vieja niñera: por si fuera poco, su vida de auténtico playboy que abusa del alcohol, llena de caprichos con mujeres y emociones fuertes, provoca con frecuencia titulares escandalosos en los periódicos. Como su madre no está dispuesta a consentir ni un exceso más, le plantea un ultimátum: deberá casarse con la responsable mujer de negocios Susan para así sentar la cabeza; en caso contrario, lo desheredará. Tal disyuntiva asoma justo cuando Arthur cree haber encontrado su verdadero amor en Naomi, un espíritu libre, sensible y sensato, una mujer atenta a las necesidades de los demás, empezando por las de su anciano progenitor. Fallido remake de Arthur, el soltero de oro. El film ochentero fue en su momento un fenómeno, pero la versión que entrega Jason Winer resulta un tanto rancia. Se le quiere dar un aire de cuento de hadas, deliciosa comedia romántica y tal, y al tiempo, hacer contenidas “gracietas” zafias, que no funcionan. Resulta curioso porque la intención es hacer algo a lo grande en lo que a esfuerzo de producción se refiere -la escena inicial con el protagonista enfundado en un traje de Batman y conduciendo el batmóvil, el pasaje de la Estación Central neoyorquina para usa y disfrute exclusivo de la pareja enamorada...- y la cosa se queda pequeñita, muy pequeñita. Russell Brand es uno de los cómicos de moda, pero aquí como protagonista no tiene gracia, quizá se siente encorsetado en su personaje. Tampoco parece sentirse cómoda Helen Mirren como niñera, en un personaje convertido en mujer, en la película original el papel era para el gran e impasible John Gielgud. En general los actores parecen un poco perdidos en una historia que se ha querido adaptar a los nuevos tiempos sin demasiado acierto.

3/10
Nuestra canción de amor

2011 | My Own Love Song

Jane, una antigua cantante, vive amargada en su silla de ruedas, que se ve obligada a utilizar tras el accidente que la dejó paralítica. Su mejor amigo es Joey, un negro grandote y desequilibrado, con una mente infantil, que dice escuchar voces de ángeles que le hablan. Esta extraña pareja emprenderá un viaje a Memphis. El propósito declarado de él es conocer a un conocido autor de libros sobre ángeles, pero le empuja aún más el hallazgo de una carta no abierta dirigida a Jane, en que le escribe su hijo de diez años, invitándole a su primera comunión; sin que ella lo sepa, desea que asista a este acontecimiento que afecta a un hijo del que nunca le ha dicho una palabra. El francés Olivier Dahan, responsable de La vida en rosa, escribe y dirige su primer film en inglés, rodado en Estados Unidos. Se trata de una historia sureña de trabajados personajes –con unos actores sobresalientes, donde merecen especial mención Renée Zellweger y Forest Whitaker–, muy humana, que enseguida adquiere formato de “road-movie”. De modo que seguimos a Jane y Joey, y somos testigos de sus vicisitudes: la avería de su coche, el tipo que les engaña, la amistad con una mujer a la que el marido ha dejado, el viejo cantante con el que comparten historias del folklore local sobre el intérprete de blues que vendió su alma al diablo… Dahan logra crear la deseada atmósfera entrañable, a la que ayuda la partitura musical con canciones de Bob Dylan, y donde se arranca a cantar la mismísima Renée Zellweger en uno de los motivos más emotivos de la cinta. Y dosifica la información acerca de los protagonistas. Da idea de su pericia la escena con que arranca el film, en que un tipo trata de ligar en un bar con Jane, verdaderamente perfecta. El cineasta logra un medido equilibro de sonrisas y lágrimas en un film sobre la amistad, que también trata las desgracias que acontecen en la vida, y que hay que saber encajar para seguir adelante.

7/10
Warrior

2011 | Warrior

Juntos para siempre

2011 | Juntos para siempre

Luck

2011 | Luck | Serie TV

El apasionante mundo de las carreras de caballos. Los hipódromos y las cuadras son los principales escenarios de este drama en el que los engaños, las traiciones y las trampas están a la orden del día. El dinero, el poder y la ambición mandan.De la mano de Dustin Hoffman (Rain Man, Kramer contra Kramer) y un gran elenco de secundarios de la talla de Nick Nolte (El príncipe de las mareas) y Dennis Farina (Snatch. Cerdos y diamantes), Luck es un producto HBO y, tal y como nos tienen acostumbrados, es impecable desde un punto de vista técnico. Las carreras de caballos son totalmente espectaculares, consiguen trasladar la emoción al espectador que se ve, igual que los personajes, animando a su caballo desde el sofá de su casa. La luz, el ritmo, el poderío de estos animales, hasta la música de la cabecera, hacen que sea imposible apartar la vista de la pantalla.Con Michael Mann (Enemigos públicos, Collateral) en la dirección del episodio piloto y David Milch (Deadwood) como creador de la historia, la serie va camino de convertirse en título de culto, si este pura sangre ganador no se desfonda y sigue cabalgando en su arriesgada apuesta de hacer atractivo lo que para la mayoría es desconocido, gracias a que está urdido de forma irresistible, entre luces y sombras.No obstante, las cifras en EE.UU. no han acompañado. Y es que si hay que poner una pega a la serie es que el primer episodio es narrativamente complejo. Aparecen muchos personajes y no están claras las relaciones entre ellos o sus intenciones. Hay que sumar además que el mundo de las carreras de caballos tiene bastantes aristas y en algunos puntos de la serie el espectador puede estar preguntándose ¿qué es lo que está ocurriendo? Sin embargo a pesar de estas dificultades, la serie va avanzando y desvelando secretos, detalles y sorpresas que hacen que las piezas del puzzle vayan encajando. Ayuda mucho un plantel de actores que lo borda. Hoffman es siempre una garantía y en su primer trabajo en la televisión -74 años le contemplan- demuestra que sigue siendo uno de los mejores actores de nuestro tiempo. Sus acompañantes, entre ellos un Nick Nolte casi irreconocible, refuerzan el apartado interpretativo de una serie que hará las delicias de los aficionados a las historias con enjundia.

8/10
Tropic Thunder. ¡Una guerra muy perra!

2008 | Tropic Thunder

Aunque Ben Stiller se prodiga más como actor, y es sobre todo conocido por protagonizar comedias como Algo pasa con Mary, lo cierto es que ya tiene cuatro películas como director. Empezó con la comedia dramática Reality Bites (Bocados de realidad), un intento serio de describir a la juventud del momento. Pero después dio un giro hacia la comedia alocada, que es el género donde realmente se siente a gusto, con Un loco a domicilio –el mayor fracaso de Jim Carrey–, y Zoolander, corrosiva crítica al mundillo de los modelos. Continúa esta línea ácida en esta cinta metacinematográfica, que sitúa en su punto de mira al Hollywood actual. Damien Cockburn –director británico en alza– se enfrenta a la complicada tarea de dirigir una costosa producción bélica que se rueda en una selva del sudeste asiático. La cinta reúne a cuatro grandes estrellas: Tugg Speedman –especialista en cine de acción, de capa caída–, Jeff Pornoy –protagonista de comedias simplonas y soeces muy populares, en las que interpreta todos los papeles, al estilo de Eddie Murphy–, Alpa Chino –un cantante de hip-hop– y el camaleónico actor teatral multipremiado Kirk Lazarus, que en su afán por preparar meticulosamente todos los papeles que interpreta, no dudará en someterse a una operación para cambiar el color de su piel, porque tiene que interpretar a un negro. El rodaje está a punto de irse al traste, porque el director se muestra incapaz de controlar a los protagonistas, que con sus poses de ‘divos’ se han vuelto insoportables. El productor de la cinta amenaza con cancelar el rodaje. Ante esta situación extrema, el veterano militar Four Leaf Tayback, asesor de la cinta porque se basa en sus experiencias en combate, recomienda al director que lo mejor que puede hacer es abandonar a los actores en una zona inhóspita de la jungla, para que se preocupen únicamente por sobrevivir, y grabarles, para luego montar la película a partir de vivencias reales. Hay algún que otro momento divertido, la idea inicial tiene su gracia, y el film cuenta con buenos actores, de enorme potencial cómico. Se luce especialmente Robert Downey Jr., en un personaje que parodia a grandes actores como Daniel Day-Lewis o Robert De Niro, capaces de grandes sacrificios por convertirse en los personajes que interpretan. Especialmente chocante resulta el papel de Tom Cruise, como productor calvo y obeso, estilo Torrente, radicalmente opuesto a su imagen habitual. También tiene su interés, algún apunte sobre la auténtica naturaleza de los actores, llenos de miedos, y necesitados constantemente de aprobación. Sin embargo, la idea inicial pierde fuelle enseguida. En cuanto los actores están en mitad de la jungla y se enfrentan con unos peligrosos narcotraficantes, la acción apenas avanza. No se sabe muy bien si les están grabando o no, se supone que con cámaras ocultas (¿ocultas por todos los rincones de la selva?). Sus supuestas críticas a Hollywood son de corto alcance, y quedan bastante diluidas por su constante recurso al humor soez –a veces macabro–, que se supone se denuncia. Ben Stiller apenas se molesta en disimular su interés por acaparar los momentos graciosos, y por contra desaprovecha a Jack Black, que como cómico no tiene precio, y que aquí ofrece constantemente la sensación de que daba para mucho más. Tampoco se le saca jugo a los numerosos rostros conocidos que se han prestado a hacer cameos muy poco graciosos. Ciertamente, la aparición de Tobey Maguire, haciendo de sí mismo tiene su gracia, pero resultan bastante ‘sosas’ las apariciones estelares de Mickey Rooney, Alicia Silverstone, Jennifer Love Hewitt, Jon Voight o Jason Bateman. Los planos de Matthew McConaughey se podrían suprimir y no ocurriría nada.

4/10
Los misterios de Pittsburgh

2008 | The Mysteries of Pittsburgh

Art (Jon Foster), hijo de un gángster, lleva una vida tristona al cobijo de su padre, aunque la realción entre ellos dista de ser cordial. Después de licenciarse en economía, le esperan tres meses de verano en que tendrá que demostrar sus conocimientos en una prueba final para hacer carrera. Sin embargo, durante una noche, Art conocerá a Jane (Sienna Miller) una chica que le hará tilín enseguida. También entrará en contacto con Cleveland (Peter Sarsgaard), el desenfadado novio de Jane, de modo que el trío pasará un verano que cambiará para siempre sus vidas. El hándicap de este film es que no se sabe muy bien el sentido de lo que cuenta, adónde quiere ir a parar. Narra las peculiares relaciones entre los tres protagonistas –con perspectiva gay incluida, como suele ocurrir con las novelas de Michael Chabon– para ofrecer el retrato de unas vidas vacías y poco atractivas, en la linde de la criminalidad y el "underground", en camino de una supuesta búsqueda de sí mismos. Hay muy poco a lo que asirse en la historia, y es una lástima, porque el reparto es bueno, con una esplendorosa Sienna Miller, actriz que, por lo demás, suele trabajar en películas decepcionantes.

4/10
Algunos días en septiembre

2006 | Quelques jours en septembre

Septiembre de 2001. Elliott es un hombre de la CIA que desea encontrarse en París con sus dos hijos -una chica a la que abandonó cuando era niña, y un hijo adoptivo, fruto de su segundo matrimonio- y para ello contacta con su antigua socia, Irene. Ésta localiza a los jóvenes, pero la reunión no puede llevarse a cabo, pues entra en liza un asesino que espera el momento de eliminar a Elliott. Entretanto, un poderoso grupo económico ha recibido información privilegiada por parte de Elliott, según la cual el mercado económico de Estados Unidos va a experimentar un enorme receso en los próximos meses. Durante algunos días tendrá lugar una tensa espera, hasta que la reunión familiar pueda tener lugar en Venecia. Peculiar acercamiento al mundo de los espías internacionales y los trasiegos políticos, con implicaciones de fondo en la tragedia del 11-S. Se trata del debut como director del guionista argentino, afincado en Francia, Santiago Amigorena. El film se ve con interés, aunque hay fases de estancamiento y el tono es ciertamente ambiguo: uno no acaba de dilucidar si se trata de un drama de personajes (casi todo el film es la espera de los tres protagonistas: conversaciones, cenas, comidas, etc.) o un thriller de acción (el psicópata asesino ronda por allí constantemente, dejando muertes colaterales a su paso). Amigorena no esconde su particular interpretación del atentado del World Trade Center, con las implicaciones políticas y económicas que uno puede imaginar, donde se desdibujan las fronteras entre 'buenos' y 'malos'. Pero todo es demasiado frío y borroso, 'pequeño' quizá, excesivamente sugerido. Lo mejor es el retrato de personajes que ofrece Amigorena, desde la socia Irene (grande Binoche), pasando por los jóvenes hijos (fantásticos Sara Forestier y el debutante Tom Riley), hasta llegar al Elliott encarnado por Nick Nolte, quien en su única escena en pantalla es capaz de aportar a toda la trama una intensidad poco común. Chirría un poco, en cambio, el personaje de Turturro, cuya locura se antoja muy pasada de rosca.

5/10
Paris, je t'aime

2006 | Paris, je t'aime

Mosaico formado por dieciocho historias cortas, rodadas por cineastas excepcionales, que giran en torno al amor. Cada una transcurre en un barrio de París diferente, que sirve como título a cada segmento. El principal escollo es que los cineastas tienen entre cinco y seis minutos por corto, lo que supone un reto para muchos de ellos, acostumbrados a desarrollar sus historias. Sintetizar un relato no es tarea fácil, menos en el cine moderno, en el que por ejemplo son necesarias tres horas de King Kong para contar lo mismo que la película clásica, de 100 minutos. Esta dificultad deriva en que pocos de los autores son capaces de desarrollar una historia de entidad, y los que salen mejor parados son en su mayor parte los que se decantan por narrar una anecdotilla. Es el caso de Joel y Ethan Coen, que mezclan suspense y comedia en ‘Tuileries’, aunque no muestran París, pues transcurre en su totalidad en la estación de metro. Steve Buscemi interpreta a un turista que descubre a una pareja magreándose en el andén de enfrente, lo que causará imprevistas reacciones de los observados. Tiene también su gracia ‘Tour Eiffel’, en la que Sylvain Chomet reivindica el derecho a la diversidad, a través de la historia de amor de dos mimos. Isabel Coixet realiza su primera incursión en el género cómico, pues en ‘Bastille’ parodia sus propios dramones lacrimógenos, a través de la historia de un hombre a punto de dejar a su mujer por una amante más joven. Resulta al menos curiosa ‘Père Lachaise’, en la que el especialista en terror Wes Craven  cuenta con simpatía la visita de una pareja a la tumba de Oscar Wilde. El propio Craven interviene brevemente como actor en ‘Quartier de la Madeleine’, donde Vincenzo Natali convierte a Elijah Wood en protagonista de una historia de vampiros. Esto no significa que no hayan tenido éxito algunos cineastas que han optado por la vía dramática. Destaca Gurinder Chadha, con ‘Quais de Seine’, que apunta con pocos trazos una historia de amor interracial. En ‘Loin du 16ème’, los brasileños Walter Salles y Daniela Thomas han elegido una entrañable historia de amor maternal, recordando que el amor puede ser de diferentes clases. Frédéric Auburtin se ha encargado de rodar imágenes de París, que sirven de transición entre los cortos, y de ‘Quartier Latin’, homenaje al cine de John Cassavetes, con dos de los actores habituales del neoyorquino, su esposa Gena Rowlands y Ben Gazzara. Como en todos los trabajos colectivos, es inevitable que el nivel sea desigual. Desentonan parcialmente algunos pasajes, como ‘Porte de Choisy’, relato surrealista en torno a unas peluquerías chinas. Lo mismo le ocurre a ‘Le Marais’, pues a pesar de la fuerza visual de Gus Van Sant, su narración de un encuentro que podría dar lugar a una relación homosexual no acaba de arrancar. 

5/10
El guerrero pacífico

2006 | Peaceful Warrior

Dan Millman, un joven y prometedor atleta, queda devastado anímicamente cuando sufre un accidente de moto que le deja seriamente lesionado. Su vida va dando tumbos hasta que conoce a un misterioso anciano en una gasolinera. Éste enseñará a Dan el coraje necesario para salir adelante. Film de superación, peculiar en su planteamiento aunque bien narrado, dirigido por Victor Salva a partir de una novela autobiográfica del propio Dan Millman. La trama tiene mucho que ver con la visión espiritualista al estilo New Age, donde todo está conectado y el hombre forma parte del cosmos y naturalezala. El veterano Nick Nolte está como siempre, en su sitio, y destaca la fotografía de Sharone Meir.

5/10
Asignatura pendiente

2006 | Off the Black

A un tipo solitario y alcohólico le diagnostican poco tiempo de vida, momento en el que cae en la cuenta de lo vacía que ha estado siempre su vida. Su arbitraje de un partido de béisbol, en que pita contra el equipo del joven Dave, lo que hunde sus esperanzas en el campeonato, va a propiciar una singular relación paternofilial entre el enfermo y el chico. Sobre todo porque el padre de Dave, un auténtico perdedor, no sabe apoyarle en los momentos difíciles. Interesante drama, buena muestra de cine independiente, al que se prestan dos actores de la categoría de Nick Nolte y Timothy Hutton. Se trata de una exploración convincente del tema de la madurez, y de los palos que trae consigo la vida. El film muestra sin tapujos los perniciosos efectos del divorcio, tanto en el caso de Dave -él y su hermana tienen una perpetua mirada triste, se han visto obligados a crecer antes de tiempo, por la marcha de la madre de casa- como en el del propio árbitro de béisbol, él mismo con un hogar roto por razones innombradas, ser solitario que no deja de beber cervezas y de enviar cintas de vídeo con mensajes para su hijo, sin saber si son o no vistas y apreciadas. Una película triste, nada sensiblera, que hace pensar, y que por su consciente falta de enfatismo, no cierra las puertas a la esperanza.

6/10
El libro mágico

2005 | Neverwas

Zach Riley, psiquiatra, renuncia a un lucrativo trabajo en una consulta privada, para trabajar en un sanatorio donde su padre estuvo escribiendo un libro infantil que tuvo un éxito sin precedentes. Allí, conoce a un esquizofrénico que guarda relación con el libro y su padre. Éste le enseñará algunos secretos relacionados con el libro. Un reparto "de campanillas" protagoniza esta cinta, que aunque va dirigida al público adulto, homenajea a la literatura infantil. Supuso el debut como director de Joshua Michael Stern de El último voto.

5/10
Un lugar maravilloso

2004 | The Beautiful Country

Uno de los hechos menos conocidos en relación con la guerra del Vietnam es que algunos soldados americanos experimentaron sinceros flechazos hacia mujeres vietnamitas, que les llevaron incluso al matrimonio. Este sensible film describe los esfuerzos del joven Bihn, considerado como “menos que polvo” por ser hijo de padre americano, por encontrar a su progenitor, del que no han vuelto a saber nada desde la retirada de EE.UU. de su país años atrás. Hans Petter Moland concibe la trama como la descripción de un largo viaje con mil penalidades, que permitirá al protagonista conocer no sólo a su padre, sino a sí mismo.

5/10
Hotel Rwanda

2004 | Hotel Rwanda

Gracias a Dios, es una constante en la historia humana que en los momentos más terribles surgen también increíbles actos de heroísmo. Y eso da esperanza. Esta película habla de que los grandes males dan lugar a grandes bienes, y lo hace con una historia real, terrible e intensa, sucedida recientemente en África durante el genocidio de Ruanda. Paul Rusesabagina es un ciudadano ruandés, de la etnia hutu, que regenta el Mille Collines, uno de los hoteles más prestigiosos de Kigali, perteneciente a la línea aérea belga Sabena. En medio de una situación social muy inestable, Paul, un tipo de buena posición social, inteligente y honesto, trabaja con empeño por mantener el orden y la calidad del servicio en su hotel, aunque ello le cueste algún pequeño soborno con las corruptas autoridades del país. Mientras tanto, la ONU se encuentra en Ruanda para mediar en el convenio de paz entre hutus y tutsis. Pero la paz nunca se hará realidad, ya que tras el asesinato del presidente estallará una tremenda guerra civil que dará lugar a uno de los peores genocidios del siglo XX. Muy pronto Paul se da cuenta del peligro que corre su propia familia, ya que su mujer es tutsi. Una noche dan comienzo los asesinatos indiscriminados por las calles; familiares y vecinos son masacrados por antiguos colegas; los tutsis caen a cientos por los machetes de los hutus. El odio es atroz e irracional. Paul conseguirá llegar hasta su hotel con su familia y allí sabrá que la ONU se desentiende del problema, mientras miles de tutsis buscan refugio en su hotel. La cercanía de los acontecimientos juega a favor en una historia de la que la mayoría de los espectadores hemos sido testigos. El director Terry George hace que sintamos la impotencia ante el genocidio y que nos impliquemos en los acontecimientos, gracias a un guión preciso, que no decae en ningún momento y que no duda en criticar duramente a las ambiguas y cobardes potencias occidentales. Resultan impagables para el resultado final, las interpretaciones de Don Cheadle y Sophie Okonedo (nominados al Oscar), que transmiten una angustia impresionante y dan lugar a momentos de un patetismo difícil de igualar. La película evita caer en exhibicionismos macabros; eso sí, la brillante y sobrecogedora escena de la carretera del río vale por sí sola para quitarle a uno el sueño durante una semana.

7/10
Clean

2004 | Clean

Emily vive desde hace años con Lee, un músico que obtuvo una gran popularidad en los 80, pero después su estrella se fue extinguiendo poco a poco. La pareja atraviesa grandes problemas económicos, lo que les ha obligado a dejar al hijo de ambos al cuidado de los padres de Lee. Además, ambos han caído en el infierno de las drogas. Cuando Lee aparece muerto por sobredosis en un motel, Emily es arrestada por posesión de drogas, y acaba con sus huesos en la cárcel. El director francés Olivier Assayas (Las horas del verano, Finales de agosto, principios de septiembre) describe el mundillo de la música, e incluye cameos de músicos importantes como Tricky. También aborda el desconcierto de personajes influidos por el mayo del 68 francés, que dejó funestas consecuencias. La actriz de Hong Kong Maggie Cheung –ex esposa del director, que destacó por su trabajo en Deseando amar (In the Mood for Love)– ganó con esta película el premio a la mejor actriz en Cannes en 2004.

4/10
Northfork

2003 | Northfork

Año 1955. El pueblo de Northfork está a punto de desaparecer bajo las aguas de un pantano. Seis hombres enfundados en oscuras gabardinas deben persuadir a los últimos lugareños, para que abandonen su terruño. Entre ellos está el padre Harlan, que cuida a un chaval aquejado de fiebres y que vive en un mundo de ensueño habitado por misteriosos ángeles. Los gemelos Michael y Mark Polish entregan un hermoso e inclasificable film, a modo de cuento sobre la fugacidad de la vida y la fuerza del amor, con escenas oníricas, casi surrealistas. El reparto es estupendo, pero es sobre todo la rara belleza de la historia y las imágenes las que subyugan. Para paladares que gustan de apreciar el buen cine.

7/10
Hulk

2003 | The Hulk

Bruce Banner es un científico que accidentalmente sufre los efectos de una radiación. A partir de ese momento, cuando tiene un arranque de ira, su entera persona se transforma en Hulk, una enorme criatura verde de fuerza descomunal. Alrededor de esta premisa, un guión ambicioso, en el que han intervenido al menos cuatro personas, trata de abarcar muchos temas: el turbio pasado familiar de Bruce Banner y la dificultad para entenderse con su ex novia Betty Ross (que permite abordar las relaciones paternofiliales y las dificultades de comunicación, un tema caro a Lee), el lado iracundo que todos escondemos (el modo de abordarlo bascula entre el psicoanálisis y su concepto de represión, y tratamientos literarios como "Dr. Jekyll y Mr. Hyde"), los experimentos genéticos, las patentes comerciales, la búsqueda de nuevas armas … Y en torno a todo ello Lee se esfuerza en mostrar los miedos personales, el desconocimiento propio, la oscuridad en la que, piensa él, se desenvuelve el común de los mortales. Un superhéroe de cómic y Ang Lee. Un icono de la cultura pop americana y el director de Comer, beber, amar y Tigre y Dragón. La combinación suena atrevida, aunque este tipo de desafíos no son ajenos al director taiwanés, que entregó una buena adaptación de Jane Austen (Sentido y sensibilidad) y una afilada radiografía del desmadre americano de los años 70 (La tormenta de hielo). Aquí, con su guionista y colaborador habitual James Schamus, se sumerge en un film con las características del típico "blockbuster" veraniego made in USA: adaptación de un tebeo popular, gran presupuesto, espectaculares efectos especiales. Pero Lee es Lee, y no se conforma con una película cualquiera. Así que ha jugado con la bonita idea de dar a Hulk resonancias de tragedia griega, insuflarle densidad dramática, con personajes algo herméticos (los padres y sus hijos, Nick Nolte y Eric Bana, Sam Elliott y Jennifer Connelly) o caricaturescos (el villano de Josh Lucas). Como pasaje de acción, destaca la pelea con los perros. La criatura verdosa creada por ILM se ha trabajado a fondo: aunque sus paseos saltarines en el desierto remiten a los videojuegos, ha habido un enorme esfuerzo por reproducir digitalmente la anatomía humana.

6/10
El buen ladrón

2002 | The Good Thief

Un jugador, ya maduro, ha recabado en la Riviera francesa. Parece un tipo acabado, por su adicción a la heroína y su nula solvencia económica. Pero aún podría dar un último golpe, a pesar de que un policía no le quita nunca el ojo. La idea es distraer la atención con un falso robo, para así poder acometer otro; de este modo podrá dar el cambiazo entre los cuadros protegidos en una cámara de seguridad y sus copias, que cuelgan en una sala como si fueran los originales. Tiene un cierto aire de cuento este remake del film francés Bob, le flambeur, de Jean Pierre Melville. El irlandés Neil Jordan (Oscar por su guión de Juego de lágrimas) alude en el título al ladrón arrepentido de la crucifixión, y dicha denominación la aplica a un jugador de buen corazón, estupendo Nick Nolte, empeñado en ayudar a una joven prostituta. Esta decisión aumenta la estatura del personaje, que podría quizá así redimirse de toda una vida dando tumbos.

5/10
Misterios del sexo

2001 | Investigating Sex

Años 20. Edgar es un académico que prepara un estudio sobre el sexo. Sus métodos de investigación son un tanto peculiares. Contrata a dos guapas secretarias, las viste con ropas provocativas, y les dicta todo tipo de procacidades. Espera que sus reacciones y las de sus compañeros de investigación den nuevas luces al mundo sobre la cuestión. Alan Rudolph coescribe y dirige un film muy en su línea, donde lo más destacable es el notable reparto.

3/10
La copa dorada

2000 | The Golden Bowl

Maggie y Charlotte. Siempre han sido amigas. Ahora la primera se dispone a casarse con el príncipe Amerigo. Es el momento en que Charlotte advierte que, a pesar de los pesares, anda enamorada del príncipe. Pero la cosa, en la sociedad inglesa de principios del siglo XX, no permite cambios bruscos: Maggie y Amerigo se casan, y Charlotte, de un modo sutil y hasta retorcido, se compromete con el padre viudo de Maggie; así estará cerca de su amor secreto. Henry James es un novelista formidable, aunque su magnífica prosa es difícil de llevar a la pantalla. Pese a todo, el equipo de James Ivory, Ismail Merchant y Ruth Prawer Jhabvala se pone manos a la obra y logra un film sensible, que aborda con acierto las veleidades del espíritu humano. El reparto es de auténtico lujo.

6/10
Trixie

2000 | Trixie

Trixie es una vigilante jurado muy competente en su trabajo. Recién fichada por un casino, vigila a los clientes que buscan camorra o a los simples carteristas. Por su camino se cruzan personajes variopintos, entre ellos un senador corrupto. Alan Rudolph divierte más de lo acostumbrado en un film en que Emily Watson demuestra el pedazo de actriz que es.

6/10
Círculo de engaños

1999 | Simpatico

Hace veinte años, Carter y Vinnie eran grandes amigos hasta que se pelearon tras involucrarse en una estafa relacionada con las carreras de caballos. Ahora, Carter ha dejado atrás su pasado delictivo, y ha rehecho su vida, como exitoso criador de caballos, y además ha contraído matrimonio con Rosie, antigua novia de Vinnie. Éste, por contra, es un perdedor, que a veces ejerce como detective privado y que ahoga sus penas en alcohol, mientras rememora los días pasados a través de viejas películas caseras. Vinnie recuperará parcialmente las ganas de vivir al conocer a Cecilia, una joven que le recuerda a su antigua novia, Rosie, y decide recuperar a esta última para vengarse de Carter. En su debut cinematográfico, el hasta ahora director teatral Matthew Warchus adapta una obra de Sam Shepard. Repitiendo el papel que mejor sabe hacer, el de perdedor desaliñado y gruñón, Nick Nolte encabeza un reparto de figuras, que interpretan personajes típicos del cine negro. Aunque no faltan toques de intriga, en el desarrollo priman los conflictos dramáticos de los personajes.

4/10
El desayuno de los campeones

1999 | Breakfast of Champions

Dwayne (Bruce Willis) es, además de dueño, la imagen publicitaria de una potente empresa de coches usados. Un tipo muy popular, como el famoso Curro de Viajes Halcón, pero con tendencias suicidas. Su socio, Harry (Nick Nolte), es una persona con un secreto inconfesable: le gusta ponerse ropa de mujer. Por otro lado, Kilgore (Albert Finney) es un escritor de quinta división, al que, por alguna razón inexplicable, le han invitado a participar en unas jornadas culturales. El film narra las vicisitudes de tan extrafalarios personajes. El “moderno” Alan Rudolph (Inquietudes, Choose Me...) dirige esta adaptación de una novela Kurt Vonnegut. Una película alocada e inclasificable, con un toque psicodélico que recuerda un poco a Miedo y asco en Las Vegas, de Terry Guilliam. Bruce Willis, que ya trabajó con Rudolph en Pensamientos personales, se pone serio a la hora de hacer esta especie de comedia; así es, aunque suene paradójico, pues este film trata de ser una crítica al desquiciamiento de la sociedad actual.

5/10
La delgada línea roja

1998 | The Thin Red Line

Segunda Guerra Mundial. Invasión de Guadalcanal por tropas estadounidenses. El soldado Witt (Jim Caviezel), que se había refugiado en una isla paradisíaca, es obligado a reincorporarse a filas. Allí, en medio del horror de la batalla, convive con compañeros muy dispares: el escéptico sargento Welsh (Sean Penn); el dubitativo capitán Staros (Elias Koteas); el enamorado soldado Bell (Ben Chaplin); el belicoso y resuelto teniente coronel Tall (Nick Nolte); y otros muchos. Todos quedan marcados por la experiencia bélica. Sus pensamientos persisten a lo largo de las casi 3 horas de metraje, con sus distintas voz en off. El film, Oso de Oro en Berlín y candidato a 7 Oscar, muestra el dolor y las terribles heridas propias del combate… Pero va más allá. En un escenario de gran belleza, se asiste al miedo y a cómo se mina la moral de los combatientes. Conviven escenas de cuerpos mutilados con estampas bellísimas de la naturaleza. La misma lucha cobra cierto atractivo estético. El misterioso cineasta Terrence Malick (autor dos filmes visualmente subyugantes, Malas tierras y Días del cielo) vuelve de un retiro de casi 20 años con una arriesgada meditación sobre la guerra. Su adaptación de la novela de James Jones es profundamente personal y reflexiva, pausada; se aleja de la versión que en 1964 hiciera Andrew Marton, o de De aquí a la eternidad (1953) de Fred Zinnemann, basada en una novela de Jones. El director apuesta por el lirismo y el pensamiento sobre la condición humana, aunque hace convivir esa opción con abundantes escenas de acción bélica. Los personajes tienen hondura, vida interior… Sobre el telón de fondo de un profundo pesimismo sobre la condición humana, cuelgan diversas situaciones individuales que al final parecen casi coincidentes, en el sentido de que no hay asideros donde uno pueda agarrarse: ya sean Dios, la mujer amada o el teórico paraíso de los indígenas, al final resultan falibles. El espectador acaba preguntándose con Sean Penn dónde está “la chispa” capaz de dar un poco de luz a tanta oscuridad. Entre las muchas secuencias impactantes que incluye la película, destaca la de la difícil toma de una colina, narrada con auténtico rigor militar. Los distintos comportamientos (pánico, horror, heroísmo, aunque no se le llame con ese nombre...) resultan muy reveladores de la condición humana y resultan creíbles. A destacar la fotografía de John Toll y la música de Hans Zimmer. 

7/10
Giro al infierno

1997 | U Turn

A un tipo se le estropea el coche en Superior, un pueblo perdido en el desierto, justo cuando iba a saldar una deuda con un mafioso de Las Vegas. Mientras espera que lo arregle un mecánico algo atontado, se encuentra con otros personajes no menos excéntricos: un jefe indio ciego; una provocativa mujer apache y su loco y celoso marido, que le propone asesinarla; una jovencita a la que le gusta tontear, y su novio paleto y bravucón; y un sheriff del que no se sabe muy bien lo que quiere. Oliver Stone compone una peculiar película, donde cruza cine negro con el aire irónico y violento del cine de Sam Peckinpah, y en la que no falta hasta un homenaje a Duelo al sol, de King Vidor. Lo hace con una visión alucinada, próxima a la de Asesinos natos, de la que son firmes apoyos la esmerada fotografía, el brioso montaje y la música de Ennio Morricone, deudora de sus partituras para Sergio Leone. Pero si en el film citado podía hacerse una lectura de crítica a la glorificación actual de la violencia, aquí Stone ofrece, con una ironía desazonante, todo un catálogo de situaciones inmorales —asesinato, adulterio, traición...—, donde sólo sexo y dinero mueven a las personas. Inicialmente el director mantiene el interés gracias a que sigue el punto de vista del personaje de Sean Penn, a quien sin querer las cosas se le complican cada vez más, hasta extremos delirantes. Pero el planteamiento retorcido acaba componiendo un indigesto cóctel, capaz de destrozar los estómagos con más aguante.

6/10
Aflicción

1997 | Affliction

Un divorciado cincuentón tiene un precario empleo de ayudante de sheriff. Su hijita –cuya custodia corresponde a su ex mujer– ha venido a pasar unos días con él. Pero mete la pata: bebe más de la cuenta, se fuma un canuto, y... la niña vuelve con su madre. La investigación de lo que parece un crimen le devuelve temporalmente la ilusión. Película de fuerte calado dramático, se basa en una novela de Russell Banks, autor que inspiró la multipremiada El dulce porvenir. Del duelo interpretativo entre Nick Nolte y James Coburn, padre e hijo en el film, saltan chispas. Dirige con inspiración Paul Schrader.

6/10
Afterglow

1997 | Afterglow

Dos matrimonios que tienen en común el hecho de estar atravesando una crisis, ven unidas sus vidas. Cuando la mujer de uno de ellos llama al marido del otro para arreglar su apartamento, se convertirán en amantes, lo que propiciará que los otros dos cónyuges acaben también enamorados. El veterano cineasta Alan Rudolph (Elígeme, Inquietudes) continuó haciendo gala de su particular estilo narrativo en este sólido filme, que se apoya en el trabajo de cuatro grandes intérpretes. Julie Christie se hizo con la Concha de Plata a la Mejor actriz en el Festival de San Sebastián de 1997.

6/10
La sombra de la noche

1997 | Nightwatch

Gustó tanto en Hollywood un pequeño film danés de miedo, que le encargaron un remake al mismo director, Ole Bornedal. Así nace La sombra de la noche, que cuenta las vicisitudes de un estudiante que, para paliar sus agobios económicos, acepta un trabajo como vigilante nocturno en una morgue. Bornedal crea un clima opresivo al inicio de la historia, cuando el vigilante que se jubila explica al recién llegado las peculiaridades de su trabajo. Es lo más logrado. Luego el film discurre por los vericuetos de un desafío poco verosímil entre el protagonista y un amigo. El que pierda deberá resignarse a ser el primero en contraer matrimonio con su novia. El film despliega su miedo alrededor del morbo que genera la necrofilia, con momentos no aptos para todos los paladares. Esta versión americana cuenta con actores muy interesantes. Destaca el cada vez más en alza Ewan McGregor y Nick Nolte, que compone a un siniestro comisario.

4/10
Mother Night

1996 | Mother Night

El dramaturgo norteamericano Howard Campbell ha vivido casi siempre en Alemania. Allí conoció a la mujer con quien se casó. En los años de la II Guerra Mundial recibe la proposición de actuar como espía para la causa aliada. De modo que transmite información en clave valiéndose de sus discursos radiofónicos de apoyo a los nazis, donde se autodenomina, no sin ironía, el "último americano libre". Acabada la guerra y muerta su esposa, se convierte en un apestado —la misión que cumplió debe quedar en secreto—, sin ganas de vivir. Se alternan imágenes en blanco y negro de Campbell en prisión –donde escribe su increíble historia, a la espera de ser juzgado como criminal de guerra–, con otras –la mayoría– en color, que resumen su vida. Podía haber sido un entretenido film de espionaje; pero Mother Night es, sobre todo, y conscientemente, una película oscura, pesimista y desesperanzada, que dibuja un personaje –bien encarnado por Nick Nolte– para el que la existencia no parece tener ningún sentido. Campbell actúa como espía no movido por altos ideales, ni siquiera por dinero. Únicamente le atrae –y resulta difícil de creer: es lo más débil del film– interpretar en la vida real un personaje fingido. Asegura el protagonista que la única nación que le interesa es la "nación de dos" que forman él y su mujer, aunque tampoco le explica a su amada sus peligrosas actividades, que pueden poner en peligro la vida de ambos. Cuando muera ella, Campbell se convertirá en un espectro. Lo mejor de la dirección funcional de Keith Gordon –que adapta una novela del habitualmente deprimente Kurt Vonnegut Jr.– es la escena que muestra al protagonista detenido en la calle, como una estatua, mientras la gente le rodea para no tropezar, símbolo poderoso del vacío que domina su entera existencia.

4/10
Mulholland Falls. La brigada del sombrero

1996 | Mulholland Falls

Los Angeles, mediados de los años 50. Después de la Segunda Guerra Mundial y de la de Corea, empieza una época de prosperidad para Estados Unidos. Junto a las masas de emprendedores que acudían a Hollywood en busca de fortuna, también acudían otros dispuestos a dominar la ciudad mediante el crimen y la corrupción. Con el fin de parar los pies a los indeseables, el departamento de policía crea "La brigada del sombrero", formada por cuatro hombres interpretados por Nick Nolte, Chris Penn, Michael Madsen y Chazz Palminteri. Pronto se convierten en los detectives más duros de la ciudad, y no dudarán en imponer sus propias normas para que nadie se salte el cumplimiento de la ley. El guión de la película está basado en una historia ficticia, aunque toma como base un hecho real. Pese a no ser nada del otro mundo, Tamahori cuenta una intensa historia de cine negro, sugerentemente ambientada, con unos actores de primerísima fila. Aparte de los excelentes protagonistas, destaca la presencia de Jennifer Connelly, Melanie Griffith y Andrew McCarthy.

6/10
Me gustan los líos

1995 | I Love Trouble

Un veterano reportero y una agresiva periodista novata compiten por una macabra noticia de portada. Incluso son capaces de poner sus vidas en peligro. Nuevo trabajo del matrimonio Charles Shyer y Nancy Meyers, responsables de títulos como Baby, tú vales mucho o El padre de la novia. El tono cómico que han conseguido en esta ocasión se ve reforzado con la buena factura técnica y su excelente reparto, encabezado por los famosísimos Nick Nolte (El príncipe de las mareas, Límite: 48 horas) y Julia Roberts (Pretty Woman, Notting Hill).

4/10
Jefferson en París

1995 | Jefferson in Paris

El siempre exquisito James Ivory recrea la vida de Jefferson antes de ser presidente de EE.UU.: su estancia en París en los años de la revolución, la relación que mantuvo con una esclava...

5/10
Aprendiendo a vivir (1994)

1994 | I'll Do Anything

Matt Hobs (Nick Nolte) es un tipo independiente y seguro de sí mismo que está volcado con su profesión de actor. Vive en Hollywood, separado de su esposa. Su tranquila vida pega un giro cuando debe hacerse cargo de su hija de seis años, a la que hace tres que no ve. La niña, llamada Jeannie (Whittni Wright) es muy simpática y espabilada. Pronto Matt se da cuenta de que quiere un montón a su hija, a quien la situación familiar le ha convertido en una niña caprichosa y consentida. Matt debe adaptar su vida a la de su hija. Está enamorado de una atractiva mujer que trabaja en el mundo del cine, pero que por el momento no le hace mucho caso. Jeannie está dispuesta a ayudar a su querido padre. Entretenida comedia narrada con habilidad por James L. Brooks (Mejor... imposible). Pone en juego una serie de sentimientos fundamentales, que son tratados de manera positiva. La relación entre el padre y la hija provoca situaciones divertidas a la par que emotivas.

4/10
Ganar de cualquier manera

1994 | Blue Chips

El entrenador de baloncesto Pete Bell (Nick Nolte) es un ganador nato con un enorme pundonor. Su orgullo se encuentra herido porque, por primera vez en su vida, su equipo ha echado a perder una temporada. Decide poner remedio a esta situación como sea, incluso pagando lo que sea por ganar. Su carrera y su prestigio están en juego. Para ello, no duda en solicitar la ayuda de alguna de las mayores estrellas de la NBA, con el imponente Shaquille O'Neal, de Los Angeles Lakers, al frente. El polifacético Nick Nolte, al que le gusta combinar en sus interpretaciones la comedia y el drama, realiza aquí un interesante papel. Se trata de un melodrama sobre el mundo del baloncesto, que a la vez que cuenta las aventuras del entrenador Pete Bell, retrata con fidelidad los entresijos de este deporte.

4/10
El aceite de la vida

1992 | Lorenzo's Oil

Un chaval sufre una rara enfermedad degenerativa. ¿Habrá remedio? Los doctores dicen que no, pero el amor de unos padres puede ser muy tozudo  Así que por su cuenta se ponen a buscar un fármaco que pueda ayudar al pobre Lorenzo, que así se llama el niño. Emotiva película basada en hechos reales. El australiano George Miller abandona la trepidación de Mad Max para sumergirse en un drama humano sobre fe y coraje. Destaca Susan Sarandon como la madre inasequible al desaliento.

7/10
El cabo del miedo

1991 | Cape Fear

Sam Bowden (Nick Nolte) y su mujer Leigh (Jessica Lange) son un matrimonio feliz. Tienen una hija maravillosa de 15 años llamada Danielle y acaban de trasladarse a una bonita casa en una ciudad tranquila. Sam es un abogado de prestigio mientras que su mujer se dedica al diseño gráfico. Pero sus vidas tranquilas van a verse azotadas inesperadamente por Max Cady (Robert De Niro), quien acaba de salir de la cárcel, donde ha permanecido 14 años acusado de apalear y violar a una niña. Durante su tiempo de prisión ha estudiado leyes y ha llegado a la conclusión de que la culpa de su condena la tuvo el abogado, que era Sam Bowden. Max está decidido a hacerle pagar su error y va a dedicar cada minuto de su libertad a aterrorizar a los Bowden y convertir su vida en un infierno. Como siempre, Scorsese no ahorra escenas de gran crudeza en esta película interpretada soberbiamente por los tres protagonistas. Heredera de El cabo del terror, con Robert Mitchum a la cabeza, esta nueva y oscura versión aúna igual suspense y angustia y alcanza niveles parecidos a los de su antecesora.

7/10
El príncipe de las mareas

1991 | Prince of Tides

Tom Wingo, tras una infancia traumática que no ha logrado olvidar, se ve obligado a revivir su pasado, cuando acude a ver a la psiquiatra Susan Lowenstein. La doctora está tratando a su hermana, la cual se ha tratado se suicidar en dos ocasiones. Se hace preciso ahondar en el pasado y sacar a la luz oscuros y terribles secretos. Sólo así los dos hermanos podrán recuperar la paz. Estamos ante un magnífico relato humano, basado en la célebre novela de Pat Conroy. Dirige el film eficazmente Barbra Streisand, que también se reserva uno de los principales pápeles del film. Junto a ella destaca Nick Nolte, en la que quizás sea la interpretación más lograda de su dilatada carrera. Todo la historia viene servida con una magnífica fotografía, y la hermosa banda sonora de James Newton Howard. La película obtuvo siete nominaciones al Oscar, entre ellos el de mejor actor y mejor actriz.

6/10
48 horas más

1990 | Another 48 hrs.

Ocho años después de su primera aventura en Límite: 48 horas, los peculiares detectives Jack (Nick Nolte) y Reggie Hammond (Eddie Murphy), vuelven a tener un difícil caso entre manos. Jack ha sido suspendido del servicio por su manera ortodoxa de perseguir a un peligroso criminal. Una oscura conspiración se cierne sobre él, y será condenado a la cárcel si no logra encontrar a un testigo en un plazo de 48 horas. A la vez, descubre que el criminal, llamado Iceman, ha sido contratado para atentar contra Reggie, cuyas curiosas maneras de imponer la justicia también están siendo cuestionadas. El director Walter Hill y su pareja de protagonistas, vuelven a repetir el éxito de Límite: 48 horas con los mismos ingredientes: acción trepidante y buen humor. Una fórmula que aprovecharían Mel Gibson y Danny Glover en la saga Arma letal. Una película trepidante, con un ritmo frenético y espectaculares escenas de persecución. Para pasar un rato entretenido.

4/10
Distrito 34: corrupción total

1990 | Q & A

Mike Brennan es el agente más admirado entre sus compañeros de la Gran Manzana de Nueva York. Es un fiel cumplidor de su deber, y un policía implacable. Una auténtica leyenda. En su última acción arriesgada, ha liquidado a un peligroso mafioso. El asunto no debería tener mayores consecuencias, pero Al Reilly (Timothy Hutton) se encarga del caso. Al Reilly es un abogado honesto que defiende la verdadera justicia a capa y espada. Reilly debe realizar el trámite de investigar el caso de Brennan y presentarlo ante el Gran Jurado como un "homicidio justificado". Es un procedimiento normal al que Brennan y sus compañeros están acostumbrados. Pero en el transcurso de sus investigaciones, Reilly descubre algunos asuntos turbios de Brennan, y el proceso se complica. Emocionante thriller, dirigido con eficacia por Sidney Lumet, artífice de Tarde de perros y Network: un mundo implacable. Un atractivo planteamiento, mediante el que Lumet nos introduce en su temática habitual: el análisis del sistema y el comportamiento de las personas que lo mueven. La película mantiene la tensión desde el principio hasta el final, apoyada por un brillante equipo de actores. La composición musical es del panameño considerado rey de la salsa: Rubén Blades.

4/10
Todo el mundo gana

1990 | Everybody Wins

Un hombre es juzgado en una pequeña ciudad de Connecticut por un asesinato que no ha cometido. Una desconocida contrata a un famoso detective para demostrar su inocencia, y tras las primeras investigaciones, descubre una compleja trama de corrupción. Además, según comienza a conocer la verdadera identidad de su cliente, relacionada con el mundo de la prostitución, también comienza a enamorarse de ella. Espeso y cínico thriller, al que falta el necesario ritmo. Cuenta con dos actores de primera como protagonistas: Nick Nolte (Aflicción) y Debra Winger (El cielo protector). Y el guión es obra del prestigioso dramaturgo Arthur Miller, basado en su propia obra de teatro. Pero el escritor no pasaba por su mejor momento, todo resulta demasiado retorcido y opaco, con personajes poco atractivos y motivaciones a las que falta nitidez.

4/10
Historias de Nueva York

1989 | New York Stories

Los tres realizadores que más han recurrido, a lo largo de su filmografía a escenarios de Nueva York, se unieron en esta cinta donde cada uno aporta un episodio.  En 'Apuntes del natural', de Scorsese, un pintor mundialmente famoso se siente atraido por su ayudante. 'Vida sin Zoe', de Coppola, es la historia de una niña de doce años. 'Edipo reprimido', de Woody Allen, sigue los pasos de un neurótico abogado, incapaz de escapar a la influencia que su madre ejerce sobre él. Mientras que el de Coppola resulta magistral y está lleno de elementos autobiográficos, el de Scorsese es un tanto rutinario y el de Allen autocomplaciente aunque divertido.

6/10
Adiós al rey

1989 | Farewell to the King

Learoyd es un soldado que lucha en la Segunda Guerra Mundial y que ha sido cogido preso por los japoneses. Cuando consigue escapar huye por la selva de Borneo y llega hasta el paradero de una tribu indígena. Comienza entonces a vivir con ellos, y con el tiempo es proclamado su rey. Dos años más tarde un oficial inglés encontrará a Learoyd. Cinta de aventuras de John Milius, que parece una mezcla entre Tarzán de los monos, El puente sobre el río Kwai y Rambo, donde el director deja a un lado el conflicto bélico y se centra en el lado humano de un soldado que abandona su labor para vivir con unos salvajes que le han adoptado en su tribu. Con el tiempo les querrá, entenderá y se sentirá uno de ellos, no dudando en defenderles como si fuera su propia familia. Protagoniza un bruto Nick Nolte (El aceite de la vida, Me gustan los líos) y Nigel Havers (El imperio del sol).

4/10
Tres fugitivos

1989 | Three Fugitives

Lucas sale de la cárcel después de una larga condena por cometer 14 robos a mano armada. Nada más pisar la calle, entra en un banco que está siendo atracado por Ned, un ladrón novato y bastante torpe, que necesita el dinero para el tratamiento médico de su hija enferma. Ned acaba tomando como rehén a Lucas, pero la policía da por hecho que ambos son cómplices. Aunque Lucas intenta desembarazarse de su captor para tratar de demostrar su inocencia, le conmueve el problema de la hija de Ned. El galo Francis Veber firma la version americana de la comedia rodada en su país Dos fugitivos, sustituyendo a Gérard Depardieu y Pierre Richard por Nick Nolte y Martin Short. Aunque le salió más redonda la primera, ésta tiene su gracia para quienes no la conocieran.

5/10
Traición sin límite

1987 | Extreme Prejudice

Cinco años después de su éxito conjunto en Límite: 48 horas, el director Walter Hill y el actor Nick Nolte volvieron a unir fuerzas en este thriller violento y repletito de acción. La historia se centra en las vidas de dos amigos de la infancia que por el amor de una mujer se separan y corren viudas muy diferentes. Uno se convertirá en autoridad local y el otro en traficante de drogas en connivencia con la mafia mexicana.

4/10
Profesores de hoy

1984 | Teachers

El instituto John F. Kennedy parece no tener remedio: ha sido acusado de graduar a los alumnos sin saber leer o escribir, los estudiantes llevas navajas, drogas y ejercen de auténticos soplones para la policía. Los profesores han perdido la fe en sus alumnos y el interés por la enseñanza. Un profesor veterano trata de sacar adelante a los chicos a pesar de tener a todo el mundo en su contra. Su única apoyo será una abogada que fue alumna suya. Drama ambientado en un instituto donde reina la anarquía y la desilusión general. Nick Nolte (El cabo del miedo) consigue una buena interpretación a la hora de encarnar a un profesor con poca esperanza pero, a la vez, incapaz de rendirse y dejar que los jóvenes no avancen. Lee Grant, Morgan Freeman, Laura Dern, JoBeth Williams acompañan al actor.

4/10
Bajo el fuego

1983 | Under Fire

Nolte, Harris y Hackman, forman un reparto de aúpa en esta crónica realista de la revolución sandinista. Se centra en las peripecias de tres corresponsales americanos que cubren el conflicto de Nicaragua .

5/10
Destino sin rumbo

1982 | Cannery Row

Los habitantes de Cannery Row tienen en común truculentos pasados cuya intimidad se respeta. Ex alcohólicos, borrachos, prostitutas y deficientes conviven en armonía en esta pequeña aldea de Monterrey (California). Un día una extrovertida mujer (Debra Winger) aterriza en el pueblo. Allí entablará relación con Doc (Nick Nolte), un biólogo que también tiene interesantes historias que contar. Adaptación de dos novelas de John Steinbeck que se traduce en una comedia romántica llena de momentos entrañables, protagonizados por los ciudadanos de esta peculiar comunidad, y aderezados con la voz de John Huston como narrador. Buen trabajo de Nolte y Winger.

6/10
Límite: 48 horas

1982 | 48 hrs.

Eddie Murphy y Nick Nolte dan vida a una pareja de implacables detectives que hacen las cosas a su manera. Murphy es dicharachero y muy aficionado a meterse en líos, de los que a la hora de la verdad sale siempre bien parado. Tiene la seguridad de que su compañero, el serio y responsable Nolte, está cubriéndole las espaldas. Pero esta vez han topado con un complicado caso. Sólo tiene 48 horas para resolverlo. Tendrán que salir airosos de persecuciones, enfrentamientos con tipos armados hasta los dientes, y toda una serie de peligros. Una entretenida película de acción policíaca que se ha convertido en un título clásico del género. La pareja Murphy-Nolte se puso de moda y repitieron en 48 horas más, también bajo la dirección de Walter Hill. La combinación entre la tensión de la acción y el buen humor de los protagonistas es perfecta, a la manera de Danny Glover y Mel Gibson en Arma letal. Una planteamiento original, muy recomendable para pasar un rato entretenido.

4/10
Abismo

1977 | The Deep

Tras el éxito de Tiburón (1975), se filmaron las otras dos novelas marinas de Peter Benchley: Abismo (1977) y La isla (1980). Lamentablemente, no tuvieron el éxito de la obra maestra de Steven Spielberg y el nombre de Benchley pasó a mejor vida. Abismo cambiaba el tiburón por una barracuda gigante (que incluso llega a engullirse completamente la calva de Louis Gossett Jr.), y entre medias introduce una historia de tesoros escondidos, tráfico de drogas y romance que en ocasiones parecen algo forzadas. Atención especial merece también la canción de música disco 'Down, Deep Inside', escrita por John Barry e interpretada por Donna Summer.

5/10
Hombre rico, hombre pobre

1976 | Rich Man, Poor Man | Serie TV

Historia de la familia Jordache. Se centra en la figura de los hermanos Rudy y Tom. A lo largo de los años, sus vidas toman diversos rumbos. Mientras uno de ellos se precipita hacia la destrucción, el otro acumula riqueza y poder. Miniserie de doce capítulos, de enorme éxito a finales de los 70, que adapta la novela de Irwin Shaw. Ganó 4 premios Emmy y 3 Globos de Oro. Sigue los pasos de los personajes a lo largo de los años, en el marco de acontecimientos históricos como la Guerra de Corea.

6/10

Últimos tráilers y vídeos